Harvey intocable

[Visto: 43 veces]

Colchado celebra sus 50 años con torta alusiva al allanamiento a casa de Dina Boluarte

Jefe de la Diviac festejó a lo grande

El jefe de la División de Investigación de Delitos de Alta Complejidad (Diviac), Harvey Colchado, celebró su cumpleaños con un curioso pastel, se le vio adornado con dibujos en una imagen donde se encontraba fuera del domicilio de la presidenta Dina Boluarte.
“Dime de qué presumes, te diré de qué careces”, comentaron los usuarios de internet al ver las graciosas imágenes.
Un muñeco de cerámica, en alusión al agente de la Policía, sostiene un muñeco de comba con el que golpea una puerta. ¿Coincidencias con el reciente allanamiento a la casa de la mamá de todos los peruanos?
Lo cierto es que diversos usuarios de redes sociales no reaccionaron de la manera alegre, como probablemente lo hizo Colchado al apagar las velitas. Algunos de ellos relacionaron la torta como una burla al ingreso forzado a la casa de Dina Boluarte.
Peor aún cuando, entre las imágenes difundidas, muestran una del jefe de la Diviac en la puerta de la casa de Boluarte, cuando con su teléfono realizaba las coordinaciones antes del descerraje.
En la decorada imagen se ve como si el Harvey Colchado estuviera sosteniendo unos relojes y en su cabeza reluce un gorro en forma de cono típico de fiestas.
Fuente: Diario EXPRESO.

Trump infunde cristianismo

[Visto: 71 veces]

Al finalizar muchos de sus mítines con un ritual eclesiástico y presentar sus procesamientos como persecución, el expresidente exige (y recibe) nuevos niveles de devoción por parte de los republicanos.
Por Michael Bender– The New York Times
Conocido desde hace mucho tiempo por sus representaciones teatrales improvisadas y volátiles, el expresidente Donald J. Trump ahora tiende a terminar sus mítines con una nota solemne.
Una música suave y reflexiva llena el lugar mientras el silencio cae sobre la multitud. El tono de Trump se vuelve reverente y sombrío, lo que llevó a algunos seguidores a inclinar la cabeza o cerrar los ojos. Otros levantan las palmas abiertas en el aire o murmuran como si oraran.
En este momento, la audiencia de Trump es su congregación, y el expresidente su pastor mientras ofrece un final de aproximadamente 15 minutos que evoca un llamado al altar evangélico, la emotiva tradición que concluye algunos servicios cristianos en los que los asistentes se acercan para comprometerse a su salvador.
La gran mayoría silenciosa está aumentando como nunca antes y bajo nuestro liderazgo”, recita desde un teleprompter en una versión típica del guión. “Rezaremos a Dios por nuestra fuerza y ​​por nuestra libertad. Oraremos por Dios y oraremos con Dios. Somos un movimiento, un pueblo, una familia y una nación gloriosa bajo Dios”.
El ritual meditativo podría parecer incongruente con el estridente epicentro del movimiento conservador de la nación, pero el credo político de Trump es uno de los ejemplos más crudos de su esfuerzo por transformar al Partido Republicano en una especie de Iglesia de Trump. Su insistencia en la devoción y la lealtad absolutas se puede ver en todos los niveles del partido, desde el Congreso hasta el Comité Nacional Republicano y los votantes de base.
La capacidad de Trump para convertir la pasión de sus seguidores en piedad es crucial para comprender cómo sigue siendo el líder republicano indiscutible a pesar de guiar a su partido a repetidos fracasos políticos y mientras enfrenta docenas de cargos por delitos graves en cuatro casos penales. Su éxito al retratar esos procesamientos como persecuciones –y advertir, sin fundamento, que sus seguidores podrían ser el siguiente objetivo– ha alimentado el entusiasmo por su candidatura y lo ha colocado, una vez más, en una posición para capturar la Casa Blanca.

Definitivamente ha sido elegido por Dios

Trump ha desafiado durante mucho tiempo la sabiduría convencional como un héroe evangélico improbable pero irrefutable.
Ha estado casado tres veces, ha sido acusado repetidamente de agresión sexual, ha sido condenado por fraude comercial y nunca ha mostrado mucho interés en los servicios religiosos. La semana pasada, días antes de Pascua, publicó en su plataforma de redes sociales un video de estilo infomercial en el que se vende una Biblia de 60 dólares que viene con copias de algunos de los documentos fundacionales de la nación y la letra de la canción de Lee Greenwood “God Bless the USA”.
Pero si bien Trump está ansioso por mantener el apoyo de los votantes evangélicos y presentar su campaña presidencial como una batalla por el alma de la nación, ha tenido cuidado de no hablar directamente en términos mesiánicos.
“Este país tiene un salvador, y no soy yo; es alguien mucho más alto que yo”, dijo Trump en 2021 desde el púlpito de la Primera Iglesia Bautista en Dallas, cuya congregación supera las 14,000 personas.
Aún así, él y sus aliados se han acercado cada vez más a la comparación con Cristo.
El año pasado, la representante Marjorie Taylor Greene, republicana de Georgia y aliada cercana de Trump, dijo que tanto el expresidente como Jesús habían sido arrestados por “gobiernos radicales y corruptos”. El sábado, Trump compartió un artículo en las redes sociales con el titular “La crucifixión de Donald Trump”.

Trump ha tenido mayor cuidado de no hablar directamente en términos mesiánicos

También es el último de una larga lista de presidentes y candidatos presidenciales republicanos que han dado prioridad a los votantes evangélicos. Pero muchos votantes cristianos conservadores creen que Trump superó a sus predecesores en el cumplimiento de sus promesas, señalando especialmente la mayoría conservadora que instaló en la Corte Suprema que anuló el derecho federal al aborto.
Trump ganó una abrumadora mayoría de votantes evangélicos en sus dos primeras contiendas presidenciales, pero pocos –incluso entre los asistentes a sus manifestaciones– lo comparan explícitamente con Jesús.
En cambio, es más probable que el rebaño trumpiano lo describe como una versión moderna de héroes del Antiguo Testamento como Ciro o David, figuras moralmente imperfectas escogidas personalmente por Dios para liderar misiones profundas destinadas a lograr la justicia atrasada o resistir el mal existencial.
“Definitivamente ha sido elegido por Dios”, dijo Marie Zere, una corredora de bienes raíces comerciales de Long Island que asistió a la Conferencia de Acción Política Conservadora en febrero en las afueras de Washington, DC. “Él todavía está sobreviviendo a pesar de que toda esta gente viene tras él, y yo no sé de qué otra manera explicar eso además de la intervención divina”.
Para algunos de los partidarios de Trump, los ataques políticos y los peligros legales que enfrenta son nada menos que bíblicos.
“Lo han crucificado peor que a Jesús”, dijo Andriana Howard, de 67 años, que trabaja como encargada de comida en un restaurante en Conway, Carolina del Sur.

Un arma política y vulnerabilidad

El núcleo sólido y devoto de votantes de Trump ha formado una de las fuerzas más duraderas de la política estadounidense, lo que le otorga una clara ventaja sobre el presidente Biden cuando se trata de inspirar a sus partidarios.
El cuarenta y ocho por ciento de los votantes de las primarias republicanas están entusiasmados con que Trump se convierta en el candidato republicano, y el 32 por ciento está satisfecho pero no entusiasmado con ese resultado, según una encuesta reciente del New York Times/Siena College. Sólo el 23 por ciento de los demócratas dijeron que estaban entusiasmados con Biden como su candidato, y el 43 por ciento estaba satisfecho pero no entusiasmado.
Nuestros reporteros políticos.  Los periodistas del Times no pueden respaldar ni hacer campaña a favor de candidatos o causas políticas. Eso incluye participar en mítines y donar dinero a un candidato o causa.
La intensidad de los partidarios más comprometidos de Trump también ha influido en las decisiones de campaña del expresidente, según dos personas familiarizadas con las deliberaciones internas. La capacidad de su equipo para contar con votantes que emitirán su voto con pocas indicaciones adicionales significa que parte del dinero que de otro modo se gastaría en operaciones de participación puede invertirse en personal de campo, anuncios de televisión u otras formas de ayudar a Trump.
Pero los demócratas también ven una ventaja. Gran parte del apoyo de Biden proviene de votantes profundamente opuestos a Trump, y los asesores del presidente ven una oportunidad para asustar a los votantes indecisos moderados para que apoyen a Biden al presentar el movimiento de Trump como una creación parecida a una secta empeñada en restringir el derecho al aborto y socavar el derecho al aborto. democracia.
El gobernador Gavin Newsom de California, un importante aliado demócrata de Biden, señaló una presencia en línea cada vez más agresiva de la campaña de reelección del presidente, que ha tratado de presentar a Trump como propenso al extremismo religioso.
“Aquí hay una gran oportunidad”, dijo Newsom en una entrevista. “Trump se define muy fácilmente y refuerza esa definición una y otra vez. Y Biden tiene una campaña que puede convertir eso en un arma ahora”.

¿Realmente le importan los evangélicos? No sé

La combinación de política y religión que hace Trump no es un fenómeno nuevo. El cristianismo ha ejercido durante mucho tiempo una fuerte influencia en el gobierno estadounidense, y la mayoría de los votantes se identifican como cristianos incluso cuando el país se vuelve más secular. Según Gallup, el 68 por ciento de los adultos dijeron que eran cristianos en 2022, frente al 91 por ciento en 1948.
Pero mientras el expresidente intenta establecerse como el único y verdadero líder republicano, los matices religiosos han invadido su tercera campaña presidencial.
Los correos electrónicos de recaudación de fondos redactados con benevolencia en su nombre prometen amor incondicional en medio de solicitudes de contribuciones de tan solo cinco dólares.
Incluso más que en sus campañas anteriores, está enmarcando su candidatura para 2024 como una lucha por el cristianismo, diciendo en una convención de emisoras cristianas que “al igual que en las batallas del pasado, todavía necesitamos la mano de nuestro Señor”.
En su plataforma de redes sociales en los últimos meses, Trump ha compartido un boceto estilo sala de tribunal de sí mismo sentado junto a Jesús y un video que proclama repetidamente: “Dios nos dio a Trump” para liderar el país.
La aparente efectividad de tales tácticas ha convertido a Trump en el primer político importante del país en separar exitosamente el carácter de la política para los votantes religiosos, dijo John Fea, profesor de historia en la Messiah University, una escuela evangélica en Pensilvania.
Trump ha dividido el átomo entre carácter y política”, dijo Fea. “Lo hizo porque es realmente el primero en escuchar sus quejas y tomarlas en serio. ¿Realmente le importan los evangélicos? No sé. Pero ha creado un mensaje para atraerles directamente”.

Apoyo de pastores locales

Los mítines de Trump siempre han sido una especie de cruce entre un concierto de rock y una renovación de tiendas de campaña. Cuando Trump comenzó a reducir sus mítines con temas ambientales, muchos los relacionaron con temas musicales similares del movimiento conspirativo QAnon, pero la campaña se distanció de esa noción.
Steven Cheung, portavoz de Trump, dijo en un comunicado: “El presidente Trump ha utilizado el final de sus discursos para establecer un claro contraste con los últimos cuatro años de la desastrosa presidencia de Joe Biden y exponer su visión para que Estados Unidos vuelva a estar en pie”.
Pero el cambio ha ayudado a convertir los mítines de Trump en una experiencia más estéticamente eclesiástica.
Un mitin de Trump en Las Vegas en enero comenzó con una oración de Jesús Márquez, un anciano de una iglesia local, quien citó las Escrituras para declarar que Dios quería que Trump regresara a la Casa Blanca.
“Dios está de nuestro lado, está del lado de este movimiento”, dijo Márquez, quien fundó el American Christian Caucus, un grupo de base.
Y en un mitin en Carolina del Sur en febrero, Greg Rodermond, pastor de Crossroads Community Church, oró para que Dios interviniera contra los oponentes políticos de Trump, argumentando que estaban “tratando de robar, matar y destruir a nuestro Estados Unidos”.
“Padre, nos hemos reunido aquí hoy en unidad para que nuestra nación recupere su grandeza”, continuó el Sr. Rodermond, “y, Dios, creemos que has elegido a Donald Trump como un instrumento en tus manos para este propósito”.
Pero algunos conservadores cristianos se resisten a unirse a sus hermanos para despejar un camino directo desde las ornamentadas puertas de Mar-a-Lago hasta las nacaradas puertas del Cielo.
Russell Moore, ex presidente del brazo de políticas públicas de la Convención Bautista del Sur, dijo que las manifestaciones de Trump se habían desviado hacia “territorio peligroso” con el llamado al altar y las oraciones iniciales de predicadores que describen a Trump como un enviado del cielo.
Reclamar una autoridad divina o el respaldo de Dios para un candidato político significa que no se puede cuestionar ni oponerse a esa persona sin oponerse también a Dios”, dijo el Sr. Moore. “Eso es una violación del mandamiento de no tomar el nombre del Señor en vano”.

La supuesta mentira del Rolex

[Visto: 68 veces]

Oscar Nieves Vela dijo que la presidenta ha visitado su estudio jurídico. Composición RPP

Por Martha Meier Miró Quesada- Diario EXPRESO.
Las mentiras son parte del tejido de la vida social”, concluyó en 1996, Bella DePaulo, psicóloga y profesora en la Universidad de Virginia.
Sostuvo que mientras algunas mentiras destruyen las relaciones y la confianza, otras cumplen roles como suavizar situaciones incómodas o proteger un ego frágil.
En el supuesto negado de que la presidente Boluarte, el gobernador de Ayacucho, Oscorima, y el prestigioso abogado Abanto hubiesen mentido, sin duda sería para “suavizar situaciones incómodas”.
La psicología moderna ha estudiado la mentira. En las “piadosas o blancas”, es donde encajaría la supuesta falsedad del reloj, el arete, y etc. Según estudios del Dr. Christian L. Hart, profesor de Psicología de la Universidad de Mujeres de Texas (TWU) “se cuentan mentiras piadosas cuando decir la verdad sería excesivamente complicado o incómodo.
Éstas permiten censurar verdades perjudiciales, reformular hechos socialmente incómodos […] Algunos sostienen que la capacidad de formular una mentira piadosa razonable y aceptable, en lugar de soltar la ofensiva, honesta verdad, es considerada una marca de civilidad y madurez. Otros estudios demuestran que quienes siempre dicen la verdad, incluso cuando es embarazosa y dolorosa, no son aptos para encajar en la sociedad moderna”.
Ahora, asociar el llamado “caso Rolex” a la corrupción no tiene sentido. No tiene vínculo alguno con el monto cuya entrega anunció Boluarte, en Ayacucho al gobierno regional, encabezado por ¿“su fan enamorado”?
La Presidencia de la República no puede ir regalando dinero simplemente porque es el Congreso quien aprueba la Ley de Presupuesto Público, como ya se hizo hace algunos meses. El texto consensuado con el MEF prioriza: educación, salud, transporte, orden público, previsión y protección social. Las cifras están escritas en piedra con suficientes candados para evitar, justamente, que se malgaste el dinero de los contribuyentes.
El monto anunciado por Boluarte en Ayacucho, está necesariamente en el presupuesto 2024. Si no lo estuviere, pues la señora sería desaforada, vacada y nueva vecina de Barbadillo.
Los relojes son una distracción de la investigación preliminar abierta por el fiscal Chinchay a Gustavo Gorriti, y sus aparentes títeres, los fiscales especiales del caso ‘Lava Jato’, Domingo Pérez y Rafael Vela. A saber, funcionales a Gorriti para la persecución a Keiko Fujimori y el perverso cerco a Alan García.
Y, sin embargo, nos lanzamos contra Boluarte porque desafiar la estructura de poder hace que nuestros cerebros de primate, de la tribu hominini, se sienta bien; esto según lo estudiado por la doctora Loretta Graziano Breuning, profesora emérita de la Universidad Estatal de California East Bay.
Graziano escribe: “Los políticos tergiversan los hechos escandalosamente, pero cuando tus compañeros lo hacen lo pasas por alto. Incluso tú mismo no puedes evitarlo porque nuestros cerebros reciben más información de la que pueden procesar.
Cada cerebro filtra y se ordena con conexiones creadas a partir de sus propias experiencias. Es a edad temprana cuando la mielina para las conexiones, se crean. Las neuronas espejo se conectan con la experiencia de las personas observadas.
Si creces escuchando culpar a los políticos de toda frustración, tu cerebro se conectará para repetirlo”.
Kamisaki

Dirección Nacional de Inteligencia
Por Ángel Páez- La República.
Como parte del proceso de reestructuración y fortalecimiento de la Dirección Nacional de Inteligencia (DINI), el presidente Ollanta Humala designó como director ejecutivo al capitán en retiro de la ex Guardia Civil, Iván Kamisaki Sotomayor.
El 11 de diciembre del 2012, como parte de las facultades legislativas concedidas por el Congreso, Humala suscribió el Decreto Legislativo Nº1141 que redefine los objetivos, las facultades y los ámbitos de acción de la DINI.
También modificó la estructura organizativa de la entidad. Suprimió el cargo de subdirector y en su lugar estableció la Dirección Ejecutiva, que es la posición que ocupará Iván Kamisaki, con funciones más amplias vinculadas a operaciones de inteligencia.
El jefe del Estado mantiene en su cargo al director de la DINI, el capitán EP en retiro Víctor Gómez Rodríguez –su compañero de promoción en la Escuela Militar de Chorrillos–, quien fue el que precisamente recomendó la designación de Iván Kamisaki.
Antes de su nombramiento, Kamisaki asesoraba al director de la DINI, Víctor Gómez. Aunque se conocieron en la DINI, Gómez y Kamisaki tienen en común haber laborado en el ámbito de seguridad para el sector empresarial privado.
Nacido en el Rímac el 25 de agosto de 1958, Iván Kamisaki se graduó en la Escuela de Oficiales de la Guardia Civil como parte de la Promoción Los Sinchis, en 1982.
CON NEGOCIO PROPIO
A la misma promoción pertenece el director de la Policía Nacional del Perú, general Raúl Salazar Salazar.
Al poco tiempo de pasar al retiro con el grado de capitán, Iván Kamisaki Sotomayor constituyó la empresa Security Advisor, dedicada a la prestación de asesoría y servicios de seguridad privada, en particular para corporaciones industriales y estudios de abogados. Se registró en la Sunat el 10 de marzo del 2003.
Empresarios del sector que conocen de las actividades de Kamisaki dijeron que se especializa en ofrecer servicios de contramedidas para enfrentar el espionaje telefónico, detección del “hackeo” de las redes de información por Internet y el “barrido electrónico” de instalaciones corporativas, entre otros.
Por su experiencia, Security Advisor ha sido contratada por distintas entidades del Estado, como el Congreso de la República, la Oficina de Normalización Previsional (ONP) y el Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (OSINERGMIN).
En el Congreso se le contrató para que ofreciera un servicio de capacitación en materia de seguridad a los responsables del área”, dijo una fuente del Legislativo.
CON NUEVOS PODERES
La ratificación de Víctor Gómez y la designación de Iván Kamisaki se producen en el contexto de la reforma del Sistema de Inteligencia Nacional (SINA) y de la Dirección Nacional de Inteligencia (DINI), de acuerdo con los alcances del Decreto Legislativo Nº1141, del 11 de diciembre del 2012.
Dicha norma amplía las facultades del director y del director ejecutivo de la DINI y aumenta de 7 a 17 las funciones del organismo de inteligencia, otorgándole además la capacidad de centralizar la información obtenida por el sistema.
Entre las nuevas funciones más resaltantes que le atribuye el Decreto Legislativo Nº1141 a la DINI se encuentra “la formulación y ejecución de acciones y políticas” en materia de inteligencia, así como ejecutar acciones de contrainteligencia, reunir y sistematizar la información de inteligencia, constituir una red de enlaces en todo el aparato estatal y –esto muy relevante– dirigir, controlar y supervisar a los integrantes del Sistema de Inteligencia Nacional (SINA).
Esto último indica que el director y el director ejecutivo de la DINI ejercerán dominio sobre todas las reparticiones de inteligencia de las Fuerzas Armadas, de la Policía Nacional y del Ministerio de Interior, y serán los receptores de toda la producción de inteligencia.
ASESORA EN INTELIGENCIA AL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA
Con el Decreto Legislativo Nº1141, el director de la DINI recibe la condición de “asesor del presidente de la República en asuntos de Inteligencia”. La ley del 2005 no lo contemplaba.
El director ejecutivo de la DINI es el número dos de la organización, y en ausencia del número uno puede sostener reuniones con el jefe del Estado para informarle las novedades sobre el ámbito de inteligencia.
El cargo de subdirector de la DINI lo ejercía el coronel EP (r) Gustavo Indacochea Álvarez.
La indicada norma señala como componentes del Sistema nacional de Inteligencia (SINA) a los titulares de la Dirección de Inteligencia del Ejército (DIE), Dirección de Inteligencia de la Marina (DIM) y de la Dirección de Inteligencia de la FAP (DIFAP), quienes solo participaban en condición de invitados.
Fuente: Diarios La República, Correo, Perú21 y Radio Programas del Perú.
Jaime Villanueva vincula a Rafael Vela Barba con exclusión de Dina Boluarte en la investigación por financiamientos ilícitos en Perú Libre- Crédito: Composición Infobae Perú/ Yenny Melo.

Jaime Villanueva se reunió con Oscar Nieves Vela

Por Renato Silva– Infobae.com
Según reveló Punto Final, Jaime Villanueva también señaló que se reunió con el abogado de Boluarte, el señor Nieves, quien le solicitó que se excluya a la presidenta de las investigaciones por lavado de activos por el financiamiento de Perú Libre durante la campaña electoral del año 2021.
Dicho encuentro se realizó en el 2022, en el contexto de un almuerzo pactado en un restaurante ubicado en la avenida República de Panamá, en el distrito de San isidro. El fiscal Marco Huamán citó en el lugar a Villanueva y a Miguel Girao, el segundo asesor de Benavides, para presentar a su ‘amigo’ Óscar Nieves Vela, en ese momento abogado defensor de Dina Boluarte. Cabe precisar que Huamán fue designado por Patricia Benavides para investigar a la presidenta de la República.
Durante la comida, según el relato Jaime Villanueva consignado en el documento fiscal, se exploró la viabilidad de que Dina Boluarte ascendiera a la presidencia, argumentando que para que este escenario se materializara, era imperativo eludir cualquier pesquisa en su contra. “Entonces ahí lo que me pide en esa reunión Óscar Nieves es que no la incluya a Dina Boluarte en ese pedido, en esa formalización, y yo hablo con Rafael Vela”, menciona Villanueva.
Villanueva también reveló que la ahora presidenta, Dina Boluarte, estuvo cerca de ser enviada a prisión preventiva pues la investigación estuvo cerca de formalizarse en el año 2022.
La estrategia deliberada durante el almuerzo parece haber obtenido resultados, ya que posteriormente el fiscal Rojas optó por solicitar prisión preventiva para Vladimir Cerrón, Guido Bellido, entre otros, excluyendo a Boluarte de dicha medida y manteniéndola solo en una fase de investigación preliminar.
Jaime Villanueva también brindó declaraciones sobre un supuesto acuerdo que habría beneficiado al expresidente Pedro Castillo. Las declaraciones implican otra vez al fiscal Rafael Vela, a quien se le acusa de haber protegido a Castillo a cambio de recibir un favor legislativo que le permitiría postular como fiscal supremo. Estos hechos habrían tenido lugar en julio de 2021, justo cuando Castillo era declarado ganador de las elecciones presidenciales en Perú.

Se iba a pedir prisión preventiva para Dina Boluarte

Por Yenny Melo– Infobae.com
Luego de la cita con el abogado de Boluarte, Villanueva le transmitió la solicitud a Rafael Vela Barba, quien se desempeñaba como encargado de las Fiscalías Especializadas en Lavado de Activos y coordinador del Equipo Lava Jato. Posteriormente, transmitió el pedido del abogado de Dina Boluarte al fiscal Richard Rojas, quien estaba a cargo de las investigaciones del financiamiento de Perú Libre.
De acuerdo al extracto del testimonio de Jaime Villanueva, que fue presentado por el dominical Punto Final, el exasesor comentó que, previa a la reunión con la defensa de la presidenta, Rafael Vela le habría mencionado que la investigación estaba a punto de formalizarse, “incluso con la posibilidad de solicitar prisión preventiva” para Dina Boluarte.
La estrategia deliberada durante el almuerzo parece haber obtenido resultados, ya que posteriormente el fiscal Rojas optó por solicitar prisión preventiva para Vladimir Cerrón, Guido Bellido, entre otros, excluyendo a Boluarte de dicha medida y manteniéndola solo en una fase de investigación preliminar.
Henry Shimabukuro y Dina Boluarte se conocieron en la segunda vuelta de la campaña de Pedro Castillo

Dina Boluarte y el caso del financiamiento de Perú Libre

Dina Boluarte estaba vinculada a una investigación previa iniciada en junio de 2021, relacionada con el lavado de activos asociado al financiamiento de la campaña de primera vuelta de Perú Libre, así como a las organizaciones criminales ‘Los dinámicos del centro’ y ‘Los tiranos del centro’. Boluarte era secretaria de Economía del Comité Ejecutivo Regional del partido del lápiz y, por lo tanto, la encargada de llevar la contabilidad del dinero que ingresó a una cuenta bancaria creada para la campaña electoral.
Fue en esta investigación que Dina Boluarte sale librada por las coordinaciones realizadas en la reunión de su abogado con Jaime Villanueva.
Posteriormente, en marzo de 2023, la suerte de Boluarte se acabaría, ya que el fiscal Richard Rojas la incluyó, junto al expresidente Pedro Castillo y al exasesor Henry Shimabukuro, en otra investigación por lavado de activos relacionada con la campaña de segunda vuelta de Perú Libre. La inclusión de Boluarte se produjo después de que Shimabukuro proporcionara a la Fiscalía una serie de pruebas, incluyendo audios, fotografías y conversaciones de WhatsApp que evidenciaban coordinaciones de la mandataria durante la segunda vuelta de las elecciones generales.
Pedro Castillo y Vladimir Cerrón fueron socios políticos cuando estaban en el gobierno.

Fiscal Rafael Vela también habría favorecido al expresidente Pedro Castillo

Jaime Villanueva, exasesor de la suspendida fiscal de la Nación, Patricia Benavides, también brindó nuevas revelaciones en torno a un supuesto acuerdo que habría beneficiado al expresidente Pedro Castillo. Las declaraciones implican otra vez al fiscal Rafael Vela, a quien se le acusa de haber protegido a Castillo a cambio de recibir un favor legislativo que le permitiría postular como fiscal supremo. Estos hechos habrían tenido lugar en julio de 2021, justo cuando Castillo era declarado ganador de las elecciones presidenciales en Perú.
Según el testimonio de Villanueva, obtenido por el programa de investigación Punto Final, el acuerdo se habría gestado en un encuentro en la residencia de la congresista de Cambio Democrático – Juntos por el Perú, Ruth Luque, y habría contado con la participación de Miguel Girao y Vladímir Cerrón. La solicitud inicial habría sido excluir a Castillo de una investigación sobre financiamiento de campaña vinculada al caso ‘Los Dinámicos del Centro’.
Este acuerdo implicaba que Cerrón, actualmente prófugo de la justicia, gestionara en el Congreso la aprobación de una norma que facilite a los fiscales la postulación al cargo de fiscal supremo, requiriendo 15 años de experiencia combinada en funciones fiscales y académicas.

Rupnik: 5 nuevas denuncias

[Visto: 73 veces]

Escalofriante testimonio de una monja abusada por el sacerdote Marko Rupnik

Gloria Branciani una exmonja italiana, contó públicamente su atroz historia de abusos sexuales, espirituales, psicológicos, de conciencia y de poder, los cuales vivió junto a la eslovena Mirjam Kovac, otra de las víctimas del exjesuita Marko Ivan Rupnik, artista famoso en todo el mundo por sus mosaicos y pinturas y desde hace unos años, centro de un escándalo que representa otro dolor de cabeza para el papa Francisco.
De 69 años, aunque fue expulsado de la Compañía de Jesús en junio del año pasado, Rupnik sigue siendo sacerdote en Eslovenia. Es conocido en todo el mundo por haber decorado con sus coloridos mosaicos la capilla Redemptoris Mater del Palacio Apostólico del Vaticano y haber llevado su arte también a varios otros lugares del mundo en Italia, España, en los santuarios marianos de Fátima, Portugal, y Aparecida, Brasil, así como en iglesias dedicadas a Juan Pablo II de Cracovia, Polonia y Washington DC, Estados Unidos, entre otros.
El escándalo en torno a su figura estalló en diciembre de 2021 cuando, después de la publicación en algunos medios de testimonios de víctimas con detalles escabrosos, la Compañía de Jesús admitió en una nota que ese año el Dicasterio para la Doctrina de la Fe había recibido una denuncia en su contra por abusos sexuales y psicológicos de parte de monjas de la Comunidad de Loyola de Lubiana, Eslovenia, fundada en la década de 1980 por una religiosa que tenía a Rupnik como “padre espiritual”. Esa comunidad fue luego intervenida por la Santa Sede y el ex Santo Oficio cerró el caso porque los hechos habían prescrito.
Aunque más tarde salió a la luz algo que hizo más ruido. En mayo de 2020 la entonces llamada Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF) había emitido contra Rupnik un decreto de excomunión “latae sentantiae”, automática, por haber cometido uno de los delitos canónicos considerados más graves: haber confesado y absuelto a una monja de la que había abusado, imponiéndole el silencio. La excomunión fue luego revocada por la misma CDF porque Rupnik reconoció formalmente el hecho y se arrepintió, según trascendió.
El caso volvió a estallar con la aparición de dos exmonjas de la comunidad de Loyola -Branciani y Kovac-, que en una conferencia de prensa en la sede de la Federación Italiana de la Prensa Italiana de dos horas y media, altamente emotiva, contaron por primera vez sus historias de abusos de todo tipo. Las mujeres, que decidieron irse de la comunidad en la primera mitad de la década de 1990, reclamaron a viva voz “verdad y justicia”, que caiga el “muro de goma y de silencio” en torno al evidentemente encubierto caso Rupnik y que el papa Francisco ponga en marcha una investigación seria sobre este sacerdote, como la que encargó años atrás sobre el caso del excardenal estadounidense Theodore McCarrick.
Rupnik es un hombre de mucho poder que siempre fue protegido y encubierto por las altas esferas de la Iglesia católica, como ocurrió con McCarrick y, antes, con el fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel”, denunció Anne Barret Doyle, directora de Bishop Accountability, grupo basado en Boston que investiga a los obispos de todo el mundo, organizadora del encuentro.
Quien hace lo que le hicieron a Gloria tiene que ir a la cárcel”, aseguró en la conferencia de prensa la abogada italiana, Laura Sgró, que dijo que las dos víctimas, que asesora, fueron llamadas a testimoniar para una investigación sobre Rupnik que abrió el Dicasterio para la Doctrina de la Fe, gracias a que el papa Francisco levantó cualquier prescripción. Se cree que Rupnik podría ser condenado por haber usado su influencia espiritual para sus abusos sexuales, de poder y de conciencia contra adultas vulnerables, algo que podría valerle la expulsión del sacerdocio, la pena máxima.

Testimonio

Con voz calma, pero de vez en cuando quebrada, Branciani contó con lujo de detalles que este sacerdote, que era el padre espiritual y confesor de la comunidad de Loyola y ya famoso artista, la devastó psicológica y espiritualmente. Cuando lo conoció siendo estudiante de medicina, a los 21 años, en 1985, cuando aspiraba a ser misionera, él la invitó a su atelier de Roma. “Yo era muy ingenua, tenía baja autoestima y Rupnik comenzó a prestarme atenciones, a respaldarme en mi fragilidad, a acompañarme en mi camino espiritual”, evocó.
Pero para ella fue sólo el inicio de una pesadilla de sometimiento sicológico y de conciencia por parte del sacerdote-artista, que, utilizando su carisma y su pensamiento teológico y artístico, comenzó a abusar sexualmente de ella, haciéndole creer que todo eso era para llegar mejor al Señor. La “locura erótica” fue in crescendo y Rupnik hasta la obligó a “orgías colectivas” con otras monjas y a pornografía. “Al principio estaba desorientada, confundida, porque Rupnik entró en mi mundo espiritual con la autoridad del padre espiritual y confesor… Su medio para actuar fue la obediencia”, contó Gloria. Mirjam aseguró que 20 de las 41 hermanas de la comunidad fueron abusadas por Rupnik.
Cuando Gloria se rebelaba a las “peticiones sexuales” Rupnik, al margen de ponerse agresivo, violento, le decía que no iba a poder crecer espiritualmente, que “ya no era confiable ante el Señor” y que no podía vivir espiritualmente la sexualidad debido a su fragilidad e infantilidad. “Un día Rupnik me dijo que nuestra relación sexual no era exclusiva y que teníamos que sumar a otra hermana para que fuéramos tres, a imagen de la Trinidad”, relató. Además, la obligó a ir a ver películas porno y hasta le pedía actos sexuales mientras pintaba imágenes sagradas.
“Estaba devastada, desesperada, disgustada, avergonzada, anestesiada, alejada de mi libre albedrío, tenía ataques de pánico, estaba aislada, confundida, desorientada, humillada, violada en mi integridad y en mi relación con lo divino y pensaba que mi única salida era la muerte”, precisó Gloria, que después de años de “esclavitud”, decidió fugarse de la comunidad en 1993. Antes de irse, denunció todos los abusos sufridos ante la superior y fundadora de la comunidad, Ivanka, que, “aunque ya sabía lo que pasaba fingió no saber nada” y prefirió la “omertá”, es decir, el silencio mafioso. “Por sus intereses personales, Ivanka prefirió encubrir”, dijo Gloria, ante una pregunta de La Nación. Sus posteriores denuncias ante el padre espiritual de Rupnik y ante el arzobispo de Lubiana también cayeron en saco roto. Nadie quería escándalo.
Pasaron ya 30 años. Branciani, que sufrió una depresión “negra” y somatizó los abusos, aseguró este miércoles que con el correr de los años perdonó a Rupnik y que pudo salir adelante gracias a su fe. “Me di cuenta de que mi corazón, si bien estaba herido, estaba vivo”, afirmó.
Pero ahora, que pudo finalmente contar su historia, como Mirjam, reclama que salga la verdad sobre su abusador. Y que haya justicia.
Fuente: www.eluniversal.com.mx

Llegan al Vaticano 5 nuevas denuncias de presuntos abusos contra el Padre Rupnik

Almudena Martínez-BordiúPor Almudena Martínez-Bordiú– ACI Prensa.
Cinco nuevas denuncias de presuntos abusos cometidos por el sacerdote Marko Rupnik han sido presentadas en el Dicasterio para la Doctrina de la Fe en Roma, donde se está llevando a cabo una investigación del caso después de que el Papa Francisco decidió levantar la prescripción del mismo.
Se trata de la última noticia del sonado caso de Marko Rupnik, jesuita acusado de haber cometido graves abusos de índole sexual, espiritual y psicológica contra al menos 20 mujeres durante décadas.
Según informó la agencia italiana Ansa, los testimonios de cinco presuntas víctimas fueron presentados en el Dicasterio del Vaticano por la abogada italiana Laura Sgrò el 3 de abril.
Entre estas denuncias figura el nombre de las dos mujeres que en febrero de este año hicieron su primera aparición pública, y las otras tres corresponden a casos todavía desconocidos.

Primera aparición pública de dos supuestas víctimas

El 21 de febrero, Mirjam Kovak (quien no denuncia haber sufrido abusos sexuales, pero sí espirituales y de conciencia) y Gloria Branciani, narraron durante una rueda de prensa en Roma lo que vivieron en la Comunidad Loyola, institución cofundada por el Padre Rupnik en Eslovenia a principios de 1990.
Durante la insólita conferencia, las exreligiosas compartieron su desgarrador testimonio y estuvieron acompañadas por la abogada Laura Sgró, conocida por ser también la letrada de Pietro Orlandi, hermano de Emanuela, la joven que desapareció en el Vaticano en la década de 1980, así como por su participación en el caso Vatileaks.

¿Qué se sabe sobre la investigación del caso?

Ninguna actualización sobre la investigación al Padre Rupnik había salido a la luz desde que el pasado mes de octubre el Papa Francisco levantó la prescripción del caso.
Según detalló la Santa Sede, el Pontífice pidió al Dicasterio par la Doctrina de la Fe que revisara las denuncias para comenzar un nuevo proceso.
Sin embargo, la inesperada aparición pública de dos supuestas víctimas, supuso un giro de los acontecimientos.
Horas después de finalizar la extensa y multitudinaria rueda de prensa celebrada en Roma, la Oficina de Prensa de la Santa Sede emitió un comunicado a través de un breve correo dirigido a los periodistas acreditados en el Vaticano.
El mensaje precisaba que “el caso está siendo examinado actualmente por el Dicasterio para la Doctrina de la Fe” y que “en los últimos meses, a raíz del encargo recibido del Papa a finales de octubre, el Dicasterio se ha puesto en contacto con las instituciones implicadas a título diverso en el asunto para recibir toda la información disponible sobre el caso”.
El departamento de comunicación vaticano añadió que ahora se trata “de estudiar la documentación adquirida para determinar qué procedimientos será posible y útil aplicar”, luego de haber ampliado “el radio de la búsqueda a realidades no contactadas anteriormente” y después de haber recibido sus respuestas.
Por el momento, el Padre Rupnik, artista mundialmente conocido, no ha realizado ninguna declaración y, mientras se examina su caso, continúa ejerciendo su ministerio sacerdotal en Roma, después de ser incardinado a la Diócesis de Koper, de su natal Eslovenia.

Egresados y Graduados PUCP

[Visto: 972 veces]

ASAMBLEA GENERAL 2024

La Asamblea General de la Asociación de Egresados y Graduados de la PUCP (AEG) marcó un hito en su compromiso con la comunidad universitaria. El evento, celebrado el 2 de abril, sirvió como plataforma para discutir los avances, proyectos y perspectivas futuras de la AEG, destacando su papel crucial en el fortalecimiento de los lazos entre exalumnos y la universidad, así como en el desarrollo continuo del país.
La Asamblea General de Asociados tuvo lugar el pasado 2 de abril y tiene como fin facilitar un espacio de diálogo entre la AEG y los egresados asociados. En el evento, celebrado en el NOS PUCP y con la presencia del rector Dr. Carlos Garatea, se presentaron la Memoria Anual y los Estados Financieros del 2023.
Además, se llevó a cabo la bienvenida y juramentación del nuevo Consejo Directivo, presidido por el Ing. Víctor Gobitz, que liderará a la AEG durante el periodo 2024-2026. El encuentro también fue la oportunidad para agradecer y despedir al equipo directivo encabezado por el Ing. Carlos Alarco por su dedicada labor entre el 2022 y el 2024.
El balance del 2023
El Ing. Carlos Alarco, presidente de la Asociación de Egresados y Graduados (AEG), dio inicio a la reunión agradeciendo la participación activa y el compromiso demostrado por la comunidad de exalumnos hacia nuestra universidad.
En este sentido, la AEG se enfocó en cinco lineamientos fundamentales: fortalecer el vínculo entre egresados, alumnos y la universidad; contribuir a la empleabilidad y el networking entre egresados y alumnos; fidelizar a los egresados ofreciendo beneficios y servicios de valor para las diferentes las generaciones; posicionar a la AEG entre la comunidad universitaria; y mejorar la experiencia del egresado mediante la automatización de procesos.
Por lo tanto, la AEG realizó una variedad de actividades y programas diseñados para mejorar la experiencia de los egresados. Entre ellas, se destaca el tradicional Almuerzo de Reencuentro, el cual se celebró luego de tres años; la Ceremonia de Homenaje a Exalumnos Distinguidos; los webinars con exitosos egresados en sus respectivos sectores; las ofertas laborales difundidas en el programa “#TrabajoHay”; y la campaña de promoción de emprendimientos liderados por egresados.
Después de la presentación, se dio paso a una votación para que los egresados asociados pudieran influir en las decisiones de la AEG. Así, la Memoria Anual del 2023 fue aprobada por unanimidad. Del mismo modo, se compartió el informe de los Estados Financieros para que nuestros asociados puedan tener una visión clara y transparente del uso adecuado de los fondos asignados. Los reportes económicos también recibieron aprobación.
La nueva directiva de la Asociación de Egresados y Graduados PUCP
Después de dos años de gestión del presidente Carlos Alarco, una nueva directiva tomará las riendas de la Asociación de Egresados y Graduados. Durante marzo, se realizaron las elecciones generales para elegir a los nuevos representantes de la AEG. La jornada electoral dio como ganadora a la lista encabezada por el Ing. Víctor Gobitz.
Junto a él, liderarán Verónica Zavala (vicepresidenta), Miguel Bueno (secretario), Jacinta Hamann (tesorera), Jacqueline Chappuis (vocal), Leónidas Arteaga (vocal) y Brigitt Bencich (vocal). Este equipo contará con el respaldo de la Junta Calificadora, conformada por Gonzalo Díaz como presidente, Sheyla Blumen y Cecilia Ames como miembros.
Durante la Asamblea General, el nuevo equipo directivo tomó juramento y compartió con el público asistente los proyectos que impulsarán durante su gestión. El ambiente en la reunión fue de alegría y se percibió un fuerte sentido de unidad. Tanto el equipo saliente como el entrante expresaron su compromiso de continuar trabajando en beneficio de los egresados y las futuras generaciones de estudiantes.
A ese sentimiento se unió el rector Carlos Garatea, quien felicitó al nuevo Consejo Directivo y expresó su compromiso por seguir estrechando los lazos entre la comunidad de egresados y la PUCP: “Ha sido un año en el que hemos trabajado intensamente en conjunto. En el rectorado estamos convencidos que la relación con la AEG tiene que ser cada vez más fuerte. Somos parte de la misma comunidad. Y como un solo equipo tenemos que trabajar por el Perú y por nuestra universidad”.
Fuente: www.aeg.pucp.edu.pe

Dignitas Infinita

[Visto: 533 veces]

Nuevo documento del Vaticano critica el aborto, eutanasia, la teoría de género y vientres de alquiler

A continuación, el texto completo de la declaración “Dignitas Infinita”, el documento sobre la dignidad humana:
En el Congreso del 15 de marzo del 2019, la entonces Congregación para la Doctrina de la Fe decidió iniciar “la redacción de un texto subrayando lo imprescindible del concepto de dignidad de la persona humana en el seno de la antropología cristiana e ilustrando el alcance y las implicaciones beneficiosas a nivel social, político y económico, teniendo en cuenta los últimos desarrollos del tema en el ámbito académico y sus comprensiones ambivalentes en el contexto actual”. Un primer proyecto a este respecto, elaborado con la ayuda de algunos expertos durante el año 2019, fue considerado insatisfactorio, en una Consulta restringida de la Congregación, el 8 de octubre del mismo año.
La Sección Doctrinal elaboró ex novo otro borrador del texto, basándose en las aportaciones de diversos expertos. Ese borrador fue presentado y debatido en una Consulta restringida el 4 de octubre de 2021. En enero de 2022, el nuevo borrador se presentó a la Sesión Plenaria de la Congregación, durante la cual los miembros acortaron y simplificaron el texto.
El 6 de febrero de 2023, el nuevo texto corregido fue evaluado en una Consulta restringida que propuso algunas modificaciones posteriores. La nueva versión se sometió a la valoración de las Sesión Ordinaria del Dicasterio (Feria IV) el 3 de mayo de 2023. Los miembros acordaron que el documento, con algunas modificaciones, podía ser publicado.
El Santo Padre aprobó los Deliberata de esta Feria IV en el curso de la Audiencia concedida a mi el 13 de noviembre de 2023. En esa ocasión me pidió, además, resaltar en el texto algunas temáticas estrechamente relacionadas con el tema de la dignidad, como por ejemplo el drama de la pobreza, la situación de los emigrantes, las violencias contra las mujeres, la trata de personas, la guerra y otros. Para honrar lo mejor posible esta indicación del Santo Padre, la Sección Doctrinal del Dicasterio dedicó un Congreso a profundizar en la carta encíclica Fratelli tutti, que ofrece un análisis original y un estudio en profundidad del tema de la dignidad humana “más allá de toda circunstancia”.
En una carta fechada el 2 de febrero de 2024, con vistas a la Feria IV del 28 de febrero siguiente, se envió a los miembros del Dicasterio un nuevo borrador del texto, considerablemente modificado, con la siguiente aclaración: “Esta nueva redacción se hizo necesaria para responder a una petición específica del Santo Padre. El Santo Padre había pedido explícitamente que se prestara mayor atención a las graves violaciones de la dignidad humana que se producen actualmente en nuestro tiempo, en la senda de la encíclica Fratelli tutti. Así pues, la Sección Doctrinal tomó medidas para reducir la parte inicial […] y elaborar con más detalle lo que el Santo Padre había indicado”. La Sesión Ordinaria del Dicasterio, aprobó finalmente el texto de la actual Declaración el 28 de febrero de 2024. Durante la Audiencia concedida a mí, junto con el Secretario de la Sección Doctrinal, Mons. Armando Matteo, el 25 de marzo de 2024, el Santo Padre aprobó esta Declaración y ordenó su publicación.
La elaboración del texto, que duró cinco años, nos permite comprender que estamos ante un documento que, debido a la seriedad y centralidad de la cuestión de la dignidad en el pensamiento cristiano, necesitó un considerable proceso de maduración para llegar a la redacción final que hoy publicamos.
En las tres primeras partes, la Declaración recuerda los principios fundamentales y los supuestos teóricos para ofrecer importantes aclaraciones que puedan evitar las frecuentes confusiones que se producen en el uso del término “dignidad”. En la cuarta parte, presenta algunas situaciones problemáticas actuales en las que no se reconoce adecuadamente la inmensa e inalienable dignidad que corresponde a todo ser humano. La denuncia de estas graves y actuales violaciones de la dignidad humana es un gesto necesario, porque la Iglesia está profundamente convencida de que no se puede separar la fe de la defensa de la dignidad humana, la evangelización de la promoción de una vida digna y la espiritualidad del compromiso por la dignidad de todos los seres humanos.
Esta dignidad de todos los seres humanos puede, de hecho, entenderse como “infinita” (dignitas infinita), como afirmó San Juan Pablo II en un encuentro con personas que sufrían ciertas limitaciones o discapacidades,[1] para mostrar cómo la dignidad de todos los seres humanos va más allá de todas las apariencias externas o características de la vida concreta de las personas.
El Papa Francisco, en la encíclica Fratelli tutti, ha querido subrayar con particular insistencia que esta dignidad existe “más allá de toda circunstancia”, invitando a todos a defenderla en cada contexto cultural, en cada momento de la existencia de una persona, independientemente de cualquier deficiencia física, psicológica, social o incluso moral. En este sentido, la Declaración se esfuerza por mostrar que estamos ante una verdad universal, que todos estamos llamados a reconocer, como condición fundamental para que nuestras sociedades sean verdaderamente justas, pacíficas, sanas y, en definitiva, auténticamente humanas.
La lista de temas elegidos por la Declaración no es, ciertamente, exhaustiva. Sin embargo, los temas tratados son, precisamente, los que permiten expresar diversos aspectos de la dignidad humana que pueden estar oscurecidos en la conciencia de muchas personas hoy en día. Algunos serán fácilmente compartidos por distintos sectores de nuestras sociedades, otros no tanto. Sin embargo, todos nos parecen necesarios porque, en su conjunto, ayudan a reconocer la armonía y la riqueza del pensamiento sobre la dignidad que brota del Evangelio.
Esta Declaración no pretende agotar un tema tan rico y decisivo, pero pretende aportar algunos elementos de reflexión que nos ayudarán a tenerlo presente en el complejo momento histórico que vivimos para que, en medio de tantas preocupaciones y angustias, no perdamos el rumbo y nos expongamos a sufrimientos más lacerantes y profundos.
Cada vez es más difícil ver noticias católicas en las redes sociales. Suscríbete a nuestros canales gratuitos y recibirás las noticias más relevantes para tu vida de fe.
1. (Dignitas infinita) Una dignidad infinita, que se fundamenta inalienablemente en su propio ser, le corresponde a cada persona humana, más allá de toda circunstancia y en cualquier estado o situación en que se encuentre. Este principio, plenamente reconocible incluso por la sola razón, fundamenta la primacía de la persona humana y la protección de sus derechos. La Iglesia, a la luz de la Revelación, reafirma y confirma absolutamente esta dignidad ontológica de la persona humana, creada a imagen y semejanza de Dios y redimida en Cristo Jesús. De esta verdad extrae las razones de su compromiso con los que son más débiles y menos capacitados, insistiendo siempre “sobre el primado de la persona humana y la defensa de su dignidad más allá de toda circunstancia”.[2]
2. Esta dignidad ontológica y el valor único y eminente de cada mujer y cada hombre que existen en este mundo fueron recogidos con autoridad en la Declaración Universal de los Derechos Humanos (10 de diciembre de 1948) por la Asamblea General de las Naciones Unidas.[3] Al conmemorar el 75 aniversario de este Documento, la Iglesia ve la oportunidad de proclamar una vez más su convicción de que, creado por Dios y redimido por Cristo, todo ser humano debe ser reconocido y tratado con respeto y amor, precisamente por su dignidad inalienable. El mencionado aniversario ofrece también a la Iglesia la oportunidad de aclarar algunos malentendidos que surgen a menudo en torno a la dignidad humana y de abordar algunas cuestiones concretas, graves y urgentes, relacionadas con ella.
3. Desde el principio de su misión, la Iglesia, impulsada por el Evangelio, se ha esforzado por afirmar la libertad y promover los derechos de todos los seres humanos.[4] En los últimos tiempos, gracias a la voz de los Pontífices, ha tratado de formular más explícitamente este compromiso a través de la renovada llamada al reconocimiento de la dignidad fundamental debida a la persona humana. San Pablo VI decía “ninguna antropología iguala a la antropología de la Iglesia sobre la persona humana, incluso considerada individualmente, en cuanto a su originalidad, dignidad, intangibilidad y riqueza de sus derechos fundamentales, sacralidad, educabilidad, aspiración a un desarrollo completo e inmortalidad”.[5]
4. San Juan Pablo II, en el 1979, afirmó durante la Tercera Conferencia Episcopal Latinoamericana en Puebla: “la dignidad humana es un valor evangélico que no puede ser despreciado sin grande ofensa al Creador. Esta dignidad es conculcada, a nivel individual, cuando no son debidamente tenidos en cuenta valores como la libertad, el derecho a profesar la religión, la integridad física y psíquica, el derecho a los bienes esenciales, a la vida. Es conculcada, a nivel social y político, cuando el hombre no puede ejercer su derecho de participación o es sujeto a injustas e ilegítimas coacciones, o sometido a torturas físicas o psíquicas, etc. […] Si la Iglesia se hace presente en la defensa o en la promoción de la dignidad del hombre, lo hace en la línea de su misión, que aun siendo de carácter religioso y no social o político, no puede menos de considerar al hombre en la integridad de su ser”.[6]
5. En el 2010, delante de la Pontificia Academia para la Vida, Benedicto XVI afirmó que la dignidad de la persona es “un principio fundamental que la fe en Jesucristo crucificado y resucitado ha defendido desde siempre, sobre todo cuando no se respeta en relación a los sujetos más sencillos e indefensos”.[7] En otra ocasión, hablándoles a los economistas, dijo que “la economía y las finanzas no existen sólo para sí mismas; son sólo un instrumento, un medio. Su finalidad es únicamente la persona humana y su realización plena en la dignidad. Este es el único capital que conviene salvar”.[8]
6. Desde los inicios de su pontificado, el Papa Francisco ha invitado a la Iglesia a “confesar a un Padre que ama infinitamente a cada ser humano” y a “descubrir que “con ello le confiere una dignidad infinita””,[9] subrayando con fuerza que esta dignidad inmensa representa un dato originario a reconocer con lealtad y a acoger con gratitud. Es precisamente en ese reconocimiento y aceptación donde puede fundarse una nueva convivencia entre los seres humanos, que decline la sociabilidad en un horizonte de auténtica fraternidad: sólo “reconociendo la dignidad de cada persona humana, podamos hacer renacer entre todos un deseo mundial de hermandad”.[10] Según el Papa Francisco “ese manantial de dignidad humana y de fraternidad está en el Evangelio de Jesucristo”,[11] pero también es una convicción a la que la razón humana puede llegar mediante la reflexión y el diálogo, ya que “hay que respetar en toda situación la dignidad ajena, es porque nosotros no inventamos o suponemos la dignidad de los demás, sino porque hay efectivamente en ellos un valor que supera las cosas materiales y las circunstancias, y que exige que se les trate de otra manera.
Que todo ser humano posee una dignidad inalienable es una verdad que responde a la naturaleza humana más allá de cualquier cambio cultural”.[12] En realidad, concluye el Papa Francisco, “el ser humano tiene la misma dignidad inviolable en cualquier época de la historia y nadie puede sentirse autorizado por las circunstancias a negar esta convicción o a no obrar en consecuencia”.[13] En este horizonte, su encíclica Fratelli tutti constituye ya una especie de Carta Magna de las tareas actuales para salvaguardar y promover la dignidad humana.

Una aclaración fundamental

7. Aunque en la actualidad existe un consenso bastante general sobre la importancia e incluso el alcance normativo de la dignidad y el valor único y trascendente de todo ser humano, la expresión “dignidad humana” a menudo corre el riesgo de prestarse a muchos significados y, por tanto, a posibles malentendidos[15] y “contradicciones que nos llevan a preguntarnos si verdaderamente la igual dignidad de todos los seres humanos […], [sea] reconocida, respetada, protegida y promovida en todas las circunstancias”. Todo esto nos lleva a reconocer la posibilidad de una cuádruple distinción del concepto de dignidad: dignidad ontológica, dignidad moral, dignidad social y finalmente dignidad existencial. El sentido más importante permanece, como se ha argumentado hasta ahora, el vinculado a la dignidad ontológica que corresponde a la persona como tal por el mero hecho de existir y haber sido querida, creada y amada por Dios. Esta dignidad no puede ser nunca eliminada y permanece válida más allá de toda circunstancia en la que pueden encontrarse los individuos.
Cuando se habla de la dignidad moral se refiere, como se acaba de considerar, al ejercicio de la libertad por parte de la criatura humana. Esta última, aunque dotada de conciencia, permanece siempre abierta a la posibilidad de actuar contra ella. Al hacerlo, el ser humano se comporta de un modo que “no es digno” de su naturaleza de criatura amada por Dios y llamada a amar a los otros. Pero esta posibilidad existe. Y no sólo eso. La historia nos atestigua que el ejercicio de la libertad contra la ley del amor revelada por el Evangelio puede alcanzar cotas incalculables de mal infligido a los otros. Cuando esto sucede, nos encontramos ante personas que parecen haber perdido todo rastro de humanidad, todo rastro de dignidad. A este respecto, la distinción introducida aquí nos ayuda a discernir con precisión entre el aspecto de la dignidad moral, que de hecho puede “perderse”, y el aspecto de la dignidad ontológica que nunca puede ser anulada. Y es precisamente en razón de esta última que se deberá trabajar con todas las fuerzas, para que todos los que han hecho el mal puedan arrepentirse y convertirse.
8. Quedan otras dos posibles acepciones de dignidad: social y existencial. Cuando hablamos de dignidad social nos referimos a las condiciones en las que vive una persona. En la pobreza extrema, por ejemplo, cuando no se dan las condiciones mínimas para que una persona viva de acuerdo con su dignidad ontológica, se dice que la vida de esa persona pobre es una vida “indigna”. Esta expresión no indica en modo alguno un juicio hacia la persona, al contrario, quiere destacar el hecho de que su dignidad inalienable se contradice por la situación en la que se ve obligada a vivir. La última acepción es la de la dignidad existencial.
Hoy se habla cada vez con más frecuencia de una vida “digna” y de una vida “indigna”. Y con esta expresión nos referimos a situaciones de tipo existencial: por ejemplo, al caso de una persona que, aun no faltándole, aparentemente, nada de esencial para vivir, por diversas razones, le resulta difícil vivir con paz, con alegría y con esperanza. En otras situaciones es la presencia de enfermedades graves, de contextos familiares violentos, de ciertas adicciones patológicas y de otros malestares los que llevan a alguien a experimentar su propia condición de vida como “indigna” frente a la percepción de aquella dignidad ontológica que nunca puede ser oscurecida Las distinciones aquí introducidas, en todo caso, no hacen más que recordarnos el valor inalienable de esa dignidad ontológica enraizada en el ser mismo de la persona humana y que subsiste más allá de toda circunstancia.
9. Por último, conviene recordar aquí que la definición clásica de la persona como “sustancia individual de naturaleza racional”[17] explicita el fundamento de su dignidad. En efecto, en cuanto “sustancia individual”, la persona goza de dignidad ontológica (es decir, en el nivel metafísico del ser mismo): es un sujeto que, habiendo recibido la existencia de Dios, “subsiste”, es decir, ejerce la existencia autónomamente. En realidad, la palabra “racional” engloba todas las capacidades del ser humano: tanto la cognitiva como la volitiva, amar, elegir, desear. El término “racional” incluye también todas las capacidades corporales íntimamente relacionadas con las anteriores. La expresión “naturaleza” indica las condiciones propias del ser humano que hacen posibles las diversas operaciones y experiencias: la naturaleza es el “principio del obrar”.
El ser humano no crea su naturaleza; la posee como un don recibido y puede cultivar, desarrollar y enriquecer sus capacidades. En el ejercicio de su libertad para cultivar las riquezas de su propia naturaleza, la persona humana se construye a sí misma con el paso del tiempo. Aunque, debido a diversas limitaciones o condiciones, no pueda utilizar estas capacidades, la persona siempre subsiste como “sustancia individual” con toda su dignidad inalienable. Esto ocurre, por ejemplo, en un niño no nacido, en una persona inconsciente, en un anciano en agonía.
10. Una conciencia progresiva de la centralidad de la dignidad humana
Ya en la antigüedad clásica[18] se perfila una primera intuición con respecto a la dignidad humana, que procede de una perspectiva social: cada ser humano viene revestido de una dignidad particular, según su rango y dentro de un orden determinado. Del ámbito social, la palabra pasó a describir las distintas dignidades de los seres en el cosmos. Desde este punto de vista, todos los seres poseen su propia “dignidad”, según el lugar que ocupan en la armonía del conjunto. Ciertamente, algunas cumbres del pensamiento antiguo comienzan a reconocer un lugar singular al ser humano, en la medida en que está dotado de razón y, por tanto, es capaz de responsabilizarse de sí mismo y de los demás seres del mundo, [19] pero aún estamos lejos de un pensamiento capaz de fundamentar el respeto a la dignidad de toda persona humana, más allá de cualquier circunstancia.

Perspectivas bíblicas

11. La Revelación bíblica enseña que todos los seres humanos poseen una dignidad intrínseca porque han sido creados a imagen y semejanza de Dios: “Dijo Dios: “Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza” […] Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó, varón y mujer los creó” (Gen 1, 2627). La humanidad tiene una cualidad específica que la hace no reducible a la pura materialidad. La “imagen” no define el alma o las capacidades intelectuales, sino la dignidad del varón y de la mujer. Ambos, en su mutua relación de igualdad y amor recíproco, cumplen la función de representar a Dios en el mundo y están llamados a cuidar y nutrir el mundo. Ser creados a imagen de Dios significa, por tanto, que poseemos un valor sagrado en nuestro interior que trasciende toda distinción sexual, social, política, cultural y religiosa. Nuestra dignidad nos es conferida, no es pretendida ni merecida. Todo ser humano es amado y querido por Dios por sí mismo y, por tanto, es inviolable en su dignidad.
En el Éxodo, corazón del Antiguo Testamento, Dios se muestra como el que escucha el clamor de los pobres, ve la miseria de su pueblo, cuida de los últimos y de los oprimidos (cf. Ex 3, 7; 22, 20-26). La misma enseñanza vuelve a aparecer en el Código Deuteronómico (cf. Dt 12-26): aquí la enseñanza sobre los derechos se transforma en un “manifiesto” de la dignidad humana, en particular a favor de la triple categoría del huérfano, de la viuda y del extranjero (cf. Dt 24, 17). Los antiguos preceptos del Éxodo son recordados y actualizados por la predicación de los profetas, que representan la conciencia crítica de Israel. Los profetas Amós, Oseas, Isaías, Miqueas y Jeremías dedican capítulos enteros a denunciar la injusticia. Amós reprende amargamente la opresión de los pobres, la falta de reconocimiento de toda dignidad humana fundamental para los miserables (cf. Am 2, 6-7; 4, 1; 5, 11-12). Isaías pronuncia una maldición contra quienes pisotean los derechos de los pobres, negándoles toda justicia: “ay de los que establecen decretos inicuos, y publican prescripciones vejatorias, para oprimir a los pobres en el juicio y privar de su derecho a los humildes de mi pueblo” (Is 10, 1-2). Esta enseñanza profética se recoge en la literatura sapiencial. El Sirácida equipara la opresión de los pobres con el asesinato: “mata a su prójimo quien le roba el sustento, quien no paga el sueldo al jornalero derrama sangre” (Si 34, 22). En los Salmos, la relación religiosa con Dios pasa por la defensa de los débiles y necesitados: “proteged al desvalido y al huérfano, haced justicia al humilde y al necesitado, defended al pobre y al indigente, sacándolos de las manos del culpable” (Sal 82, 3-4).
12. Jesús nació y creció en condiciones humildes y reveló la dignidad de los necesitados y los trabajadores.[20] A lo largo de su ministerio, Jesús afirmó el valor y la dignidad de todos los que son portadores de la imagen de Dios, independientemente de su condición social y circunstancias externas. Jesús rompió las barreras culturales y de culto, devolviendo la dignidad a los “descartados” o a los considerados al margen de la sociedad: los recaudadores de impuestos (cf. Mt 9, 10-11), las mujeres (cf. Jn 4, 1-42), los niños (cf. Mc 10, 14-15), los leprosos (cf. Mt 8, 2-3), los enfermos (cf. Mc 1, 29-34), los extranjeros (cf. Mt 25, 35), las viudas (cf. Lc 7, 11-15). Él sana, alimenta, defiende, libera, salva. Se le describe como un pastor solícito por la única oveja perdida (cf. Mt 18, 12-14). Él mismo se identifica con sus hermanos más pequeños: “cada vez que lo hicisteis con uno de estos, mis hermanos más pequeños, conmigo lo hicisteis” (Mt 25, 40). En el lenguaje bíblico, los “pequeños” no son sólo los niños por edad, sino los desvalidos, los más insignificantes, los marginados, los oprimidos, los descartados, los pobres, los marginados, los ignorantes, los enfermos, los degradados por los grupos dominantes.
El Cristo glorioso juzgará en función del amor al prójimo, que consiste en haber asistido al hambriento, al sediento, al forastero, al desnudo, al enfermo, al encarcelado, con los que él mismo se identifica (cf. Mt 25, 34-36). Para Jesús, el bien hecho a todo ser humano, independientemente de los lazos de sangre o de religión, es el único criterio de juicio. El apóstol Pablo afirma que todo cristiano debe comportarse según las exigencias de la dignidad y el respeto de los derechos de todos los seres humanos (cf. Rm 13,8-10), según el mandamiento nuevo de la caridad (cf. 1 Co 13, 1-13).

El desarrollo del pensamiento cristiano

13. El desarrollo del pensamiento cristiano estimuló y acompañó posteriormente el progreso de la reflexión humana sobre el tema de la dignidad. La antropología cristiana clásica, basada en la gran tradición de los Padres de la Iglesia, puso de relieve la doctrina del ser humano creado a imagen y semejanza de Dios y su papel singular en la creación.[21] El pensamiento cristiano medieval, escrutando críticamente el legado del pensamiento filosófico antiguo, llegó a una síntesis de la noción de persona, reconociendo el fundamento metafísico de su dignidad, como atestiguan las siguientes palabras de santo Tomás de Aquino: “persona significa lo que en toda naturaleza es perfectísimo, lo que subsiste en la naturaleza racional”.[22] Esta dignidad ontológica, en su manifestación privilegiada a través de la libre acción humana, fue subrayada más tarde sobre todo por el humanismo cristiano del Renacimiento.[23]
Incluso en la visión de pensadores modernos, como Descartes y Kant, que cuestionaron algunos de los fundamentos de la antropología cristiana tradicional, se perciben con fuerza los ecos de la Revelación. A partir de algunas reflexiones filosóficas más recientes sobre el estatuto de la subjetividad teórica y práctica, la reflexión cristiana ha llegado después a acentuar aún más la profundidad del concepto de dignidad, alcanzando en el siglo XX una perspectiva original, como por ejemplo la del personalismo. Esta perspectiva no sólo retoma la cuestión de la subjetividad, sino que la profundiza en la dirección de la intersubjetividad y de las relaciones que unen a las personas humanas entre sí.[24] La propuesta antropológica cristiana y contemporánea también se ha enriquecido con el pensamiento procedente de esta última visión.[25]

Los tiempos actuales

14. En nuestros días, el término “dignidad” viene utilizado principalmente para destacar el carácter singular de la persona humana, inconmensurable con respecto a los demás seres del universo. Dentro de este horizonte, se entiende la forma en que se utiliza el término dignidad en la Declaración de las Naciones Unidas de 1948, donde se habla de “la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana”. Sólo este carácter inalienable de la dignidad humana permite hablar de los derechos del hombre.[26]
15. Para aclarar aún más el concepto de dignidad, es importante señalar que la dignidad no es concedida a la persona por otros seres humanos, sobre la base de determinados dones y cualidades, de modo que podría ser eventualmente retirada. Si la dignidad le fuese concedida a la persona por otros seres humanos, entonces se daría de manera condicional y alienable, y el significado mismo de la dignidad (por muy digno de gran respeto que sea) quedaría expuesto al riesgo de ser abolido. En realidad, la dignidad es intrínseca a la persona, no conferida a posteriori, previa a todo reconocimiento y no puede perderse. Por consiguiente, todos los seres humanos poseen la misma e intrínseca dignidad, independientemente del hecho sean o no capaces de expresarla adecuadamente.
16. Por ello, el Concilio Vaticano II habla de la “excelsa dignidad de la persona humana, de su superioridad sobre las cosas y de sus derechos y deberes universales e inviolables”.[27] Como recuerda el incipit de la Declaración conciliar Dignitatis Humanae, “los hombres de nuestro tiempo se hacen cada vez más conscientes de la dignidad de la persona humana, y aumenta el número de aquellos que exigen que los hombres en su actuación gocen y usen del propio criterio y libertad responsables, guiados por la conciencia del deber y no movidos por la coacción”.[28]
Esta libertad de pensamiento y de conciencia, tanto individual como comunitaria, está basada sobre el reconocimiento de la dignidad humana “tal como se la conoce por la palabra revelada de Dios y por la misma razón natural”.[29] El mismo magisterio eclesial ha madurado, cada vez con más plenitud, el significado de esta dignidad, junto con las exigencias e implicaciones relacionadas con ella, llegando a la comprensión de que la dignidad de todo ser humano es tal más allá de toda circunstancia.
2. La Iglesia anuncia, promueve y se hace garante de la dignidad humana
17. La Iglesia proclama la igual dignidad de todos los seres humanos, independientemente de su condición de vida o de su calidad. Este anuncio se apoya sobre una triple convicción que, a la luz de la fe cristiana, confiere un valor inconmensurable a la dignidad humana y refuerza sus exigencias intrínsecas.

