Cuadro

20130414-fuego.jpg

Una curva amarillo-naranja

sobre la noche oscura.

Son nuestros los sentimientos.

Son nuestras estas texturas de amor,

estas manchas iridiscentes de delicadeza.

Son nuestros los recuerdos. Todos.

En gruesas pinceladas cerca de un vértice

está mi madre. Es viento y es tierra

y es agua mi madre.

Al centro del cuadro está mi padre

insinuado por un color evasivo. Es fuego mi padre.

Nuestros son los viajes, los adioses

y acaso la soledad.

Una curva amarillo-naranja. O más bien

una hendidura. Una materia apenas entreabierta.

Una reciente cicatriz

acaso.

De EL CORAZON Y LA ESCRITURA (1996)

 

Puntuación: 5 / Votos: 5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *