Respeto mutuo y respeto unilateral

Dibujo de Paulo

Piaget plantea que la autonomía moral se caracteriza entre otras cosas por el respeto mutuo, el que es diferente al respeto unilateral que caracteriza a la heteronomía. El respeto mutuo requiere que el niño atribuya a los demás un valor similar al propio para reconocer desde allí sus derechos y responsabilidades. El respeto unilateral, al contrario, implica atribuirse uno mismo un valor superior al de los demás, y mantener una relación de dominación / subordinación -según sea el caso- con los otros (actuar por miedo a lo adultos por ejemplo, o exigir algo por métodos coercitivos).

He discutido más ampliamente este tema en posts anteriores que pueden verse aquí, aquí y aquí.

Si vuelvo a tocar el tema es porque quiero enfatizar que las formas de interacción que demuestran que no se ha construído la noción de respeto mutuo y que prima lamentablemente el respeto unilateral no son exclusivas de la infancia. Lamentablemente muchos adultos (docentes y padres de familia entre ellos) se relacionan de ese modo con los niños, ejerciendo el poder de manera ilegítima frente a ellos, presionándolos a obedecer utilizando métodos violentos, en lugar de persuadirlos mediante el razonamiento. Lo que puede inferirse de este tipo de relación es muy sencillo: el adulto asume que niño no tiene el mismo valor que ella o él, le parece que sus necesidades son secundarias y están subordinadas a las propias, y que por ello puede, finalmente, hacer prevalecer su punto de vista cuando quiera sin tomar en cuenta en absoluto la perspectiva infantil.

Parece un poco exagerado, pero no es así. Esta semana me he cruzado con comportamientos que demuestran claramente lo que señalo. Aquí van tres ejemplos sueltos, doblemente dramáticos desde mi punto de vista porque vienen de personas que son, precisamente, las encargadas de cuidar a los niños y formarlos como personas:

1) Un niño está viendo dibujitos en la TV. Viene el papá y sin previo aviso ni negociación alguna le cambia el canal para ver su noticiero y lo saca del sofá donde estaba sentado.

2) Una niña se equivoca en una tarea. La profesora bruscamente le arranca la página de su cuaderno y la pone en el tacho de basura

3) Un niño no ha traído lonchera. La profesora le quita a tres niños parte de la suya (sin pedirles permiso obviamente y sin explicarles nada) y le da esos alimentos al niño sin almuerzo.

En todas estas situaciones podría (y debería) haberse actuado de otra manera, de modo que se tome en cuenta la perspectiva del niño, se le atribuya el mismo valor a sus deseos y necesidades (sus dibujitos son tan importantes para él como el noticiero lo es para el papá), se le tome en cuenta como persona y se oiga su voz y su punto de vista en lugar de tratarlo como un objeto del que se puede disponer de manera autoritaria. Pero esto es mucho pedirle a personas que aun siendo adultas mantienen esquemas de interacción muy primitivos, propios de edades más tempranas. Es lamentable que cosas como estas ocurran en la casa y en la escuela.

Puntuación: 3 / Votos: 15

Comentarios

  1. Víctor Huertas escribió:

    Sra. Susana, he experimentado con agrado la solución de un problema cuando hay comunicación.Lo aplico en la clase de 1º año y en superior (mucho más); en cambio cuando los estudiantes observan estos modelos de moral heterónoma, los reproducen con sus compañeros. Si en la calle no consrvamos el ambiente, no estamos pensando en el derecho de los demás a tener un medio agradable, es el caso del niño y la TV:cambiamos el medio a nuestro gusto. Me planto la siguiente situación, si el padre de familia le hubira dicho con anticipación que necesitaba la televisión y llegada la hora el niño no la abandona, ¿sería adecuado que el padre cambie de canal?, o cuando ya debe ir a dormir, el niño no quiere entonces el padre apaga la TV.
    Gracias

  2. Pepito escribió:

    – Se establece un sistema de comisiones para una fuerza de ventaas, pero no se le entrega el reporte con los resultados y se alteran manualmente.
    – Se le permite a los promocionistas presentar facturas de gasolina para justificar el pago del dinero correspondiente, pero a unos se les dice que están gastantdo demasiado fijándose sólo en el monto total, no en el recorrido que hacen.
    – Se le asigna una tarea a alguien; dos semanas después se le asigna a alguien más, porque quien originalmente iba a hacerla o "no tiene tiempo", o no sabe cómo hacerla y no hace nada por conseguir ese tiempo ni averiguar cómo se hace.

    Es adaptarse o morir. Si no te metes en ese juego aunque sea un poco, quedas como el tonto que hace todo el trabajo, el que se deja engañar.

  3. veronica escribió:

    Soy estudiante del profesorado para maestra de egb 1 y 2.La verdad dia a dia uno se encuentra con grandes temores sobre su futuro docente, pero articulos como este son de gran utilidad no solo para integrar conocimientos sino para llevarlo como herramienta y ponerlo en practica, frente a esta sociedad egista y miles de niños que nos piden solo esto, respeto mutuo, respeto por la diferencia.Debemos luchar por el cambio y que mejor que empezar por el respeto entre pares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *