Prepucio carmesí

PC

            El mismo día de la llegada, antes que anocheciera, Juvenal abandonó el grupo que se encontraba reunido dentro de la casa, y salió a dar una vuelta.  Su atención estaba dirigida fundamentalmente a su mundo interno; pero, aun así, pudo distinguir todavía la belleza de las estribaciones andinas, ya próximas, como a media hora en auto de allí.  Olía y saboreaba y palpaba toda la atmósfera en cada una de sus pisadas; quebró ramillas, ahogó líquenes, creó sombras fugaces bajo sus pies; tenía y no tenía miedo mientras se dirigía al descampado.  La noche inclinaba su pecho, lucía un vestido de estrellas multicolores; la luna era dádiva generosa para el mundo.  Ya no tenía miedo, sí ansiedad y curiosidad.  En pleno campo abierto, solo, erguido y mirando el cielo, sintió un arpón de luz que se clavaba justo en medio de su pecho.  El sosiego era insoportable; la dicha, aún más temible.  Herido, se recostó sobre una roca próxima y lloró; sus lágrimas salían incontenibles.  En una fracción de segundo creyó observar a la noche misma, temeraria, aproximándosele.  Recuperado aquel arpón del medio de su pecho, fatigado y sin noción alguna del tiempo, como por inercia emprendió el regreso.  Cerca de la casa, bastante grande y carente de energía eléctrica, sintió algo de miedo; todo estaba realmente muy oscuro.  Temprano se retiraron los muchachos a dormir.

Prepucio carmesí (New Jersey, USA: Ediciones Nuevo Espacio, 2000).  Primera novela del siglo XXI escrita por un peruano overseas.  Trasandina, archipiélica, simétrica.  Aventura, nomadismo, mediación multinatural.  Carente de melancolías identitarias ni con el espíritu –típico o, peor todavía, profesional, oportunista– de  un sujeto andino permanentemente damnificado.  Páginas que escapan de la canónica literatura de viajes.   Subalternos entendiéndose entre ellos; pobres (de amor) atendiendo a otros semejantes.  Post-exótica y post-indigenista.  Y que apuesta más bien por la complejidad u opacidad desde el origen; por la red de vasos comunicantes que, entre todos los seres humanos (incluidos los animales), yacen sumergidos.

https://www.amazon.es/Prepucio-Carmesi-Pedro-Granados/dp/1930879008

http://www.librosperuanos.com/libros/detalle/12788/Prepucio-carmesi-y-otras-novelas-cortas

Puntuación: 5 / Votos: 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *