Al Brasil

Al Brasil, la dicha

Mala buena cantada

Sembrada a la orilla

De la catarata de la frontera

Del delirio del abismo

Ahora que estoy viejo

Pero me acompaña

Mi voz de cacatúa

De ave del paraíso

Desde un patio al otro

Del mundo

Mi  voz de puerco o de diablo

Hasta las últimas losetas

Donde tiemblo y te aguardo

Con mi cabello cano

Mi desviada nariz  

Mi orgullo insumergible

De poeta

Con mi particular recuerdo para mis estudiantes y colegas de la UNILA (Foz do Iguaçu).

Puntuación: 5 / Votos: 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *