Olga Tokarczuk/ Isabel Sabogal

Queridos todos
Feliz con el Premio Nobel otorgado a Olga Tokarczuk comparto aquí mis reseñas de algunos de sus libros.
Isabel

»Leer más

El ballet del Joker

La felicidad incontenible que brota de este ballet de Joaquin Phoenix, en Joker, sólo es comparable a la que inspiran los versos de Leaves of Grass de Whitman o a las escenas de The Gold Rush de Chaplin.  Me ha reivindicado con la cultura anglófona, en particular, con su cine; y, muy en específico, con la brillante tradición de la inclusión del lenguaje de la danza en el cinema norteamericano.  Resulta paradójico tener que estar locos para experimentar tamaña energía y celebración de la naturaleza.  Sí, en medio de su minimalismo, exultante naturaleza: cielo, granito, sombras amigas y cómplices.  Bravo también por Todd Phillips.

»Leer más

Lovely partners

Tienes un ojo bueno

Y el otro muy malo

Me dijo María Cecilia

Mientras se disponía

A tomarme la foto

Que sirvió para ilustrar

Mi tercer poemario

Vía expresa

Sus converse violetas

Es lo que más recuerdo

Y su escueto pero bello derriere

Pero que no es para todos

Como me dijo a su turno

Sobre su propio derriere

Una princesa iraní

Que fue mi compañera allá

En Providence, Rhode Island

Lovely partners

Como susurraba una espontánea

Y devota señora

Cada vez que nos veía pasar

Tomados del brazo

Semejante al modo como se prosternaban

Ante la belleza de Manoli

Allá en su natal Granada

Al doblar conmigo cualquier esquina

Y semejante a la esfinge de negra

Ancestral matrona tótem incienso

De mi falo y de mi dicha

Sobre aquella media isla

Donde errar constituye lo correcto

Negra ella y negros nosotros

Tienes un ojo bueno

Y el otro muy malo

Como de la risa al paladar

Como del balón al gol

Como del río al río

Ignorante de que es el Ganges

Ni mi pecho  de tortuga

Desde el que escribo

Sabe que soy un hombre

Que intenta ser sólo un hombre

No un caballo no una yegua

No el jilguero que canta a mi oreja

Cuando menos lo espero

Ni este ruido masivo sordo

Tal una catarata

Que es mi sangre

Que no se acomoda

A la moralina

De todos los días

Sarta de buenos y de malos

Que han dejado de ser simplemente peces

Entre el terror a decir una palabra de más

O de fingir ni un gesto de menos

E irnos derechito a vivir al congelador

De los civilizados de los burócratas

De los ubicuos tinterillos de la existencia

Pero tonta no soy

Tonto tampoco

Sólo asimétrico en medio de la simetría

Cuy y cernícalo

Avispa y avispero

Culpable e inocente

Y muy bello cuando me atrevo

A acompañarte

A saber percutir la piedra

A iluminarnos

A incendiar la pradera

Que somos todos y cada uno

Lovely partners

Socios encantadores

Con escamas espinas pensamientos

A modo de piel

Y una enorme sapiencia para realizar el amor

Que pareciera no ser este mundo

Pero que sin duda lo es

Pero que sin duda lo ha sido

»Leer más

Alejandro Abdul: Poesía, comunidad e Internet

“Wilson Bueno, Douglas Diegues, nuestro Alejandro Abdul y, sobre todo, el performance cotidiano de la gente de la frontera nos parecen indicar que la literatura por venir, en esta bullente parte del mundo, será tal cual lo avisora Macera.  Portunhol, el arte Pau y la lengua tupi del Paraná; cuyo efecto de lectura, a decir de Néstor Perlongher: “é imediatamente poético” (Perlongher 9). Portunhol, por cierto, que no es uno solo; puede ser lúdico y selvagem; lúcido o crítico siempre; meditativo y tan enamorado”

https://revistas.unila.edu.br/sures/article/view/196/205

 

»Leer más

[No tengo que decirles]

No tengo que decirles

Que el estruendo del corazón

Da miedo

Mucho más que la muerte

No tengo que decirles

De nuestras caras actuales

Donde se recortan

Detrás y superpuestas

Otras caras

Aquellas que no fuimos

Que no pudimos

Que no nos atrevimos a ser

Aunque igual

Todos aquellos rostros van

A la muerte o peor todavía

A la catástrofe de sentir en demasía

De reprimir  demasiado

De apiñarnos todos

incómodamente

En un solo cuerpo

En exceso frágil

En exceso  pequeño

Tomado por todos lados

Comprimido

A dorado

En extremo  acompañado

»Leer más

OJOS DE YACARÉ

I

Escribir a dos manos

Este es el secreto de la alta poesía

Igualito a tocar el piano

Sentado sobre la banca

Como un yacaré

Babas arriba

Mirada como en otra parte

Porque andas harto de ésta

Si la poesía te invita, acepta

Un día cualquiera

Un amor cualquiera

La vida de incontables minutos

Parecida

Te deslizaste hacia esta dimensión

Con tu poesía por pan

Y allí empieza toda esta acometida

Pero si orientarse y poner la cabeza

Fue todo tan rápido

Y tan de repente

Acepta la invitación

Que se parece a la de la religión

Pero no

Es el orgasmo de dios hecho para cisma

Según Adán y según recuerdo

Mis propios orgasmos

Pero a ver qué tiene que ver

Todo esto con la vida

La de ahora y la de ahorita

Según los dominicanos

Y los filósofos y los militantes

En los derechos humanos

De los objetos

La sanguínea sartén

El insondable vaso

La flemática cacerola

Todo

Para que lo sepas

Todo tiene que ver con la poesía

Alta y baja no da lo mismo

Pero uno ya se acomoda

Como cuando, a mi pregunta,

Mi amigo Cleymar me responde

Que no ha comido ni tortuga

Ni yacaré porque son muy bajitos

Eso es todo y sigo en babas

Y mirada como en otra parte

Y el corazón abierto

Aquí entre estas líneas estoy

Esperándote

Y no en las palabras

Como en otro lugar dijimos

Qué no era la poesía

II

Ojos de yacaré

Los que te aguardan

Pequeños y oscuros como gandules

Me dijo una vez una generosa muchacha

En vez de hablar, mejor me esparzo

El piano y la escritura

Son un instrumento de las vértebras

Aquí se halla el sonido

Y el atrevimiento

Pendulan la voz y también la mirada

Que hace rato yacen en babas

Igual a como en nuestro nacimiento

Atreverse a nacer de nuevo

Es esto la poesía

»Leer más

El legado de Julio Ortega

“Me doy cuenta ahora de que cada tanto yo cambiaba de opinión, y me llenaba de remordimientos: después de preferir la poesía de Rodolfo [Hinostroza], me resultó algo sobrescrita; después de preferir la de Antonio Cisneros, me pareció algo astuta; y después de preferir la de Lucho Hernández, me sorprendió la candidez de su ingenio”

Fino comentario de parte del que desde hace tiempo es un claro maestro; fino y oscilante y tentativo y no menos exacto.  Por este motivo Ortega, a diferencia de otros críticos que más bien calculadamente  la auspiciaron, no ha creado escuela, ni discípulos directos.  El legado de su lectura, en tanto “comedia” se opone a (a)cademia, es finalmente dialógico y antiacadémico.  A modo de la  concentración y seriedad con que los niños juegan.

»Leer más

A propósito de la presencia de Luis García Montero entre nosotros

¡Rompe Saraguey!

No creo en gelman

No creo en kozer

No creo en zurita

Menos en milán

Tampoco en otro garcía

Aunque sea montero.

El maquillaje

Los traiciona. La mirada

Los delata.

No son poetas. Jamás

Lo han sido. Su obra

Es un desperdicio del tiempo.

No sus mañas.

Políticos, funcionarios,

Árbitros y racioneros

De la imaginación

Por estos feudos.

Te descuidas y te endilgan

Alguno de sus halagos.

Y entonces,

Escapas de la caverna

De la opinión para figurar

En el entremés como telonero.

Voceadores profesionales

Demiurgos al centavo.

Preferible creer en la antipoesía

Pero no de don de Nicanor Parra.

Creo en Rafael Cadenas

Creo en Alejandra Pizarnik

En varios versos de Javier

Sologuren

Que hasta el día de hoy me acompañan

»Leer más

Taller de ecualización poética

De antemano todos leemos y escribimos desde algún lugar (cultural, social, retórico, etc.); pero ser cada vez más conscientes de ello ayuda a volvernos no sólo más lúcidos de nosotros mismos, sino a desarrollar de un modo más personal nuestra propia lecto-escritura. Mediante una conexión virtual –en tiempo real, aunque podría ser también en persona–  leeremos juntos tus poemas, potenciaremos tu producción literaria y publicaremos tu trabajo en este portal o en otros semejantes.  Es un taller para poetas noveles y consagrados.  Los horarios son flexibles.  Se garantizan buenos resultados.  Y el costo de la asesoría es bastante razonable.

Contacto:

»Leer más