Archivo por meses: febrero 2021

Segundo domingo de Cuaresma 2021

[Visto: 188 veces]

Transfiguración

Evangelio según San Marcos 9,2-10.
Seis días después, Jesús tomó a Pedro, Santiago y Juan, y los llevó a ellos solos a un monte elevado. Allí se transfiguró en presencia de ellos.
Sus vestiduras se volvieron resplandecientes, tan blancas como nadie en el mundo podría blanquearlas.
Y se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús.
Pedro dijo a Jesús: “Maestro, ¡qué bien estamos aquí! Hagamos tres carpas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías”.
Pedro no sabía qué decir, porque estaban llenos de temor.
Entonces una nube los cubrió con su sombra, y salió de ella una voz: “Este es mi Hijo muy querido, escúchenlo”.
De pronto miraron a su alrededor y no vieron a nadie, sino a Jesús solo con ellos.
Mientras bajaban del monte, Jesús les prohibió contar lo que habían visto, hasta que el Hijo del hombre resucitara de entre los muertos.
Ellos cumplieron esta orden, pero se preguntaban qué significaría “resucitar de entre los muertos”.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Quizá muchos de nosotros tengamos una foto favorita de nosotros mismos, en una ocasión concreta, con personas concretas o en un momento determinado de nuestra vida. Yo tengo una foto favorita que siempre he tenido en mi habitación durante casi treinta años. Fue tomada, en mi trípode, después de llegar a Bolivia. La razón por la que me gusta la foto no es que tenga treinta años menos y unos cuantos kilos menos, sino que fue tomada en el punto de la tierra más alto que he pisado. Fui con dos miembros de nuestro equipo parroquial a nuestro pueblo más lejano, Santiago de Collana, a una hora y media de nuestra Parroquia. Mientras ellos estaban ocupados con el ministerio, yo me tomé un tiempo para subir la gran colina que hay detrás del pueblo. Era más alta de lo que pensaba, y probablemente me llevó una hora. Cuando llegué, era una vista estupenda. Por un lado, miraba hacia abajo, pasando por el pueblo, hasta el valle, y por el otro lado, hasta el majestuoso Monte Illimani, cubierto de nieve. Desde el otro lado, miraba hacia abajo, a miles de metros, hasta el valle inferior, con sus pastos fértiles y su río corriente, y luego volvía a subir por el otro lado hasta el altiplano, la alta meseta plana de más de cuatro mil metros sobre el nivel del mar. Yo miraba hacia abajo (o al menos tenía la impresión) en el altiplano, por lo que estaba a más de catorce mil pies sobre el nivel del mar. Fue una experiencia que nunca he olvidado: el asombro y la majestuosidad de las vistas.
Las montañas y los lugares altos son significativos en nuestras lecturas de este fin de semana. De hecho, las montañas y los lugares altos son significativos en la historia de la salvación. La semana pasada mencioné cómo, durante la estancia de cuarenta años de los israelitas en el desierto, Dios entregó a Moisés los Diez Mandamientos en el Monte Sinaí.
En la Primera Lectura del Libro del Génesis (22:1-2, 9a, 10-13, 15-18) Dios llama a Abraham a “una altura”. Allí debía matar a su hijo, Isaac, como Dios le había ordenado. Por supuesto, sabemos que Dios proporcionó un carnero para sustituir a Isaac.
En el evangelio (Marcos 9:2-10) Jesús lleva a Pedro, Santiago y Juan al Monte Tabor con él. Allí se transfigura gloriosamente y se les revela como el Hijo de Dios. La voz del Padre -imagina, la voz del Padre- dice: “Este es mi Hijo amado. Escuchadle”.
Las montañas y los lugares altos se consideraban lugares significativos de encuentro con Dios. En las alturas se encontraba a Dios. La semana pasada, Jesús nos llamó al desierto, y esta semana nos llama a subir a la montaña con él. Una vez más, no necesitamos un billete de avión ni un pasaporte, porque se trata de un viaje espiritual, y de un viaje interior.
Al igual que en el desierto uno está solo y aislado, también la experiencia de la montaña consiste en estar solo y aislado: estar a solas con Dios y aislado de las distracciones y el ruido de la vida cotidiana.
Al igual que Jesús se reveló a Pedro, Santiago y Juan, quiere revelarse a nosotros. La gloria del Señor es evidente en la transfiguración. Sus vestidos eran de un blanco deslumbrante. Se le ve con Moisés y Elías, que representan la Ley y los Profetas de las Escrituras Hebreas. En nuestro ajetreado día, en nuestra ajetreada vida y en nuestro ajetreado mundo no es fácil encontrar ese monte para estar a solas con Dios, con y dentro. Durante nuestro día, en nuestra casa, o en un lugar aislado, podemos y debemos separarnos de la actividad para estar en comunión con Dios. Allí, en la oración, Dios puede revelarse a nosotros y podemos experimentar su presencia. Puede que no lo veamos transfigurado, ni a Moisés y Elías, pero podemos ver en la oración -por la gracia del Espíritu Santo- más de cerca quién es nuestro Dios. Allí podemos oír la voz de Dios en nuestro corazón y en nuestro espíritu, llamándonos a “Escucharle”. A veces no podemos oírle por el estruendo del ruido que nos rodea. A veces no podemos oírle en nuestro interior por el ruido y la confusión que hay. Tenemos que “subir” a la montaña, separándonos -aunque sea por un corto período de tiempo- para estar con Dios. Él baja a nosotros -en ese lugar alto-, pero nosotros tenemos que subir para encontrarnos con él.
Durante el camino de la Cuaresma, la oración es esencial para hacer de éste un tiempo de gracia. Al responder a la llamada de Dios a la conversión, la oración es de suma importancia. Esa será la manera en que Dios nos hablará, y una de las formas -junto con nuestras acciones concretas- en que le responderemos. Nuestra Segunda Lectura de San Pablo a los Romanos (8,31b-34) nos da esperanza, pues nos asegura que somos sus elegidos, y que nos protege y guía. En efecto, “si Dios está a nuestro favor, ¿quién puede estar en contra de nosotros?”.
Tal vez una pregunta central para cada uno de nosotros, en relación con este evangelio es: ¿Queremos “escucharlo”? ¿Queremos abrirnos a la revelación de Dios, porque puede significar un cambio en nuestras vidas: en nuestras prioridades, nuestros valores y actitudes, nuestras elecciones y nuestras acciones? ¿Creemos que vale la pena “subir” a la montaña para encontrarnos con Jesús allí, o sólo nos encontraremos con él en nuestras condiciones? ¿Lo reconoceremos si nos revela su gloria?
Durante nuestro viaje de Cuaresma, somos definitivamente los conductores. Dios no puede obligarnos a subir a la montaña, a buscar ese lugar y tiempo de paz y tranquilidad. No puede obligarnos a escuchar. No puede obligarnos a responder.
Subamos a las alturas y encontrémoslo allí. Él está esperando.

San Luis Versiglia y San Calixto Caravario, misioneros en China, primeros mártires salesianos

Luis Versiglia, nacido en Oliva Gessi (Pavía) el 5 de junio de 1873, entró a los 12 años en el Oratorio de Valdocco, donde conoció a Don Bosco. Fue ordenado sacerdote en 1895. Luego de haber sido director y maestro de novicios en Genzano de Roma, en 1906 guió la primera expedición salesiana a China, realizando con ello una repetida profecía de Don Bosco. En 1918 los salesianos recibieron del Vicario apostólico de Cantón la misión de Shiu Chow. San Luis Versiglia fue nombrado Vicario Apostólico, y el 9 de enero de 1921 fue consagrado obispo. Dotó al vicariato de una sólida estructura, con un seminario, casas de formación, y proyectando él mismo varias residencias y hogares para ancianos y necesitados. Cuidó con convicción la formación de los catequistas. Escribió en sus apuntes: “El misionero que no está unido a Dios es un canal que se aparta de la fuente”.
Calixto Caravario nació en Cuirgné (Turín) el 8 de junio de 1903. Fue alumno del Oratorio de Valdocco. Ya clérigo, en 1924 partió para China como misionero. Fue enviado a Macao, y de allí por dos años a la isla de Tímor, edificando a todos con su bondad y celo apostólico. El 18 de mayo de 1929 volviendo a Shiu Chow, Monseñor Versiglia lo ordena sacerdote y le confía la misión de Linchow. En poco tiempo visita a todas las familias y se gana la simpatía de todos los niños de las escuelas.
En tanto en China la situación política se va volviendo tensa, especialmente contra los cristianos y los misioneros extranjeros. Se inician las persecuciones. En febrero de 1930, Monseñor Versiglia y Caravario viajan juntos para una visita pastoral a la diócesis de Linchow. Durante el viaje, el 25 de febrero, un grupo de piratas de ideología bolchevique detienen la barca del obispo buscando capturar tres catequistas que estaban en la barca de los misioneros. El obispo lo impide con toda su fuerza, para defender la incolumidad y la virtud de las tres jóvenes cristianas. Son golpeados con fuerza y fusilados en Thau Tseui, en el río Lin Chow. Pablo VI reconoció el martirio en 1973, pero la beatificación y luego la canonización se realizaron ya bajo Juan Pablo II. Son los dos primeros mártires salesianos.
Fuente: Salesianos de Don Bosco.

Sorteo

[Visto: 285 veces]

Por: Alonso Zambrano– ElFoco.pe
El último viernes 19 de febrero, fiscales anticorrupción y policías de la División de Investigaciones de Alta Complejidad (Diviac) intervinieron las oficinas de la Dirección General de Medicamentos Insumos y Drogas (Digemid), uno de los entes claves para entender el entramado de negociaciones del caso Vacunagate.
En la lista de 487 vacunados de manera irregular figuran cinco funcionarios de la Digemid, institución que tiene como directora general a la químico-farmacéutica Carmen Ponce Fernández. Ella no figura en la lista de personas que, en septiembre pasado, recibieron irregularmente la vacuna china. No obstante, en la Fiscalía se ha recogido el testimonio de los 5 implicados y un testigo que explican cómo fue el reparto de vacunas en la Digemid.
EL FOCO ha podido conocer que lo que hubo en Digemid fue un sorteo para determinar los nombres de quiénes se iban a poner las cinco vacunas que el Ministerio de Salud había entregado a la institución. La orden de rifar las dosis vino directamente de Ponce, y cada director de área fue el encargado de recolectar los nombres de los participantes del sorteo.
Así, la lista de “voluntarios” fue entregada a Ponce y su adjunta, Lidia Castillo Solórzano. Los nombres fueron puestos en papeles y estos se introdujeron en una bolsa, desde la cual se extrajo a los ganadores de las vacunas. Este proceso nunca fue público. Y tampoco se informó al personal de rango menor. Las invitaciones circularon por el boca a boca entre los directivos y los jefes de la Digemid. Los afortunados funcionarios que salieron sorteados fueron Cecilia Arrese, secretaria de Ponce; la directora de Productos Farmacéuticos, Sofia Salas Pumacayo; y tres funcionarios: Yuber Sucso, Yolanda Cortez y William Cortez.
Tras la revelación de la lista de vacunados, Sofia Salas presentó su carta de renuncia. Y es que se trataba, como informó el portal Sudaca, de una de las funcionarias que, justamente, autorizó el ingreso de las vacunas que fueron empleadas luego en los ensayos clínicos dirigidos por la Universidad Cayetano Heredia.
¿Quién y por qué se dispuso entregar cinco vacunas para la Digemid? El Ministerio Público todavía está haciendo las averiguaciones. Pero, lo que sí es un hecho es que Lidia Castillo, la segunda en Digemid, es hermana de Carlos Castillo Solórzano, exasesor de Pilar Mazzetti y uno de los hombres enlace que, junto con el diplomático Jorge Jarama, eran los negociadores de las vacunas con la empresa china Sinopharm.
Como se recuerda, Germán Málaga dijo ante la Comisión de Fiscalización del Congreso que Carlos Castillo era uno de las personas que conformaban la Comisión Multisectorial encargada de determinar a quiénes se distribuía la vacuna. El viernes 19 de febrero, la Procuraduría Anticorrupción solicitó ante el Ministerio Público la detención preliminar de él y otros seis implicados en el caso Vacunagate. Castillo es investigado por el delito de Negociación Incompatible, como consta en la solicitud enviada por la procuradora Yudith Villegas al Ministerio Público.
La Procuraduría Anticorrupción y la Fiscalía investigan a Castillo Solorzano y otros 6 funcionarios por el delito de negociación incompatible.
EL FOCO se comunicó con el área de prensa de la Digemid; sin embargo, desde esta se nos indicó que no habrá ningún pronunciamiento hasta el fin de las investigaciones. También nos comunicamos con Carmen Ponce, pero esta evitó brindar declaraciones. Ayer lunes, Ponce convocó a una reunión con todo el personal de Digemid. Según asistentes, la directora general de la Digemid intentó calmar las aguas y “llamar a la unidad” entre los trabajadores. Pero, cuando los trabajadores le exigieron dar explicaciones sobre el sorteo de las vacunas, Ponce optó por el silencio.

Los vacunados de Suiza Lab

Por Iván Atilano– ElFoco.pe y Salud con Lupa.
En setiembre del 2020 empezó en el Perú el ensayo clínico de la fase III de la vacuna de Sinopharm, dirigido por la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH). Esta investigación, además de la participación de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, contó con la colaboración del laboratorio Suiza Lab, que se encargó de realizar y analizar los exámenes clínicos a todas las personas que se ofrecieron como voluntarios del estudio.
El entusiasmo de Suiza Lab por participar de la trascendental investigación no fue solamente motivado por un fin altruista. Con la llegada de las vacunas de Sinopharm, los principales gerentes del laboratorio y sus familiares se aseguraron dosis, antes de que lleguen incluso al personal de salud que combate en primera línea a la COVID-19.
Gerentes, familiares y trabajadores de Suiza Lab aparecen en la lista de vacunados entregada por la UPCH al Instituto Nacional de Salud.
Dentro de la lista de personas que lograron inocularse la vacuna fuera del ensayo clínico figura la gerenta general de Suiza Lab, Claudia Gianoli Keller, quien recibió sus dosis el pasado 22 de octubre y 12 de noviembre. Gianoli fue registrada en el sistema de la UPCH como “personal del estudio”.
Los dos hijos de Gianoli también fueron vacunados: Christopher Wiegering Gianoli (35), gerente comercial de la empresa, lo hizo como “invitado”, el 28 de diciembre de 2020 y el 18 de enero de este año. Daniel Wiegering Gianoli (38), socio del laboratorio, se vacunó como “personal del estudio” el 12 de noviembre y 3 de diciembre de 2020.
Carolina Gianoli junto a su hijo Christopher Wiegering Gianoli en una foto de 2014 con jugadores de fútbol del Club Sporting Cristal. (Foto: Facebook)
Pero la suerte de los funcionarios de Suiza Lab no terminó ahí. Su gerente administrativo y apoderado legal, Sergio Orellana Marambio, se vacunó los mismos días que Gianoli, y también fue registrado como “personal del estudio”. Orellana, a la vez, llevó a vacunar a sus dos hijos: Fabrizio Orellana Aznaran (25) y Fhariddy Orellana Aznaran (24), ambos recibieron sus dosis bajo la descripción de “entorno cercano”.
El vínculo entre Claudia Gianoli, la gerente de Suiza Lab, y la UPCH no es reciente. Gianoli hizo toda su preparación profesional en las aulas de esa universidad. Gianoli se graduó como médico cirujano en 1979 y se especializó en Patología y Laboratorio Clínico en 1992. En 2014, Gianoli contó a un medio local vivió con su exesposo Carlos Wiegering en Estados Unidos hasta que se divorció y volvió al Perú con sus tres hijos.
Sergio Orellana, apoderado legal de Suiza Lab, junto a Carolina Gianoli. (Foto: Facebook)
Fue en este retorno que, en 1996, fundó Suiza Lab, uno de los laboratorios más grandes del país. Suiza Lab tiene hoy diez sedes, siete en Lima y el resto en provincias. Desde el 2003 la empresa de Gianoli es proveedora del Estado y en lo que va de la pandemia ha recibido S/479,915 por servicios como pruebas rápidas y serológicas. Según Dun&Bradstreet, proveedor de análisis de negocios, en el 2020 Suiza Lab tuvo ingresos anuales por más de US$7 millones.
Los hijos de la dueña y el gerente de Suiza Lab no fueron los únicos que se beneficiaron con la vacuna de Sinopharm. Hay dos personas vinculadas al exesposo de Gianoli, que también figuran en el padrón y tendrían nacionalidad extranjera. Se trata de Emily Linden Moses Wiegering (55) e Isabela Moses Bessa (19), ambas se vacunaron como “entorno cercano”, el 28 de diciembre de 2020 y el 18 de enero de este año.
Emily Moses Wiegering es familiar del exesposo de Claudia Gianoli, pero se desconoce hasta que grado. Junto a Moses Bessa registraron números que no son del DNI. La única información que se encuentra en internet sobre Moses Wiegering son interacciones en inglés con el diario Startribune, el periódico más grande de Minnesota, Estados Unidos.
Afiche promocional de Suiza Lab para recolectar más voluntarios para los ensayos clínicos de las vacunas de Sinopharm.
De acuerdo a voluntarios del ensayo clínico, Suiza Lab fue el encargado de analizar las pruebas de sangre, pruebas serológicas con hisopado, análisis de orina y de sangre de los participantes del estudio. No hubo un cobro por estos exámenes y los voluntarios revisaban los resultados en la página web del laboratorio a través del código que se les asignó a cada uno. Todas las pruebas fueron tomadas en la sede de las universidades.
A pesar de ello, trabajadores de Suiza Lab que no están relacionados con el quehacer de un laboratorista también aparecen en la nómina de vacunados. Ibire Hurtado Castro (35) médico general de Suiza Lab recibió la vacuna como “invitado” el 12 de noviembre y 3 de diciembre de 2020. Yemina Jordan Schwarz, jefa de Salud Ocupacional del laboratorio, también fue vacuna como “personal del estudio”.
Suiza Lab también tiene conexiones con la Marina de Guerra, que en agosto de 2020 inauguró, con presencia de la entonces ministra de Salud Pilar Mazzetti, el laboratorio de Biología Molecular del Hospital Naval. Ese laboratorio es manejado por Suiza Lab, gracias a un convenio firmado con la Marina de Guerra en febrero del año pasado.

Ron Zacapa recargado

[Visto: 239 veces]

¿Los vecinitos se tumbaron a Chávarry?

¿Los vecinitos se tumbaron a Chávarry?

Por Aaron Salomón– Diario EXPRESO.
La reciente revelación de que las fiscales Sandra Castro y Rocío Sánchez se reunieron, en el año 2018, con el vacado y vacunado expresidente Martín Vizcarra, en casa de ese último, arroja sombras sobre el ya polémico caso ‘Los Cuellos Blancos del Puerto’. Recordemos que la justicia española (en la aprobación de extradición de César Hinostroza) ya ha desestimado que se trate de una organización criminal, como sostiene la prensa oficialista, sino de un grupete de “hermanitos” que intercambiaron favores incurriendo en tráfico de influencias. Pero volvamos a la confirmación del encuentro entre Vizcarra y las fiscales. Se sabe, gracias a Ricardo Uceda, que Castro es vecina en un condominio de departamentos en la calle Los Robles, en San Isidro, del exmandatario, así que solo era cuestión de tiempo para que el chupo estallara formalmente. La fiscal Sandra Castro, quien se halla peleada con Sánchez, ha dicho –en RPP– que la reunión fue para pedirle al hoy candidato congresal de Somos Perú “apoyo” y “protección” porque “el caso era grande y había una gran mafia con (Pedro) Chávarry”. Es poco creíble esta versión. Lo cierto es que, revela también Uceda, Martín Vizcarra sabía del caso ‘Cuellos Blancos’ antes de que se hiciera público. Sandra Castro lo mantenía bien informado.
Conocía con antelación, por supuesto, que en uno de los audios -que, por cierto, no difundió convenientemente IDL, sino Gato Encerrado- el expresidente de la Corte Superior del Callao Walter Ríos le decía a su esposa que él tomaba ron Zacapa en la casa de Antonio Camayo. Luego de que el mitómano negara la realidad como siempre, se descubriría, a partir de una foto entre el dueño de Iza Motors y el exmandatario, que esto era cierto.
Uceda cuenta, a su vez, lo que era un secreto a voces: “Cuando, tras la caída del fiscal de la Nación, Pedro Chávarry, fue elegida para reemplazarlo Zoraida Ávalos, hubo un indisimulado beneplácito en Palacio de Gobierno”. La estrecha relación entre Martín Vizcarra y Ávalos, quien habría sido nombrada como fiscal suprema por obra y gracia de José Luis Cavassa, fue evidenciada anteriormente por Karem Roca Luque. “O sea, de que Zoraida le debe el puesto en el que está, así digan que no, es a Mirian (Morales) y a Martín Vizcarra”, le dijo Roca Luque en un audio a Fabio Noriega. Incluso, la exasistente del Despacho Presidencial contó en la grabación que Vizcarra le enseñó su celular con llamadas entrantes y salientes de la titular del Ministerio Público.
La telaraña se va destejiendo. Pedro Chávarry era un peligro para Martín Vizcarra, pues había anunciado que sus 46 denuncias no quedarían impunes. Resulta, pues, obvio que la forzada vinculación de Chávarry con el caso ‘Los Cuellos Blancos del Puerto’ (inventaron que lo eligieron fiscal de la Nación por esta supuesta organización criminal, cuando ello había sido un acuerdo entre los fiscales supremos) fue orquestada en aquel condominio de San Isidro mencionado líneas arriba. Después de haberse enfrentado a Vizcarra, Pedro Chávarry firmó su hoja de sentencia. Ya sabemos cómo se lo tumbaron. Y, en cuanto al lagarto, solo se reconfirma que destruyó la poca institucionalidad que teníamos con apoyo de la prensa adicta a la publicidad estatal.

Fracasa cuarentena extrema

[Visto: 275 veces]

Gobierno anuncia inmovilización social del 1 al 14 de marzo solo de 9 p.m. a 4 a.m. y los días domingos

El gobierno anunció la inmovilización social del 1 al 14 de marzo solo por las noches (de 9 p.m. a 4 a.m.) y los días domingos; la medida aplica a las provincias en riesgo extremo. Asimismo, se informó que 6 provincias “ingresaron a una situación de riesgo extremo” y que a la fecha “no hay ninguna provincia en riesgo moderado”.
La titular de la PCM, Violeta Bermúdez dijo que la cuarentena actual rige solo hasta el domingo 28 de febrero. La inmovilización social obligatoria (toque de queda) que aplicará desde el lunes 1 de marzo se da ante el descenso de casos.
“De lunes a sábado podremos realizar nuestras actividades laborales, y ahí recomendamos evitar aglomeraciones, espacios cerrados (…) tenemos que adoptar estas medidas de naturaleza más estricta para que las personas no nos movilicemos en periodos de saturación de grupos humanos”, detalló Bermúdez.
Aseguró que se planteó “medidas de carácter razonable”, que puedan ser cumplidas por la ciudadanía.
El gobierno modificó las medidas establecidas que rigen hasta el 28 de febrero (para las provincias de riesgo extremo) ante la desaceleración de casos de contagio y muertes de COVID-19.

Fuente: CanalN.pe

VILLARÁN, REY Y UGAZ, SON PERSONAJES CLAVES EN BANDA DE “CHALINAS VERDES”

En un plazo récord de siete meses contados de julio pasado a la fecha, el Ministerio Público ha conseguido evidencias probatorias de la formación a interior de la Municipalidad Metropolitana de Lima–MML, de una organización criminal “Las Chalinas verdes”, compuesta por 11 personas, investigados ahora por la fiscales por los presuntos delitos cohecho activo, cohecho pasivo, lavado de activos y asociación ilícita.
Esta investigación iniciada en julio del 2020, tiene como protagonistas a la exalcaldesa de Lima, Susana Villarán y su organización criminal motejada por los investigadores como “Las chalinas verdes”. Y parece que el equipo de fiscales Lavajato va dándole forma a uno de los casos de corrupción más sonados en los últimos años.
Es importante recordar que en este caso no se trata de definir si Susana Villarán es o no culpable de recibir coimas de parte de empresas vinculadas a la mafia de Odebrecht.
La exalcaldesa ya confesó en mayo del 2019 que recibió el dinero de las constructoras de manera ilegal. La labor de la Fiscalía, entonces, es determinar hasta dónde llegaron los tentáculos de estas operaciones corruptas y cuántas personas de su entorno están involucrados.
A LA VISTA UNA ORGANIZACIÓN
Queda claro que una operación de tal magnitud no puede haber estado a cargo solo de Villarán y de su gerente José Miguel Castro, hoy colaborador eficaz en el caso. Se trataría, más bien, de una organización criminal. Y en esa línea, el Ministerio Público ya ha tomado cartas en el asunto, avanzando a paso firme en las investigaciones.
Como se recordará, parte de esta investigación se inició en julio de 2020 en base a información ofrecida por un colaborador eficaz que reveló entregas de dinero para sustentar los gastos de campaña por el “No a la Revocatoria” de la entonces alcaldesa de Lima.
El acuerdo se habría planteado en términos muy simples: dinero a cambio de concesiones en megaproyectos de construcción dependientes de la Municipalidad de Lima Metropolitana como, por ejemplo, el Proyecto Línea Amarilla o el Proyecto Rutas de Lima.
Los implicados, de una parte, OAS, Odebrecht y Graña y Montero, y de otra, Villarán, algunos regidores de la Municipalidad -Jaime Salinas, Marisa Glave y Zoila Reátegui-, y personas relacionadas con las campañas por la revocatoria -Anel Townsend, Jorge Nieto y Carlos Juscamaita-. La acusación de la fiscalía se formuló en términos de cohecho activo, cohecho pasivo, lavado de activos y asociación ilícita.
EXREGIDOR REY INVOLUCRADO
A los nombres ya mencionados se añade uno que también tuvo mucha cercanía con la jefa de “Las chalinas verdes”: Augusto Rey Hernández de Agüero. Al exregidor de la gestión de Villarán se le incautaron una serie de correos electrónicos con los representantes de OAS que lo pusieron en una situación comprometida.
Un paso relevante que denota el compromiso del equipo de fiscales es que el pasado viernes 19 de febrero, el fiscal José Domingo Pérez dispuso que se formalice la investigación preparatoria contra Rey por los presuntos delitos de colusión y cohecho pasivo propio en el caso de la Línea Amarilla.
Días antes ya lo habían incluido en la investigación preliminar por el caso de corrupción en torno a la campaña por la revocatoria de Villarán. Por este caso en concreto, Augusto Rey brindará hoy lunes 22 su primera declaración.
En dicha investigación preliminar, ya se tomaron las declaraciones de Marisa Glave, exregidora de la gestión de Villarán, y en los próximos días se hará lo propio con Paola Ugaz y, finalmente, con Susana Villarán.
UGAZ Y LAS REDES DE COMUNICACIÓN
Como se dio a conocer el pasado 4 de febrero, la exfuncionaria de la gestión Villarán, Paola Ugaz Cruz, fue incluida en la lista de implicados por el supuesto delito de lavado de activos. Como se recordará, ella se desempeñó como Jefa de comunicaciones en la gestión de Villarán, puesto por el que cobraba 10 mil soles mensuales.
Durante varios meses, distintos medios de comunicación independientes hemos venido publicando información con respecto a: 1) sus viajes sin sustento a Centroamérica mientras fue funcionaria pública, 2) supuestos movimientos financieros personales que podrían corresponder a un desbalance patrimonial, así como 3) la publicación de chats que demostrarían que estaría liderando una red de lavado de dinero, entre otros hechos.
Los indicios son muchos y el equipo de fiscales a cargo de la investigación ha demostrado que no responden a ninguna agenda laboral edil, y ha decidido tomarlos en consideración iniciar una investigación preliminar contra Paola Ugaz, quién por fin rendirá su primera declaración el 24 de febrero próximo.
VEREDA FINAL
Desde hace muchos meses, el sentir de la mayoría de los ciudadanos se debate entre el rechazo visceral al robo y a la corrupción, y la impotencia frente a la impunidad de la que parecían gozar ciertas personas.
Todo parece indicar que las cosas empiezan a cambiar y las investigaciones avanzan. Desde que empezó esta historia, fue evidente que Villarán no pudo haber actuado por su cuenta.
A pesar de que un sector de la prensa abogó por esa teoría, y la misma Villarán parecía querer “inmolarse” sola, empezaron a ser señalados otros actores que habrían participado en el intrincado doloso.
Finalmente, están todos identificados y ya están siendo interrogados. Lógicamente, se espera una investigación acuciosa por parte de la Fiscalía que permita llegar y condenar a los culpables. La red de corrupción se va configurando y confiamos en que, por el bien del país, se llegue hasta las últimas consecuencias.
Fuente: Editorial del Diario La Razón. Ver publicación original en: https://larazon.pe/villaran-rey-y-ugaz-son-personajes-claves-en-banda-de-chalinas-verdes/

Vizcarrín con mucho Swing

El periodista Carlos Paredes acaba de publicar el libro “El perfil del lagarto, radiografía de un político con sangre fría” (Editorial Planeta/2021). A continuación un adelanto exclusivo del capítulo: ‘Vizcarrín con mucho Swing’, donde narra hechos no conocidos sobre la irrupción del cantante en la gestión de Martín Vizcarra:
“Si alguna vez Richard Javier Cisneros Carballido, el histriónico personaje que ahora todos los peruanos conocemos y reconocemos simplemente como Richard Swing, se propuso pasar el umbral de la fama a cualquier precio o a cambio del ridículo superlativo, puede estar seguro de que lo consiguió en el año de la pandemia. Y fue la pandemia la que visibilizó otro virus, uno silencioso, letal e incontrolable en el primer círculo de colaboradores de confianza del presidente de la república.
Los síntomas de ese virus se empezaron a propalar sigilosamente, dentro y fuera de los pasillos de Palacio de Gobierno, ayudados por delaciones e impulsados por filtraciones desde adentro, hasta producir una crisis política y un escándalo mediático sin precedentes con epicentro en la cápsula presidencial. Martín Vizcarra incubó ese virus y no pudo tener la vacuna para controlarlo: el letal virus de la corrupción terminó arrasando con sus mujeres y hombres de más confianza, y erosionando su presidencia fáctica.
Junto con las escenas de profundo dolor, miedo y desasosiego producidas por los miles de fallecidos y contagiados con el nuevo coronavirus, en el año de la pandemia, los peruanos hemos asistido también a un penoso espectáculo: el de conocer, casi semana a semana, los intersticios de un affaire que tiene ingredientes de todo tipo: políticos, judiciales y faranduleros.
El affaire Swing acaparó muchas horas en los noticieros y programas de fin de semana de la televisión abierta y de cable, millones de caracteres en los medios digitales y redes sociales, y mucha tinta, a blanco y negro y a color, en los periódicos y revistas impresos. Capítulo a capítulo, como si se tratara de una telenovela mediocre o una serie mal hecha para Netflix, el protagonista de este obsceno caso de corrupción con fondos del Estado salía con una versión más estrafalaria que otra para intentar explicar lo inexplicable. O para inocular una narrativa inverosímil tratando de distraer la atención de lo importante. O simplemente para banalizar una grave denuncia hasta el paroxismo.
Al presidente Vizcarra le pasaba lo mismo: nunca supo dar una explicación coherente y creíble sobre la naturaleza de estos servicios pagados con fondos públicos. Aunque la delación a Swing vino de lo que en política se llama «fuego amigo», fueron los periodistas de investigación de algunos medios los primeros en hallar los detalles indignantes de este extraño caso de tarjetazo por orden del más alto nivel del poder.
Fue recién después del escándalo mediático que se sumaron a las pesquisas una fiscal anticorrupción, un equipo de auditores de la Contraloría y hasta la Comisión de Fiscalización del Congreso -que para suerte de Vizcarra estaba presidida por Edgard Alarcón, el excontralor general de la república, descalificado para liderar una acción de control político de esa naturaleza por sus antecedentes delictivos-. Antes que ellos, la prensa había informado que Richard Cisneros cobró, de los fondos de un sector con poco presupuesto y muchas carencias, 175,400 soles en nueve órdenes de servicio otorgadas por el Ministerio de Cultura entre los años 2018 y 2020 con la anuencia de seis sucesivos ministros.
Quedó claramente establecido que la buena estrella de Swing en el sector público había empezado desde que Martín Vizcarra asumió la Presidencia del Perú en marzo del 2018. Los nueve contratos de servicios comprometían a Richard Cisneros a entregar 21 productos al Ministerio de Cultura; sin embargo, los auditores de la Contraloría encontraron que el afortunado y autodenominado artista, coach y deportista de alta competencia solo entregó el 5% de estos productos.
El otro 95% nunca existió. Además, la revisión exhaustiva de los contratos descubrió que el cantante se había dado maña para apropiarse de productos culturales ajenos, presentar videos de sus canciones, previamente grabados por él, como parte del trabajo al Ministerio de Cultura y hasta se inventó eventos que nunca se realizaron para estafar al erario de manera grosera porque su tarjetazo venía de alguien muy poderoso.
Si bien el escándalo Swing se inició por la indignación de ver cómo la gestión de Vizcarra se había convertido en un fondo inacabable para dar trabajo a los amigos y a la parentela palaciega, terminó provocando una crisis política. La impericia delatora con la que se manejó este affaire en Palacio de Gobierno fue tal que no solo provocó la detonación del primer círculo de confianza de Martín Vizcarra, sino que generó una fallida vacancia presidencial por «incapacidad moral permanente».
La investigación fiscal arrastró a una decena de funcionarios públicos de menor rango que perdieron su libertad por algunos días. Algunos servidores públicos, quienes no supieron negarse ante tanta felonía o se vieron obligados a firmar documentos avalando el timo, perdieron su empleo y fueron sometidos al escarnio público con allanamientos a sus moradas y exhibidos con chaleco de detenido y manos esposadas.
Los viejos adagios de «justos pagan por pecadores» o «la pita se rompe por el lado más débil», materializados en una sorpresiva acción fiscal, abrieron la posibilidad de que los imputados levantasen la mano, contasen la verdad y dejasen de perjudicarse por seguir con ese pacto tácito y perverso de la administración pública de no cuestionar las decisiones de los poderosos por temor a sufrir represalias. La fiscal Janny Sánchez-Porturas Ganoza de Curotto, quien diligentemente investiga este escándalo, no solamente tiene confesiones sinceras de los trabajadores de carrera embarrados por las tropelías de Swing, sino también pedidos de funcionarios de más alto rango para acogerse a la legislación de colaboración con la justicia para decir la verdad a cambio de reducir sus penas. Un escenario que ni Swing ni su poderoso cómplice y protector imaginaron nunca, ni en sus peores noches de pesadilla.
Por esas confesiones en la investigación preliminar de la fiscal Sánchez-Porturas, ahora sabemos que Swing es un avezado personaje capaz de llegar al entorno más alto del poder de turno como sea, que no tiene miramiento alguno en mentir, apropiarse de propiedad intelectual ajena, sorprender a experimentados funcionarios públicos y saber enrollar a los más débiles y angurrientos para administrar secretos que lo conviertan en privilegiado, protegido o incluso intocable. Su poder emana de sus secretos, de sus diligentes servicios, de lo que hizo o sabe o comparte; de su complicidad, que puede convertirse en delación. Solo así se puede explicar por qué un personaje de estas características pudo ser contratado por seis sucesivas gestiones en el Ministerio de Cultura.
Por qué su caso era un secreto de Estado en los pasillos de Palacio de Gobierno mientras Vizcarra era el inquilino mayor. Por qué pertenecía al círculo exclusivo de personas que podían ingresar con teléfono celular a la cápsula presidencial, el lugar reservado única y exclusivamente para el presidente. Por qué hay sospechas fundadas de que partidas secretas para la inteligencia policial terminaron en sus bolsillos a través de un hombre de confianza de Vizcarra. Por qué se ordenó borrar miles de correos electrónicos del servidor del Despacho Presidencial para desaparecer las evidencias de sus ingresos subrepticios, negados pero reiterados a la oficina del jefe del Estado.
Era tan importante resguardarlo para que el presidente citara a los principales colaboradores a su oficina en una reunión, de la que quedó un registro sonoro, donde se acordó cómo iban a engañar a la Fiscalía y al Congreso mintiendo para blindar a Swing y al presidente. Pudo ser tan importante como para desatar los celos y enconos de la incondicional Mirian Morales, apodada la «Elena Iparraguirre» del presidente Martín Vizcarra. Era verdad que Vizcarra lo conocía apenas desde la campaña electoral del 2016. ¿Qué hay detrás del extraño caso del doctor Swing y el señor Vizcarra?
El affaire Swing está siendo investigado por el Ministerio Público y está descontado que terminará judicializado. Hay una serie de artículos del Código Penal que varios funcionarios públicos han violado flagrantemente, empezando por el expresidente Vizcarra, y otros delitos que calzan en la actuación de Richard Cisneros, que no es funcionario público.
Sin embargo, el cúmulo de interrogantes que flotan entre los ciudadanos no necesariamente son de interés de la justicia, aunque su esclarecimiento podría explicar mejor un patrón de conducta del vacado expresidente. Una indagación pormenorizada en muchas fuentes, en Lima y Moquegua, nos ha permitido reconstruir la relación siamesa entre Richard Cisneros y Martín Vizcarra.

El inicio del Swing

El abogado Freddy Manuel Valdivia Valdivia recuerda que, en noviembre del año 2012, cuando era secretario general del Gobierno Regional de Moquegua, le llamó la atención el nombre de un artista en el paquete de cantantes que ofrecía el periodista Oscar Vásquez Zegarra para el gran evento artístico que todos los años se organiza en Moquegua el 25 de noviembre, el día de la ciudad. Lo recuerda nítidamente porque su nombre artístico era inusual: Richard Swing. Valdivia dice que no se aceptó la propuesta de Vásquez de llevarlo ese año a Moquegua como cantante porque el género musical que ofrecía interpretar Swing era criollo, mientras que sus paisanos siempre preferían las baladas del recuerdo para el espectáculo central por el día de la ciudad. Ese año, el 2012, los más solicitados fueron los imitadores de los mexicanos José José y Juan Gabriel del exitoso programa de Latina Yo soy, quienes fueron aplaudidos efusivamente en la plaza principal de Moquegua. Valdivia afirma que para el presidente regional Martín Vizcarra era muy importante el éxito de este show, porque de la calidad del espectáculo que organizaran dependía el cariño o las simpatías que le granjeaban sus paisanos.
El mismo Vizcarra le había dado la instrucción de que todo lo coordinara con Oscar Vásquez, el periodista moqueguano residente en Lima que, años más tarde, se convertiría en uno de los pocos integrantes de la «Muralla Moqueguana», una suerte de guardia pretoriana de Vizcarra en la Presidencia de la República; pero que desde aquella época formaba parte de su primer círculo de confianza, aun viviendo en Lima.
Freddy Valdivia nunca más volvió a saber de Swing porque al poco tiempo dejó de trabajar en el Gobierno Regional de Moquegua. Tuvieron que pasar ocho años para que Valdivia escuchara nuevamente ese peculiar nombre artístico, esta vez no en una propuesta de espectáculo, sino como protagonista de una trama rara que involucraba a su exjefe Vizcarra y al hombre de confianza de este que hacía ocho años fungía de manager de cantantes e imitadores, además de entusiasta defensor radial de Vizcarra.
Valdivia colige que Vizcarra conoció a Swing a través de Oscar Vásquez, un exlocutor de radio que se fue ganando poco a poco la confianza de Martín Vizcarra, dando muestras de su lealtad durante los cuatro años de su gobierno en la región. Vásquez tenía un espacio reservado de lunes a viernes en Radio Americana, la emisora radial de mayor sintonía en la zona, para dar opiniones de coyuntura política regional.
Obviamente, siempre sus comentarios eran elogiosos para el gobierno que presidía Vizcarra. No solo defendía su gestión, también atacaba a sus eventuales detractores, de ser necesario. Las loas radiales diarias de Oscar Vásquez no eran gratuitas; todos los meses se le hacía llegar hasta Lima un sobre con dos mil soles en efectivo.
Fue la única condición que puso, recuerda Valdivia, cuando trae a colación el papel de este enigmático narrador de fútbol radial, editor de video en un canal de señal abierta en Lima y esporádico columnista, que en el año de la pandemia terminó enmarrocado por el affaire de su amigo Richard Swing, pocos meses después de someterse a una operación de alto riesgo al corazón, a pecho abierto, que casi le cuesta la vida.
Vásquez acompañó a Martín Vizcarra en la campaña electoral del 2016, cuando el expresidente regional se convirtió en jefe de campaña del partido PPK en la segunda vuelta disputada con el fujimorismo. Los testimonios de los que participaron activamente en la campaña de PPK coinciden en señalar que, siendo anecdótica la presencia de Swing en la segunda parte de la campaña, esta solo fue posible porque Vizcarra lo llevó e insistió para que cantara en los mítines finales. Ha quedado registrado para la posteridad la intervención menor de Richard Swing en los últimos actos proselitistas de Pedro Pablo Kuczynski, especialmente en Arequipa.
Los selfies colgados profusamente en sus cuentas de redes sociales demuestran que, en esa campaña, Swing no perdió la oportunidad de retratarse con todos los personajes importantes del partido que disputaba el gobierno central: selfies en los pasillos de un avión, arriba de la tarima antes y después de su empalagosa presentación, abajo confundido con el público. El autoproclamado «Doctor Honores Causa» (sic) no perdía la menor oportunidad de acumular retratos que, pensaría, después iba a mal utilizar. Como, de hecho, lo hizo.
César Caro Jiménez, un experimentado sociólogo, periodista y analista político, que fue parte del equipo de asesores de Martín Vizcarra en el Gobierno Regional de Moquegua y en los primeros meses de su gestión como primer vicepresidente, recuerda un encuentro casual con Richard Swing y Oscar Vásquez.
Sucedió una noche de junio del 2016, cuando Peruanos Por el Kambio ya era el partido electo. Caro regresaba caminando al hostal donde se hospedaba en Lima por esos días, previos a la toma de mando del gobierno de PPK, a la altura del Centro Comercial Risso, en Lince, vio a un atribulado Oscar Vásquez, al que conocía y era su paisano, amigo y colega, en compañía de un personaje que le llamó la atención por su cabello teñido, su vestir andrógeno y sus movimientos de manos.
Nunca antes lo había visto con su amigo. Ambos, Vásquez y el extraño acompañante, se detuvieron frente a Caro y el locutor se lo presentó simplemente como Richard. Vásquez le confesó a Caro que esa noche iban a hacerle un homenaje a Martín Vizcarra por su elección como primer vicepresidente, con peña criolla y entrega de recuerdos; que el personaje que acababa de presentar era uno de los cantantes del espectáculo. Lo invitó a quedarse porque le dijo que al rato llegaba Martín Vizcarra.
Le enseñó unos diplomas firmados por Vizcarra que, supuestamente, se iban a entregar a los asistentes. Caro dice que no se quedó para el show ni para confirmar si Vizcarra llegaba o no. Sí le llamó la atención no solo el acompañante de su amigo Oscar, sino el evento mismo, organizado para agasajar a una autoridad electa con diplomas y recuerdos de por medio. Cuando Swing salió a la palestra, descubiertos sus contratos, la prensa de investigación pudo reconstruir eventos parecidos al que César Caro se encontró por casualidad. El programa dominical Punto final de Latina reconstruyó otra actividad similar, organizada por Richard Swing y Oscar Vásquez, en las Fiestas Patrias del 2016, a pocas horas antes de que Vizcarra jurara como primer vicepresidente.
Se llamó «Serenata al Perú con Richard Swing» y se anunciaba como invitado de honor a Martín Vizcarra, además de alardear que, supuestamente, todo lo recaudado en el espectáculo iría a favor de los niños enfermos de cáncer en extrema pobreza. El local era el «MK Rumba», ubicado en la avenida Arenales 1746, Lince, el mismo lugar al que César Caro vio ingresar a Swing y Vásquez unas semanas antes. Al igual que el anterior, se ofrecían a los participantes diplomas firmados por Vizcarra.
El reportaje de Punto final presentó el testimonio de Yamandú Blaka, director de la orquesta Kallao Salsa, que esa noche animaba el show organizado por Swing. Se les prometió la presencia de Vizcarra, pero este nunca llegó. Sí se les entregó un diploma firmado por Swing y supuestamente por el entonces primer vicepresidente. La versión oficial del despacho presidencial para ese reportaje fue que Vizcarra nunca había firmado certificado alguno para este tipo de espectáculos, pero no se pronunció sobre la participación del asesor presidencial Oscar Vásquez en las raras actividades de Swing en el 2016. El portal digital de periodismo de investigación El Foco consiguió el diploma en original y lo sometió a un peritaje grafotécnico con el experto Augusto Arbaiza Ramírez, quien concluyó que la firma no era de Vizcarra, sino de Oscar Vásquez. Este tipo de eventos inusuales, que pueden constituir la comisión de delitos como tráfico de influencias y contra la fe pública, refuerzan la teoría de la pretérita amistad o sociedad de Vásquez con Richard Cisneros.
Y que también ha sido Vásquez el que ha presentado a Cisneros con Martín Vizcarra por lo menos desde el 2012, año en que Vásquez lo ofrecía como artista para la gala de Moquegua. Swing y Vásquez se conocieron cuando el periodista fungía de representante o manager de imitadores y cantantes que buscaban presentaciones en provincias.
Richard en Palacio
Una vez en el gobierno el partido Peruanos Por el Kambio, nadie recuerda haber visto a Richard Swing merodeando por Palacio de Gobierno mientras Kuczynski fue presidente. Sin embargo, exhaustivas revisiones periodísticas a los portales de transparencia del Ministerio de Transportes y Comunicaciones han encontrado visitas del personaje al entonces ministro Vizcarra. Todo indica que ha sido una relación propiciada por Oscar Vásquez e iniciada cuando Vizcarra era presidente regional, continuada en campaña con cierta participación del personaje, pero afianzada desde el 2016 en adelante.
El mismo Salvador del Solar ha recordado que, cuando era ministro de Cultura, en el año 2017, Vizcarra en su condición de primer vicepresidente le pidió que atendiera a Swing para que le explicara probablemente sus exóticas ideas de inútiles servicios que, finalmente, materializó después que Vizcarra se ciñera la banda presidencial. Del Solar ha explicado a la prensa que lo atendió por breves minutos y le recomendó que estuviera atento a las convocatorias del Ministerio de Cultura, para que postulara a ellas. Por supuesto, Swing nunca se presentó a trabajos meritocráticos: estaba esperando el momento oportuno del tarjetazo.
Otro signo inequívoco de la relación fluida que tenía Vizcarra con Swing es el grado de confianza que había logrado con su secretaria personal Karem Roca Luque, la mujer incondicional de Vizcarra hasta que llegó Mirian Morales. Hay una escena relatada por uno de los asesores más cercanos de Vizcarra que describe el poder que había llegado a tener Swing con el presidente de la república.
Y que, todo indica, es la génesis de las delaciones y puñaladas en el primer círculo de confianza de Vizcarra, que terminaron con los latrocinios de Swing, con los asesores presidenciales y, finalmente, incubaron la vacancia del presidente fáctico. Todo se inició con fuego amigo, con un mortero para ablandarlo. Pero terminó siendo un mísil que acabó con todos.
Esta trama, que parece el desenlace de una telenovela venezolana con guionista alucinado, empezó el lunes 18 de mayo cuando Ricardo Cisneros, con esa seguridad que le daba ser el dilecto amigo del presidente, visitaba en su despacho a la ministra de Cultura Sonia Guillén Oneglio. Recuerda una asesora de la ministra que ella estaba preocupada porque, a más de dos meses de haberse iniciado el confinamiento obligatorio, el MEF no le aprobaba su plan de apoyo y subsidio a las industrias culturales, tan afectadas en las primeras semanas de la pandemia. Las críticas que recibía la ministra Guillén por esta aparente pasividad en reaccionar frente al cierre total de las actividades culturales eran intensas y cada vez más subidas de tono en medios y en los círculos de las industrias culturales. Ella estaba preocupada.
Como Cisneros alardeaba de su supuesta amistad entrañable y de confianza con el presidente de la república, la ministra Guillén se atrevió a comentarle su preocupación y le pidió que interpusiera sus buenos oficios para que el presidente agilizara la ayuda a la cultura peruana en tiempos de pandemia. Hizo referencia a su condición de artista y compositor.
Le pidió, concretamente, que el presidente hablase con la ministra de Economía, María Antonieta «Toni» Alva, para que aprobara su plan de mitigación, que significaba una asignación presupuestal adicional de 50 millones de soles. Richard Cisneros, no se sabe si por querer demostrar su poder con Vizcarra o para ganarse la confianza de la ministra que, finalmente, era la que aprobaba y pagaba por sus inexistentes servicios, cogió su teléfono celular y llamó inmediata y directamente al presidente de la república.
La testigo relata que, para sorpresa de los presentes, este le contestó y se trataron con mucha confianza, de Martín a Richard. La asesora de la ministra presente en la conversación sostiene que, aunque la llamada telefónica fue rápida, silente y parca de parte de Vizcarra, Swing le explicó que estaba en el despacho de la ministra y le pidió que se apoyara lo antes posible al sector cultura con argumentos demagógicos. Antes de concluir esbozó una sonrisa. Colgó el teléfono y le dijo a la ministra Guillén:
—El presidente dice que hoy mismo lo firma la ministra Toni.
Y así fue.
Tratándose de una ampliación presupuestal, la norma que autorizaba este desembolso para el Ministerio de Cultura tenía que ser un Decreto de Urgencia. Esta norma excepcional debería ser aprobada por el Consejo de Ministros, previa sustentación de las ministras de Cultura y de Economía y Finanzas. Esa misma tarde del 18 de mayo le informaron del MEF a la ministra Guillén que debía preparar su sustentación para la mañana del miércoles 20 de mayo, el día del próximo Consejo de Ministros. Guillén entendió el poder real, fáctico y directo de Richard Javier Cisneros Carballido, alias Richard Swing. En parte, ese mismo poder fue el que lo hizo caer.
Como se lo prometió a Richard Cisneros el presidente Vizcarra, el Decreto de Urgencia N°058-2020 [1], que aprobó una partida extraordinaria de 50 millones de soles para mitigar las industrias culturales afectadas por la pandemia -entregando subsidios directos a artistas, artesanos, compositores, entre otros-, fue publicado en el diario El Peruano el jueves 21 de mayo del 2020, al día siguiente del Consejo de Ministros en el que se aprobó por unanimidad. La resistencia de la ministra de Economía, María Antonieta Alva, que sostenía que había necesidades más urgentes que atender en la pandemia, fue diluida con una sola llamada del jefe, el presidente Vizcarra.
Todo hubiera estado bien para la ministra Guillén -quien a los pocos días se vio obligada a renunciar al cargo, en fecha 29 de mayo del 2020- si no fuera porque a la que no le gustó nada la intermediación de Swing con el presidente fue a Mirian Morales, la poderosa secretaria general del Despacho Presidencial y, para todo efecto práctico, la lóbrega presidenta del Consejo de Ministros a la sombra. Morales no podía soportar que alguien pasase sobre su autoridad y sobre su control del presidente de la república, el hombre más poderoso del país, con el que tenía una relación muy cercana y de absoluta confianza. Ese celo la había llevado a cambiar el sistema de acceso al despacho presidencial a finales del 2019, aprovechando los cambios de fin de año.
Hasta ese entonces, tenían acceso a la llamada cápsula presidencial Oscar Vásquez, el imprescindible asesor argentino Maximiliano Aguiar, Iván Manchego (quizá el único asesor moqueguano que se atrevía a contradecir con argumentos al presidente), Karem Roca y Mónica Moreno, su discreta jefa de prensa. Pero desde que Mirian Morales cambió los accesos, colocando un aparato electrónico de última generación marca Samsung, las huellas digitales de todos, excepto las de ella y de Mónica Moreno, ya no servían para abrir la primera puerta del Despacho Presidencial. En términos simples, la poderosa e inexpugnable secretaria general de Palacio había logrado aislar a Vizcarra de su primer círculo de confianza, que pasó a ser un dúo conformado por ella y su fiel complemento Mónica Moreno, la jefa de los diecinueve directores de comunicaciones de los ministerios, incluida la PCM.
El cambio de acceso a la cápsula presidencial coincidió con el alejamiento definitivo del asesor presidencial Iván Manchego -uno de los pocos funcionarios palaciegos que tuteaba al presidente, que lo podía cuadrar con palabras coloquiales y hasta groserías- y con el descanso médico obligatorio de Oscar Vásquez, convaleciente de una operación delicada al corazón en el Incor de EsSalud.
Toda esa movida, el aislamiento de Vizcarra y el empoderamiento absoluto y sin control de Morales, estaba provocando mucho resentimiento y deseos acumulados de venganza de la llamada «Muralla Moqueguana». Y todo esto con anuencia de Vizcarra.
En ese contexto es que Mirian Morales se entera de que Swing había pasado sobre su autoridad fáctica al interponer «sus buenos oficios» para lograr hacer que la joven ministra de Economía, María Antonieta Alva, le aprobase una partida de 50 millones de soles para ayudar a las industrias culturales. Para Morales era inaceptable, era un acto de abuso de confianza, y un antecedente que no podía permitir. Atentaba contra su autoridad como la nueva mandamás de Palacio de Gobierno.
Entonces, decidió darle un escarmiento al entrometido Swing. Pensó en algo que lo tranquilizara, que le hiciera entender cuáles eran sus límites. Sabía que no podía exponerlo demasiado porque esa exposición alcanzaría a su jefe. Hacerlo bailar, por un momento, al swing que ella tocaba era suficiente. Hacerle saber que la que cortaba el jamón en el entorno presidencial era ella y nadie más. Era un asunto de supervivencia.
Por información entregada por un exasesor muy cercano del expresidente Vizcarra, cuya identidad no estamos autorizados a revelar, corroborada en la producción del programa de Magaly Medina, se ha establecido que, por orden de Mirian Morales desde Palacio de Gobierno, se hizo llegar un sobre cerrado al programa Magaly la firme de ATV la misma tarde del lunes 18 de mayo del 2020. Ese sobre lacrado contenía el último contrato de Cisneros, aquel como conferencista en un extraño taller de «liderazgo transformador sapiencial» impartido a sus trabajadores a través de una plataforma virtual en días de confinamiento obligatorio a cambio de 30 mil soles.
Se ha afirmado erróneamente desde algún sector de la prensa que la denuncia salió originalmente en la revista cultural Lima Gris. Sin embargo, una revisión exhaustiva de la línea de tiempo de los destapes periodísticos en este affaire muestra categóricamente que el programa dirigido y conducido por la periodista Magaly Medina fue el primero en ventilarlo.
Fue la noche del mismo lunes 18 de mayo. Si bien lo hizo en los últimos minutos del programa y solo se mostró la cuestionada y escandalosa orden de servicio, en la que le pagaba 30 mil soles, a Medina le llamó la atención el monto cobrado por este extraño taller virtual con nombre estrafalario. Para la experimentada periodista de farándula, Richard Swing no era un completo desconocido.
Si bien era un personaje de reparto de Chollywood, en el pasado había protagonizado, en el mismo set de Magaly, un escándalo con la periodista Lourdes Sacín y su pareja Andy V, y otro con la colombiana Milena Zárate. Ambos antecedentes del sinuoso personaje sirvieron para que Magaly Medina criticara duramente ese primer contrato hecho público, información confidencial entregada por un periodista de la Secretaría de Comunicación Estratégica y Prensa del Despacho Presidencial.
El dato fue confirmado por otros dos profesionales de dicha secretaría; no obstante, cuando recibieron la orden de Mirian Morales de filtrar la orden de servicio de Swing a la prensa, no tenían información exacta sobre de qué personaje se trataba. No lo conocían. Hicieron una búsqueda en Google y lo primero que saltó fueron sus escándalos en el programa de Magaly Medina. Es por esa razón que tomaron la decisión de filtrar el documento a ese programa. Estaban seguros de que ella lo iba a reconocer de inmediato, sacaría del archivo los programas en donde participó y comentaría al respecto. Era, según su apreciación periodística, el mejor lugar para filtrar el documento.
Es verdad que, al día siguiente, martes 19 de mayo del 2020, el portal Lima Gris descubrió que no solo se trataba de un contrato, sino que esta modalidad de estafa al erario se venía repitiendo periódicamente desde mediados del año 2018, al poco tiempo de que Vizcarra asumiera la Presidencia de la República, al punto de acumular pagos de 175 mil soles.
Después vendría el huracán incontrolable para el expresidente Vizcarra: el allanamiento de las comunicaciones en Palacio de Gobierno por un fiscal anticorrupción y el audio de la vergüenza, grabado subrepticiamente por Karem Roca. También el show montado por Edgar Alarcón en el pleno del Congreso al escuchar el registro clandestino de una conversación comprometedora, vergonzosa, con alcance delictivo del presidente y sus más cercanos colaboradores.
Las renuncias y destituciones en cascada de su primer círculo de confianza. La delación de Karem Roca, el sinceramiento obligado de una exministra y varios exfuncionarios. En suma, un cúmulo de evidencias que han abierto una verdadera caja de Pandora que exhibirá, aunque se intente hacer todo lo posible por evitarlo, el verdadero rostro de Martín Vizcarra Cornejo.
La Primera Fiscalía Provincial Corporativa Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios de Lima ha recibido la versión de un testigo protegido -uno de los diez funcionarios a los que se les ordenó detención preliminar- que ha desvelado una trama que explicaría el origen del poder de Swing. En ella está involucrado Oscar Vásquez Zegarra, quien se vio obligado a renunciar a su cargo el 25 de setiembre del 2020, pero que continuó cerca de Vizcarra trabajando para «voltear» el caso Swing en la Fiscalía.

