LÁGRIMAS NEGRAS: las mías por ti/ Armando Almánzar-Botello

20120823-almanzar_complicidades.jpg

¡Ay que triste, mi amor, ay que triste, ay que triste! ¡Y yo que hasta había comprado cien galletas para surtir el negocito pulsional de mi corazón memorioso! Y yo que hasta ya sentía correr por mis venas las aguas del río Duey, de Higüey, y de los ríos Yuma y Quisibaní….también de Higüey… Pero el buey estalló y todo se fue a la mierda, al mar del morir que es el vivir cuando se olvida el amor…

¿Te olvidas acaso del hecho simple de que lo eres todo, “toitico” para mí?

Pienso que un poema, una obra de arte, un relato, un ensayo como obra literaria, remontan por encima de las meras circunstancias afectivas de la “dedicatoria” y del simple hecho de si su autor(a) ofrece amor o no a un(a) determinado(a) mujer u hombre. ¡Pretenden valer por sí mismos con vocación de eternidad! ¡Más allá del ontológico pavor al excremento, velado con la nombrada métrica justa!

Y los míos —supuestos textos poéticos, ensayísticos y/o narrativos que con tanto amor escribo (aun sin haberlos dedicado de modo explícito a persona alguna en muchas ocasiones)— pretenden tener un valor transnarcisista, transhistórico y transideológico, como decía del poema y del “texto literario como valor y ritmo”, ese gran manoseado y en ocasiones mal comprendido teórico francés Henri Meschonnic, en su lúcida teorización de los Tres Trans… ¡Jo!

Si por humildad fuera (aquí mi voz imita al Joaquín Balaguer más histriónico y “pizpireto”): ¡¡Quien ahora les habla merecería una corona de laureles!! Ningún hombre ordinario soportaría las cosas que he soportado yo, y, sobre todo, ¡tus desplantes, bella gitana, tus desplantes!

Sin embargo, te sigo a(r)mando y no te ol(vid)o… “por aquello que hicimos cuando chiquitos”… como diría Borges siguiendo en esto al poeta César Vallejo…

Armando Almánzar Botello. Extra-ordinario poeta caribeño-andino, sin fronteras. Celebro su poesía desde hace tiempo; también en este blog. Un pura sangre entre las calles nocturnas de la Duarte. Pasajero de un taxi que elige la playa para cortar hacia su casa: desde el mar de Santo Domingo hacia las personas que le quieren y aprecian su poesía. Hijo de todas las sangres como buen antillano. Devoto y detallista como Lezama. Autor de Trilce LXXVIII , por más señas. Una zarza entre el sembrío de coliflores que constituye la generación de los “poetas del pensar” (años 80) en la República Dominicana.

Puntuación: 5 / Votos: 45

Comentarios

  1. Jubeya escribió:

    además de guapo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *