UN CHIN DE AMOR (Fragmentos de la novela)

Portada: Christian Bendayán

El artículo que Juvenal Agüero escribiera sobre poesía dominicana reciente, lo había indispuesto con casi todos sus poetas. La poesía en República Dominicana, pensaba Juvenal, existía por todas partes menos en su poesía. La increíble y cotidiana creatividad del lenguaje de sus calles, todavía no constaba —filtrada o hecha un pastiche— en la literatura culta. En los poetas dominicanos existía una fundamental inhabilidad para hacer del habla un evento, una fabulación de lo real, y sólo se limitaban a darle un uso costumbrista en textos que necesitaran una gran dosis de efecto de realidad. En el panorama nacional, por lo común, la adquisición de cierta cultura sólo acrecentaba el complejo de alejarse de la gente donde, paradójicamente, residía la mayor dosis de invención con la lengua. Taras del colonialismo, de seculares luchas intestinas entre caudillos por el poder, de una dictadura de cuarenta años y de una falta de libertad de expresión —que perdura hasta hoy en día— quizá podrían representar el inicio de una explicación. Haber sido alfabetizado y, mejor aún, ser poseedor de un verbo elocuente todavía constituye un símbolo de distinción social en la República Dominicana. Para nada, ni a nadie, le interesa la literatura: tomar distancia de la ficción en que se vive, del juego local y planetario en el que uno está inmerso; mucho menos, proponer la alternativa de otros juegos, de otras lecturas.

Pero frente a toda esta irrealidad, piensa Juvenal, el dominicano es un ser bendito y, en este sentido, debe tomarse atento ejemplo del varón local. Es proverbial que nadie mama el toto como él; ningún otro sabe prenderse tan bien de allí; aquél es un buceador nato. Conexiones con la realidad más fuertes que ésta existen muy pocas. Frente a la absoluta irrelevancia, e inexistencia de sus poetas y de su poesía, está una buena mamada de toto. Sin embargo, tampoco esto es ninguna novedad para la gran poesía. Como le sugirió alguna vez su amigo Alan Smith, extraordinario lector de César Vallejo, no a otra cosa alude el famoso verso final de Trilce XIII: “¡Odumodneurtse!”, sobre todo tratándose de un contexto de complicidad dichosa —goce carnal y plenitud espiritual— entre el yo poético y el Sol (Padre), y que tendría su ápice expresivo en aquella oportunísima onomatopeya. En Vallejo, en su poesía, un gesto es más elocuente que mil palabras; aquí reside el misterio de su honda antipoesía: crear cosas, situaciones, emociones con las palabras, jamás hacer un fetiche de estas últimas. Y es por este motivo que el poeta peruano es tan diferente al resto, su poesía no está hecha de palabras; más bien, digamos que se vale de éstas sólo para empezar una tarea de tipo harto manual: radicalmente espiritual y corporal. Es más, César Vallejo ha hecho ascender el alma a los genitales y, viceversa, descender los genitales al alma. El espíritu (el Verbo) habita ahora en la pinga y en la chocha. Es quizá inspirado por esta santa paradoja que Juvenal Agüero se animó a escribir y publicar Prepucio carmesí, su primera novela de humor místico.

»Leer más

“Volcán abajo” en el CCBP

Media palabra basta

Media quijada para ti

La otra

Para la muerte

Medio tono

Entre el amor

Y el mayor amor hacia ti todavía

Que no ha sucumbido

Que no se ha agotado

Tiemblan las hojas

De mi cuerpo

Tiembla mi entendimiento

Agazapado entre mi lengua

Y contra  mi paladar

Tiemblo yo todo

Y tiemblas tú

Niña eterna de veinte años

Niña en el jardín

Niña y niño nosotros

Y en  la misma habitación

Que no ha cesado

JUEVES 13 de septiembre, 7: 30 PM

CENTRO CULTURAL BRASIL-PERÚ

CALLE ATAHUALPA 390, MIRAFLORES

Poemario bilingüe. Traducido al portugués por el poeta y profesor de la PUC-São Paulo, Amálio Pinheiro.

»Leer más

“Ante o pesado do mundo/ Por dentro”/ Leonardo Vieira de Almeida (trad.)

POEMA EM PAMPA

Tudo quieto e findo

E pura sensação de paz

Como agora

Um cubo desabitado,

Sóbrio

E com aroma de madeiras

Porém fruto das sombras

E das luzes dos dias

A descoberto

Em flagrante

A viagem, o regresso

E a espera de esperar

Ave metálica no interior

 

Desse cubo bendito

Alvoroço estridente

E não menos invisível

Entre aroma de madeiras

Hei de morrer, hei de despedir-me

Ou ao menos hei de empreender

Algum tipo de viagem

Vagabundear um átimo

Pelo que somos

Assim me olha Germán

E me contempla

Minha amorosa mãe já

 

Desaparecida

Ave de asas no topo

Entre os ângulos de meu cubo

Ânsias de amor, desassossego

Ante a ausência de janelas

Você é minha janela, a paz,

A bem-aventurada alegria

Neste mundo

E a roda, a aspa,

O salto no vazio

 

Que somos

No interior de seu corpo

Também tênue gaze

E o leve

Apenas se resiste

Fui um poeta entretido

Pela pele e seu sabor

E suas morenas e cálidas mãos

Que tentam todavia

As polegadas de meu ser tornadiço

Às suas carícias

Sensível a aura de sua espera

Flor de mirada aberta e fecunda

Talvez não saiba morrer

Talvez decepcione no

Último minuto

Metálica ave incômoda

 

De bico e garras

Contra superfície tão brunida

 

Do cubo

 

De ombros e esplêndida cabeça

Ante o pesado do mundo

Por dentro

»Leer más

Jornada Internacional América Latina – conceitos e experiências

 

América Latina continua a ser um desafio e, em nosso tempo, um projeto político e poético. O Brasil, a língua portuguesa sempre estiveram de lado, no entanto, o panorama vai se transformando e conquistas vão ocorrendo de parte a parte.

Uma coisa é inegável: questionar e propor uma discussão, aproximando conhecimentos, conceitos possíveis e experiências, num ambiente compatível, o Memorial da América Latina, é a abertura de um espaço que abriga configurações próprias.

Ao abordar Conceitos e Experiências, este livro é um convite ao pensamento que interage, aos sentidos que se afinam. Destina-se a um público de estudiosos, apreciadores da temática em geral, e ainda vai em busca dos bons ouvintes de um tango/bolero, Vete de mi, composto pelos irmãos Virgilio e Homero Expósito, pertencentes ao universo portenho e que, em sua expansão, pode cartografar o continente em suas possibilidades de tradução e diálogos contínuos.

»Leer más

EXTREME: An anthology for social and environmental justice

Mark Lipman, Vagabond (ed.)

[La belleza existe]

I

La belleza existe

Viene y te destruye

Y sólo la reconoces

Entre el estrago

Y las apiladas ruinas

Entre la noche

Que te parió

El día en que fuiste

Entre tu corazón de niño

O aún muy joven

Y lo que has venido a ser

Una suerte de autómata

De viento entre más viento

II

La belleza existe

En miles de lenguas

Y es políglota

Y es fiel

Y desde los pies a la cabeza

Te ve

Y a veces muere

Pero a menudo

Resucita

Y te rescata de lo que

Nos entendemos

(Escribo para entendedores)

Y para transidos de belleza

Y dolor

Y soledad

Y dudas

Y menosprecio

Y anonimato

Y frustración

Y sinsentido

Pero ella viene y va

Pero ha venido

Pedro Granados, Roxosol (2018)

»Leer más

Algunos poemas sanmarquinos: EE GG – Ingeniería (2018-II)

Ojalá fuese verdad lo que sé

Camino con la verdad

Siempre recto en el camino

Siempre parado en un pie

Hasta el fin del mundo

 

Un mundo feliz

Sueño cuando era pequeño sin preocupaciones

Solo diversiones

Solo rodeado de mis amigos

Y sólo tengo sonrisas para pedirte regresar

Y jugar como niños

Hasta cansarnos de una buena vez

Uno del otro para siempre

 

Mis líneas dedicadas al cálculo

Oh tan dura y difícil

Es grave escribir con lápiz

Que muchas veces hace sufrir

Casi voy a bica pero nada me para

Este ciclo llego con todas mis armas

Eso digo, pero ya estoy perdido

Pero sin duda lo intentaré

 

Dromomanía sinestésica

Blanco

Negro

»Leer más