Digemin

Hay dos departamentos sobre los cuales podría tomar interés en investigar el Equipo Especial Lava Jato del Ministerio Público, para desentrañar la razón por la que el expresidente Vizcarra solía visitarlos con suma discreción, incluso de su propia seguridad personal.
Uno está ubicado en un edificio que lleva el número 1430 de la avenida Mariano Cornejo, en Pueblo Libre, muy cerca de la plaza de la Bandera. Y el segundo es un departamento que está en un edificio de reciente construcción cerca de la sede del Ministerio de Transportes, en la zona fronteriza entre Lima Cercado y Breña, comprado por Oscar Vásquez Zegarra en minuta privada sin inscripción en Registros Públicos a nombre de su hermana de madre, Ruth Marlene Zeballos Zegarra, donde ahora él vive con su nueva pareja, la joven abogada María Lourdes Rojas Aguilar.
Un equipo periodístico de un canal de televisión sorprendió a Oscar Vásquez saliendo de uno de los estacionamientos del edificio. Entonces, visiblemente nervioso, no supo qué contestar ante las preguntas del reportero. La trama se complica porque el testigo protegido le ha dicho a la fiscal Janny Sánchez-Porturas que, después que se anularan los contratos de Richard Cisneros con el Ministerio de Cultura, Oscar Vásquez le ha seguido entregando dinero a través de dos cuentas bancarias, una del Banco de Crédito y otra del Interbank; se tratarían de entregas mensuales de aproximadamente diez mil soles.
El testigo ha dado un dato adicional que el Ministerio Público investiga: el dinero entregado a Swing habría salido del presupuesto asignado a la División de Búsqueda de la Dirección de Inteligencia del Ministerio del Interior (Digemin), cuyo jefe es el coronel de la Policía Martín Gonzáles Sánchez, conocido en la comunidad de inteligencia como El Conejo, premunido de un poder insospechado e insustituible en su estratégico puesto desde que Vizcarra llegó a la presidencia.
Algo que le trajo problemas al Conejo fue la experiencia del experimentado policía José Gil Becerra, cuando fue nombrado director nacional de la Digemin en octubre del 2018, en la gestión del ministro Carlos Morán. Gil, conocedor de las perversidades que puede generar el entornillamiento de un oficial de inteligencia en un solo puesto, decidió cambiar al coronel Martín Gonzáles Sánchez, a pesar de que este se ufanaba de tener un «padrino» de altísimo nivel que no permitiría que lo movieran de su puesto.
Sin hacer caso de la advertencia, José Gil Becerra lo llamó y le informó que estaba cambiado. Sin embargo, no pasaron ni treinta minutos después de conversar con El Conejo cuando sonó su teléfono celular con una llamada del ministro, su amigo Carlos Morán. El ministro del Interior le dijo que no podía cambiar a Gonzáles Sánchez, que tenía órdenes del más alto nivel para que se quedara en su puesto. Con mucha tranquilidad, Gil le respondió que él «no tenía una pelotita roja en la nariz», y que su renuncia era inmediata. Que en los siguientes minutos la iba a formalizar a través de una carta sin poner la razón real; en cambio, pretextaría «motivos personales».
Con la misma tranquilidad, Morán le dijo que podía renunciar, pero que también él, como ministro, estaba en la facultad de aceptar su renuncia o no. En pocas palabras, le dijo que esperara un tiempo más, hasta que encontrara otro hombre de su confianza para ese puesto. Se tomaría unas semanas en hacerlo. Ese día no llegó porque antes, desde la División de Búsqueda de la Digemin, lograron grabar a la esposa de José Gil Becerra usando a un policía de seguridad como chofer personal de ella.
Gil es un policía amenazado por el terrorismo desde que era pieza importante del GEIN. Los senderistas le han jurado venganza porque fue uno los policías que interrogó a Abimael Guzmán desenmascarando su asesina doctrina y sus órdenes genocidas. Probablemente, Gil, pensando en la seguridad de su familia, no se percató de esa falta administrativa que fue permitir que el policía que custodiaba a su esposa también manejara el carro de ella.
Las imágenes de ese seguimiento hecho por personal de la división que lideraba El Conejo fueron filtradas al programa Cuarto poder de América TV por Oscar Vásquez Zegarra, quien conocía a varios periodistas de ese canal porque había trabajado como editor de video en el área de prensa durante nueve años, desde el 2007 hasta el 2016.
Gil se vio obligado a renunciar antes que el ministro Morán le aceptase su renuncia. Hay una información que circula en la comunidad de inteligencia que explicaría el súbito poder del coronel Martín Gonzáles, «El Conejo»: este oficial de la policía tendría copia de la grabación de una conversación entre Martín Vizcarra y Antonio Camayo, el empresario mecánico tres veces negado por el expresidente.
La otra información que ha dado el testigo protegido a la fiscal Sánchez-Porturas es que los diez mil soles entregados por Vásquez a Richard Cisneros vendrían de las partidas secretas, entregadas para acciones de inteligencia a la División de Búsqueda de la Digemin, la que lidera el inamovible Conejo.*
Gabriel García Márquez, el creador de Macondo, decía que todos los seres humanos tenemos una vida pública, una vida privada y una tercera, que suele ser más intensa y a veces más interesante, a la que él la llamó vida secreta. Esa vida secreta solo le incumbe a esa persona o, eventualmente, a su familia. Pero, en el caso de altos funcionarios públicos, esa vida secreta puede llegar a cruzar la línea del interés público.
La historia lo ha demostrado sobremanera. El problema es que, si eres funcionario público con capacidad de manejar fondos del Estado, nunca debes financiar tu vida secreta con el dinero de todos. Quizá por eso ahora entendemos mejor el viejo adagio popular: «El avaro experimenta a un tiempo todas las preocupaciones del rico y todos los tormentos del pobre».
Nota:
[1] El Decreto de Urgencia N°058-2020 aprobó «mecanismos de amortiguamiento para mitigar los efectos económicos, originados ante la emergencia sanitaria, sobre las actividades que se desarrollan en el sector de las industrias culturales, las artes, así como las tradiciones o expresiones vivas». La norma asignó 50 millones de soles para (i) el otorgamiento de apoyos económicos a favor de personas naturales y jurídicas que realizan actividades culturales y (ii) la adquisición de contenidos culturales.
Los beneficiarios serían personas naturales o jurídicas que realizan actividades culturales que han sido afectadas, priorizando a artistas (artesanos, músicos, danzantes, pintores, entre otros), gestores culturales, emprendedores y agrupaciones o asociaciones de portadores de las expresiones inmateriales culturales del país. El 11 de junio del 2020, el Ministerio de Cultura publicó la Resolución Ministerial N°151-2020-MC, llamada los «Lineamientos para la aplicación del Decreto de Urgencia N°058-2020».

Richard ruin

[Visto: 239 veces]

Richard Swing y el año de la peste en el Ministerio de Cultura

Por – LimaGris.com
El personaje que inició la caída del gobierno del expresidente Martín Vizcarra se llama Richard Cisneros Carballido. Un exvoleibolista que saltó de puntillas hasta la farándula y se convirtió en Richard Swing. Años más tarde se codeó con políticos, y atraído por el poder se autoproclamó “Doctor Cisneros”. ¿Cómo surge el caso Richard Swing en medio de la pandemia? La historia se inicia con un mensaje electrónico la primera semana de mayo.
1.
Debido a la pandemia la bandeja del correo, WhatsApp e inbox se incrementaron con mensajes de nuevos contactos y fuentes. Desde el mes de marzo dedicaba más tiempo a revisar la información que me enviaban. Nunca antes había leído el nombre de Richard Cisneros; no lo conocía. El primer mensaje que leí referente a Richard Swing, lo recibí el 04 de mayo. Parecía un caso más de los que siempre llegan, una contratación a dedo generada por un alto funcionario del Ministerio de Cultura.
Por esos días me encontraba aislado en casa, le dedicaba la mañana a la restructuración de la nueva web y al servidor de Lima Gris, y por la tarde y noche me pegaba a la pantalla de la computadora y me zambullía entre mensajes y documentos. La primera fuente que me escribió sobre Richard Swing solo me envió algo escueto, sin documentación y con más preguntas que respuestas. Al día siguiente me puse a indagar más sobre él y fue poco lo que encontré. A los dos días me acordé de una fuente que tenía en el Ministerio de Cultura, alguien que en anteriores oportunidades me había facilitado documentos.  A esa fuente, aquí la llamaré F17. Al consultarle sobre el tema, me respondió: “Hola, esta es una de las cosas que quedó pendiente de contarte. De este Richard Swing, su verdadero nombre es Richard Cisneros; así lo contratan en el Ministerio de Cultura con orden de servicio y gana como 30 mil soles y no hace nada. Siempre le inventan productos para que presente y se inventaron esta última vez que había dictado algo virtual para pagarle. Todo esto apañado por la ministra (Sonia Guillén) y la Secretaria General, Diana Tamashiro”.
Portada de Lima Gris. Edición N° 20.
El mensaje me hizo entender que la orden de servicio del 24 de abril de 2020 no era la única orden. Con esa información de F17, comencé a investigar si existían otras contrataciones del señor Cisneros en el Ministerio de Cultura. Luego de tres días llegué a reunir nueve órdenes de servicio y armé un esquema que empezó con la exministra de Cultura Patricia Balbuena, personaje clave que estructuró toda una red para beneficiar a su gente y a personas que eran recomendadas desde Palacio de Gobierno.
2.
El informe detallado que fue publicado en Lima Gris, comenzó a tener rebote en los diferentes medios de comunicación. Presentamos las nueve órdenes de servicio y la reunión que había tenido Richard Cisneros con la exministra Balbuena. La suma total de las órdenes de servicio fue de S/175,400 soles. ¿Cómo un personaje sin oficio ni beneficio había logrado reunirse con ministros y obtener jugosos pagos?
La respuesta a mi interrogante la tuve el 19 de mayo. F17 me envío el siguiente mensaje: “Su vara es Mirian Morales, Secretaria General de Palacio. Richard es amigo de ella y ella exige por disposición de Vizcarra que se le contrate, y como la ministra para mantenerse le dice a todo sí, corre con sus pagos del señor”.
Además, agregó: “Ahora la Secretaria General de Cultura, Diana Tamashiro, se ha hecho muy amiga de él. Richard actualmente está como locador, es decir, con orden de servicio y ha sido solicitado y contratado por la Directora General de Recursos humanos Aura Quiñones Li, que para mantenerse hace todo lo que la Secretaria General le dice. Así se mantienen todos. La misma Secretaria General de Palacio se comunicaba con la ministra para su contratación y Richard vociferaba a todos que hablaba con Martín, que era su amigo. Toda la gente de administración lo sabe”.
La información era delicada, ya que involucraba al propio presidente Martín Vizcarra. Desde esa fecha tuvimos conocimiento de cómo se gestó las contrataciones de Richard Cisneros y quiénes estaban involucrados. Ahora tocaba hacer nuestro trabajo: investigar, contrastar la información, moverse con prudencia y caminar con cuidado.
Exministra Sonia Guillén, Richard Cisneros y ex ministra Patricia Balbuena.
3.
Desde ese día la comunicación con F17 fue más fluida y hubo mayor confianza. Desde ese momento tuve claro que tenía acceso a información privilegiada y además iba conociendo qué hablaban y cómo se movían los altos funcionarios del Ministerio de Cultura.
Mientras el escándalo de Richard Swing seguía creciendo, paralelamente diversos políticos, funcionarios de Palacio de Gobierno y del Ministerio de Cultura negaban conocer en todos los idiomas a Richard Cisneros. El 29 de mayo la renuncia de la ministra Sonia Guillén sacudió la sede central del MINCUL. Por su parte, la Comisión de Cultura del Congreso de la República presidida por el parlamentario Alcides Rayme, logró realizar un informe que fue presentado a la Comisión de Fiscalización presidida por el congresista Edgard Alarcón. Desde ese momento, las cosas se pusieron color de hormiga para el expresidente Martín Vizcarra y para los exministros de Cultura: Patricia Balbuena, Rogers Valencia Espinoza, Ulla Holmquist Pachas, Luis Jaime Castillo Butters, Francisco Petrozzi y Sonia Guillén Oneglio. Seis exministros que permitieron en sus respectivas gestiones las contrataciones de Richard Cisneros.
Aun así, hubo funcionarios del Ministerio de Cultura que negaban torpemente conocer a Cisneros Carballido. Incluso en una entrevista, la propia viceministra de Cultura Leslie Urteaga negó conocerlo. El 22 de mayo a la hora del almuerzo recibí la alerta de un nuevo mensaje de F17: “Te cuento, hubo un agasajo por navidad, un saludo navideño, en la cual la vice Leslie bailó con Richard en la sala Los Incas en diciembre 2019. Comunicaciones tiene fotos. Ella lo conoce y bailó con él en el escenario. Eso lo vieron muchos trabajadores”. Efectivamente, días después llegó a mis manos un video donde la viceministra bailaba pegadito y con mucho swing junto a Richard Cisneros en el auditorio del Ministerio de Cultura.
4.
La peste de la corrupción iba avanzando a paso firme, y todos los caminos llevaban a Palacio de Gobierno. Mientras todo esto sucedía, miles de peruanos morían en sus hogares y en los hospitales. No había oxígeno. El sistema de salud había colapsado; de la misma forma, había colapsado el equipo de comunicación en Palacio de Gobierno. No pudieron sostener el nivel del escándalo. Fueron apareciendo fotografías y cada día nuevas mentiras del expresidente Vizcarra. En un primer momento, frente a todo el país, negó la amistad con Richard Cisneros, pero luego fue dosificando una historia de ficción que terminó siendo desbaratada por su propio personal de confianza de Palacio. Hasta ese momento, Mirian Morales y Karem Roca se encontraban lejos de los reflectores de la prensa.
Las declaraciones de Martín Vizcarra sobre Richard Swing pusieron nerviosos a los altos funcionarios del Ministerio de Cultura. Pero también indignó a algunos de ellos que conocían muy bien cómo se había manejado todo. La única verdad existente es que, por orden de Palacio de Gobierno, Richard Cisneros logró las contrataciones en el Ministerio de Cultura. Un hecho que hoy la Fiscalía lo tiene claro.
El 25 de mayo recibí un mensaje nuevo de F17 luego de la conferencia de prensa del expresidente Vizcarra: “Que tal respuesta del presidente en relación a Richard. Qué se ha creído el presidente, o sea, todos hacen lo que les da la gana, contratan cualquier cosa contra la norma y no pasa nada, y la ministra bien gracias, dónde estamos. El presidente estaba todo nervioso, pálido”.
Richard Swing y Martín Vizcarra.
5.
Recordemos que la exministra Sonia Guillén hasta el último momento negó todo; según ella no sabía nada de esas contrataciones. Pero en el Ministerio de Cultura se sabía todo: “Has leído esto, Sonia Guillén se lavó las manos diciendo que la contratación viene por Secretaría General, lo cual es cierto, pero ella tenía conocimiento de todo. Espero que se vaya; todos los arqueólogos y antropólogos lo agradecerán”, manifestó F17.
El escándalo del caso Richard Swing en el Ministerio de Cultura generó un sismo con epicentro en la avenida Javier Prado y Aviación. Las cabezas de los altos funcionarios comenzaron a caer una por una. Las renuncias se fueron haciendo públicas en medio de un ministerio acéfalo.
Sobre esto, F17 mencionó: “Sabes quién debería renunciar también, Lincoln Matos Parodi, el Director General de la oficina de administración, quien es el responsable de abastecimiento de haber generado las órdenes de servicios de Richard Swing a dedo, por no realizar los estudios de mercado, y principalmente por sacar una contratación prohibida por OSCE en estado de Emergencia. Lincoln para mantenerse, es el más sobón de la ministra. A todo le dice sí señora”.
Pero Lincoln, tenía un as bajo la manga que le servía de seguro. Conservaba en su WhatsApp la comunicación con Diana Tamashiro. Es decir, la orden directa para contratar a Richard Cisneros, ha pedido de la Secretaria General del Ministerio de Cultura. En ese momento Tamashiro negaba incluso conocer a Richard Swing. Teniendo conocimiento de esta información, llamé por teléfono al señor Lincoln Matos y a la mitad de la entrevista le pregunté sobre los mensajes de WhatsApp de Diana Tamashiro, y ante esa pregunta se negó a responder y cortó la comunicación.
6.
Richard Swing se había convertido en un apestado para el gobierno. Con solo escuchar su nombre los funcionarios del Ministerio de Cultura ponían cara de asco. Las mentiras y coartadas de los involucrados en el escándalo, iban desvaneciéndose cada mañana.
Para el 31 de mayo, en Lima Gris seguíamos publicando continuamente todo lo relacionado al caso. Fue un arduo trabajo donde se presentó información documentada de forma exclusiva. El seguimiento al caso me tuvo pendiente a las nuevas movidas en el Ministerio de Cultura, a la investigación en la Comisión de Fiscalización del Congreso y a las nuevas fuentes que iban apareciendo.
Esa misma tarde de mayo, a las 5 pm recibí un nuevo mensaje de F17: “Cómo es posible que la exministra Guillen diga que no sabe nada de Richard Swing, cuando ella conocía todo. Diana, la Secretaria General la mantenía informada siempre y ahora su jugada para salir libre es mentir”. Todos los involucrados en el caso Richard Swing se habían puesto de acuerdo para mentir. Esta coordinación semanas después se conoció mediante los audios que fueron grabados por Karem Roca, una de las personas de confianza del presidente Vizcarra en Palacio de Gobierno.
7.
Dos días antes de que se haga oficial el nombramiento de Alejandro Neyra como ministro de Cultura, sabíamos de la desesperación de Martín Vizcarra y de la necesidad de poner a alguien en el cargo para que haga el papel de bombero. Es así que, Alejandro Neyra llega por segunda vez a ocupar el cargo de ministro. Y el primero de junio por la mañana, la 1° Fiscalía Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios de Lima Centro y la Policía Nacional del Perú intervinieron las oficinas administrativas del Ministerio de Cultura, con el fin de recabar documentos sobre las contrataciones de Richard Javier Cisneros Carballido. Es decir, una bienvenida que el ministro Neyra jamás olvidará.
Desde la primera semana de junio hubo enfrentamientos internos entre los altos funcionarios del Ministerio de Cultura; todos estaban nerviosos. Por esos días, la única que se resistía a renunciar era Diana Tamashiro.
Sobre el tema, F17 escribió: “Diana Tamashiro sigue trabajando en el ministerio, sigue firmando como Secretaria General. La tienen ahí tratando de limpiarse de lo de Swing y está tratando de embarrar a Lincoln que renunció al cargo de Director General de Administración. Lincoln está muy molesto con ella, porque lo ha traicionado después que la apoyó en las contrataciones de Swing. La que está molesta también es Aura, la que fue directora de Recursos Humanos, porque la ministra dio el nombre de ella como la anterior directora de Recursos Humanos. La ministra dijo que no la conocía a Aura, cuando fue la propia ministra quien la llevó. Asimismo, Sonia Guillén dijo en el Congreso que Recursos Humanos ha tenido la culpa en las contracciones de Richard. Ella ha tratado de disfrazar todo, porque Recursos Humanos no hace las contrataciones de un locador, la contratación lo hace administración. Sonia Guillén se hace la que no conoce nada. Acuérdate que ella antes de ser ministra, fue directora del Museo de Arqueología y también tenía locadores y ella firmaba los requerimientos de los locadores y los pasaba a administración del ministerio para que los contraten. Entonces, cómo puede confundir quién hace las contrataciones. En el ministerio nos preguntamos por qué quiere ensuciar a Recursos Humanos y cubrir a Lincoln; qué más le conoce Lincoln que le resulta importante cubrirlo”.
Exministra de cultura Sonia Guillén.
8.
Desde junio también comenzó una campaña de desprestigio contra Lima Gris organizado desde el propio Ministerio de Cultura; comenzaron a reunirse por zoom y les pedían a sus trabajadores que no crean en lo que publicábamos. Junto a esto se inició un reglaje contra mi persona, mi casa era merodeada por camionetas y autos con placas falsas y nuevos personajes comenzaron a rondar mi cuadra; un seguimiento bastante obvio para alguien que conoce hace cuarenta años el movimiento del barrio. De la misma forma, a Gabriel Rimachi y Luis Felipe Alpaca, —editor de Lima Gris— le realizaban un reglaje en el distrito Barranco. Ante lo evidente, tomamos nuestras precauciones. Era claro lo que buscaban mediante el reglaje, era dar con nuestra fuente, pero nunca lo consiguieron.
Lo que sí me molestó fue cuando una noche de junio recibí la llamada de una persona de confianza de una embajada. Me comentó que desde Cancillería se habían comunicado con ellos para decirles que tengan cuidado con nosotros, porque Lima Gris buscaba desestabilizar al gobierno. Pero lo más absurdo, es que también le dijeron que Lima Gris era financiada por la gente de César Hinostroza; en otras palabras, nos estaban vinculando con los Cuellos Blancos. Una difamación que fue realizada desde el propio gobierno de Martín Vizcarra.
Desde ese momento me di cuenta que no solo buscaron desprestigiarnos, sino, que ingenuamente pensaban que algunas embajadas nos financiaban, y de alguna manera intentaron minar un financiamiento inexistente. Pero nuevamente se volvieron a equivocar.
9.
Lo que sucedió después con el caso Richard Swing es de conocimiento público. El Congreso de la República solicitó la vacancia por incapacidad moral, luego de que los audios de la vergüenza de Martín Vizcarra fueran difundidos en el Pleno del Congreso.
La historia del caso Richard Swing se volvió Bizarra, con pasajes de traición, infidelidad y secretos que fueron ventilados por el principal núcleo de confianza que tuvo Vizcarra en Palacio de Gobierno. Su caída era inminente y fue solo cuestión de tiempo para que su gobierno se desplomara. De la primera vacancia Vizcarra había salido herido; días después fueron detenidos Richard Swing, Miriam Morales, Karem Roca y Óscar Vásquez, entre otros. El país entero los vio desfilar con chalecos de la policía. Nunca antes en la historia del Perú había ocurrido que los altos funcionarios de confianza de Palacio de Gobierno fueran detenidos, la causa es que la Fiscalía les atribuyó el presunto delito contra la Administración Pública, en la modalidad de colusión agravada.
Cuarenta días después de las detenciones, Martín Vizcarra fue vacado por el Congreso de la República, por la causal de incapacidad moral por hechos ocurridos cuando Vizcarra era gobernador regional de Moquegua. El muro moqueguano se desplomó.
10.
¿Algo cambio en el Ministerio de Cultura? lamento decir que nada ha cambiado. La corrupción y otros personajes como Richard Swing siguen activos. Por el momento están pacientes a la expectativa y esperan que pase la tormenta. El MINCUL a pesar de ser el ministerio que recibe el menor prepuesto, se ha convertido en una caja chica y en un espacio tomado por la mafia cultural. Mientras todo esto sucedía, el silencio de la mayoría de artistas se hizo eterno. Fueron adormecidos con premios económicos, con viajes internacionales, con órdenes de servicio y con puestos en el gobierno.
Con la caída de Vizcarra, el Congreso rigiéndose a la Constitución tomó juramento al parlamentario Manuel Merino de Lama, convirtiéndolo en el nuevo presidente del Perú. Merino duró solo seis días en el cargo, porque miles de personas salieron a las calles a marchar para pedir su destitución. Muchas personas confundidas fueron azuzadas por integrantes del Partido Morado y por algunos medios de comunicación que jugaron en pared para derrocar un falso golpe de estado. Los jóvenes Inti y Bryan perdieron la vida en medio de las protestas, y en un comunicado insólito, el Partido Morado proponía reponer a Martín Vizcarra nuevamente como presidente. Pero la historia dio un giro sorpresivo; la Bancada Morada y los medios de comunicación atacaban a los congresistas tildándolos de golpistas. Inventaron su propia regla, donde solo podían postular al cargo para la presidencia los que habían votado en contra de la vacancia de Vizcarra. Al final, la absurda propuesta fue aceptada bajo presión y llevó a Palacio de Gobierno al hoy presidente de transición Francisco Sagasti. Después de tantos años de corrupción en el Perú, no hemos aprendido nada.
Fuente: Revista Lima Gris N° 20.

Juicio político

[Visto: 331 veces]

Fiscalía allana viviendas de 12 investigados por venta de gasolina del Ejército

Entre ellos al actual Jefe del Comando Conjunto de las FF. AA, César Astudillo Salcedo

La Fiscalía Provincial Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios de Lima Sur allanó esta mañana las viviendas del general César Astudillo Salcedo y otros 11 investigados por la sustracción y venta de combustible asignado al Ejército Peruano.
A Astudillo se le investiga del presunto delito de encubrimiento real y personal y peculado doloso, por lo que la Fiscalía solicitó también la detención preliminar por 7 días de los imputados, informó la institución en sus redes sociales.
Fuente: Diario El Peruano.

Subcomisión de Acusaciones aprobó informes de denuncias contra Vizcarra y exministras

La Subcomisión de Acusaciones Constitucionales del Congreso aprobó por unanimidad los informes de calificación respecto a las denuncias constitucionales contra el expresidente Martín Vizcarra y las exministras Pilar Mazzetti (Salud) y Elizabeth Astete (Relaciones Exteriores) por infracción constitucional y antejuicio político.
En declaraciones a la Agencia Andina, el legislador José Luis Ancalle (Frente Amplio) informó que la aprobación fue con cargo a redacción a fin que los informes de calificación sean separados, uno para las denuncias constitucionales que clasifican como juicio político y otro para las denuncias que van a devenir en antejuicio político.
El parlamentario señaló que se optó por separar los informes a fin de tener una uniformidad sobre la materia de la acusación constitucional.
Indicó que tras la aprobación de los informes de calificación sobre las denuncias constitucionales, éstos deben derivarse a la Comisión Permanente del Congreso.
“Los informes van a la Comisión Permanente y de aprobarse se daría un plazo de 15 días para escoger un delegado y se pueda solicitar el descargo del acusado o acusados y luego presentar el informe final para que nuevamente se debata y sea aprobado o archivado”, expresó.
Los informes de calificación fueron aprobados con 15 votos a favor y ninguno en contra.
Las denuncias constitucionales se presentaron tras revelarse que el expresidente Vizcarra, así como las exministras de Estado y otros funcionarios se inocularon fuera del ensayo clínico de Sinopharm que estuvo a cargo de la Universidad Cayetano Heredia y la Universidad Nacional de San Marcos.
Fuente: Agencia Andina de Noticias.

Aprueban informe de calificación respecto de denuncias constitucionales contra Vizcarra, Mazzetti y Astete

La Subcomisión de Acusaciones Constituciones aprobó, con 15 votos a favor y con cargo a redacción, el informe de calificación respecto de las siete denuncias constitucionales presentadas por congresistas de diversas bancadas en contra del expresidente Martín Vizcarra Cornejo, y las exministras Pilar Mazzetti y Elizabeth Astete por su accionar en torno al caso llamado “vacunagate”.
En la sesión se tomó la decisión de elaborar dos informes de calificación, uno de ellos por juicio político y el otro por antejuicio político, según corresponda a cada denuncia constitucional.
El primer informe considera acumular las DC 423 y 427 por presuntas infracciones constitucionales a los artículos 1, 2 (inciso 2), 7, 9, 38, 39, y 118 (inciso 1). Se declaró improcedente la presunta infracción del artículo 41 de la Constitución.
El segundo informe contempla acumular las DC 422 y 424 por los presuntos delitos de función tales como las siguientes: organización criminal (artículo 317 del CP), concusión (artículo 382 del CP), colusión agravada (artículo 384 del CP), peculado doloso (artículo 387 del Código Penal), malversación (artículo 389 del Código Penal), cohecho pasivo propio (artículo 393 del CP), negociación incompatible (artículo 399 del CP), tráfico de influencias (artículo 400 del CP) y falsificación de documentos (artículo 427 del CP). Se declaró improcedente la figura de falsa declaración en procedimiento administrativo.
El acuerdo fue tomado en la sesión virtual que se realizó el lunes 22 y que fue conducida por su presidente, el congresista Carlos Pérez Ochoa (AP).
Durante la votación, la congresista Martha Chávez Cossío dijo que en la redacción de la parte resolutiva se debe incluir la precisión de “acumulación de las denuncias”; en tanto que, su colega Guillermo Aliaga Pajares (SP) expresó su voto a favor “con cargo a hacer la revisión del texto final y en aras de que la investigación avance”.
“Señores congresistas, con la atingencia señalada por la congresista Chávez, respecto a que ya en la parte resolutiva del informe va la acumulación de las denuncias y también como lo ha requerido el congresista Aliaga de que se les va a hacer llegar lo más inmediato posible para que puedan dar lectura y dar alguna observación antes de correr las firmas de los informes, y poderlos elevar a la Comisión Permanente”, dijo Pérez Ochoa.
Enseguida –dijo– que queda pendiente la evaluación o la calificación de los informes que tienen naturaleza mixta, es decir, aquellos que contemplan en la materia de la acusación el juicio político y el antejuicio político.
Antes fue expuesto y debatido el informe de Calificación N°60-2021-SCAC/CP/CONG, respecto de las denuncias constitucionales 422 (presentada por la congresista María Teresa Cabrera Vega), 423 (parlamentarios María Isabel Bartolo Romero, Hipólito Chaiña Contreras, Jesús Orlando Arapa Roque y Rubén Ramos Zapana), 424 (legisladores Jesús Orlando Arapa Roque y Rubén Ramos Zapana), 425 (parlamentario José Alejandro Vega Antonio), 426 (legisladores Manuel Merino de Lama, Luis Andrés Roel Alva y Leonardo Inga Sales), 427 (congresistas Miguel Gonzales Santos, Angélica Palomino Saavedra, Alberto de Belaunde de Cárdenas, José Núñez Salas, Zenaida Solís Gutiérrez, Daniel Olivares Cortés y Carolina Lizárraga Houghton) y 430 (parlamentario Yván Quispe Apaza). En un solo informe se incluía las siete denuncias.
El presidente de la comisión explicó que luego de reunirse con la asesoría técnica quedaron en conducir la investigación, por un lado, para lo relacionado al antejuicio y, por el otro, al juicio político. Sin embargo –dijo– que era imposible con las características de las denuncias presentadas tener un expediente en ambos grupos.
“Hemos quedado en hacer un informe de calificación que admita a todas las denuncias en un solo informe en los extremos que tiene la consistencia debida y que luego de esta admisión podamos hacer la separación en dos cuadernillos, uno relacionado a antejuicio y el otro concerniente a juicio político”, señaló Pérez Ochoa al tiempo de aseverar que “nosotros necesitamos garantizar el debido proceso en la investigación”.
En cuanto a las denuncias constitucionales que tienen contenido mixto (425, 426 y 430) de juicio y antejuicio político serán vistas próximamente.
Fuente: Centro de Noticias del Congreso de la República.

Los montesinos de Martín Vizcarra

Antes de llegar a librerías El perfil del Lagarto: Radiografía de un político con sangre fría (Planeta, 2021), el reportero de investigación Carlos Paredes desató una potente crisis política al revelar que el expresidente Martín Vizcarra, exministros y funcionarios de su Gobierno se habían vacunado en la clandestinidad con el mismo producto chino que luego se terminó por comprar. En el siguiente adelanto del libro, Paredes relata cómo dos personajes palaciegos sin mayores méritos conocidos, Maximiliano Aguiar y Hayimy Jesús Aleman Herrera, influenciaron en las decisiones de Vizcarra.
Fuente: Diario La República.
Por Carlos Paredes- El perfil del lagarto.
Maximiliano Aguiar salió del país tres días antes de que cerraran los aeropuertos y las fronteras por la pandemia. Regresaba a su tierra, San Juan, en los Andes argentinos, como había sido su rutina cada quince días desde marzo del 2018, cuando se convirtió en consejero principal del presidente Vizcarra. Este regreso a casa, sin embargo, no tenía fecha de retorno a Lima. Más que por razones sanitarias o para protegerse de la propagación exponencial del nuevo coronavirus en el Perú, su alejamiento progresivo del primer círculo vizcarrista tenía que ver con otro virus, el de los celos intestinos, las cuitas internas promovidas por Mirian Morales, quien había adquirido un inusitado poder con el aval de Vizcarra. Aguiar, un sociólogo argentino dedicado al marketing y la comunicación política, carente de la locuacidad o el narcisismo característico de sus paisanos porteños, ha sido gravitante en las decisiones que tomó el expresidente en los dos primeros años de su interrumpida presidencia de treinta y dos meses.
Pero Aguiar no fue el único asesor fundamental que tuvo el expresidente Vizcarra. Al segundo solo lo conocían tres personas del círculo de confianza más estrecho del ex primer servidor de la nación. Este segundo asesor ingresaba sigilosamente a Palacio de Gobierno por la puerta trasera y era recibido por Karem Roca. Nunca dejó registro de su presencia, ni quedó grabado en video, por órdenes estrictas del presidente. Pero no era un fantasma, sino un hombre de gruesa figura siempre dispuesto a escucharlo y a responder sus preguntas, a veces angustiadas o urgentes. Era el ciudadano Hayimy Aleman Herrera, conocido en los medios de comunicación y en la farándula local simplemente como Hayimy, el vidente.
Cada vez que le preguntaban al expresidente Vizcarra quiénes eran sus principales asesores, él respondía que todos sus ministros, cada quien en su sector. Salvo contadas excepciones, sus sucesivos gabinetes han sido una escala de ministros grises, con poca o nula experiencia política, sin liderazgo. Varios de ellos fueron viceministros en el Gobierno de Humala o funcionarios públicos con años acumulados en el sector en el que nunca hubieran podido llegar a ser siquiera directores generales. Vizcarra aplicó su máxima desde cuando era presidente regional: prefería la lealtad incondicional que la capacidad o preparación técnica. Son contados con los dedos de una mano los ministros con gran perfil político o profesional. Aunque lo negó tres veces ante la prensa, César Villanueva juramentó como su primer jefe del gabinete con el único mérito de haber promovido la segunda vacancia del presidente Kuczynski. Un detenido y procesado por corrupción fue el primer abanderado del autodenominado. César Villanueva Arévalo negó tres veces en entrevistas periodísticas que sería el primer presidente del Consejo de Ministros de Martín Vizcarra como premio a ser promotor de la segunda moción de vacancia presentada contra el expresidente Pedro Pablo Kuczynski; sin embargo, terminó juramentando como tal, el 2 de abril del 2018. Su gestión terminó un año después, el 8 de marzo del 2019. Al poco tiempo fue detenido, acusado por el Equipo Especial Lava Jato del Ministerio Público de recibir sobornos de la empresa brasileña Odebrecht cuando fue gobernador de San Martín (1).

Gobierno de la anticorrupción

En la era Vizcarra, los ministros que defendían su autonomía rápidamente eran relevados. Sus hombres de máxima confianza, casi todos de Moquegua, fueron los ministros de los tres sectores especialmente controlados por Vizcarra: Transportes y Comunicaciones, Vivienda y Saneamiento, y Agricultura y Riego. Los que no lo eran, renunciaban a los pocos días. Ninguno de sus ministros, ni los cinco presidentes del Consejo de Ministros, fue realmente su asesor político o estratégico.
En buena parte de su mandato, Vizcarra escuchaba solo a dos personas. Uno era, como ha quedado claro para propios y extraños, el argentino Maxi Aguiar, quien hacía que mantuviera una gran popularidad y números envidiables en las encuestas de aprobación de gestión. El otro era un vidente. Hayimy no tenía como herramientas a la sociología, la psicología de masas o la comunicación política; lo suyo eran las ciencias ocultas. Era el guía que intentaba satisfacer una de las obsesiones de Vizcarra: la futurología o, en lenguaje común, adelantarse a la jugada.

Un argentino discreto

Mercedes Araoz presentó a Maximiliano Aguiar con Martín Vizcarra. Fue al empezar la campaña electoral del 2016, cuando el argentino venía a Lima como profesor de un diplomado en Imagen Política en ESAN. Cecilia Ames Tineo, amiga de Araoz y esposa del exministro de Educación Jaime Saavedra, conocía a Aguiar de la Universidad de Salamanca, en España, donde ambos estudiaron una Maestría en Asesoramiento de Imagen y Comunicación Política. Ella se lo recomendó a Meche, que además de ser la candidata a la segunda vicepresidencia de la fórmula presidencial de PPK, también postulaba al Congreso de la República por Lima. Araoz ha contado en su libro, donde recoge sus memorias políticas (2), que aceptó la asesoría de Aguiar porque sus consejos le parecían sensatos y sus pretensiones económicas concordaban con los pocos recursos que tenía para su campaña. Ante los sorpresivos cambios de estrategas extranjeros de PPK, en medio de la lid electoral, Aguiar asumió por breve tiempo la conducción, aupado por Araoz y Vizcarra, quien era el jefe de campaña en la segunda etapa de la elección. Después de esa experiencia, Vizcarra mantuvo contacto con el asesor argentino. Parece que le encandiló su perfil bajo, su asertividad para traducir lo que la gente quiere y su interpretación fina de lo que ocultan las encuestas. La comunicación constante por WhatsApp cambió cuando desde Canadá Vizcarra le pidió a Aguiar que viajara a Lima para llegar antes de que el avión de Air Canada que lo traía de regreso al Perú desde Toronto aterrizara en el aeropuerto Jorge Chávez, antes de que se convirtiera en el nuevo presidente constitucional del Perú tras la renuncia obligada de PPK. Fue cuando se extinguía su cumpleaños número 55, el jueves 22 de marzo del 2018. Vizcarra salió del aeropuerto saludando a un grupo de personas que habían ido a recibirlo con una torta de cumpleaños. Maxi, como le dicen los que trabajan con él, ya lo estaba esperando en su departamento en Lima, en compañía de Mirian Morales. Los tres revisaron el discurso inaugural de Martín Vizcarra, leído horas más tarde en el hemiciclo del Congreso donde los fujimoristas fueron los que más aplaudieron. Maximiliano Aguiar Masuelli es un experto interpretando lo que develan las encuestas, eso que en la jerga sociológica se podría llamar «análisis cualitativo de las expectativas populares». El libro se titula Meche. Fue escrito por la exvicepresidenta Mercedes Araoz Fernández y publicado en la colección Primera Persona, del sello editorial Crisol, en diciembre del 2020. Martín Vizcarra fue un gobernante ávido de hacer lo que fuera para complacer esas expectativas populares. No le interesaba implementar políticas públicas sostenidas: solo ganarse a la gente, a la gran masa. Y para eso estaba dispuesto a cumplir con lo que la calle pidiera. En términos de la ciencia política, podríamos decir que estaba lejos de ser un estadista; presentaba signos inequívocos de un político populista de tendencia ideológica indescifrable. Le interesaba mucho más la encuesta del mes que la historia.
Una vez instalado como asesor de Vizcarra, Aguiar cumplía básicamente dos funciones: reconocer al enemigo público de turno y diseñar la estrategia para que el presidente se enfrentara a él, momento en el cual el apoyo popular subía como la espuma. Asimismo, traducirle al presidente los resultados de las encuestas y focus groups que se hacían exclusivamente para el Gobierno. Vizcarra tomaba decisiones sobre la base de lo que pensaba, quería o anhelaba la mayoría de peruanos. Desde su pequeña oficina, en el segundo piso del ala oeste de Palacio, Aguiar necesitaba tener una herramienta básica para su trabajo. Solicitó que la Secretaría de Comunicación Social de la PCM contrate a una compañía encuestadora con experiencia, una de las tres más importantes del mercado, para que hiciera mediciones periódicas y sostenidas de la opinión de la gente en temas clásicos de interés público y otros de coyuntura inmediata. Las encuestas se hacían mensualmente, mientras que los focus group de modo quincenal, con públicos objetivos más segmentados y sobre temas puntuales. La idea era medir cualitativamente el pulso específico de los peruanos y las peruanas de Lima y del interior del país constantemente. Aguiar, que mantenía una compañía consultora en su país, había establecido una rutina mensual de trabajo como asesor de Vizcarra. Pasaba quince días en Lima y los otros quince en su natal San Juan, donde lo esperaban su esposa, que también se dedica a la consultoría en comunicación política, y sus dos menores hijos. Cuando no estaba en Lima, mantenía comunicación con el presidente con llamadas telefónicas o de WhatsApp. Vizcarra no solía utilizar herramientas de comunicación audiovisual como FaceTime u otras plataformas para reuniones virtuales como Zoom, después popularizadas en estos tiempos de pandemia.
Aunque el discurso de asunción del mando que Vizcarra leyó el 23 de marzo del 2018 contenía dos elementos para granjearse el apoyo de la mayoría fujimorista en el Congreso -acusó de corrupción, sin presentar prueba alguna, al Gobierno de PPK, del que él formó parte, y se negó a ratificar a algún ministro del gabinete Araoz-, muy pronto fue claro para Maxi que el sentir popular le daba una gran ventana de oportunidad para que Vizcarra se emancipara del yugo fujimorista al que se había sometido para llegar a la presidencia. Fue el escándalo de los Cuellos Blancos del Puerto o «Lava Juez», como lo bautizó el equipo periodístico que tuvo acceso a los audios que desnudaron el nivel de putrefacción del sistema de administración de justicia, el que le terminó de mostrar el camino a seguir. La evidencia oral de cómo actuaba la banda de crimen organizado en la que se había convertido un grupo de magistrados del más alto nivel, miembros del Consejo Nacional de la Magistratura y algunos políticos y personajes periféricos era abrumadora y debía capitalizarse. Sobre todo porque este escándalo alcanzaba también a la misma Keiko Fujimori por su conexión con el «hermanito» mayor, el juez supremo César Hinostroza Pariachi. Si había un momento para atacar era ese, porque la gente lo iba a apoyar. Solo tenía que asegurarse de negar sus encuentros y desaparecer los rastros de conversaciones telefónicas con el empresario automotriz Antonio Camayo, inmiscuido en esta trama.
Vizcarra dio el golpe en su discurso a la nación con motivo de las Fiestas Patrias del 2018. Aguiar le mostró claramente la ruta a seguir: enfrentarse a los fujimoristas, presentar un plan de reformas del sistema de administración de justicia y del sistema político-electoral, y reclamar para diciembre de ese año la realización de un referéndum sobre cuatro temas de arraigo popular -uno de ellos era eliminar para siempre la reelección de congresistas-. Este golpe de impacto acorraló al Congreso con apoyo de la gente, hasta su contundente triunfo en la consulta popular. Hay que reconocer que la mayoría fujimorista y sus socios en el parlamento le facilitaron la tarea con reacciones hepáticas, matonescas, sin un mínimo de estrategia política de cara a los peruanos.
Hasta que llegó la pandemia, Maxi fue el asesor político y estratégico de Vizcarra que condujo todas sus batallas, aquellas que lo llevaron a consolidarse como el ganador absoluto en un país crispado y polarizado. Pero su relación con el argentino no estaba exenta de celos. Vizcarra renegaba cada vez que la prensa atribuía solamente al argentino las jugadas de su estrategia de choque. A su círculo moqueguano solía decirles: «Pero si esto se me ocurrió a mí, Maxi nada tiene que ver». Sobre la base de la traición, Vizcarra logró ser un sobreviviente de la crisis inacabable, iniciada en el 2016, cuando Keiko Fujimori decidió no aceptar su derrota y enfrentar abierta y duramente al Gobierno de PPK.
Hay batallas en esta guerra de baja intensidad que son titánicas para Maxi, como cuando le aconsejó abandonar la ceremonia de toma de mando en Brasil y retornar de inmediato a Lima, para defender al Equipo Especial Lava Jato del Ministerio Público, defenestrado por el cuestionado fiscal Chávarry el último día del 2018. Otro golpe efectista fue su propuesta de solucionar la crisis política adelantando las elecciones a diciembre del 2019. Fue un gesto contundente de supuesto desprendimiento del poder por parte de Vizcarra. Irse antes para lograr un fin superior: acabar con la crisis política que hacía ingobernable el país… Pura estrategia. Eso de que el pueblo decida con su voto a quién le da la confianza para tomar las riendas de la administración del Estado no pasó nunca de ser solo un discurso. Apagaba las críticas incandescentes que lo acusaban de planear su entornillamiento en la silla presidencial, e incluso lo tildaban de autoritario, pero nunca dio señales de estar realmente convencido de que esa era la solución. Podría ser que sus fantasmas, los de su gestión como presidente regional de Moquegua, desataban sus inseguridades. Sabía que en cualquier momento podrían delatarlo, mostrar el cúmulo de pruebas que tenían sus corruptores del pasado, sus socios y cómplices de ayer y hoy. Eso lo aterraba. Prefería irse con una popularidad rebosante, con un capital político intacto, como para regresar en el 2026, antes que en medio de acusaciones graves de corrupción. Lo que más le quitaba el sueño era arruinar su prestigio. La obsecuente mayoría fujimorista del Congreso le ayudó en esa tarea. También, la presidencia.
Otra batalla ganada por la dupla Martín-Maxi fue la sociedad con Daniel Salaverry, quien fue elegido presidente del Congreso con los votos fujimoristas y apristas en julio del 2018, como premio por haber capitaneado con éxito el «Operativo Mamani», la grabación subrepticia de conversaciones entre Kenji Fujimori y otros congresistas apodados los «Avengers», asunto que aceleró la caída de PPK. Una vez convertido en presidente de un poder del Estado, Salaverry pensó que era el momento de abandonar el barco naranja, encallado en el desprestigio político y embarrado con acusaciones de corrupción de su lideresa y de varios de sus más conspicuos integrantes.
Salaverry decidió traicionar a Keiko, como antes lo había hecho Vizcarra con PPK. De este modo, sellaron una alianza que ha perdurado en el tiempo, tanto que ahora son la dupla de la camisa blanca en las elecciones del 2021. Esa alianza posibilitó el desgaste imparable de Fuerza Popular, erosionado por dentro, y, finalmente, la disolución fáctica del Congreso cuando los fujimoristas habían retomado el control de la mesa directiva con su aliado Pedro Olaechea, exministro y congresista de PPK. Ese fue el acto estelar de la estrategia de Maxi: hacer lo que tanto clamaba la gente en las calles, lo que exigían a gritos los peruanos: cerrar de una vez ese circo romano en el que había terminado convirtiéndose, para muchos, el hemiciclo del parlamento. Lo decían las encuestas y focus group que leía diligentemente Aguiar. Vizcarra disolvió el Congreso la tarde del lunes 30 de setiembre del 2019, con el aplauso del 84% de los peruanos que asociaban a la tremendamente desprestigiada clase política solo con los inquilinos de ese viejo edificio de la plaza Bolívar. Por lo menos eso decían las encuestas.
Hubo, también, consejos de Aguiar que no atendió el expresidente Vizcarra. El más importante en la era prepandemia fue crear su propio partido político, sus bases reales de apoyo aprovechando el gran caudal de popularidad que lo acompañó en buena parte de su gestión. Lo conversaron varias veces con el primer círculo de mujeres y hombres de confianza desde que decidió romper con el fujimorismo. La primera oportunidad para hacerlo fue apenas pidió el referéndum, en el segundo semestre del 2018. Había dos opciones: pactar con algún partido ya inscrito, hacerse de esa nomenclatura y cambiarle de rostro para que sea el partido vizcarrista; una tarea más fácil, teniendo en cuenta lo oneroso que era recaudar 240,000 firmas válidas de adherentes para inscribir un partido político. Al asesor Oscar Vásquez se le encargó explorar los partidos disponibles en el mercado que estuvieran interesados en entregar su organización a la nueva ola vizcarrista de la política peruana. Las negociaciones más avanzadas fueron con los partidos Avanza País-Partido de Integración Social, representado por su secretario general Edwin Ibáñez, y el partido Perú Nación, de Francisco Diez Canseco Távara. No se llegaron a concretar acuerdos finales con ninguno de los dos. El trencito, símbolo de Avanza País, ahora es del economista Hernando de Soto, que después de estar cerca de monarcas y presidentes como asesor transnacional, ahora se postula para ser uno de ellos. Diez Canseco Távara también decidió postularse por primera vez a la presidencia en el 2021, después de cuatro décadas de actividad política ininterrumpida, aunque no visible para la gran mayoría de peruanos.
La segunda opción, la de buscar firmas para hacer su partido propio, también se echó a andar. El encargado fue Walter Chirinos Purizaga, un hombre de confianza de Vizcarra, excandidato al Congreso por el partido PPK en el 2016, que había sido designado jefe de la Dirección General de Gobierno Interior (Onagi) del Ministerio del Interior. Era el jefe de prefectos y subprefectos del país. En esa calidad, se comprometió a pedir el apoyo de todos ellos para recolectar el medio millón de firmas válidas que se necesitaban para inscribir un partido propio para el presidente Vizcarra. Chirinos fue relevado del cargo el último día de diciembre del 2018, con él se fue el proyecto de inscribir el partido propio.
El operador político en este cometido, el de inscribir o coaptar un partido político para el vizcarrismo, fue el premier César Villanueva. Él también fue relevado del cargo en marzo del 2019. Fuera de la PCM abandonó esa responsabilidad, y poco tiempo después también perdió su libertad al ser alcanzado por el escándalo de corrupción Odebrecht.
Aunque Aguiar consideraba que el Gobierno permanecía frágil sin una estructura de apoyo partidaria orgánica a nivel nacional, Vizcarra sobrestimaba su popularidad personal. Creía que le bastaba y sobraba para terminar su mandato hasta julio del 2021. Cuando cerró el Congreso de la República, en setiembre del 2019, los analistas y voces amigas del régimen pensaban que era el momento de que Vizcarra presentara su lista propia. Tampoco lo hizo, simplemente porque estaba convencido de que no lo necesitaba. Según su lectura, el próximo Congreso, aunque atomizado, no iba a tener capacidad de opacar su liderazgo avasallador en la escena política nacional. Sentía que exponía demasiado capital político para un Congreso efímero, que solo iba completar un mandato interrumpido por el clamor popular, hecho realidad por él. Se volvió a equivocar.
*
Cuando la pandemia estalló, sorprendió a un cada vez menos escuchado Maxi Aguiar en Lima. Él pudo regresar a su país a tiempo, justo antes del inicio de la emergencia sanitaria, pero desde ese momento sus contactos virtuales con el presidente se hicieron cada vez más espaciados. Los consejos o papers que mandaba directamente al presidente no eran tomados en cuenta. Aunque al principio lograba comunicarse por WhatsApp y hablar casi a diario con el presidente, sentía que cada vez sus silencios eran más explícitos en las conversaciones, señal inequívoca de que Vizcarra pensaba diferente a su asesor de cabecera, o de que estaba escuchando a otros más que a él. La discrepancia principal de Aguiar sobre la estrategia comunicacional en pandemia era que el presidente no podía ser el único, el omnipresente vocero del Estado. Maxi explicaba que lo que había funcionado en las primeras semanas del confinamiento obligatorio no podía continuar indefinidamente. Era mejor tener un vocero con autoridad en el tema, epidemiólogo, buen comunicador, que respondiera la batería de preguntas de los peruanos intimidados por el nuevo virus, preocupados por una economía inducida al coma profundo, para evitar la propagación de la COVID-19. Según Aguiar, la figura presidencial se tenía que guardar para hacer los grandes anuncios, no para responder la artillería rutinaria. Creía que la oportunidad era en abril, cuando se anunció la primera prórroga de la larga cuarentena que pasamos. Pero Vizcarra había sido infectado por el virus del figuretismo, creía que era el padre esforzado y preocupado que todos los días nos aconsejaba y cuidaba al mediodía. Las dos mujeres que lo rodeaban en su primer círculo, después de la salida de Iván Manchego y la lejanía de Max Aguiar, lo aplaudían y lo felicitaban diariamente. Llegaron a decirle que era como el «hermano Pablo» que todos los días nos daba su mensaje a la conciencia. Así se sucedían diariamente las ruedas de prensa sin prensa, ni preguntas de los periodistas en tiempo real, ni posibilidad de repreguntas. Hubo anuncios erráticos de antología, a veces porque llegaba el mediodía y Vizcarra no tenía la información completa o porque no lo habían preparado para preguntas o situaciones difíciles. Había un filtro para las preguntas que se «sorteaban» de los periodistas acreditados, pero algunos temas eran imposibles de evitar. En la quincena de mayo aseveró que habíamos llegado a la cima de contagios, que comenzaba el descenso, lento, pero que la ansiada meseta estaba a la vista. Nunca hubo meseta: lo que vino en adelante fue un incremento exponencial de los contagios. Los fallecidos se multiplicaron en todo el país. También aseveró varias veces que las vacunas llegarían en el último trimestre del 2020, y que todos los miembros de mesa iban a ser vacunados antes de las elecciones, entre otras afirmaciones más. Cuando le preguntaron por el escándalo de Richard Swing, dijo que posiblemente había logrado un empleo en el Estado porque participó en campaña del partido PPK en el 2016.
Maxi entendió que había dejado de ser escuchado: la estrategia estaba ahora en manos de Mónica Moreno. Así se lo hizo saber al presidente. Vizcarra lo escuchó y aceptó a medias su renuncia: le pidió que no se fuera, que apoyara al premier Vicente Zeballos y a la joven ministra de Economía que empezaba a agarrar protagonismo en el manejo de la pandemia. Aguiar continuó cobrando, trabajando a distancia solo con Toni Alva, porque Zeballos ni lo escuchó. Harto de la situación, tomó la decisión de filtrar su renuncia al diario El Comercio para desvincularse de manera amistosa pero definitiva. No quería exponerse a que le indilgaran una estrategia que no era suya o, lo que es lo mismo, a que lo despidieran antes de que él decidiera irse. Su alejamiento oficial se conoció en agosto del 2020, unos días después de que el Congreso le negara el voto de confianza al nonato gabinete Cateriano, que languideció a los veinte días de haber juramentado.
NOTAS
(1) César Villanueva Arévalo negó tres veces en entrevistas periodísticas que sería el primer presidente del Consejo de Ministros de Martín Vizcarra como premio a ser promotor de la segunda moción de vacancia presentada contra el expresidente Pedro Pablo Kuczynski; sin embargo, terminó juramentando como tal, el 2 de abril del 2018. Su gestión terminó un año después, el 8 de marzo del 2019. Al poco tiempo fue detenido, acusado por el Equipo Especial Lava Jato del Ministerio Público de recibir sobornos de la empresa brasilera Odebrecht cuando fue gobernador de San Martín.
(2) El libro se titula Meche. Fue escrito por la exvicepresidenta Mercedes Aráoz Fernández y publicado en la colección Primera Persona, del sello editorial Crisol, en diciembre del 2020.

Esotérico rufián

[Visto: 282 veces]

Martín Vizcarra inspecciona los ensayos clínicos de la vacuna de Sinopharm en la Universidad Peruana Cayetano Heredia. Convoca.pe

Procuradora pide detención de los que negociaron compra de vacunas

El embajador Jorge Arturo Jarama Alván, conocido como el zar de las vacunas, y el exasesor del Ministerio de Salud Carlos Castillo están en la mira de la justicia. En el pedido también se incluye al médico Germán Málaga, encargado de los ensayos clínicos.

Un equipo de la Fiscalía y de agentes de la División de Investigación de delitos de Alta Complejidad (Diviac) se distribuyó por Lima para intervenir las sedes de cinco entidades que estuvieron relacionadas con los ensayos clínicos de la vacuna del laboratorio chino Sinopharm en el Perú.
La operación fue dirigida por el fiscal anticorrupción Marco Carrasco Campos, quien recabó documentación en el Ministerio de Salud (Minsa); el Instituto Nacional de Salud (INS); el Centro Nacional de Abastecimiento de Recursos Estratégicos en Salud (Cenares); y las universidades San Marcos y Cayetano.
Según la disposición fiscal emitida el 15 de febrero, a la que accedió Perú21, Carrasco requirió la relación exacta de personas que recibieron las dosis sin haber sido parte de la primera línea de defensa contra la pandemia, los contratos y convenios firmados con Sinopharm, los registros de ingresos y salidas de cada entidad, y los videos que muestren el procedimiento de aplicación de vacunas.
La investigación fue abierta por 60 días contra los que resulten responsables de posibles delitos de corrupción. Lo que el fiscal Carrasco advierte es que la vacunación de servidores públicos sucedió cuando el Estado aún negociaba la compra de vacunas con distintos laboratorios.
El peso de la ley
“Las vacunas utilizadas habrían sido parte del lote que el laboratorio en mención (Sinopharm) habría donado al Estado y que se encontraban bajo la dirección y custodia de la Universidad Cayetano Heredia, y desde donde se habría dispuesto inocular a funcionarios y particulares, todo ello en el contexto de la evaluación para la adquisición de las vacunas para hacer frente a la emergencia sanitaria”, se lee en la disposición.
Fueron 3,200 vacunas chinas las que ingresaron al país en un lote aparte, en agosto de 2020. A pedido de la Universidad Cayetano, 2 mil de ellas iban a ser usadas entre los investigadores que conducían y dirigían los ensayos clínicos.
Las 1,200 dosis restantes fueron requeridas por la Embajada de China en el Perú para aplicarles a sus trabajadores.
La San Marcos y la Cayetano, por ejemplo, fueron las universidades que ayudaron en los ensayos clínicos de la vacuna china. El jefe del programa era el doctor Germán Málaga.
Las instituciones se encargaron de acoger a los 12 mil voluntarios para poner a prueba en la población peruana la efectividad de lo que era la candidata a vacuna.
Sin embargo, las más altas autoridades de ambas casas universitarias se vacunaron en silencio con las dosis dirigidas a los investigadores, sin ser parte de los estudios clínicos.
El rector de la Cayetano, Luis Varela; el vicerrector académico, José Espinoza, y el vicerrector de Investigación, Alejandro Bussalleu, renunciaron a sus puestos tras conocerse que fueron parte de los beneficiados.
Por el lado de San Marcos, el rector Orestes Cachay y el vicerrector de Investigación, Felipe San Martín, también recibieron las dos dosis pero no dimitieron a sus puestos.
El caso del fiscal Carrasco es diferente al que tiene a su cargo la fiscal de la Nación, Zoraida Ávalos. Debido a su jerarquía, la titular del Ministerio Público ha comprendido a altos funcionarios que se vacunaron en secreto y a espaldas del país.
Ávalos investiga al expresidente Martín Vizcarra, a la exministra de Salud Pilar Mazzetti y la excanciller Elizabeth Astete. Y aún puede incluir a otros funcionarios que podrían haber seguido esos pasos.
Para el exprocurador anticorrupción Luis Vargas Valdivia, la principal línea de investigación es esclarecer si las vacunas fueron parte de un pacto ilegal entre estos funcionarios para que el Estado contrate con el laboratorio Sinopharm.
“Lo que hay que aclarar es si la vacunación de estos exfuncionarios que estuvieron para negociar las compras guarda relación con el contrato de Sinopharm; esta no será una investigación que tome mucho tiempo porque ya hay muchas cosas establecidas, pero lo importante es tener evidencias para avanzar”, expresó Vargas Valdivia a Perú21.
El Estado, como se recuerda, compró un primer lote a China de 1 millón de vacunas. Veremos qué hubo detrás.
La presidenta del Consejo de Ministros, Violeta Bermúdez, confirmó ayer que la Cancillería fue la encargada de requerir oficialmente a China las 2,000 dosis extras que llegaron al Perú junto a los insumos que se usaron en los ensayos clínicos.
Son 1,200 dosis para la embajada china; es decir, 600 vacunas eran para su personal y “personas vinculadas a la embajada”.
Fuente: Diario Perú21.

Vacunagate: Investigadores, funcionarios del Minsa y Cancillería decidían a quiénes aplicaban dosis experimental contra el COVID-19

Por Convoca.pe 
El asesor de inmunizaciones del Ministerio de Salud, Carlos Castillo Solórzano, y el embajador Jorge Arturo Jarama Alván, director de Ciencia y Tecnología de la Cancillería peruana, fueron señalados por Germán Málaga, investigador a cargo de los ensayos clínicos de la vacuna de la farmacéutica china Sinopharm, como el personal de enlace de ambos ministerios que señalaban a qué funcionarios públicos, personas de su entorno e invitados debía aplicarse la candidata a vacuna contra el COVID-19, y cuyos nombres figuran en la lista de 487 inmunizados que la Universidad Peruana Cayetano Heredia entregó al Instituto Nacional de Salud.
Además del expresidente Martín Vizcarra, su esposa y su hermano, personal de los ensayos clínicos de la vacuna contra el COVID-19 de la farmacéutica china Sinopharm, consultores, directivos de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH) y de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), funcionarios de los ministerios de Salud y de Relaciones Exteriores, familiares o entorno cercano de los vacunados e invitados figuran en la lista de las 487 personas que recibieron las dosis de la vacuna, pese a que no eran voluntarios en los estudios experimentales.
El asesor de inmunizaciones del Ministerio de Salud, Carlos Castillo Solórzano, y el embajador Jorge Arturo Jarama Alván, director de Ciencia y Tecnología de la Cancillería peruana, fueron señalados por el doctor Germán Málaga Rodríguez, investigador responsable de los ensayos clínicos de la candidata a vacuna, como los funcionarios de enlace que le indicaban a qué personas debían aplicarles la dosis experimental.
“¿Cómo se hacía la asignación de las vacunas? Les pedíamos a los funcionarios de enlace del Minsa, el doctor Carlos Castillo, y del Ministerio de Relaciones Exteriores, el embajador Jarama, que nos señalaran a quiénes debíamos vacunar”, manifestó Germán Málaga ante la Comisión Especial COVID-19, del Congreso de la República, en la sesión virtual de hoy martes, que se inició en horas de la mañana.
“No revisamos esas listas, no tomamos la decisión, creo que fue un error”, dijo Málaga, al referirse a las listas que le enviaron los funcionarios de enlace del Minsa y la Cancillería.
En la lista remitida por la Universidad Peruana Cayetano Heredia al Instituto Nacional de Salud (INS) además de la ministra de Salud, Pilar Mazzetti, y los viceministros de Salud Pública, Luis Suárez Ognio, y el viceministro de Prestaciones y Aseguramiento en Salud, Víctor Bocángel Puclla, figuran altos funcionarios de dicho sector, como Aldo Lucchetti Rodríguez, director general de Intervenciones Estratégicas en Salud Pública del Ministerio de Salud; y Aída Palacios Ramírez, directora del Hospital Cayetano Heredia.
En el caso de familiares del exviceministro Suárez, fueron inmunizados su cónyuge Inés Caro Kahn, los hijos Juliet y Luis Suárez Caro; y su hermana María del Carmen Suárez-Ognio.
Entre el personal del Ministerio de Relaciones Exteriores, además del embajador Jorge Jarama, figuran su esposa, Darlene Roxanna Mendizábal Quiñones, y su cuñado, Victor Francisco Mendizábal Quiñones. También se encuentran en la nómina Manuel Augusto Gonzáles Chávez, ministro del servicio diplomático, subdirector a cargo de los temas de la península coreana y el Japón en la Dirección General de Asia en la Cancillería.
Otros nombres de la lista
En la búsqueda que hizo Convoca.pe, también se encontró que el servidor público Juan Carlos Asencio Bermúdez, quien laboraba como chofer del despacho del MINSA, figura en el casillero 30 de la misma relación de nombres.
Asencio Bermúdez de 38 años, recibió dos dosis de la vacuna experimental. La primera, fue el 12 de setiembre y la segunda, el 3 de octubre, casi tres meses antes que su jefa, la entonces ministra Pilar Mazzetti, decidiera vacunarse. El chofer se desempeña como trabajador del Minsa desde noviembre de 2016.
Convoca.pe además encontró que el médico Manuel Cedano, actual pareja de la congresista Tania Rodas, de Alianza Para el Progreso (APP), fue inmunizado, según la lista enviada por la Universidad Cayetano Heredia a la PCM. Cedano trabaja como asistente en la Dirección Regional de Salud (Diresa) de La Libertad.
La hija del mencionado doctor, Claudia Cedano Burga (32 años), también recibió las dosis de las vacunas de prueba de Sinopharm. Ambos fueron vacunados en las mismas fechas, el 12 de setiembre y el 3 de octubre de 2020.
Asimismo, está el caso del exconsultor de la PCM, Jean Pierre Baca Balarezo, quien fue ocupó ese cargo durante la gestión del expremier Walter Martos.
Baca Balarezo, de 32 años, fue vacunado en calidad de “invitado”. La primera dosis se la inyectaron el 18 de noviembre y la segunda, el 10 de diciembre. Un mes después, el 11 de enero último, la PCM resolvió su contrato.
De otro lado, el empresario César Loo Cárdenas, dueño del conocido restaurante de comida china Royal, figura como “consultor” en la relación de inmunizados contra el virus SARS-CoV-2​, de acuerdo con el documento de la UPCH.
Además, en la misma lista aparecen el exlegislador fujimorista Alejandro Aguinaga, aspirante al Congreso por Fuerza Popular, y su esposa Fabienne Weber.
Y como “invitada”, fue vacunada la lobbista Cecilia Blume Cillóniz, quien fue jefa del Gabinete de Asesores del Ministerio de Economía y Finanzas en el gobierno de Alejandro Toledo, y del entorno del expresidente Pedro Pablo Kuczynski.
El nombre del Nuncio Apostólico en el Perú, Nicola Girasoli, se encuentra con el rótulo “consultor” en la relación de inmunizados fuera de los ensayos clínicos. El religioso recibió la primera dosis de la vacuna china el 21 de enero y la segunda, el 11 de febrero reciente.
Destino de las dosis
Según el doctor Málaga, el lote de 3,200 vacunas que recibieron de Sinopharm no forman parte del ensayo clínico, “de modo que su administración no es registrada y no interfiere con los 12 mil voluntarios” de los ensayos clínicos.
Málaga detalló que se las 3200 dosis que importaron de China, 1200 fueron entregadas a la embajada china, a pedido de la farmacéutica Sinopharm. Sin embargo, no supo explicar por qué dichas dosis fueron importadas de China a nombre de la Universidad Peruana Cayetano Heredia y, luego, fueron a la delegación diplomática.
La Universidad Peruana Cayetano Heredia se quedó con 2000 dosis. De estas, le dio 200 dosis a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. El doctor Eduardo Ticona, a cargo de los ensayos en dicha casa de estudios, decidía a quiénes le aplicaban, según Málaga.
Vacunas y Vizcarra
Finalmente, la Universidad Peruana Cayetano Heredia se quedó con 1800 dosis. De ese total, 803 dosis quedaron en stock y usaron 907 dosis.
De las 803 dosis en stock usaron 247 dosis en voluntarios de los ensayos clínicos que trabajaban en primera línea, a quienes les habían tocado placebo en vez de vacuna. Estas dosis están inmovilizadas por no tener registro sanitario.
El investigador no aclaró el destino de las 907 dosis. Dijo que 680 dosis se aplicaron a 340 trabajadores del ensayo clínico y 120 a personal cercano al estudio. No detalló el destino de las 107 dosis sobrantes, que habrían sido aplicadas a funcionarios públicos, personas de su entorno cercano e invitados.
Embajador Jorge Jarama será investigado por la Cancillería. Además de él, se inmunizaron su esposa, cuñado y hasta su suegra.
Fiscalía investiga a Vizcarra y altos funcionarios
El 15 de febrero, la Fiscalía de la Nación inició una investigación preliminar contra el expresidente Martín Vizcarra por la presunta comisión de los delitos contra la administración pública, concusión y negociación incompatible o aprovechamiento del cargo y otros funcionarios que recibieron la vacuna experimental contra el COVID-19.
La Fiscalía adelantó que recibirá las declaraciones indagatorias del expresidente Vizcarra, su esposa Maribel Díaz Cabello, el doctor Germán Málaga y del expresidente del consejo de ministros, Walter Martos, la exministra de Salud, Pilar Mazzetti y el excanciller Mario López, entre otros.
Fiscal en Universidad Peruana Cayetano Heredia
El 16 de febrero, el fiscal adjunto supremo Ramiro González, a cargo del Área de Denuncias Constitucionales de la Fiscalía de la Nación, fue a la sede de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, en San Martín de Porres, para verificar el procedimiento y los sistemas de registro del ensayo clínico de la vacuna de Sinopharm. Este 17 de febrero, el fiscal González hizo lo mismo en la sede de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, en el Cercado de Lima.
Horas después, la Fiscalía de la Nación amplió la investigación preliminar sobre las vacunas de Sinopharm e incluyó a las exministras de Salud, Pilar Mazzetti, y de Relaciones Exteriores, Elizabeth Astete, por presuntos delitos de concusión y negociación incompatible o aprovechamiento indebido del cargo.

“Nos duele sobremanera que Nuncio Apostólico Nicola Girasoli esté en la lista”, afirma Arzobispo de Lima

Carlos Castillo señaló que el hecho de que Nicola Girasoli se haya vacunado es un hecho grave y que espera que dé explicaciones más detalladas sobre su rol en el ensayo clínico.

El Arzobispo de Lima, Monseñor Carlos Castillo, señaló que su institución ha sufrido un “dolor profundo” luego de que se conociera que el Nuncio Apostólico, Nicola Girasoli, figura en la lista de personas que se vacunaron con la vacuna desarrollada por el laboratorio chino Sinopharm.
“Estamos entristecidos e indignados porque es una persona tan buena y cercana a nosotros. Él se ha vacunado por motivos que él tiene que explicar, me parece que su explicación hasta ahora no es suficiente. Que figure en la lista nos duele sobremanera, esta participación es un signo de que nos toca a nosotros también superar la indiferencia hacia los problemas de la gente”, aseveró a RPP.
Informó también que le ha enviado un mensaje indicando que rechaza de manera tajante su accionar y que está a la espera de que dé explicaciones más detalladas. Dijo también que son este tipo de cosas las que promueven que se señale a la Iglesia Católica como elitista.
“Le he dicho que esto es grave. Estos signos de privilegios son las cosas que la gente critica de la iglesia. No nos podemos permitir nada, tenemos que ser la esperanza, todos podemos caer en errores, pero tenemos que tener cuidado en lo que hacemos”, agregó.
Girasoli aseveró en un comunicado que fue vacunado con las dosis desarrolladas por el laboratorio chino Sinopharm debido a que participó de los ensayos clínicos de esta vacuna como “consultor en temas éticos”.
“A través de mi médico personal he sido convocado como consultor de la prestigiosa Universidad Cayetano Heredia en temas éticos sobre este proceso y a motivo de mi condición de convaleciente por las consecuencias que todavía tengo del COVID-19″, se lee en su pronunciamiento.
Según la lista de las personas que se inocularon con las dosis del laboratorio chino, Girasoli recibió la primera dosis el 21 enero y la segunda el 11 febrero del 2021.
Fuente: Diario Perú21.

Primer domingo de Cuaresma 2021

[Visto: 225 veces]

Evangelio según San Marcos 1,12-15.
En seguida el Espíritu lo llevó al desierto, donde estuvo cuarenta días y fue tentado por Satanás. Vivía entre las fieras, y los ángeles lo servían.
Después que Juan fue arrestado, Jesús se dirigió a Galilea. Allí proclamaba la Buena Noticia de Dios, diciendo: “El tiempo se ha cumplido: el Reino de Dios está cerca. Conviértanse y crean en la Buena Noticia”.
La Congregación de la Resurrección comenzó en París, Francia, el 17 de febrero de 1836 -el miércoles ceniza- bajo el liderazgo de Bogdan Janski. Después de la muerte del fundador el 2 de julio de 1840, sus discípulos bajo la dirección de Peter Semenenko y Jerome Kajsiewicz, los cofundadores de la Congregación, continuaron desarrollando sus ideas y viviendo en comunidad.
Se inspiraron en dedicarse a Jesucristo Resucitado y llamarse a sí mismos “Hermanos de la Resurrección”.
La Congregación de la Resurrección es una comunidad religiosa de sacerdotes, y hermanos que sirven en parroquias e institutos para la renovación o la Resurrección de la Sociedad.
Ministrando en los siguientes países del mundo: Australia, Austria, Bermuda, Bolivia, Brasil, Bulgaria, Canadá, Alemania, Israel, Italia, Polonia, Eslovaquia, Tanzania, Ucrania y los Estados Unidos.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Hasta ahora, viviendo en Roma casi tres años, he tenido unos cincuenta visitantes, aproximadamente la mitad de ellos permaneciendo conmigo. En tres años y medio en las Bermudas he tenido setenta y uno visitantes, cuarenta y nueve de ellos se quedan conmigo. ¡Durante los casi trece años que sirvo en Bolivia tuve cuatro visitas! Un amigo sacerdote muy cercano vino a visitarme en Bolivia, pero dejó en claro que no quería pasar de una rectoría en Montreal a otra en La Paz. Así que hice planes para ir a Arica, Chile, durante cinco días. Era mi primera vez allí, así que no sabía qué esperar. Como empezamos a aterrizar Fr. George preguntó si íbamos a Chile o Arabia Saudita, porque dondequiera que buscabas había arena. Arica, en la costa del Pacífico, está en medio de un desierto. ¿Quién lo hubiera pensado? De hecho, dentro de la ciudad, especialmente en la zona para los turistas había hierba, arbustos, árboles y flores, pero sólo unos pocos kilómetros fuera no había nada más que arena. Esa fue mi primera y única experiencia del desierto.
El desierto es central para el evangelio de hoy (Marcos 1:12-15). Jesús pasó cuarenta días en el desierto antes de comenzar su ministerio de predicación y sanación. Esto fue presagiado por los cuarenta años que los israelitas pasaron vagando por el desierto, dirigidos por Moisés. El desierto era un lugar de dificultades e inconvenientes. La ausencia de agua y sombra los pone en riesgo de deshidratación, enfermedad e incluso muerte. Esto, sus cuarenta años fueron de penurias y sufrimiento. Los aquejados ante Dios cuando les faltaron las necesidades de la vida, en particular el agua y el pan. Y así (Éxodo 17:5-7), el agua salió de la roca cuando Moisés siguió el mandato de Dios y golpeó la roca con su vara. En respuesta a su clamor de comida, Dios envió maná del cielo para alimentarlos (Éxodo 16:13-16). Fue durante su llegada que se quejaron contra Dios, y construyeron un ternero de oro (Éxodo 32:1-4), jugando a las probabilidades de que si Su Dios les defraudó, uno de los dioses paganos podría pasar por ellos.
Sin embargo, el desierto también fue un lugar de gracia y bendiciones. Fue allí, en el Monte Sinaí, que Dios extendió a Moisés y a su pueblo elegido (Éxodo 19) un pacto. Estaba allí y luego les dio los diez mandamientos. Finalmente, los llevó a la Tierra Prometida, cumpliendo sus promesas que hizo a Abraham y a sus descendientes. Así, también se asoció el desierto, para los israelitas, como lugar de alegría y liberación.
Durante los cuarenta días de Cuaresma el Señor Jesús nos invita a “Arrepentíos, y a creer en el evangelio”. Él nos invita a entrar con él en el desierto durante cuarenta días. Lo haremos sin salir de casa, porque el desierto será un viaje espiritual, y un viaje “interior”. Al igual que el pueblo elegido del primer pacto, nuestro viaje también puede ser uno de penurias y sufrimientos, como respondemos diariamente al llamado del Señor. Cambiar nunca es fácil, y el arrepentimiento y la conversión no son fáciles. No han llegado en un día, sino que piden un constante escuchar al Señor y mover nuestros corazones hacia él y su camino. Su estilo lo descubrimos de una manera especial en las Sagradas Escrituras. Él nos dice que creer en el “evangelio”, la ‘buena noticia’, nos llevará a la salvación. Para llegar a conocer a Jesús y a su estilo, necesitamos conocer su palabra, y escuchar su palabra, y entonces aceptamos su verdad y sabiduría. Durante la temporada de Cuaresma, las lecturas del día nos llevan, día tras día, a una unión más cercana con Dios por medio de Jesús, con la gracia del Espíritu Santo.
En el evangelio escuchamos que durante sus cuarenta días Jesús se enfrentó a “bestias salvajes” en el desierto, pero que también “los ángeles le ministraron”. Durante nuestros cuarenta días, ¿cuáles serán las “bestias silvestres” que nos encontraremos? ¡Puede que haya muchos! Tal vez la “bestia salvaje” con la que tendremos que luchar puede ser desesperanza, miedo, enfermedad, pérdida de seguridad, adicciones, malos hábitos, falta de paciencia, falta de perdón, odio, y muchos más que sólo cada uno de nosotros puede identificar y luchar en contra.
Pero también oímos en el evangelio que durante los cuarenta días en el desierto “los ángeles sirvieron” a Jesús. Y durante nuestros cuarenta días “los ángeles nos ministrarán”. Creo que si nos volvemos al Señor con sinceridad experimentaremos la gracia de Dios, y esa ayuda de los ángeles. Sin embargo, si no entramos en el viaje de Cuaresma, si son sólo otros cuarenta días en el calendario -de los cuales ya han pasado tres/ cuatro días- no podemos esperar mucho cambio, una derramamiento de gracia o arrepentimiento y conversión. ¡Depende de nosotros! Este viaje de Cuaresma, aunque también pueda implicar sufrimiento, sacrificio y penurias, nos llevará a la liberación y alegría, como lo hizo con los israelíes.
El destino de nuestros cuarenta días de Cuaresma es la gloriosa celebración del sufrimiento, muerte y resurrección de Jesús el Señor. Para llegar a ese destino implica un viaje diario, un seguimiento diario de Jesús, y un día a día volviendo nuestros corazones, mentes, espíritus y vidas al Señor. Nuestra liberación no se ganará en un día, sino en cuarenta y días. Tomemos este importante paso hoy, animado por el viaje del desierto de los israelitas y de Jesús, y que sea nuestro. Arrepentíos y creamos en el evangelio.

Línea Amarilla con chalina

[Visto: 280 veces]

Formalizan investigación preparatoria contra Augusto Rey Hernández de Agüero

La investigación preparatoria contra el exregidor municipal es por los presuntos delitos de colusión y cohecho pasivo propio.

El fiscal José Domingo Pérez, integrante del equipo especial Lava Jato, dispuso formalizar la investigación preparatoria contra del exregidor municipal Augusto Rey por el caso Línea Amarilla, obra que estuvo a cargo de la constructora brasileña OAS, durante la gestión de Susana Villarán.
Recordemos que la exalcaldesa de Lima cumple con una orden de arresto domiciliario por este caso, mientras es investigada por presuntamente recibir US$7 millones de la firma brasileña para su campaña de reelección, a cambio de favorecerla de manera ilegal.
La mencionada constructora y sus exejecutivos indicaron que iniciaron un proceso de colaboración eficaz con la fiscalía peruana.
La investigación preparatoria contra Augusto Rey es por los presuntos delitos de colusión y cohecho pasivo propio, como consecuencia de su participación en asesoramiento para la firma del acta de acuerdo con OAS.
“Por su participación en la negociación del Acta de Acuerdo de 20 de mayo del 2011, al haber prestado asesoramiento a la Municipalidad Metropolitana de Lima para que se lleve a cabo la suscripción de la cuestionada Acta de Acuerdo”, menciona la disposición emitida por el fiscal Pérez en enero pasado, según informó el diario El Comercio.
En respuesta, el exregidor municipal negó a dicho medio cualquier tipo de vinculación en la negociación del acta suscrita y señaló que continuará colaborando con la investigación fiscal.
“Es un tema que a mí no me preocupa, la fiscalía está haciendo su trabajo, las personas que han participado en la firma de esa acta han dicho que yo no he participado, no era mi función, yo tenía días en la municipalidad, yo participaba en los temas sociales, yo lo he explicado a la fiscalía y ha sido ratificado por mis jefes y las personas responsables”, manifestó.
“Yo tenía días en la municipalidad cuando se suscribió el acta. Si me llaman a declarar lo hago como lo he hecho antes, no asesoré, no firmé, ni contribuí en la firma de esta acta, yo tomé conocimiento de esa acta luego de que fue firmada”, agregó.
Fuente: Diario EXPRESO.

Amantes de Sinopharm

Por Martha Meier Miró Quesada– Diario EXPRESO.
La compra de las vacunas chinas empezó a apestar a corrupción cuando el periodista Beto Ortiz sacó a luz la inmunización clandestina de diversos personajes con capacidad de gestionar los contratos; incidir en las pruebas clínicas e influir a cierto nivel del empresariado y de los políticos. Entre los vacunados figuran el pillo y ex okupa de Palacio, Martín Vizcarra; una conocida lobista adú de éste en el caso Chinchero; la ministra de Salud Pilar Mazzetti; el infectólogo Eduardo Gotuzzo; la sagastiana ministra de Relaciones Exteriores Elizabeth Astete
El doctor Gotuzzo –estando ya vacunado– sostuvo en una entrevista que la vacuna Sinopharm es “bastante segura”, refiriéndose a los ensayos clínicos con doce mil voluntarios realizadas por la Universidad Cayetano Heredia; y que esperaba que el Gobierno consiguiera un lote más grande para inmunizar a los adultos mayores y personas de riesgo. ¿Por qué tanto interés en Sinopharm y tan escasa con Pfizer, Sputnik, Moderna, AztraZeneca o Sinovac (la utilizada en China)? Gotuzzo apenas mencionó a AstraZeneca y Pfizer diciendo que se debía contar con más vacunas, pero no era necesario, en ese momento, vacunar a todo el país. ¿Total?
Las ex ministras Mazzetti, Astete y antes López parecen haber jugado un papel para retrasar las conversaciones, negociaciones y demás gestiones con el resto de laboratorios. La obsesión de Vizcarra y luego de Sagasti por la vacuna de Sinopharm es, por lo decir lo menos, sospechosa. Con acierto el ex presidente del Consejo de Ministros, Óscar Valdés dice que por ética el Ejecutivo debe publicar el contrato con Sinopharm para transparentar sus cláusulas, los precios de las dosis y los compromisos adquiridos al comprar 38 millones de dosis por “una cuestión de ética y moral”. Lamentablemente Vizcarra y su sucesor Sagasti parecen no conocer el significado de esas palabras.
La vacuna Sinopharm no es ni por asomo de las mejores, y sí de las más costosas. El experto chino en vacunación Tao Lina escribió en la plataforma web Weibo, que Sinopharm tiene 73 efectos secundarios. Su informe fue publicado en el Daily Mail, de Londres y se citan: presión alta, dolores de cabeza, pérdida de visión, pérdida del olfato y el gusto e incontinencia urinaria. Ni bien su comunicación se viralizó, el doctor pidió disculpas por su “imprudencia”. No es raro pues ya sabemos qué pasa con los científicos que no siguen la narrativa del Partido Comunista Chino, son encarcelados o desaparecen. Ese país es una dictadura sin el menor respeto por los derechos humanos y tremendamente corrupto, tan corrupto como todo este vil episodio de las vacunas que el doctor Germán Málaga, con la corrección que lo caracterizaba, debe explicar.
Y sí, sí hay otra lista del #VacunaGate, con muchos más nombres que aún no han salido a la luz, pero no podrán taparlos más. La verdad estallará.

Foto Teo BIZCA/AFP)-Getty Images).

Congreso acusa a Martín Vizcarra de haber cometido 8 delitos

Si bien la fiscal de la Nación, Zoraida Ávalos, ha dispuesto que a Martín Vizcarra solo se le investigue por delitos que no acarrearían prisión efectiva, en el Congreso varias de las denuncias constitucionales incluyen cargos penales que, de ser aprobados, la alta funcionaria no podría rechazar.

Solamente en las imputaciones de María Teresa Cabrera, legisladora de Podemos que trabajó como jueza más de dos décadas, se detallan ocho presuntos crímenes del expresidente. Estos son concusión (con pena de hasta ocho años de cárcel efectiva), colusión agravada (hasta quince años), peculado doloso (doce años de máxima condena), malversación (cuatro años), cohecho pasivo propio (ocho años), negociación incompatible (seis años), tráfico de influencias (seis años), falsa declaración en proceso administrativo (cuatro años) y falsificación de documentos públicos (diez años).
“En su condición de funcionario, se apropió y utilizó a su favor y de su cónyuge antes referida, las vacunas que estaban destinadas al personal médico y asistencial, que se encuentra en la primera línea de batalla contra el Covid, a pesar de no formar parte del grupo de voluntarios, aprovechando su alta investidura, encuadrando su conducta en dicho ilícito normado en el artículo 387 del Código Penal”, indicó la congresista.
Asimismo, los congresistas de Acción Popular Manuel Merino, Luis Roel y Leonardo Inga han denunciado a Vizcarra por colusión agravada, cohecho pasivo propio, negociación incompatible, falsificación de documentos y concusión.
Fuente: Diario EXPRESO.

Aprueban investigar a expresidente Vizcarra

Tras recomendar la procedencia de las seis denuncias presentadas en contra del expresidente Martín Vizcarra y sus exministras Pilar Mazzetti y Elizabeth Astete, la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales aprobó separar las acusaciones que solicitan el juicio político de aquellas que plantean el antejuicio por el caso de la utilización irregular de las vacunas de Sinopharm.
Fueron dos los informes que declaran procedentes las denuncias constitucionales, 422, 423, 424, 425, 426 y 427 referidas a Vizcarra por la presunta comisión de los delitos de organización criminal, colusión, peculado doloso, cohecho pasivo propio, negociación incompatible, tráfico de influencias, entre otros.
Asimismo, recomienda declarar procedente las denuncias en contra de Vizcarra, la ex ministra de Salud, Pilar Mazzetti y la excanciller Elizabeth Astete por la presunta infracción constitucional de los artículos 38, 39 y 118, inciso 1, entre otros de la Carta Magna.
Por otro lado, se informó de la llegada de otras dos denuncias por el mismo caso, y una de ellas incluye al presidente Francisco Sagasti.
Pese a que se debatieron, los dos informes no se aprobaron porque se tenían que subsanar algunos requisitos de procedencia, tal como lo alertó el congresista Guillermo Aliaga. Por ello se acordó dar dos días de plazo para efectuar las correcciones del caso.
Debido esto, el congresista de Podemos Perú (PP), Carlos Almerí, criticó a su colega Guillermo Aliaga por presuntamente actuar como abogado defensor del exmandatario Martín Vizcarra en el denominado caso “Vacunagate”.
“Parece que estamos viendo a un abogado defensor y no a un colega congresista”, dijo Almerí. En su defensa, Aliaga dijo que no permitía que lo denominaran así porque lo que busca es que las denuncias sigan el debido proceso y se cumplan los requisitos de admisibilidad como el de especificar cómo y qué artículo de la Constitución se vulneró.
JUICIO Y ANTEJUICIO
En el juicio político se evalúan infracciones constitucionales de carácter político, mientras que en el antejuicio se evalúa si un alto funcionario cometió delitos en el ejercicio de sus funciones; primero en el Congreso y luego en los fueros del Poder Judicial. El juicio político es un proceso más rápido que el antejuicio.
Fuente: Diario EXPRESO.

“Chalinas verdes” en desfile por la Fiscalía

A Glave y Rey se les acusaría de cohecho, negociación incompatible y colusión. A Ugaz de lavado de activos.

La Fiscalía iniciará una ronda de interrogatorios a varios personajes de las “Chalinas verdes” de la administración edil de Susana Villarán que habrían cometido diversos actos dolosos, perjudicando ostensiblemente a la comuna capitalina entre los años 2011 y 2014.
Entre los investigados por los presuntos delitos en contra del Estado, a través de la Municipalidad de Lima Metropolitana, aparte de la presunta cabecilla de una supuesta organización criminal, la sindicada Susana Villarán de la Puente, figuran Marisa Glave Remy, Paola Ugaz, Augusto Rey Fernández de Agüero, entre otros.
A ellos se les imputa los presuntos delitos de cohecho, negociación incompatible y colusión, por su participación en los contratos de concesión denominada “Lima Amarilla”, celebrado con la OAS, “Nuevas Vías de Lima”, con Odebrecht, amén de la “Vía Expresa Sur”, contrato realizado con Graña y Montero.
Según la fiscalía que ve el caso, a cargo de José Domingo Pérez, dichos personajes se habrían coludido con Villarán para aceptar sobornos de las empresas brasileñas por un aproximado de 7 millones de dólares.
BAJO LA LUPA
A Paola Ugaz, el Ministerio Público le presume lavado de activos debido a un supuesto desbalance patrimonial y viajes sospechosos. La ex alta funcionaria ha tratado de escudarse en su condición de periodista pero no le funcionó.
Fuente: Diario EXPRESO.

Beata Alicja Kotowska CR

[Visto: 215 veces]

Ser fiel

Por Anna Gębalska Berekets– Aleteia.org
En el bosque de Piaśnickie, cerca de Wejherowo, los alemanes cometieron crímenes contra miles de personas. Una de las víctimas que murió de un disparo en la nuca fue la hermana de casi 40 años, Alicja Kotowska.
Alicja Kotowska (bautizada Maria Jadwiga) nació el 20 de noviembre de 1899, en vísperas de la Presentación de la Santísima Virgen María. Ella vino de la pequeña ciudad de Krasiniec en Mazovia. Antes de unirse al convento, su familia y parientes la llamaban Marylka.
Desde temprana edad fue sensible a las personas, a su sufrimiento y pobreza. Cuando cumplió 19 años, se unió a las filas del Ejército Polaco donde estuvo involucrada en el cuidado de los soldados heridos.
En 1920, durante la invasión bolchevique de Polonia, Maria Jadwiga se ofreció como voluntaria para ayudar y trabajó como hermana de la Cruz Roja. Inició estudios de medicina, que tuvo que interrumpir debido a las hostilidades. Después del final de la guerra, continuó su educación. En ese momento, conoció a las hermanas Resurreccionistas. Influenciada por muchas conversaciones personales con ellas, se dio cuenta de que era precisamente ese carisma lo que estaba buscando y que quería dedicar su vida a este servicio religioso y dedicar el resto de su vida a Cristo.
En una carta a su madre general, Antonina Sołtan, escribió: “Quiero vivir y morir por Cristo, amándolo por encima de todo, porque Él es el Amor Altísimo, Señor, Dios y mi todo“.
En 1922, comenzó su vida religiosa en Kęty, cerca de Bielsko. Fue allí donde se ubicó la primera casa religiosa de la congregación. Tomó el nombre de Alicja. Después de pasar por todas las etapas de formación, hizo sus votos y regresó a Varsovia. No era de condición acomodada, y se le requirió una dote de las novicias. Su padre acudió al rescate y pidió prestado dinero para que su hija fuera aceptada en el convento.
Alicja reanudó sus estudios, pero ya no en medicina, sino en la facultad de matemáticas y ciencias naturales. Defendió su tesis de maestría en química y comenzó la práctica docente. Las personas que la conocieron enfatizaron en sus memorias que era una mujer que se exigía mucho a sí misma y era crítica con sus acciones.
Ella se encargó de la educación de la generación joven.
Una de las hermanas dijo durante un paseo que “le encanta sufrir desde lejos“. Quería dedicarse por completo a Dios y a las personas. La hermana Kotowska llegó a Wejherowo en 1934. Fue enviada a ocupar el cargo de directora del Gimnasio Privado Femenino de la Congregación de las Hermanas de la Resurrección en Wejherowo (en 1938 la escuela cambió su nombre por el de Gimnasio Privado Femenino Reina del Mar de Polonia).
Trabajar en este lugar no fue fácil. Muchas cosas tuvieron que resolverse desde cero. Las hermanas ni siquiera tenían un lugar de residencia permanente para poder pasar la noche en paz y descanso.
En 1939, visitó a sus padres y hermanos por última vez en la capital. Fue a Kęty y Jasna Góra. Luego se fue a la playa a trabajar. Dirigió un internado para niñas y un jardín de infancia. Comenzó a construir una nueva ala del gimnasio, donde se ubicarían las nuevas aulas.
Organizó viajes y romerías. Quería que sus alumnos visitaran el teatro y los conciertos. Ella moldeó la actitud patriótica de estas jóvenes. Con ellos, incluso fue a reunirse con el presidente Mościcki en Varsovia.
Denuncia y prisión
Sin embargo, no esperaba lo peor. Ella confiaba en la gente. Sin embargo, el conserje que trabajaba con ella en la escuela la denunció a los alemanes.
Un día, cuando mi hermana se enteró de que la Gestapo estaba destruyendo todas las manifestaciones de la vida religiosa, decidió esconder las vestiduras litúrgicas en un arcón grande y enterrarlas. Luego la acompañó el conserje, Franciszek Pranga. Les contó a los nazis todo el incidente. Se advirtió a la hermana Kotowska que podría ser arrestada. Sin embargo, fue fiel a su vocación y a la palabra dada a Dios hasta el final.
Ella perdonó al traidor
El día antes de su arresto, hizo una larga confesión. Al día siguiente, cuando las hermanas se reunieron para la oración de la mañana, entraron los alemanes. Cuando la Gestapo se llevó a la hermana Alicja, ella dijo que perdonaba al conserje Franciszek.
La pusieron en prisión. Sin embargo, ella no se quejó de su destino. La gente intentó quebrarla mental y físicamente, pero ella oró. Todo lo que pidió fue su cruz.
Dios está esperando en el cielo
El 11 de noviembre de 1939, los nazis la llevaron con sus hijos judíos a Piaśnica. Trató de calmar a los niños. Ella les dijo justo antes de la ejecución: “¡No tengan miedo de los niños! Dios te ama y te espera en el cielo”.
Su cuerpo nunca fue encontrado. Sucedió como una de las hermanas había dicho antes durante un paseo juntas: “¿No importa dónde estará el cuerpo? (…) ¡Ojalá nadie supiera de mí! Después de todo, ¡se trata de poder conectar con Dios! ¡Y es posible en todas partes y bajo todas las circunstancias! Vivir en Él, hundirse como una gota en el océano de Su misericordia, ¡este es mi gran deseo! ”.
Elevada a la gloria de los altares
Cuando, después del final de la guerra, uno de sus alumnos estaba realizando una exhumación, descubrió un gran rosario negro en la tumba número 7. Este es el único rastro.
La hermana Kotowska, probablemente como el resto de los prisioneros, fue quemada. Hasta el final, sin embargo, fue fiel a su vocación y al lema de la congregación: “Por la cruz y la muerte hasta la resurrección“.
La hermana Alicja fue beatificada por el Papa Juan Pablo II el 13 de junio de 1999, junto con otros 107 mártires de la Segunda Guerra Mundial.

Oración por la intercesión de la Beata Alicja:

Cristo Resucitado que llamaste a la Beata Alicja
al camino de la vida religiosa y de la fidelidad
en el cumplimiento del mandamiento de amar a Dios y al prójimo,
que la muerte de tu mártir nos traiga valentía
en soportar todo sufrimiento.
Por ella, concédenos la gracia que te pedimos (…)
Que al escuchar nuestra solicitud
Tu gloria crezca en la tierra. Amén