Archivo de la categoría: Espiritualidad

Cristo no tiene hogar

Resultado de imagen para San Juan 15,26-27.16,12-15

Evangelio según San Juan 15,26-27.16,12-15.
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Cuando venga el Paráclito que yo les enviaré desde el Padre, el Espíritu de la Verdad que proviene del Padre, él dará testimonio de mí.
Y ustedes también dan testimonio, porque están conmigo desde el principio.
Todavía tengo muchas cosas que decirles, pero ustedes no las pueden comprender ahora.
Cuando venga el Espíritu de la Verdad, él los introducirá en toda la verdad, porque no hablará por sí mismo, sino que dirá lo que ha oído y les anunciará lo que irá sucediendo.
El me glorificará, porque recibirá de lo mío y se lo anunciará a ustedes.
Todo lo que es del Padre es mío. Por eso les digo: ‘Recibirá de lo mío y se lo anunciará a ustedes’».

14 nuevos cardenales

Por Patricia Ynestroza- Vatican News.
Entre los nuevos cardenales, está Monseñor Pedro Barreto, Arzobispo Metropolitano de Huancayo en Perú y vicepresidente de la Red Eclesial Panamazónica REPAM; Monseñor Toribio Ticona Porco, Prelado emérito de Corocoro, en Bolivia; Monseñor Sergio Obeso Rivera, Arzobispo Emérito de Xalapa, México. Y los españoles: Monseñor Luis Ladaria, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe; y el padre Aquilino Bocos Merino, ex Superior general de los claretianos.
Como dijo el Santo Padre, la proveniencia expresa la universalidad de la Iglesia que continua a anunciar el amor misericordioso de Dios a todos los hombres de la tierra. Los nuevos cardenales son además el vínculo inseparable entre la sede de Pedro y las Iglesias particulares difundidas en el mundo.
Los demás cardenales serán su Beatitud Louis Raphaël I Sako, Patriarca de Babilonia de los Caldeos; Monseñor Angelo De Donatis, Vicario General de Roma; Monseñor Giovanni Angelo Becciu, sustituto para los asuntos Generales de la Secretería de Estado y delegado Especial ante La Soberana Orden de Malta; Monseñor Konrad Krajewski, Limosnero apostólico; Monseñor Joseph Coutts, arzobispo de Karachi, Pakistán; Monseñor António dos Santos Marto, obispo de Leira, Fátima; Monseñor Desiré Tsarahazana, arzobispo de Toamasina, Madagascar; Monseñor Giuseppe Petrocchi, arzobispo de L’Aquila, Italia; Monseñor Thomas Aquinas Manyo, arzobispo de Osaka, Japón.

Cuando Bergoglio le enseñó Buenos Aires al cardenal Pedro Barreto

Una entrañable historia une al Papa Francisco con monseñor Pedro Barreto, arzobispo de Huancayo, en Perú, a quien acaba de designar Cardenal

Por Esteban Pittaro– www.es.aleteia.org
El padre Pedro Barreto, jesuita, había llegado a Buenos Aires para un retiro a Buenos Aires. Por esos años, en la década del 80, el superior provincial de los jesuitas de la Argentina era el padre Jorge Mario Bergoglio, a quien conoció en esa ocasión y a quien le contó que su madre Elvira había nacido en la Argentina y había vivido allí hasta los nueve años. Enterado de esto, el provincial argentino dedicó una mañana para recorrer con el jesuita peruano los lugares en los que había vivido su madre. Ninguno de los dos era aún, ni siquiera, obispo, y pasarían varios años para que así sea.
En 2013, tas la elección del Papa, Francisco alcanzó a identificar a monseñor Barreto entre varios prelados durante su visita a Brasil para la Jornada Mundial de la Juventud. Al verlo y saludarlo, lo señaló con el dedo y le dijo: “Pedro Barreto pórtate bien”, para la risa de él y de varios.
Actualmente, monseñor Barreto, próximo a cumplir los 75 años, es Arzobispo de Huancayo. En el Consejo Episcopal Latinoamericano fue Director del Departamento de Justicia y Paz. Su nombre cobró fuerte trascendencia al alzar la voz por las consecuencias ambientales que provocaba el complejo minero en La Oroya, una de las ciudades más contaminadas del mundo. Por alzarse contra intereses tan poderosos, recibió amenazas de muerte. Pero no le importó.
“Jesucristo me da la fuerza para seguir en esta batalla, y poco a poco avanzamos. Nosotros no estamos en contra de la minería, de la inversión; se trata de cambiar la forma de vida y tener una empresa que no agreda a la humanidad, sino que sea responsable y segura”, aseguró a la prensa por esos años. Valiente, le tocó enfrentarse a numerosos inclusos sacerdotes y obispos, que no entendían por qué su involucramiento tan intenso en la causa medioambiental.
La lucha de monseñor Barreto se dio años antes de la publicación de la Encíclica Laudato Si, que pone de manifiesto complejidades como las que enfrentó el obispo peruano en su país. Actualmente, se encuentra trabajando intensamente en el Sínodo Panamazónico. Es vicepresidente de la Red Eclesial Panamazónica, e integra el Comité pre-sinodal.

Obispos chilenos renuncian en bloque

Por Andrés Beltramo Álvarez- Vatican Insider.
Como resultado de tres días de reuniones a puertas cerradas para analizar la crisis por los abusos sexuales, los obispos de la Conferencia Episcopal de Chile pusieron sus cargos en las manos de Francisco. Lo hicieron todos, y por escrito.
“Queremos pedir perdón por el dolor causado a las víctimas, al Papa, al pueblo de Dios y al país por nuestros graves errores y omisiones”. Los obispos chilenos hacen cuentas con la peor crisis de la Iglesia católica en el país sudamericano. Tras reunirse en privado durante tres días con Francisco en el Vaticano, entonaron un “mea culpa” y renunciaron en bloque. Pusieron sus cargos en las manos del pontífice, quien podrá decidir en libertad sobre el futuro de cada uno de ellos.
Al mediodía romano de este viernes, los voceros del episcopado chileno comparecieron ante la prensa en una sala ubicada a pocos pasos de la Plaza de San Pedro. Fernando Ramos, obispo auxiliar de Santiago, y Juan Ignacio González, obispo de San Bernardo, se limitaron a leer una declaración conjunta y dos textos con precisiones. No aceptaron preguntas.
El mensaje agradeció al Papa “por su escucha de padre y su corrección fraterna”, a monseñor Charles Scicluna y a Jordi Bertomeu “por su dedicación pastoral y personal, así como por el esfuerzo invertido en las últimas semanas en intentar sanar las heridas de la sociedad y la Iglesia en nuestro país”.
“Gracias a las víctimas, por su perseverancia y su valentía, a pesar de las enormes dificultades personales, espirituales, sociales y familiares que han debido afrontar, tantas veces en medio de la incomprensión y los ataques de la propia comunidad eclesial. Una vez más imploramos su perdón y ayuda para seguir avanzando en el camino de curación y cicatrización de las heridas”, añadió.
Comunicó, además, que todos los obispos presentes en Roma, por escrito, pusieron sus cargos en las manos del santo padre. Luego, los obispos reconocieron que estos días “de honesto diálogo” han sido “un hito dentro de un proceso de cambio profundo”, conducido por el Papa Francisco. Y aseguraron que desean, en comunión con el pontífice, “restablecer la justicia y contribuir a la reparación del daño causado, para reimpulsar la misión profética de la Iglesia en Chile, cuyo centro debió siempre estar en Cristo”.
“Queremos que el rostro del señor vuelva a resplandecer en nuestra Iglesia y a ello nos comprometemos. Con humildad y esperanza les pedimos a todos que nos ayuden a recorrer este camino”, precisaron.
En el momento de las precisiones, Juan Ignacio González explicó que poner los cargos pastorales “a completa disposición del Papa” implica que, mientras este no tome una determinación sobre cada uno, los miembros de la Conferencia Episcopal continuarán en sus trabajos y “en plenas funciones”.
Indicó que, según el líder católico lo estime conveniente, puede aceptar de inmediato la salida de un obispo, también puede rechazarla y por tanto este quedaría confirmado en su cargo, o bien, puede aceptarla y hacerla efectiva al momento del nombramiento de la nueva autoridad diocesana.
Todas estas precisiones se dieron a conocer luego de cuatro reuniones estrictamente confidenciales que tuvieron lugar del 15 al 17 de mayo entre Jorge Mario Bergoglio y 34 obispos, 31 titulares y tres eméritos, es decir ya jubilados. El objetivo de estos encuentros fue analizar a fondo las causas y los mecanismos que permitieron abusos de poder, de conciencia y sexuales en la Iglesia chilena en los últimas décadas.
Según reveló Fernando Ramos este viernes, en el primer encuentro (la tarde del martes 15 en una sala del complejo Aula Pablo VI del Vaticano), Francisco leyó un documento en el cual se expresaban sus conclusiones y reflexiones en torno al informe de más de dos mil páginas redactado por Scicluna tras su misión especial a Santiago, que tuvo lugar en febrero y que buscaba echar plena luz sobre la crisis.
“El texto del Papa indica con claridad una serie de hechos absolutamente reprobables que han ocurrido en la Iglesia chilena en relación a los inaceptables abusos, que han llevado a que ella haya disminuido el valor profético que la caracterizaba”, indicó el obispo, también secretario general de la Conferencia Episcopal de Chile.
Aunque Ramos no dio más detalles del escrito papal, su contenido fue dado a conocer por la televisión chilena este jueves. Se trata de un crudo y descarnado diagnóstico sobre los elementos que determinan una crisis estructural: mentalidad eclesial elitista, clericalismo, división entre los obispos y otros males, que se manifiestan con graves resultados como la quema de documentos de archivos eclesiásticos para encubrir actos reprobables. En ese mensaje, el pontífice advirtió que si bien remociones de obispos tendrán lugar, eso no basta porque es necesario un cambio cultural profundo en una Iglesia cuyo cuerpo “está roto”.
Tras el demoledor análisis presentado por el pontífice en su primera cita, siguieron otras tres reuniones. En ellas, según comentó Ramos, “cada obispo pudo expresar su reacción, opinión y visión”.
“En este contexto de diálogo y discernimiento se fueron presentando varias sugerencias de medidas a adoptar para enfrentar esta gran crisis, así como también fue madurando la idea de que, para estar en mayor sintonía con la voluntad del santo padre, era conveniente declarar nuestra más absoluta disponibilidad para poner nuestros cargos pastorales en manos del Papa. De esta forma, podíamos hacer un gesto colegial y solidario, para asumir -no sin dolor- los graves hechos ocurridos y para que el santo padre pudiera, libremente, disponer de todos nosotros”, explicó.
Y ponderó: “Fue así que en el día de ayer, por escrito, manifestamos esta disponibilidad poniendo nuestros cargos a disposición. Así él podrá, en las siguientes semanas, decidir si acepta o rechaza lo que hemos señalado”.Junta Directiva de la Conferencia Episcopal Venezolana
NUEVAMENTE PEDIMOS PÚBLICAMENTE LA POSTERGACIÓN DE ESTAS ELECCIONES

Presidencia CEV

COMUNICADO
1.- En Venezuela, cada día vamos entrando en una espiral de conflictos que tiene su raíz en la crisis generalizada que se vive en el país, crisis que afecta poderosamente a las personas y a las familias más vulnerables: los pobres, los campesinos, los obreros, los enfermos, los ancianos, los indígenas y los niños. Pero no sólo son estos sectores los afectados, también la sufren los profesionales, los estudiantes y las instituciones en general.
2.-Esta realidad no ha sido atendida ni por el gobierno nacional ni por los gobiernos regionales, y clama al cielo el deterioro creciente que sufre el pueblo. Consecuencia directa de esto es la indiferencia ante una campaña electoral que no ha tenido emociones, ni proyecto país, ni un número considerable de seguidores. En el fondo el pueblo entiende que la convocatoria a estas elecciones ha sido hecha con tanta antelación por ventajismo e intereses políticos, además de ser ilegítima por el ente que la convocó.
3.-Ante esta realidad queremos recordar y ratificar lo que ya hemos planteado: “Ante problemas humanos de tal magnitud, se deslegitima la realización de las elecciones presidenciales, convocadas para el próximo 20 de mayo. Tal como están concebidas, sin las suficientes garantías que identifican todo proceso electoral libre, confiable, transparente, con innumerables inhabilitaciones de posibles candidatos, lejos de aportar una solución a la crisis que vive el país, pueden agravarla y conducirlo a una catástrofe humanitaria sin precedentes. Por tanto, es urgente su postergación para el último trimestre del año” (23-04-2018).
4.- Esta petición que hemos hecho por el bien del país, sigue vigente ante la importancia que reviste una elección presidencial. No se puede anteponer el interés de pequeños grupos políticos, ante el interés de la gran mayoría de la población venezolana. Nuevamente pedimos públicamente la postergación de estas elecciones para el último trimestre del año, aunque estemos a pocos días del 20 de mayo, día señalado para las mismas.
5.- La Iglesia celebra la solemnidad de Pentecostés el 20 de mayo, por lo que pedimos al Espíritu Santo que guíe las mentes y los corazones de los Venezolanos, para que ratifiquemos nuestro servicio al país y su gente, entendiendo que la democracia y sus valores se perfeccionan si las condiciones de convivencia, de desarrollo y de la vivencia del bien común favorecen a todo el pueblo.
Caracas, 14 de mayo de 2018.
Con nuestra bendición.
+José Luis Azuaje Ayala / Obispo de Barinas / Presidente de la CEV
+Mario Moronta Rodríguez / Obispo de San Cristóbal / 1° Vicepresidente de la CEV
+Raúl Biord Castillo / Obispo de La Guaira / 2° Vicepresidente de la CEV
+José Trinidad Fernández Angulo / Obispo Auxiliar de Caracas / Secretario General de la CEV
+Jorge Cardenal Urosa Savino / Arzobispo de Caracas / Presidente honorario de la CEV
+Baltazar Cardenal Porras Cardozo / Arzobispo de Mérida / Presidente honorario de la CEV
Fuente: Blog www.urbeyorbe.com.ve

 

David Elbert Farrell Tormey CSC

50 años de vida sacerdotal del Padre David Farrell CSC

Fundador y primer Director del Instituto de Pastoral de la Familia (INFAM). La celebración contó con la presencia de los sacerdotes de la Congregación de Santa Cruz, así como de religiosos de la diócesis de Chosica y amigos cercanos al trabajo realizado por el Padre David durante su permanencia en Perú, así como también de la presencia de numerosos agentes pastorales que han trabajado de cerca con él.
La imagen puede contener: una o varias personas, personas en el escenario e interior

El Instituto de Pastoral de la Familia- INFAM nace dentro del contexto social de la Parroquia El Señor de la Esperanza, ubicado en el Distrito de San Juan de Lurigancho, Lima- Perú, haciendo suya esta realidad y extendiendo la misión de Holy Cross Family Ministries hacia los sectores más necesitados. Desde esta perspectiva, INFAM plantea una serie de alternativas a las realidades tan difíciles y precarias que enfrentan un porcentaje importante de las familias de nuestro sector.
Los múltiples programas y actividades que realizamos, en su intencionalidad y metodologías, tienen el carácter de ser preventivas, y en alguno de los casos de intervención. Se brindan los conocimientos y condiciones esenciales para que las familias puedan desarrollar las habilidades necesarias para poder enfrentar los desafíos, manejar los conflictos y asumir las crisis familiares. Se propone ayudar a evitar de esta manera los factores de alto riesgo que conllevan a las disfunciones familiares extremas, las separaciones de la pareja, la violencia familiar, el pandillaje, las adicciones, el “descontrol juvenil” y otros problemas familiares y sociales.
Junto con la prevención, INFAM realiza una serie de actividades con carácter de intervención. En esta perspectiva, se atienden a personas y/o familias que ya están pasando por crisis, asistiéndoles de la mejor manera posible y acompañándoles en la crisis hasta su resolución. En esta dimensión hay atenciones individuales y sobre todo la formación de grupos de apoyo en los cuales se les brinda las estrategias para enfrentar las crisis y poder corregir los problemas y ojalá reconstituir sus familias a condiciones más humanas
Una dimensión importante de la labor del INFAM es brindar soporte técnico profesional y asesoría a diversas instancias e instituciones de la Iglesia, del estado y otras instituciones privadas. En primer lugar están los servicios a la Parroquia “El Señor de la Esperanza”, las demás parroquias (son doce) del distrito de San Juan de Lurigancho; luego hay un sin número de colegios, y organizaciones sociales y públicas. En estos casos se brindan las estrategias necesarias para que alcancen sus objetivos en aras de favorecer la vida familiar.
El Centro Patricio Peyton CSC es el lugar donde físicamente se puede encontrar al equipo de INFAM que planifica, coordina y desarrolla sus actividades. En este espacio tenemos el privilegio de acoger durante el año a miles de personas que vienen a capacitarse de diversas instituciones y áreas de servicio.
El Centro Patricio Peyton fue construido con la finalidad de brindar servicios a la Iglesia y la comunidad mediante el uso de amplios espacios y cómodos ambientes, donde los futuros agentes multiplicadores y educadores puedan recibir una formación adecuada. Las instituciones a las que se brindan estos servicios son de tipo eclesial, pública y privada, y estas tienen como objetivo buscar el desarrollo cristiano, educativo, socio-cultural a través de la formación de agentes multiplicadores.
Fuente: INFAM-Centro Patricio Peyton CSC.

La Buena Noticia a toda la creación

Imagen relacionada

Evangelio según San Marcos 16,15-20.
Entonces les dijo: “Vayan por todo el mundo, anuncien la Buena Noticia a toda la creación”.
El que crea y se bautice, se salvará. El que no crea, se condenará.
Y estos prodigios acompañarán a los que crean: arrojarán a los demonios en mi Nombre y hablarán nuevas lenguas; podrán tomar a las serpientes con sus manos, y si beben un veneno mortal no les hará ningún daño; impondrán las manos sobre los enfermos y los curarán”.
Después de decirles esto, el Señor Jesús fue llevado al cielo y está sentado a la derecha de Dios.
Ellos fueron a predicar por todas partes, y el Señor los asistía y confirmaba su palabra con los milagros que la acompañaban.

El anuncio de la CEN se produce después que los estudiantes y el sector privado aseguraran ayer estar listos para el diálogo. CARLOS VALLE.

Iglesia católica pone condiciones para diálogo y gobierno de Nicaragua las acepta

Iglesia piden supresión de grupos paramilitares, cese de represión e integridad de estudiantes para iniciar diálogo por Nicaragua

El anuncio de la CEN se produce después que los estudiantes y el sector privado aseguraran estar listos para el diálogo.
El presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) y cabeza de la Iglesia Católica, Leopoldo Brenes, condicionó la convocatoria de la mesa de diálogo nacional al cumplimiento de una serie de “premisas ineludibles” por parte del Gobierno.
En una conferencia de prensa, el cardenal de Nicaragua pidió además al Ejecutivo una respuesta urgente y expresó su “esperanza y convicción que el camino de diálogo pasa por la justicia, la verdad y que este nos conduce a la paz”.
“Por este motivo solicitamos respetuosamente que nos envíe su respuesta a la sede de la CEN lo antes posible o antes del mediodía de este próximo lunes 14 del año en curso, para poder con estas premisas ineludibles dar inicio al diálogo nacional de forma inmediata por el bien de los nicaragüenses”, advirtió.
Entre las condiciones solicitadas por la Iglesia, Brenes instó al Gobierno a “permitir en el menor tiempo posible el ingreso de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para investigar y aclarar las muertes, y las desapariciones de nicaragüenses”.
La Conferencia Episcopal solicitó la supresión de “los cuerpos paramilitares y fuerzas de choque que intimidan, coaccionan y agreden a los ciudadanos, así como a no usar a la Policía Nacional para ningún tipo de acción represiva”.
El líder religioso también pidió el cese inmediato de la represión, así como asegurar “la integridad física de los estudiantes universitarios y diversos miembros activos que conformarían la mesa de diálogo nacional”.
Brenes demandó al Gobierno “dar signos creíbles de su voluntad de diálogo y paz respetando la dignidad y la libertad de las personas, así como todos los derechos humanos de los trabajadores, particularmente de los empleados públicos, no obligándoles a asistir a eventos partidarios ni paralizando el transporte nacional para los mismos fines”.
Gobierno acepta
“Estamos listos. Tenemos nuestros representantes y nuestros puntos de agenda, esperamos que la CEN indique la fecha y la hora para la apertura del diálogo nacional”, señalaron los estudiantes y sector privado. Rosario Murillo, vocera de Gobierno, luego de conocer la petición del CEN dijo: “Estamos de acuerdo en trabajar cada uno de los puntos allí planteados, tomando en cuenta que en todos se recoge su buena voluntad como mediadores y testigos”.
Fuente: www.hoy.com.ni

En recuerdo del sacerdote caldeo iraquí Raghiid Ganni y de los tres diáconos asesinados en 2007 en Mosul

Irak: “nulla osta” vaticano para la beatificación del sacerdote caldeo y de los tres diáconos asesinados en 2007

La Congregación para las Causas de los Santos autorizó el proceso para el padre Raghiid Ganni y sus compañeros, asesinados por un comando en Mosul después de la misa.
La Congregación para las Causas de los Santos ha concedido el Nihil Obstat necesario para iniciar el proceso de canonización del sacerdote caldeo iraquí Raghiid Ganni y de los tres diáconos – Basman Yousef Daud, Wahid Hanna Isho y Gassan Isam Bidawid – asesinados el 3 de junio de 2007 por un comando de hombres armados en Mosul, ante la iglesia caldea dedicada al Espíritu Santo. Con una carta firmada el pasado 1 de marzo pro el Cardenal Angelo Amato (Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos) y por el Arzobispo Marcello Bartolucci (Secretario del mismo Dicasterio vaticano), fue confirmado que no hay ningún obstáculo para iniciar el proceso de canonización para proclamar santos al padre Ganni y a los tres diáconos asesinados con él, según los procedimientos previstos. La carta, relanzada por los medios oficiales del Patriarcado Caldeo, se refiere a la solicitud hecha en noviembre de 2017 por Francis Yohana Kalabat, Obispo de la Eparquía Caldea de Santo Tomás Apóstol en Detroit.
Fuentes locales confirman a la Agencia Fides que la competencia de la causa de la canonización, con las autorizaciones necesarias de la Santa Sede, ha sido transferida desde la archieparquía caldea de Mosul a la eparquía caldea con sede en Detroit, en los Estados Unidos de América. La inestabilidad de las regiones norte-iraquíes y la difícil situación en que se encuentra la archieparquía caldea de Mosul después de los años de ocupación yihadista de esa metrópolis evidentemente hacen que sea difícil llevar a cabo un proceso de canonización en el lugar, respetando los procedimientos requeridos, incluso en lo que respecta a la recogida de testimonios.
La causa de canonización que puede declarar beatos al padre Ganni y a los tres diáconos asesinados con él será presentada como “pro martirio in odium fidei”, y tendrá que verificar y certificar que los cuatro mártires beatificados fueron masacrados por sus verdugos debido a su fe en Cristo.
El martirio del padre Ganni y de los tres diáconos se produjo el domingo de Pentecostés, cerca de la iglesia caldea dedicada al Espíritu Santo, después de la celebración de la Santa Misa.
En la vida del padre Raghiid Ganni, dijo el padre Fabio Rosini, director del Servicio para las Vocaciones en la diócesis de Roma, “se ha realizado algo que solo la gracia puede lograr…” “Nosotros – añadió el sacerdote romano – pensamos humanamente que tenemos enfrente a un héroe, que es alguien capaz de hacer algo extraordinario, pero corremos el peligro de convertir el cristianismo en heroísmo. Un mártir no es un héroe, sino un testigo. Se le reconoce si la gracia funciona en él. En la Iglesia, los héroes crean problemas y divisiones, personalismos, porque hablan de sí mismos. Los mártires, por otro lado, hablan de Cristo y dan su testimonio”.
Fuente: Vatican Insider.
El Papa Francisco con los obispos en el encuentro de hoy en la Catedral de Santiago / Crédito: Vatican Media - ACI Prensa

Chile: La hora de la verdad para una crisis anunciada

Por Andrés Beltramo Álvarez- Vatican Insider.
La tempestad que afronta la Iglesia chilena va más allá de los abusos sexuales contra menores. Esa trágica herida tiene su origen en una crisis mucho más profunda, que toca el corazón mismo de la estructura eclesial. Una crisis anunciada, tangible, pero durante años maquillada. Tanto que el mismo Papa resultó engañado y terminó por minimizarla. Por eso, las soluciones a esta borrascosa realidad no serán inmediatas. Ni automáticas. No pasarán sólo por el desplazamiento de algunos obispos, sino por un cambio cultural de largo plazo. Que, se espera, comience esta semana en el Vaticano.
En octubre de 2013, cuando el Vatican Insider publicó el artículo detallando la ya evidente “crisis de los pastores” en ese país sudamericano, se verificó un terremoto de baja intensidad. Y produjo tan acalorado debate que ese texto periodístico llegó a ser discutido en la posterior asamblea de la Conferencia Episcopal. Ya entonces se indicaban los “tiempos difíciles” que padecía la Iglesia chilena, “desacreditada y desanimada por varios escándalos públicos”. Y se reseñaba cómo el nuncio apostólico Ivo Scapolo, en sus dos años de servicio, había encontrado enormes problemas para promover nuevos obispos.
Todos los elementos que condujeron al actual estado de cosas. Entre ellos, el (ya) cuestionado actuar del obispo Juan Barros, en ese momento ordinario castrense, quien -junto con otros tres prelados- había salido en defensa, incluso con una carta dirigida a la Santa Sede, de su mentor y reconocido abusador, Fernando Karadima. Aquel año, el Vaticanotenía todo listo para iniciar auditorías en dos diócesis distintas por problemas graves, pero las mismas habían sido bloqueadas a último momento a instancias del propio nuncio.
Bien lo señalaba entonces un sacerdote chileno que había pedido un estricto anonimato: “Tenemos el más débil episcopado de nuestra historia, con obispos que no hablan, que no golpean la mesa, ‘perros mudos’ diría el profeta, nadie se la juega por nadie, se les ve asustados, débiles, hay un ambiente de mucha desolación”.
A juzgar por la evolución de los acontecimientos, la crisis era inevitable. Y terminó envolviendo directamente al Papa Francisco. En 2011 su antecesor, Benedicto XVI, había aprobado la suspensión “ad divinis” de Karadima por sus abusos. Una sentencia de culpabilidad que, se pensaba en Roma, no tendría otras repercusiones.
Pero en el año 2014, con Jorge Mario Bergoglio como Papa, el gobierno de la presidente Michelle Bachelet realizó gestiones para pedir la remoción del obispo militar Barros. Lo que era un secreto a voces en aquel tiempo, lo confirmó hace algunos días el ex ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz. A él le tocó solicitar a la diplomacia vaticana, más de una vez, la salida del ordinario.
Los generales mal soportaban la actitud del obispo. Según reveló una fuente de alto nivel a Vatican Insider, Barros era distante de la tropa y pretendía se le rindiesen honores que parecían desproporcionados, incluso a aquellos militares herederos de la época pinochetista. Ante la presión intensa, y surgió la alternativa de designarlo como pastor de Osorno.
Finalmente el nombramiento se verificó en enero de 2015, con el visto bueno del Papa. Y la polémica se desató inmediatamente. Las víctimas de Karadima lo acusaron con insistencia de encubrimiento en los abusos, obteniendo un gran eco en los medios de comunicación. Estas informaciones llegaron hasta el Vaticano por diversos canales.
En este pasaje resulta clave la figura del jesuita Germán Arana. Él acogió a Barros para un retiro espiritual en España, en marzo de 2015. Más tarde, el obispo viajó a Roma y fue recibido por Francisco en la Casa Santa Marta. Le presentó directamente su renuncia, pero este se la rechazó. De alguna manera había madurado la convicción de que no era culpable. Y en eso, coinciden varias fuentes, tuvo mucho que ver un informe confidencial presentado por Arana.
Por esas semanas, Francisco se había entrevistado también con varios obispos chilenos en privado. El 7 de marzo dialogó con Fernando Chomalí, arzobispo de Concepción y antiguo administrador apostólico de Osorno. Luego hizo lo propio con Ricardo Ezzati, arzobispo de Santiago y presidente de la conferencia episcopal. Ambos, trascendió, le hicieron saber del impacto negativo que significaba la designación de Barros. E incluso le propusieron concederle a él y a los otros tres obispos “karadimistas” (Andrés Arteaga, Tomislav Koljatic Maroevic y Horacio Valenzuela Abarca) salidas elegantes concediéndoles “años sabáticos”.
Aquella hubiera sido una salida pastoral, antes que jurídica. Pero el Papa no la tomó. Él mismo explicó sus razones, a bordo del avión papal en su regreso a Roma tras la visita a Chile en enero pasado. Entonces, reconoció que “una persona de la conferencia episcopal” le había propuesto que renunciaran y “tomaran un año sabático”. Refiriéndose a Barros añadió: “Vino a Roma, y dije ‘no’, así no se juega porque esto es admitir culpabilidad previa. Y en cada caso, si son culpables, se investiga. Y yo lo freno”.
Aquí un detalle: De las palabras del propio Francisco se desprende que esta opción de salida, a él le parecía más vinculada a un problema de oportunidad que a una certeza de culpabilidad. Porque él mismo apuntó que, según le dijeron, ellos “eran buenos obispos” que, “pasada la tormenta (mediática)” podrían volver. Una perspectiva que le pareció injusta.
Sea como sea, el 31 de marzo de 2015 el entonces vicedirector de la Sala de Prensa del Vaticano emitió la siguiente declaración: “Antes del reciente nombramiento como obispo de Osorno (Chile) de monseñor Juan de la Cruz Barros Madrid, la Congregación para los Obispos estudió detalladamente la candidatura del prelado y no encontró razones objetivas que interfirieran con la misma”.
En ese momento la decisión estaba tomada, y ninguno de los obispos chilenos supieron, quisieron o tuvieron la capacidad de transmitirle al Papa la realidad. Así permitieron el crecimiento desmedido de una bola de nieve que se tornó imparable. Porque las incongruencias quedaron cada vez más expuestas ante los medios de comunicación, convirtiendo el problema en la peor crisis de credibilidad en la historia moderna de la Iglesia chilena.
Pero para personajes clave como el arzobispo emérito de Santiago, Francisco Javier Errázuriz, gran parte del problema se debe a los medios de comunicación. Periodistas que, según él, se convirtieron en altavoces de “calumnias” e “injurias” en su contra. Su posición resulta cada vez más incómoda, considerando que aún es parte del C-9, el consejo de cardenales que desde 2013 asesora al Papa Francisco en el gobierno de la Iglesia universal.
Muy significativa ha sido su decisión de último momento de acudir a las reuniones reservadas que 34 obispos chilenos sostendrán con Jorge Mario Bergoglio en el Vaticano, desde la tarde de este martes 12 de mayo y a lo largo de los próximos días. En un primer momento, Errázuriz había anunciado que no participaría porque acababa de volver de Roma y ya le había dejado al Papa un largo informe sobre el particular. Como si él no tendría mayor responsabilidad en la crisis, cuando todos lo reconocen -para bien o para mal- como un gran protagonista en la vida de la Iglesia chilena de los últimos años.
Además de afrontar el difícil momento de comunión eclesial interna y la confianza externa rota, el principal desafío que espera al Papa a corto plazo se encuentra al origen del presente análisis: la crisis de los pastores. Una crisis que no se ha sanado aún y que presenta nuevos interrogantes. Porque, al natural desplazamiento de algunas figuras (y una casi segura salida de Juan Barros en Osorno), Francisco debe encontrar rápidamente clérigos con la altura moral para sustituir a obispos que en breve pasarán al retiro.
La gran incógnita representa la transición en Santiago, la capital y más importante arquidiócesis del país. Su titular, Ricardo Ezzatti Andrello, ya tiene 76 años y se encuentra en tiempo de descuento. Algo similar ocurre con el arzobispo de Puerto Montt, Cristian Caro Cordero (75 años); con el obispo de Rancagua, Alejandro Goic Karmelic (78) y con el de Valparaíso, Gonzalo Duarte García de Cortázar (75).
Visto de otra manera, todos estos cambios inminentes (y necesarios) pueden representar para el pontífice una oportunidad de oro para inyectar aire nuevo a una Iglesia por demás necesitada de cumplir lo que una nota vaticana de hace pocos días auguraba: “Pastores buenos que testimonien con su vida el haber conocido la voz del Buen Pastor, que sepan acompañar el sufrimiento de las víctimas y trabajar de manera decidida e incansable en la prevención de los abusos”.

Amigos

La Última Cena

Evangelio según San Juan 15,9-17.
Jesús dijo a sus discípulos: «Como el Padre me amó, también yo los he amado a ustedes. Permanezcan en mi amor. Si cumplen mis mandamientos, permanecerán en mi amor, como yo cumplí los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Les he dicho esto para que mi gozo sea el de ustedes, y ese gozo sea perfecto.»
Este es mi mandamiento: Amense los unos a los otros, como yo los he amado.
No hay amor más grande que dar la vida por los amigos.
Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando.
Ya no los llamo servidores, porque el servidor ignora lo que hace su señor; yo los llamo amigos, porque les he dado a conocer todo lo que oí de mi Padre.
No son ustedes los que me eligieron a mí, sino yo el que los elegí a ustedes, y los destiné para que vayan y den fruto, y ese fruto sea duradero. Así todo lo que pidan al Padre en mi Nombre, él se lo concederá.
Lo que yo les mando es que se amen los unos a los otros».

San José Maria Rubio y Peralta SJ

Es un santo jesuita español, canonizado por Juan Pablo II y calificado de “apóstol de Madrid” por el arzobispo de Madrid, Eijo y Garay.
Hijo de agricultores y mayor de trece hermanos, fruto del matrimonio de Francisco Rubio y Mercedes Peralta, vivió una infancia de tradicional marco religioso en el pueblo almeriense de Dalías, hasta que ingresó en el seminario de Almería, entre 1876 y 1879; otro de Filosofía y cuatro de Teología en Granada (1879-1886), donde le apadrina y protege el profesor y canónigo Joaquín Torres Asensio, a quien no abandonará mientras viva. Por traslado de su mentor a la capital, estudia quinto de Teología en Madrid (1886-1887), donde obtiene la licenciatura.
Ordenado sacerdote, celebra su primera misa el 12 de octubre (1887) en el altar de la conversión de san Luis Gonzaga de la entonces catedral de San Isidro de Madrid, diócesis en la que trabajó tres años, como coadjutor en Chinchón (1887-1889) y párroco en Estremera (1889-1890). En ambos pueblos se destacó por su extrema austeridad, su catequesis de niños y servicio a los más pobres.
Capellán luego de las religiosas Bernardas en la iglesia del Sacramento de Madrid, entonces parroquia de la Almudena, comenzó a señalarse por su actividad en los suburbios de la capital con los traperos y las “modistillas”. Enseñó además literatura latina, metafísica y teología pastoral (1890-1894) en el seminario de Madrid y actuó como notario y encargado del registro de la vicaría de esta diócesis. Un viaje como peregrino a Tierra Santa y Roma (1904) le deja huella indeleble. En este periodo se definía a sí mismo como “jesuita de afición”, ya que desde sus tiempos de estudiante de teología en Granada había deseado pertenecer a esta Orden, hasta el punto de llegar a ser confundido como tal entre los espectadores anticlericales que organizan el famoso tumulto tras la representación teatral de la “Electra” de Galdós.
Fallecido su protector Torres Asensio, logra realizar su viejo deseo de ingresar en la Compañía de Jesús en Granada, donde, tras el noviciado (1909), repasó un año teología y tuvo una experiencia pastoral en Sevilla (coincidiendo en la residencia con los también jesuitas Francisco de Paula Tarín y Tiburcio Arnaiz, ambos con fama de santidad). Terminada la tercera probación (1910-1911) en Manresa (Barcelona), fue destinado a Madrid, en cuya casa profesa de la calle la Flor Baja residió el resto de su vida.
Hombre de carácter retraído y sencillo, de gran caridad e incansable entrega al trabajo, sobresalió como predicador (aunque no por sus dotes oratorias) y como confesor asiduo, que provocaba largas colas de fieles, quienes buscaban en él además acompañamiento y ayuda espiritual. Pese a carecer de brillantes cualidades humanas, que contrastaban con sus compañeros de casa los académicos de la Historia y la Lengua, padres Fita y Coloma, su eficacia y fama creció en poco tiempo en toda la ciudad. Se señaló por su amor a los pobres, a los que se adelantaba a socorrer. Desarrolló su obra evangelizadora en pueblos y suburbios, retomó la obra de las «Marías de los Sagrarios» iniciada por don Manuel González García,​ fundó y organizó varias asociaciones, como la «Guardia de Honor del Sagrado Corazón» y las escuelas sociales del barrio de la Ventilla, ayudado por los jóvenes maestros Juan y Demetrio de Andrés, conocidos como “los mártires de la Ventilla”, que morirán asesinados durante la Guerra Civil de 1936.
Murió en Madrid, el 2 de mayo de 1929, sentado en una butaca de pino, después de haber ordenado quemar sus apuntes espirituales. Cuando murió, el arzobispo de Madrid, Leopoldo Eijo y Garay, lo calificó de “apóstol de Madrid” y escribió una pastoral proponiéndolo como modelo al clero de su diócesis.
En vida se le atribuyeron hechos prodigiosos, como bilocaciones, curaciones, profecías y videncia; algunos, tal vez, legendarios, pero otros ratificados por numerosos testigos.
 Sin embargo, lo que domina en su recuerdo es el testimonio de su ejemplo y su palabra junto al mensaje de que la santidad está al alcance de todos por el sencillo camino de entrega a la voluntad de Dios. Su máxima preferida era: “Hacer lo que Dios quiere y querer lo que Dios hace”.
Beatificado por Juan Pablo II en Roma (6 de octubre de 1985) y canonizado en Madrid por el mismo pontífice (4 de mayo de 2003), sus restos son venerados en la iglesia de San Francisco de Borja y del Sagrado Corazón de la Compañía de Jesús en Madrid. El hecho extraordinario, considerado como milagro por la Congregación para la Causa de los Santos en orden a su canonización, fue la curación de un cáncer de pulmón del jesuita madrileño José Luís Gómez Muntán (1988).
Fuente: Wikipedia.
Foto referencial. Foto: Pixabay.

De ETA a la conversión: “Dios es testigo de que estoy profundamente arrepentido”

El exmiembro de la banda terrorista ETA, José Luis Álvarez Santacristina, alias Txelis, concedió una entrevista a la Revista Misión en la que asegura que tras un encuentro con Dios está “arrepentido”.
El pasado jueves 3 de mayo, ETA anunció “el fin de su trayectoria” y que “ha desmantelado totalmente sus estructuras”. La historia de esta banda terrorista se salda con 873 fallecidos.
Txelis fue miembro de ETA desde los inicios en 1968, e ideólogo de la kale borroka, que es el término que se emplea para designar la violencia callejera realizada por simpatizantes de la banda. Poco después de su detención en 1992 comenzó a disentir de la lucha armada, hasta que finalmente en el año 1998 fue expulsado de ella.
En la entrevista publicada en el año 2017, el exterrorista asegura que leer el Nuevo Testamento y el acompañamiento de un sacerdote fueron definitivos para “la gracia de poder comenzar a reconducir mi vida por la senda del Evangelio” y emprender “un largo recorrido de conversión y arrepentimiento”.
“Mi historia es la de una gracia concreta y palpable, porque la fe me enfrentó a cosas peores que el miedo a un supuesto infierno: dar un sí definitivo a la fe de Jesús de Nazaret me suponía arrepentirme hasta la médula de los actos a los que pude contribuir en mi época de militancia en ETA, a rechazar la violencia y a decirlo claramente”, explicó.
Actualmente Txelis está en libertad condicional y trabaja en un centro educativo del País Vasco (España) ayudando a menores con dificultades.
“Soy consciente de la responsabilidad moral que conlleva haber sido durante años militante de ETA; Dios es testigo de que estoy profunda y sinceramente arrepentido”, aseguró .
En la Revista Misión, Txelis da siete consejos para pedir perdón:
1. “La petición de perdón, para ser auténtica y reparadora debes hacerla, ante todo y sobre todo, desde el sufrimiento de la víctima, desde la conciencia del dolor generado, a veces de forma irreparable, en ella y en sus familiares”.
2. “Recuerda que pedir perdón de forma sincera no obliga a la víctima a tener que otorgarte su perdón, ni siquiera escucharte. Quien pide perdón de verdad no espera necesariamente que se le otorgue el perdón, porque es consciente del daño infligido, y de la dificultad, a veces enorme, de la víctima o sus familiares para poder perdonar”.
3. Aunque pedir perdón no constituye una exigencia para la víctima, puede ser una oportunidad para que la memoria del daño sufrido se asiente, se avancen en la labor de duelo cuando se ha sufrido la pérdida de un ser querido o graves heridas físicas y morales y se construya una paz reparadora.
4. Pedir perdón es un acto de humildad, pues te reconoces radicalmente falible y responsable del mal causado a alguien; no echas balones fuera, no buscas excusas: reconoces simple y llanamente tu error o el mal causado.
5. También es un acto de valentía porque, lejos de toda arrogancia o sumisión deshumanizante a presiones externas, te atreves a enfrentarte al mal que has provocado.
6. Piensa que pedir perdón es un acto genuinamente humano, que muestra nuestra capacidad de reconocer el daño causado ante quienes lo han sufrido. Al pedir perdón inicias un proceso de reparación del daño y, a su vez, te reconcilias contigo mismo, con lo más profundo de tu dignidad. Eso sí, pedir perdón no responde, en primera instancia, a una necesidad psicológica o social que tengas, sino a un deber de conciencia para con tu víctima”.
7.“Si pides perdón, no sólo pides algo, también ofreces algo, por pobre que parezca en comparación con el daño infligido: ofreces humildad, sinceridad, remordimiento y empatía con el dolor de la víctima y su familia, muestras tu pesar por el mal cometido. Y, sobre todo, manifiestas tu firme voluntad de no volver jamás a realizar un acto semejante. En definitiva, ofreces y muestras tu sincero arrepentimiento.
Fuente: ACI Prensa.

Virgen de Chapi

La imagen puede contener: 1 persona, de pie

La Virgen de la Candelaria de Chapi o simplemente Virgen de Chapi, es una advocación mariana del Perú. Su santuario al cual acuden en peregrinación miles de devotos, está ubicado a unos 90 Kilómetros de la ciudad de Arequipa en el desértico lugar denominado Chapi que se encuentra en el límite entre los departamentos de Arequipa y Moquegua en el distrito de Polobaya que pertenece al departamento de Arequipa.
Sus festividades se celebran el 2 de febrero; Día de la Purificación o Candelaria. Sin embargo, sus fieles, han escogido el 1º de mayo, fecha en que se da inicio al mes dedicado a María, al igual que el 8 de septiembre, fiesta de su Natividad.
Chapi está situado en el valle que lleva el mismo nombre a las faldas de los Andes peruanos, en la zona denominada “cordillera volcánica”, debido a la gran cantidad de volcanes (extinguidos en su mayor parte) ubicada en la regíón de Arequipa. Hoy en día la apariencia del lugar es árida con un clima seco, más semejante a una quebrada que a su vez desemboca en el río Tambo, el cual tiene su vertiente hacia el océano Pacífico. El Santuario de la Virgen de Chapi está situado en una ladera de la margen derecha de dicha quebrada, a una altura aproximada de 3105 msnm. Es un lugar de difícil acceso, los caseríos y pueblos más cercanos se encuentran a varios kilómetros de camino. La ciudad de Arequipa, sede de la arquidiócesis, dista del santuario unos sesenta kilómetros, en el límite con la región de Moquegua.
Tomando como punto de partida la ciudad de Arequipa se atraviesan los distritos de Paucarpata, Sabandía, Characato hasta llegar a Yarabamba (Arequipa). Aquí la gente que hace el camino a pie suele hacerse de bastones hechos de sauce para seguir su peregrinación. La ruta continúa por cerros de Yarabamba para llegar al pueblo de San Antonio o Pampas Nuevas y siguiendo ese camino se llega a un punto desde donde se divisa, rodeado de vegetación, el pueblo de Sogay. Se encuentran luego los peregrinos con la llamada Primera Apacheta, señalada por tres cruces que marcan el inicio del prolongado ascenso a la “Cuesta de Hornillos”, llamada así por el sofocante calor que en ella se experimenta, de ahí que esta cuesta se pase, normalmente, durante las primeras horas de la mañana o las últimas de la tarde. Luego de este ascenso se llega al Alto de Hornillos. Aproximadamente a la mitad de camino los peregrinos deben continuar por los bordes de las montañas hasta una pampa salpicada de arbustos (de Tola y Ccapo generalmente), ésta es la pampa de Tumbambay. Cerrando este tramo se alza la Segunda Apacheta, montón de piedras que terminan en una cruz. Continúa el camino accidentado hasta llegar a otra pampa, tan arenosa y extensa como la anterior denominada Pampa del Tolar, seguidamente después se encuentra Siete Toldos, llamado así porque en la antigüedad siete negociaciones con sus respectivos toldos atendían a los peregrinos vendiendo alimentos y bebidas.
Tiempo después la Cruz Roja y la Policía Nacional del Perú establecieron también puestos de guardia para auxiliar a los peregrinos y brindarles alguna protección. En este mismo lugar existe una cruz en el interior de una capilla, la cual es venerada especialmente por los transportistas que hacen servicio al santuario y también por los camioneros que transportan greda a Arequipa. Aquí en Siete Toldos el camino se bifurca a la derecha, el que siguen los carros y a la izquierda el de los peregrinos. Terminada la pampa de los Siete Toldos y sobre el camino de vehículos se encuentra una pequeña bifurcación de un camino que lleva hacia Minas el Rescate; en este llano hay una Cruz Verde que da nombre al lugar. Casi finalizado el camino de los peregrinos se encuentra la Tercera Apacheta o Alto de la Escalerilla. Comienza luego el descenso por un camino difícil hasta llegar a La Escalerilla. Por unos momentos se puede divisar el Santuario, lo cual aumenta el ánimo de los peregrinos para seguir el último tramo de camino. Solo unos minutos más y habrán alcanzado la meta, el Santuario de la querida “Mamita de Chapi”.
“…quien no tenga a María por Madre, tampoco tiene a Dios por Padre”.
Fuente: Wikipedia.La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, sentado y gafas

Francisco Chamberlain Hayes SJ

Compartimos la noticia del fallecimiento de Francisco Chamberlain SJ, luego de toda una vida entregada con gran generosidad al Señor y al Perú. Lo recuerdan con especial cariño en Ilo, El Agustino (Lima) y Ayacucho. Será velado en la Parroquia La Virgen de Nazaret de El Agustino. Su funeral será el martes 1° de mayo a las 10.00 am en la misma Parroquia. Unidos en la esperanza de la resurrección.

Discípulos del Resucitado

Evangelio según San Juan 15,1-8.
Jesús dijo a sus discípulos:  «Yo soy la verdadera vid y mi Padre es el viñador.
El corta todos mis sarmientos que no dan fruto; al que da fruto, lo poda para que dé más todavía.
Ustedes ya están limpios por la palabra que yo les anuncié.
Permanezcan en mí, como yo permanezco en ustedes. Así como el sarmiento no puede dar fruto si no permanece en la vid, tampoco ustedes, si no permanecen en mí.
Yo soy la vid, ustedes los sarmientos. El que permanece en mí, y yo en él, da mucho fruto, porque separados de mí, nada pueden hacer.
Pero el que no permanece en mí, es como el sarmiento que se tira y se seca; después se recoge, se arroja al fuego y arde.
Si ustedes permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran y lo obtendrán.
La gloria de mi Padre consiste en que ustedes den fruto abundante, y así sean mis discípulos».
La imagen puede contener: 2 personas, personas de pie y exterior

Renuncia del obispo prelado de Chuquibambilla y  nombramiento del administrador apostólico “ad nutum Sanctae Sedis” de la misma prelatura territorial

El Santo Padre Francisco ha aceptado la renuncia al gobierno pastoral de la prelatura territorial de Chuquibambilla (Perú), presentada por S.E. Monseñor Domenico Berni Leonardi OSA.
El Papa ha nombrado administrador apostólico “ad nutum Sanctae Sedis” de la prelatura territorial de Chuquibambilla, al Reverendo Padre Edinson Edgardo Córdova Farfán OSA.
El Reverendo Padre Edinson Edgardo Farfán Córdova OSA, nació el 21 de septiembre de 1974 en Tambo Grande, territorio de la arquidiócesis de Piura. Entró en la Orden de San Agustín en 1998. Completó su noviciado en Lima en 2002 e hizo su profesión religiosa el 11 de enero de 2003. Estudió Filosofía en el Seminario Mayor de la arquidiócesis de Trujillo entre 1999 y 2001. Posteriormente fue enviado a Bolivia donde estudió Teología en la Universidad Católica de Cochabamba en los años 2003-2006, obteniendo una Licenciatura en Teología Espiritual y Pedagogía. Fue ordenado presbítero el 26 de julio de 2008.
Como presbítero ha ocupado los siguientes cargos: Coordinador de la Comisión Internacional de Comunicaciones y Publicaciones de la Organización de los Agustinos de América Latina (2006-2014); vicario parroquial de “Santa Ana de Cala Cala”, arquidiócesis de Cochabamba, Bolivia (2007-2008); vicario parroquial de “San José Obrero”, diócesis de Chulucanas, Perú, donde también fue profesor de Teología y director espiritual en el Seminario Mayor (2009-2010); Maestro de pre-novicios de la Orden Agustina (2011-2012); párroco de Nuestra Señora de Montserrat, arquidiócesis de Trujillo, Perú (2012-2013); profesor de Teología en la Universidad Católica “Benedicto XVI”, arquidiócesis de Trujillo, Perú (2013-2015); prior y Maestro de profesos de la Orden Agustina (2013-2017).
Actualmente es párroco de “Santa Rita de Casia”, vicario episcopal para la vida consagrada y profesor de Teología en el Seminario Mayor de la arquidiócesis de Trujillo, Perú; y, dentro de su Orden, Secretario General de la Organización de los Agustinos de América Latina.
Fuente: www.press.vatican.va
La imagen puede contener: 1 persona, de pie, en el escenario, barba y exterior

Delincuentes balearon a sacerdote para robarle dinero

Tres sujetos armados golpearon y le dispararon en los pies a un párroco en San Juan de Lurigancho. Los delincuentes siguieron al religioso desde un banco en el paradero 5 de Canto Grande y lo interceptaron en la puerta de su vivienda.
Gerardo Desmond resultó con heridas en la cabeza y fue trasladado al hospital 10 de Canto Grande, en donde recibió atención inmediata.
Hasta el lugar llegaron agentes de la División de Investigación (Divincri), quienes se encuentran realizando las investigaciones del robo ocurrido en la zona de José Carlos Mariátegui.
A través de Facebook la Vicaria Episcopal III–Diócesis de Chosica, emitió un comunicado señalando que el Gerardo Desmond se encuentra fuera de peligro.
Fuente: Diario El Comercio.

Oremos por la salud del Padre Gerardo Desmond

Este sábado el sacerdote irlandés Gerardo Desmond, Párroco de Cristo Liberador, en San Juan de Lurigancho, fue asaltado por tres sujetos armados, que luego de seguirlo hasta la puerta de su casa lo rodearon, lo golpearon en la cabeza y le dispararon en los pies para robarle todo lo que llevaba consigo.
El Padre Gerardo, se encuentra fuera de peligro y estable. Oremos a Dios nuestro Señor, por la pronta recuperación física y emocional de nuestro querido Padre Desmond.

Éffata, hermanos jesuitas, ábranse

El domingo 22 de abril del 2018 se realizó en Lima Perú, la misa central en conmemoración a los 450 años de llegada de los jesuitas al Perú. La ceremonia religiosa se llevó a cabo en la Iglesia de San Pedro, en donde, en representación de la Conferencia de Provinciales Jesuitas de América Latina y el Caribe (CPAL), estuvo presente el Padre Luiz Fernando Klein SJ Secretario.
Compartimos con ustedes la Homilía de Monseñor Nicola Girasoli, Nuncio Apostólico en ocasión al Aniversario de los Jesuitas al Perú; un mensaje que invita a los jesuitas a seguir trabajando en continuar y fortalecer la misión de la Compañía de Jesús para el servicio y la entrega a los demás:

Introducción de la Misa

Queridos Hermanos y Hermanas, las celebraciones de los 450 años de la llegada de los Jesuitas al Perú comenzaron de manera sublime con el encuentro que ustedes, los Jesuitas, tuvieron en esta Iglesia de San Pedro el 19 de enero de este año con el Papa Francisco. Hoy él se hace presente con un lindo mensaje donde nos transmite el vivo recuerdo de su encuentro con la Provincia Jesuítica del Perúy le recomienda que, siendo fieles a su carisma fundacional, continúen con júbilo y renovada energía la misión de Cristo, sosteniendo la fe y promoviendo la realización de la justicia.
Júbilo y Renovada Energía son los sentimientos que corren hoy en nuestros corazones.
Con este auspicio y con la alegría del tiempo pascual empezamos esta celebración Eucarística reconociendo nuestros pecados.

Homilia

Eminentísimo Señor Cardenal Juan Luis Cipriani, Arzobispo de Lima y Primado del Perú.
Señor Arzobispo Miguel Cabrejos, Arzobispo de Trujillo y Presidente de la Conferencia Episcopal del Perú.
Queridos Hermanos Obispos (saludo de manera especial a los tres Obispos Jesuitas).
Reverendo Padre Juan Carlos Morante, Superior Provincial de los Jesuitas del Perú.
Miembros Sacerdotes, Hermanos y Laicos de la familia de los Jesuitas, Sacerdotes, Distinguidas Autoridades, Hermanos y Hermanas.
Resuenan todavía las palabras y el sonido de los pasos del Papa Francisco en esta Iglesia de San Pedro.
Estamos celebrando un aniversario muy especial: 450 años de la llegada y de la presencia de los Jesuitas en el Perú. Y el primer profundo sentimiento que sale de nuestros corazones es el agradecimiento. Muchas gracias, Hermanos Jesuitas, han sido 450 años de amor y de servicio al País. La presencia de los Jesuitas en la historia de nuestro queridísimo País ha sido fundamental para el desarrollo cultural, cívico y social del Perú. Muchísimas generaciones de hombres y de mujeres creyentes y no creyentes, católicos u de otras denominaciones religiosas del Perú repiten hoy de manera especial muchas gracias. Y todos, todos estamos de acuerdo y convencidos que los Jesuitas en el Perú han hecho siempre las cosas bien, por esto le repetimos gracias. ¡Bravo! Gracias por su compromiso en el sector de la educación y de la evangelización llevadas adelante en el curso de los siglos siempre con el respeto de las culturas locales y originarias de nuestro País, promoviendo la justicia social.
Este aniversario no es solamente memoria histórica y reconocimiento de un glorioso pasado, es también una herencia que nos invita en el presente a despertar un nuevo entusiasmo y un renovado dinamismo apostólico bien expresado en el lema que han elegido para este aniversario La Fe que transforma, la Fe que nos empuja a recorrer nuevos caminos para el futuro. Y el Papa Francisco, en la reciente Exhortación Apostólica Gaudete et Exsultate en el párrafo 135 nos dice que Dios siempre es novedad, que siempre nos empuja a partir una y otra vez y a desplazarnos para ir más allá de lo conocido, hacia las periferias y las fronteras.
Mirar al pasado con agradecimiento, vivir el presente con entusiasmo y caminar hacia el futuro con esperanza. Y el Camino es el llamado del Papa Francisco para una Iglesia en salida misionera hacia las periferias del mundo, hacia los más pobres, hacia los que no tienen voz, hacia los más necesitados. Y el Papa Francisco nos dice que Jesús está en las periferias y nos está esperando en el corazón de nuestros hermanos heridos, en los hermanos que tienen su vida oprimida y sus almas oscurecidas (GE 135).
La fe que es el oxígeno de la vida, no podemos vivir sin fe, necesitamos este oxigeno que salva. En la primera lectura hemos proclamado que solamente en Cristo podemos salvarnos (Hch 4,12) y la fe nos transforma cuando nos entregamos generosamente a los hermanos y hermanas más necesitados.
Y ustedes queridos hermanos Jesuitas del Perú tienen en su Historia un ícono que los invita a salir al encuentro de los pobres… es el ilustre Padre Antonio Ruiz de Montoya, un gran precursor de una Iglesia en salida misionera. Él, al final del siglo XVI, se puso en camino hacia Paraguay y junto a otros jesuitas fundó las reducciones del Paraguay siendo el lingüista y autor de obras de teología mística. Antonio Ruiz de Montoya viajó mucho y sabemos que cuando murió en Lima en el 1652 un grupo de indígenas guaraní vinieron desde Paraguay a Lima a recoger sus restos para depositarlos y enterrarlos en las tierras donde él había sido misionero.
Nos ayuda en el camino de una Iglesia en salida misionera, una terapia que lamentablemente no practicamos mucho en nuestra Iglesia… necesitamos poner en marcha la terapia de la escucha. Necesitamos escuchar a todos, a todos, especialmente aquellos que tienen heridas profundas y se sienten marginados. La terapia de la escucha es una actitud de humildad y de servicio.
El Papa Francisco, en esta gloriosa Iglesia de San Pedro el 19 de Enero, contestando a la pregunta de un padre Jesuita ha dicho que escuchar nos ayuda a luchar contra de la tentación de la mundanidad. Refiriéndose también a los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola, el Papa Francisco nos decía, en esta iglesia de San Pedro, que la mundanidad no es solamente llevar una vida demasiado relajada y frívola. Esas son solamente las consecuencias de la mundanidad. La mundanidad es elegir y seguir los criterios del mundo, es usar el poder por sí mismo, olvidándose del servicio a los demás; olvidándose que para la Iglesia la autoridad no es sinónimo de poder sino de servicio (Osservatore Romano, Ed. Española, no. 9/2018 – 2 de marzo 2018 pp. 6/7). La mundanidad nos hace perder la identidad propia evangélica de nuestras instituciones y de nuestra misión evangelizadora.
La terapia de la escucha, al contrario, fortalece la identidad y el camino de la unidad expresada en el Evangelio de hoy con la imagen de un solo Pastor y un solo Rebaño(Juan 10,16).
Hermanos y Hermanas, queremos que la Fe transforme, y la transformación pasa también a través del don de nuevas vocaciones para continuar y fortalecer la misión de los Jesuitas para el servicio y la entrega a los demás.
Este domingo que se celebra la Jornada Mundial de las Vocaciones estamos llamados a rezar de manera especial por las vocaciones. El Papa Francisco, en el Mensaje de esta Jornada Mundial Vocacional, nos habla de las tres etapas del camino vocacional: escucha, discernimiento y vida.
Como el faro que con su luz ilumina y orienta hacia el puerto, una autentica pastoral vocacional debe acompañar al llamado de Dios con la luz del ejemplo y de un testimonio entusiasta de la vida religiosa.
Hermanos y Hermanas, hay una palabra en el Evangelio que en su sentido profundo resume todo el mensaje y toda la obra de Cristo. Esta palabra es tan importante que el evangelista San Marcos la menciona en la misma lengua de Jesús (Mc 7,33). Un día mientras Jesús estaba caminando cerca del Mar de Galilea le presentaron un sordo que además hablaba con dificultad y Jesús tocándolo le dijo: ÉFFATA…ÁBRETE!
Hoy Jesús, en medio de nosotros, toca el corazón de cada uno y nos dice: ÉFFATA– ÁBRETE, Iglesia del PERÚ… !Ábrete a la escucha, Iglesia del Perú! Ábrete al encuentro con los pobres y con lo que la sociedad considera descartable.
ÉFFATA, ÁBRANSE no nos quedemos encerrados en nuestras instituciones, entre los muros que nos alejan de las necesidades del pueblo de Dios.
ÉFFATA, ÁBRANSE, queridos Hermanos Obispos… Abran sus corazones, rompiendo todos los signos de poder para remplazarlos con los signos del servicio al pueblo de Dios. ÁBRANSE, Hermanos Obispos, para un auténtico camino de perdón y reconciliación.
ÉFFATTA, ÁBRANSE a la escucha de todos, especialmente de los que no tienen voz y son marginados.
ÉFFATA, HERMANOS JESUITAS! Ábranse con el ejemplo de Antonio Ruiz de Montoya. ¡Salgan y refuercen su vocación con la dimensión misionera! Formación de la Fe, Formación Educativa y Formación Cívica a través de las Obras Sociales que son los tres pilares de la misión de los Jesuitas hoy en el Perú. ÁBRANSE.
QUERIDOS HERMANOS Y HERMANAS, hoy Jesús toca el corazón de cada uno de nosotros y nos grita: Queremos una IGLESIA del ÉFFATA…Una Iglesia que se abre al encuentro con los pobres y necesitados. Sí queremos en el Perú una Iglesia del ÉFFATA– UNA IGLESIA, como nos repite el Papa Francisco, con las puertas abiertas, bien abiertas y donde todos se sientan adentro y ninguno se sienta al margen.
Hermanos y Hermanas, la fe nos transforma si tenemos siempre los brazos y el corazón abierto ¡Vivan los Jesuitas del Perú!. AMEN.

Pastor del rebaño

Bijeg iz stada

Evangelio según San Juan 10,11-18:
Yo soy el buen Pastor. El buen Pastor da su vida por las ovejas.
El asalariado, en cambio, que no es el pastor y al que no pertenecen las ovejas, cuando ve venir al lobo las abandona y huye, y el lobo las arrebata y las dispersa.
Como es asalariado, no se preocupa por las ovejas.
Yo soy el buen Pastor: conozco a mis ovejas, y mis ovejas me conocen a mí -como el Padre me conoce a mí y yo conozco al Padre- y doy mi vida por las ovejas.
Tengo, además, otras ovejas que no son de este corral y a las que debo también conducir: ellas oirán mi voz, y así habrá un solo Rebaño y un solo Pastor.
El Padre me ama porque yo doy mi vida para recobrarla.
Nadie me la quita, sino que la doy por mí mismo. Tengo el poder de darla y de recobrarla: este es el mandato que recibí de mi Padre”.
P. Juan Miguel Contreras García. Foto: Arquidiócesis de Guadalajara.

¡Si morimos con el Señor, viviremos con el Señor!

El Padre Juan Miguel Contreras García, de 33 años, fue asesinado a balazos la tarde del 20 de abril, al interior de la iglesia de San Pío de Pietrelcina, en Guadalajara, Jalisco (México).
El asesinato del Padre Contreras García suma el segundo crimen contra sacerdotes en menos de una semana en México, tras la muerte del Padre Rubén Alcántara Díaz, vicario judicial de la Diócesis de Cuautitlán Izcalli, el 18 de abril.
De acuerdo al Centro Católico Multimedial de México, con este crimen suman 23 sacerdotes asesinados en el país en los últimos seis años.
En un mensaje difundido por la Arquidiócesis de Guadalajara, el Arzobispo Cardenal Francisco Robles Ortega, sus obispos auxiliares, el presbiterio y los fieles, expresaron “nuestra más profunda consternación”.
“Nos unimos a la pena y el dolor que embarga a sus familiares, amigos y comunidad parroquial por la irreparable pérdida de este joven sacerdote”, expresaron.
La Arquidiócesis de Guadalajara exigió “a las autoridades estatales y municipales que se investigue y se esclarezca este lamentable acontecimiento”.
Además, hizo un llamado “a quienes cometen estas atrocidades en contra de la vida de las personas, a que recapaciten el daño que hacen a la sociedad y el clima de angustia que propician en los ciudadanos, para que su mente y su corazón se muevan a la conversión de sus actos”.
“Nos unimos en oración para que cese el clima de violencia que azota a nuestro estado de Jalisco”.
De acuerdo a la Fiscalía General del Estado de Jalisco, el sacerdote mexicano habría sido atacado por dos hombres en la colonia Hacienda Santa Fe, en Tlajomulco, dentro del área metropolitana de Guadalajara.
Los asesinos, indicó la Fiscalía, “ingresaron a la sacristía de la parroquia y agredieron directamente al occiso, para posteriormente huir en un vehículo compacto”.
“La víctima fue encontrada en la iglesia con varios impactos por arma de fuego”, señaló.
Los Obispos de México también se pronunciaron en un comunicado, manifestando “nuestra tristeza y consternación, ante el asesinato de un sacerdote más, en días consecutivos”.
“Hacemos un urgente llamado para construir una cultura de paz y de reconciliación. Estos lamentables acontecimientos nos llaman a todos, a una conversión mucho más profunda y sincera. Es tiempo de mirar con honestidad nuestra cultura y sociedad, para preguntarnos por qué hemos perdido el respeto a la vida, y a lo sagrado”.
“Pedimos a los fieles católicos, acompañar a sus sacerdotes, con la oración, sobre todo, en el servicio pastoral de las comunidades que se les han encomendado”, alentaron, al tiempo que exhortaron “a aquellos que menosprecian y arrebatan la vida por cualquier causa, a dejarse mirar por el rostro bondadoso de Dios, para deponer no solo las armas, sino el odio, el rencor, la venganza, y todo sentimiento destructivo”.
“A nuestras autoridades competentes, solicitamos con firmeza, una vez más, investigar exhaustivamente, hasta aclarar los hechos, para actuar conforme a la justicia, y no permitir que éste, ni los demás crímenes en nuestra nación, queden impunes”.
Para el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, “el incremento de la violencia es innegable” en México.
En su último listado anual de las 50 ciudades más violentas en el mundo, figuran 12 ciudades mexicanas.
De hecho, la municipalidad de Los Cabos, en el estado mexicano de Baja California Sur, encabeza el listado mundial, con 365 homicidios en 2017 para una población de poco más de 328 mil habitantes.
Fuente: ACI Prensa.

Asesinan a sacerdote dentro de una iglesia en México

El Padre Rubén Alcántara Díaz, vicario judicial de la Diócesis de Cuautitlán Izcalli (México), fue asesinado con un arma blanca al interior de una iglesia este miércoles 18.
Con esta muerte ya son 22 los sacerdotes asesinados desde 2012, informó el Centro Católico Multimedial.
Según los medios locales, la Fiscalía de Justicia del Estado de México confirmó que el asesinato ocurrió este 18 de abril a las 7:00 p.m. (hora local) en la iglesia de Nuestra Señora del Carmen, en la colonia Cumbria.
Se indicó que el sacerdote de 50 años fue apuñalado por una persona que huyó luego del crimen y que aún no ha sido identificada.
Las fuentes oficiales no confirmaron si había más personas en la iglesia durante el homicidio.
Por su parte, la Diócesis de Cuautitlán Izcalli expresó su dolor por la muerte del presbítero.
“Mientras se llevan a cabo las averiguaciones pertinentes por parte de los peritos, rogamos a Dios por su eterno descanso y pido a todos se unan a esta intención”, indica en un comunicado.
Asimismo, el secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano, Monseñor Alfonso Miranda, expresó en su cuenta de twitter sus condolencias por la muerte del Padre Alcántara Díaz y de “todas las víctimas de la enorme violencia en México. Dios nos ayude”.
El Arzobispo de México, Cardenal Carlos Aguiar Retes, también lamentó “con mucho pesar el asesinato del sacerdote Rubén Alcántara Díaz, de la diócesis de Izcalli”, y pidió que “la esperanza en la Resurrección fortalezca a su obispo y a los fieles”.
En marzo de 2018, el Obispo de Cuernavaca, Monseñor Ramón Castro Castro, dijo que el asesinato de sacerdotes en México es “un fenómeno muy triste y doloroso que ha oscurecido el horizonte del país”.
El Prelado alentó a los fieles a luchar por erradicar del país el cáncer del crimen organizado con el Evangelio, buscando siempre la justicia y la paz.
Fuente: ACI Prensa.

San Basilio

Jesus en la Cruz

Perteneció a una familia de santos. Su abuelo murió mártir en la persecución. La abuela fue Santa Macrina. La mamá: Santa Amelia. La hermana también fue santa. Sus hermanos San Pedro obispo de Sebaste y San Gregorio Niceno. Su mejor amigo San Gregorio Nacianceno (el otro santo que se celebra este día).
Basilio significa: “Rey”. Nació en Cesarea de Turquía el año 329. Estudió en Atenas y Constantinopla.
Al ver que su hermana Santa Macrina había fundado un monasterio de monjas y que éstas progresaban mucho en santidad, Basilio se fue a Egipto a aprender de los monjes del desierto el modo de vivir como monje, en soledad; y al volver de allá se hizo monje y redactó sus famosas “Constituciones” que son la primera Regla de vida que se escribió para los religiosos. En ellas enseña cómo vivir en oración, estudio, buenas lecturas y trabajos manuales en un monasterio y cómo hacerse santo en la vida religiosa. En esas “Constituciones” se han basado los más famosos fundadores de Comunidades para redactar los Reglamentos de sus Congregaciones.
Basilio fue elegido Arzobispo de Cesarea, y el delegado del gobierno quiso hacerle renegar de la fe. Varios habían renegado por miedo. Pero nuestro santo le respondió: ¿Qué me vas a poder quitar si no tengo casas ni bienes, pues todo lo repartí entre los pobres? ¿Acaso me vas a atormentar? Es tan débil mi salud que no resistiré ni un día de tormentos sin morir y no podrás seguir atormentándome. ¿Que me vas a desterrar? A cualquier sitio a donde me destierres, allá estará Dios, y donde esté Dios, allí es mi patria, y allí me sentiré contento… El gobernador le respondió admirado: “Jamás nadie me había contestado así”. Y Basilio añadió: “Es que jamás te habías encontrado con un obispo”. El gobernante no se atrevió a castigarlo porque le pareció que era un gran santo, y porque todo el pueblo lo veneraba inmensamente.
Por su oratoria maravillosa, por sus admirables escritos y por las muchísimas obras que hizo en favor del pueblo, fue llamado “Basilio el Grande”. Era amado por cristianos, judíos y paganos. San Gregorio decía: “Cada vez que leo un escrito de Basilio, siento que el Espíritu Santo transforma mi alma”. Sus escritos tienen lo que se llama “Unción”, o sea la cualidad especial de que conmueven al que los lee.
Además de su arrebatadora elocuencia, Basilio tenía una asombrosa actividad en favor de los necesitados. Fue al primero que se le ocurrió fundar por allí un hospital para pobres y un asilo de ancianos. Todo, todo lo que llegaba lo regalaba a los necesitados.
Estudió mucho la Biblia y sus sermones están llenos de frases de la Sagrada Escritura. Y era especializado en filosofía y en literatura y así sus escritos están redactados de una manera muy sabia y agradable.
Se conservan unas 365 cartas suyas, muy hermosas y de provechosa lectura para el alma.
Su pensamiento dominante después del amor a Dios, era ayudar y hacer que otros ayudaran a los pobres. De San Basilio son aquellas famosas palabras: “Óyeme cristiano que no ayudas al pobre: tú eres un verdadero ladrón. El pan que no necesitas le pertenece al hambriento. Los vestidos que ya no usas le pertenecen al necesitado. El calzado que ya no empleas le pertenece al descalzo. El dinero que gastas en lo que no es necesario es un robo que le estás haciendo al que no tiene con que comprar lo que necesita. Si pudiendo ayudar no ayudas, eres un verdadero ladrón”.
Trabajaba y escribía sin cesar. La gente decía: “El obispo Basilio predica a todas horas: en las misas, en las reuniones, en las catequesis, y cuando no está hablando con sus labios, está predicando con las buenas obras que hace en favor de los demás”.
Y eso a pesar de la salud tan débil que tenía. Sufría de hepatitis, la cual no le permitía casi alimentarse, hasta tal punto que su piel llegó a tocar sus huesos.
Murió el primero de enero del año 379 cuando sólo tenía 49 años y fue sepultado el 2 de enero, en medio de un gentío tan grande y un llanto impresionante como nunca se habían presenciado en aquella ciudad capital.
Todos sus escritos y sus sermones tiene por fin hacer que la gente ame más a Dios y se vuelva más santa. Por eso es considerado como el primer escritor ascético del oriente (ascética es la ciencia que enseña a dominarse a sí mismo y a ser santo).
San Gregorio Niacianceno, arzobispo de Constantinopla, dijo en su discurso el día del entierro: “Basilio santo, nació entre los santos. Basilio pobre vivió pobre entre los pobres. Basilio, hijo de mártires sufrió como un mártir. Basilio predicó siempre con sus labios, y con sus buenos ejemplos y seguirá predicando siempre con sus escritos admirables”.
San Basilio el Grande: ¡Ruega por nosotros!
San Gregorio de Nacianzo (329 – 390)
Jesus carga la CruzNace el año 329 de padres piadosos, en Capadocia. Su padre fue elegido obispo de la ciudad de Nacianzo y tuvo cuidado de que su hijo fuese educado en las mejores escuelas y academias de la antigüedad.
Casi diez años pasó Gregorio en Atenas como estudiante y allí cultivó una fiel amistad con Basilio y desarrolló, a la vez, su capacidad para la poesía, literatura y retórica. No cedió a la tentación de vivir entre la vanidad de oradores y filósofos, sino que promovió una profunda vida religiosa, junto con su amigo Basilio.
Al regresar a Nacianzo recibió el Bautismo de manos de su propio padre y, algo más tarde, el Orden sacerdotal para poder ayudarle en la pastoral de la diócesis. Como estaba vacante una diócesis en Asia Menor, su amigo Basilio, ya obispo lo promovió a la dignidad episcopal de esta sede. Gregorio no cumplió con este compromiso y huyó a la soledad de la vida de ermitaño.
Por su gran erudición teológica y sus claros conocimientos en la discutida cristología de los primeros siglos, fue escogido por el Concilio de Constantinopla del año 381 como obispo de esa metrópoli.
Su carácter, demasiado sensible, no soportó las dificultades de la administración de una diócesis. Por segunda vez, renunció a su cargo episcopal y se retiró a Arianz, donde se dedicó a la meditación de los misterios de Dios.
Cuando murió, en el año 390, nos dejó 44 sermones y 244 cartas, que tratan, en especial, sobre la verdadera divinidad del Espíritu Santo y la dignidad de la Virgen como Madre de Dios.
Su inspiración poética nos regaló unos cuatrocientos poemas. Sus sermones y escritos dejaron un tesoro de testimonio ortodoxo, en un tiempo de mucha confusión y lucha.
Con Basilio y el hermano menor de Basilio, que se llama Gregorio de Nisa, los tres recibieron el título de los “Tres capadocios”.
Fuente: www.ewtn.com

Retiro 2018: el poder de la esperanza

El sábado 7 de abril hemos contado con la presencia del Superior General de la Congregación de la Resurrección, Padre Paul Voisin CR, quién nos dio las orientaciones espirituales respecto a nuestros fundadores: Bogdan Janski, Peter Semenenko y Jerome Kajsiewicz.
El Padre Paul Voisin CR nos comunicó las lineas fundamentales de la espiritualidad resurreccionista así como el mensaje del Papa Francisco en el encuentro de Roma el año pasado.
En un clima de oración y celebración eucarística finalizamos nuestro Retiro 2018, renovando nuestro compromiso en las dos diócesis y el vicariato donde realizamos nuestra labor como laicos misioneros de la Resurrección.
Una delegación participará en el V Congreso Americano Misionero, a realizarse en Santa Cruz de la Sierra, entre los días 10 y 14 de julio.

Profetas

Lucas 24, 35- 48 para niños.

Evangelio según San Lucas 24,35-48:
Los discípulos, por su parte, contaron lo que les había pasado en el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.
Todavía estaban hablando de esto, cuando Jesús se apareció en medio de ellos y les dijo: “La paz esté con ustedes”.
Atónitos y llenos de temor, creían ver un espíritu, pero Jesús les preguntó: “¿Por qué están turbados y se les presentan esas dudas?
Miren mis manos y mis pies, soy yo mismo. Tóquenme y vean. Un espíritu no tiene carne ni huesos, como ven que yo tengo”.
Y diciendo esto, les mostró sus manos y sus pies.
Era tal la alegría y la admiración de los discípulos, que se resistían a creer. Pero Jesús les preguntó: “¿Tienen aquí algo para comer?”.
Ellos le presentaron un trozo de pescado asado; él lo tomó y lo comió delante de todos.
Después les dijo: “Cuando todavía estaba con ustedes, yo les decía: Es necesario que se cumpla todo lo que está escrito de mí en la Ley de Moisés, en los Profetas y en los Salmos”.
Entonces les abrió la inteligencia para que pudieran comprender las Escrituras,
y añadió: “Así estaba escrito: el Mesías debía sufrir y resucitar de entre los muertos al tercer día, y comenzando por Jerusalén, en su Nombre debía predicarse a todas las naciones la conversión para el perdón de los pecados.
Ustedes son testigos de todo esto”.

El Cristo lo fulminó

Por Ricardo Vásquez Kunze-Político.pe
Hay gente que tiene la cara más dura que el titanio. Walter Albán es uno de ellos. Fue ministro del Interior de Ollanta Humala pero, como ya sabemos que este no hacía nada sin la luz verde de Nadine Heredia, podríamos decir con certeza que allí lo puso Nadine Heredia. Luego fue nombrado con el mismo modus operandi nada menos que embajador en la OEA para, entre otras cosas, ser funcional a los intereses de la pareja que hoy está tras las rejas (como su amigo el exministro de Justicia y también exembajador en España Francisco Eguiguren, hoy presidente de la CIDH, así como de Eloy Espinosa –el doctor bamba del “sobre cerrado”–, miembro del Tribunal Constitucional que está por resolver el hábeas corpus presentado por H&H) .
No olvidemos que si bien es cierto que Humala y Heredia cumplen prisión preventiva por riesgo de fuga –sobre la que podemos o no estar de acuerdo (yo personalmente no estoy de acuerdo con esa prisión sin acusación fiscal)–, el fondo del asunto es que se les imputa haber recibido tres millones de dólares de la corrupta empresa Odebrecht para financiar sus campañas electorales por orden de Lula (otro que también está preso en Brasil por corrupción). Eso, además del caso Madre Mía en que los mismos “defensores” de los derechos humanos admiten haber votado por Humala contra Keiko Fujimori a sabiendas del convencimiento que tenían de que él era el “capitán Carlos”, acusado de comprar testimonios para evadir responsabilidades por violación de –qué paradoja– ¡derechos humanos!
Nada de esto último inmutó al también exdefensor del pueblo, Walter Albán, cuando aceptó las dignidades de ministro y embajador de un gobierno cuyas dos cabezas están hoy hasta el cuello involucrados con corrupción. Pero ahí tenemos ahora al mismo Walter Albán nada menos que como presidente de Proética, una ONG que pretende dar lecciones de moral y buenas costumbres en la vida pública al amparo de la prensa. Bueno: entre esas lecciones, a Walter Albán se le ocurrió avalar una campaña publicitaria en Twitter contra la corrupción y cuyo principal protagonista era el Cristo del Pacífico, un monumento donado por Odebrecht en el gobierno de Alan García. La “idea” fue, con un abracadabra, desaparecer al Cristo con el lema: “La corrupción no desaparece por arte de magia”.
Más allá de la empresa que lo donó, involucrar la imagen de Cristo con la corrupción –viniendo de Walter Albán con el currículum político que tiene– es un desparpajo con pocos precedentes en la vida pública de la nación. En primer término, porque hiere profundamente los sentimientos religiosos de la mayoría de peruanos –entre los que NO me encuentro– que tienen fe en Cristo. En segundo lugar, porque Cristo es la imagen más opuesta a la corrupción que pueda existir en la historia de la cultura occidental y, finalmente, porque Walter Albán es profesor ordinario-principal y exdecano de una universidad pontificia y católica, nada menos.
Este fin de semana, mientras pretendía cerrar con “broche de oro” su campaña publicitaria sirviéndose de un “espectáculo de magia” frente al Cristo del Pacífico en el Morro Solar de Chorrillos, un grupo de personas irrumpieron para protestar boicoteando el despropósito de Albán y Proética. No les falta razón. Si Walter Albán quizo desaparecer por arte de magia a alguien debió ser a él mismo; aunque, como reza el lema de su campaña, “la corrupción no desaparece por arte de magia”, señor Albán. Muchos podrían pensar que usted es la mejor prueba de ello.

Santa María Soledad Torres Acosta

Manuela Torres Acosta nació en Madrid (España), el 2 de diciembre de 1826. Sus padres, Manuel Torres y Antonia Acosta, era una modesta pareja de labriegos que poseían una lechería en Chamberí, barrio pobre del Madrid del ochocientos. De niña fue a la escuela que las Hijas de la Caridad abrieron en el Hospital de Incurables. Ayudaba en la lechería de sus padres y al mismo tiempo cuidaba los niños de las vecinas organizándoles juegos para entretenerlos.
A los veinticinco años pidió la admisión como hermana lega en el convento de dominicas, pero tenía que esperar hasta que hubiera lugar… En esa espera conoció los planes de fundación del cura de Chamberí, padre Miguel Martínez, de una asociación de mujeres para asistir a enfermos en casa. En 1851 reunió a siete mujeres en comunidad que el día 15 de agosto recibieron el hábito y el nombre de Siervas de María. Manuela tenía veintisiete años y escogió el nombre de María Soledad en honor a la Virgen. A finales de 1853 la pequeña comunidad de Siervas llegó a veinticuatro. En 1855, de las siete fundadoras sólo quedaba una, la hermana Soledad, que había llegado la última, y que el padre había recibido a regañadientes: cuatro de las fundadoras habían abandonado el grupo y dos habían muerto.
Finalmente en 1856 también el padre Miguel abandonó la asociación por él fundada dejando sola a sor María Soledad que se convirtió en fundadora y superiora de doce religiosas distribuidas en tres casas: Madrid, Getafe y Ciudad Rodrigo.
El 13 de noviembre de 1856 el nuevo director, padre Francisco Morales, decidió cambiar a la superiora y el cardenal de Toledo pensó en suprimirlas. Cambiaron entonces al padre Francisco por el padre Gabino Sánchez, fraile capuchino, quien en 1857 repuso a la madre Soledad en el puesto de superiora; ambos redactaron unos estatutos para la asociación y, con el apoyo de la reina de España, Isabel II, evitaron la supresión.
Dos años después de la aprobación, en octubre de 1878, madre Soledad visitó Roma. Ante el papa León XIII quien le puso las manos sobre la cabeza y le dijo palabras cariñosas, no pudo sino llorar. En 1875, con ayuda del obispo Orberá, fundaron una casa en Cuba. A partir de entonces se aceleró el crecimiento de la congregación en España: Santander, Almería, Zaragoza… De 1877 a 1887 se pusieron en pie un total de veintinueve fundaciones. También se les confió el Hospital de San Carlos del Escorial. En la epidemia del cólera del año 1885 las Siervas, con madre Soledad al frente, ayudaron a cuidar a los enfermos. El 21 de noviembre el cardenal Rampolla, nuncio del Papa en España, inauguró la casa madre y el noviciado. Estuvieron presentes veintiocho superioras que representaban a casi trescientas religiosas. Se aprovechó esa circunstancia para celebrar un capítulo general extraordinario, quedando madre Soledad como superiora general. A finales de septiembre de 1887 madre Soledad cayó enferma. Al acercarse la muerte, le pidieron su bendición. Una hermana le sostuvo la mano mientras decía: Hijas, que tengáis paz y unión. Murió el 11 de octubre. El papa Pío XII la beatificó el 5 de febrero de 1950 y fue canonizada por el papa Pablo VI el 25 de enero de 1970.
Fuente: www.es.catholic.net