¿Fuga en el avión presidencial?

[Visto: 219 veces]

Un documento exclusivo, obtenido por Centro Liber, sitúa a uno de los sobrinos de Pedro Castillo en uno de los vuelos presidenciales rumbo a Chiclayo en junio de 2022. Se trataría de Fray Vásquez Castillo, con orden de captura desde marzo de 2022 y por quien se ofrece una recompensa de 30 mil soles por su captura.
Por Centro Liber.
El jueves 23 de junio de 2022, en el Grupo Aéreo Nº8 se alistaba un vuelo solicitado por el presidente de la República, Pedro Castillo, con salida desde Lima hacia la ciudad de Chiclayo, en la región Lambayeque. Entre los pasajeros que acompañaron al mandatario en esta comisión oficial destaca el nombre de uno de los tripulantes registrado como el “sobrino”.
El equipo de Centro Liber, amparados en la Ley de Transparencia, accedió en exclusiva al manifiesto de pasajeros que abordaron el avión C27J, con matrícula FAP 328, operado por la Fuerza Aérea del Perú, el 23 de junio. En esta relación se registra el nombre y apellido, el cargo, así como el Documento Nacional de Identidad de aquellas personas autorizadas por el Despacho Presidencial para acudir en la comitiva junto al mandatario.
El total de pasajeros en esta comisión oficial fue de 33 personas. Entre ellas, se registra al Jefe de Estado; al entonces ministro de Defensa, José Luis Gavidia; al director de la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios Robert Lopez Lopez; a miembros de la Casa Militar, del Despacho Presidencial, además, de un equipo periodístico de TV Perú. En este viaje, asimismo, también se consignó a un grupo de familiares del presidente.
Entre ellos, a Arnold Castillo Paredes quien fue registrado como “hijo SP” (hijo Señor Presidente), a Christian Ríos Castillo y a Kevin Castillo como “familiar”. El equipo de Centro Liber ha podido corroborar las identidades de Christian Ríos y Kevin Castillo, quienes son dos jóvenes sobrinos de Pedro Castillo y asiduos pasajeros de los vuelos presidenciales. Sin embargo, llama la atención que en esta lista aparece el nombre de “Lay Vásquez Castillo”, quien fue registrado como “sobrino” del presidente de la República y con el número de DNI 97069630. ¿De quién se trata?
Manifiesto de pasajeros del viaje con destino a Chiclayo.

¿Lay o Fray Vásquez Castillo?

Este sobrino del presidente Pedro Castillo, cuyo nombre registrado en el manifiesto de la FAP fue “Lay Vásquez Castillo”, abordó el avión presidencial junto al Jefe de Estado rumbo a la ciudad de Chiclayo, el 23 de junio de 2022. Lo grave es que el Nº de DNI que consignó (97069630), así como su nombre no existen en la Base de Registro de la RENIEC, de acuerdo a la verificación que ha realizado Centro Liber.
Asimismo, se ha podido verificar que el Jefe de Estado no registra sobrino alguno de nombre “Lay Vásquez Castillo”. Por el contrario, estos apellidos coinciden con los de su sobrino prófugo Fray Vásquez Castillo, acusado de integrar una organización criminal orquestada para negociar ilícitamente obras públicas en el MTC. ¿Es que acaso se trata de la misma persona?
Como se recuerda, Fray Vásquez Castillo, sobrino y brazo derecho de Pedro Castillo, se encuentra prófugo de la justicia desde finales del mes de marzo del presente año. De acuerdo a la investigación de la Fiscalía, Fray Vásquez era uno de los operadores de una red criminal liderada por el mandatario y habría recibido dinero a cambio de gestionar, junto a altos funcionarios del Gobierno de su tío, la entrega de obras públicas.
El 13 de abril de 2022, el Poder Judicial dictó 36 meses de prisión contra Fray Vásquez Castillo, quien ya se encontraba prófugo desde el mes de marzo en el que se ordenó su detención preliminar. Es en este contexto, en el que las autoridades judiciales ordenaron su captura a nivel nacional e internacional. Desde entonces, es uno de los prófugos más buscados por la autoridades policiales. Inclusive, ha sido incluido en el Programa de Recompensas de la PNP con una recompensa por su captura de 30,000 soles. En esta lista, también se registra al ex ministro del MTC, Juan Silva, así como otros altos funcionarios del gobierno Castillo.
La revelación de este manifiesto de la FAP, obtenido en exclusiva por Centro Liber, deja abierta la posibilidad de que Fray Vásquez Castillo, sobrino del presidente Pedro Castillo, haya fugado en el avión presidencial hacia el norte del país en el mes de junio, estando en curso una orden de captura en su contra por graves delitos contra la administración pública.
“Este hallazgo es sumamente grave porque hay un patrón de falsedad en la medida que este DNI ni el nombre existen. No es plausible señalar este hecho como un simple error. Este nombre que se consigna, sin duda, enciende las alarmas porque se trataría de Fray Vásquez Castillo”, afirma el abogado Roberto Pereira.
“Corresponde al Ministerio Público iniciar una exhaustiva investigación y de corroborarse esta información estamos ante un encubrimiento personal y se confirma la hipótesis de la Fiscalía respecto a la obstrucción de la justicia, utilizando los recursos del Estado, por parte del presidente Castillo”, agrega Pereira.
Ahora bien, esta no sería la primera vez que Pedro Castillo es vinculado con un hecho relacionado con la obstrucción de la justicia. El 16 de septiembre de 2022, el Equipo Especial de Fiscales contra la Corrupción del Poder llegó hasta Palacio de Gobierno con la finalidad de detener a Yenifer Paredes, cuñada del presidente. Sin embargo, por varias horas, se impidió el ingreso de los magistrados y de los efectivos policiales.
Se sabe también, de acuerdo a los manifiestos de pasajeros de la FAP, a los que accedió este equipo, que Fray Vásquez Castillo ha viajado con anterioridad en los vuelos presidenciales, al lado de su tío el presidente de la República, hasta en cuatro oportunidades, durante el año 2021. Sus primeros vuelos a bordo del C27J, en los que se registró como el “sobrino”, fueron con destino a Ayacucho (ida y vuelta), con motivo de la juramentación de su tío.
Sin embargo, en un tercer viaje presidencial (ida y vuelta) con destino Lima- Cajamarca-Lima, fue registrado como “Freddy” Vásquez Castillo y el cargo fue el de “familiar”. En este viaje estuvieron presentes el exministro de Salud, Hernando Cevallos y el prófugo Juan Silva. Además de un listado de personas cuyos testimonios cobran relevancia en la clarificación del caso.
Manifiesto de vuelo con destino a Cajamarca.
En aras de la transparencia, desde el equipo de Centro Liber exhortamos al Presidente de la República, al Despacho Presidencial y a las autoridades de la Fuerza Aérea del Perú aclarar la identidad del “sobrino” del Jefe de Estado que abordó un vuelo presidencial rumbo al norte del país con un DNI y nombre inexistente. Asimismo, solicitamos al Ministerio Público iniciar una investigación en torno al uso de bienes públicos, por lo que ponemos a su disposición la información obtenida por este equipo en amparo de la Ley de Transparencia y de Acceso a la Información Pública.

¡Todos con El Pingüino!

Imaginemos esta escena. Un limeño se ha detenido frente al quiosco que hay en su cuadra a revisar los titulares de los diarios y de pronto se topa con uno que revela cierto hecho particularmente escandaloso y repulsivo. “¡Ah, verdad –se dice entonces–, tenemos que elegir alcalde en unos días!”. Pero luego sigue su camino sin preocuparse demasiado, pues piensa que cuando llegue al trabajo o a su casa, repasará la lista de candidatos (a la que hasta ahora no le ha dedicado mucha atención) y de seguro encontrará uno que por lo menos no lo espante.
Cuando finalmente puede realizar el ejercicio que se ha prometido, sin embargo, descubre que estaba equivocado. Aunque es poco probable que esté familiarizado con los bestiarios medievales, le queda claro que el catálogo de postulantes al sillón municipal rebosa de especímenes inquietantes. Y lo peor de todo, razona, es que, de cualquier forma, uno de ellos terminará ganando.
–Tintes primaverales–
De seguro, esta semana muchos limeños han vivido esa misma historia con ligeras variantes. Parafraseando una conocida expresión, los habitantes de la capital podríamos decir que las elecciones municipales son aquello que nos sucede mientras estamos ocupados maldiciendo otras miserias políticas (como, por ejemplo, la confirmación que ha traído el frustrado intento de censurar al ministro Huerta sobre la cantidad de cómplices mal disimulados que este gobierno tiene en el Congreso).
Por lo demás, los datos que recomiendan encender las alarmas frente a los actuales aspirantes a la alcaldía metropolitana abundan. Hubo un tiempo en que los exburgomaestres de Lima se presentaban a la Presidencia de la República. Luis Bedoya, Alfonso Barrantes, Ricardo Belmont, Alberto Andrade y Luis Castañeda lo intentaron sin éxito, pero se entendía que el mensaje que procuraban transmitirle a la ciudadanía era algo así como: “si hice bien aquello, ¿por qué no me das la oportunidad de hacer esto otro?”.
Lo que ocurre ahora, en cambio, es muy distinto: tenemos una pléyade de candidatos que, tras su derrota en el terreno presidencial, decide tentar suerte en el municipal. Y en consecuencia, el mensaje que implícitamente comunican a los ciudadanos es: “Ya que no quisiste confiarme la responsabilidad principal, ¿no podrías darme siquiera esta otra?”. Urresti, López Aliaga y Forsyth no son, desde luego, los primeros en ensayar semejante cambalache (Susana Villarán lo intentó y lo logró antes que ellos, y ya vimos con qué resultados), pero sí los punteros de esta competencia y eso la tiñe de un color singular. Sugiere, además, la posibilidad de que exista un cierto desdén de parte de ellos hacia el puesto que persiguen.
La evaluación de los postulantes a la Alcaldía de Lima, en fin, pone al votante delante de preocupaciones que van desde lo superficial hasta lo profundo. Alguien podría observar, por ejemplo, el festival de testas teñidas –algunas, con tintes que rinden homenaje a la llegada de la primavera– que supone verlos a todos juntos en los debates o foros de estos días. Pero lo realmente perturbador, está más bien en los detalles que los colocan en territorios colindantes con desbordes de otro tipo.
Acusaciones de asesinato, denuncias por intentos de violación, investigaciones por favorecimientos a allegados desde anteriores puestos públicos y otras proezas de ese corte adornan, en efecto, las hojas de vida de varios de los candidatos a ocupar el sillón de Nicolás de Ribera ‘El Viejo’, y el desorientado elector se pregunta por cuál de esos presuntos delitos debería inclinarse el domingo de la próxima semana, al acudir a las ánforas.
Pues bien, si, como todo parece indicar, nos encaminamos inexorablemente a elegir a un villano como alcalde, deberíamos por lo menos elegir a uno con estilo, elegancia y sentido del humor. Y en esta pequeña columna tenemos una propuesta.
En un glorioso episodio de la serie “Batman” que Adam West protagonizó en los años sesenta y que nuestras pantallas reprodujeron, El Pingüino, uno de los archienemigos del hombre-murciélago, se postula para alcalde de Ciudad Gótica. Los espectadores son testigos de los afanes del extravagante criminal por embaucar a sus conciudadanos (de hecho, en determinado momento, las encuestas lo favorecen con largueza), pero no pueden evitar sentir cierta simpatía por las maneras teatrales y las frases sarcásticas con las que se acerca a su cometido. Al final, uno casi lamenta que el héroe encapuchado se interponga en sus planes.
–Correntada del Rímac–
De cualquier forma, la idea resultó tan sugestiva, que luego fue recogida en la película “Batman returns” (en la que Danny Devito da vida al malhechor en cuestión) y en la serie “Gotham”, que se puede seguir actualmente en la televisión por cable. En cada una de esas propuestas, el desarrollo de la historia es distinto, pero en todas, los limeños podemos experimentar una pizca de envidia por los vecinos de la sombría urbe. Ellos al menos pueden optar por un villano que es aficionado a Shakespeare y a vestir de etiqueta. Y que, cuando decide dar un golpe, se inclina por las piezas de museo. Nosotros, en cambio, tenemos que resignarnos al astroso menú ya descrito.
No estamos tarde, sin embargo, para llamar a un voto de protesta. Un voto que nos permita seguir mirándonos al espejo después de salir de la cámara secreta.
El próximo domingo, entonces, todos con El Pingüino, y que a sus imitadores locales se los lleve lejos una correntada del Rímac.

Puntuación: 5 / Votos: 12

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *