Archivo de la categoría: Espiritualidad

Congregación de la Resurrección

Capítulo de 1872: Tomasz Brzeska CR, Eugeniusz Funcken CR, Piotr Semenenko CR, Julian Feliński CR, Hieronim Kajsiewicz CR, Walerian Przewłocki CR, Karol Kaczanowski CR, Aleksander Jełowicki CR.

HISTORIA

Bibliografía:
-Resurrectionist Charism. A History of the Congregation of the Resurrection, vol. III (1932–1965), Rome 1992.
-The First One Hundred Years. A study of the Apostolate of the Congregation of the Resurrection in the United States 18661966, Rome 1966.
-E. T. Janas, J. Wahl, Dictionary of American Resurrectionists 1865
1990, 2nd Updated Edition, Chicago, Illinois 1991.

-W. Kwiatkowski, La vita di padre Pietro Semenenko, Roma 1952.
-J. Iwicki, Resurrectionist Charism. A History of the Congregation of the Resurrection, vol. I, 1836-1886, with James Wahl, Rome 1989.
-J. Guzdek, Wstęp, [do:] H. Kajsiewicz, Rady dla młodych księży, Kraków 1999.
H. Kajsiewicz, “Listy 1868-69”, Biblioteka Zmartwychwstańców, Rzym 2012: http://www.biz.xcr.pl/files/Kajsiewicz-Listy-X.pdf
-A. Kardaś, Droga charyzmatyczna Hieronima Kajsiewicza, Kraków 2006.

Mensajero

Evangelio según San Marcos 1,1-8:
Comienzo de la Buena Noticia de Jesús, Mesías, Hijo de Dios.
Como está escrito en el libro del profeta Isaías: Mira, yo envío a mi mensajero delante de ti para prepararte el camino.
Una voz grita en el desierto: Preparen el camino del Señor, allanen sus senderos, así se presentó Juan el Bautista en el desierto, proclamando un bautismo de conversión para el perdón de los pecados.
Toda la gente de Judea y todos los habitantes de Jerusalén acudían a él, y se hacían bautizar en las aguas del Jordán, confesando sus pecados.
Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo: “Detrás de mí vendrá el que es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de ponerme a sus pies para desatar la correa de sus sandalias. Yo los he bautizado a ustedes con agua, pero él los bautizará con el Espíritu Santo”.

