Archivo de la categoría: Poesía

Poesía

Luego de escuchar una reciente y breve entrevista a Mario Montalbetti en youTube

Escribir poesía es justo coger un micrófono familiar y empezar a cantar o a hablar o a pensar en voz alta o a meterse a través del micrófono y desembocar sebe dios dónde menos en el vacío o lo que nosotros prejuiciosamente consideramos un mutismo triste o solitario cuando el mutismo puede ocurrir por exceso de compañía de acuerdo pero si así había sido la cosa un soliloquio lo mar de acompañado y lo mar de sol-o en el sentido de solar de experto surfeo con la muerte y el dolor y otra vez la gratitud y la alegría y la seguridad absoluta de que cantamos o nos derretimos de la dicha o como ante un espejo todos nos vemos con el lenguaje que tuvimos y con el que ahora tenemos todos los lenguajes son uno* pero nuestros comportamientos de clase son solo nuestros nuestros disfuerzos y nuestras diletancias y el arte que nunca nos acompañó aunque te lo dijeran toditos tus nuestros profesores allá en la católica cuando el que estaba realmente bueno era yo que me agarraba a la rubia y a la morena de discretos dientes de conejo que me hacía subir la sangre también al poema allí donde se derrocha la vida con pantalones o sin ellos y todo todo incluido camisa y lapicero no te creo poeta que ya es una marca de tanto estar viejo y mirar marca que no uso lo siento cualquier muchacha a la que le hayan robado su celular hace un par de minutos escribe mejores poemas que los tuyos y otra a la que se lo hayan regalado generosamente también

»Leer más

[Otro día de Gloria]

Imagen, colaboración de Bibiana Vélez Cobo

Otro día de gloria

Agradecido como siempre

Venga

Tu consuelo y tu amor

Venga a nosotros

Estrella manos madre

Madres como estrellas

Y estrellas como madres

En el firmamento

De  los ojos

 

Ha amanecido mucho

Ya nos hemos muerto

Con lo que esto significa

Para ti

Madre

Que me punzas

Y me dejas sin corazón

 

Todos tus niños muertos

Madre

Perdona por no haber

Vivido más

Para que me vieras

Y tuvieras sustento

Para que me pensaras

Y te acordaras de mí

Y como hasta hoy

Me dejaras sin palabras

»Leer más

AL FILO DEL REGLAMENTO (Poesía: 1978-2018)

Mi hermano Germán o el arte de la poesía

Hermano, si tú supieras con tanto amor. Con tanta luz apagada en los muros de nuestro pequeño barrio. Con tanto cariño por ti, hermano. Porque tú has sido de otra manera mi padre, mi amigo, siendo mayor has sido mi pequeño. Si supieras cómo ilumina tu espíritu hecho de tantísimas muertes con sentido, de tantísimo amor desbordado, hecho de la misma gratuidad que merecen las flores, los actos en los cuales se puede morir por un amigo, la belleza que sutilmente nos aniquila. Si tú supieras hermano querido, ahora que las palabras te buscan para ofrecerte su mejor ungüento, el más caro, el más fino. Ahora que lo gasto todo, que lo invierto todo siquiera para espantar aquello que te pueda injuriar, aquello que te pueda hacer daño, aquello que ni tu sombra merece. Por eso, hermano, por esos retazos de humanidad con los que aún nos cubrimos, por ese paisaje de la ciudad que tú purificas, por tu ternura de ratón, y el vuelo sosegado con que atas los cabos de nuestra cada vez más extensa familia.  Por eso, hermano, por eso te celebro.  Mudo ante estas entrecortadas letras.  En espíritu de peregrino y adorador. Jugándome la camisa y el corazón tal como tú me has enseñado. Justo eso, la camisa y el corazón.

»Leer más

Leyendo Roxosol en Cuernavaca

ROXOSOL (Cuernavaca, México: La Cartonera, 2018), a modo de celebrar los cuarenta años de Pedro Granados publicando, desde Sin motivo aparente (1978), poesía.  ROXOSOL que constituye, también, como la plasmación de una ensoñación, un fantasma o un presagio: tres soles simultáneos y en paz –amarillo, rojo y azul– poniéndose lentos sobre el horizonte.  Y, finalmente, libro sobre el cual Julio Ortega, en su presentación, concluye: “Como si la poesía  fuese capaz de concedernos todavía verdad y piedad”.

»Leer más

Salud y poesía/ Escuela de EE. GG. (UNMSM)

15 lágrimas

Caían sobre su rostro

Lenta y tristemente

Lágrimas amargas.

¿negras?

¿mares?

Como el color

Del espacio

 

La monotonía

Era una mañana templada

No entiendo

No veo

No sé a dónde fui a parar

A la calle

Tal vez, o al río, tal vez

A nadie

En sus recuerdos quedé

 

Heraldos negros

Grandes

Sabrosos

Y suculentos

Hay golpes en La

»Leer más

[No es necesaria tu historia]/ Américo Yábar

No es necesaria tu historia

cuando el silencio basta.

Solo, permaneces ahí parado

cuando el viento

que te sabe desnudo y vivo

cimbra el salto de la ardilla.

Cuenta poco la sangre que te vació

la nieve

y poco el rocío de la noche

que remojó tus penas,

por tus manos de palo se filtran

los hielos de los lugares fríos,

por tu boca andrajos de la

luna llena.

»Leer más

PIERNA SILVESTRE/ Nicomedes Suárez Araúz

La pierna se lava y se raspa
el exceso de gordura que hubiera.

Se pone en una asadera al horno.
Una vez que larga un poco la gordura,
se cuece hasta secarse y se cubre
en azúcar y caldo de piña.

Se deja en horno fuerte
cociendo unos veinte minutos.

Al retirar del horno
se corta la pierna de indio formando rombos
colocando un clavo de olor
en cada uno.

Los rombos se comen
con yuca hervida
y una tajada de silencio.

Tomado de Recetario amazónico de Dios (Fayetteville, NY, EUA: Editorial 3600, 2014)

»Leer más