Archivo por meses: Noviembre 2007

Salvarse por la salsa

www.caribejazz.com

Encabúyalo y vuelve y tira.

Como tu paso que al calor

de los muslos de la hembra

va y viene. Sin amordazarla.

Permitiendo que se defienda.

Midiéndola sin medirla.

Un tirabuzón común descorchando

al pasito

las vastas ofrendas de la noche.

Una comunidad donde el error

se supera a punta de ritmo.

Y donde dos son uno:

hollándose y atravesándose

a pesar de las sombras.

»Leer más

Los poetas vivos y más vivos de la República Dominicana/ Frank Báez

Playas de R.D.

El año pasado mandé unos cuentos en formato de libro al concurso de cuentos de la Feria del Libro. A la larga el libro ganó. Supe la noticia de mi victoria en Praga por un email que Giselle me envió. De acuerdo a las reglas del concurso, el libro se publicaría dentro de un año, razón por la cual me encuentro en la sala Ramón Oviedo de la Secretaria de Cultura, entre poetas ochentistas y demás culturosos, aguardando porque empiece el cóctel y me dejen ver mi libro.
Salgo del salón y me siento en uno de los escalones de la entrada. Pasa una muchacha rubia que trabaja en la Feria del Libro.
-¿Cómo te va Juan?
– No. Me llamo Frank.
– Ah sí. ¿Viste el libro?
– Todavía no lo he visto.
– Quedó excelente.
Enciendo mi iPod y pongo una canción de Dropkick Murphys. Entro de nuevo al salón. Me intercepta un poeta de los ochentas. Increíblemente, tiene puesta una gorra de cazar zorros y una chaqueta crema. Me invita a la puesta en circulación de su libro y me pasa una fotocopia de la invitación. Se llama Slaughter house: the cruxificion, y lo va a presentar César Zapata.

»Leer más

Renato Cisneros, Nuevos poemas italianos

(Lima: Álbum del Universo Bakterial, 2007)
www.clubregatas.org.pe

Descalza tu pie,
dios de la tarde
camina en puntas
sobre el lago de mi espalda
y que una gota de sangre sea el inicio
de una larga y hermosa conversación

Poesía casta la de Renato Cisneros (Lima, 1976); sorprendente entre el cómodo y automático desconcierto de la actual poesía en español. Ni meláncolico del latín ni tinterillo de Mallarmé, Cisneros desbasta sus versos como un dedicado carpintero feliz con su labor. Otra cosa atípica o rara hoy en día. Cree en la virtud del tono exacto, delicadamente apelativo, y la palabra edificante; espíritu de la oratoria clásica, en suma, prematuramente encarnado ya desde su segundo libro de poemas,Máquina fantasma (2002), donde leemos:

»Leer más

Literatura y red II. Caminos de hibridación en los tiempos de Internet/ Juan Granados

www.elcorreogallego.es/.../granacc_26049.jpg

Lo más chic es no tener nada.
Y lo más honorable
no escribir ningún poema.

De Soledad impura

Con un “Pesco lo que me corresponde de la vida” se acerca al final de un reciente poema el poeta Pedro Granados, lo dijo en la Biblioteca Nacional de Colombia y así, aliviado por leer en torno a asuntos diferentes, llego a su última novela: En tiempo real (2007). Un relato para los nuevos tiempos que cierra, por ahora, la trilogía que forma con Prepucio carmesí (2000) y Un chin de amor (2005). Novelas breves, inmediatas, que hacen de la historia de Juvenal Agüero, la historia de cualquier hombre de letras arrojado a la intemperie de una existencia cada vez más intrincada, a caballo entre los retazos sincopados de Internet, ya todos entran en casa sin llamar, y el salto permanente entre imágenes y textos que contemplamos sólo por un instante. ¿De qué manera puede encarar el que vive del sueño y de la tecla semejante pandemonium de pulsos culturales? Pedro nos lo cuenta en un párrafo y sin apenas despeinarse, nada como su falta de afectación para decir las cosas desde la altura de quien ha experimentado seriamente con ello, vamos tomando nota:
»Leer más

ALTO VOLTA/ Yanko González

(Valdivia, Chile: Ediciones Kultrún, 2008)
www.chile.com

ALTO VOLTA de Yanko González (1971) es una antología de sus poemas (1998 a 2005). Ésta se divide en tres partes: Alto Volta, Teofrasto y Negocio horizontal. Contra el amansamiento generalizado de la poesía chilena de esta hora y su, aunque maquillado, refrito nacionalismo de siempre surge este libro. Pareciera que es imposible para un chileno no ser nacionalista; lo decimos por el pegote de sus íconos, nóbeles y algunos otros sumos sacerdotes, atentos siempre a solícito incienso. Ínsula de Chile: pobre y lujosa en sus raspados de nacar; una desnuda colmada de abalorios de neón y efemérides. Esto es algo harto difícil de superar incluso para la literatura. Sin embargo, pareciera ser un tanto más fácil y sucedáneo de aquello, jugar con el papel y la sintaxis de los versos que se editan allá. Obvio, esto no es solamente el panorama de la poesía chilena de hoy; probablemente éste habría que interpolarlo también para otros lados. Entre niños neobarrosos y adolescentes encandilados con su caleidoscopio (no les falta razón) se debate toda la poesía hispana de nuestros días. Pero alguno, por accidente, de pronto se traga el barro por ahí; y al otro se le rompe el caleisocopio de la tienda y, ya que le gusta tanto y es pobre, tiene que inventarse uno casero. Y entonces sí que empezamos a escribir también quizá algo de poesía. Es el caso de Yanko González cuando su vanguardismo o su blogismo reside, sobre todo, en el pensamiento. Aquí se vuelve de veras interesante y ha motivado que nuestro Faber Castell marque, discretamente, algunas páginas de su libro; más, en aquellas del apartado Alto Volta. En este sentido, por ejemplo respecto a la poesía de Andrés Ajens –cuyo vanguardismo del pensamiento toma como unidad la palabra y hace que cobren vida sus agradecidos monemas– la obra haciéndose de Yanko González, atenta a sintagmas mayores, sería su ilógica complementaria. Sacudirnos de lo habitual, encajarnos un par de chúcaros patines para desandar nuestros –tan orquestada y paulatinamente– domados pasos parecería constituir el horizonte del arte de nuestros días; también el de la poesía. Pero que no se haga esto demasiado solemnemente es también super importante; para eso están los antídotos del erotismo y del humor. Reirse y quizá recordar que, verbigracia en los modernistas, incluso las palabras copulaban unas con otras.

»Leer más

Lo más chic es no tener nada

23
Lo más chic es no tener nada.
Y lo más honorable
no escribir ningún poema.
Esto ya lo sabíamos.
Pero como somos ganapanes,
y potencialmente innobles,
a todo lo opuesto
nos aficionamos.
A cultivar estas letras
–paulatinamente–
con el oscuro deseo
de transmitirlas a otros.
De acumularlas, eventualmente,
sobre algún impávido estante.
De hacer inviable la distinción
e invivible
nuestra historia moral sobre la tierra.

De Soledad impura (inédito) »Leer más