Para Lila y Fernando, in memoriam

 

Como el perro que a veces

Saca  sus ojos de perro

Y su hocico de perro

Y su pichula de perro

Así mismo te amo yo

Te agredo yo

Y desaparezco

Luego de tocar la luna

Una exaltación y un extravío

El tuyo

El mío

Nuestros hocicos de luna

Nuestras narices de muerte

Gritos contra  la soga la varilla el cable

De arrastrar elefantes o navíos

Esta pesadísima espera

Me reviento contra el aire

Contra el reposo

De haber sido hasta esta hora esto

Una guitarra no hace dos tambores

Y  tu voz es la que  decide ahora mi suerte

Una navaja un pétalo de azucena corta

Todo lo que en esta vida nos ha ido atando

Y nos ha secuestrado

Un ejército un beso el nuestro una mutua mirada

Extendiéndose rápido y mucho más hondo que el aceite

Puntuación: 5 / Votos: 2

Comentarios

  1. turbocompresor escribió:

    Hermosa poesía y hermoso video, que lindo sentirse tan enamorado de alguien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*