Entrevista a André Coyné sobre César Vallejo/ Enrique Sánchez Hernani

www.elperuano.com.pe/identidades/46/imgs/1act.gif
André Coyné

César Vallejo en su lado oculto (I)

El año pasado cumplió ochenta años, pero al descender por la escalinata que da a la sala donde estuvo alojado mientras duró su estancia en Lima, su aura llena inmediatamente toda la estancia. Este testigo privilegiado de varios de los periodos más fecundos de la literatura y arte europeos continúa siendo el iconoclasta de toda la vida. Frágil, delgado, pero con la memoria vivaz y fidedigna, André Coyné es un hombre lúcido. Se sienta con presteza en un sillón y en perfecto castellano relata sorprendentes confesiones acerca del vate de Santiago de Chuco. Como amigo de Georgette de Vallejo, él puede dar fe de los secretos de la vida de nuestro César Vallejo, lejos de las entelequias y más próximo al hombre de carne y hueso que vivió en París con los húmeros puestos a la mala.

Hay personas que, a partir de la poesía o las cartas de Vallejo, creen que el poeta era taciturno, acongojado. ¿Vallejo era así?
-Yo conocí a Georgette Vallejo y nunca me dijo que su marido fue una persona taciturna. Él se reunía mucho en París con sus amigos y hasta hacía bromas un poco pesadas. Las hacía cuando empezó a vivir con Georgette, cuya madre era una cocotte, que es toda una institución de principios de siglo pasado; eran esas señoras que tenían alguien que las mantuviera durante años. Ella tenían una casa como la describe la gran novelista francesa Sidonie Gabrielle Colette; tenía dos cuadritos de un pintor contemporáneo junto a dos jarrones chinos de la dinastía Ming, cosas que no tienen que ver una con la otra, típico de las cocotte.

¿Cómo llega Vallejo a Georgette?
– Ellas vivían en una calle que da a los Campos Eliseos y Georgette, desde que tenía quince años, miraba a los extranjeros que le hacían grandes gestos, a los que no están acostumbrados los franceses. Por eso la madre le prohibió a su hija hablar con los métèque (extranjeros, en sentido xenofóbico. N. del E.) del hotel de enfrente. Georgette creía que eran mudos. Pero un día, el principal de los mudos, que era Vallejo, abrió la ventana y le dijo “Bonjour, madeimosille”. Ella entonces gritó: “Madre, el mudo de enfrente no es mudo, acaba de hablar” (risas). Cuando la madre murió, Vallejo pasó a vivir con Georgette en la casa materna. De allí, con el dinero de la madre, hicieron un gran viaje europeo que comenzó por Leningrado.

En ese periodo hay unas cartas de Vallejo fechadas en Niza, que siempre fue un balneario para personas acomodadas. ¿Todo eso lo pagó Georgette?
-Todo, evidentemente, con la herencia de su madre.

Porque Vallejo no trabajaba en París, ¿no?
-Bueno, mandaba sus crónicas a Variedades y El Comercio. Por eso recibía dinero.

Se lo pregunto porque hay personas que creen que Vallejo se aproximó a Georgette no solo por una atracción sino pensando en su comodidad económica.
-Claro que fue una comodidad para Vallejo. Si no, no hubiese hecho ese viaje tan grande, porque conocieron toda Europa. Se fueron por Leningrado y volvieron por Roma, Firenze, Niza y de allí a París. Eso debe de haber costado bastante.

Hay la historia del Vallejo que cuando cobraba por sus crónicas se iba a buscar a su amigo Alfonso Da Silva para irse de copetines. ¿Eso es cierto?
-Sí, sí. Hay también la historia de que Vallejo fue a la casa de Georgette en un momento en el cual ésta no estaba, para sacar los jarrones chinos y empeñarlos en el Monte de Piedad. Pero Vallejo con sus amigos se emborracharon antes y los perdieron en el metro, para furor de Georgette.

¿Qué sabe usted de la vida que tenía Vallejo antes de conocer a Georgette?
-Antes de conocer a Georgette, Vallejo vivía con una chica de nombre Oriette, que no era nada intelectual ni tenía la instrucción de la primera. Cuando Vallejo pasó a vivir a casa de Georgette, Oriette se enojó muchísimo. Entonces Georgette le pagó un dinero para que desapareciese. Es decir, se compró a Vallejo. Y desapareció la chica.

Las penurias de Vallejo seguro eran muchas, con lo poco que ganaba por escribir para Lima…
-Sí, pero tenía el dinero de la madre de Georgette. Calcule usted solo por ese viaje.

Ese tipo de vida, derrochando el dinero de la madre de Georgette, ¿cuánto les duró?
-Les dura hasta 1930-31 cuando tienen que pasar a España. Luego Georgette volvió primero a París, después de acompañar a Vallejo en Madrid, para vender el departamento de la madre. Y a partir de allí empezaron a vivir en hoteles.

Se cuenta también que Georgette era dominante y Vallejo un avasallado. ¿Es eso cierto?
-En cierta forma, al menos eso dicen los amigos. Los amigos siempre querían hacer juergas con Vallejo. Por eso no les gustaba mucho Georgette, que era de un temperamento más fuerte que el de Oriette. Los amigos preferían a esta última. Esto fue utilizado por Ernesto More en su anecdotario. Con él se iba Vallejo de juerga.

¿La prisión en el Perú no modificó el carácter de Vallejo?
-Sin la cárcel a lo mejor jamás hubiéramos tenido Trilce, porque es allí donde empezó a escribirlo. No hay nada más triste que la cárcel.

¿Por esa época Vallejo ya estaba vinculado al Partido Comunista?
-Sí, es por eso que le dieron en Francia orden de salir de su territorio. Cuando pudo volver a París, el gobierno se lo permitió siempre y cuando no participara en manifestaciones políticas, lo que no le impidió que sí participase en ellas.

¿Era Vallejo un gran activista del Partido Comunista?
-Sí, por eso fue forzado a salir. Cuando regresó tenía que presentarse cada semana en la comisaría del barrio donde vivía. Pero eso nunca le impidió participar en sus manifestaciones. Con el estallido de la guerra civil en España había más libertad para manifestarse, porque el gobierno francés no tomó partido por el gobierno español legítimo, porque respetó las reglas internacionales de no intervención. Por eso no perseguía a los manifestantes.

Cuando Vallejo pasa a España, ¿su actividad política continúa?
-Sí. En España escribe Rusia 1931. También escribe Tungsteno, novela proletaria. Para escribirla más rápido se sirvió de un texto anterior que había publicado en Amauta, de donde extrae un personaje que incorpora a Tungsteno.

Algunos creen que Vallejo solo fue un pensador socialista, pero usted me dice que sí fue gran activista.
-Mucho, por supuesto. Además, desde España, hizo un tercer viaje a la Unión Soviética. En 15 días le mostraron las grandes realizaciones del régimen, pero sólo lo que le quisieron mostrar, las obras realizadas, y no la miseria que se vivía en el país.

¿Vallejo discrepó con el surrealismo solo por razones políticas o hubieron algunas personales?
-No, fueron políticas. Su poesía no tiene nada que ver con el surrealismo.

Ah, también fue por una diferencia de concepción poética.
-Poética y política, porque los surrealistas fueron los primeros, dentro de los marxistas, en repudiar los crímenes de Stalin y se adhirieron a Trotsky.

¿Cómo fue la vida de Vallejo en los tiempos anteriores a su muerte?
-Vallejo continuaba escribiendo poemas pero no los mostraba ni a Larrea, con el cual conservaba ya muy pocos lazos. Los escribía parece en un café cercano del cementerio donde ahora él está enterrado. Los dejaba en casa de un amigo. Este amigo (no se sabe quién) es quien le entrega a Georgette el fardo luego de la muerte del poeta. El día del entierro, a pesar que se odiaban, Larrea se vio obligado a acompañar a Georgette.

En el Perú hay personas que cada cierto tiempo claman por repatriar los restos de Vallejo. ¿Qué le parece?
-Al contrario, hay que reintegrar a Georgette a París, porque en la tumba perpetua de la madre de Georgette hay tres lugares, uno ocupado por la madre, otro por Vallejo y lo natural sería que se repatriase a Georgette a la tercera tumba. Aprovecho esta entrevista para hacer esa petición.

“El Dominical”, El Comercio, 22 de junio de 2008, pp.10-11.

Puntuación: 4.25 / Votos: 4

Comentarios

  1. Miguel Pachas Almeyda escribió:

    IMPRECISIONES DE ANDRÉ COYNÉ
    Considero que Coyné al afirmar que la madre de Georgette era una cocotte, no hace más que vertir aspectos sin sustento alguno. Según mis investigacones la madre de Georgette, Marie Travers, era una costurera de renombre, actvidad en el que Georgette ayudaba desde niña. La prueba está em que existe un registro de 1921, en el Anuario de Comercio de París, donde se lee:Mme Travers, costurera, 19 rue Moliére, Paris 1.
    Es falso que los manuscritos vallejianos hayan estado fuera de la casa o morada de lo vallejo.Al respecto Georgette escribe en Allá ellos p. 140:apenas sepultado VAllejo, será Gonzalo More…quien viene a pedirme los originales…Sin la menor objeción le entrego a More, quien lo lleva sin recibo…
    Se demuestra que Georgette era poseedora de los originales de Vallejo y que jamás estuvieron fuera de casa.
    Finalmente, Coyné solamente está haciendo eco a lss fuentes larrianas que tanto daño ha hecho a Vallejo y a su enigmática Georgette.
    Miguel Pachas Almeyda, autor del libro-homenaje GEORGETTE AL FIN DE LA BATALLA pronto a publicarse.

  2. leonardo garay escribió:

    Pero Pachas, tú ya tomaste partido por Georgette cuando escribiste el libro-homenaje, y ahora crees que Coyné es el diablo, el difamador. Tu vision está sesgada. Hay muchos aspectos oscuros en la vida de Vallejo, y es casi imposible aclararlos porque Georgette tendió a idealizar la vida de Vallejo (y es natural que la actitud de ella haya sido así) y porque los investigadores se apoyan en fuentes externas que tienen versiones diferentes. Es malo humanizar al personaje? Es malo conocer el lado oscuro de un gran poeta? Acaso crees que Vallejo era un ángel? Acaso crees que descubrir sus defectos va a disminuir la grandeza de Vallejo? Vallejo es un gran poeta y lo será siempre, al margen de sus defectos.

  3. Miguel Pachas Almeyda escribió:

    PRECISIONES ANDRÉ COYNÉ II

    Si Vallejo fue blanco de la crítica, no pudo ser menos con Georgette. Por ello considero imprescindible aclarar algunos aspectos vertidos por André Coyné:
    1.- Dar a entender que Vallejo no trabajaba y que esporádicamente escribía a Variedades y El Comercio, me parece no ajustado a la realidad. Recordemos, Vallejo ─aparte de su crónicas─ trabajó en 1925 en el “Grands journaux Ibero-Americaine” y además, nunca dejó de escribir ni siquiera en los momentos difíciles de adaptación a la vida parisina. En España, la mayoría de sus obras fueron rechazadas por su contenido marxista, entonces se dedicó a realizar traducciones de Elevación de Henri Barbusse, La calle sin nombre y La yegua verde de Marcel Aymé.

    En 1932, regresa a París y culmina Poemas Humanos y en su desesperación a causa de la guerra civil española, España, aparta de mí este cáliz. Finalmente, se desempeña como Maestro de lengua española, hasta que cae abatido por el misterioso microbio que acaba con su fructífera existencia.
    Por su lado Georgette trabajó en el Conservatorio Nacional de Artes y Oficios de París como “dama verificadora temporal”. ¿Se puede pensar que Vallejo vivía a expensa de una herencia? ¿En cuánto valora Coyné la herencia de Georgette ─al que tuvo acceso tras la muerte de su madre en 1928─ que le permitió grandes viajes y le duró hasta 1930- 1931? (sic). Sólo puedo adelantar que no es una suma exorbitante como lo magnifica el estudioso francés.
    2.- Que Vallejo era un borracho, es otra de las estigmatizaciones en la parte “humana” del poeta. Al respecto Georgette afirma que Vallejo era un asceta que envidiaría un monje. (Georgette Vallejo: “Como una estela de tu muerte” OIGA. Lima, 23 de abril de 1975); además, el propio Coyné en Aula Capulí manifestó que la bohemia de Vallejo “no tiene nada que ver con las bohemias ordinarias, eso no iba con Vallejo”. Entonces en que quedamos.
    3.- Comete una equivocación al manifestar que en la tumba perpetua de la madre de Georgette, hay tres lugares, uno ocupado por la madre y otro por Vallejo…(sic), olvidando que Vallejo fue trasladado por Georgette desde el cementerio Montrouge al Montparnasse, en el año 1970, afirmando con la satisfacción del deber cumplido: “Después de 18 años, de una vida en Lima, sacrificada y de toda clase de privaciones, puedo cumplir con la voluntad de mi esposo”.
    Actualmente a 24 años de la desaparición física de Georgette, todavía subsisten las acusaciones de que ha idealizado la vida del poeta, así como se le acusó de inventar el Vallejo político.

    Al respecto Georgette afirma: “Me han acusado de atribuir falsa y abusivamente a Vallejo un papel político exagerado. Se puede leer, por ejemplo: “…la viuda del poeta confirma no pocas veces la participación de Vallejo en la militancia comunista entre 1929 y 1938. Sin embargo, nos preguntamos si Georgette de Vallejo no confunde o poetiza (sic) de un modo un tanto “romanesco” (sic) ─por los acostumbrados mecanismos del recuerdo─ la actividad militante del poeta”.

    Ante tales incongruencias, Georgette enfatiza: “Entre Vallejo y yo, tácito era el acuerdo: no se pronunciaba nunca la palabra felicidad, personal o conyugal; vivíamos por y para la revolución mundial. Es para leer tal inepcia que Vallejo habría aniquilado tan anónimamente su vida y que, por mi parte ─disculpen─ he visto pasar toda mi existencia, de todo despojada y sin una hora de vida propia”. (Allá ellos…p, 44 ).

    Afirma el señor Garay que “los investigadores (Coyné, en este caso particular) se apoyan en fuentes externas que tienen versiones diferentes…” ¿Fuentes externas?, se refiere acaso a Larrea, Ernesto More o Gonzalo More; aquellos “amigos” que tuvo Vallejo en Europa, a quienes el propio Vallejo refirió en sus notables versos: jamás olvides, que durante la misa no hay amigos, y cuánta reunión de amigos tontos.

    Amistades que escribieron de Vallejo, que era un esquizofrénico, un borracho, un mendigo consuetudinario, un negador de la vida, un mujeriego, uno que murió sifilítico y tantas más que ya mi pluma se resiste a escribir. Lo mismo dijeron de Georgette: vesánica, explotadora de Vallejo, manipuladora de la obra de Vallejo y últimamente, viuda por vocación. (André Coyné en conferencia en el centro cultural Garcilaso de la cancillería “Georgette se creía predestinada a ser viuda” En: La República 23-05-08), etc., etc.
    ¿Es acaso conociendo estas falsedades que no son más que infundios que navegan por el ciberespacio, conocer el lado “humano” de Vallejo y Georgette?
    En fin, parafraseando a Juan Gonzalo Rose, termino diciendo: “Ya no le tenéis miedo/ a César el Vallejo/ ya no le tenéis miedo a Georgettte del Vallejo, ya no guerrean, ya no sudan, ya no cantan…

    Miguel Pachas Almeyda.

  4. Javier Riega Jara escribió:

    Ahora solo se espera con ancias extremas la publicacion de su Libro Miguel, en las q descubriremos no solo una de las vidas con mas renombre en la Poesia Peruana e Universal, si no de la Mujer con quien compartio su vida y su Poesia. Muchos EXITOS!!

  5. Luis Anamaria escribió:

    Las investigaciones sobre la vida de Georgette corresponden a Alberto Aznaran, poeta residente en París,transmitida a nosotros por correo electrònico.

  6. Niko escribió:

    Ahora, el que menos quiere sacar provecho de César Vallejo y su amada Georgette, dejen ya descansar y dejar en críticas o en que si fue así o asá, su vida pasó y tiempo de dejarlos, ocupense en sus otras cosas!!!

  7. María del Pilar Barrón Tello escribió:

    Vallejo, es diferente al VALLEJO, y al VaLLeJo, es decir hay tres etapas de su vida y otras 3 de su obra…si antes fue borracho y después no por el partido, tiene sentido, si fue recontra mujeriego y después aseta, lógico, si fue así y después asá, tiene sentido porque la vida y obra de Vallejo parece vivirce en el alma de cada ser, lo importante es…hermanos…hay mucho por hacer…
    Pilar Barrón Tello
    Lima perú, América.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *