Archivo de la categoría: Antropología de la Religión

Factor religioso como fenómeno humano

El secreto siempre es el amor

[Visto: 52 veces]

ORANDO UNIDOS JAMÁS SEREMOS VENCIDOS

Por Myriam Carmen Pinto-www.cronicadigital.cl
La hermana Karoline Mayer, intentó frenar  la represión y la violencia, interponiéndose  con los brazos abiertos en cruz, entre la policía y un grupo de jóvenes, en una marcha contra el olvido, a propósito de los 40 años del golpe militar. Enamorada de los pobres y su ley, “hoy por ti y mañana por mí”, con el apoyo de vecinos, amigos y la cooperación internacional,  ha levantado  en la zona norte de Santiago un verdadero imperio solidario que incluye centros de salud, escuela de oficios, jardines infantiles y casas de acogida para drogadictos y adultos mayores.
Sea invierno o verano,  recorre a pie las calles de la  comuna de Recoleta. Va de reunión en reunión, desplazándose por las oficinas e instalaciones de cinco guarderías infantiles al servicio de 700 niños, dos escuelas de oficios que han capacitado a 800 jóvenes de escasos recursos, un centro de rehabilitación para drogadictos con capacidad para 60 pacientes,  un centro de atención a jóvenes discapacitados mental y físicamente y dos consultorios insertos en la red pública de salud, en donde se han atendido más de 24 mil personas.
Son los resultados de su gestión impulsada a través de la Fundación Cristo Vive, que funda y preside, desde 1990. En este hacer, siempre está rodeada de gente, y saluda amorosamente a quien se le cruce por su camino. Puede ser la señora que vende flores en la esquina,  un joven que vende sopaipillas en un carrito en la calle, las señoras que acuden al consultorio, las jóvenes que estudian en la escuela de oficios, o bien, los niños con quienes a veces  juega en los jardines. A todos saluda, les da la mano, abraza, mira a los ojos, y les pregunta como están,  deteniéndose todo el tiempo que sea necesario para escuchar las respuestas que dejaron el alcohol, la mamá ya está mejor,  el  hijito sigue enfermo, o que asistirán a su misa dominical.
Y es que por dónde camina y haya caminado, despliega lazos que facilitan de inmediato una relación cercana, cálida, y sobre todo, acogedora. Dar amor y solidarizar con el otro es su vocación, su servicio pastoral para construir el reino de Dios aquí y ahora en la tierra. Es bajita, diminuta y de aspecto frágil, pero su corazón, tremendo de grande, está lleno de amor y bondad que  trajo, dentro de una maleta, procedente de la Baviera alemana en 1968 cuando llega por vez primera a Chile.
Anda siempre vestida con un jumper azul, tipo colegial, unas viejas sandalias, el pelo tomado, y una impecable camisa blanca que confeccionan y le regalan para sus cumpleaños sus vecinas. Junto a un colgante crucifico de fierro, a veces lleva prendidas unas chapitas e insignias pegadas a su pecho,  que dicen “no al lucro”, o bien Asamblea Constituyente o “Apoyo mapuche”.
Vive en la población Quinta Bella, una población de obreros que fue construida  para las familias de los areneros del río.
La calle donde vive se llama Justicia Social y colinda con otras que llevan por nombre: Generosidad,  Cooperación, Honradez, Confianza,  Prudencia,  Gratitud, Dignidad, Puntualidad, Veracidad, Compañerismo, Discreción, Superación, Patria, Trabajo, Abnegación, Paz, Valor, Amistad, Armonía, Lealtad, Constancia…
Quizás, sean los únicos chilenos que pueden decir que viven en la calle del Amor, que caminan por los pasajes de la Inocencia y la Bondad, que  van al pasaje de la Felicidad, pasando primero por la intersección de la Confianza y la Superación. De alguna manera, todos ellos están marcados, y quizás, podría decirse que la población Quinta Bella es una verdadera República de las Virtudes.
“A Chile de ida y vuelta”
Cuando llegó a Chile venía a enseñar en un convento de la congregación “Misioneras Siervas del Espíritu Santo”, ubicado en el barrio alto de Las Condes.
En ello estaba, pero sentía que algo faltaba. Entonces solicita permiso para estudiar Medicina. Fue denegado por lo que insiste, esta vez optando por la carrera de Enfermería, petición que fue finalmente aceptada.
Inserta en la facultad de Medicina, se integra a los trabajos voluntarios estudiantiles que tenían lugar en las poblaciones obreras y tomas de terrenos. Así, poco a poco, va adentrándose en el mundo de la pobreza, reafirmando su vocación de servicio a los pobres.
Y como había tanto que hacer, eleva a sus superiores una solicitud de permiso, esta vez para ir a trabajar a un barrio pobre. La respuesta fue positiva así es que de inmediato partió a un campamento al lado de un basural en el mismo corazón de la comuna de las Condes. Lo llamaban Áreas Verdes. Iba todas las mañanas, aunque los pobladores inicialmente le tenían desconfianza.
Entonces idea como estrategia de llegada, hacerse voluntaria de un consultorio de salud, visitando a los niños enfermos. Llegaba a sus propias casas, constatando que dormían en una cama con sus hermanos y sus padres, que tenían llagas en la piel, piojos y un avanzado estado de desnutrición
A las pocas semanas, ahora eran las mismas mamás, quienes la buscaban. Acercándose cada vez más, fueron ellas las que le propusieron que consiguiera una olla grande para que cocinaran para los niños.La gestión fue éxito. Consiguió una olla de 150 litros y luego en lo que era un terreno de unas caballerizas, levantan una casita de madera donde instalan un comedor infantil con capacidad para 150 niños. Era a comienzos de 1970.
El padre Luis Chiotti, la invita a su comunidad cristiana de base que funcionaba en la capilla del sector. El era un sacerdote obrero que durante el día reparaba semáforos, y por las tardes y los fines de semana estaba a disposición de la gente.
En dicha capilla instalaron un jardín infantil para que las madres lograran trabajar. Poco a poco se fueron sumando nuevos apoyos, entre ellas una educadora y la comunidad alemana residente en Chile.
Al cabo de unos años, el modelo lo repetía, logrando abrir cinco guarderías infantiles.
La actividad era muy intensa. Por ello Karoline solicita permiso para irse a vivir a la población, considerando que ella trabajaba allí hasta altas horas de la noche. Le dieron permiso, entregándose ahora por entero a su sueño vuelto realidad.
En plena actividad, en mayo de 1972, en una jornada de trabajos solidarios, el presidente Salvador Allende, visitó uno de los jardines infantiles que ella dirigía, prometiendo una donación de juegos didácticos. Sin embargo,  ella, se atrevió a decirle al presidente que eso no era lo que necesitaban sino que una cocina a gas.
A la semana siguiente, llegaba a la población una cocina a gas, y los prometidos juegos didácticos, sumados a una amonestación por parte de su congregación. Los diarios de la época habían publicado una fotografía donde se veía ella abrazando al presidente Salvador Allende.
El castigo se hizo caer con todo el peso que ello significara cuando la notificaron de la decisión de volverla a Alemania. Por sus votos de obediencia no podía rebelarse. En marzo de 1973, con los ojos llenos de lágrimas, despega del aeropuerto con destino a su país, sin decir a nadie lo que sucedía. Solo lo sabían sus hermanas más cercanas. Sentía traicionaba los compromisos y la confianza que habían depositado en ella sus vecinos pobladores.
Se fue llorando. Y, allá, en su país, siguió llorando. Lloraba, lloraba, cada vez más, más aún, después del golpe militar cuando las cartas que recibía decían que sus vecinos estaban prisioneros en los estadios, que habían allanado sus casas, que habían perdidos sus empleos,  y que los militares habían asesinado en Valparaíso al sacerdote chileno-británico, Miguel Woorward, y al sacerdote español, Joan Alsina, quien trabajaba en el hospital San Juan de Dios.
Reuniendo la fuerza acumulada por lo que creía una injusticia para con ella y lo que sucedía en Chile, renuncia a su congregación , regresando a Chile en diciembre de 1973. Una vez aquí, poco antes de la navidad, el cardenal Raúl Silva Henríquez, la autoriza a crear la “Comunidad de Jesús”, con votos de pobreza, destinándola al campamento Angela Davis, la toma más grande por el derecho a la vivienda.
Fueron los mismos  vecinos, quienes la invitaron a vivir entre ellos, lo que era su sueño máximo. Le cedieron un pedazo de terreno de la toma, y le construyeron una casita de madera de 18 metros cuadrados. Era un poco más grande que la del resto. Así lo habían decidido en sus reuniones porque necesitaban que ella dispusiera de una pieza para atender como enfermera a los niños, e instalara una farmacia con los remedios  que conseguía, mendigando entre laboratorios químicos y consultas de doctores.
La solidaridad como una forma de vida
En el Chile de la dictadura militar, pese a que estaban prohibidas las reuniones, Karoline, siguió haciendo lo mismo. Conseguía alimentos para la olla común, atendía a los niños, e incluso repartía a las mujeres  anticonceptivos porque los militares habían cerrado los programas de planificación familiar.
Ayudaba a quien la necesitara. Escondió a muchos dirigentes perseguidos por los militares, ayudándoles a refugiarse en las embajadas o salir con destino al exilio. Atendió heridos de bala, participó activamente en ayunos y  huelgas de hambre organizadas por los familiares de detenidos desaparecidos, fue integrante del movimiento Sebastián Acevedo, y junto al obispo Jorge Hourton, iba a las cárceles y centros de detención, proponiéndose infructuosamente obtener la libertad de los prisioneros políticos.
También dirigió la Fundación Missio,  dependiente del Arzobispado, donde impulsa programas de capacitación y talleres para las familias víctimas de la represión y jefes de hogar sin empleo
No tenía miedo. Muchas veces le pusieron un cuchillo al cuello, la vigilaban día y noche, la acusaron de ejercer ilegalmente como enfermera y estuvo presa en un centro de torturas.  Fue la propia señora Lucia Hiriart de Pinochet, quien le envío hasta su casa al mismísimo general Manuel Contreras, jefe de los servicios de seguridad secreta. Lo hizo porque ella se negó a trabajar en las fundaciones que dirigía en su condición de primera dama, argumentando que colaboraba incondicionalmente cuando se trataba de combatir la pobreza, y no cuando se  perseguía, y arrestaba a los padres de los niños y allanaban sus casas.
La seguían fuera donde fuera hasta que en enero de 1976, a la medianoche, en pleno toque de queda,  un piquete de soldados y policías de seguridad, se deja caer en su domicilio. La interroga, dan vuelta todo, suponiendo allí funcionaba una clínica de atención a terroristas, y mostrándole una orden de arresto, se la llevan con los ojos vendados, según su descripción pareciera que fue la casa de torturas que funcionaba en la comuna de Ñuñoa.
Allí, la interrogaron un día y una noche entera, sin lograr sacarle nada. No la torturaron porque sabían era religiosa. Sin embargo, la amenazaban, mostrándole aparatos eléctricos. Ella rezaba, rezaba, una y otra vez, una y otra vez, porque solo eso le volvía la calma.
La embajada alemana y  el Cardenal Silva Henríquez, intercedieron por su libertad.
Al volver a la población, una de sus vecinas, al verla llegar, llorando se arrodilla ante ella, y besándole los pies, le dice: Madre, ahora has sufrido lo mismo que nosotros, ahora, realmente formas parte de nosotros.
En la vida buscando la vida misma
En 2013, con ocasión de los actos conmemorativos de los 40 años del golpe militar, Karoline,  fue al cementerio. Quiso sumarse a los homenajes, marchas y visitas que se realizaron al memorial de los Detenidos Desaparecidos y Ejecutados Políticos, patio 29 y las tumbas NN, Víctor Jara, y otros.
En las puertas del cementerio, frente a un ataque de piedras que hiciera un grupo de jóvenes encapuchados a un grupo de Carabineros, ella los invitó a sacarse las capuchas, y  caminar juntos hacia la policía con las manos en alto y limpias.
No le hicieron caso. Entonces partió sola a conversar con la policía en medio de una lluvia de piedras. Les pidió que abandonaran la zona porque su presencia provocaba a los jóvenes. La escucharon, pero se quedaron allí como si nada.
No pudo conversar con ningún jefe, ni menos convencer a nadie.
Las piedras volaban por los cielos al igual que el agua y los gases que lanzaba la policía para diseminar la protesta. Las noticias dijeron que una monja había insultado a la policía, aunque algunos medios de comunicación la calificaron de heroína por intentar abrir un dialogo.
Año a año, participa activamente en los actos y homenajes destinados a la memoria y los vía crucis populares, renovando permanentemente su compromiso con la justicia”, y la defensa y promoción de los derechos humanos.
Una de sus preocupaciones son las víctimas anónimas, aquellas que no están en ningún memorial, ninguna lista reparatoria, ni siquiera en algún juicio tramitado en los tribunales de Justicia. No quiere que nadie quede en el olvido.
Conoce muy de cerca uno de estos casos. Se trata de un grupo de vecinos de la población Quinta Bella, quienes el 23 de septiembre de 1973,   fueron sacados de sus casas durante un operativo policial y militar, que dijeron era para limpiar el país de los delincuentes.
A balazos y golpes, y con los brazos en alto, los llevaron a una cancha de tierra, donde los golpearon, fusilando a ocho de ellos. Algunos eran dirigentes sociales de base. Oficialmente no están en ninguna lista porque sus familiares atemorizados no hicieron ninguna denuncia. Muchos de ellos han muerto de manera adelantada por la pena y el dolor  sin recibir consuelo.
De la hermana Karolina, han dicho que es la madre Teresa de Calcuta latina; una santa viviente en la comuna de Recoleta; un ángel caído del cielo. Humildemente, ella dice que todo lo que ha hecho ha sido porque la gente que la rodea lo ha permitido, porque ellos la han convertido en ser lo que es, ha sido y ha llegado ser.
En 2001, Chile en reconocimiento a su trayectoria de cooperación y aporte social, le concedieron la nacionalidad chilena. Innumerables veces, le han ofrecido un escaño parlamentario. Es una carta segura. No obstante ella  jamás cambiará su  sentido de vida.  Su política dice es el amor. Está convencida de que la clave secreta radica en el amor, en el amor que todo lo da y todo recibe; el amor por el amor en los zapatos del otro.  Así no más. Nada más, nada menos.
Nota de la edición: Ha recibido los siguientes reconocimientos y distinciones: Premio Shalom de Universidad Católica (1994); Cruz Federal del Mérito Primero Clase (1997); Premio Augustin Bea (2001); Ciudadanía Honoraria de Chile (2001), Medalla del Estado de Baden–Wuerttemberg (2005); Medalla del Instituto Social de la Iglesia Cardenal Frings (2008); Premio Edith Stein (2009); Condecoración Alberto Hurtado Héroe de la Paz -Universidad Alberto Hurtado (2013); Premio Club de la Prenda de Chile (2013), Premio Asociación de Mujeres Empresarias del Diario El Mercurio (2013); Chile,  Orden de la Cruz Sur–Ministerio de Salud, Chile (2013);  Premio Marion-Dönhoff-Preis del Diario Die Zeit, para el Entendimiento Internacional y la Reconciliación (2013); premio Calidad de Vida – Centro de Estudios para la Calidad de Vida (2014).

Karoline Mayer: La monja de corazón valiente

Por Odette Magnet- www.caras.cl
Imposible no pensar que es una mujer de excepción. desde que pisó Chile conectó con la pobreza y con el alma de las poblaciones. Se arremangó y comenzó su obra. Una que ha beneficiado a miles de personas y que este año la corona con dos premios. Uno acá y otro en Alemania. Esta es una historia como pocas…
Mayer viste jumper azul algo desteñido, un par de sandalias camino a chancletas, su cruz de fierro sobre el pecho y una chapa de “No al lucro” que no se saca nunca. Pelo blanco tomado en una trenza desordenada, rostro de surcos profundos y ojos azules intensos que, al parecer, sólo se apagarán cuando la muerte la sorprenda un día cualquiera…
A los 70 años, el balance es fecundo. Ella, según propia confesión, siempre quiso tener “una vida entretenida y plena. Y ha sido mucho más de lo que jamás imaginé! ¡Ha superado todas mis expectativas!”.
Vamos a la calle. Sale con grandes trancos. No alcanza a subirse al auto cuando alguien la saluda desde la esquina. Ella agita su mano y grita desde el otro lado de la vereda: “Hola, ¿cómo está?”. Maneja el jeep, a las dos cuadras reconoce a un muchacho y se detiene. Saluda y le dice que debe someterse a un tratamiento por alcoholismo y drogas. “Tú puedes”, reafirma. “¡Toma una decisión de hombre!”, insiste. El joven baja la mirada.—¿Te hacen caso, Karoline?
—A veces— dice, también con la mirada baja.
—¿Cuáles son los problemas más severos de tu población?
—Hay poca cesantía, pero vivimos humildemente, con mucho esfuerzo. Lo que me preocupa mucho es que tanta gente que ha trabajado 35 o 40 años en la construcción tenga jubilaciones miserables, de 90 mil pesos. En lo más profundo, las personas necesitan sentir que ocupan lugares dignos. Aquí, a veces, doce o quince viven en una casita. Muchas mamás solas, abuelitas que crían sus nietos. Se consume harta droga, marihuana, pasta base, cocaína. Y no hemos podido hacer nada, el país aún no tiene capacidad de responder a este problema. Sufrimos con la delincuencia, aunque ha disminuido bastante… Pasan cosas, pero no más que en otras partes. La población tiene mala fama, sin razón. Algunos taxistas, simplemente, se niegan a entrar.
Llegó ahí en 1974. Desde entonces ha echado raíces profundas. Incluso adoptó a una pequeña de nueve años que dejaron en su casa.
Karoline Mayer Hofbeck nació en 1943 en Eichstätt, Baviera, Alemania. Tiene dos hermanas, un hermano ya murió. Por el lado materno proviene de una familia tradicional, profundamente católica, conservadora, adinerada. Su abuelo fue alcalde de Pietenfeld, abiertamente enemigo del nazismo. Su padre, maestro calificado de la construcción, estudió enfermería y fue a la guerra como enfermero. Desde muy pequeña, dice Karoline, quiso ser misionera. “Sentí el llamado y a los once años anuncié que me iba a misiones. Mi madre nunca estuvo de acuerdo con mi decisión”. Entró a un internado de la congregación de las Siervas del Espíritu Santo en Holanda y a los 21, a la congregación. Durante el noviciado murió su papá y ella en ese tiempo había pedido ser destinada a China. Como estaba cerrada esa postulación pidió India. “De un día para otro me cambiaron el destino y en la tarjeta secreta que me entregaron salía el nombre de… ¡Chile!”.
-¿Qué fue lo primero que pensó?
–Que Jesús me había engañado. Estaba muy enojada y nada preparada para América del Sur. No sabía español, por suerte había tenido seis años de latín. En China e India pensaba en los pueblos paganos que deseaba convertir. En cambio, América Latina era para mí la imagen de colonias españolas, con una Iglesia Católica potente.
Acatando los votos de obediencia que debía renovar cada año, se embarcó en el Donizetti desde Nápoles. Con la cara larga y el diccionario de español en las manos. Cuatro semanas más tarde, el 8 de agosto de 1968, llegaba a Valparaíso, puerto que le pareció “fascinante”. Pero ella venía a Santiago. Se instaló en Las Condes, en la sede de la congregación Las Siervas del Espíritu de Dios. “Lo que más me impactó fue la brecha entre ricos y pobres, el clasismo. La gente llegaba al convento a pedir comida en unos tarros. Yo no sabía dónde vivían”, recuerda. Pronto recorrería toda la ciudad y desde entonces no pararía más.
Comienza a conocer la realidad social, particularmente la de los sectores más desposeídos. Se va a trabajar a la Población Áreas Verdes, en Las Condes. “Eso es humor negro”, recuerda, “porque se trataba en verdad de un basural”.
Un día de mayo de 1972, el Presidente Allende visita el jardín infantil donde Karoline se desempeñaba (porque quería, entre otras cosas, facilitar que las madres pudieran salir a trabajar). Le dice que le enviará material didáctico. Ella contesta que no lo necesita, que lo que hace falta es una cocina. Tarda pero llega.
Su sueño había sido estudiar medicina, pero la congregación no se lo permitió. Por eso entró a enfermería en la Universidad de Chile. “No tenía vocación de enfermera, pero terminé la carrera. Eran los tiempos de la reforma. ¡Fue maravilloso!”, recuerda.Luego se traslada a vivir a poblaciones de la zona norte de Santiago e integra organizaciones comunitarias. Ayuda a crear jardines infantiles, salas cuna, consultorios. Fue demasiado compromiso social y su propia orden decide expulsarla del país. “Lo primero que pensé fue en dejar la congregación. Creía que, en general, yo había cumplido con mis deberes de la vida religiosa. Pero no asistía a algunas reuniones que había en el convento”.
En marzo de 1973, toma un vuelo de Lufthansa. “Ya en el aeropuerto no podía dominar mi llanto”, recuerda en su libro El secreto siempre es el amor. “Mil veces les había prometido a los pobres de mi barrio que no los abandonaría. Una de las azafatas piensa que me he trastornado. Pero no puedo dejar de gritar de impotencia, de rabia, de miedo”, escribió.
El regreso a Alemania fue duro: “Estaba perdida, con la pena adentro de mi Chile. Cuando supe lo del Golpe no lo podía creer. Tremendo. Pedí regresar y me dijeron que no porque, supuestamente, estaba en una lista negra. Reclamé, nunca había cometido desmanes ni nada relacionado con la política”. Finalmente volvió el 21 de diciembre de 1973. “Formamos una comunidad religiosa en Areas Verdes y el Arzobispado de Santiago la reconoció como la Comunidad de Jesús la noche del 24. Fue un maravilloso regalo de Navidad, pero el país era otro, como una gran cárcel. Allanaban las casas, se llevaban a la gente detenida. Tenía un miedo tremendo por ellos”, recuerda con amargura. Se vinculó a la red de disidentes y ayudó a salvar vidas, ocultando personas a veces en su propia casa. A otros los ayudó a salir del país. Recibió numerosas amenazas de muerte. En enero de 1976 la detuvieron en su casa. “Fue el Grupo Chacal con una orden de detención firmada por el ministro del Interior César Raúl Benavides. Me llevaron vendada a un lugar, fue sólo una noche. Nunca supe donde estuve”.
Con la llegada de la democracia creó la Fundación Cristo vive (antes presidió la Fundación Missio), con “un equipo estrella”. Un megaproyecto donde trabajan 400 personas, que persigue la promoción social, económica y cultural de grupos de escasos recursos. En Recoleta presta servicios a más de 28 mil personas en las áreas de salud, formación en oficios para jóvenes, educación infantil y rehabilitación de drogadictos. En suma, asiste a una población que supera los 100 mil habitantes. Actualmente, el 95 por ciento del financiamento proviene del Estado chileno y se trata de grandes cifras. “Rendimos cada peso, todo transparente, si no, no dormiría tranquila”, comenta Karoline.
También está el apoyo de organizaciones de iglesias cristianas, organismos no gubernamentales, municipios y gobiernos europeos (Alemania, Luxemburgo y Suiza). Buena parte de esta ayuda es desviada a las sedes de la Fundación en Perú y Bolivia. “Son vecinos nuestros que están peor que nosotros”, argumenta.
Entre los proyectos íconos está la Escuela de Formación Profesional en Oficios que enseña metalmecánica, electricidad, gasfitería, gastronomía, salud, administración a 800 jóvenes, hombres y mujeres, entre 18 y 65 años. La meta es llegar a fin de año a mil 500 inscritos. Son cuatro meses de estudio más dos meses de práctica, con horarios diurnos y vespertinos. Todo gratis.
–Tú estás por no al lucro en la educación…
-Por supuesto. Todo Chile sabe hoy que la educación marca la diferencia. Lo más urgente es la enseñanza de los niños en jardines infantiles. Hay una formación deficiente desde el ciclo básico pese a que los profesores hacen tremendos esfuerzos. Existe mucha deserción y frustración. ¡Y la educación es la clave para la vida!

A los católicos chinos y a la Iglesia universal

[Visto: 89 veces]

Mensaje del Papa Francisco

«Su misericordia es eterna, su fidelidad por todas las edades» (Salmo 100, 5).
Queridos hermanos en el episcopado, sacerdotes, personas consagradas y todos los fieles de la Iglesia católica en China: damos gracias al Señor, porque es eterna su misericordia y reconocemos que «él nos hizo y somos suyos, su pueblo y ovejas de su rebaño» (Sal 100,3).
En este momento resuenan en mi interior las palabras con las que mi venerado Predecesor os exhortaba en la Carta del 27 de mayo de 2007: «Iglesia católica en China, pequeña grey presente y operante en la vastedad de un inmenso Pueblo que camina en la historia, ¡cómo resuenan alentadoras y provocadoras para ti las palabras de Jesús: “No temas, pequeño rebaño; porque vuestro Padre ha tenido a bien daros el Reino” (Lc 12,32)! Por tanto, “alumbre así vuestra luz a los hombres, para que vean vuestras buenas obras y den gloria a vuestro a Padre que está en el cielo” (Mt 5,16)» (Benedicto XVI, Carta a los católicos chinos, 27 mayo 2007, 5).
1.En los últimos tiempos, han circulado muchas voces opuestas sobre el presente y, especialmente, sobre el futuro de la comunidad católica en China. Soy consciente de que semejante torbellino de opiniones y consideraciones habrá provocado mucha confusión, originando en muchos corazones sentimientos encontrados. En algunos, surgen dudas y perplejidad; otros, tienen la sensación de que han sido abandonados por la Santa Sede y, al mismo tiempo, se preguntan inquietos sobre el valor del sufrimiento vivido en fidelidad al Sucesor de Pedro. En otros muchos, en cambio, predominan expectativas y reflexiones positivas que están animadas por la esperanza de un futuro más sereno a causa de un testimonio fecundo de la fe en tierra china.
Dicha situación se ha ido acentuando sobre todo con referencia al Acuerdo Provisional entre la Santa Sede y la República Popular China que, como sabéis, se ha firmado recientemente en Pekín. En un momento tan significativo para la vida de la Iglesia, y a través de este breve Mensaje, deseo, sobre todo, aseguraros que cada día os tengo presentes en mi oración además de compartir con vosotros los sentimientos que están en mi corazón.
Son sentimientos de gratitud al Señor y de sincera admiración -que es la admiración de toda la Iglesia católica- por el don de vuestra fidelidad, de la constancia en la prueba, de la arraigada confianza en la Providencia divina, también cuando ciertos acontecimientos se demostraron particularmente adversos y difíciles.
Tales experiencias dolorosas pertenecen al tesoro espiritual de la Iglesia en China y de todo el Pueblo de Dios que peregrina en la tierra. Os aseguro que el Señor, precisamente a través del crisol de las pruebas, no deja nunca de colmarnos de sus consolaciones y de prepararnos para una alegría más grande. Con el Salmo 126 tenemos la certeza de que «los que sembraban con lágrimas cosechan entre cantares» (v. 5).
Sigamos, entonces, con la mirada fija en el ejemplo de tantos fieles y pastores que no han dudado en ofrecer su “testimonio maravilloso” (cf. 1 Tm 6,13) al Evangelio, hasta el ofrecimiento de la propia vida. Se han de considerar como verdaderos amigos de Dios.
2. Por mi parte, siempre he considerado a China como una tierra llena de grandes oportunidades, y al Pueblo chino como artífice y protector de un patrimonio inestimable de cultura y sabiduría, que se ha ido acrisolando resintiendo a las adversidades e integrando las diferencias, y que tomó contacto, no por casualidad, desde tiempos remotos con el mensaje cristiano. Como decía con gran sutileza el Padre Mateo Ricci SJ, desafiándonos a vivir la virtud de la confianza, «antes de establecer una amistad, se necesita observar; después de tenerla, se necesita confianza mutua» (De Amicitia, 7).
Tengo también la convicción de que el encuentro solo será auténtico y fecundo si se realiza poniendo en práctica el diálogo, que significa conocerse, respetarse y “caminar juntos” para construir un futuro común de mayor armonía.
En este surco se coloca el Acuerdo Provisional, que es fruto de un largo y complejo diálogo institucional entre la Santa Sede y las Autoridades chinas, iniciado ya por san Juan Pablo II y seguido por el Papa Benedicto XVI. A lo largo de dicho recorrido, la Santa Sede no tenía -ni tiene- otro objetivo, sino el de llevar a cabo los fines espirituales y pastorales que le son propios; es decir, sostener y promover el anuncio del Evangelio, así como el de alcanzar y mantener la plena y visible unidad de la comunidad católica en China.
Sobre el valor y finalidades de dicho Acuerdo, deseo proponeros algunas reflexiones, ofreciéndoos además alguna sugerencia de espiritualidad pastoral para el camino que, en esta nueva fase, estamos llamados a recorrer.
Se trata de un camino que, como la etapa precedente, «requiere tiempo y presupone la buena voluntad de las partes» (Benedicto XVI, Carta a los católicos chinos, 27 mayo 2007, 4), pero para la Iglesia, dentro y fuera de China, no se trata solo de adherirse a valores humanos, sino de responder a una vocación espiritual: salir de sí misma para abrazar «el gozo y la esperanza, la tristeza y la angustia de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de todos los afligidos» (Concilio Ecuménico Vaticano II, Constitución apostólica Gaudium et spes, 1), así como los desafíos del presente que Dios le confía. Por tanto, es una llamada eclesial para que nos hagamos peregrinos en los caminos de la historia, confiando ante todo en Dios y en sus promesas, como hicieron Abrahán y nuestros padres en la fe.
Abrahán, llamado por Dios, obedeció partiendo hacia una tierra desconocida que tenía que recibir en heredad, sin conocer el camino que se abría ante él. Si Abrahán hubiera pretendido condiciones, sociales y políticas, ideales antes de salir de su tierra, quizás no hubiera salido nunca. Él, en cambio, confió en Dios y por su Palabra dejó su propia casa y sus seguridades. No fueron pues los cambios históricos los que le permitieron confiar en Dios, sino que fue su fe auténtica la que provocó un cambio en la historia. La fe, de hecho, «es fundamento de lo que se espera y garantía de lo que no se ve. Por ella son recordados los antiguos» (Heb 11,1-2).
3. Como Sucesor de Pedro, deseo confirmaros en esta fe (cf. Lc11,32) -en la fe de Abrahán, en la fe de la Virgen María, en la fe que habéis recibido-, para invitaros a que pongáis cada vez con mayor convicción vuestra confianza en el Señor de la historia, discerniendo su voluntad que se realiza en la Iglesia. Invoquemos el don del Espíritu para que ilumine la mente, encienda el corazón y nos ayude a entender hacia dónde nos quiere llevar para superar los inevitables momentos de cansancio y tener el valor de seguir decididamente el camino que se abre ante nosotros.
Con el fin de sostener e impulsar el anuncio del Evangelio en China y de restablecer la plena y visible unidad en la Iglesia, era fundamental afrontar, en primer lugar, la cuestión de los nombramientos episcopales. Todos conocéis que, lamentablemente, la historia reciente de la Iglesia católica en China ha estado dolorosamente marcada por las profundas tensiones, heridas y divisiones que se han polarizado, sobre todo, en torno a la figura del obispo como guardián de la autenticidad de la fe y garante de la comunión eclesial.
Cuando, en el pasado, se pretendió determinar también la vida interna de las comunidades católicas, imponiendo el control directo más allá de las legítimas competencias del Estado, surgió en la Iglesia en China el fenómeno de la clandestinidad. Dicha experiencia -cabe señalar- no es normal en la vida de la Iglesia y «la historia enseña que pastores y fieles han recurrido a ella sólo con el doloroso deseo de mantener íntegra la propia fe» (Benedicto XVI, Carta a los católicos chinos, 27 mayo 2007, 8).
Quisiera daros a conocer que, desde que me fue confiado el Ministerio Petrino, he experimentado gran consuelo al constatar el sincero deseo de los católicos chinos de vivir su fe en plena comunión con la Iglesia universal y con el Sucesor de Pedro, que es «el principio y fundamento perpetuo y visible de la unidad, tanto de los obispos como de la muchedumbre de fieles» (Concilio Ecuménico Vaticano II, Constitución dogmática Lumen gentium, 23). De este deseo, he recibido durante estos años numerosos signos y testimonios concretos, también de parte de los que, incluso obispos, han herido la comunión en la Iglesia, a causa de su debilidad y de sus errores, pero, además, no pocas veces, por la fuerte e indebida presión externa.
Por lo tanto, después de haber examinado atentamente cada situación personal y escuchado distintos pareceres, he reflexionado y rezado mucho buscando el verdadero bien de la Iglesia en China. Finalmente, ante el Señor y con serenidad de juicio, en continuidad con las directrices de mis Predecesores inmediatos, he decidido conceder la reconciliación a los siete restantes obispos “oficiales” ordenados sin mandato pontificio y, habiendo remitido toda sanción canónica relativa, readmitirlos a la plena comunión eclesial. Al mismo tiempo, les pido a ellos que manifiesten, a través de gestos concretos y visibles, la restablecida unidad con la Sede Apostólica y con las Iglesias dispersas por el mundo, y que se mantengan fieles a pesar de las dificultades.
4. En el sexto año de mi Pontificado, que ya desde los primeros pasos puse bajo el amor misericordioso de Dios, invito por lo tanto a todos los católicos chinos a que se hagan artífices de reconciliación, recordando con renovado empuje apostólico las palabras de san Pablo: «Dios nos reconcilió consigo por medio de Cristo y nos encargó el ministerio de la reconciliación» (2 Co5,18).
De hecho, como escribí al concluir el Jubileo Extraordinario de la misericordia, «no existe ley ni precepto que pueda impedir a Dios volver a abrazar al hijo que regresa a él reconociendo que se ha equivocado, pero decidido a recomenzar desde el principio. Quedarse solamente en la ley equivale a banalizar la fe y la misericordia divina. […] Incluso en los casos más complejos, en los que se siente la tentación de hacer prevalecer una justicia que deriva sólo de las normas, se debe creer en la fuerza que brota de la gracia divina» (Carta apostólica Misericordia et misera, 20 noviembre 2016, 11).
Con este espíritu, y con las decisiones adoptadas, podemos iniciar un camino inédito, que confiamos en que ayudará a sanar las heridas del pasado, a restablecer la plena comunión de todos los católicos chinos y a abrir una fase de mayor colaboración fraterna, para asumir con renovado compromiso la misión de anunciar el Evangelio. En efecto, la Iglesia existe para dar testimonio de Jesús y del amor del Padre que perdona y salva.
5. El Acuerdo Provisional firmado con las Autoridades chinas, aun cuando está circunscrito a algunos aspectos de la vida de la Iglesia y está llamado necesariamente a ser mejorado, puede contribuir -por su parte- a escribir esta nueva página de la Iglesia católica en China. Por primera vez, se contemplan elementos estables de colaboración entre las Autoridades del Estado y la Sede Apostólica, con la esperanza de asegurar buenos pastores a la comunidad católica.
En este contexto, la Santa Sede desea hacer lo que le corresponde hasta el final, pero también vosotros, obispos, sacerdotes, personas consagradas y fieles laicos, tenéis un papel importante: buscar de forma conjunta buenos candidatos que sean capaces de asumir en la Iglesia el delicado e importante servicio episcopal. No se trata, en efecto, de nombrar funcionarios para la gestión de las cuestiones religiosas, sino de tener pastores auténticos según el corazón de Jesús, entregados con su trabajo generoso al servicio del Pueblo de Dios, especialmente de los más pobres y débiles, teniendo en cuenta las palabras del Señor: «El que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor; y el que quiera ser primero, sea esclavo de todos» (Mc 10,43-44).
En este sentido, es evidente que un Acuerdo no es nada más que un instrumento, y por sí solo no podrá resolver todos los problemas existentes. En realidad, este resultaría ineficaz y estéril si no fuera acompañado por un compromiso profundo de renovación de la conducta personal y del comportamiento eclesial.
6. A nivel pastoral, la comunidad católica en China está llamada a permanecer unida, para superar las divisiones del pasado que tantos sufrimientos han provocado y lo siguen haciendo en el corazón de muchos pastores y fieles. Que todos los cristianos, sin distinción, hagan ahora gestos de reconciliación y de comunión. En este sentido, tomemos en serio la advertencia de san Juan de la Cruz: «A la tarde te examinarán en el amor» (Palabras de luz y de amor, 1,60).
Que, en el ámbito civil y político, los católicos chinos sean buenos ciudadanos, amen totalmente a su Patria y sirvan a su País con esfuerzo y honestidad, según sus propias capacidades. Que, en el plano ético, sean conscientes de que muchos compatriotas esperan de ellos un grado más en el servicio del bien común y del desarrollo armonioso de la sociedad entera. Que los católicos sepan, de modo particular, ofrecer aquella aportación profética y constructiva que ellos obtienen de su fe en el reino de Dios. Esto puede exigirles también la dificultad de expresar una palabra crítica, no por inútil contraposición, sino con el fin de edificar una sociedad más justa, más humana y más respetuosa con la dignidad de cada persona.
7. Me dirijo a todos vosotros, queridos hermanos obispos, sacerdotes y personas consagradas, que «servís al Señor con alegría» (Sal100,2). Que nos reconozcamos como discípulos de Cristo en el servicio al Pueblo de Dios. Que vivamos la caridad pastoral como brújula de nuestro ministerio. Que superemos las contradicciones del pasado, la búsqueda de intereses personales y atendamos a los fieles, haciendo nuestras sus alegrías y sufrimientos. Que trabajemos humildemente por la reconciliación y la unidad. Que retomemos con fuerza y pasión el camino de la evangelización, como señaló el Concilio Ecuménico Vaticano II.
A todos vosotros os digo nuevamente con afecto: «Nos moviliza el ejemplo de tantos sacerdotes, religiosas, religiosos y laicos que se dedican a anunciar y a servir con gran fidelidad, muchas veces arriesgando sus vidas y ciertamente a costa de su comodidad. Su testimonio nos recuerda que la Iglesia no necesita tantos burócratas y funcionarios, sino misioneros apasionados, devorados por el entusiasmo de comunicar la verdadera vida. Los santos sorprenden, desinstalan, porque sus vidas nos invitan a salir de la mediocridad tranquila y anestesiante» (Exhort. ap. Gaudete et exsultate, 19 marzo 2018, 138).
Os ruego con convicción que pidáis la gracia de no vacilar cuando el Espíritu nos reclame que demos un paso adelante: «Pidamos el valor apostólico de comunicar el Evangelio a los demás y de renunciar a hacer de nuestra vida cristiana un museo de recuerdos. En todo caso, dejemos que el Espíritu Santo nos haga contemplar la historia en la clave de Jesús resucitado. De ese modo la Iglesia, en lugar de estancarse, podrá seguir adelante acogiendo las sorpresas del Señor» (ibíd., 139).
8. En este año, en el que toda la Iglesia celebra el Sínodo de los Jóvenes, deseo dirigirme especialmente a vosotros, jóvenes católicos chinos, que atravesáis las puertas de la Casa del Señor «con himnos dándole gracias y bendiciendo su nombre» (Sal100,4). Os pido que colaboréis en la construcción del futuro de vuestro País con los dones personales que habéis recibido y con vuestra fe joven. Os animo a llevar a todos, con vuestro entusiasmo, la alegría del Evangelio.
Estad dispuestos a acoger como guía segura al Espíritu Santo, que indica al mundo de hoy el camino hacia la reconciliación y la paz. Dejaos sorprender por la fuerza renovadora de la gracia, también cuando os pueda parecer que el Señor os pide un compromiso superior a vuestras fuerzas. No tengáis miedo de escuchar su voz que os pide fraternidad, encuentro, capacidad de diálogo y de perdón, y espíritu de servicio, a pesar de tantas experiencias dolorosas del pasado reciente y de las heridas todavía abiertas.
Abrid el corazón y la mente para discernir el plan misericordioso de Dios, que nos pide superar los prejuicios personales y antagonismos entre los grupos y las comunidades, para abrir un camino valiente y fraterno a la luz de una auténtica cultura del encuentro.
Muchas son las tentaciones de hoy: el orgullo del éxito mundano, la cerrazón en las propias certezas, la supremacía dada a las cosas materiales como si Dios no existiese. Id contracorriente y permaneced firmes en el Señor: «Él solo es bueno», solo «su misericordia es eterna», solo su fidelidad dura «por todas las edades» (Sal 100,5).
9. Queridos hermanos y hermanas de la Iglesia universal: todos debemos reconocer como uno de los signos de nuestro tiempo lo que está sucediendo hoy en la vida de la Iglesia en China. Tenemos una tarea importante: acompañar con la oración fervorosa y la amistad fraterna a nuestros hermanos y hermanas en China. De hecho, ellos deben experimentar que no están solos en el camino que en este momento se abre ante ellos. Es necesario que sean acogidos y ayudados como parte viva de la Iglesia: «Ved qué dulzura, qué delicia, convivir los hermanos unidos» (Sal 133,1).
Que cada comunidad católica local, en todo el mundo, se comprometa a valorizar y a acoger el tesoro espiritual y cultural específico de los católicos chinos. Ha llegado la hora en que probemos juntos los frutos genuinos del Evangelio sembrado en el seno del antiguo “Reino del Medio” y que elevemos al Señor Jesucristo el canto de la fe y de la acción de gracias, embellecido con auténticas notas chinas.
10. Me dirijo con respeto a los que guían la República Popular China y renuevo la invitación a continuar el diálogo iniciado hace tiempo con confianza, valentía y amplitud de miras. Deseo asegurar que la Santa Sede seguirá trabajando sinceramente para crecer en la auténtica amistad con el Pueblo chino.
Los contactos actuales entre la Santa Sede y el Gobierno chino se están revelando útiles para superar las contraposiciones del pasado, también reciente, y para escribir una página de colaboración más serena y concreta en la certeza de que «las incomprensiones no favorecen ni a las Autoridades chinas ni a la Iglesia católica en China» (Benedicto XVI, Carta a los católicos chinos, 27 mayo 2007, 4).
De este modo, China y la Sede Apostólica, llamadas por la historia a una tarea difícil pero apasionante, podrán actuar más positivamente a favor del crecimiento ordenado y armonioso de la comunidad católica en tierra china, y se esforzarán en promover el desarrollo integral de la sociedad, asegurando un mayor respeto por la persona humana también en el ámbito religioso, trabajando de forma concreta en la protección del ambiente en el que vivimos y en la construcción de un futuro de paz y de fraternidad entre los pueblos.
Es de suma importancia que también en China, a nivel local, se profundicen cada vez más las relaciones entre los Responsables de las comunidades eclesiales y las Autoridades civiles, mediante un diálogo sincero y una escucha sin prejuicios que permita superar las actitudes recíprocas de hostilidad. Se tiene que aprender un estilo nuevo de colaboración sencilla y cotidiana entre las Autoridades locales y las eclesiásticas -obispos, sacerdotes, ancianos de las comunidades- de tal modo que se garantice el desarrollo ordenado de las actividades pastorales, armonizando las expectativas legítimas de los fieles y las decisiones que son competencia de las Autoridades.
Esto ayudará a comprender que la Iglesia en China no es ajena a la historia china, ni pide ningún privilegio: su finalidad en el diálogo con las Autoridades civiles es la de «llegar a una relación basada en el respeto recíproco y en el conocimiento profundo» (ibíd.).
11. En nombre de toda la Iglesia, pido al Señor el don de la paz, a la vez que os invito a todos a invocar conmigo la protección maternal de la Virgen María.
Madre del cielo, escucha la voz de tus hijos, que humildemente invocan tu nombre.
Virgen de la esperanza, a ti confiamos el camino de los creyentes en la noble tierra de China. Te pedimos que presentes al Señor de la historia las tribulaciones y las fatigas, las súplicas y las esperanzas de los fieles que te rezan, oh Reina del cielo.
Madre de la Iglesia, te consagramos el presente y el futuro de las familias y de nuestras comunidades. Protégelas y ayúdalas en la reconciliación fraterna y en el servicio hacia los pobres que bendicen tu nombre, oh Reina del cielo.
Consoladora de los afligidos, nos dirigimos a ti para que seas refugio de los que lloran en la hora de la prueba. Vela sobre tus hijos que alaban tu nombre, haz que lleven juntos el anuncio del Evangelio. Acompaña sus pasos por un mundo más fraterno, haz que todos lleven la alegría del perdón, oh Reina del cielo.
María, Auxilio de los cristianos, te pedimos para China días de bendición y de paz. Amén.
Vaticano, 26 de septiembre de 2018
FRANCISCO
Fuente: Zenit.

De Medellín a Francisco

[Visto: 110 veces]

Seminario Internacional “De Medellín a Francisco: Trayectoria y desafíos de una iglesia en salida”

Inauguración a cargo de Monseñor Miguel Cabrejos OFM, Arzobispo de Trujillo, Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana y Vice-Gran Canciller de la PUCP.
Medellín y el proceso histórico latinoamericano:
Dra. Ana María Bidegaín – Universidad Internacional de Florida
Mag. Rolando Ibérico- Pontificia Universidad Católica del Perú
Dr. Ernesto Cavassa SJ- Universidad Antonio Ruiz de Montoya
Moderador: Juan Bytton SJ-CAPU PUCP.
Viernes 7 de setiembre
De Medellín a Francisco: Retos para una Iglesia en salida en el Perú
Dr. Gustavo Gutiérrez OP- Pontificia Universidad Católica del Perú
Mag. Rosa Alayza- Pontificia Universidad Católica del Perú
Dr. Rafael Luciani- Universidad Católica Andrés Bello/Boston College
Clausura a cargo del Cardenal Pedro Barreto SJ, Arzobispo de Huancayo y Vicepresidente de la Conferencia Episcopal Peruana.
Presentación artística del grupo Siembra.
La imagen puede contener: texto

Nueva Junta Directiva de la Academia Peruana de Historia Eclesiástica

El miércoles 22 de agosto del 2018, en la Asamblea Extraordinaria de la Academia Peruana de Historia Eclesiástica fue elegida por dos años la nueva Junta Directiva constituida por el P. Ernesto Rojas Ingunza como presidente; José Antonio Benito Rodríguez, secretario; P. Jorge Cajo Rodríguez OFM, vocal tesorero y Rafael Sánchez-Concha Barrios, vocal director de la revista.
La Academia de Historia de la Iglesia del Perú fue fundada en el Cuzco el 30 de abril de 1986 con el nombre de Instituto Peruano de Historia Eclesiástica,  el 14 de marzo de 1987. Mediante Resolución Directoral nº 478/INC-C de 7 de octubre de 1997 fue reconocida oficialmente como Asociación Cultural y fue elevada a la categoría de Academia Peruana de Historia Eclesiástica por Decreto de la Conferencia Episcopal Peruana del 3 de octubre de 1996. Durante el periodo 1986 al 2010 estuvo presidida por su fundador Monseñor Severo Aparicio Quispe, mercedario y obispo auxiliar del Cuzco, el 14 de junio del 2010 tomó la posta el P. Armando Nieto Vélez SJ quien la presidió hasta la fecha de su muerte el pasado mes de abril del 2017. A lo largo de este tiempo ha  promovido los estudios e investigaciones de Historia de la Iglesia Católica en el Perú, destacando su importancia en la formación histórica cultural y moral del país. Su mayor fruto han sido las trece revistas publicadas y varios libros como el de las Actas del I Congreso Peruano de Historia Eclesiástica de 1992. Asimismo ha organizado reuniones y conferencias sobre temas relacionados con la historia eclesiástica, ha colaborado con la Iglesia, el Estado Peruano y la sociedad en general. Mantiene vinculaciones con entidades académicas del Perú y del extranjero. Tiene su sede en Lima en el campus de la Universidad Católica San José (Carlos Bondy 700, Lima 21, Perú).
Fuente: www.revistaecclesia.com
La imagen puede contener: 1 persona, texto

Monseñor José Antonio Eguren SCV

[Visto: 119 veces]

Por Percy García Cavero– Político.pe
Mi regla siempre ha sido no involucrarme personalmente en los casos que defiendo como abogado. Sin embargo, el señor Pedro Salinas Chacaltana ha decidido implicarme en su campaña contra monseñor José Antonio Eguren, razón por la cual he considerado oportuno escribir estas líneas aclaratorias.
Primero quisiera descartar la falsa victimización a la que recurre Salinas cuando afirma que la querella constituye una venganza o un silenciamiento a su denuncia por abusos al interior del Sodalicio. La querella responde al derecho del que goza monseñor Eguren –como todo ciudadano– de salvaguardar su reputación y buen nombre, que se han visto afectados por las calumnias difundidas por Salinas. Una lectura serena y objetiva permite ver la ligereza y los excesos que ha cometido y sigue cometiendo este señor en el desarrollo de su investigación periodística más mediática y rentable.
Consulté, entre otros, a una reconocida asesora comunicacional extranjera si un periodista puede escribir sobre un tema del que es parte y me respondió como los demás: no es ético. La persona que hace una denuncia no puede ser la misma que lleve adelante la investigación y opinión periodísticas de su propio caso, ya que desde el momento en que Salinas denunció ante el Ministerio Público a varios integrantes o exintegrantes del Sodalicio como autores de los delitos de secuestro, lesiones y asociación ilícita en su contra, se convirtió en agraviado con pretensiones indemnizatorias.
Este hecho le quita imparcialidad como periodista: en el MUNDO MEDIÁTICO SALINAS ES JUEZ Y PARTE DEL CASO SODALICIO. Pero lo grave no es solo que transgreda una regla tan básica del periodismo, sino que esta sea ignorada o hasta aplaudida por varios medios de comunicación. La falta de rigor periodístico de Salinas se manifiesta también en la serie de imputaciones subjetivas y temerarias que hace en contra de monseñor Eguren. Le atribuyó abiertamente ser “ideólogo, encubridor y corresponsable de la cultura del abuso desarrollada en el Sodalicio que, en algunos casos, terminó en el abuso sexual” y no tuvo la hidalguía del buen periodista de rectificar o, por lo menos, matizar esa afirmación cuando el obispo se lo pidió con argumentos objetivos.
La prueba de esta grave imputación a monseñor Eguren sería, para Salinas, los episodios narrados por José Enrique Escardó sobre el arroz con leche y el pan con mantequilla. Estas “pruebas” no solo son improcedentes para sustentar razonablemente semejante acusación, sino que existe un pronunciamiento del Ministerio Público que declara que esos episodios –suponiendo que sean ciertos– no constituyen delitos. Salinas descalifica la decisión de la fiscal Peralta por ser ella católica y destaca además que fue sancionada por archivar el caso. Pero lo cierto es que esa decisión fue confirmada por un fiscal superior y la fiscal Peralta nunca fue sancionada por su pronunciamiento respecto a monseñor Eguren.
Salinas sostiene que el pronunciamiento fiscal no impide una investigación periodística. Pero un periodismo serio requiere fuentes creíbles y contrastación de información, lo que Salinas nunca ha hecho. Dispara a los cuatro vientos sus imputaciones sin el menor rigor periodístico. Un ejemplo claro de esta manera de proceder se ve en el caso del tráfico de tierras en Piura: utilizando el cómodo “presuntamente” difunde sin ninguna matización que monseñor Eguren sería el personaje central de estos hechos. Y su acusación se apoya en dos investigaciones periodísticas a las que califica de “serias”.
La primera es la que ha producido su socia Paola Ugaz, financiada por la cadena musulmana Al Jazeera. Dicho reportaje tuvo muchas deficiencias que este video pone en evidencia. Como dato adicional hay que decir que una de las principales fuentes del reportaje del Al Jazeera fue Carmen Rosa Campodónico, hoy presa en la cárcel de Sullana por tráfico de drogas. Como en este caso, otras fuentes usadas en el reportaje de Al Jazeera carecen de la más mínima credibilidad y han sido desmentidas categóricamente, al punto que NO EXISTE NINGUNA INVESTIGACIÓN FISCAL contra monseñor Eguren por este hecho.
La segunda investigación periodística es el libro “El origen de la hidra” de Charlie Becerra que, entre otros casos, se ocupa de la organización criminal la Gran Cruz. En ninguna parte del libro se afirma que monseñor Eguren sea el personaje central de una trama de tráfico de tierras en Piura. Eso es de la propia cosecha de Salinas que quiere abrir un nuevo socavón con monseñor Eguren en su tan beneficiosa explotación del tema Sodalicio.
Los excesos de Salinas no son mejores que sus deficiencias. Ante la carta notarial de monseñor Eguren, no respondió dando argumentos para descartar las razones por las que se le pidió la rectificación. Lo que hizo fue iniciar una campaña mediática que, por cierto, sigue la misma estrategia de las asesorías de imagen que realiza su empresa CHISAC. Primero publicó un artículo en el que le dice a monseñor Eguren que se verán las caras en los tribunales, reconociendo él mismo que la querella era el paso siguiente. Dice textualmente: “¿Quién se ha creído este señor? ¿Porque es obispo y billetón le vamos a tener miedo? ¿Los arzobispos son incuestionables?”.
Salinas pretende victimizarse bajo la premisa de que la querella afecta su libertad de expresión, cuando lo que hace en todos los medios no solo es expresar lo que le da la gana sino insultar a monseñor Eguren y a todos los que osen discutir su ejercicio de la profesión.
Como segundo paso, ha buscado desacreditar al abogado, o sea, a mí. Al día siguiente de que le notificaran la querella, una periodista de Útero.pe (de la familia empresarial de La Mula, en la que escribe Salinas), publicó gratuitamente un escrito sembrando dudas sobre mi persona con el argumento absurdo de vincularme con el exjuez Hinostroza porque cita mis libros en sus sentencias. Junto a ello, Salinas pretende desautorizarme con el caso de la discoteca Utopía. Me señala: él también hizo un informe legal para Alan Azizolahoff. Y así, por una lógica de compensación de culpas, ya no habría nada que reprocharle.
Sin embargo, hay una diferencia bien grande en el papel que ambos hemos tenido. Mi informe nunca estuvo oculto: fue publicado el 2005 en España en un libro colectivo en la prestigiosa editorial jurídica Civitas. En cambio, Salinas metió su asesoría a Azizolahoff bajo la alfombra para que nadie lo sepa, y cuando lo desenmascararon entonces no le quedó más que reconocerlo tratando de minimizar el hecho (con la venia de sus entrevistadores). Además, yo nunca me he arrogado socialmente la representación de víctimas por un suceso reprochable.
No deja de haber un grado de cinismo en salir a pedir justicia para unas víctimas y luego hacer la limpieza mediática de una persona a la que, por lo menos, se le imputa ser responsable de varias muertes. Esta manera de proceder de Salinas se manifiesta también en la asesoría que ofreció al exfiscal de la Nación, así como a otros personajes cuestionados. Es información pública que su empresa CHISAC ha prestado servicios a políticos y empresarios investigados por graves delitos. ¿Cómo se puede ser asesor del “investigador” y de los “investigados” sin entrar en un conflicto de intereses?
Salinas debería dejar de insultar en medios y preocuparse de que sus abogados defiendan bien su posición en la querella. Su contestación ha sido declarada inadmisible por no adjuntar el DNI del querellado, un error que no comete ni un alumno de primer ciclo. Si piensa que con su maquinaria mediática puede meter miedo, se equivoca. Existen personas y, gracias a Dios, también jueces y fiscales que no le tienen miedo a la presión mediática. Si Salinas considera que la querella es un mamotreto y que su proceder ha sido limpio y transparente, ¿de qué se preocupa?
“Cuando el perro muestra los dientes es porque tiene miedo”.

Carta notarial de Monseñor José Antonio Eguren por columna de Martin Scheuch

Señores Diario Digital Altavoz
Grupo Altavoz SAC
Atención: Martin Scheuch Pool
Calle Alfredo Salazar No 412–Dpto. 501 (al costado de la Clínica Anglo Americana)
San Isidro (Lima 27)
Lima.-
Por medio de la presente le solicito, en el ejercicio de mi derecho constitucional de rectificación, que proceda a rectificar la información contenida en el post publicado por usted bajo el título “Mons. Eguren la fachada risueña del Sodalicio”, en el sitio Web Altavoz (www.altavoz.pe) el pasado lunes 13 de agosto del 2018. Amparo mi solicitud en el artículo 14 de la Convención Americana de Derechos Humanos y en el artículo 2 inciso 7 de la Constitución Política del Perú que regulan el ejercicio del derecho constitucional de rectificación.
En su artículo, que ha decidido difundir masivamente a través de Internet, usted realiza una serie de afirmaciones sin mayores evidencias que su sola palabra y algunas de ellas en condicional, las cuales, lejos de tener un carácter neutro, inducen al lector a creer que ha existido una real acción deleznable de mi parte. Son condicionales que actúan como afirmaciones sembrando ideas en el lector que usted tendenciosamente escribe: “Incluso habría sido testigo de algunos abusos y maltratos”; o la afirmación conclusiva gratuita: “mientras siga callando lo que sabe…”.
De otro lado, en el mencionado post, usted hace otras afirmaciones falsas como que fui superior en 1982, cuando ese año estuve en la ciudad de Medellín – Colombia, estudiando en el “Instituto Teológico Patoral del CELAM” en preparación a mi ordenación sacerdotal (ver Anexo 1). Asimismo, hace afirmaciones arbitrarias que atribuye sólo a mi persona y que podrían aplicarse con más razón a otros y no solo a mí, como aquella que mi escudo episcopal esta la “M” de María y la llama de fe (uno de los símbolos del Sodalicio), o mis referencias a Germán Doig y Luis Fernando Figari, hechas no solamente por mí con ese talante, sino por muchos otros, pues se desconocía en ese entonces de sus pasadas acciones (ver Anexo 2).
Asimismo usted afirma que formé parte de una mal llamada “cúpula” del Sodalicio y que contribuí a “implementar y aplicar las medidas de sometimiento mental que forman parte del sistema de disciplina sodálite”.
Quiero recordarle que no he ejercido cargos de autoridad de mayor importancia o duración al interior del Sodalicio como para que usted me impute ser forjador de una cultura del sometimiento y del abuso. Si esa cultura hubiese sido tal y generalizada, como usted la describe en su artículo, no se entendería por qué al día de hoy existen miembros del Sodalicio o ex sodálites agradecidos de haber pertenecido a esta sociedad de vida consagrada laical (ver Anexo 3). Asimismo, tampoco se entendería por qué la fiscalía de investigación penal que, al respecto, lleva en Lima, se ha limitado la investigación a unas pocas personas.
Las afirmaciones que usted realiza en mi contra quedan en el área de la subjetividad. Sin desmerecer la repercusión emocional y psicológica que puedan haberle causado a usted y a las personas que pudieron padecer actos de abuso, dichos actos no me pueden ser atribuidos desde la subjetividad.
Finalmente, su artículo me sorprende aún más, pues luego de haber salido usted de la vida comunitaria sodálite, decidió elegirme para celebrar un evento tan importante en su vida como es su matrimonio y, además escogiendo la iglesia de una parroquia encomendada al Sodalicio. Así, el 29 de noviembre de 1996, presidí con alegría la Santa Misa en la cual usted contrajo matrimonio con la Srta. María Eleana Delgado Scheelje en la iglesia de la Parroquia Nuestra Señora de la Reconciliación (Urbanización Camacho – La Molina), perteneciente al Sodalicio de Vida Cristiana. A lo que se suma, que desde esa fecha hasta el pasado lunes 13 de agosto, usted nunca me ha manifestado sus críticas hacia mi persona y menos contactado personalmente para ello. Más aún usted no me denunció ante la “Comisión de Ética para la Justicia y la Reconciliación” como autor de algún acto de abuso, ni como encubridor de la cultura de abuso (ver Anexo 4). Hoy, después de 22 años, publica un artículo en contra mía con tonos agresivos y afirmaciones gratuitas, el cual considero difamatorio. Haberme elegido para presidir su matrimonio siempre lo consideré como un gesto auténtico y transparente de su confianza y amistad hacia mi persona (ver anexo 5).
Acompaño al siguiente escrito en calidad de Anexos:
Anexo 1: Copia del Diploma de Estudios del Instituto Teológico Pastoral del CELAM (Consejo Episcopal Latinoamericano) donde se acredita mi presencia en Medellín Colombia durante el año 1982.
Anexo 2: Copia de la Biografía, Escudo Episcopal, y de las palabras en la Consgración Episcopal de Monseñor Kay Martín Schmalhausen Panizo, Obispo Prelado de Ayaviri, que acredita que el mencionado escudo usa también la “M” de María con la llamada “llama de la Fe”, en su escrito episcopal y que ha tenido palabras de reconocimiento a German Doig, Luis Fernando Figari y al Sodalicio de Vida Cristiana.
Anexo 3: Copia de la Carta de ex sodálites del 01 de junio de 2016.
Anexo 4: Copia del Caso 06 del Sr. Martin Scheuch Pool ante la Comisión de “Ética para la Justicia y la Reconciliación”, donde no se me señala como denunciado.
Anexo 5: Copia de la Constancia de Matrimonio entre el Señor Martin Scheuch Pool y la Srta. Eleana Delgado Scheelje.
Entiendo que la libertad de opinión es un derecho constitucional que le autoriza a usted poder decir lo que piensa sobre mí, el Sodalicio y la Iglesia Católica en general, pero tal derecho no es irrestricto e irresponsable, sino que debe ser muy cuidadoso de no dañar las honras ajenas, como lamentablemente usted está haciendo conmigo, y por lo tanto me veo obligado a solicitarle, por esta vía, que proceda a rectificarse de lo afirmado por usted de manera errónea.
Atentamente,
Monseñor José Antonio Eguren Anselmi
Arzobispo Metropolitano de Piura
Anexo 1
Anexo 2
Anexo 3
Anexo 4
Anexo 5

“Dossier” contra el Papa Francisco

[Visto: 134 veces]

La crisis de la Iglesia estadounidense

Por Andrea Tornielli-Vatican Insider.
«Quien ha pensado y llevado a cabo esta operación apostando por derribar a Francisco del trono de Pedro no se dio cuenta de que un ataque de este tipo habría involucrado a sus dos predecesores». Massimo Faggioli, profesor de teología y “Religious Studies” en la Villanova University de Filadelfia, explica de esta manera lo que sucedió durante el fin de semana: la publicación simultánea, por parte de la red mediática anti-papal, del informe del ex nuncio Carlo Maria Viganò. Un documento que concluye con la clamorosa petición de la renuncia del actual Pontífice por haber “encubierto” al anciano cardenal Theodore McCarrick, de conductas inapropiadas con jóvenes sacerdotes y seminaristas, reducido al silencio y expulsado del Colegio cardenalicio por el mismo Francisco en julio de este año, después de la denuncia creíble de un menor que sufrió sus abusos. «La petición de la renuncia –explica Faggioli– demuestra el estado de cierta oposición contra Francisco, en particular en Estados Unidos: la vertiente más conservadora parece tan desesperada que acepta el peligro de dañar la memoria de Juan Pablo II y, sobre todo, de involucrar a Benedicto XVI».
Viganò y el papel de Ratzinger
Viganò afirma, efectivamente, que en 2009 o 2010 Benedicto XVI habría sancionado en secreto a McCarrick. Si el nuncio dice la verdad, el Papa Ratzinger habría estado enterado de las acusaciones contra el cardenal, que ya estaba en ese momento jubilado, y habría decidido sancionarlo, pero sin dar noticia sobre estas sanciones o restricciones. Sin embargo, los hechos demuestran que McCarrick, despreciando la presunta sanción, no llevó una vida retirada y viajó tres veces a Roma en trece meses. En el Vaticano se reunió con el Pontífice que lo habría sancionado. Estos encuentros (documentados en los boletines vaticanos) se dieron entre enero y abril de 2012, y en febrero de 2013. Si Benedicto sabía y había sancionado al purpurado estadounidense, las informaciones que había recibido no habrán sido tan evidentes, fundadas y graves como para determinar, por el contrario, una sanción pública. En varias ocasiones, el mismo Viganò, como nuncio en Estados Unidos, se mostró sonriente al lado del presunto abusador “sancionado” McCarrick, sin dejar ver ninguna preocupación ni dar signos de esa indignación que ahora despliega pidiendo la renuncia del primer Papa que ha sancionado duramente al mismo McCarrick.
Gänswein desmiente
También la red mediática (con sus adeptos italianos y estadounidenses) que ha colaborado con Viganò en la redacción del documento y que lo ha impulsado a publicar sus acusaciones durante el viaje de Francisco a Irlanda, ha buscado el patrocinio de Benedicto XVI. Lo dijo al “New York Times” Timothy Busch, abogado conservador, uno de los administradores de la Eternal Wolrd Television Network (EWTN), que recibió hace dos semanas (además de otros periodistas y exponentes del mundo católico conservador) el “dossier” Viganò. Busch dijo al periódico estadounidense que «los responsables de la publicación le aseguraron personalmente que el Papa emérito, Benedicto XVI, ha confirmado la narración del arzobispo Viganò». Pero esta noticia ha sido desmentida por el secretario particular de Joseph Ratzinger, el arzobispo Georg Gänswein, quien declaró para el periódico italiano “La Stampa”: «Lo afirmo con fuerza: es una falsa noticia, ¡una mentira!», y añadió que el Papa emérito ni ha comentado nada sobre el “dossier” ni lo hará.
Terremoto estadounidense
Mientras tanto, la Iglesia en Estados Unidos está en fermentación. El cardenal Daniel Di Nardo, presidente de la Conferencia Episcopal, espera que las cuestiones planteadas por el informe reciban respuestas e insiste en su petición de una visita apostólica a la Iglesia estadounidense. Llegan también diferentes muestras de aprecio y afecto para Viganò, de alguna manera vinculadas con la petición de investigaciones sobre el informe. Curiosamente, hay una vertiente de pastores estadounidenses que, frente a un ataque tan descarado, desplegado el día en el que Francisco celebraba la Jornada Mundial de las Familias, no consideran oportuno manifestar de ninguna manera su cercanía al Papa, pero, por el contrario, expresan inmediata solidaridad a su acusador, quien pide su renuncia. El arzobispo de Filadelfia, Charles Chaput, declaró que no estaba al tanto de elementos que le permitieran comentar la veracidad de las acusaciones del ex nuncio, pero le parecía oportuno dejar claro que tiene un juicio positivo sobre la manera en la que ha actuado el nuncio apostólico, «caracterizado por integridad para con la Iglesia». El obispo de Madison, Robert Morlino, expresó su desilusión por la decisión del Papa de no responder, y escepticismo sobre la «capacidad de los medios de comunicación para analizar con madurez profesional» el informe. También quiso externar su aprecio personal por Viganò, afirmando la necesidad de una investigación ante acusaciones «concretas y reales». Thomas Olmsted, obispo de Phoenix, dijo que no tenía ningún conocimiento sobre los hechos, pero decribió a Viganò como una persona digna de confianza, por lo que pidió que se investigue sobre sus acusaciones. Lo mismo invoca el obispo de la ciudad tejana de Tyler, Joseph Strickland, quien, hablando «como pastor» a los fieles, afirmó que considera creíbles las acusaciones y ordenó a sus sacerdotes que incluyeran esta declaración en las celebraciones dominicales y que la publicaran en los sitios y perfiles de las redes sociales de las parroquias.
«Mentalidad para-cismática»
«Algunos obispos estadounidenses -afirma el profesor Faggioli- parecen tener una mentalidad para-cismática. Para ellos el Papa no existe. Están tan presionados por parte de los laicos y por parte de sus sacerdotes por el escándalo de los abusos que tienen miedo de ser atacados por la calle. Así –continúa el estudioso–, ahora descargan toda responsabilidad sobre el Vaticano para presentarse como los que piden justicia y verdad. Apoyan la petición de Viganò, esperando que dañe a Francisco, pero no se dan cuenta de que dañarán más a Juan Pablo II y a Benedicto XVI».

Crimen resuelto

[Visto: 201 veces]

Policía captura a sujeto que estaría implicado en el crimen de sacerdote jesuita

Personal de la comisaría de Chiriaco capturó a Osman Pitug Wajush, quien se encuentra solicitado por la Sala Supraprovincial Penal de Bagua, por requisitorias vigentes debido a los delitos de homicidio calificado y robo agravado. Además se presume que participó en el crimen del párroco jesuita Carlos Riudavets, el pasado 10 de agosto.
La captura del presunto criminal se realizó en un operativo inopinado en el kilómetro 105 de la carretera de penetración Bagua-Sarameriza.
El operativo estuvo al mando del comandante PNP Juan Jiménez Marvelli, jefe de la DIVOPUS y el personal de la comisaría de Chiriaco al mando del superior PNP Walter Quirós Simón.
Osman Pitug Wajush (29) transitaba por la vía cuando fue intervenido por los custodios del orden, quienes al verificar si tenía requisitoria al sistema Esinpol-PNP, este arrojó que habían dos requisitorias, una por homicidio calificado y otra por hurto agravado, solicitadas por el Juzgado Supraprovincial Penal de Bagua.
El detenido fue trasladado a la comisaría de Bagua para ser entregado al juzgado que solicita su captura, pero al parecer fue enviado a Chachapoyas o Lima para las investigaciones respectivas, ya que se encontraría involucrado en el asesinato del párroco jesuita Carlos Riudavets, ocurrido en la comunidad nativa Yamakai-Entsa, del distrito de Chiriaco, provincia de Bagua, región Amazonas.
Fuente: Diario La República.

¡Dios lo bendiga siempre!

[Visto: 149 veces]

Juan Luis Cipriani, ingeniero, basquetbolista, 40 años de sacerdocio

Por -Posición.pe
Tenía 15 años cuando conocí a Juan Luis Cipriani gracias a Miguel Ferré, mi gran amigo, el impulsor del PAD de la Universidad de Piura. Juan Luis apenas era un cura iniciando su chamba, ingeniero y basquetbolista que llamaba la atención por su entusiasmo y palabra bien puesta, sincera, transparente, llena de coraje.
Tuve la suerte de contar con dos Directores espirituales, ya que junto a Juan Luis, trabajaba Manuel Tamayo, Recoletano y futbolista. Yo soy Recoletano, pero no tan buen futbolista.
Nos juntábamos en tradiciones y pasamos luego a Olivares y Los Andes, donde el Opus Dei nos brindaba ocasiones de Fe, deporte, estudios, sana competencia y momentos de reflexión. Allí, con Emilio Arizmendi –Recoletano y ahora Sacerdote y Vicario de la Obra–  sembramos lo mejor de cada uno, con el más absoluto respeto e identidad.
Juan Luis, me resultaba difícil decirle su título –peor ahora que es su eminencia-, bendijo las bodas de plata y las de oro de mis padres. Me regaló oficiar mi matrimonio, viniendo desde Ayacucho en tiempos del terrorismo. Lo hizo porque es mi amigo, amigo de verdad.  Y le dijimos en gratitud y anuncio que queríamos que nos case el futuro Cardenal y Primado de la Iglesia Católica del Perú. Y así fue, nos casó y es el Cardenal.
El tiempo sigue pasando, la amistad sigue sembrando. La vida golpea en el alma, en el corazón, en las ideas, nunca en las palabras. A Juan Luis le han golpeado y fuerte, pero resiste, y hasta devuelve el golpe con una oración por los que no entienden su rol como sacerdote, como hombre de Dios, pero le buscan algo para darle más golpes y Juan Luis, como buen basquetbolista, mira el tablero donde anotar una palabra de Fe, no se lanza al vacío ni a la tribuna.
La última vez que conversamos en privado, me dijeron que use diez minutos solamente porque tiene muchas reuniones, una agenda larga. Como yo trabajaba en Huancayo, mi carácter se volvió más andino, así que hablamos y nos reímos dos horas, como es costumbre de viejos amigos.
Un cura en estos tiempos, es objeto de miradas de odio, porque la Fe no se vende como la política, ni traiciona como los políticos. La grandeza de la Fe persiste los tiempos y los ataques, eso les duele a los irritados ante la Fe.
Hace 40 años que conozco a Juan Luis Cipriani, ingeniero, basquetbolista, Arzobispo y Cardenal. Pero lo que más me asombra y enorgullece, es mi amigo sacerdote, el de las tertulias, la meditación y el Retiro, el del abrazo en la oración, el que inspira en los Diálogos de Fe, aquel de la valentía de ser Católicos en un mundo tan complicado.
Van 40 años de sacerdocio y 40 años de amistad, y seguimos caminando, sobre estrechos valles donde nos lanzan rocas enormes, por delgados rumbos donde tiran fuego, por momentos difíciles que necesitan perdón, y en todos esos duros instantes, la Palabra de Dios, la lleva nuestro Pastor, el Cardenal de todos, Juan Luis Cipriani.

450 años de los jesuitas en el Perú

[Visto: 152 veces]

Congreso Internacional Obreros Incansables

Congreso Internacional por los 450 años de la llegada de los jesuitas al Perú organizado por académicos de la PUCPUARMUP (Proyecto Estudios Indianos) y la Oficina de Archivo y Patrimonio de la Compañía de Jesús en el Perú. Participarán especialistas en la investigación sobre los jesuitas en el Perú y Latinoamérica venidos de Boston College, Ecole des Hautes Études en Sciences Sociales de Paris, Sorbonne Paris 3-Nanterre, Universidad de Tübingen, Max Planck Institut, UNAM, Iberoamericana de México, Autónoma de Chile, Proyecto Estudios Indianos (UP), UNMSM, PUCP y UARM, quienes comunicarán sus aportes en la filosofia, la educación, el arte, la espiritualidad, la ciencia y la industria jesuita en el Perú y Latinoamérica.
El Congreso se realizará en las tres sedes (UARM, PUCP y UP) desde el 22 al 24 de agosto.La imagen puede contener: 5 personas, personas sentadas e interior

Sepultan a sacerdote jesuita asesinado en comunidad nativa de Bagua

Por Hugo Anteparra-Diario El Comercio.
Miembros de la comunidad nativa de la etnia awajun dieron el último adiós al sacerdote jesuita Carlos Riudavets (73), asesinado en su residencia del colegio Valentín Salegui, Fe y Alegría N°55, ubicado en la localidad de Yamakentsa, en el distrito de Chiriaco, provincia de Bagua (Amazonas).
Antes del sepelio, el féretro del sacerdote fue llevado al parque de Chiriaco, donde realizaron una breve ceremonia a cargo del alcalde Otoniel Danducho, quien solicitó que el caso sea investigado y se capture a los responsables del crimen que conmocionó a la población de Bagua.
Fuentes policiales revelaron que el sacerdote se quedó a dormir solo en su residencia, y en la madrugada habría sido sorprendido al menos por dos personas, quienes antes de asesinarlo lo golpearon en diversas partes del cuerpo, tal como lo señala el certificado de necropsia.
Los asesinos no solo sabían que el sacerdote estaba solo, sino también que los alumnos recién llegarían el lunes 13. Agentes de Investigación Criminal de la Región Policial Amazonas realizan operativos en terminales portuarios y carreteras de penetración a Bagua para dar con la ubicación de los asesinos.
Los restos de Carlos Riudavets SJ fueron sepultados en la capilla del distrito de Chiriaco, donde estuvieron presentes las principales autoridades de la provincia y de la Iglesia Católica.

San Maximiliano Kolbe, mártir del siglo XX

Este 14 de agosto se celebra a San Maximiliano Kolbe, sacerdote y miembro de la orden de los frailes menores conventuales, que murió mártir en un campo de concentración nazi al ofrecer su vida a cambio por la de un padre de familia condenado a muerte.
Aquí algunos datos curiosos sobre la vida de este santo del siglo XX:

1. Se le apareció la Virgen María cuando era niño

San Maximiliano Kolbe nació el 8 de enero de 1894 en la ciudad polaca de Zundska Wola, ocupada en ese entonces por Rusia.
Cuando era niño realizó una travesura que su madre le reprochó. Tiempo después, ella vio que su hijo Maximiliano había cambiado de actitud y que frecuentemente oraba llorando ante un pequeño altar.
El pequeño le dijo: “Mamá, cuando me reprochaste, pedí mucho a la Virgen que me dijera lo que sería de mí. Lo mismo en la iglesia, le volví a rogar. Entonces se me apareció la Virgen, teniendo en las manos dos coronas: una blanca y otra roja”.
“La blanca significaba que perseveraría en la pureza y la roja que sería mártir. Contesté que las aceptaba… (las dos). Entonces la Virgen me miró con dulzura y desapareció”.

2. Fue muy devoto de la Inmaculada Concepción

San Maximiliano siempre fue muy devoto de la Inmaculada Concepción. En 1917 fundó un movimiento llamado “La Milicia de la Inmaculada”, el cual se consagró a la Virgen María para luchar con todos los medios por la construcción del Reino de Dios en todo el mundo.
También inició la publicación de una revista mensual llamada “Caballero de la Inmaculada”, orientada a promover el conocimiento, el amor y el servicio a la Madre de Dios.
Comenzó en 1922 con un tiraje de 500 ejemplares y para el año 1939 alcanzaría cerca del millón de ejemplares publicados.

3. Se ofreció para ir como misionero a Japón

Luego de que el Papa Pío XI solicitara sacerdotes para ir a las misiones, en 1931 el santo se ofreció como voluntario y viajó a Japón.
Allí fundó una nueva ciudad dedicada a la Inmaculada (“Mugenzai No Sono”) y publica su revista “Caballero de la Inmaculada” en idioma japonés (“Seibo No Kishi”). Regresó a Polonia en 1936.

4. Fue condenado a morir de hambre en una celda y sobrevivió

Durante la Segunda Guerra Mundial fue apresado y enviado a campos de concentración en Alemania y Polonia, aunque fue liberado. Sin embargo, en 1941 los nazis volvieron a detenerlo y lo destinaron al campo de concentración de Auschwitz.
A pesar de las limitaciones y dificultades para ejercer su ministerio sacerdotal, atendió a los prisioneros y les transmitió el consuelo de la Virgen María.
El 3 de agosto de ese año, un preso escapó y como represalia el comandante del campo ordenó escoger a diez cautivos para ser condenados a morir de hambre. San Maximiliano ofreció su vida a cambio de la del sargento polaco Franciszek Gajowniczek, quien había suplicado: “Dios mío, yo tengo esposa e hijos”.
En esa celda, el sacerdote alentó en la fe a sus compañeros, con oraciones y cantos. Dos semanas después, solo el santo permanecía con vida. Necesitando la celda para otros reos, los nazis decidieron acabar su vida inyectándole ácido carbólico en la vena.

5. El Papa Francisco visitó su tumba

Durante su visita al campo de concentración nazi de Auschwitz, en el marco de su viaje apostólico a Polonia por la Jornada Mundial de la Juventud Cracovia 2016, el Papa Francisco conoció la “celda del hambre” donde fue encerrado San Maximiliano Kolbe hasta el día de su muerte, el 14 de agosto de 1941.
En el oscuro recinto, en cuyas paredes hay una placa recordatoria y un grabado de las víctimas con tres cirios al centro, el Santo Padre se sentó y oró solo y en silencio por cerca de seis minutos.

6. En Polonia existen los frailes bomberos de San Maximiliano

En 1927, el Santo fundó la “Ciudad de la Inmaculada” en el convento franciscano de Niepokalanów, a 40 kilómetros de Varsovia.
Desde hace más de 80 años aquel lugar cuenta con un Cuerpo de Bomberos Frailes de San Maximiliano María Kolbe.
En 1928, Kolbe reunió y dijo a los frailes: “esto lo hemos recibido de la gente, no es nuestro, por lo que tenemos que asegurarnos de que no se destruya”. Pronto se pusieron manos a la obra y organizaron una guardia contra incendios.

VIII Congreso Nacional de Antropología

[Visto: 152 veces]

1 ANTROPOLOGÍA FÍSICA Y FORENSE

Criminalística, identificación forense, error de tipo, edad aparente, tanatología, tofonomía, análisis de restos óseos, peritaje sociocultural.

2 ANTROPOLOGÍA, TURISMO Y PATRIMONIO CULTURAL

Arqueología, historia, puesta en valor, impactos del turismo, experiencias de turismo, importancia actual, museología, análisis de flujos turísticos, servicios turísticos, recursos culturales, arte, folklore, identidad, retos y estrategias, políticas culturales.

3 ANTROPOLOGÍA Y PROBLEMÁTICA RURAL

Campesinado, terrorismo, rondas campesinas, uso de la tierra y del agua, territorialidad campesina, marginalidad, movimientos campesinos, organizaciones campesinas, agricultura, cuencas, redes de intercambio, organización política y autoridades, pobreza rural, políticas sociales, conflictos, desarrollo, responsabilidad social, liderazgo.

4 ANTROPOLOGÍA Y PROBLEMÁTICA URBANA

Migraciones, delincuencia, organizaciones provinciales y regionales, crecimiento demográfico, pobreza urbana, desempleo, crisis del transporte en grandes ciudades, infraestructura urbana. Políticas sociales, conflictos, liderazgos.

5 ANTROPOLOGÍA Y PROBLEMÁTICA AMAZÓNICA

Comunidades nativas, explotación de recursos naturales, lenguas nativas, minería y empresas extractivas, políticas sociales, conflictos, liderazgos y territorios.

6 ANTROPOLOGÍA Y SALUD

Medicina tradicional, el curanderismo, políticas sociales, salud intercultural, salud pública, medicina amazónica, medicina moderna.

7 ANTROPOLOGÍA DEL PARENTESCO, GÉNERO Y VIOLENCIA

Familia, conflictos y violencia, interculturalidad, matrimonio, compadrazgo, sexualidad, homosexualidad, roles, derechos.

8 ANTROPOLOGÍA Y DESARROLLO

Antropología aplicada, promoción, desarrollo rural y urbano, cambio social, interculturalidad, modernidad.

9 ANTROPOLOGÍA Y RELIGIÓN

La religión y diversidad, cultura religiosa, organizaciones religiosas, fundamentalismos, rituales y simbolismos, chamanismo y brujería.

10 ANTROPOLOGÍA DEL AMBIENTE

Ecología y medio ambiente, problemas ambientales, minería y contaminación, canon minero y programas ambientales, interculturalidad, ecosistemas, culturas ecológicas.

11 ANTROPOLOGÍA DE LA EDUCACIÓN

Políticas educativas, educación intercultural, problema de la educación rural y urbana, desigualdades, oportunidades, idiomas, educación e industria, comparaciones con otros países, pruebas internacionales y sistemas de acreditación internacional.

12 ANTROPOLOGÍA DE LA ALIMENTACIÓN

Políticas, permisos y prácticas alimentarias, alimentación saludable, drogas, alimentos tradicionales, alimentos transgénicos, cultura culinaria, enfermedades y sobrepeso, nutrición y deporte.

13 ​FORMACIÓN ANTROPOLÓGICA

Publicaciones, líneas de investigación, ley universitaria y escuelas de antropología, colegio de antropólogos, propuestas para la comunicación, convenios e interrelación entre escuelas de antropología.

14 ANTROPOLOGÍA VISUAL

Fotografía, métodos audiovisuales, teorías,tecnologías de la información y comunicación, proyección de documentales.

Epifanio

[Visto: 86 veces]

Egipto, homicidio en monasterio. Asesinado el obispo copto Epifanio

Por Gianni Valente- Vatican Insider.
Era un hombre de oración y comunión Anba Epifanio, obispo copto ortodoxo y abad del monasterio de San Macario el grande. Celebraba el martirio cristiano como imitación de Cristo y experiencia de victoria, señal de una fe que no se cansaba de pedir al Espíritu Santo el don de la plena comunión “entre nosotros los cristianos”. Ha sido asesinado en su monasterio, al alba, mientras se dirigía a la iglesia para recitar con los demás monjes las oraciones de la mañana. Y su muerte aparece connotada por un rasgo martirial. Todavía más si a asesinarlo no han sido los yihadistas o algún ladrón llegado desde fuera sino alguien –hipótesis inquietante que por el momento no se excluye- que participaba en la vida ordinaria de su comunidad monástica.
La Iglesia copta ortodoxa, a través de su portavoz, ha hablado de “incertidumbres entorno a las circunstancias de la muerte de Anba Epifanio”. Su cuerpo ha sido encontrado en un pozo de sangre al alba del domingo 29 de julio, a lo largo del itinerario que esa misma lo debería haber conducido de su dormitorio a la iglesia. Según las reconstrucciones de los medios locales, el obispo habría sido golpeado en la cabeza con un objeto pesado y puntiagudo. En las investigaciones dispuestas por las autoridades judiciales han sido interrogados los miembros de su comunidad monástica para encontrar indicios que ayuden a individuar al autor y el motivo del homicidio. Mientras el Patriarca copto ortodoxo Tawadros II sigue a través de algunos enviados personales el desarrollo del trágico suceso ocurrido en una comunidad monástica que es muy querida por él por tantos motivos.
En la historia reciente de la cristiandad copta, el monasterio de San Macario el grande (Dayr Anba Maqar), en la región de Wadi Natrun, no es un lugar cualquiera. A partir de finales de los años sesenta del siglo pasado, ese monasterio se convirtió en el centro de irradiación de la obra espiritual de Matta el-Meskin, una de las figuras más luminosas del renacimiento del monaquismo copo en la segunda mitad del siglo XX, a través de la línea que perpetua la tradición de los ’Padres del Desierto’. Sus relaciones con la jerarquía de la Iglesia copta y sobre todo con el Patriarca Shenuda III fueron complicadas y a momentos conflictivas, precisamente en los años en los que el renacimiento del movimiento monástico en Egipto se convertía en un instrumento para descubrir el tesoro de la fe, salvaguardado durante siglos de la dominación musulmana.
Desde su llegada a Dayr Anba Maqar, Matta el-Meskin había sabido dar vida de nuevo al monasterio, había atraído numerosos discípulos. El monje –como ha recordado el estudioso Alberto Elli en su intervención durante el Convenio de la Comunidad de Bose dedicado a Matta el Meskin en mayo de 2016- “había comenzado a conducir una propia acción ecuménica desligada de la del patriarca Shenuda III. Por ejemplo, Matta el-Meskin había adoptado una actitud conciliadora sobre la cuestión del Filioque”. En consecuencia, papa Shenuda había prohibido vender en las librerias parroquiales las obras de Matta el-Meskin.
También Epifanio –como el actual patriarca Tawadros II- había sido influenciado durante su formación por la figura de Matta el Meskin. En ciertas resistencias suscitadas por el magisterio espiritual de Tawadros se encuentra todavía rastro de los contrastes que opusieron Matta el Meskin al patriarca Shenuda. 64 años, nacido en Tanta, licenciado en Medicina, Anba Epifanio entró en el monasterio en 1984 y fue ordenado sacerdote en 2002. Los monjes del monasterio lo eligieron como abate en febrero de 2013, menos de tres meses después de que Tawadros II se convirtiera en patriarca. Del nuevo patriarca, Epifanio había recibido la petición de continuar la obra para llevar el monasterio de San Macario a su antiguo esplendor.
Su mensaje durante el Convenio ecuménico de espiritualidad ortodoxa organizado por la Comunidad monástica de Bose sobre “Martirio y comunión”, en septiembre de 2017, había ofrecido una contribución importante para desmarcarse de los malentendidos difundidos a propósito, de manera cada vez más vergonzosa, sobre la naturaleza y las dinámicas propias e incomparables del martirio cristiano: “El martirio en la Iglesia copta -recordó Anba Epifanio- es una realidad viva que nunca se ha interrumpido en el curso de la historia. Pensábamos que, con el progreso tecnológico, la globalización de los medios modernos de comunicación, la lucha de los pueblos y las naciones por una vida mejor y la difusión de los derechos humanos, el fenómeno del martirio desaparecería y quedaría relegado al pasado. Sin embargo nuestra Iglesia continúa ofreciendo nuevos mártires todos los días.

Ignacio de Loyola y la mula sabia

Por RAMON IRIGOYEN– Diario El País.
Se cumple el 31 de julio, los 450 años de la muerte de Ignacio de Loyola, y la portada de la revista Historia 16, que compro en un quiosco próximo al parque del Oeste, viene con este titular: “El desconocido Ignacio de Loyola”. ¿Es Ignacio de Loyola un desconocido? Para ver qué opinan los jesuitas telefoneo al convento que la Compañía de Jesús tiene en la calle de Diego de León. Pero, ay, nadie coge el teléfono -algo que se comprende bien: en Madrid cae azufre inflamado del cielo- y, como el termómetro no baja, renuncio a investigar en otras casas de la Compañía de Jesús dispersas por las calles de Maldonado, Almagro, Fernán González, Pablo Aranda, por mencionar sólo las sedes más visibles.
Como haría mi maestro Montaigne en un caso así, me pregunto: ¿qué sabes tú de Ignacio de Loyola? Y me respondo: sé que, en una ocasión, el santo sintió el deseo de matar a un árabe porque habló mal de la Virgen. Recurro, pues, a las Obras completasde San Ignacio de Loyola que han dormido, durante tantos años, el sueño de los justos en una estantería sin haberles dedicado ni un solo minuto de mi vida. Estas Obras completas están vírgenes de lectura pero ha llegado el momento de ver de qué tratan.
Aplazando por si acaso la investigación sobre si Ignacio de Loyola quiso matar o no a aquel árabe o si esta historia es un recuerdo mío erróneo voy directo a la magnífica cronología del santo que, con tanto rigor intelectual, nos da el jesuita Ignacio Iparraguirre en esta edición de Obras completas.
Tras su viaje a Tierra Santa y su estancia en Barcelona, donde estudia gramática, Ignacio de Loyola viene en 1526 a Alcalá de Henares a estudiar Artes. En Alcalá sufrió tres procesos. Fue condenado y terminó en la cárcel, pues lo tenía enfilado el vicario alcalaíno Juan Rodríguez de Figueroa. Hacia el 21 de junio de 1527 Ignacio de Loyola salió de la cárcel y se fue para Salamanca. Como era un intruso en teología -no tenía entonces estudios oficiales en esta ciencia divina- y, sin embargo, predicaba, fue de nuevo procesado y conoció también la cárcel en aquella ciudad bañada por el Tormes.
En la Autobiografía del santo confirmo que, tras un encuentro con un árabe que no creía en la virginidad de la Virgen después del parto, sintió el deseo de apuñalarlo.
El árabe se despidió diciendo que iba a una villa próxima. Ignacio de Loyola siguió su camino y de pronto le hirvió la sangre. ¿Por qué no he sido contundente con este moro -así lo llama él- blasfemo? ¿No es mi deber devolverle su honra a la Virgen? Y el futuro santo escribe literalmente que sentía deseos de ir a buscar a aquel moro y darle de puñaladas por lo que había dicho. ¿Lo apuñalo o no lo apuñalo?, se preguntaba Ignacio de Loyola sin saber qué decisión tomar. Y, como tomar una decisión a veces es difícil incluso para un futuro santo, tomó la determinación de dejar ir a la mula con la rienda suelta hasta el lugar en que se dividían los caminos. Y al fin lo vio claro: si la mula tomaba el camino de la villa, él buscaría al árabe y le daría de puñaladas. Pero, si la mula no tomaba el camino de la villa, sino la dirección del camino real, él dejaría de irse a encontrar con el árabe. Ignacio de Loyola lo hizo así y cuenta en su Autobiografía que Dios Nuestro Señor quiso que, aunque el camino de la villa era muy ancho y muy bueno, la mula tomara el camino real, y dejara el camino de la villa. La Autobiografía de Ignacio de Loyola es apasionante. La fuerza física de Ignacio, su carácter colérico, sus éxtasis -es decir, sus delirios alucinatorios-, su extraordinaria capacidad para crear equipos, su salvaje fe en Dios y su clarividente instinto para acercarse con éxito al poder en todas sus manifestaciones -terrenales y religiosas- lo convierten en un personaje tan peligroso como fascinante.