Archivo por meses: Mayo 2018

Objetos de distracción & laberinto

Objetos de distracción  & laberinto (Lima: ediciones imaginarias, 2017), es el más reciente libro de poemas de Magdalena Chocano.  Los textos incluidos aquí tienen data; es decir, acaso resulta mejor  hablar, más bien, de una colección de poemas donde algunos de estos  se remontan a 2016, 2015, 2006 e, incluso, algunas de sus versiones van hasta el año 1995.   Muestra de casi un cuarto de siglo, entonces,  la de Magdalena Chocano en tanto poeta.  Bumerang.  Castillo en la arena cuyas manos pueriles interrumpieron –por pura curiosidad, para adentrarse más allá de la playa– y luego recomenzaron.  Una infancia sabia es a lo que se ha dedicado y dilatado en sus propios círculos concéntricos esta poesía.  Y a mover el pez caído en la red y observarlo en sus varios y distintos ángulos posibles (falocentrismo, logo-falocentrismo, unidad del sujeto, linealidad de la historia, secuestro del mito, etcétera), con ojos abiertos e imperturbables.

Magdalena Chocano, en tanto in illo tempore, se asemeja finalmente  tanto a Eielson como a Martín Adán.  Su alcoba, su cohabitación con el nombre, pertenece a un paisaje muy abierto .  Contra la cháchara de las palabras; contra la potencia del verbo, en cualquiera de sus formatos: “entender lo colateral: lo más urgente”.  Y lo colateral, a los versos de Chocano, no son únicamente los elocuentes vacíos en el espacio de la página; sino nuestros propios vacíos en una u otra de las persuasivas narrativas que –de modo ininterrumpido– intentan moldearnos.  El carpe diem no habita aquí.  Tampoco la prosopopeya.  Magdalena es una Alicia, aunque cuyo páis de las maravillas constituye ahora las vastas escaleras de los Andes. La que antaño desposó a Inkarrí.  Y que por este motivo –y de manera equivalente al Inca-Rey– no se brinda en fragmentos ni en llantos ni en monovalentes dolores.  Sino en redes que son fractales que son reemsamblajes que son glosolalias… poemas que suceden.

»Leer más

SIN ENCHUFE (Nueva novela breve)

“[Puntualiza Don Emir, amigo fortuito de Ludwing] -¡Záfese de este ambiente!- susurró con dramatismo-. Ahora quien importa es usted. ¡Záfese! -exclamó de pie-. ¡No permita que esta se convierta en la ciudad de sus ruinas!”
Nan Chevalier, El Viaje sin retorno desde un puerto fantasma.

Al Santo Domingo que viene.

»Leer más

Las memorias apócrifas de Juvenal Agüero

Sin embargo, poco a poco, llegó a dominar lo esencial del fulbito que es el ritmo y la confianza propia, y la alegría. Es más, hacia sus dieciocho años jugaba literalmente a voluntad; arrancaba desde su propio arco si quería, y después de sembrar sobre el asfalto a todos sus adversarios –incluido al siempre improvisado arquero-, hundía la pelota en la red rival. Amasada la bola, cimbreante sus muslos, el esférico pendulaba a gusto entre sus pies ligeros; conoció algunos instantes de éxtasis y de gloria, pero nunca entendió lo que era un juego de competencia. Se concentraba en los amistosos, pero en los partidos serios se cagaba de risa. Era una risa incontenible; algunas veces, flojas las piernas, chuecas de tanto reírse, tenía que abandonar allí mismo el campo de juego.

http://blog.pucp.edu.pe/blog/wp-content/uploads/sites/97/2012/08/presentacion_prepucio_carmesi.pdf

»Leer más

Simbología prehispánica del paisaje/ Carlos Brignardello

“En general, puede decirse que el culto a las huacas, a expensas de un Dios único, incide en la importancia de la naturaleza.  En ello podemos estar todos de acuerdo.

Esta explicación lleva camino a mostrar que para el entendimiento profundo de los sitios sagrados prehispánicos es imprescindible conocer el paisaje donde están situados.  También es útil para comprender que el arte de una cultura puede referirse a él, no sólo en cuanto a la iconografía, sino de manera más esencial, a través de una incorporación que convierte el objeto estético en parte del entorno.  A nuestro juicio, ello ocurrió en Paracas y en Chancay: dos culturas privilegiadas por la peculiar coloración de su yermo” (308)

»Leer más

Juvenal Agüero y el fútbol peruano

“El poeta de la zurda”

Entre los jugadores peruanos, admiraba la guapeza de Roberto Challe y la inteligencia de César Cueto, el “Poeta de la zurda”; atesoraba dos escenas que, tal como el juego de este último, emergían de pronto de su memoria del modo más inesperado, eran dos auténticas epifanías: un pase de casi setenta metros, perfectamente elíptico, para que el “Ciego” Oblitas pegara la corrida y metiera el gol con el que el Perú ganó a Francia en el Parque de los Príncipes en la antesala del Mundial de Italia en 1986; la otra, el “Poeta de la zurda” pasando con pelota dominada a través de un túnel de argentinos manolargas para servir en el vacío, frente al área chica del arco contrario, una pelota que recogió como una luz “Patrulla” Barbadillo, descolocó al arquero, infló la red y dejó completamente muda a la hinchada celeste que abarrotaba –en un partido trascendental para ambos equipos, y que empató Maradona en el último minuto– el monumental estadio de River Plate.

Pero, eso sí, a pesar de sus muchos goles y hartísimas fotos en la prensa local e internacional, nunca lo terminó de convencer el “Nene” Teófilo Cubillas. Como algunos escritores que ya son profesionales desde chiquititos y van acaparando todos los premios, así le pareció siempre el juego del moreno del Alianza Lima (¡Alianza corazón!); disciplinado y prudente, fácilmente se hizo al gusto de los que alaban la profesionalidad –que al final es sólo purita prudencia– y hoy por hoy, por supuesto, aquel zambito del equipo afincado en el barrio de La Victoria es lo que es en los Estados Unidos de Norteamérica. A Juvenal mucho más le gustó el juego del “Cholo” Hugo Sotil, que siempre enfiló hacia el arco contrario como si llamaran para comer. Serrano de origen, de modo análogo a lo que sucedió en Chimbote durante el boom de la pesca con los que –desde diversos puntos de los andes– bajaban hasta este puerto buscando alguna colocación, se hizo patrón de lancha al día siguiente de haber aprendido, sujeto a un cable por la cintura, a nadar por lo menos sus tres brazadas. Es decir, a costa de punche y de sentimiento, aparte de su enorme talento para hacer lo que quería con la pelota, Sotil se metió en el bolsillo a todos los públicos. Los entendidos, al principio, no le aceptaban tantísimo chiche; acostumbrados a la marinera o, máximo, a la zandunga, no entendían para nada aquel endiablado baile que más tenía de fuga de huaylas o de embestida de borracho; mas, el “Cholo” Hugo Sotil fue también observando a los otros jugadores, refinándose, y sin perder para nada la esencia de su estilo –de por sí, pícaro y valiente — fue gloria en el Barsa y, ahorita mismo, lo único que al grueso de los catalanes anima para hablar alguna vez bien sobre el Perú.

De Prepucio carmesí (New Jersey: ENE, 2000)

»Leer más

[Otro día de Gloria]

Imagen, colaboración de Bibiana Vélez Cobo

Otro día de gloria

Agradecido como siempre

Venga

Tu consuelo y tu amor

Venga a nosotros

Estrella manos madre

Madres como estrellas

Y estrellas como madres

En el firmamento

De  los ojos

 

Ha amanecido mucho

Ya nos hemos muerto

Con lo que esto significa

Para ti

Madre

Que me punzas

Y me dejas sin corazón

 

Todos tus niños muertos

Madre

Perdona por no haber

Vivido más

Para que me vieras

Y tuvieras sustento

Para que me pensaras

Y te acordaras de mí

Y como hasta hoy

Me dejaras sin palabras

»Leer más

Sabina Cachi: Poesía y diseño social

En diálogo con ilustres poetas de Cochabamba

Resumen

Este seminario-taller tuvo como objetivo ensayar la autoplasia [la obligación y el deseo del hombre de manipularse a sí mismo] colectiva a través de la creación literaria.  Tuvo lugar en el “Centro Simón I. Patiño.  Centro de Capacitación” (Cochabamba) este 2015 (agosto 7-10); y fue dirigido a los maestros de educación primaria y secundaria de aquella ciudad en número de 51 participantes.  Por cuestiones prácticas, frente a otros géneros históricos, se privilegió la poesía.  Asunto que incluye el ingrediente de “giro afectivo” (Damasio) propio del trabajo con el arte. Sobre todo, y este es el caso, si trabajamos además –no única, pero sí de modo consistente– con  dinámicas de grupos.  Estas últimas, y ya que todos leemos y escribimos desde un lugar particular (social, sexual, retórico, etc.),  nos permitió ser conscientes y debatir aquello que por anticipado traíamos al taller.  Entre esto, algunas ideas sobre lo que es la literatura y, en específico, la poesía; y una serie de saberes y prácticas culturales que nos identifican y las cuales intentamos aquí “reemsamblar” (Latour).  “Literatura y diseño social”, lema inspirado en un teórico como Peter Sloterdijk:

“Si ‘hay’ hombre es porque una tecnología lo ha hecho evolucionar a partir de lo prehumano. […] De modo que los seres humanos no se encuentran con nada nuevo cuando se exponen a sí mismos a la subsiguiente creación y manipulación, y no hacen nada perverso si se cambian a sí mismos autotecnológicamente, siempre y cuando tales intervenciones y asistencia ocurran en un nivel lo suficientemente alto de conocimiento de la naturaleza biológica y social del hombre, y se hagan efectivos como coproducciones auténticas, inteligentes y nuevas en trabajo con el potencial evolutivo” (2003: 16-17)

Coproducciones de poesía entre un profesor de aula y sus alumnos, en suma, que  tiene algunos significativos productos ya publicados; entre estos: Cristóbal “Tobi” Kanashiro, en Lima-Perú, y “Alejandro Abdul” en Foz do Iguaçú (Brasil).  Auténticos reemsamblados, estos últimos,  a su vez vinculados al mundo virtual con suceso; lo cual, por su lado, estimuló aún más el compromiso de los participantes en la tarea común.  Y de todo esto no es excepción “Sabina Cachi”, auténtico prototipo de poeta andina que concita ahora mismo singular interés en la Internet.

 

Palabras-clave: Literatura y diseño social, Poesía boliviana, Poesía de mujeres andinas.

»Leer más

Enseñanza de Ciencias Naturales y Matemáticas con el uso de ejemplos de literatura y poesía: una visión interdisciplinaria

               

Estudiantes: Marciana Kotz de Lima y Gessyca da Silva. Profesores: Yuri Orlik y Pedro Granados (coordinadores).  Universidade Federal da Integração Latino-Americana, UNILA, Foz do Iguaçu, Brazil, 2012

Introducción

Literatura y Ciencia son campos de la creación o del conocimiento que, por lo general, suelen presentarse separados y divergentes, cuando existen entre ellos más elementos comunes de los que a simple vista puede pensarse.  No nos referimos solamente al género literario de “ciencia-ficción” donde encontramos numerosos y fascinantes ejemplos de esta fructífera relación e, incluso, adelanto de la literatura a la ciencia:

el submarino (Julio Verne, 1870), la técnica de los rayos láser (George Wells, 1898), los  trasplantes de órganos humanos (Alexander Beliaev, 1925), los centros de incubación y acondicionamiento a modo de úteros artificiales (Aldous Huxley, 1932), el estudio psicológico de clones y las relaciones que establecen como equipo (Úrsula K. Le Guin, 1968), la reproducción clónica como solución a la esterilidad producida por la polución ambiental (Kate Wilhelm, 1976), etc.

[http://platea.pntic.mec.es/~mmediavi/Shelley/litcienc.htm]

En nuestra investigación exploramos, más bien, algo un tanto más sutil y que expresa muy bien Arent Safir:

“El trabajo de la literatura no es convertirse en un proveedor de conocimiento científico de divulgación, sino en hacer lo que la ciencia no hace: examinar el impacto afectivo del conocimiento sobre el ser humano que siente, sufre y vive a medida que cambia la percepción del mundo que lo rodea” (145)

Es decir, cómo la ciencia dialoga con la vida y ésta con la ciencia, a través de un campo privilegiado donde lo cotidiano, las emociones, las preguntas fundamentales sobre la existencia se expresan: la literatura.  Y, de modo privilegiado o particular para nuestra labor, los poemas, canciones y relatos breves contemporáneos; en español y portugués  porque nos encontramos en una zona bilingüe e intensamente interconectada.  En realidad trilingüe, sumando el guaraní, y en la que está ubicada la Universidade Federal da Integração Latino-Americana (UNILA); Foz do Iguaçu, en la frontera entre Brasil, Argentina y el Paraguay.  Lugar extraordinario, verdadero laboratorio, para investigar la economía, la sociedad y la multi-culturalidad de la región.  Y, entre estos aspectos culturales, el de la educación y, en específico, el aprendizaje de las ciencias.

Metodología

En tanto coordinadores, nuestra visión del aprendizaje es el constructivismo. En otras palabras, nuestros estudiantes son creadores activos de su propio conocimiento. Constructivismo en tanto y en cuanto:

-El sujeto interactúa con el objeto del conocimiento (Piaget)
-Esto lo realiza en interacción con otros (Vigotsky)
-El conocimiento es significativo para el sujeto (Ausubel) (Altamirano 2007)

Asimismo, esta plataforma epistemológica la ejercitamos o ponemos en marcha vía un taller de producción textual o literario (Granados 2010); desarrollando varias acciones de acuerdo a los campos científicos de la enseñanza que intentamos cubrir: Ciencias naturales y Matemáticas.   Es decir, ya que contamos con dos asistentes de investigación, repartimos a cada uno de ellos, por afinidad con su futura carrera profesional, algunas tareas específicas y otras comunes.  Por ejemplo, en vistas al banco literario-científico o archivo de textos que vamos elaborando, cada uno de aquellos asistentes de investigación lo hace de acuerdo a sí le corresponden las Ciencias naturales o las Matemáticas.  Luego, reunidos profesores y asistentes, seleccionamos el material reunido de acuerdo a su potencialidad didáctica.   Finalmente, ya con los textos seleccionados, pasamos a analizarlos entre todos tomando en cuenta sus valores literarios en relación con alguna ciencia en específico y, no menos, a potenciar su capacidad o pertinencia pedagógica.  Por último, este material seleccionado, analizado y potenciado didácticamente  lo ponemos a prueba en aulas específicas o festivales de química, biología o matemáticas dentro de la UNILA; y, también, en algunas actividades  de extensión universitaria como las que venimos realizando en colegios secundarios de Foz do Iguaçu.

Es necesario puntualizar que los profesores que llevamos adelante esta investigación somos un físico y un literato; es decir, nuestro encuentro y coincidencia prueba ya, de por sí, que es viable y muy productivo para la enseñanza –de las ciencias y de la literatura– este tipo de  iniciativas.

            Resultados

Tuvimos muchos eventos internos de ciencias (Biología, Matemáticas, Química, etc.) en la UNILA donde los estudiantes mostraron cuán bien las ciencias coinciden con la literatura, el principal objetivo de esta investigación. Además, un grupo de estudiantes de UNILA traen esta experiencia a los Festivales de Ciencias de algunas secundarias públicas de la zona, y todos, estudiantes y profesores, disfrutaron de esta experiencia.

Conclusiones

»Leer más

AL FILO DEL REGLAMENTO (Poesía: 1978-2018)

Mi hermano Germán o el arte de la poesía

Hermano, si tú supieras con tanto amor. Con tanta luz apagada en los muros de nuestro pequeño barrio. Con tanto cariño por ti, hermano. Porque tú has sido de otra manera mi padre, mi amigo, siendo mayor has sido mi pequeño. Si supieras cómo ilumina tu espíritu hecho de tantísimas muertes con sentido, de tantísimo amor desbordado, hecho de la misma gratuidad que merecen las flores, los actos en los cuales se puede morir por un amigo, la belleza que sutilmente nos aniquila. Si tú supieras hermano querido, ahora que las palabras te buscan para ofrecerte su mejor ungüento, el más caro, el más fino. Ahora que lo gasto todo, que lo invierto todo siquiera para espantar aquello que te pueda injuriar, aquello que te pueda hacer daño, aquello que ni tu sombra merece. Por eso, hermano, por esos retazos de humanidad con los que aún nos cubrimos, por ese paisaje de la ciudad que tú purificas, por tu ternura de ratón, y el vuelo sosegado con que atas los cabos de nuestra cada vez más extensa familia.  Por eso, hermano, por eso te celebro.  Mudo ante estas entrecortadas letras.  En espíritu de peregrino y adorador. Jugándome la camisa y el corazón tal como tú me has enseñado. Justo eso, la camisa y el corazón.

»Leer más