Archivo de la categoría: Poesía

Poesía

A toda mi impresentable generación

No sigo a un fantasma,

aunque éste tenga mucho dinero

y hable en lenguas.

Tampoco me prendo fuego por Kloaka,

abrase visto.

Ni por un doctor que deplorando

lo conversacional,

optó por hablar en difícil.

A las poetas mujeres las sigo buscando,

indesmayablemente.

A los hijos de El Comercio, a los loquitos por encargo,

a los poetas-editores, a los poetas-profesores

sabios en aburrimiento,

a los calculadoramente feministas,

a los poetas-comentaristas políticos.

A cada uno de ellos

me los he ido pasando por el forro.

Como a los que dejaron de estudiar

o se vendieron como baratijas.

Y creyeron que así nomás era ser poeta

y así nomás era la poesía.

»Leer más

Mapa/ Diana Araujo Pereira

Com pés de índio não pise no tapete branco.

Com pés de negro não chegue na sala principal.

Com este sorriso duvidoso não me olhe nos olhos

que os tenho em segurança

que os quero à salvo de dúvidas ou dores.

Já passei pela ponte da incerteza.

Cruzei o umbral dos tempos duros e gastos.

Como à mesa e uso adequadamente os talheres.

Sei manter a maquiagem e a máscara.

Fecho os olhos de noite e conto as ovelhinhas brancas.

Durmo tranquila depois de rezar.

Hoje o mundo está organizado

e meus passos caminham sem vacilar pelo mapa.

O mesmo mapa que me deram no berço,

que me fizeram tragar no leite,

e que aprecio comodamente

da janela ou da internet.

Ah! E canto bem as canções que enamoram ou tranquilizam.

Com esforço aprendi os lemas perfeitos

com os quais permanecer de pé

com os quais lavar o rosto antes de deitar

com os quais descansar do susto cotidiano de existir do lado de cá.

Horizontes Partidos (2016)

»Leer más

AL FILO DEL REGLAMENTO (Poesía: 1978-2005)

EL MIRADOR DE LOBOS

I
Los lobos marinos
alzaron su canto
solicitando amor al cielo;
sólo Venus los escuchó
y la luna brilla desde entonces
en sus hocicos.

II
Entre las rocas,
en los acantilados y farallones
donde el aire es fresco silencio
y el deseo no tiene límites;
donde el mar no es una encrucijada sino
fugitivos cangrejos
o pulposas estrellas;
los lobos marinos muerden en el agua
igual que en sus compañeras,
y encuentran los mismos peces.
Jamás hubo secretos para ellos.

III
Por las tardes,
el sol despoja sus pétalos más íntimos
sobre las aves;
el mar se despeina en los farallones
y las familias de lobos
se desprenden de las rocas.
Cuando la orilla inclina el mar
a la ciudad.

De JUEGO DE MANOS (1984)

»Leer más

POSPOEMA

Hemos llegado a la conclusión

que no escribimos poesía.

Que no somos poetas.

Es más, que la poesía

para nada nos interesa.

Que las palabras no han sido,

precisamente,

lo que buscábamos.

Ni tampoco

lo que hemos ido hallando

a lo largo del camino.

Ahora podemos hacer un alto.

Y con toda sencillez,

mas sin pizca de humildad,

decirlo.

No nacimos para perseguir las palabras.

Menos, para hacer un fetiche de éstas.

Qué va.

No nos hemos rifado por eso.

Los brazos los hemos abierto

para ti.

Para nada nos interesan la poesía

ni sus expertos.

Dejamos libre el territorio, entonces.

Impunidad total para aquellos que dicen

lo que quieren decir las palabras.

Nos arrepentimos de haber

tomádote tu pan.

Con mis pulmones pienso.

Con nuestros inquietos pies

comprobamos la arbitraria hechura del mundo.

Ni una lejana campanada

reproducimos.

Ni hemos inventado modo distinto

de jugar con estas cartas.

Sólo a nuestro íntimo rechazo

nos atenemos.

A nuestra quizá tardía blasfemia.

Con mis manos oculto las palabras.

Abochornado.

Entre los pliegues de mi camisa

con premura las escondo.

Un eco no hace el poema.

Un fantasma jamás podría erigirlo.

Ahora mismo vamos arrebatados

y en vela

y sabemos a lo que nos referimos.

Pero nada de ganar honra

o dinero con las palabras.

Antes que ellas se burlen de nosotros

preferimos dejarlas en el vertedero.

Y no por escrúpulo docto:

aquello de canjear una ilusión por otra.

Ilusión es lo que necesitamos

para seguir viviendo.

Una niña pasa arreglándose

discretamente el pelo.

La poesía no es la niña

ni sus finos y hermosos cabellos.

Sino en el gesto oculto y efímero

de tan concertados dedos.

En unos segundos más habrán cesado

la visión y el sentido.

Otro rostro interroga ahora mismo

al nuestro

y entendemos que todo está ya por concluir.

Un solo gesto que goce

de absoluto concierto.

