La poesía acéntrica de Carlos Oquendo de Amat* / Gema Areta Marigó

www.babab.com

“Oquendo resuelve el misterio poético que Eguren había planteado transformando el humorismo trágico de su innegable grotesco en un paisaje desdoblado por una modernidad optimista y desinhibida. De la canción de las figuras y el gótico modernista del poeta de Barranco a la composición de espacios subconscientes / exteriorizadamente inconcretos, la poesía de Oquendo con la misma austeridad verbal conseguirá el restablecimiento de la concordia perdida, posición estética abierta a una determinada vocación política y activismo revolucionario que lo llevó en 1935 a ser nombrado secretario general del Partido Comunista en Arequipa. Junto a la ascendencia materialista de los objetos o lo real absoluto aparece el poema acéntrico: ese readymade captado por el poeta, porque “somos buenos / y nos pintaremos el alma de inteligentes” para transformar las imágenes económicas (“nos llenamos la cartera de estrellas / y hasta hay alguno que firma un cheque de cielo”) y limpiar todos los paisajes en una comprensión más precisa de las fuentes y los límites del pensamiento: “se ha desdoblado el paisaje / todos somos enanos / Las ciudades se habrán construido / sobre la punta de los paraguas / (Y la vida nos parece mejor / porque está más alta)”

* Este ensayo, con algunas correcciones imperceptibles [por parte de la autora], ha sido publicado con anterioridad en Poesía Hispanoamericana. Imagem, imagem, imagem, Edición de Mariluci Guberman, Río de Janeiro, Universidad Federal de Río de Janeiro, 2006, pp. 69-80.

Scaner

Puntuación: 4.33 / Votos: 6

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *