La hipótesis de Dios/ Edgar Artaud Jarry

Leído por el autor en el “Bar del puerto”, Acapulco

Richard Dawkins afirma que Dios es una falsa ilusión
y que el Universo y la especie humana como la 
conocemos hasta hoy, son el resultado de una
larga y dilatada evolución.
Es decir, el universo y la vida no fueron creados
deliberadamente por una inteligencia sobrehumana
a la que identificamos como Dios.
La nueva teoría general de la evolución afirma que
todas las formas de vida surgieron de un solo origen
que en sí mismo proviene de materia no viva.
En los libros escolares de bioquímica se específica
al inicio que los organismos vivos están compuestos
por moléculas sin vida, de ese modo inicia el estudio
del origen y evolución de lo que llamamos vida.
Esto no es nuevo, ya el poeta romano Tito Lucrecio
hace más de 2000 años, afirmó en su libro 2 de su
poesía épica sobre la naturaleza de las cosas:
Si posees una firme comprensión de estos principios
observarás que una vez que la naturaleza es libre
de todo lo que ella hace, y lo construye por sí misma
sin que ningún Dios tome parte en ello…
Pero las investigaciones científicas abordan ahora el
problema sobre el origen y la evolución de la conciencia.
De este modo se avanza en las hipótesis posibles que
proponen como lo hace Addy Pross, hacia una teoría
general de la evolución que extienda la teoría de Darwin
para incluir la evolución de la materia inanimada, no viva.
Incluso algunos como Matt Ridley van más allá de la evolución
del Universo para incluir la evolución de sus productos
materiales o no, como la Cultura, Economía, Tecnologías,
Educación, Gobiernos, Sociedades y demás, hasta llegar
a la evolución del futuro que estamos construyendo
Otros como Freeman Dyson llegan a incursionar en la
hipótesis acerca de que también los átomos individuales
o interconectados poseen alguna forma de conciencia.
La evolución de la especie humana tiende a dejar de ser
únicamente construida por organismos celulares para
incursionar en una especie de ciborgs sobrehumanos
mezclando dispositivos materiales, computadoras
y organismos vivos renovables.

Edgar Artaud Jarry, nuestro familiar y muy apreciado poeta mexicano, sobre cuya obra sustentaré una ponencia en el próximo Congreso Internacional México Trasatlántico 2018, “México en el mundo, el mundo en México”.  Tecnológico de Monterrey, 20-23 de marzo.

México en Marte, Marte en México: La poesía de Edgar Artaud Jarry

Resumen

Edgar Altamirano Carmona (Chilpancingo, México, 1953), profesor investigador en ciencias de la Universidad Autónoma de Guerrero es además, y paralelamente, el poeta Edgar Artaud Jarry: voluntario para un viaje sin retorno a Marte y, a través de sus escritos, de más que evidente vocación intergaláctica.  Cuya obra –en pleno proceso de expansión–  conecta en su país tanto con contemporáneos como con infrarrealistas; aunque su performance  al lado de este último grupo lo ubica, ante el gran público, como uno más de los compañeros de ruta de Bolaño o Papasquiaro.   Nuestro papel estriba aquí en llamar la atención sobre la particularísima articulación que constituye esta obra; entre culta y coloquial, entre contenida e infidente, entre estoica y desopilante.  Rasgos, asimismo, que colaboran en configurar las variadas máscaras con las que invariablemente aparece pertrechado leyendo ante el público; la mayoría, gente muy joven que ahora mismo lo sigue por doquier.

Puntuación: 5 / Votos: 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*