[El lapicero verde que se encontró mi hermano Germán]

20120129-lapicero_verde.png

El lapicero verde que se encontró mi hermano Germán

sirve también para que le escriba un poema.

El me enseñó a ver la hora en un despertador malogrado,

y terminó preguntándome la hora.

Luego me enseñó a multiplicar,

y también se olvidó de multiplicar.

Después me obligó a emplear un lenguaje particular

para comunicarme con él.

Son de nosotros estos recuerdos.

A él pertenecen el lapicero y el poema.

De El muro de las memorias (Ithaca, NY: Latin American Books, 1989)

Germán Paulino Granados Agüero. Mi hermano mayor y segundo padre. Maestro en la fabricación de caleidoscopios caseros… cono de cartón sellado con papel cometa, ahora diría a imitación del propio cuenco de sus generosas manos; y la talla con madera humana. Filósofo autodidacta, anti-poeta con poesía y obrero. Murió hace diez años.

Puntuación: 4.00 / Votos: 5

Comentarios

  1. Antonio De Saavedra escribió:

    Maestro Pedro: Este excelente poema siempre me pareció muy emotivo, y siempre lo celebré cuando comentaba algo de usted. Salud por él, y por la memoria de Germán también, porque por fin está alcance de todos. Saludos, su amigo Antonio De Saavedra ^_^

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*