Ponencia: “La NOBLOGA: novela breve e internet”

A propósito de la trilogía: Prepucio carmesí (New Jersey: Ediciones Nuevo Espacio, 2000), Un chin de amor (Lima: San Marcos, 2005) y En tiempo real (Lima: PYTX, 2007).

VII CONGRESO INTERNACIONAL DE LITERATURA HISPANICA – CUSCO, PERU

http://www.geocities.com/CapitolHill/6502/cuzco5.jpg

texto completo

En nuestros días la literatura en lengua española pareciera redefinirse –en el marco general del diálogo entre diversas tradiciones– no sólo en su tendencia al contacto o hibridez de los géneros históricos sino, creemos, también en cuanto a su ósmosis o implementación de la brevedad, fragmentación y dinamismo de la internet. Desde esta última perspectiva, por ejemplo, pareciera que hoy por hoy nuestra auto imagen –tal como lo discutíamos hace poco con la Dra. Jodi Dean de Smith Collage (Nueva York)– ya no precisa volverse narrativa, en el sentido de ceñirse a la linealidad, y más bien recurre a fragmentos o instantes que son, como se sabe, el lenguaje típico de los blog (1). Obviamente, podemos relacionar esto último –lo del yo o self image que ya no precisa volverse narrativo– también con el cubismo y con el arte de vanguardia en general (2). De este modo, nuestra propuesta de novela breve –que vamos acuñando aquí con la denominación de nobloga– tiene de vanguardista (por lo fragmentaria y multi focal) como refleja también la relevancia que una tecnología y modo de comunicación tal como la que hoy en día representan los blog. Tomemos conciencia de ello o no, bajo presión de los mass media estamos constantemente en plan de cotejo y experimentación intercultural –haciendo dialogar nuestra cultura local con otras– y también de experimentación tecnológica: aprendiendo o mejorando, por ejemplo, nuestro desempeño con la internet (correo, chat, blog, etc.). La novela no está ajena a nada de esto.

Novela e Internet
En realidad, retomando nuestra última frase, la relación novela-internet ha existido desde un principio; aunque recién con los blog aquélla pareciera perfilarse de un modo más adecuado, atractivo y productivo(3):
“El fracaso del libro electrónico, que tanta expectación causó a finales de los años 90, y la reticencia de los narradores tradicionales a modernizar sus recursos e incorporar herramientas tecnológicas, dieron por resultado que la ficción on line haya nacido muerta. El advenimiento del formato blog, sin embargo, parece haber resucitado los engranajes de esta mixtura, con la presentación formal de un nuevo género literario [la blogonovela]” (Casciari 95)
Por lo tanto, en lo que hasta el momento vamos hilando, resulta obvio que nuestra Nobloga habrá de cotejarse con la susodicha Blogonovela; es decir, ver hasta qué punto –teórico y metodológico– ambas coinciden o difieren.

Blogonovela/ Nobloga
La Blogonovela es una palabra compuesta que acuñó el argentino, Hernán Casciari (4), para evitar referirse a una novela publicada en formato weblog ya que, precisa, nos hallaríamos más bien ante un nuevo género literario (95); de este modo, este autor pasa a especificar sus características:
“En términos argumentales, la blogonovela (como género literario) es una historia
de largo aliento escrita en capítulos inversos [quizá sea, junto al sistema de comentarios, el mayor aporte de originalidad que el formato blog le ofrece a este género literario], atomizados [pueden empezar a leerse desde cualquier punto sin perder por ello el hilo global de la acción], narrados en primera persona, con una trama que ocurre en tiempo real, en donde el protagonista es conciente del formato que utiliza y en el que la realidad afecta al devenir de los acontecimientos” (95)
Y sólo un poco más adelante de su artículo pionero en esapñol, Hernán Casciari agrega:
“Asumimos que la blogonovela es un género literario porque posee algunas reglas argumentales, estructurales y coyunturales estrictas que, de no cumplirse a rajatabla [subrayado nuestro], convertirían la historia en un libro que se lee desde una pantalla”
Tenemos, entonces, una primera y fundamental diferencia con nuestra Nobloga: aquí
nada se cumple a“rajatabla”. Es decir, aquélla no sigue de modo obligatorio la inversión cronológica, ni –aunque su perfil sea de algún modo autobiográfico– necesariamente está narrada en primera persona; tampoco la trama ocurre en tiempo real, expuesta por tanto a comentarios, ni menos exhibe hipervínculos. De algún modo, invirtiendo semánticamente una frase del mismo Casciari, aquello de su objeción a “la historia en un libro que se lee desde una pantalla”, nuestra Nobloga (anagrama de las palabras novela y blog) sería la historia en una pantalla imaginaria que se lee desde un libro. Remarcando con ello no su inerte filiación al fracaso del libro electrónico de los 90, sino el peso de su estirpe literaria que conecta la nobloga con los experimentos de la vanguardia histórica y, en particular, con lo que Juan Armando Epple va denominando “antinovela” o “novela fragmentada” para referirse a una modalidad discursiva latinoamericana que tuvo su esplendor durante la década del sesenta (5). Por lo demás, modalidad discursiva cuya estética:
“por una parte subvierte la concepción tradicional de la novela como un orden secuencialmente lógico, deroga la noción de totalidad comprensiva, o la ilusión de totalidad, y con ello la confianza en la potestad del narrador, y por otra –quizá su aporte más renovador– apela a un nuevo tipo de lector, un lector que debe involucrarse activamente en el proceso narrativo y ejercitar sus propias estrategias de lectura [ya que en vez de una condensación, la fragmentación resulta una expansión más allá de los límites del texto, del material impreso] ” (2)

En tiempo real
Por ende, en concreto respecto a nuestra trilogía y, en particular, en referencia a la brevísima novela En tiempo real (Lima: PYTX, 2007) (6), proponemos que tanto blogonovela, novela fragmentada y nobloga tendrían en común –a riesgo de parecer un lamer (7)– algo que podríamos denominar filosofía de los hacker (8). Mas entendiendo, ante todo, que “el hacking es esencialmente una ‘mentalidad’ y unos gestos que no están circunscritos a la cultura del software: hacker es una disposición y ‘podemos encontrarla en los más altos niveles de cualquier ciencia o arte’” (Tonkonoff 2007). Es más, “disposición” que incluso la literatura, según Edmundo Paz-Soldán: “imaginó antes de que se tornara realidad” (2005). En decir, esta vez en palabras de Antonio Fumero, tal como el éxito de los wikis (9) [ejemplo, Wikipedia] debe buscarse: “en el ámbito de las interrelaciones en red de una comunidad de colaboradores […] en la esfera social, más que en la plataforma tecnológica en sí misma” (55); de modo semejante, nuestra nobloga ha estado atenta sobre todo a aquella ética de los hacker (10). Hilando más fino, y aunque pequemos de reiterativos, En tiempo real se habría centrado en considerar aquella filosofía ya que: “El término [blog] o el propio formato de publicación, acabarán siendo anecdóticos” (Fumero 58). Por lo tanto, cae por su propio peso y puede resultar incluso ideológicamente debatible el hecho de que, por lo general, se ponga énfasis exclusivo en aquello contingente (el formato tecnológico), tal como nos lo ilustra este titular de La Nación.Com: “Un nuevo invento argentino: la blogonovela”; o, peor aún, en el mero perfil narcisista, por ejemplo, en otras declaraciones de Casciari para otro medio y en análoga entrevista; sobre todo si recordamos, junto con Juan Armando Apple, la desconfianza de la novela fragmentada a “la potestad del narrador”:
“¿Es un mito que para tener un buen blog hay que tener mucho tiempo al pedo?
El tiempo es un factor que no tiene mucha importancia. Para comunicar con eficacia por Internet (por medio de un blog, o con cualquier otra herramienta) lo que hay que tener es una obsesión constante. Un buen problema en el marote, irresoluto, crónico, que no puedas despegar de tu cabeza ni con una espátula. Mi gran problema es que soy un mentiroso, ahí está mi tara, mi talón de aquiles. Lo único que hago es dejar que ese trauma se convierta en cuentitos. El tiempo al pedo prefiero usarlo para mirar televisión” (Playo 2007)
En todo caso, consideramos que tanto la blogonovela, la novela fragmentada y la nobloga ilustran hasta la enésima potencia lo productivo de la teoría de la recepción, sea en su actual o ulterior formato; asi como la vigencia del concepto y práctica del montage que, como sabemos sería, según el estudio clásico de Peter Burger: “the fundamental principle of avant-gardiste art” (72). Por cierto, teoría de la recepción que, tal como lo enuncia con propiedad Terry Eagleton: “analizaba el papel del lector en la literatura, pero en realidad formaba parte de una preocupación política más amplia por la participación popular” (65). Y Avant-Garde donde los procedimientos del collage: “(a) recorte y (b) montaje […] básicos para cualquier mensaje semiótico; aquí son el mensaje” (Clifford 180); pues, siguiendo a este último autor: “La etnografía [leamos novela] como collage dejaría manifiestos los procedimientos constructivistas del conocimiento etnográfico (léase trama narrativa); sería un montaje que contiene voces distintas de la del etnógrafo [y] no dejaría de ilustrar esos elementos de la cultura extraña que de retorno hacen incomprensible la propia cultura del investigador” (180). Ya que, finalmente: “Pensar en el surrealismo como etnografía [nobloga] es cuestionar el papel central del artista creativo, el genio-shamán que descubre realidades más profundas en el dominio psíquico de los sueños, los mitos, las alucinaciones, la escritura automática” (180-181).
En consecuencia, la nobloga la entendemos en base a los conceptos de recepción y collage sobre un medio, indistintamente, plano o virtual; más que concebirla, tal como hace Wikipedia con la blog fiction (11), análoga a lo que sería un romántico y masivo folletín o una típica novela por entregas. Sin embargo, adicionalmente, y esto es también fundamental para nosotros, sin considerar que su práctica vanguardista sería mero epifenómeno de las vanguardias europeas; ya que, como ha quedado suficientemente aclarado por Nelson Osorio:
“No es objetivo ni tiene fundamento científico el reducir lo que deba considerarse vanguardismo en América Latina [leamos blogonovela o nobloga] sólo a las manifestaciones estrictamente asimilables a las escuelas de Europa [o Estados Unidos]. Porque si bien hay una comunidad de impulso y son comunes los sentimientos de crisis y la insurgencia antirretórica, las expresiones más importantes del vanguardismo hispanoamericano tienen sus raíces estético-ideológicas en un proceso propio de cuestionamiento crítico, tanto de la tradición literaria (el Modernismo) como de la realidad inmediata (la hegemonía oligárquica), proceso que se vincula al ascenso de nuevos sectores sociales en América Latina” (XXX)
Quizá esté demás decir que este enjundioso párrafo diseña también, por lo pronto, una muy estimulante agenda de estudio cualitativo en la Web. No sólo de las relaciones específicas entre novela e internet, sino, en general, también de la blogósfera y, consecuentemente, de nuestra blogodiversidad (12); es decir, responder con qué ascenso de nuevos sectores sociales, si los hubiere, se podría vincular la creciente práctica de los bloggers.
A modo de ejemplo, aunque en relación digamos a otro género literario, quizá pueda servir el hecho de que en los últimos tiempos se ha gestado en la República Dominicana toda una generación estupenda de poetas cuyos trabajos los encontramos, amplia y mayoritariamente, colgados también en la Web (13). Es decir, casi en su totalidad estos poetas tienen un blog personal donde interactúan con el amplio público y, en particular, con otros poetas o escritores de su país. Generación de pertrechos cosmopolitas, sería su común denominador, porque la mayoría de estos autores es por lo menos bilingüe, vive o ha vivido en USA o en otras partes del mundo. Es de clase media o media alta, por eso lo de “Muchachos del barrio de Gazcue para el mundo”; donde Gazcue es el otrora distinguido –y desde hace algunos años en franca y lamentable decadencia– barrio colindante con la Zona Colonial de Santo Domingo. En suma, grupo social emergente expresándose en la literatura de la República Dominicana y otorgándole a ésta su particular sello de clase. Poesía de los 90 coherente con un mundo culturalmente abierto y económicamente globalizado, diferente a la generación de los 80 –más bien localista por su apego a la tradición hispana y por provenir de una economía pre-globalizada–; y que es significativamente asimismo, de modo dialéctico, antesala de otros grupos incluso más jóvenes y con distinta práctica literaria (14).
Por lo tanto, pareciera hubiéramos cumplido con algunas de los requisitos, esbozados por Nelson Osorio, para la caracterización de nuestro vanguardismo y también, en este caso específico, de parte de nuestra reciente globósfera literaria latinoamericana:
“tratar de comprenderlo como respuesta a condiciones históricas concretas, el superar el enfoque atomista de la literatura por países para visualizar su espacio continental, y el dejar de reducirlo a sus expresiones en la poesía lírica para incorporar la totalidad de sus manifestaciones son sólo algunas de las tareas de superación de un enfoque limitante que se hacen hoy día necesarias para una adecuada caracterización del vanguardismo hispanoamericano” (XXXVIII)
Sin embargo, esto no anula sino confirma nuestra perspectiva inicial, concéntricamente algo mayor: es sobre recorte y montaje el modo como entendemos nuestra nobloga. Es más, desde nuestro punto de vista es como si –a pesar del siglo transcurrido– surrealismo y blog fueran análogos; de modo semejante a como, según James Clifford, la etnografía y el surrealismo se desarrollaron bajo los mismos principios y en estrecha proximidad:
“ tomando como su problema (y su oportunidad) la fragmentación y yuxtaposición de los valores culturales. Desde este punto de vista desencantado los órdenes estables de significación colectiva parecen ser construidos, artificiales, y a menudo ideológicos y represivos. La clase de normalidad o de sentido común que puede amasar imperios en accesos de enajenamiento, o extraviarse rutinariamente en las guerras mundiales, se ve como una realidad discutible que debe ser subvertida, parodiada y transgredida” (149-150)
En consecuencia, no es que no haya nada nuevo en nuestro computador; esto sería tan descabellado como negar el tan elocuente Blog Bang (Fumero 56). Lo que sucede es que existe una larga duración que envuelve incluso a nuestras tecnologías de punta. Y aquélla, en el terreno de las humanidades, ha sido la tromba de la vanguardia. Tal como lo fue de la etnografía (15), creemos que el surrealismo (fragmentos y montaje) es también el confidente de las relaciones entre creación literaria e internet. Al menos, nuestra nobloga quisiera así testimoniarlo ya que el solo hecho de escribirla, tal como el alimentar un blog, te introduce a aquella “actividad” antinarcisística y libérrima del lector. Ejercircio de ida y vuelta, por cierto. Escribes con retazos e invitas al receptor a leer con ellos y entre ellos, a ensayar desde dentro de sí mismo un probable montaje. En el caso específico de las blogonovelas, aquellas de Hernán Casciari por ejemplo, digamos que este circuito meramente se exacerba o hace de antemano evidente; previsiblemente evidente, podríamos decir. El receptor interviene allí, dialoga, modifica acaso el curso de los acontecimientos; pero lo hace ya sobre un previo marco o propuesta surrealista. Por lo tanto, y de modo casi automático, autor y lector comparten y desarrollan –juntos– un mismo y efímero collage.

NOTAS
(1)“[Definición] Cierto (multi)formato de publicación en la Web, conocido indistintamente como weblog (término acuñado en 1997), blog (1999), cuaderno de bitácora o bitácora (en español)” (Sáez Vacas2007). Según los entendidos, lo más resueltamente característico del lenguaje de los blog –frente a una gramática de texto plano (galaxia Gutemberg)– es el empleo de los hiperenlaces: “ En opinión de Rebecca Blood (The Weblog Handbook, Perseus, 2002), el hiperenlace, o enlace, es el principal atributo de la Web y por ende el mayor distintivo de un blog [aquello de su estructura hipertextual de las notas], con respecto a las formas tradicionales de publicación” (Sáez 2007). Característica fundamental a la que habría que añadir acaso otra de rango similar: “la inmediatez propia del medio [la posibilidad de comentario y conversaciones]” (Fumero 57); lo cual, en suma, podríamos resumir del modo siguiente: “Se puede afirmar que el único mecanismo estrictamente necesario para la existencia de conversaciones en la blogósfera es el enlace hipertextual” (Fumero 48-49).

(2)Sobre todo en lo que atañe al uso del collage que “contrapone segmentos extraídos de contextos muy disímiles que se ensamblan en conjuntos figuradamente transitorios, causales, sin perder su alteridad […] En el collage, la heterogeneidad es la estrategia de su constitución como modelo” (Yurkievich 89-90), aunque, tal como lo señala Juan Armando Apple en su tipificación de la novela fragmentada, puntulizando que aquellos “segmentos” son: “autónomos pero también reusables” (4); es decir, lo que a su turno trae a colación una actitud, por ejemplo, ya común entre los dadaistas: “Inmersos en la cultura del consumo y del desecho, inventan el arte residual (trash-art) capaz de aprovechar estéticamente la gran diversidad de desperdicios del mundo industrial” (91). Conexiones, en suma, que también a otro nivel podríamos resumir del modo siguiente: “La novela fragmentada […] asume creadoramente una deuda con la vanguardia latinoamericana, preocupada tanto por la aceleración de la historia como la atomización de los discursos y mensajes, para reconfigurar simbólicamente los dilemas gnoseológicos y éticos de un sistema nacional social y culturalmente segmentado” (Apple 1-2)

(3)“En septiembre de 2003 Hernán Casciari lanzó Weblog de una mujer gorda , la obra que dio el puntapié al género y que lo hizo conocido, en la que se narran, desde el punto de vista de la madre, las aventuras de la familia Bertotti [fue] publicada en España, en formato de libro, por la editorial Plaza & Janes (del grupo Mondadori) bajo el nombre de “Más respeto que soy tu madre”.
El diario de Letizia Ortiz , otra blogonovela de su creación, comenzó a publicarse en 2004, seguida, a partir de este año, por Juan Dámaso, vidente . Ambas han tenido mucha repercusión en el ciberespacio y es probable, tal como asegura su casa editora, que Cascieri sea “el narrador hispano más leído en Internet”.
Un fenómeno que fue creciendo de boca en boca o, mejor, de monitor en monitor y que lo llevó a ser también responsable de Klikowsky. El día a día de un argentino en Euskadi , el primer experimento que relaciona weblog y televisión” (La Nación 2005).

(4)Mas no inventó, pues, tal como el mismo Casciari nos lo informa aquel término apareció ya el mismo 2003 (finales) en un diccionario sobre tecnología en Portugal: “É o blogue que tem estructura de novela, ou de folhetim de jornal”, definición que al argentino le pareció parca y, sobre todo, confusa; dado lo cual se propuso desarrollarla mejor conceptualmente (95). En todo caso, si consultamos la Wikipedia, bajo la entrada blog fiction –que de algún modo incluye al de blogonovela– nos encontramos con la siguiente definición: “is a form of fiction writing that uses weblogs to reach its readership. It is a small-scale fringe activity in the world of blogging, and although it has generated some literary critical interest, it remains isolated. It is presented in many forms, from a pretend diary or posted novel to a serialblog”; sin embargo, en este portal no se precisa el año exacto de inaguración de este “nuevo género literario”, salvo la siguiente preciosa in fomación acerca del debate en torno a éste, asi como de la existencia de un premio a lo que, junto con Casciari, denominaríamos las mejores blogonovelas: “Though many critics and literary scholars dismiss blog fiction as an inferior and faddish literary form, there is a trend towards the recognition of blogs as a legitimate arena of fiction production. For instance, self-publishing provider Lulu sponsors the “Blooker” prize, which began in 2006. The Blooker prize is an award given to the best “blook” of the year: a work of fiction begun as blog fiction and then transformed into a printed publication”. Por último, volviendo al contexto hispano, no es raro encontrar surtida información sobre otros productos que se arrogan el derecho de la preeminencia; tenemos el caso, por ejemplo, de “’42 y 195′, la primera novela electrónica en tiempo real” (2004), denominada también: “primera experiencia de creación literaria en tiempo real que ha nacido en Internet” (elmundolibro.com).

(5)Baste recordar, siguiendo otra vez a Apple: “a Rayuela (1963) de Julio Cortázar, La feria (1963) de Juan José Arreola, Gestos (1963) y De donde son los cantantes (1967), de Severo Sarduy, Tres tristes tigres (1965), de Guillermo Cabrera Infante, Farabeuf o la crónica de un instante (1965), de Salvador Elizondo, Morirás lejos (1967), de José Emilio Pacheco, y la esperada edición de la mítica antinovela de Macedonio Fernández, Museo de la Novela de la Eterna (primera novela buena), en 1967” (1).

(6)Andrés Ajens escribe en la contraportada: “esta breve novela escrita en tiempo real, cómo no, de un sólo disparo, de una sola frase casi, por un tal juvenal agüero, migrante poeta peruano de prepucio carmesí y maestro en literaturas décimononas, y, subrayo, por un tal yo, esta breve novela no vela pues el ensayo, teoría y práctica a un tiempo en escritura, que desde los hermanitos schlegel — não vamos a dizer agora de campos — fuera el sueño más temprano del romanticismo temprano, del Frühromantik, esto es, de casi toda la literatura (moderna), pero que hoy por hoy, de la mano grácil, joven, de agüero, conoce otra vuelta, otra rosa en prosa y otro ver en verso, otra vuelta sin vuelta, enredándose tal aguayo digital en lima, agüero, y ¡arriba agüero!, lo saluda esta frase que, como esa otra novela teórica que es el psicoanálisis, se va de tesis, plaza y desemplaza, romanticismo tan terminable como interminable fuera, como la ciudadanía dada, “nacional”, aún en poesía (peruana), aun en poesía en prosa. en cualquier caso, para decirlo tal vez ya en otra lengua: entre porotos granados y porotos con riendas, páseme esta frase decía mi abuela cocinando en samaypata, y en santiago, de chuco, de cierto, pedro, no me pierdo — tengo para mí que a ustedes, queridos lectores, acaso les sucederá lo mismo”. Además, las siguientes son algunas de las entrevistas y reseñas que, conforme han ido apareciendo, hemos ido colgando en nuestro blog personal:
“10/12:Mi “nobloga” favorita/ Jaime Bravo”; “07/12: Juventud perpetua: breve aproximación al talante de Agüero a la luz de la trilogía de las novelas graffiti de Pedro Granados/ Daniel Beteta”; “15/11: Literatura y red II. Caminos de hibridación en los tiempos de Internet/ Juan Granados”; “18/10: En tiempo real/ Juan Carlos Mústiga”; “17/10: Un alter ego real/ CULTURA, La Primera”; “15/10: “Literatura virtual” (entrevista)/ JUAN CARLOS QUINTANA”; “12/10: LOS NIVELES DE CREACIÓN LITERARIA EN LA NOVELA “EN TIEMPO REAL” DE PEDRO GRANADOS/ Jesús Franco Salazar Paiva”; “25/09: Ensayo de “EN TIEMPO REAL”/ Jorge Fermi R.*”; y, finalmente, un embrión de este mismo ensayo: 16/09: “La NOBLOGA: novela breve e internet”.

(7)“Tonto, persona con pocos conocimientos informáticos que se considera un hacker” (Ríos 88)

(8)“originalmente, alguien que hace muebles con hacha o cuchillo […] crearon una forma de relacionarse con las computadoras que consistía en experimentar con ellas para aprovecharlas y conocerlas al máximo, con la condición de otorgar libertad absoluta de acceso y circulación a los conocimientos obtenidos en las investigaciones” (Ríos 17-18)

(9)“[Wiky] Se trata de una voz hawaiana indígena, que significa ‘rápido’, por lo que se propuso el término quick web, pero ganó el término original wikiwikiweb” (Fumero 55)

(10)Acaso equitativa, aunque en otro contexto contemporáneo, a aquello en que trataba de ilustrarnos André Breton: “insistía a menudo en que el surrealismo no era un cuerpo de doctrina o una idea definible sino una actividad” (Clifford 149).

(11)Leemos en Wikipedia: “Echoing eighteenth century pamphleteering and the serialized publication of fictional works from the eighteenth century to the present day, such as Laurence Sterne’s Tristram Shandy (1759-67), many of Charles Dickens’ novels, Sir Arthur Conan Doyle’s Sherlock Holmes series, and Henry James’ The Ambassadors (1903, with each of its twelve parts appearing in The North American Review before being published as a whole that same year), blog fiction appears in short installments of textual pieces, lexia, that must both stand on their own and work towards a larger whole. Congruent with the general shrinking attention spans of the Internet Age, each episode in blog fiction is much shorter than a serialized nineteenth century or early twentieth century novel”.

(12)Ambos términos, blogósfera y blogodiversidad, vienen del sugestivo artículo de Fernando Sáez Vacas, “La blogósfera: un vigoroso subespacio de comunicación en internet”; siendo el segundo, blogodiversidad, privativo de aquel autor: “Éste es el término que me permito acuñar hoy (27-4-2005), día en que Geoogle no encuentra esta palabra en ninguna página web, para designar, no la cantidad, sino la riquísima variedad de blog en la blogósfera, tanto por las temáticas tratadas, como por los estilos, formatos, niveles de calidad, frecuencias de actualización, edades de sus editores, grados de multipicidad de sus autores, lugares de procedencia, etc.” (2005).

(13)Este grupo de los años 90 representa la superación de la “poesía del pensar” (generación de los 80) y sus frutos nos ponen, embrionaria mas orgánicamente, quizá de cara ante la mejor poesía dominicana de todas las épocas por las siguientes razones: madurez artesanal o conciencia de su propio arte; apertura, sin complejos, de su temática al mundo entero y globalizado; liberación de compromisos político-ideológicos inmediatos; y, muchas veces también, un saludable –aunque no menos corrosivo– oportuno sentido del humor. Grupo al que en una antología sobre poesía dominicana reciente que vamos preparando –La poesía dominicana:“El secreto mejor guardado del caribe”– hemos denominado de modo tentativo: “Muchachos del barrio de Gazcue para el mundo: La poesía neo-testimonial”. A nuestro criterio sus más importantes representantes son: Juan Dicent (1969), Néstor E. Rodríguez (1971), Homero Pumarol (1971), Rita Indiana Hernández (1976), Rosa Silverio (1978), Frank Báez (1978) y Patricia Minalla (1983).

(14)Nos referimos en particular al de los “Erranticistas” ( en sus veinte años) que representan, de algún modo, el retorno a las raíces afro-étnicas y a la plaza pública; aunque no dejan de expresarse a través de la Web, lo hacen en menor proporción y de forma algo más tímida. En términos muy amplios, pues, es como si la generación de los 90 representara en la poesía culta de la República Dominicana el movimiento centrífugo de la globalización; y “ los erranticistas” representaran más bien el centrípeto, por no decir las consecuencias –pareciera no tan gratas de aquel fenómeno– al interior de la isla.

(15)Leemos en James Clifford: “el surrealismo es una construcción utópica, una declaración a la vez acerca de posibilidades pasadas y futuras del análisis cultural [léase creación literaria]” (150-151); “El surrealismo es el secreto confidente de la etnografía (para bien o para mal) en la descripción, el análisis y la extensión de las bases de la expresión y significado en el siglo XX” (154).

OBRAS CITADAS
BURGER, Peter
1984 Theory of the Avant-Garde. Michael Shaw (trad.). Minneapolis: Univ. of Minnesota,
CASCIARI, Hernán
2005 “El blog en la literatura. Un acercamiento estructural a la blogonovela” Telos 65, Cuaderno Central/ 1, 95-97.
CLIFFORD, James
1995 Dilemas de la cultura. Antropología, literatura y arte en la perspectiva posmoderna. Barcelona: Gedida Editorial.
EAGLETON, Terry
2004 Después de la teoría. Barcelona: Debate.
ELMUNDOLIBRO.COM
2004 “’42 y 195′, la primera novela electrónica en tiempo real”. 19 de julio.
[http://elmundolibro.elmundo.es/elmundolibro/2004/07/14/protagonistas/1089819123.html]
EPPLE, Juan Armando
1998 “Novela fragmentada y micro-relato”, Nouvelles cuentos shorts stories, México, D.F., Primer Coloquio Internacional de Minificción.
(cuentoenred.xoc.uam.mx/cer/numeros/no_1/pdf/no1_epple.pdf -) 1-16
FUMERO, Antonio
2005 “Un tutorial sobre blogs. El abecé del universo blog”. Telos 65, Cuaderno Central/1, 46-59.
GRANADOS, Pedro
2007 “Blog de Pedro Granados” [http://blog.pucp.edu.pe/index.php?blogid=709]
2007 En tiempo real. Lima: PYTX.
2005 Un chin de amor. Lima: San Marcos.
2000 Prepucio carmesí. New Jersey: Ediciones Nuevo Espacio.
La NACIÓN
2005 “Un nuevo invento argentino: la blogonovela”. La Nación.Com: Viernes 2 de setiembre.
OSORIO, Nelson
1988 Manifiestos, proclamas y polémicas de la vanguardia literaria hispanoamericana. Caracas: Biblioteca Ayacucho.
PAZ-SOLDÁN, E.
2005 “De blogs y literatura”, Diario La Tercera, núm. 66.724, Santiago de Chile.
PLAYO, José
2007 “Entrevista a Hernán Casciari”. Peinate que viene gente, Diciembre 14
[http://revistapeinate.wordpress.com/2007/11/30/entrevista-a-hernan-casciari/]
RÍOS, Rubén H.
2003 La conspiración hacker. Buenos Aires: Longseller.
SÁEZ VACAS, Fernando
2005 “La blogósfera: un vigoroso subespacio de comunicación en internet”. Telos 64, 14-17
[http://www.campusred.net/telos/articulotribuna.asp?idarticulo=3&rev=64]
TONKONOFF, Sergio E.
2007 “Sociedades de control y nuevas formas de subjetividad: Máquina Hacker”.
[http://caosmosis.acracia.net/wp-content/uploads/2007/08/tonkonoff.doc]
WIKIPEDIA
“blog fiction” [http://en.wikipedia.org/wiki/Blog_fiction]
YURKIEVICH, Saúl
1996 La movediza modernidad. Madrid: Taurus.

Puntuación: 4.80 / Votos: 5

Comentarios

  1. Americamba escribió:

    Me quejo que mis hijos leen obras traducidas del castellano por pura flojera.

    Felizmente, como dice este artículo, ahora hay mucho más en castellano sobre todos los temas actuales

  2. estrella fresnillo escribió:

    gracias por ofrecer una información precisa de la historia de la blogosfera como fenomeno literario…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *