¿Qué papel tienen las emociones en el desarrollo moral?

Artista: Henry Rodriguez

Durante milenios, los filósofos han discutido si las emociones pueden ser morales, y si ellas contribuyen a un mayor nivel de razonamiento y comportamiento moral. Particularmente creo que el centro del desarrollo moral es cognitivo por naturaleza, y aunque considero que no puede darse a las emociones el papel central en el desarrollo moral, creo que debe reconocerse que ellas son muy relevantes, ya que ayudan a las personas a distinguir características morales en contextos específicos, motivan el comportamiento moral, frenan el comportamiento indeseable o inmoral, y juegan un rol comunicativo al revelar nuestras preocupaciones morales a nosotros mismos y a los demás. En la actualidad se analiza incluso el rol de las emociones básicas (que son probablemente universales y que requieren de menor complejidad cognoscitiva – miedo, alegría, tristeza e ira por ejemplo) en la vida moral. Por ejemplo, Damasio plantea una base evolucionista para el comportamiento ético, relacionada al principio de auto preservación y las ideas de Spinoza (la auto preservación lleva a la virtud porque en la necesidad de mantenernos vivos debemos ayudar a preservar la vida de otros). Para Damasio, a partir de nuestros apetitos, emociones y otros instrumentos de auto preservación (incluyendo la capacidad de conocer y razonar) descubrimos el bien y el mal. La diferencia entre esta visión y los modelos cognitivos del desarrollo moral es justamente el papel que se otorga a las emociones; sin ellas, la cognición, aunque necesaria, es una guía insuficiente para la incertidumbre que caracteriza la vida y las decisiones morales (esto intenta probarse poniendo como ejemplo las dificultades de pacientes con lesiones ventromedias prefrontales cuyas funciones cognitivas están bien preservadas).

Sin embargo, es en el terreno de las emociones morales complejas donde aparecen los mayores debates. Las emociones morales complejas pueden ser tanto negativas (por ejemplo la vergüenza, el remordimiento y la culpa) como positivas (empatía y simpatía), siendo ambos tipos muy importantes para la vida moral.
Eisenberg (2000) llama emociones morales auto-conscientes (o autoevaluativas) a un grupo de emociones para las que la comprensión y la evaluación del self es fundamental. Entre ellas están la culpa y la vergüenza (no encuentro términos en castellano que permitan diferenciar entre las dos acepciones de vergüenza como sí lo hace el inglés: shame y embarrasment). El orgullo, aunque es una emoción autoevaluativa, usualmente concierne a un logro específico y por eso no suele incluirse como emoción moral. Vergüenza (en el sentido del término inglés embarrasment) es la menos seria de las emociones morales negativas, e involucra antecedentes, experiencia y manifestaciones no verbales distintas de las de la culpa y la vergüenza (en el sentido del término shame). Este tipo de vergüenza no se relaciona tanto con trasgresiones morales, implica menos rabia contra el self y menos interés en hacer correcciones a la conducta. Suele asociarse a eventos accidentales por los cuales la gente se siente poco responsable, y usualmente se asocia a trasgresiones de convenciones sociales (podría traducirse coloquialmente como “roche”). Vergüenza (shame) es más bien una emoción basada en un estado de melancolía pasiva o desesperanzada causada por eventos aversivos relacionados al self. La persona avergonzada de sí misma devalúa o condena la totalidad del self, experimenta el self como fundamentalmente quebrado, se siente autoconsciente acerca de la visibilidad de sus acciones, teme al desprecio y, por eso, tiende a esconderse y evitar a otros. Con este tipo de vergüenza, el self completo se siente expuesto y degradado, y existe en la persona el deseo de enmendarlo o rehacerlo.

La culpa, tan importante en la teoría psicoanalítica, fue ignorada por la psicología del desarrollo hasta casi los años 90. La culpa en psicología del desarrollo se entiende como el arrepentimiento por una acción equivocada. Ferguson y Stegge (1998) la definen como una emoción basada en agitación o sentimientos dolorosos de arrepentimiento que aparece cuando el actor causa, anticipa causar o es asociado con un evento aversivo. Esta forma de entenderla es distinta de la manera en que la teoría psicoanalítica clásica entiende la culpa: como una respuesta del super yo a los impulsos propios inaceptables, usualmente basada en ansiedad causada por conflictos de la infancia por sentimientos de abandono o castigo de los padres. La manera psicoanalítica de ver la culpa no juega ningún papel de importancia en la teoría moral desde el enfoque del desarrollo cognitivo.

El actor culpable (o culposo) acepta responsabilidad por la acción que viola estándares interiorizados o causa dolor a otros, y desea corregirla o castigar al self. La culpa es menos dañina que la vergüenza. Con culpa se experimenta dolor y arrepentimiento, pero la preocupación es con una acción concreta, distinta del self. Se asocia con el deseo de enmendar o rehacer una acción específica y no con la devaluación global del self y el deseo de enmendarse como persona.

Puntuación: 3.69 / Votos: 16

Comentarios

  1. Luis escribió:

    El orgullo SÍ es una emoción moral. De hecho es la fundamental, cuando hablamo de la moral autónoma. A través del orgullo el sujeto encuentra la reconpensa a su acción en sí mismo. El exceso de orgullo es la Hybris, o exceso de sí.

  2. sfrisan Autor escribió:

    Luis,
    No estoy tan segura. De hecho hay discrepancias aquí, algunas personas tienden a pensar como tu, pero para mí el orgullo sólo podría concebirse como una emoción moral cuando está causado o proviene de una acción moral, lo que quiere decir que lo que cuenta son las intenciones/justificación del agente que definen lo moral o no moral de la acción y no el orgullo en sí mismo. En otras palabras: yo puedo sentirme muy orgulloso de mi inteligencia y talento para el mal, para robar, para planear un secuestro, para "acabar con el terrorismo" como dice Fujimori, aunque esto signifique maltratar -o incluso matar- a muchas personas. Aquí el orgullo no tiene nada de emoción moral, como comprenderás, al contrario, es una emoción autosuficiente más bien nociva en tanto ayuda la persona a sentirse bien con algo con lo que debería sentirse mal. Lo mismo para acciones más neutras como sentirse orgulloso por haber terminado una tarea difícil, por ejemplo. Yo no creo que se pueda hablar de emoción moral en estos casos y por lo tanto, si bien reconozco que el orgullo de uno mismo tiene un papel importante en el comportamiento de las personas, lo clasificaría diferente, no como una emoción moral en el sentido de las otras porque no es necesario que esté asociado a una acción moral para definirse, tal cual lo están la vergüenza o la culpa.

  3. Maria escribió:

    Es un muy buen blog pero me gustaria un poco menos de tecnicismo.

  4. Erika L escribió:

    En mi opinión las situaciones de la vida cotidiana nos permiten establecer conexiones con las emociones, las cuales nos llevan a tomar decisiones en base a nuestro pensamiento de lo que es correcto o incorrecto, es decir en base a nuestro desarrollo moral. Al igual que la autora, pienso que las emociones que tienen que ver con nuestro desarrollo moral son importantes ya que nos sirven para distinguir características morales en contextos específicos, motivar el comportamiento moral o frenar el comportamiento inmoral. Así mismo, las emociones auto evaluativas mencionadas en el texto anterior como la culpa o la vergüenza influyen en nuestro desarrollo moral. Por ejemplo, en el caso de la culpa se ve cómo influye el desarrollo moral cuando una persona que miente a su madre se siente arrepentida y quiere enmendar su error. Por otro lado, en el caso de la vergüenza el desarrollo moral se ve cuando una persona viste de manera modesta porque sabe que si no lo hace se devaluará a sí misma. Finalmente es importante reconocer que las emociones tienen un papel central en el desarrollo moral.

  5. Lucia M. escribió:

    A mi parecer, y de acuerdo con lo leído en el blog, el desarrollo moral es algo con lo que todos nacemos y va evolucionando de diferente manera para cada una de las personas con las características del día a día que cada uno tenga. Esto hace que cada persona piense y actúe de distinta manera y que la concepción que tienen sobre el bien y el mal también sea distinto en cada caso. Aquí es donde creo que las emociones son muy importantes para este desarrollo moral, ya que lo motivan y en algunos casos también frenan comportamientos indeseables o inmorales. De acuerdo a esto pienso que se marcan las personalidades de cada persona incluso hasta en las emociones autoevaluativas. Para dar un ejemplo de esto podría mencionar la vez cuando de pequeña me pidieron actuar en el colegio con motivo del día de la madre. La vergüenza que sentí en ese momento me impidió hacerlo. Con el tiempo, la experiencia y las cosas que aprendí pude superar esa vergüenza de salir al frente. Pero hasta ahora soy un poco vergonzosa. Esto prueba que el desarrollo moral es innato y se va modificando con ayuda de las emociones y de la vida cotidiana.

  6. Lucero H escribió:

    En la vida cotidiana uno está en constante toma de decisiones que se conecta con las emociones, igual que la autora pienso que es pieza fundamental nuestras emociones ya que tienen mucho que ver con nuestro desarrollo moral. Basándose en su pensamiento en donde uno es consciente de lo correcto e incorrecto, esto quiere decir que uno se basa en su propio desarrollo moral que está dividido en tres aspectos: afectivo, cognitivo y conductual en donde lo aprendido en casa y observado en la sociedad se pone a prueba debido a que nos ayuda a diferenciar lo moral con lo inmoral a su vez en al artículo hace mención de las emociones auto evaluativas como la culpa o vergüenza que intervienen en el desarrollo moral. Ejemplo: en lo que se refiere a culpa interviene el desarrollo moral por qué siente remordimiento y desea modificar su desliz. Ejemplo: en lo que se refiere a vergüenza es más bien una emoción basada en un estado de melancolía pasiva así misma se devalúa o condena en su totalidad. Para finalizar uno es propio en tomar la decisión, la diferencia es basarse en su propia moral y sus sentimientos.

  7. Lucero H escribió:

    En la vida cotidiana uno está en constante toma de decisiones que se conecta con las emociones, igual que la autora pienso que es pieza fundamental nuestras emociones ya que tienen mucho que ver con nuestro desarrollo moral. Basándose en su pensamiento en donde uno es consciente de lo correcto e incorrecto, esto quiere decir que uno se basa en su propio desarrollo moral que está dividido en tres aspectos: afectivo, cognitivo y conductual en donde lo aprendido en casa y observado en la sociedad se pone a prueba debido a que nos ayuda a diferenciar lo moral con lo inmoral a su vez en al artículo hace mención de las emociones auto evaluativas como la culpa o vergüenza que intervienen en el desarrollo moral. Ejemplo: en lo que se refiere a culpa interviene el desarrollo moral por qué siente remordimiento y desea modificar su desliz. Ejemplo: en lo que se refiere a vergüenza es más bien una emoción basada en un estado de melancolía pasiva así misma se devalúa o condena en su totalidad. Para finalizar uno es propio en tomar la decisión, la diferencia es basarse en su propia moral y sus sentimientos.

  8. Katia A escribió:

    Todo ser humano tiene emociones las cuales se ven afectadas constantemente por toma de decisiones, comparto el criterio de la autora acerca de las emociones ya que las emociones influyen en el desarrollo moral. Los pensamientos nos llevan a poder escoger entre lo correcto y lo incorrecto en base a nuestro desarrollo moral. Las emociones forman una parte importante en el desarrollo moral debido a que estas nos ayudan a poder distinguir los diferentes componentes ya sean afectivos, cognitivos o conductuales. Estos componentes son puestos a prueba cuando se establece interacción con la sociedad ya que es ahí donde se puede diferenciar lo moral con lo inmoral.
    La autora menciona las emociones auto evaluativas, como la culpa y la vergüenza las cuales afectan nuestro desarrollo moral debido a que estas emociones nos hacen sentir expuestos y degradados en el caso de la vergüenza y en el caso de la culpa nos hace experimentar dolor y arrepentimiento. Por ejemplo: En el caso de la vergüenza, se refiere cuando una persona se ve expuesta ante una situación incomoda como desfilar en una pasarela y caer enfrente de miles de personas y en el caso de la culpa, sentir dolor y arrepentimiento tras haber ocasionado un accidente de transito por haber manejado bajo la influencia de alcohol.
    Es importante reconocer que las emociones juegan un roll sumamente importante en el desarrollo moral de las personas.

  9. Karla Morán escribió:

    De acuerdo a lo leído en este blog, puedo decir que las emociones tienden a influir en como actuamos, lo cual nos conlleva a actuar “bien o mal”, y esto se da de acuerdo al desarrollo moral que cada uno ha tenido como persona a lo largo de su vida, pues como bien dice la profesora en un comentario: ”Yo puedo sentirme muy orgulloso de mi inteligencia… como también me puedo sentir orgullosa con mi talento para el mal, para robar, para planear un secuestro”, este segundo pensamiento nos muestra a una persona que no tiene un buen desarrollo moral, pues de lo contrario se daría cuenta de que está mal, sin embargo este es un claro ejemplo de que el desarrollo moral que tenemos durante nuestra vida es valioso, pues de uno u otra manera, gracias a ellos actuamos de determinada manera.

