A nuestro pueblo dominicano

 

Media-isla

Que habla en secreto

Desde cada uno de sus procelosos

Alephs

Sus maravillosas mujeres

Mis recuerdos a esa ciudad en la que me he sentido radicalmente solo y, asimismo, plenamente acompañado.  Ciudad y, yo mismo allí, de sangre ligera.  Sangre ligera que sólo a cuentagotas llega a su poesía culta.  Lo mejor de la invención popular se ahoga una vez que reciben talleres de creación literaria; talleres implementados, claro está, por algún gobierno de turno.  Maravillosa es la inteligencia e inventiva oral dominicana en ese gran teatro (no el pequeño y mezquino que constituye su élite letrada).  Teatro callejero donde, acaso, desde un viejo concho sale un “mardita” hacia aquella jeba que se puso un “chicle” recién masticado o una fardita de esas que –por la usura de la tela– constituye la metáfora misma  de una carencia social secular, aunque no menos atractiva, que el sol ilumina y el meneo del mar sin duda acompaña.  Todos te mienten en Santo Domigo, mujeres y hombres, y uno se hace el mentiroso mayor también  allí.  Por sobrevivencia; por los minutos necesarios para hundir bien las puntas de los pies ante una pegajosa bachata; y comer tus habichuelas con arroz –y guinea deseable– sin zozobras ni mayores sobresaltos.

http://caribeando.blogspot.pe/2007/05/granados-pedro.html

Puntuación: 5 / Votos: 7

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*