Archivo por meses: Noviembre 2008

La poesía de Néstor E. Rodríguez (Santo Domingo, 1971)

www.letralia.com/.../rodrigueznestore.jpg

Como decíamos en “La poesía que vendrá”, la obra de Carlos Rodríguez (Santo Domingo, 1951 – New York, 2001), entroncaba con lo que trataban de hacer los más jóvenes. Del Siglo de Oro español hasta Jaime Gil de Biedma, pasando por Antonio Machado y Luis Cernuda, la poesía del dominicano exhibía con acierto algo de aquel festín de la palabra sumado a una incisiva y, muy contemporánea, ironía:

“Sólo un ronquido escucho además de otro murmullo
que es constante.
Los cuervos hablan hoy en la mañana y mi ventana es un nidal.
El libro de estas cuerdas es una gran fiesta
que acaba a ratos.
Amanece y está el residuo limpio de la noche.
Una muchacha duerme en la otra sala,
un amante en el sofá y mi mujer, que es la del ronquido” (“Amanece”).

Creemos que los más jóvenes, como Néstor E. Rodríguez, optan también por este mismo disfrute distanciador e inteligente – intentando combinar tradición y lenguaje de la calle – que es la ironía. Aunque en Rodríguez prime, más bien, la tradicón; es decir, la reelaboración de ésta en un contexto, aunque inclusivo, preferentemente culto o letrado. Por ejemplo, sobre Animal pedestre –y luego de llamarnos la atención sobre la importancia en nuestro autor del tema del oficio del poeta o del proceso de la escritura– Wanda Cosme pasa oportunamente a ilustrarnos:

“Así queda reflejado en los poemas “Al margen del capítulo IX del oracional de Alonso de Cartagena” y “El poeta Francisco Bautista en la tranquilidad de una mañana estival”. En el primero la voz poética dice: “De todas las cosas que en el mundo son,/ una hay que supera en gracia aquellas/ de mayor estatura en la madeja ascendente de los hechos humanos/ la escritura es aquella que se dice por tal./ Por ella permanece lo dicho/ en el tiempo sucesivo del orbe terreno,/ archivo inmarcesible de las cosas todas que en el mundo son”. En el segundo poema de forma muy breve el poeta expresa: “Palabra, ¿por culpa/ de qué culpa/ me desvela tu tantálica materialidad?” (35)

La conciencia del peso de las palabras, entonces, y de la materialidad de la propia
identidad, agregaríamos nosotros. Materialidad múltiple, reactiva ante contextos diferentes y soluble, para ser más precisos:

Izamal, México

Lengua rota la que amarra
los ejes de esta comarca
y el amarillo encendido
de sus agrimensuras.
Asimilar la eclosión
de esa ruta accidentada
que se interpone al paisaje
como un espejismo,
invita al desasosiego.
Y sin embargo asientes,
regalas de tu fijeza
el don multiplicado.

La sotileza renacentista, el ingenio barroco y, paradójicamente, también el minimalismo y objetivismo de un Robert Frost van en auxilio del poeta que exhuma su propia dominicanidad ya ahora trasatlántica. La constatación de la cabeza bifronte que quizá todos estamos llamados a desarrollar:
Jano
Sobre la sombra única
el debate de dos rostros:
el uno agota los ardides del conocimiento puro,
la precaria soledad, la vela, los pulidos anaqueles.
Las huellas de la mano
le han revelado al otro
el sentido previo a la idea del tiempo.
No son para sus ojos
carne y fuego
verdades distintas,
sino una sola,
la misma de la noche repetida,
los silencios y las voces.
El uno indaga su imagen libresca
de ampulosas redes adjetivas.
Es uno su cuerpo,
como uno el gesto que lo abriga.
[…]
El doble murmullo.
[…]
El instante precisa un motivo irresoluto,
Jano ensaya su contorno.
(De Animal pedestre)

»Leer más

Thesis title: “Poéticas y utopías en la poesía de César Vallejo” (ABSTRACT)

Doctor of Philosophy (Hispanic Language and Literatures), Boston University, 2003. Directors: Prof. Alicia Borinsky and Prof. James Iffland.

Scaner

The extensive scholarly criticism on the poetry of César Vallejo (1892-1938) has centered its attention on a wide variety of thematic, stylistic, contextual, and psychoanalytic aspects. Often, however, these approaches fail to elaborate an over-arching theoretical framework into which those aspects might be integrated. The multifaceted approach developed in this dissertation attempts to contribute to the development of just such a framework.

(La extensa crítica académica sobre la poesía de Cesar Vallejo (1892-1938) ha centrado su atención en una amplia variedad de aspectos temáticos, estilísticos, contextuales y psicoanalíticos. A menudo, sin embargo, estas aproximaciones fallan en elaborar un marco teórico englobante en el cual dichos aspectos deben ser integrados. El acercamiento multifacético desarrollado en esta disertación intenta contribuir al desarrollo de dicho marco)

»Leer más

“Estancias, síntesis de imágenes aéreas en la poesía de Javier Sologuren (1944-1960)”/ (Reseña) Luis Rebaza Soraluz

www.critica.cl/html/fig/valenzuela_05.jpg

“Granados toma Estancias (1960) como pieza representativa de madurez lírica para probar cierta “condición aérea” en la poesía de Sologuren. Su aproximación analiza características formales sin limitarse a la tradicional extención de listas de recursos estilísticos. Granados compara más bien imágenes semejantes y encuentra en ellas una dinámica de tensiones internas que le permite graficar patrones de “movimiento imaginario” en los poemas, un concepto abstracto inaccesible para los estudios previos dedicados a esta obra. Su aporte crítico es novedoso: subraya la importancia poético estructural del manejo meticuloso del espacio y tiempo, y señala un patrón constructivo en las imágenes de “vuelo” que reconoce en la poesía de Sologuren. Lo que no ofrece su estudio es una explicación de las maneras en que dichas tendencias dinámicas se ubican e integran en su contexto cultural y en una tradición peruana y europea. Sin esta explicación, algunos recursos técnicos y formales de los que se sirve Sologuren quedan no solo como exclusivos de su poesía sino también como sus metas poéticas” (279 )

En: Luis Rebaza Soraluz, La construcción de un artista peruano. Poética e identidad nacional en la obra de José María Arguedas, Emilio Adolfo Westphalen, Javier Sologuren, Jorge Eduardo Eielson, Sebastián Salazar Bondy, Fernando de Szyszlo y Blanca Varela (Lima: Fondo editorial PUCP, 2000). pp. 279 y siguientes.

»Leer más

Deja sonar la música

Para Barry White

www.ashinconcert.com/images/bwhitediscoverysh...

En medio de ciudad tan triste

y de nuestras propias miserias,

éstas del cuerpo…

Como un niño acorralado

y sin regalos.

Con un huevo de años

sin mirar a Dios

directamente a los ojos.

Asómense.

Sin un culo espléndido

llenándonos la cama.

Sin ese Dios y sin ese culo,

entonces.

Y con todos estos años

traidos como en carretilla.

Alturas ya vertiginosas

las del acumulado deseo.

Cima que es acaso

nuestra talla verdadera .

Denso, oscuro y blasfemo incienso.

»Leer más

Mi experiencia como bloggero

“Porque un periódico [un blog también] no es un pelotón de sucesos ni un chilcano de noticias sino una manera de ver el mundo y de compartirlo con los lectores” (César Hildebrant)

blog.pucp.edu.pe/media/27/20070822-collg01a.jpg

Vivo en el Perú de modo permanente desde hace unos tres años y soy uno de los escritores a los que leen mucho más por Internet que a través del papel impreso. Así que soy un entusiasta de esta arrolladora tendencia, acaso irreversible, del mundo a leer a través de dispositivos electrónicos. Alimento con cierta frecuencia un blog literario, donde cuelgo cosas tanto propias como ajenas (entre relatos, ensayos y mucha poesía), que en poco más de un año ha sobrepasado las 170, 000 visitas (últimamente alrededor de 500 diarias) y, por lo tanto, sé por experiencia propia lo liberadora y democratizante que puede ser la web. Es decir, en el marco de la lucha inherente a toda República de las Letras (Pascale Casanova), constatar el hecho de que un escritor oscuro no lo sea más por el puro capricho, inercia o, más bien, consecuencia de la lucha política con una canonizada crítica de barrio y unos colegas, por lo regular, atentos más a la foto que a la auto-crítica. Así que, poniendo por caso tal vez este insignificante ejemplo, no sólo la ecología –con su ahorro en consumo de papel y energía– es la que sale beneficiada con esta creciente tendencia a leer valiéndonos de dispositivos electrónicos; sino también, digamos, redunda en cierta forma de justicia poética. Porque, a fin de cuentas, justicia, ética, reconocimiento oportuno, difusión sin prejuicios, equidad de oportunidades, transparencia de la calidad es aquello que está en juego. Y los medios electrónicos, a buena hora, creo que pueden garantizar esto mucho mejor que un medio impreso local.

»Leer más

“Testimonios sobre una combatiente[Georgette de Vallejo] (A manera de prólogo)” /Max Silva Tuesta

http://www.flickr.com/photos/dutch-roots/268708320/

“Vallejo tenía plena conciencia de que era, no genial como se dice, sino un genio. Antonio Cisneros y Alfredo Bryce Echenique votarían en contra de lo que acabo de decir, pues, para el Oso hormiguero, Vallejo, además de llorón, fue el precursor de la tecnocumbia, y para el gran plagiario Vallejo era un estúpido. Virtualmente hablando, ¿qué les contestaría Vallejo a uno y otro denostador? Al primero, suave Camay, le diría Me han confundido con mis lágrimas (revelador verso de Vallejo, genio incluso en haberse anticipado a sus futuros detractores), y al segundo, no tan suave Camay, le diría: duda de tu excremento unos segundos” (23)

»Leer más

Onetti: “Todo en la vida es mierda”/ Harold Alvarado Tenorio

< %image(20081120-onetti_B.jpg|200|277|
www.letropolis.com.ar/…/imagenes/onetti_B.jpg)%>

El pozo (1939), de Juan Carlos Onetti (Montevideo, 1909-1994) rompió las convenciones literarias de su tiempo anunciando la nueva novela. Nadie había narrado hasta entonces con lirismo tan cruel y amordazado [«Todo en la vida es mierda y ahora estamos ciegos en la noche, atentos y sin comprender»] el desarraigo del hombre, en el mismo momento que el mundo se venía abajo con el auge del nazismo, los estragos de la Gran Guerra y los conflictos económicos e ideológicos de entonces, con sus oligarquías dominantes, sus dictadores y caciques.

Este libro hondamente pesimista, creó, en Eladio Linacero, el arquetipo del antihéroe onettiano, «sólo y entre la mugre». Soñador, enamorado de la juventud y la inocencia, no encuentra otra forma de realizar su sueño que raptando una adolescente, Ana María. Lázaro, el militante, tiene un ideal; Cordes, el poeta, sus bellos pensamientos, pero para Eladio no hay sino un sentido de culpa y la certeza de vivir aislado en un mundo de eterna oscuridad.

La vida breve (1950) es una larga novela que marca el punto culminante de su carrera como narrador. No sólo cuenta la vida novelesca de un novelista, Juan María Brausen, sino la novela o el guión cinematográfico que escribe, la crónica que hace durante el relato que Onetti hace de su vida y que llega a confundirse con ella, trascendiéndola y salvándola. El personaje central es un alienado e introspectivo publicista que vive con su esposa, [Gertrudis, que ha perdido un seno a causa de un cáncer], una atroz intimidad de mutuo desamor. Al ser cesado del trabajo, incapaz de enfrentar la nueva situación cae en una serie de fantasías, o argumentos, tratando de dar sentido a la confusión: unas veces es el bandido Arce, que vive con una prostituta y vende drogas en las calles, o el médico cínico Díaz Grey, para quien Brausen inventa un amor con la joven Elena Sala y un completo escenario: un lúgubre puerto de río llamado Santa María. De esa manera Brausen lleva a cabo su batalla contra el anonimato, queriendo vivir y morir sin memoria.

»Leer más

EL ADN DE CÉSAR VALLEJO (I)/ Miguel Pachas Almeyda

www.shearsman.com/.../2007/vallejo_BH300.jpg

César Vallejo partió a la eternidad un 15 de abril de 1938, y sus restos descansan ─según sus deseos y la de Georgette─ en París. Sin embargo, es escasamente conocido que una parte especial del genial poeta se encuentra en nuestro país, en su Perú al pie del orbe. Georgette en un desprendimiento total, en una loa a la amistad, obsequia a Fernando de Szyszlo algo muy preciado, muy suyo: un mechón de pelo de César Vallejo.

Este invaluable resto vallejiano ─que brindó al poeta aquella figura leonil en épocas trujillanas─, es guardado por de Szyszlo con especial reverencia en un cuadro, en el que además, encontramos un manuscrito del poema “Invierno en la batalla de Teruel” ─que también le regalara Georgette─, una nota dedicatoria firmada por la esposa del poeta, que a la letra dice: “Para Gody y Blanca con el mayor cariño”. París, abril 1950.

Fernando de Szyszlo a través de un testimonio personal, recuerda este evento importante: “Cuando llegué a París en setiembre de 1949, no solamente estaba impaciente por ver pintura, vivir en el corazón del mundo, pero también uno de mis propósitos secretos era conocer a la viuda del poeta César Vallejo.

Ni Jorge Eduardo Eielson, ni José Bresciani, que nos esperaban en los andenes de la estación del tren que nos trajo desde puerto de La Rochelle, la habían conocido todavía. Fue Bernardo Roca Rey que en esa época era agregado cultural en la Embajada del Perú, quien me dio su dirección y teléfono.

Georgette me pareció como una persona extremadamente delgada, con una tez muy blanca, casi sin sangre, y un rostro abierto en el que se veían recuerdos de la mujer que ─según Octavio Paz alguna vez me contó─ era la mujer más bonita en el Congreso de Escritores de Valencia durante la Guerra Civil española.

Llevaba ya el cerquillo y el turbante que nunca en los años que la frecuenté abandonó. Esa primera vez fue una persona parca y amable. Yo le conté que había hecho un álbum de litografías en Homenaje a Vallejo y que me gustaría llevarle un ejemplar, nos invitó a comer para dos días después.

Cuando lo tuvo se mostró conmovida, sobre todo por el hecho que, me dijo, una persona pobre como era yo, hubiera gastado en hacer esos grabados. Luego añadió: “Venga mañana que tendré un pequeño recuerdo para usted”.

»Leer más

“Parto rauda”/ Jennifer Marline*

http://www.elcaribecdn.com/articulo_caribe.aspx?id=155714&guid=C5AA0C602E2540B4B15A5F038F318B5C&Seccion=17

Emulo el caudal de viento que arrastra salvajemente el caballo iracundo

en su lomo

El estruendo de un río cuya huida imparable pretende el infinito

Soy ese infinito

Habito las palabras del silencio hacia las miradas ajenas

Visto el eco de este pasillo cual una capa que abrigase mi frío

Y la capa se ondea en los giros a los que me aventura el camino

Y el aire la arrastra la agita y deja una estela de magia

Es un velo destinado en su vaivén a descubrir un secreto innombrable

Desacostumbro mis pisadas de los vagos rumores de la palabra

Me aviso a un silencio estático

Llueve.

Es un viernes señero que resume todos los otoños.

Me abro hacia la tarde, sin los antiguos miedos,

Desando las existencias que me poseen para liberar mi ser hacia esta inmensa plenitud.

Me embriago de-bocados-de-agua-de-esta-lluvia que se tiende como alfombra ante mis pasos.

Los goterones ahogan mis ojos.

Compilo las memorias de cada bocado mientras recorre mi cuerpo.

Me embarco en la sonrisa, sobre las frías aguas de la soledad y la distancia, ¿en qué peñascos me

harán anclar cuando, turbias, estas aguas me arrojen indolentes hacia la isla que puebla a las

almas?

Parto, ingrávida,

sin el peso de un pensamiento, de un sentimiento, de esta voz…

sin el peso de un latido.

»Leer más

Vattimo: ‘Dialogar ahora parece una trampa’

Filósofo italiano en Festival literario Argentino. Apuesta por un diálogo global, “Sin dominadores”.
Buenos Aires. EFE.

4.bp.blogspot.com/.../s320/vatimo.jpg

El filósofo italiano Gianni Vattimo apostó ayer por “liberar a la sociedad de la dominación de la verdad” y alcanzar un diálogo global “sin dominadores”, durante la presentación del Festival de Literatura de Buenos Aires (FILBA).

“Interpretación, diálogo, dominio” fue el título del discurso en el que disertó sobre la “sumisión” existente en la actualidad. “Tengo tantas sospechas ante el diálogo que me parece toda una trampa de dominio disfrazado”, opinó el escritor agregando que “desde que cayó el Muro de Berlín, todo lo que no está perfectamente integrado en el sistema parece una amenaza terrorista”, una situación que ha llevado al mundo actual a tomar medidas de seguridad que, según él, “van más allá de lo tolerable”.

Vattimo, autor de El futuro de la religión, calificó a la sociedad actual como “organizada, dirigida y manipulada” y propuso establecer las condiciones necesarias para un diálogo real.

»Leer más