La Virgen y la Santa Casa de Loreto

La Santa Casa de Loreto es la misma casa de Nazaret que visitó el Arcángel Gabriel en la Anunciación a la Santísima Virgen María. Es allí donde el Verbo se hizo Carne y habitó entre nosotros. Allí también vivió la Sagrada Familia a su regreso de Egipto y donde Jesús pasó 30 de sus 33 años junto a La Virgen y San José.
Pronto la Santa Casa se convirtió en lugar de reunión para la celebración de la Santa Misa de los primeros Cristianos. Podemos imaginarnos con qué amor y veneración cuidaban este Santo Lugar.
Actualmente la Santa Casa está situada dentro de la Basílica que para ella se construyó en Loreto, Italia. Dentro de la casa de Loreto se venera la pequeña estatua de La Virgen de Loreto. La Santa Casa en Nazaret tenía dos partes: una parte era una pequeña gruta y la segunda parte una pequeña estructura de ladrillos que se extendía desde la entrada de la gruta. La estructura de ladrillos no tenía sino tres paredes, ya que un lado pegaba con la pared de la gruta.
¿Cómo llegó la casa de Nazaret a Loreto, Italia? Hay varias tradiciones. Una de ellas habla de ángeles que transportaron la casa por los aires. Pero hay documentos que parecen indicar que el responsable del traslado es un comerciante llamado Nicéforo Angelo del siglo XIII. Quizás su apellido inspiró la idea del traslado por medio de ángeles. En todo caso, tan extraordinaria empresa, sin duda, tuvo la protección y guía del cielo. Ya lo había dicho el ángel a la Virgen en esa misma casa: “Para Dios nada es imposible”.
Tratan de destruir la Santa Casa
La casa de Loreto es sagrada en virtud de quienes en ella habitaron. Muchos consideran la Santa Casa de Loreto como uno de los lugares más sagrados del mundo y Dios no quiso que esta casa fuese profanada o destruida, sino preservada para siempre. El demonio, los hombres, y el mundo usualmente van contra todo lo que Dios quiere y con esta bendita casa no fue diferente. En 1291, los Sarracenos conquistaban la Tierra Santa. Quisieron acabar con toda la historia del cristianismo y la mejor forma para ellos era destruyendo todos los lugares sagrados. Pensaban que eliminando todos los signos visibles del cristianismo, apagarían el amor y la devoción.
Fueron en busca de cada lugar venerado por su asociación con la vida de Cristo. Cuando llegaron a las proximidades de Nazaret, La Santa Casa no tenía defensa humana. Esta era bien conocida, porque los cristianos desde el tiempo de los Apóstoles la tenían con gran reverencia y celebraban allí la Santa Misa. Los enemigos se decían: “Nunca más los cristianos celebrarán aquí la Anunciación”
La Basílica construida sobre la Santa Casa ya había sido destruida dos veces antes. La primera vez fue en 1090 A.D. Sin embargo,  la casa quedaba intacta. Los cruzados reconstruyeron la Basílica, pero en 1263 fue destruida de nuevo. Una vez más la Santa Casa fue protegida.  Esta vez los cruzados no pudieron reconstruir la Basílica y la Santa Casa se quedó sin protección.
La tradición del traslado Angelical
Según esta tradición, en 1291, cuando los cruzados perdían control sobre la Tierra Santa, Nuestro Señor decidió enviar a los ángeles a proteger su Santa Casa y les dio el mandato de que movieran la casa a un lugar seguro. Llévense la Santa Casa a un lugar seguro, lejos del odio de mis enemigos de esta tierra donde nací. Elévenla sobre los aires, donde no la puedan alcanzar. Que no la vean.
El 12 de mayo de 1291 los ángeles trasladaron la casa hasta un pequeño poblado llamado Tersatto, en Croacia. Muy temprano en la mañana la descubrieron los vecinos y se asombraron al ver esta Casa sin cimiento y no se explicaban cómo llegó ahí. Se adentraron y vieron un altar de piedra. En el altar había una estatua de cedro de la Virgen María, que tenía al niño Jesús en sus brazos. El niño Jesús tenía sus dos dedos de la mano derecha extendido como bendiciendo. Con su mano izquierda sostenía una esfera de oro representando al mundo. Ambos estaban vestidos como con unas batas y tenían coronas de oro.
Unos días más tarde, la Virgen María se le apareció a un sacerdote de ese lugar y le explicó de dónde venía la casa. Ella dijo: “Debes saber que la casa que recientemente fue traída a tu tierra es la misma casa en la cual yo nací y crecí. Aquí, en la Anunciación del Arcángel Gabriel, yo concebí al Creador de todas las cosas. Aquí, el Verbo se hizo carne. El altar que fue trasladado con la casa fue consagrado por Pedro, el Príncipe de los Apóstoles. Esta casa ha venido de Nazaret a tu tierra por el poder de Dios, para el cual nada es imposible.
Ahora, para que tú puedas dar testimonio de todo esto, sé sanado. Tu curación inesperada y repentina confirmará la verdad que yo te he declarado hoy.” El sacerdote, que había estado enfermo por mucho tiempo, se sanó inmediatamente y anunció al pueblo el milagro que había ocurrido. Comenzaron las peregrinaciones a la Santa Casa. Los residentes de este pequeño pueblo construyeron sobre la Santa Casa un edificio sencillo para protegerla de los elementos de la naturaleza. Pero la alegría de los croatas duró poco tiempo. Después de tres años y cinco meses de estar la casa en este poblado, en la noche del 10 de diciembre, de 1294, la casa desapareció de Tersatto para nunca más volver.
Un residente devoto de Tersatto construyó una pequeña iglesia en el lugar donde estuvo la casa, una réplica de esta. Y puso la siguiente inscripción: ¨La Santa Casa de la Virgen María vino de Nazaret el 10 de diciembre de 1291 y estuvo hasta el 10 de diciembre de 1294.¨La gente de Croacia continuó venerando a Nuestra Señora en la réplica de la Santa Casa. Fue tanta su devoción, que el Papa Urbano V envió a la gente de Tersatto una imagen de Nuestra Señora en 1367. Esta imagen se cree fue esculpida por San Lucas.
La Santa Casa es llevada a Italia
El 10 de diciembre de 1294, unos pastores de la región de Loreto en Italia reportaron que habían visto una casa volando sobre el mar, sostenida por ángeles. Había un ángel vestido con una capa roja (San Miguel) que dirigía a los otros y la Virgen María con el Niño Jesús estaban sentados sobre la casa. Los ángeles bajaron la casa en un lugar llamado Banderuola.
Muchos llegaban a visitar esta santa casa, pero también habían algunos que llegaban para asaltar a los peregrinos. Por esta razón las personas dejaron de llegar y la casa nuevamente fue trasladada por los ángeles a un cerro en medio de una finca. La Santa Casa no se quedaría aquí por mucho tiempo. La finca era de dos hermanos que comenzaron a discutir sobre quién era el dueño de la casa. Por tercera vez la casa es trasladada a otro cerro y la colocaron en el medio del camino. Ese es el lugar que ha ocupado ya por 700 años.
Los habitantes de Recanati y Loreto verdaderamente no sabían la historia de la Santa Casa, solo sabían de los milagros que se acontecían ahí. Dos años más tarde, la Virgen María se le apareció a un ermitaño llamado Pablo y le contó el origen y la historia de la Santa Casa: “Se mantuvo en la ciudad de Nazaret hasta que por el permiso de Dios, aquellos que honraban esta casa fueron expulsados por los enemigos. Ya que no se le honraba y estaba en peligro de ser profanada, mi Hijo quiso trasladarla de Nazaret a Yugoslavia y de ahí hasta tu tierra”. Pablo entonces se lo contó a las personas del pueblo y comenzaron a hacer gestiones para verificar la autenticidad de la casa. Fueron primero a Tersatto y luego a Nazaret.
Investigaciones de los expertos
Los expertos asignados a este proyecto fueron a Tersatto. Ahí les verificaron que las paredes eran de color rojizo y cerca de 16¨ de ancho. Descubrieron también que la replica medía exactamente igual que la de Loreto, 31 ¼ pies de largo por 13 pies y 4 pulgadas de ancho por 28 pies de alto. Tenía una sola puerta de 7 pies de alto y 4 1/2 de ancho. Tenía también una ventana. Todas las descripciones, incluso las de los elementos interiores y las estatuas, coincidían.
En Nazaret: descubrieron que de verdad era la casa de la Virgen. Las medidas de la fundación eran exactas a las de Loreto y la maqueta construida en Tersatto. Después de 6 meses regresaron a Loreto y declararon la autenticidad de la Santa Casa. Años más tarde, encontraron monedas debajo de la casa, no solo del área de Nazaret, sino que del período en que la casa estuvo en Nazaret. Las piedras y la tierra utilizada para el relleno de la casa era idéntica a las que se usaban en Nazaret en ese tiempo y civilización. La casa no tiene cimientos, ya que estos se quedaron en Nazaret.
Anécdotas de la Santa Casa de Loreto
Llegó un tiempo en que muchos peregrinos iban a este santuario y el Papa Clemente VII mandó que se cerrara la puerta original y se construyeran tres puertas, ya que solo había un puerta y las personas se peleaban para entrar y salir. Solo había un problema y era que nadie le había pedido permiso a la Virgen María para las alteraciones. Cuando el arquitecto cogió su martillo para comenzar, su mano se marchitó y comenzó a temblar. Enseguida se fue de Loreto y nadie más quiso hacer el trabajo. Tiempo después un clérigo llamado Ventura Barino aceptó hacer el trabajo, pero primero se arrodilló y rezó a la Virgen. Este le dijo que no era su culpa, sino la orden del Papa, que si ella estaba enojada que lo tomara contra el Papa y no contra él¨. El clérigo pudo completar el trabajo. Las personas de Loreto también decidieron proteger la Santa Casa poniéndole una pared de ladrillo, pero después que terminaron con la pared, la pared se separó de la casa. Por eso hay un espacio entre la Santa Casa y la pared que fue construida.
Devolverle a la Virgen lo que es de Ella
Una historia relata que el Obispo de Portugal visitó la Santa Casa y quiso llevarse una piedra para construir una Iglesia en honor a la Virgen de Loreto. El Papa le dio permiso y el Obispo mandó a su secretario a sacar la piedra y llevársela. El Obispo se enfermó de repente y cuando llegó su secretario casi estaba muerto. El Obispo les pidió a algunas hermanas religiosas que rezaran por él y algunos días después recibió este mensaje: “Nuestra Señora dice, si el Obispo desea recuperarse, debe devolver a la Virgen lo que él se ha llevado”. El secretario y el Obispo se asombraron de esto, pues nadie sabía lo de la piedra de la Santa Casa. El secretario se fue inmediatamente de regreso a Loreto con la piedra y cuando llegó, el Obispo estaba completamente sanado. Por esta razón, durante los siglos, los Papas han prohibido, bajo amenaza de excomunión, la extracción de cualquier parte de la Santa Casa.
Un Lugar Sagrado
La Santa Casa es considerada entre los lugares más sagrados del mundo. Antes de que la Santa Casa fuese trasladada, San Francisco de Asís había profetizado que un día Loreto se iba a llamar el lugar más sagrado del mundo y que por ello debían abrir una casa allí.
Muchos santos, beatos y Papas han visitado esta casa. Entre ellos: San Francisco de Sales: hizo sus votos de celibato en la Santa Casa; Santa Teresa de Lisieux: antes de ir a pedir permiso al Papa para entrar al Carmelo a la edad de 15 años, visitó la Santa Casa; San Maximiliano Kolbe: en su regreso a la ciudad de la Inmaculada, poco antes de ser llevado al campo de concentración; y muchísimos otros santos.
El Papa Juan XXIII fue el día antes de convocar el Concilio Vaticano II y pidió a la Virgen de Loreto la protección del Concilio. Juan Pablo II ha visitado muchas veces la Casa de Loreto y ha tenido allí convenciones de jóvenes y familias.
Muchos peregrinos van cada año a visitar a la Santa Casa. A visitar el lugar donde la Sagrada Familia vivió y a recibir las gracias que Dios les quiere dar. Es una tradición rezar de rodillas el Santo Rosario alrededor de la Casa. Es un rosario penitencial pidiendo la intercesión poderosa de la Santísima Virgen. Procesiones con velas del Santísimo Sacramento forman parte de las celebraciones en la Basílica de la Santa Casa de Loreto.
Fuente: www.corazones.orgCipriani: "Tengo una inquietud de una mano con poder que está manejando hilos"

Cipriani: “Una mano con poder que está manejando hilos”

El cardenal Juan Luis Cipriani se mostró en contra de que las instituciones públicas sean utilizadas “como armas” y sostuvo que dicha práctica se remonta a “épocas oscuras”, en referencia a las intervenciones realizadas por el exasesor presidencial Vladimiro Montesinos, durante el gobierno de Alberto Fujimori.
“Ahí había mucha venganza, atropellos, intervenciones, etc. (…) Tenemos que sacudir esa impresión de estar utilizando los medios de comunicación, el Ministerio Público, el Poder Judicial o el Congreso, como armas”, indicó en RPP Noticias.
En esa línea, sostuvo que lo visto en las últimas semanas en torno al panorama político le dejó “una inquietud de una mano con poder que está manejando hilos”.
Sobre el tema de la corrupción y los enfrentamientos entre los políticos, dijo que les toca a los peruanos asumir los retos y actuar con transparencia y que no se debe esperar que el Papa Francisco llegue al país para calmar los conflictos. “Tenemos derecho a exigir absoluta transparencia”, recalcó.
Fuente: Diario Correo.

Discípulos de Jesucristo en alerta

Evangelio según San Marcos 13,33-37.
En aquél tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Tengan cuidado y estén prevenidos, porque no saben cuándo llegará el momento. 
Será como un hombre que se va de viaje, deja su casa al cuidado de sus servidores, asigna a cada uno su tarea, y recomienda al portero que permanezca en vela. 
Estén prevenidos, entonces, porque no saben cuándo llegará el dueño de casa, si al atardecer, a medianoche, al canto del gallo o por la mañana. 
No sea que llegue de improviso y los encuentre dormidos. 
Y esto que les digo a ustedes, lo digo a todos: ¡Estén prevenidos!”.El Papa contempla una danza tradicional en el encuentro con los jóvenes. Foto: L'Osservatore Romano

Papa Francisco visita Myanmar y Bangladesh

Por Miguel Pérez Pichel-ACIPRENSA.
En estos días de intenso viaje, el Pontífice ha cumplido con sus expectativas. Entre los hitos realizados destaca el encuentro con los líderes religiosos de Myanmar el 28 de noviembre y con los obispos locales el 29 de noviembre; así como la Santa Misa y la ordenación de 16 sacerdotes el 1 de diciembre en Bangladesh, el encuentro con los refugiados rohingya el mismo día, y la visita a la Casa Madre Teresa en Daca el 2 de diciembre.

El más pequeño de mis hermanos

Evangelio según San Mateo 25,31-46. 
Jesús dijo a sus discípulos: 
“Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria rodeado de todos los ángeles, se sentará en su trono glorioso. 
Todas las naciones serán reunidas en su presencia, y él separará a unos de otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos, y pondrá a aquellas a su derecha y a estos a su izquierda. 
Entonces el Rey dirá a los que tenga a su derecha: ‘Vengan, benditos de mi Padre, y reciban en herencia el Reino que les fue preparado desde el comienzo del mundo, porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; estaba de paso, y me alojaron; desnudo, y me vistieron; enfermo, y me visitaron; preso, y me vinieron a ver’. 
Los justos le responderán: ‘Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; sediento, y te dimos de beber? 
¿Cuándo te vimos de paso, y te alojamos; desnudo, y te vestimos? 
¿Cuándo te vimos enfermo o preso, y fuimos a verte?’. 
Y el Rey les responderá: ‘Les aseguro que cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo’. 
Luego dirá a los de su izquierda: ‘Aléjense de mí, malditos; vayan al fuego eterno que fue preparado para el demonio y sus ángeles, porque tuve hambre, y ustedes no me dieron de comer; tuve sed, y no me dieron de beber; estaba de paso, y no me alojaron; desnudo, y no me vistieron; enfermo y preso, y no me visitaron’. 
Estos, a su vez, le preguntarán: ‘Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento, de paso o desnudo, enfermo o preso, y no te hemos socorrido?’. 
Y él les responderá: ‘Les aseguro que cada vez que no lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, tampoco lo hicieron conmigo’. 
Estos irán al castigo eterno, y los justos a la Vida eterna”.

De ateo convencido a científico creyente: “no me he convertido en cristiano negando la ciencia sino gracias a ella”

“Soy un científico alemán, cristiano católico y me opongo firmemente al ateísmo, el materialismo, el naturalismo y el cientifismo. No he llegado a ser cristiano a pesar de ser un científico, sino por eso. […] Soy escéptico de la teoría neodarwinsta de la macroevolución y apoyo la teoría del Diseño Inteligente por razones puramente científicas”.
De esta forma se define el científico y reconocido paleontólogo alemán Günter Bechly, miembro del Centro de Ciencia y Cultura del Discovery Institute, quien fue represaliado tras renunciar a su ateísmo
Nacido y formado en una familia secular y agnóstica, hasta los 30 años a Bechly (ocho especies de insectos llevan su nombre) solo le interesaba “la naturaleza y las ciencias naturales”, completamente ajeno a la experiencia de Dios, recuerda.

Del ateísmo…

Sin embargo, en 2009 sucedió algo que le cambió la vida y, de la mano de la ciencia, llegó su conversión. Ese año fue invitado por el Museo de Historia Natural de Stuttgart, en Alemania, a celebrar el bicentenario del nacimiento de Charles Darwin organizando una relevante exposición titulada: ‘Der Fluss des Lebens. 150 Jahre Evolutionstheorie’ (‘El flujo de la vida. 150 años desde la Teoría de la Evolución’), según una información publicada recientemente en Portaluz.
El propósito de Bechly en esa exposición era conseguir que los visitantes rechazaran los argumentos del Diseño Inteligente y el Creacionismo, confrontados a la teoría de la evolución. Es decir que salieran de la exposición debilitados en la fe en un Dios Creador y la verdad revelada.
De esta manera, el científico se propuso presentar con rigurosidad la mejor literatura al respecto al mismo tiempo que la obra principal de Darwin, El Origen de las Especies, junto a una pedagógica maqueta que validaba sus ideas.
Cabe recordar que Bechly era admirador de Richard Dawkins, científico que ha calificado la fe en Dios como “delirio” y al creacionismo como “falsedad ridícula y que causa estupidez”.

…a la conversión de la mano de la ciencia

Sin embargo, cuenta este paleontólogo que, cuando tuvo en sus manos los libros de varios defensores del Creacionismo, una literatura que consideraba despreciable, para su sorpresa se dio cuenta de que los argumentos que presentaban no eran frágiles ni alejados de un adecuado raciocinio, como presuponía.
De esta manera, pronto confirmaría que “los dogmáticos no están exclusivamente en el lado religioso, sino también muy fuertemente en el lado de los materialistas y biólogos evolutivos, quienes definitivamente evitan transparentar la discusión”, como denunciaba posteriormente en un vídeo (original en alemán) donde Bechly testimonia su conversión de ateo materialista a creyente en Dios, nacida en aquel año de la mano precisamente de la ciencia.
Tal como le ocurrió al leer aquellos libros sobre el Creacionismo, en el vídeo advierte de que “esto no sonará tan religioso, sino más bien expresa argumentos científicos”.
Los partidarios del evolucionismo, dice Günter, no daban respuesta o estas eran insuficientes a las interrogantes que comenzó a plantear. ¿Cómo iba a ser posible para los seres vivos dar pasos evolutivos gigantescos en períodos de tiempo muy cortos? les interpelaba.
Matemáticamente, estos períodos no podían conciliarse con los postulados de la genética evolutiva. Otro punto crucial de su crítica estaba centrado en que no existen hallazgos fósiles de supuestas especies de transición entre los grupos que evolutivamente descenderían unos de otros.

Represalias por seguir las huellas del Creador

Después hacer pública su conversión y críticas, llegaron las represalias: Bechly fue forzado a presentar la renuncia al cargo que tenía en el Museo de Historia Natural de Stuttgart, aunque ese hecho no detuvo su proceso de conversión a Cristo, sino que le motivó a seguir compartiendo el diálogo fe-ciencia en el que creía firmemente.
“No me he convertido en cristiano negando la ciencia sino gracias a ella. Mi conversión se basó exclusivamente en una evaluación crítica de datos empíricos y argumentos filosóficos, siguiendo la evidencia”, insiste.
“Soy escéptico de la teoría darwiniana de la evolución y apoyo la teoría del Diseño Inteligente por razones puramente científicas y metafísicas… Estoy convencido de que el diseñador inteligente es Dios”, concluye.
Por Forum Libertas-www.es.aleteia.org

Talentos

Evangelio según San Mateo 25,14-30. 
Jesús dijo a sus discípulos esta parábola: El Reino de los Cielos es también como un hombre que, al salir de viaje, llamó a sus servidores y les confió sus bienes. 
A uno le dio cinco talentos, a otro dos, y uno solo a un tercero, a cada uno según su capacidad; y después partió. En seguida, el que había recibido cinco talentos, fue a negociar con ellos y ganó otros cinco. 
De la misma manera, el que recibió dos, ganó otros dos, pero el que recibió uno solo, hizo un pozo y enterró el dinero de su señor. 
Después de un largo tiempo, llegó el señor y arregló las cuentas con sus servidores. 
El que había recibido los cinco talentos se adelantó y le presentó otros cinco. ‘Señor, le dijo, me has confiado cinco talentos: aquí están los otros cinco que he ganado’. 
‘Está bien, servidor bueno y fiel, le dijo su señor, ya que respondiste fielmente en lo poco, te encargaré de mucho más: entra a participar del gozo de tu señor’. 
Llegó luego el que había recibido dos talentos y le dijo: ‘Señor, me has confiado dos talentos: aquí están los otros dos que he ganado’. 
‘Está bien, servidor bueno y fiel, ya que respondiste fielmente en lo poco, te encargaré de mucho más: entra a participar del gozo de tu señor’. 
Llegó luego el que había recibido un solo talento. ‘Señor, le dijo, sé que eres un hombre exigente: cosechas donde no has sembrado y recoges donde no has esparcido. 
Por eso tuve miedo y fui a enterrar tu talento: ¡aquí tienes lo tuyo!’. 
Pero el señor le respondió: ‘Servidor malo y perezoso, si sabías que cosecho donde no he sembrado y recojo donde no he esparcido, tendrías que haber colocado el dinero en el banco, y así, a mi regreso, lo hubiera recuperado con intereses. 
Quítenle el talento para dárselo al que tiene diez, porque a quien tiene, se le dará y tendrá de más, pero al que no tiene, se le quitará aun lo que tiene. 
Echen afuera, a las tinieblas, a este servidor inútil; allí habrá llanto y rechinar de dientes’.

Unidos por la Esperanza

Rodolfo Botteri Paseta

Iglesia de la Resurrección de Cristo

La Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada o Iglesia de la Resurrección de Cristo (en rusoХрам Спаса на Крови) es una iglesia de San Petersburgo, situada en la orilla del canal Griboyédova (nombrado en honor de Aleksandr Griboyédov) cerca del parque del Museo Ruso y de la Avenida Nevski. El nombre oficial en ruso es Собор Воскресения Христова, que significa catedral de la Resurrección de Cristo, y fue construida sobre el lugar donde el zar Alejandro II de Rusia fue asesinado, víctima de un atentado el 13 de marzo de 1881 (1 de marzo para el calendario juliano, en vigor en Rusia en esa época). Durante la Segunda Guerra Mundial y el bloqueo de la ciudad, una bomba cayó encima de la cúpula más alta de la iglesia. La bomba no explotó y estuvo dentro de la cúpula de la iglesia durante 19 años. Sólo cuando los obreros subieron a la cúpula para remendar las goteras, la bomba fue encontrada y retirada. Entonces se decidió comenzar la restauración de la Iglesia de la sangre derramada. Después de 27 años de restauración, la Iglesia de la sangre derramada fue inaugurada como museo estatal donde los visitantes pueden conocer la historia del asesinato de Alejandro II.
Fuente: Wikipedia.

Emmanuel Macron acepta el título de “canónigo de honor” de Letrán

Por NICOLAS SENÈZE-LA CROIX
Emmanuel Macron/Ludovic Marin/AFP

El presidente francés escribió una carta al Capítulo de la Archibasílica romana de San Juan de Letrán para aceptar el título honorífico que corresponde por derecho a los jefes de Estado franceses desde Enrique IV y da a entender que acudirá a Roma a tomar posesión.

En una carta al Capítulo de la Archibasílica de San Juan de Letrán, el presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron, acepta oficialmente su título de “primer y único canónigo de honor” de esta basílica romana, la catedral del Papa.
Esta tradición se remonta a Luis XI, en 1482, y fue renovada en 1604 por Enrique IV. Tras haber renunciado al protestantismo, este decide, en efecto, donar a Letrán, la catedral del Papa, la abadía benedictina de Clairac (Lot y Garona), así como sus ingresos.
Para agradecérselo, el Capítulo de la Archibasílica de Letrán, otorgó este título canónico y se comprometió a celebrar cada año la fecha de aniversario de su nacimiento, el 13 de diciembre. Durante esta misa de Santa Lucía, el embajador de Francia en la Santa Sede es elogiado y recibe los honores litúrgicos, en lugar del presidente de la República.
Hoy, además, un francés, Monseñor Louis Duval-Arnould, de 84 años, sacerdote de la diócesis de París, es canónigo de Letrán, donde lleva oficialmente el título de “prefecto para la abadía de Clairac”.
El “deseo” del presidente de reunirse con el papa Francisco
Si bien, desde entonces, todos los jefes de Estado poseen ese título, este había caído en el olvido y fue René Coty quien lo recuperó en 1957. El general De Gaulle, en 1967, Valéry Giscard d’Estaing en 1978, Jacques Chirac en 1996 y Nicolas Sarkozy en 2007, acudieron a Roma para tomar posesión del título. Lo que no hicieron Georges Pompidou, François Mitterrand y François Hollande.
Tras la elección de Emmanuel Macron, el Capítulo de la Archibasílica de Letrán escribió al nuevo presidente para informarle de su nuevo título y preguntarle si lo aceptaba.
Con su respuesta positiva, el presidente anuncia además que pretende acudir a tomar posesión de su título durante un próximo viaje a Roma, sin precisar la fecha.
El pasado 15 de octubre, la ministra de Asuntos Europeos, Nathalie Loiseau, de visita en el Vaticano, ya informó del “deseo” del presidente de acudir a Roma para reunirse con el papa Francisco.

Beata María Luisa Merkert

Beata María Luisa Merkert. Wikimedia Commons

Por -www.es.zenit.org
«La samaritana de Silesia, cofundadora junto a su hermana Matilde de la Congregación de religiosas de Santa Isabel; dedicó su vida a los pobres y enfermos. Es considerada la figura más grande que ha dado Silesia en el siglo XIX.
Nació en Nysa (alta Silesia, Polonia, antigua diócesis de Breslau) el 21 de septiembre de 1817. Sus padres, de clase acomodada y católicos, recibieron con gozo a la segunda de sus hijas, a la que bautizaron en la parroquia de San James. Pero María Luisa no pudo disfrutar mucho tiempo de la presencia paterna, ya que Carlos Antonio Merkert, hombre íntegro y comprometido, que había estado vinculado a la Cofradía del Santo Sepulcro, falleció cuando ella tenía alrededor de un año. Tuvo que ser su madre, María Bárbara, quien se ocupó de infundir en sus hijas la fe y piedad sobre la que los dos esposos edificaron su vida en común. Tanto María Luisa como su hermana Matilde fueron extraordinariamente receptivas a las enseñanzas maternas, y crecieron con un acentuado sentido de compasión por los desamparados. Ambas experimentaron a la par una inclinación hacia la consagración religiosa. Tras la muerte de su progenitor escasearon los medios económicos, aunque María Bárbara hizo lo posible para que no quedaran sin buena educación. María Luisa era inteligente y aprovechó las enseñanzas que recibió en la escuela, un centro en el que se daba suma importancia a la formación religiosa y moral.
Cuando su madre enfermó, María Luisa se ocupó de ella y este gesto filial estimuló más si cabe su deseo de dedicarse por entero a servir a los pobres, enfermos y necesitados, secundada por su hermana Matilde. En esta decisión, que se materializó en septiembre de 1842, dos meses más tarde de la muerte de María Bárbara, influyó su confesor el padre Fischer, vicario de la iglesia de San James. Dos jóvenes, Francisca Werner y Clara Wolff, que era terciaria franciscana, se vincularon a las dos hermanas, dedicándose a cuidar a los enfermos y a asistir a los pobres en sus propios hogares. Pero ya inicialmente dieron a esta acción caritativa un cariz religioso, alejándose de un mero acto de voluntariado. Se confesaron y comulgaron culminando su compromiso con un acto expreso de consagración al Sagrado Corazón de Jesús, que terminó con la bendición del padre Fischer. Era el nacimiento de la asociación para asistencia a domicilio de pobres y enfermos abandonados, que comprometía a todas a cumplir los objetivos marcados sin haber emitido voto alguno. Eligieron a Francisca para presidirlas. Con auténtico espíritu de fidelidad consumó María Luisa la promesa a la que libremente se había abrazado. El sello de su generosa labor cotidiana, en la que incluía la petición de limosna para ayudar a la gente, fue la oración y su devoción a María y al Sagrado Corazón de Jesús.
En mayo de 1846 murió Matilde en Prudnik, a causa de una infección que contrajo mientras asistía a personas aquejadas por tifus y malaria, lo cual constituyó un duro varapalo para María Luisa. Entonces ella y Clara Wolf, siguiendo la sugerencia del confesor Fischer, a finales de 1846 se vincularon a las Hermanas de la Misericordia de San Carlos Borromeo, en Praga, con la idea de efectuar el noviciado, pero siempre en la línea de atención a los enfermos y necesitados que habían llevando antes. Pero ese no era el carisma de esta Orden, y María Luisa la dejó en 1850 dando respuesta al sentimiento que percibía interiormente y que juzgó voluntad de Dios. Ya había hecho acopio de una excelente formación mientras desempeñaba labores de enfermería en varios hospitales polacos. Todo ello le permitiría poder llevar a cabo, con mayor preparación, la idea primigenia de dedicarse a cuidar a los enfermos en sus hogares. Sabía que se exponía al contagio porque las epidemias estaban en el aire, y con alta probabilidad la muerte inducida por ellas. Pero en su apostolado instaba a no temer nada, sacrificando la vida, si era preciso, por amor a Cristo y a los demás.
Regresó a Nysa, y tuvo que hacer oídos sordos a las numerosas críticas que la perseguían. Más doloroso era afrontar la decisión de sacerdotes que, estando en contra suya, le vetaron la recepción de la Eucaristía. Además, el obispo se resistió a darles permiso para crear una comunidad. Ella aceptaba los hechos sabiendo que el sufrimiento acogido con gozo revertía automáticamente en un cúmulo de bendiciones para la Iglesia. Fue su conformidad y el espíritu de humildad y generosidad que se desprendía de su vivencia la que atrajo nuevas vocaciones. El 19 de noviembre de 1850 junto a Francisca retomó su acción caritativa bajo el amparo de santa Isabel de Hungría, cuya festividad se conmemoraba ese día, y a la que expresamente eligieron como su protectora.
En 1859 el prelado de Breslau aprobó esta nueva Asociación de Santa Isabel, y a finales de ese año María Luisa fue elegida superiora general. Al profesar al año siguiente veinticinco religiosas, que ya formaban parte de la Obra, incluyeron el voto de cuidar a los necesitados y enfermos. Ella proporcionó a sus hermanas, cerca de medio millar, formación espiritual e intelectual durante los veintidós años que presidió el Instituto. Éste fue aprobado por León XIII en 1887. María Luisa había muerto el 14 de noviembre de 1872 estimada por su pueblo que cariñosamente y en gesto de gratitud la reconocía como «la samaritana de Silesia» por su forma de ejercitar la caridad con los pobres, y «la querida madre de todos». Es considerada como la más egregia figura de Silesia del siglo XIX. Dejaba fundadas 90 casas. Fue beatificada por Benedicto XVI el 30 de septiembre de 2007.

El fruto de la nada

Evangelio según San Mateo 25,1-13:
Por eso, el Reino de los Cielos será semejante a diez jóvenes que fueron con sus lámparas al encuentro del esposo. 
Cinco de ellas eran necias y cinco, prudentes. 
Las necias tomaron sus lámparas, pero sin proveerse de aceite, 
mientras que las prudentes tomaron sus lámparas y también llenaron de aceite sus frascos. 
Como el esposo se hacía esperar, les entró sueño a todas y se quedaron dormidas. 
Pero a medianoche se oyó un grito: ‘Ya viene el esposo, salgan a su encuentro’. 
Entonces las jóvenes se despertaron y prepararon sus lámparas. 
Las necias dijeron a las prudentes: ‘¿Podrían darnos un poco de aceite, porque nuestras lámparas se apagan?’. 
Pero estas les respondieron: ‘No va a alcanzar para todas. Es mejor que vayan a comprarlo al mercado’. 
Mientras tanto, llegó el esposo: las que estaban preparadas entraron con él en la sala nupcial y se cerró la puerta. 
Después llegaron las otras jóvenes y dijeron: ‘Señor, señor, ábrenos’, pero él respondió: ‘Les aseguro que no las conozco’. 
Estén prevenidos, porque no saben el día ni la hora.

Maestro Eckhart

El primer proceso de inquisición contra un teólogo de la Universidad de París durante la Edad Media fue el del Maestro Eckhart (1260-1328), dominico alemán que predicaba la posibilidad de que el hombre alcance aquí en la tierra una vida bienaventurada, asumiendo su origen y filiación divinas. Sus expresiones arriesgadas sobre el nacimiento del Hijo de Dios en el alma, la experiencia nihilista de Dios a quien llama «pura Nada», el vacío interior que el espíritu comprende como una muerte necesaria o al exilio del alma noble, todo ello condujo a sus acusadores a ver en su obra tesis heréticas. Pero la fuerza de su pensamiento filosófico y teológico tuvo, a pesar de la prohibición de su obra, una continuidad inmediata en el siglo XIV, en primer lugar entre los dominicos alemanes Heinrich Suso y Johannes Tauler, y después en san Juan de la Cruz, Angelus Silesius, Jacob Böhme y, ya en el siglo XX, en Martin Heidegger. El interés por Eckhart va más allá de la tradición europea y occidental; han sido los filósofos de la Escuela de Kioto, Nishitani y Tanabe, quienes han llamado la atención sobre la figura como un interlocutor privilegiado con las tradiciones asiáticas y muy especialmente con el Budismo Zen. 
Este libro recoge algunos de sus más destacados sermones y tratados en lengua alemana, así como un conjunto de textos atribuidos al Maestro Eckhart (proverbios, leyendas y un largo poema) que proporcionan una idea completa del gran místico alemán.
Introducción por Amador Vega Esquerra:
Son numerosos los estudios comparativos que se han realizado a propósito del pensamiento eckhartiano, desde comienzos de siglo, coincidiendo con el descubrimiento de esta figura singular en Alemania y con el desarrollo de la historia de las religiones. A pesar de los muchos puntos de coincidencia, incluso a partir del análisis de palabras de común raíz indoeuropea, o de las sutilidades de conceptos como trascendencia o panteísmo, el nihilismo religioso de Eckhart y del budismo Zen parten la idea de liberación absoluta, centrada en Eckhart en la mors mystica («ruego a Dios que me vacíe de Dios») y en el Zen, a partir de la «Gran muerte», como una conversión radical del espíritu. La más importante reflexión, en nuestros días, se debe a los trabajos ininterrumpidos en las últimas décadas del profesor Alois M. Haas, que, superando los contextos estrictamente doctrinales de las tradiciones religiosas, se ha centrado en el aspecto de la «paradoja mística» en relación con el lenguaje de la poesía cristiana y Zen, recuperando asimismo para la tradición europea figuras como san Juan de la Cruz, Tauler y Suso, estos últimos discípulos del Maestro alemán. La poesía se sitúa en un marco extrarreflexivo, en el que la violencia con que el lenguaje somete a las palabras trasciende los límites de la razón, porque es la lógica del «sin porqué» (sunder warumbe), como la rosa de Angelus Silesius que el poeta Paul Celan recoge en su poesía titulada «Psalm» (Salmo): «Ein Nichts / waren wir, sind wir, werden / wir bleiben, blühend: / die Nichts-, die / Niemandsrose» («Una nada fuimos, somos, seremos, / floreciendo: rosa de nada, de nadie»). La voluntad de desapropiación de un lenguaje siempre en exilio de sí mismo no ha dejado de interesar a la filosofía«, pero en la radicalidad de su expresión hay que ir a buscado en el arte, la literatura y la música del siglo XX. Desde un estudio de estas formas de negación y abstractas de la estética occidental es posible, una vez realizado el exilio del alma en Oriente, retornar a casa ennoblecidos.

¿Qué piensa el Papa Francisco del diablo?

Tentaciones, mundanidad, hipocresía… Tres de las nueve maneras usadas por Satán para actuar contra las personas

Por Isabelle Cousturié-www.es.aleteia.org
Estamos lejos de la representación que solemos ver en la iconografía o en el cine: un hombre con aspecto cruel y cuernos en la cabeza. El diablo del que habla a menudo el papa Francisco en sus homilías y catequesis se manifiesta de manera muy diferente. Es un germen presente en la sociedad que extiende las semillas de la cizaña y trata de dividir a las personas. Un ser que trata continuamente de hacernos caer en tentación.
En una obra titulada Il diavolo c’è (“el diablo existe”, en español), el escritor italiano Diego Manetti reúne todas las intervenciones en las que el Santo Padre ha advertido contra los peligros de Satán y en las que explica lo que piensa de él.

1) Portador de amargura

“Como nos ha recordado tantas veces el papa Benedicto XVI en sus enseñanzas, y al final con ese gesto valeroso y humilde, es Cristo quien guía a la Iglesia por medio de su Espíritu. El Espíritu Santo es el alma de la Iglesia, con su fuerza vivificadora y unificadora: de muchos, hace un solo cuerpo, el Cuerpo místico de Cristo. Nunca nos dejemos vencer por el pesimismo, por esa amargura que el diablo nos ofrece cada día; no caigamos en el pesimismo y el desánimo: tengamos la firme convicción de que, con su aliento poderoso, el Espíritu Santo da a la Iglesia el valor de perseverar y también de buscar nuevos métodos de evangelización, para llevar el Evangelio hasta los extremos confines de la tierra (cf. Hch 1,8)”. Papa Francisco, Audiencia a todos los cardenales, 15 de marzo de 2013.

2) Ladrón de esperanza

“Nuestra alegría no es algo que nace de tener tantas cosas, sino de haber encontrado a una persona, Jesús; que está entre nosotros; nace del saber que, con él, nunca estamos solos, incluso en los momentos difíciles, aun cuando el camino de la vida tropieza con problemas y obstáculos que parecen insuperables, y ¡hay tantos! Y en este momento viene el enemigo, viene el diablo, tantas veces disfrazado de ángel, e insidiosamente nos dice su palabra. No le escuchéis. Sigamos a Jesús”. Papa Francisco, Homilía del Domingo de Ramos, 24 de marzo de 2013.

3) Propagador de habladurías y cizaña

“Os pido [a la Gendarmería vaticana] no solo defender las puertas, las ventanas del Vaticano –un trabajo necesario e importante– sino defender como vuestro patrón san Miguel las puertas del corazón de quien trabaja en Vaticano, donde la tentación ‘entra’ exactamente como en todas partes. Pero hay una tentación, (…) una tentación que le gusta mucho al diablo: la de contra la unidad, cuando las trampas van precisamente contra la unidad de los que viven y trabajan en el Vaticano. Y el diablo intenta crear una guerra interna, una especie de guerra civil y espiritual ¿no? Y es una guerra que no se hace con las armas que nosotros conocemos: se hace con la lengua”Papa Francisco, Homilía para la Gendarmería vaticana, 28 de septiembre de 2013

4) Satán es hábil

“El deber del pueblo de Dios es custodiar en sí al hombre: al hombre Jesús. Porque es el hombre que da vida a todos los hombres, a toda la humanidad”. Por su parte, “los ángeles luchan para hacer vencer al hombre”. Así, “el hombre, el Hijo de Dios, Jesús y la humanidad, todos nosotros, luchamos contra todas esas cosas que Satán hace para destruirlo. Tantos proyectos, excepto los pecados propios, pero tantos, tantos proyectos de deshumanización del hombre, son obra suya, sencillamente porque odia al hombre. Es astuto: lo dice la primera página del Génesis; es astuto. Presenta las cosas como si fueran buenas. Pero su intención es la destrucción”Papa Francisco, Meditación matinal del 29 de septiembre de 2014. 

5) Un seductor peligroso

“Satán es un seductor, es uno que siembra insidias y un seductor, y seduce con el encanto, con el encanto demoníaco, te lleva a creer todo. ¡Él sabe vender con este encanto, vende bien, pero al final paga mal!”.
“La vieja serpiente, el demonio, tiene tres métodos: primero, obtener cosas, en este caso el pan, las riquezas, que os conducen lentamente a la corrupción, y no os cuento ninguna historia, ¡la corrupción está por todas partes! Muchas personas venden su alma por dos monedas, venden su felicidad, venden su vida, lo venden todo. Ese es el primer nivel: el dinero, la riqueza”Papa Francisco, Homilía de la misa por el Cuerpo de la gendarmería vaticana, 3 de octubre de 2015.

6) Sombra de los espíritus impuros

“La vida cristiana es una lucha. Dejémonos atraer por Jesús. (…) Y es necesario que sea el Padre quien te atraiga a Jesús. (…) Pero si quieres ir adelante ¡debes luchar! Sentir el corazón que lucha, para que Jesús venza”.
“Pensemos cómo es nuestro corazón: ¿Siento esta lucha en mi corazón? ¿Entre la comodidad o el servicio a los demás, entre divertirme un poco o hacer oración y adorar al Padre, entre una cosa y la otra? ¿Siento la lucha, las ganas de hacer el bien? ¿Creo que mi vida conmueve el corazón de Jesús?”. Papa Francisco, Meditación matinal, 19 de enero de 2017.

7) Ningún diálogo

“La serpiente, el diablo, es astuto: no se puede dialogar con el diablo. Todos nosotros sabemos qué son las tentaciones, todos sabemos porque todos las tenemos: ¡muchas tentaciones de vanidad, de soberbia, de codicia, de avaricia, muchas! Pero todas empiezan cuando nos decimos: ‘pero, se puede, se puede…’”. Papa Francisco, Meditación matinal, 10 de febrero de 2017.

8) La mundanidad como tentación

“Algunas veces lo decimos con vergüenza, nosotros los presbíteros: ‘Yo quisiera esa parroquia…’. ‘Pero el Señor está aquí’, ‘Ya pero yo quiero esa…’. Lo mismo. No el camino del Señor, sino el de la vanidad, de la mundanidad. Entre los obispos sucede lo mismo: la mundanidad como tentación. Muchas veces, ‘Estoy en esta diócesis pero miro a esa que es más importante y hago este movimiento para alcanzarla… muevo este hilo, hago presión, aprieto este botón para llegar allí…’”. Papa Francisco, Meditación matinal, 21 de febrero de 2017.

9) Hipocresía y adulación

“Los hipócritas siempre comienzan con la adulación. Y luego hacen una pregunta. En las técnicas de la adulación están también el no decir una verdad, el exagerar, el hacer crecer la vanidad. Conocí a un sacerdote hace mucho tiempo, no aquí, que, pobrecillo, se creía todas las adulaciones que le hacían, era su debilidad. Y los compañeros decían de él que había aprendido mal la liturgia, porque no había comprendido bien el verdadero sentido de la incensación. La adulación comienza así, pero con mala intención. Esto se entiende bien también leyendo el pasaje evangélico: los fariseos, para poner a prueba a Jesús, le adulan para que Él crea esto y resbale. Es la técnica del hipócrita: te hace ver que te quiere, siempre te hincha, para alcanzar su objetivo”. Papa Francisco, Meditación matinal, 6 de junio de 2017.

Humildad

Evangelio según San Mateo 23,1-12.
Jesús dijo a la multitud y a sus discípulos: “Los escribas y fariseos ocupan la cátedra de Moisés; ustedes hagan y cumplan todo lo que ellos les digan, pero no se guíen por sus obras, porque no hacen lo que dicen. 
Atan pesadas cargas y las ponen sobre los hombros de los demás, mientras que ellos no quieren moverlas ni siquiera con el dedo. 
Todo lo hacen para que los vean: agrandan las filacterias y alargan los flecos de sus mantos; les gusta ocupar los primeros puestos en los banquetes y los primeros asientos en las sinagogas, ser saludados en las plazas y oírse llamar ‘mi maestro’ por la gente. 
En cuanto a ustedes, no se hagan llamar ‘maestro’, porque no tienen más que un Maestro y todos ustedes son hermanos. 
A nadie en el mundo llamen ‘padre’, porque no tienen sino uno, el Padre celestial. 
No se dejen llamar tampoco ‘doctores’, porque sólo tienen un Doctor, que es el Mesías. 
Que el más grande de entre ustedes se haga servidor de los otros, porque el que se ensalza será humillado, y el que se humilla será ensalzado”.

Fin de la intriga: una indisposición subestimada llevó a la muerte a papa Luciani

La verdad en un libro: la misma noche del fallecimiento el Pontífice sufrió un fuerte dolor en el pecho. Pero el mismo Juan Pablo I no quiso advertir a su médico
El libro de Stefania Falasca se basa en testimonios nunca antes escuchados, documentos secretos de la Santa Sede y registros médicos.

Por Andrea Tornielli- Vatican Insider.
Por primera vez gracias a una documentada investigación, fascinante como una investigación policial y cuidada como una investigación histórica, se aclara definitivamente las circunstancias de la muerte de Juan Pablo I, que en 1978 reinó solo 33 días: poco antes de cenar por última vez, el Papa tuvo una indisposición física que fue subestimada. Llega a las librerías el martes 7 de noviembre un libro que, basado en documentos y entrevistas inéditas, pone fin a la intriga que rodea la desaparición del Pontífice veneciano. El cardenal secretario de Estado, Pietro Parolin, firma la introducción y se titula ’Papa Luciani. Crónica de una muerte’ (Piemme, pp. 252, 17 euros). Lo ha escrito la periodista Stefania Falasca, vice-postuladora de la causa de canonización, que ha interrogado a testigos inéditos y ha tenido acceso a archivos secretos de la Santa Sede y registros clínicos. 
’Papa Luciani. Crónica de una muerte’,Piemme, pág. 252, 17 euros, ha sido escrito por la periodista Stefania Falasca. Será publicado el martes 7 de noviembre.
Sor Margherita
Se llama sor Margherita Marin, hoy tiene 76 años y en esa época, era la más joven religiosa véneta al servicio del Papa. Fue ella quien entró, con el alba del 29 de septiembre de 1978, en el dormitorio de Juan Pablo I justo después de sor Vincenza Taffarel, la anciana religiosa que durante más de 20 años asistió a Luciani. Es ella quien explica por primera vez lo que ocurrió en las horas precedentes a la muerte repentina del Papa. Es ella quien desmiente que tuviera fatiga o fuera agobiado por el peso de la responsabilidad: “Lo vi siempre tranquilo, sereno, lleno de confianza, seguro”. Es ella quien confirma que no seguía dietas particulares y que comía lo que comían los demás. Así Juan Pablo I transcurrió sus últimas horas de vida, la tarde del 28 de septiembre: “Estaba planchando en la habitación con la puerta abierta y lo vi pasar varias veces. Caminaba en el apartamento con varios folios en la mano que estaba leyendo. Recuerdo que viéndome planchar me dijo: “Hermana, os hago trabajar tanto…pero no se preocupe en planchar tan bien la camisa porque hace calor, sudo y tengo que cambiarla a menudo. Planche solo el cuello y los puños, que el resto no se ve…”.
El lecho de muerte
A través de las declaraciones cruzadas, entre las cuales está la del ayudante de cámara Angelo Gugel, sale a la luz la indisposición que Luciani tuvo aquella noche, poco antes de la cena, mientras rezaba con el secretario irlandés John Magee. Sobre ésta habla un documento hasta hoy secreto, redactado en los días sucesivos a la muerte. Lo ha escrito Renato Buzzonetti, primer médico que acudió al lecho de muerte del Papa. En el detallado informe que envía a la Secretaría de Estado el 9 de octubre de 1979 se habla del “episodio de dolor localizado en la parte superior de la región esternal, sufrido por el Santo Padre hacia las 19.30 del día de la muerte, prolongado durante más de cinco minutos, que se verificó mientras el Papa estaba sentado y preparado para rezar con el padre Magee y retrocedió sin ninguna terapia”. Es una declaración decisiva porque corresponde con la rapidez de la muerte: no fue abierta la Farmacia vaticana y no fue advertida sor Vincenza, que era enfermera y que justo esa noche habló al teléfono con el médico del Papa, Antonio Da Ros, residente en la calle Vittorio Veneto, sin hacer referencia a la indisposición. A Luciani no le suministraron por tanto fármacos, no fue llamado ningún médico para hacerle un control, a pesar de que el nuevo Papa sufrió un fuerte dolor en el pecho, síntoma del problema coronario que esa misma noche le paró el corazón. En su declaración el padre Magee ha contado que fue el mismo Pontífice el que no quiso advertir al doctor. Buzzonetti será informado sólo el día después, delante del cuerpo sin vida sobre la cama.
El descubrimiento
El libro de Falasca, gracias a los nuevos testigos, saca a a luz algunas contradicciones de los dos secretarios particulares del Pontífice durante sus declaraciones. Don Diego Lorenzi, el sacerdote que había seguido Luciani desde Venecia, no estaba presente en el momento en el que el Papa se sintió indispuesto en la capilla. Y la noche del 28 de septiembre, justo después de la cena, dejó el apartamento. Juan Pablo I, asegura sor Margherita Marin en el sumario de la causa, había decidido sustituirlo. La mañana del 29 de septiembre no fueron los secretarios quienes encontraron el cuerpo del Pontífice sino sor Vincenza y sor Margherita. El Papa no había tocado el café que habían dejado para él en la sacristía a las 5,15 y por eso sor Vincenza después de haber llamado varias veces a la puerta, entró en la habitación y dijo: “Santidad, ¡usted no debería gastarme estas bromas!”. La religiosa tenía, de hecho, problemas de corazón. “Me llamó impresionada –cuenta sor Margherita– entonces entré y le vi yo también… Toqué sus manos, estaban frías, y me llamaron la atención sus uñas un poco oscuras”.
Las dudas de los cardenales
Entre los documentos inéditos en el apéndice del libro están recogidos los registros clínicos en los que se evidencia que ya en 1975, durante un ingreso hospitalario, le había sido diagnosticada la mínima patología cardiovascular tratada con anticoagulantes y considerada resuelta. E incluye las preguntas que los cardenales que quisieron hacer antes del nuevo cónclave, en la más absoluta discreción, a los médicos que habían atendido al Papa con motivo del embalsamiento. Los purpurados a través de la Secretaría de Estado preguntan si “el examen del cuerpo” permitía “excluir lesiones traumáticas de cualquier naturaleza”; si era correcto el diagnóstico de “muerte repentina” y finalmente preguntaron: “¿La muerte repentina es siempre natural?”. Dudas serias y significativas: los cardenales no excluían a priori la hipótesis de una muerte provocada. Desmentida sin embargo por los médicos.El documento sin fecha enviado por la Secretaría de Estado (probablemente el 10 o el 11 de octubre de 1978) al doctor Renato Buzzonetti, con las preguntas que los cardenales quisieron hacer a los médicos que habían embalsamado el cuerpo del Papa.
Beatificación, a punto de llegar el ’ok’ definitivo
El martes 7 de noviembre, el mismo día que se publicará el libro de Falasca, el Vaticano celebrará una sesión ordinaria de cardenales y obispos de la Congregación para la causa de los santos: están llamados a pronunciarse sobre “la heroicidad de las virtudes” de Albino Luciani. Aquel mismo día o el día después se anunciará la firma del decreto de Papa Bergoglio. Mientras tanto hay en la actualidad dos procesos sobre presuntos “milagros” atribuidos a la intercesión del Pontífice véneto. La beatificación está cada vez más cerca.El informe médico de Albino Luciani, patriarca de Venecia, durante su ingreso en el hospital en diciembre de 1975 por una “trombosis venosa retiniana” en el ojo izquierdo.

De la nada a la santidad

Siervo de Dios Bogdan (Diosdado) Janski

Por Boleslaw Micewski CR
En este libro encontrará la increíble historia de Bogdan Janski. Un laico que cuando comenzó el camino de regreso a la Iglesia, atravesó un profundo proceso de conversión intelectual, moral y religiosa. Esto le costó muchos sacrificios, para reasumir y dirigir su vida a otros medios y objetivos. En el contexto de tantas turbulencias existenciales buscaba nuevos motivos y acciones concretas.
Habiendo acumulado muchos conocimientos por el estudio y la experiencia de la vida, y aún más por la profundización de la doctrina de la Iglesia; buscaba nuevos caminos para cambiar el hombre moderno y la sociedad que pasaba de la época del sistema feudal hacia la industrial. Dejémonos llevar por esa experiencia maravillosa para que pueda ser nuestra inspiración de perseverancia y fidelidad. Fundador de los Resurreccionistas.

Como a ti mismo

Evangelio según San Mateo 22, 34-40.
Cuando los fariseos se enteraron de que Jesús había hecho callar a los saduceos, se reunieron con Él, y uno de ellos, que era doctor de la Ley, le preguntó para ponerlo a prueba: “Maestro, ¿cuál es el mandamiento más grande de la Ley?”. 
Jesús le respondió: “Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todo tu espíritu. 
Este es el más grande y el primer mandamiento. 
El segundo es semejante al primero: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. 
De estos dos mandamientos dependen toda la Ley y los Profetas”.Visita del Papa Francisco a Puerto Maldonado - Perú 2018

Mensaje del Papa Francisco: La misión en el corazón de la fe cristiana

Queridos hermanos y hermanas:
Este año la Jornada Mundial de las Misiones nos vuelve a convocar entorno a la persona de Jesús, «el primero y el más grande evangelizador» (Pablo VI, Exhortacion apostolica Evangelii nuntiandi, 7), que nos llama continuamente a anunciar el Evangelio del amor de Dios Padre con la fuerza del Espíritu Santo. Esta Jornada nos invita a reflexionar de nuevo sobre la misión en el corazón de la fe cristiana. De hecho, la Iglesia es misionera por naturaleza; si no lo fuera, no sería la Iglesia de Cristo, sino que sería sólo una asociación entre muchas otras, que terminaría rápidamente agotando su propósito y desapareciendo. Por ello, se nos invita a hacernos algunas preguntas que tocan nuestra identidad cristiana y nuestras responsabilidades como creyentes, en un mundo confundido por tantas ilusiones, herido por grandes frustraciones y desgarrado por numerosas guerras fratricidas, que afectan de forma injusta sobre todo a los inocentes. ¿Cuál es el fundamento de la misión? ¿Cuál es el corazón de la misión? ¿Cuáles son las actitudes vitales de la misión?
La misión y el poder transformador del Evangelio de Cristo, Camino, Verdad y Vida
1. La misión de la Iglesia, destinada a todas las personas de buena voluntad, está fundada sobre la fuerza transformadora del Evangelio. El Evangelio es la Buena Nueva que trae consigo una alegría contagiosa, porque contiene y ofrece una vida nueva: la de Cristo resucitado, el cual, comunicando su Espíritu dador de vida, se convierte en Camino, Verdad y Vida por nosotros (cf. Jn 14,6). Es Camino que nos invita a seguirlo con confianza y valor. Al seguir a Jesús como nuestro Camino, experimentamos la Verdad y recibimos su Vida, que es la plena comunión con Dios Padre en la fuerza del Espíritu Santo, que nos libera de toda forma de egoísmo y es fuente de creatividad en el amor.
2. Dios Padre desea esta transformación existencial de sus hijos e hijas; transformación que se expresa como culto en espíritu y en verdad (cf. Jn 4,23-24), en una vida animada por el Espíritu Santo en la imitación del Hijo Jesús, para gloria de Dios Padre. «La gloria de Dios es el hombre viviente» (Ireneo, Adversus haereses IV, 20,7). De este modo, el anuncio del Evangelio se convierte en palabra viva y eficaz que realiza lo que proclama (cf. Is 55,10-11), es decir Jesucristo, el cual continuamente se hace carne en cada situación humana (cf. Jn 1,14).
La misión y el kairos de Cristo
3. La misión de la Iglesia no es la propagación de una ideología religiosa, ni tampoco la propuesta de una ética sublime. Muchos movimientos del mundo saben proponer grandes ideales o expresiones éticas sublimes. A través de la misión de la Iglesia, Jesucristo sigue evangelizando y actuando; por eso, ella representa el kairos, el tiempo propicio de la salvación en la historia. A través del anuncio del Evangelio, Jesús se convierte de nuevo en contemporáneo nuestro, de modo que quienes lo acogen con fe y amor experimentan la fuerza transformadora de su Espíritu de Resucitado que fecunda lo humano y la creación, como la lluvia lo hace con la tierra. «Su resurrección no es algo del pasado; entraña una fuerza de vida que ha penetrado el mundo. Donde parece que todo ha muerto, por todas partes vuelven a aparecer los brotes de la resurrección. Es una fuerza imparable» (Exhort. ap. Evangelii gaudium, 276).
4. Recordemos siempre que «no se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva» (Benedicto XVI, Carta enc. Deus caritas est, 1). El Evangelio es una persona, que continuamente se ofrece y continuamente invita a los que la reciben con fe humilde y laboriosa a compartir su vida mediante la participación efectiva en su misterio pascual de muerte y resurrección. El Evangelio se convierte así, por medio del Bautismo, en fuente de vida nueva, libre del dominio del pecado, iluminada y transformada por el Espíritu Santo; por medio de la Confirmación, se hace unción fortalecedora que, gracias al mismo Espíritu, indica caminos y estrategias nuevas de testimonio y de proximidad; y por medio de la Eucaristía se convierte en el alimento del hombre nuevo, «medicina de inmortalidad»(Ignacio de Antioquía, Epístola ad Ephesios, 20,2).
5. El mundo necesita el Evangelio de Jesucristo como algo esencial. Él, a través de la Iglesia, continúa su misión de Buen Samaritano, curando las heridas sangrantes de la humanidad, y de Buen Pastor, buscando sin descanso a quienes se han perdido por caminos tortuosos y sin una meta. Gracias a Dios no faltan experiencias significativas que dan testimonio de la fuerza transformadora del Evangelio. Pienso en el gesto de aquel estudiante Dinka que, a costa de su propia vida, protegió a un estudiante de la tribu Nuer que iba a ser asesinado. Pienso en aquella celebración eucarística en Kitgum, en el norte de Uganda, por aquel entonces, ensangrentada por la ferocidad de un grupo de rebeldes, cuando un misionero hizo repetir al pueblo las palabras de Jesús en la cruz: «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?», como expresión del grito desesperado de los hermanos y hermanas del Señor crucificado. Esa celebración fue para la gente una fuente de gran consuelo y valor. Y podemos pensar en muchos, numerosísimos testimonios de cómo el Evangelio ayuda a superar la cerrazón, los conflictos, el racismo, el tribalismo, promoviendo en todas partes y entre todos la reconciliación, la fraternidad y el saber compartir.
La misión inspira una espiritualidad de éxodo continuo, peregrinación y exilio
6. La misión de la Iglesia está animada por una espiritualidad de éxodo continuo. Se trata de «salir de la propia comodidad y atreverse a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio» (Exhort. ap. Evangelii gaudium, 20). La misión de la Iglesia estimula una actitud de continua peregrinación a través de los diversos desiertos de la vida, a través de las diferentes experiencias de hambre y sed, de verdad y de justicia. La misión de la Iglesia propone una experiencia de continuo exilio, para hacer sentir al hombre, sediento de infinito, su condición de exiliado en camino hacia la patria final, entre el «ya» y el «todavía no» del Reino de los Cielos.
7. La misión dice a la Iglesia que ella no es un fin en sí misma, sino que es un humilde instrumento y mediación del Reino. Una Iglesia autorreferencial, que se complace en éxitos terrenos, no es la Iglesia de Cristo, no es su cuerpo crucificado y glorioso. Es por eso que debemos preferir «una Iglesia accidentada, herida y manchada por salir a la calle, antes que una Iglesia enferma por el encierro y la comodidad de aferrarse a las propias seguridades» (ibíd., 49).
Los jóvenes, esperanza de la misión
8. Los jóvenes son la esperanza de la misión. La persona de Jesús y la Buena Nueva proclamada por él siguen fascinando a muchos jóvenes. Ellos buscan caminos en los que poner en práctica el valor y los impulsos del corazón al servicio de la humanidad. «Son muchos los jóvenes que se solidarizan ante los males del mundo y se embarcan en diversas formas de militancia y voluntariado […]. ¡Qué bueno es que los jóvenes sean “callejeros de la fe”, felices de llevar a Jesucristo a cada esquina, a cada plaza, a cada rincón de la tierra!» (ibíd., 106). La próxima Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, que tendrá lugar en el año 2018 sobre el tema «los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional», se presenta como una oportunidad providencial para involucrar a los jóvenes en la responsabilidad misionera, que necesita de su rica imaginación y creatividad.
El servicio de las Obras Misionales Pontificias
9. Las Obras Misionales Pontificias son un instrumento precioso para suscitar en cada comunidad cristiana el deseo de salir de sus propias fronteras y sus seguridades, y remar mar adentro para anunciar el Evangelio a todos. A través de una profunda espiritualidad misionera, que hay que vivir a diario, de un compromiso constante de formación y animación misionera, muchachos, jóvenes, adultos, familias, sacerdotes, religiosos y obispos se involucran para que crezca en cada uno un corazón misionero. La Jornada Mundial de las Misiones, promovida por la Obra de la Propagación de la Fe, es una ocasión favorable para que el corazón misionero de las comunidades cristianas participe, a través de la oración, del testimonio de vida y de la comunión de bienes, en la respuesta a las graves y vastas necesidades de la evangelización.
Hacer misión con María, Madre de la evangelización
10. Queridos hermanos y hermanas, hagamos misión inspirándonos en María, Madre de la evangelización. Ella, movida por el Espíritu, recibió la Palabra de vida en lo más profundo de su fe humilde. Que la Virgen nos ayude a decir nuestro «sí» en la urgencia de hacer resonar la Buena Nueva de Jesús en nuestro tiempo; que nos obtenga un nuevo celo de resucitados para llevar a todos el Evangelio de la vida que vence a la muerte; que interceda por nosotros para que podamos adquirir la santa audacia de buscar nuevos caminos para que llegue a todos el don de la salvación.