  10. Mary Ch. escribió:

    Las personas como miembros de una sociedad enfrentamos situaciones cotidianas en las que solemos tener o adoptar distintas reacciones de acuerdo al contexto en el que estemos, a veces responderemos exaltados y a veces calmados ante una misma situación y ello muchas veces dependerá de como nos encontremos emocionalmente predispuestos.
    Si alguien sale del trabajo, dejando un problema pendiente y en pleno trafico citadino otro auto le cierra el camino es muy probable que reaccione de mala manera e insulte al otro chofer (la ira  una emoción básica universal), pero si por el contrario sale del trabajo dejando todos sus pendientes acabados, su fin de semana lo empezará tranquilo y calmado por lo que el trafico a pesar de ser una molestia lo tomara con calma y si alguien le cierra el paso simplemente lo omitirá porque esta tan feliz de que la semana haya acabado y pueda pasear tranquilo con su familia.(alegría  emoción básica universal). COMO VEMOS EN AMBOS CASOS el reaccionar de una persona muchas veces va determinado por la emoción que pueda estar presentando internamente, estas emociones van a ser impulsadas por estímulos externos que hacen que mi reacción se presente en un momento distinto como en el ejemplo presentado.
    Por lo leído y lo contado en mi ejemplo puedo decir que las emociones de hecho toman un rol importantísimo al momento de la toma de decisiones en una persona,¿Reacciono bien o reacciono mal?…Es ineludible aceptar un enfoque cognoscitivo de las emociones, es decir una teoría que sostenga que las creencias y otras actitudes tales como deseos y las evaluaciones son condiciones necesarias de las emociones, forman parte de su estructura lógica y precisamente son las que nos van a permitir identificar a las distintas emociones o a casos específicos de una emoción determinada. Guariglia (2007)

  11. Romina R. escribió:

    Por lo que a mí respecta, en mi opinión, las emociones forman parte del desarrollo moral, desenvolviéndose en cada uno de nosotros pasando a través de fases o etapas. Por ejemplo Kohlberg (1958), nos dice que el desarrollo intelectual es una condición necesaria para el desarrollo moral, pero no suficiente. No obstante no todos logran alcanzar las etapas superiores de este desarrollo. Depende mucho nuestras estructuras de conocimientos acerca de cómo pensar y reaccionar ante una determinada situación, para poder actuar de la mejor manera, en base a nuestros juicios, que muchas veces dada las circunstancias, no actuamos según nuestros valores. Es por eso que ahí viene a resaltar en cómo nos sentimos ante cualquier situación, y según nuestro desarrollo moral procedemos a reaccionar. Una conducta no positiva conlleva muchas veces a algunas personas a sentirse culpables, como nos dice Frisancho, el sentimiento de culpa no cumple ningún papel de importancia en la teoría moral desde el enfoque del desarrollo cognitivo, simplemente el sujeto culpable acepta la responsabilidad de sus actos tratando de corregirla castigándose.

  12. Joscelyn A escribió:

    Creo que el papel de las emociones en el desarrollo moral es muy importante, ya que una persona no puede tener algun tipo de moral sin sentir algo, asi sea positivo o negativo. Las emociones positivas van a ayudar a que el individuo pueda elevar su moral ya que por ejemplo si yo veo a una persona perdida en la calle voy a tratar de brindarle mi ayuda.Esta experiencia muchas veces hace que la persona que ayuda se sienta bien consigo misma por lo que ha hecho y despierte mas aun el deseo de ayudar a los de mas.
    Aqui tambien se habla acerca de la verguenza y la culpa, creo estas emociones pueden ser malas y buenas a la vez dependiendo de la persona ya que puedo sentir vergueza de algo y de alguna manera tratar de superarlo, lo mismo con el sentimiento de la culpa. Todo va depender de si el sujeto esta preparado para afrontar sus actor y superarlos.
    A modo de conclusion podria decir que sin las emociones no podrian haber algun tipo de vinculo entre el individuo y el entorno y que si se quiere que haya una buena moral siempre hay que tratar de fomentar los buenos valores y sentimientos.

  13. Cynthia H. escribió:

    Cuando se habla de moral, necesariamente se hablan de las emociones. Estas cumplen un papel fundamental en el comportamiento moral, ya que las emociones conducen a la persona a comportarse de una manera específica en una determinada situación. En algunos casos, las emociones son dadas debido a estímulos externos que puede llegar a sentir una persona en un determinado momento, lo cual influirá en la decisión que tome. Gracias a nuestras emociones somos capaces de discernir entre el bien y el mal. Piaget (1932) sostiene que la razón moral es el resultado tanto del desarrollo cognitivo como de las relaciones interpersonales que constituyen la vida colectiva.
    Las emociones por lo tanto, nos permiten percibir sentimientos positivos como negativos, los cuales dependiendo de la situación, nos lleva a cometer actos morales o inmorales. Por lo general las emociones negativas como la vergüenza o la culpa, nos hacen sentir y tomar conciencia de que la decisión que hemos tomado o que el comportamiento que hemos manifestado es inmoral, ya que si no lo fuera, no sentiríamos esas emociones negativas. Por el contrario, las emociones positivas como la empatía, nos lleva a analizar que lo que hemos realizado o la decisión que hemos tomado ha sido la correcta. Es por esto que hoy en día los valores representan un papel esencial en el desarrollo moral.

  14. Sergio A. escribió:

    En relación a lo leído con este artículo puedo decir que las emociones desempeñan un papel más que fundamental, sin llegar a ser el más importante, en lo que concierne al desarrollo moral; también he podido ver (como un apecto bastante positivo en el artículo) que se ha hecho una explicación bastante entedible para mi acerca de cada una de las llamadas emociones morales complejas positivas como la empatía y simpatía; y negativas como la culpa, la verguenza y el remordimiento, detallando en que consiste cada una de ellas y evaluando (a traves de otros autores como Ferguson y Eisenberg) la relación de cada emoción respecto al desarrollo moral. Finalmente creo que (como señala Kohlberg en su obra "La filosofia del desarrollo moral" de 1981) estas emociones no siempre son iguales, sino que al momento de describirlas se deberia tener cuenta las etapas del desarrollo moral, ya que las emociones pueden variar segun la etapa de nuestra vida (edad) en la que nos encontremos.

  15. Gabriela Escobar escribió:

    Las emociones son fenómenos complejos y multifacéticos que han sido definidos de diferentes formas a lo largo del tiempo y de maneras divergentes en relación al contexto cultural. La variedad de escenarios, situaciones y agentes que aparece en los múltiples intentos de abordaje de lo emocional ha otorgado
    un carácter de incertidumbre hacia este fenómeno, tanto así que la respuesta a
    la pregunta sobre qué es una emoción varía radicalmente dependiendo de a quién y cuándo se le pregunte.
    Particularmente creo que el centro del desarrollo moral es cognitivo por naturaleza puede concebirse como la forma en que desarrollamos nuestras vidas, particularmente la forma
    en que convivimos con los demás, como resultado del proceso de socialización orientado a la adquisición y
    mantenimiento de las normas culturales.

  16. Sofia Salvatierra escribió:

    En el presente artículo se habla sobre la importancia y la relación que poseen las emociones en el desarrollo moral, y cómo estás influyen al momento de emitir algún juicio o tomar una cierta decisión.
    Según lo planteado en los estadios de Kohlberg, en el caso del nivel convencional existe un “miedo” causado por el posible castigo que se le impondrá al niño si transgrede la norma, esto entonces, va más allá de solamente el desarrollo moral. En el convencional, esto cambia rotundamente, y ahora el individuo busca aprobación para sentirse aceptado o “bien” con los demás.

    También se señala en el texto que, a través de nuestras emociones, estamos en continuo descubrimiento el bien y el mal. Se habla entonces de una “emoción moral”, la cual se define como una poderosa fuerza que motiva y regula la conducta humana hacia la satisfacción de necesidades sociales e interpersonales (Tangney, 1999). Además, este tipo de emociones ayudan a alcanzar metas sociales ya que impulsan a las personas para que se comporten de forma aceptada socialmente y eviten los comportamientos que causen desaprobación.

    Finalmente, se puede concluir que las emociones sí se encuentran plenamente relacionadas con el desarrollo moral, ya que son las que nos dicen cómo comportarnos con los demás, debido a que estas nos hacen darnos cuenta de lo que sentimos por el resto y lo que nuestros comportamientos pueden causar en ellos.

  17. Max A. escribió:

    En mi opinión con lo que he entendido de este blog, es que estoy de acuerdo con lo que dice, ya que las emociones no vendrían ser el papel central de la moralidad pero si se conecta con ellas, ya que podemos identificar qué es actuar bien o mal, pero esto tiene una explicación con la teoría de Kohlberg, por medio de desarrollo moral que se dan por etapas o fases que pasa un persona desde pequeño, donde nos dice que la moralidad esta adherido a la interacción del ambiente o en pocas palabras es lo que aprendemos en la sociedad, pero hay que tener en cuenta que no todos llegamos a alcanzar todas esa tapas, por lo tanto podemos decir que la moral es importante para nuestro desarrollo social.

  18. Max A. escribió:

    En mi opinión con lo que he entendido de este blog, es que estoy de acuerdo con lo que dice, ya que las emociones no vendrían ser el papel central de la moralidad pero si se conecta con ellas, ya que podemos identificar qué es actuar bien o mal, pero esto tiene una explicación con la teoría de Kohlberg, por medio de desarrollo moral que se dan por etapas o fases que pasa un persona desde pequeño, donde nos dice que la moralidad esta adherido a la interacción del ambiente o en pocas palabras es lo que aprendemos en la sociedad, pero hay que tener en cuenta que no todos llegamos a alcanzar todas esa tapas, por lo tanto podemos decir que la moral es importante para nuestro desarrollo social.

  19. Helen A. escribió:

    El papel que cumplen las emociones en la moralidad de las personas es muy importante, ya que cada una depende de la moralidad que tiene para actuar. Cada persona puede pasar por distintas situaciones emocionales que lo hacen actuar de una forma, pero dependiendo del tipo de moralidad que tenga va a tener un cierto nivel de acción hacia las demás personas. El desarrollo moral también está ligado al desarrollo social, ya que mediante este desarrollo se forma el desarrollo del individuo. Esto influirá en el desarrollo de las emociones y en el tipo de emociones que experimente el individuo. Watson y Skinner definían las emociones como una predisposición a actuar de una determinada manera, así enfatiza una acción. Watson decían que las personas actuaban por sus emociones y si actuábamos por nuestras reacciones actuábamos para ocultar nuestra debilidad.
    Por ende se puede decir que las emociones si están ligadas con la moralidad y son una parte muy importante del desarrollo moral.

  20. Susan Espinoza escribió:

    estoy de acuerdo que el desarrollo moral es cognitivo, pero también es importante recalcar la importancia de las emociones en el desarrollo de la moral , pues estas ayudan o cumplen un papel en la toma de decisiones de las personas, también caber decir que si bien son importantes, pero no determinan la moral de la persona. Junto al desarrollo moral también estaría el desarrollo de las emociones porque estas nos ayudan a diferenciar lo correcto de lo que no. También cabe recalcar que estas diferencias varian de acuerdo con las culturas. (ROZIN, 2003. p 275)las culturas difieren en forma tremenda en sus creencias acerca de lo que es correcto y lo que esta mal desde el punto de vista moral. De acuerdo con esto entre los diferentes grupos de culturas también estaría a diferentes tipos de concepciones a cerca de lo que esta mal y esta bien, como resultado su desarrollo emocional seria diferente de otras culturas y por ende su desarrollo moral tendría otra ´perspectiva. ejemplo: ejemplo en las culturas del medio oriente a pesar de tener creencias de un Dios y ser juzgados por sus malos actos, menosprecian a la mujer y si una mujer comete adulterio es ella la castiga y no el hombre. Entonces vemos como su desarrollo emocional ´´supuestamente alcanzado ´´ no se contrasta con el resultado en el desarrollo moral. Por otro lado los sentimientos de culpa y vergüenza son emociones diferentes, ambas tienen un resultado diferente en la persona por una lado, la culpa nos hace experimentar el arrepentimiento por nuestras acciones que al mismo tiempo deseamos corregir; la vergüenza degrada nuestra autoestima devaluándonos como personas, esto haría ver el tipo de moral que capa persona practica. En los cuales si tenemos una moral internaliza, la persona responde a principios elevados de justicia e igualdad. (KOHLBERG)

  21. Jharumi M escribió:

    Como bien plasma Susana Frisancho, las emociones y el desarrollo moral sostienen una relación de suma importancia, esto debido a que como seres humanos sería imposible tener cierto grado de moral sin antes haber experimentado alguna emoción ya sea de carácter positivo como por ejemplo: la simpatía y la empatia, las cuales se podría decir que influye a que una persona incremente su moral, un ejemplo de ello es cuando una persona se siente mal emocionalmente y otra muestra su ayuda poniéndose en su lugar y ayudándola. Mientras que las de carácter negativo como la vergüenza, el remordimiento y la culpa, originarían lo contrario sin embargo a mi parecer esto puede depender de la persona ya que puede aprender y tratar en lo posible de superarlo, un claro ejemplo se podría ser cuando pudiste hacer algo para ayudar a alguien y no lo hiciste.

    En conclusión, como menciona Kohlberg (1981) las emociones cambian a lo largo de nuestras vidas, es por ello que nuestra moral va evolucionando conforme pasa el tiempo.

  22. Debora Garbozo Meza escribió:

    De acuerdo a lo leído en el artículo, comparto lo que Susana Frisancho expone acerca del papel de las emociones en el desarrollo moral. Si bien es cierto, las emociones se van desarrollando a lo largo del tiempo. Desde el primer momento del nacimiento, el niño presenta emociones. Al inicio las emociones son de un carácter sencillo, pero al transcurrir el tiempo, se convertirán en emociones más complejas.
    Por ejemplo un niño desde pequeño siente emociones básicas como felicidad, miedo, enfado, tristeza y sorpresa pero luego saldrán a flote las emociones autoconscientes como la vergüenza, culpa, orgullo, desconcierto, envidia y celos que por lo visto están relacionadas con las ideas que componen el concepto que la persona tiene de sí misma, son más complejas y se dan cuando ya hay una conciencia de sí capaz de generar una autorepresentación de la identidad propia.
    De este modo se puede decir que las emociones conducen a la conciencia, cuando el niño va creciendo se plantea preguntas como ¿Qué está bien y que está mal? y a partir de haber ya adquirido la conciencia se van a tomar ciertas acciones para dar respuesta a lo cuestionado, es aquí donde se puede establecer la relación existente entre las emociones y el desarrollo moral. Como indica Piaget (1932-1971) el desarrollo de la razón moral se irá dando como resultado del desarrollo cognitivo y de las relaciones interpersonales durante la vida cotidiana. Dicho esto se sabe que día a día uno está en plena interacción con el mundo en diferentes contextos y diferentes situaciones, por ello muchas veces la persona reacciona de diferentes maneras, debido al desarrollo moral que se ha ido dando a lo largo de su vida, estas emociones serán producidas por la situación en la que se encuentre la persona.
    Por último tomando en cuenta también los niveles del desarrollo moral según Kohlberg, en cuanto al nivel postconvencional las decisiones de las personas son definidas según principios éticos elegidas por ellas mismas ,de su propia conciencia y aquí es donde se actuará de acuerdo a normas interiorizadas y la mala actitud vendrá si se va en contra de estos principios. Llegar a esta etapa seria lo adecuado para que las personas expresen sus emociones de acuerdo al desarrollo moral que adquirieron.

  23. Winnona Torrico escribió:

    En mi opinión,estoy de acuerdo con la afirmación sobre la influencia de las emociones en el desarrollo moral. Considero que las situaciones de la vida cotidiana hacen que cada persona tome sus propias decisiones basándose en que tipo de emociones están experimentando. Las emociones son reacciones que representan formas de adaptación de ciertos estímulos. Partiendo de esta pequeña definición, es bueno mencionar que la manera en que las emociones influyen en el desarrollo cognitivo es para distinguir distintas características en diversos contextos. Pues, creo que cada persona actúa de acuerdo a como se siente, sin embargo no en todos los casos sucede lo mismo. Por otro lado, pienso que las emociones auto evolutivas como la culpa y la vergüenza también influyen en el desarrollo moral. En el caso de la vergüenza esta influye en el desarrollo moral cuando una persona sabe que vestirse con prendas diminutas en su centro de labores generará que las personas de su alrededor comiencen a hablar y de esa manera sentirá humillación. En lo que respecta a la culpa se relaciona con la moralidad al momento de sentir arrepentimiento. Finalmente, tanto las emociones como el desarrollo moral se correlacionan entre sí, favoreciendo a la toma de decisiones de la persona.

  24. Claudia H escribió:

    Según lo leído en el articulo, el desarrollo moral, es algo natural, que parte de las emociones y que también tienen un papel importante. La toma de decisiones es fundamental para el desarrollo ya que según las decisiones que tu tomes, se va construyendo tu propia moral. Concuerdo con la autora al decir que las emociones están conectadas con el desarrollo moral porque nos ayudan a distinguir entre los tres componentes, cognitivo, afectivo y conductual.
    Cada uno somos capas de decidir como actuar y pensar de manera distinta.
    Por ejemplo cuando yo era mas niña, siempre me fastidiaban en el colegio ya que era mas subidita de peso, eso hizo que yo me sintiera mas vulnerable a lo que me podrían decir ya que me sentía juzgada siempre. Esto demuestra que el desarrollo moral en la niñez, en la transición autónoma, es muy influido por las emociones y juegan un rol sumamente importante pero también se puede ir modificando a través de estas.

  25. Carmen V. escribió:

    Estoy de acuerdo con que las emociones participan en el desarrollo moral, pues es un hecho que no sean las responsables en su totalidad; sin embargo creo que intervienen distintos factores en el pensamiento moral; siendo así, las emociones una de ellas.
    También concuerdo cuando se afirma en este articulo, que el desarrollo moral es cognitivo, puesto que si comparamos el pensamiento moral de un niño con el de un adolescente encontraremos ideas opuestas, ya que el desarrollo moral se da a partir de la evolución cognitiva; por lo tanto el adolescente habiendo adquirido mayores experiencias y conocimientos que el niño, podrá así defender sus propias ideas, distinguiéndose de los demás, discernir puntos de vista y discutir sobre ellos; por lo contrario el niño aun no contará con lo necesario para tener el mismo juicio que el de un adolescente.
    Además, con respecto a lo que propone Kholberg (1976) sobre los estadios y niveles del progreso del razonamiento moral; se puede entender que habría cierta relación con las emociones; por ejemplo en el nivel preconvencional, podemos sustentar que tras sentir “miedo” la persona trate de evitar el castigo, obedeciendo así las normas; de igual manera se puede observar en el nivel convencional, pues la persona al sentir “miedo” de no ser aceptada, busca la aprobación de la sociedad. Sin embargo; el nivel postconvencional, también se vería inmerso en las emociones, ya que la “ira” puede presentarse ante una situación injusta, puesto que ya en este nivel nuestro pensamiento moral se define de acuerdo a nuestros principios éticos, entre ellos la justicia y la igualdad.

  26. Andrea escribió:

    Estoy en total acuerdo con la autora ya que las emociones muchas veces son afectadas por decisiones q a veces no las tomamos bien, también influyen en el desarrollo moral.
    Así como el orgullo que también es parte del desarrollo moral ya que las personas que son orgullosas se complacen en no poder acceder a arreglar las cosas.

  27. Mario k Carmen. escribió:

    Estoy de acuerdo, las emociones influyen sobre nuestro comportamiento y nuestra moral. Como por ejemplo cuando ves una persona anciana en el bus lleno y nadie le da asiento, te conmueve la emoción de tristeza y te motiva a otorgarle el asiento, entonces influenció para un comportamiento moral. Yo opino que si se deberían de tomar en cuenta las emociones al momento que uno debe tomar responsabilidad de alguna situación, o cuando uno va tomar una decisión importante en su vida, la cual tienes que elegir la mejor opción de las que se te ofrece, promoviendo de esta manera el reconocimiento de los valores propios que tenemos

  28. Allyson Rodriguez Utia escribió:

    En mi opinión, estoy de acuerdo con la autora sobre el papel que cumplen las emociones en el desarrollo moral.
    Si bien es cierto, todas las actividades que realizamos en nuestra vida diaria conlleva a una toma decisión, sean correctas o erróneas, dentro de lo moral o inmoral. Éstas decisiones van a estar ligadas en primer lugar, a la concepción que uno tiene de lo bueno y lo malo y también a cómo nos sentimos en esos momentos, en otras palabras, a nuestras emociones, que es preciso decir son innatas. Por ejemplo: si un estudiante extravía una tarea importante que tenía que presentar ese día mismo como nota final y un compañero viene y en son de broma lo insulta; éste como está frustrado tiende a responder con ira (emoción universal), y con ello podría llegar a la agresión física. Por lo tanto, en vista del ejemplo, nos damos cuenta que las emociones son determinantes para nuestro actuar y que también, esto dependerá de los estímulos externos que recibamos. Y precisamente ésta es una de las razones por lo que digo que las emociones están relacionadas con el desarrollo moral, que se desenvuelve en sus tres componentes, afectivo que tiene que ver con los sentimientos que provocan las acciones; cognitivo, viene a ser los pensamientos que rodean a esas conductas y guían nuestros comportamientos y por último, y no menos importante lo conductual, que viene hacer la manera en que uno se comporta al infringir la reglas morales. Ahora bien, con respecto a las emociones evaluativas, como menciona la autora, el desarrollo moral se va a ver reflejada, por ejemplo en el caso de la vergüenza, cuando un hijo ha deshonrado por alguna razón a su familia, volviéndose ladrón, y esto hace que ya no pueda mirarlos a los ojos por la vergüenza que tiene de sí mismo; o cuando un niño no puede recitar una poesía en un evento en su colegio. En el caso de la culpa, cuando una persona mintió al culpar al otro de haberse robado tal dinero, y por ello le despiden del trabajo cuando en realidad ella o él mismo ha sido, y luego se arrepiente (componente conductual). La psicoanalista Helen B. Lewis argumentó que "la experiencia de la vergüenza afecta directamente al yo, que es el objeto de evaluación. Cuando hablamos de "culpa", el yo no es el objeto central de la evaluación negativa, tanto como la propia acción." Asimismo, Fossum y Mason escriben en "Facing shame" que "mientras la culpabilidad es un sentimiento doloroso de arrepentimiento y responsabilidad sobre los propios actos, la vergüenza es un sentimiento doloroso sobre uno mismo como persona".
    Por otro lado, no solo las emociones participan en el desarrollo moral, sino también el razonamiento moral, como señala Piaget (1932-1971) “la razón moral es el resultado tanto del desarrollo cognitivo como de las relaciones interpersonales que constituyen la vida colectiva”. esto se dan por 2 morales, heterónoma (se actúa siguiendo las reglas impuestas ) y autónoma (uno mismo actúa). También no podemos dejar de lado a las aportaciones de Kohlberg, quién estableció que el razonamiento moral progresa a través de 6 estadios agrupados en tres niveles: moral pre-convencional se refiere al control externo, obediencia para obtener alguna recompensa o evitar castigo; asimismo el convencional, que viene a ser la internalización de las normas, se obedece para agradar a otros y el post convencional, se refiere a la moral completamente interna (son conscientes de las normas sean buenos o malas y actúan a su criterio).
    Con todo lo mencionado, recalco la importancia de las emociones en el desarrollo moral mencionada por la autora, pero también la importancia del razonamiento moral en nuestro actuar diario, y precisamente en la toma de decisiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *