¿Y Juvenal Agüero?

Juvenal Agüero no aparece aquí por ningún lado, ni en tanto crítico ni en tanto poeta.  Comprobarlo es muy sencillo, pasas el PDF a Word y pones “buscar”… Es como si de un solo bocado se lo hubiera tragado la tierra; mejor dicho, y tratándose de poesía peruana, es como si los críticos convocados en este volumen –por tácito común acuerdo– hubieran ocultado su rostro con una felpa de viernes santo para decir lo que les venga en gana.  Pero Juvenal los ve y los mira y anda muy presente en sus pesadillas.  En general, el corro de historias y chismes que se despliega aquí resulta harto previsible y muy aburrido.  El problema con la mayoría de los críticos, o con la institución literaria vigente en el Perú (y entre los “peruanistas”), es que se han tomado demasiado en serio la “ética”; y, en vez de esto constituir un instrumento o una mira de indagación creativa y sin prejuicios; por el contrario, aquello los envuelve, literalmente, como una auténtica camisa de fuerza y los torna espantosamente tibios o políticamente correctos. Con Juvenal Agüero, respecto a la poesía y crítica de la poesía en el Perú, ocurre algo semejante –somos absolutamente conscientes de lo que decimos– de lo que pasaba, según Alejandro Ortiz Rescaniere, con la institución literaria de su momento (¿también el nuestro?) respecto a José María Arguedas:

“Los críticos veían unas cosas y Arguedas, otras. La visión de los críticos estaba dictada por alguna de las teorías entonces en boga -la aculturación, la marginalidad y la dependencia, todo con un énfasis particular en el cambio económico y social, y en la solución socialista […] El trataba en antropología, pero, sobre todo, en sus narraciones, de aspectos que la teoría desdeñaba o, simplemente, ignoraba. Y eso no le perdonaron: que viese distinto y más que los ilustres científicos sociales comprometidos con la realidad social (Ortiz Rescaniere, “Una mirada vagabunda.  Vigencia de la antropología de Arguedas”. Anthropologica, Vol. 20, Núm. 20, 13-18, 2002.14).

Auguramos que dentro de algunos años, no muchos, la mayoría de las taxonomías y los sesudos análisis presentes en Poesía peruana… (vol.4) van a pasar a constituir un trabajo en vano, un esfuerzo disfuerzo, un lamentable desperdicio de papel o de bits en la nube.  Todo por mezquindad hacia Juvenal Agüero o, lo que es lo mismo, un foco incorrecto.

https://www.academia.edu/39717932/Historia_de_las_Literaturas_en_el_Per%C3%BA._Volumen_4_Poes%C3%ADa_peruana_entre_la_fundaci%C3%B3n_de_su_modernidad_y_finales_del_Siglo_XX

Puntuación: 5 / Votos: 11

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *