POSPOEMA

Hemos llegado a la conclusión

que no escribimos poesía.

Que no somos poetas.

Es más, que la poesía

para nada nos interesa.

Que las palabras no han sido,

precisamente,

lo que buscábamos.

Ni tampoco

lo que hemos ido hallando

a lo largo del camino.

Ahora podemos hacer un alto.

Y con toda sencillez,

mas sin pizca de humildad,

decirlo.

No nacimos para perseguir las palabras.

Menos, para hacer un fetiche de éstas.

Qué va.

No nos hemos rifado por eso.

Los brazos los hemos abierto

para ti.

Para nada nos interesan la poesía

ni sus expertos.

Dejamos libre el territorio, entonces.

Impunidad total para aquellos que dicen

lo que quieren decir las palabras.

Nos arrepentimos de haber

tomádote tu pan.

Con mis pulmones pienso.

Con nuestros inquietos pies

comprobamos la arbitraria hechura del mundo.

Ni una lejana campanada

reproducimos.

Ni hemos inventado modo distinto

de jugar con estas cartas.

Sólo a nuestro íntimo rechazo

nos atenemos.

A nuestra quizá tardía blasfemia.

Con mis manos oculto las palabras.

Abochornado.

Entre los pliegues de mi camisa

con premura las escondo.

Un eco no hace el poema.

Un fantasma jamás podría erigirlo.

Ahora mismo vamos arrebatados

y en vela

y sabemos a lo que nos referimos.

Pero nada de ganar honra

o dinero con las palabras.

Antes que ellas se burlen de nosotros

preferimos dejarlas en el vertedero.

Y no por escrúpulo docto:

aquello de canjear una ilusión por otra.

Ilusión es lo que necesitamos

para seguir viviendo.

Una niña pasa arreglándose

discretamente el pelo.

La poesía no es la niña

ni sus finos y hermosos cabellos.

Sino en el gesto oculto y efímero

de tan concertados dedos.

En unos segundos más habrán cesado

la visión y el sentido.

Otro rostro interroga ahora mismo

al nuestro

y entendemos que todo está ya por concluir.

Un solo gesto que goce

de absoluto concierto.

http://www.escaner.cl/escaner81/poesia.htm

Puntuación: 5 / Votos: 10

Comentarios

  1. Arturo Granados escribió:

    El artista de todas las épocas experimenta siempre la desesperación de trascender con su arte y tocar la realidad, a despecho de su resuelta negación por ella, ni el pincel ni las palabras son suficientes, aun el artesano mas riguroso no logra pactar con su universo interior, “algo falta” murmura su geniecillo, Pedro Granados, en su perseverante e intimista modo de ver la poesia, desde lo cotidiano a lo sensible, sabe que la meta no es pasar la frontera ni hacerse corporeo, cuece el artesano las palabras, lentamente, desde aquel “juego de manos” ya ha vivido mucho entre ellas, Pedro ama las palabras tanto como Neruda ‎”…Todo lo que usted quiera, sí señor, pero son las palabras las que cantan, las que suben y bajan… Me prosterno ante ellas… Las amo, las adhiero, las persigo, las muerdo, las derrito… Amo tanto las palabras… “(confieso que he vivido), pero en su desconfiado andar con ellas, creo que aun vive la motivadora ilusión de su taumaturgia, no se ha apoderado del escritor sin embargo la decadencia de los límites y en eso reside su perseverancia, la terquedad de Granados por recrear la poesia una y otra vez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*