Recuerdo de Eielson

He tenido (tengo) algunos mentores fundamentales para mi vocación y dedicación –conscientemente desde los quince años– a la poesía: mi madre, Lastenia; mi hermano Germán (obrero-poeta); Martín Adán (algunos conocen la anécdota de que la lectura de mi libro, Juego de manos, precipitó su deceso); Javier Sologuren a quien , hacia mis veinte años, visitaba eventualmente en su casa de Los Ángeles, Chosica; Manuel Velásquez Rojas, que reseñó mi primer poemario, Juego de manos (1978), con generosidad suma;  y también, por supuesto, Jorge Eduardo Eielson, a quien leí y él también me leyó.

Puntuación: 5 / Votos: 4

Comentarios

  1. Isabel Esteves escribió:

    Gracias por compartir esta emotiva y delicada carta de nuestro gran Eielson, Pedro.

  2. alcides tineo escribió:

    Es un gran placer leer esa carta, estimado Pedro Granados. Gracias por compartirla.

    1. PEDRO GRANADOS AGUERO Autor escribió:

      Gracias a ti, más bien, estimado Alcides. Pedro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*