»Leer más

Fervor por Magdalena Chocano

La lengua apenas

Pegada al paladar

Como cuando

Uno descubre

El sabor la compañía el amor

Una lengua destrabada

La tuya

Pero no menos en control

En manos del aire

Y hacia lo invisible

Que nos viste

Una migaja para estar

Alegres y uno a uno

Nomás con el agua

No hay diferencias entre tú y yo

Tampoco analogías

Ni singularidades

Dos cantos rodados

Hacia la felicidad

Dos en uno pegados

En la ola

Dos ni ninguno ni nadie ni nada

Con la noche en medio

En medio de la noche

»Leer más

Diálogo con Montserrat Álvarez

monserrat_alvarez

MONÓLOGO DE LUIS HERNÁNDEZ CUANDO IBA CAMINANDO HACIA EL TREN QUE LO ARROLLÓ

Súbitamente hastiado del plato quebradizo, del peligro,
observo que he corrido como Tántalo tras su racimo de uvas
He subido la tierra hasta los cielos y bajado los dioses a esta tierra
hice defecar a las estatuas griegas y metí en el Parnaso a las prostitutas que me apetecían
Busqué la libertad en el hacer que sea lo que no es en el hacer que no sea lo que es
Trazo mis líneas firmes como un niño las suyas y espejismos tantálicos me mueven
Súbitamente hastiado de ser la carne frágil las frágiles costillas
de tratar de dejar el cigarrillo de cruzar por los pasos peatonales
Súbitamente hastiado, con una carcajada camino en dirección contraria a la que indican
las flechas de las leyes de los hombres
Estoy hastiado y francamente hastiado de la mesura de las fronteras de la prudencia y de los límites
Renuncio
Enfrento la violencia con violencia, sin apartar la vista y por voluntad propia
y no me haré a un lado si no me viene en gana
Yo soy el poeta, el hombre a quien los dioses
han condenado a la insatisfacción,
a morirse de vida y no de muerte.

»Leer más

Canto alternado con Mariella Nigro

Nigro

Orden del ser (1)

Veo en mi madre

la estirpe del espejo.

Convexo o cóncavo,

en rara múltiple forma me reproduce.

 

En el sueño

vuelca el reloj de arena su polvo de estrellas;

sobre el hueso de madre,

la blanca ceniza del futuro.

 

Me veo desde adentro de sus ojos,

en mi brazo se anuda su fina vena,

en su ahogo respiro:

 

vengo desde mi muerte de mañana.

»Leer más

Soy una máquina/ Edgar Artaud Quantum

Máquina Artaud
Mejor dicho, vivo dentro de una máquina.
Yo soy nada.
Soy pensamientos.
Dentro de una cabeza.
Mis pensamientos dependen de la máquina.
Si no hay máquina, no hay pensamientos.
Y estoy programado.
Pertenezco a una clase de máquinas.
Programados para reproducirse.
Estoy hecho de materia inerte
que interactúa entre sí, mediante procesos
que denominamos flujo de electrones y
reacciones químicas.
Eso es la vida.
Esto genera y mantiene lo que soy.
Hasta que se acaba.
A la escala en que estoy hecho
percibo el entorno a través de subsistemas
que llamamos los sentidos.
Interactúo con el entorno.
Con otras máquinas
y la naturaleza.
Como todo tipo de máquinas basadas
en células complejas.
Estoy programado no solo para
Reproducirme.
Sino para intentar subsistir.
Soy como un autómata parcial.
Mi programación es imprecisa, incierta, incompleta.
Esto me permite disponer de cierta autonomía.
Soy una máquina de células.
Que a su vez son máquinas a una escala muy pequeña.
Son máquinas celulares.
Soy una máquina-sistema-autómata.
Que necesita de energía para todo.
De lo contrario sería como una roca, inerte.
La energía proviene del sol.
Y de los alimentos, que contienen electrones.
Para moverme necesito energía.
Para pensar requiero de energía.
Para vivir necesito ingerir alimentos.
Es decir, requiero alimentar a mis células autómatas.
Las células se alimentan, se reproducen,
mueren, sirven para mover todo mi esqueleto
para recorrer el entorno que me rodea.
Mis células son como un yo muy pequeño.
Somos parecidos.
Igualmente programados.
Ignoro si piensan, creo que no.
El pensamiento emerge de un subsistema
neuronal encerrado en mi cabeza.
Muy complejo.
Increíblemente complejo.
Aún desconocido.
Pero todas las máquinas.
Flotamos en un espacio macroscópico.
Encima de una bola o planeta
que gira sobre su propio eje
que a su vez gira en derredor de una estrella
que es un bola de fuego enorme.
Un sistema solar es una bola de fuego
con planetas alrededor como una estela.
El Sistema Solar gira alrededor del centro
de una galaxia que a su vez actúa como un
conglomerado de sistemas solares.
En el macro espacio existen infinidad de
galaxias semejantes arrastrando planetas y
estrellas.
Y todos juntos viajamos en el macro espacio
a velocidades enormes.
El macro espacio es peligroso.
Existen muchos objetos de todos tamaños.
Y trampas mortales como los agujeros negros.
Esto es el Universo, el Cosmos.
Podemos sucumbir en cualquier momento.
Extinguirnos.
Pero eso somos.
Ignoro si estamos conscientes.
O solo vivimos como autómatas totales.
Obedeciendo a la naturaleza de nuestro cometido.
Intentar sobrevivir, alimentar a las células,
reproducirnos, intentar entender qué somos,
y porqué.

»Leer más

[La pituquería es ya una enfermedad incurable]

Gaviota

La pituquería es ya una enfermedad incurable

Antes todavía no lo era

Sobre todo la que se apropió

De los estudios culturales filosóficos

Literarios en fin de todo aquello

Donde lo aparente en principio

No debía ser cierto

Bruja quijaruda enana de pésimo aliento

Chico listo que aún no recibe su mordisco

Qué puede pensar un individuo

Que únicamente remite

Un libro a otro

Y que pudiendo hablar en mero español

Prefiere hacerlo en inglés

E imaginando estar en Inglaterra

Qué vocación para la copia

Carajo para la caricatura

En ese cubo mágico

Donde no entra un alfiler

Ni tampoco puede salir un solo pedo

Enfermedad incurable basada en el desprecio

Del otro que no sea de la capilla

De la argolla de los inteligentes

De los actualizados y aunque de modo informal

De los muy bien vestidos

Pero una gaviota no hace un verano

»Leer más