Una imagen de Dios indeleble

18. Antes que nada, según la Revelación, la dignidad del ser humano proviene del amor de su Creador, que ha impreso en él los rasgos indelebles de su imagen (cf. Gn 1, 26), llamándolo a conocerlo, a amarlo y a vivir en una relación de alianza con Dios mismo y de fraternidad, justicia y paz con todos los demás hombres y mujeres. En esta visión, la dignidad se refiere no sólo al alma, sino a la persona como unidad inseparable, y por tanto también inherente a su cuerpo, que a su manera participa del ser imagen de Dios de la persona humana y está llamado también a compartir la gloria del alma en la bienaventuranza divina.

Cristo eleva la dignidad del hombre

19. Una segunda convicción procede del hecho que la dignidad de la persona humana se reveló en su plenitud cuando el Padre envió su Hijo que asumió plenamente la existencia humana: “el Hijo de Dios, en el misterio de la Encarnación, confirmó la dignidad del cuerpo y del alma que constituyen el ser humano”.[30] Así, al unirse en cierto modo a cada ser humano por su encarnación, Jesucristo confirmó que todo ser humano posee una dignidad inestimable, por el mero hecho de pertenecer a la misma comunidad humana, y que esta dignidad no puede perderse jamás.[31] Proclamando que el Reino de Dios pertenece a los pobres, a los humildes, a quienes son despreciados, a los que sufren en el cuerpo y en el espíritu; curando todo tipo de enfermedades y dolencias, incluso las más deshumanizadoras como la lepra; afirmando que lo que se hace a estas personas se le hace a él, porque él está presente en esas personas, Jesús aportó la gran novedad del reconocimiento de la dignidad de toda persona, y también, y sobre todo, de aquellas personas que eran calificadas de “indignas”. Este nuevo principio de la historia humana, por el que el ser humano es más “digno” de respeto y amor cuanto más débil, miserable y sufriente, hasta el punto de perder la propia “figura” humana, ha cambiado la faz del mundo, dando lugar a instituciones que se ocupan de personas en condiciones inhumanas: los neonatos abandonados, los huérfanos, los ancianos en soledad, los enfermos mentales, personas con enfermedades incurables o graves malformaciones y aquellos que viven en la calle.

Una vocación a la plenitud de la dignidad

20. La tercera convicción se refiere al destino último del ser humano: tras la creación y la encarnación, la resurrección de Cristo nos revela un ulterior aspecto de la dignidad humana. En efecto, “la razón más alta de la dignidad humana consiste en la vocación del hombre a la unión con Dios”, destinada a durar por siempre. De este modo, “la dignidad [de la vida humana] no sólo está ligada a sus orígenes, a su procedencia divina, sino también a su fin, a su destino de comunión con Dios en su conocimiento y amor. A la luz de esta verdad san Ireneo precisa y completa su exaltación del hombre: “el hombre que vive” es “gloria de Dios” pero “la vida del hombre consiste en la visión de Dios”.
21. Por consiguiente, la Iglesia cree y afirma que todos los seres humanos, creados a imagen y semejanza de Dios y recreados[34] en el Hijo hecho hombre, crucificado y resucitado, están llamados a crecer bajo la acción del Espíritu Santo para reflejar la gloria del Padre, en aquella misma imagen, participando de la vida eterna (cf. Jn 10, 15-16.17, 22-24; 2 Cor 3, 18; Ef 1, 3-14). En efecto, “la Revelación […] manifiesta la dignidad de la persona humana en toda su amplitud”.[35]

Un compromiso con la propia libertad

22. Aunque cada ser humano posee una dignidad inalienable e intrínseca desde el principio de su existencia como don irrevocable, depende de su decisión libre y responsable expresarla y manifestarla en plenitud o empañarla. Algunos Padres de la Iglesia – como san Ireneo o san Juan Damasceno – establecieron una distinción entre la imagen y la semejanza de las que habla el Génesis, permitiendo así una visión dinámica de la propia dignidad humana: la imagen de Dios se confía a la libertad del ser humano para que, bajo la guía y la acción del Espíritu, crezca su semejanza con Dios y cada persona alcance su máxima dignidad.[36] Cada persona está llamada a manifestar en el plano existencial y moral el horizonte ontológico de su dignidad, en la medida en que con su propia libertad se orienta hacia el verdadero bien, como respuesta al amor de Dios.
Así, en la medida en que ha sido creada a imagen de Dios, por una parte, la persona humana nunca pierde su dignidad y nunca deja de estar llamada a abrazar libremente el bien; por otra parte, en la medida en que la persona humana responde al bien, su dignidad puede manifestarse, crecer y madurar libre, dinámica y progresivamente. Esto significa que también el ser humano debe esforzarse por vivir a la altura de su dignidad. Se comprende entonces en qué sentido el pecado puede herir y ensombrecer la dignidad humana, como acto contrario a ella, pero, al mismo tiempo, que nunca puede borrar el hecho que el ser humano ha sido creado a imagen de Dios. La fe, por tanto, contribuye decisivamente a ayudar a la razón en su percepción de la dignidad humana, y a acoger, consolidar y clarificar sus rasgos esenciales, como ha señalado Benedicto XVI: “sin la ayuda correctora de la religión, la razón puede ser también presa de distorsiones, como cuando es manipulada por las ideologías o se aplica de forma parcial en detrimento de la consideración plena de la dignidad de la persona humana. Después de todo, dicho abuso de la razón fue lo que provocó la trata de esclavos en primer lugar y otros muchos males sociales, en particular la difusión de las ideologías totalitarias del siglo XX”.[37]
3. La dignidad, fundamento de los derechos y de los deberes humanos
23. Como ya recordó el Papa Francisco, “en la cultura moderna, la referencia más cercana al principio de la dignidad inalienable de la persona es la Declaración Universal de los Derechos del Hombre, que san Juan Pablo II definió “piedra miliar puesta en el largo y difícil camino del género humano”, y como “una de las más altas expresiones de la conciencia humana””.[38] Para resistir a los intentos de alterar o eliminar el significado profundo de esa Declaración, vale la pena recordar algunos principios esenciales que deben siempre respetarse.

El respeto incondicionado de la dignidad humana

24. En primer lugar, aunque cada vez hay más conciencia de la cuestión de la dignidad humana, sigue habiendo hoy muchos malentendidos sobre el concepto de dignidad, que distorsionan su significado. Algunos proponen que es mejor utilizar la expresión “dignidad personal” (y derechos “de la persona”) en lugar de “dignidad humana” (y derechos “del hombre”), porque entienden por persona sólo “un ser capaz de razonar”. En consecuencia, sostienen que la dignidad y los derechos se infieren de la capacidad de conocimiento y libertad, de las que no todos los seres humanos están dotados. Así pues, el niño no nacido no tendría dignidad personal, ni el anciano incapacitado, ni los discapacitados mentales.[39]
La Iglesia, por el contrario, insiste en el hecho de que la dignidad de toda persona humana, precisamente porque es intrínseca, permanece “más allá de toda circunstancia”, y su reconocimiento no puede depender, en modo alguno, del juicio sobre la capacidad de una persona para comprender y actuar libremente. De lo contrario, la dignidad no sería como tal inherente a la persona, independiente de sus condicionamientos y, por tanto, merecedora de un respeto incondicional. Sólo mediante el reconocimiento de la dignidad intrínseca del ser humano, que nunca puede perderse, desde la concepción hasta la muerte natural, puede garantizarse a esta cualidad un fundamento inviolable y seguro. Sin referencia ontológica alguna, el reconocimiento de la dignidad humana oscilaría a merced de valoraciones diversas y arbitrarias. La única condición, por tanto, para que pueda hablarse de dignidad por sí misma inherente a la persona es que ésta pertenezca a la especie humana, por lo que “los derechos de la persona son los derechos humanos”.[40]

Una referencia objetiva para la libertad humana

25. En segundo lugar, a veces también se abusa del concepto de dignidad humana para justificar una multiplicación arbitraria de nuevos derechos, muchos de los cuales suelen ser contrarios a los definidos originalmente y no pocas veces se ponen en contradicción con el derecho fundamental a la vida,[41] como si hubiera que garantizar la capacidad de expresar y realizar cada preferencia individual o deseo subjetivo. La dignidad se identifica entonces con una libertad aislada e individualista, que pretende imponer como “derechos”, garantizados y financiados por la comunidad, ciertos deseos y preferencias que son subjetivas.
Pero la dignidad humana no puede basarse en estándares meramente individuales ni identificarse únicamente con el bienestar psicofísico del individuo. Al contrario, la defensa de la dignidad del ser humano se fundamenta en las exigencias constitutivas de la naturaleza humana, que no dependen ni de la arbitrariedad individual ni del reconocimiento social. Los deberes que se derivan del reconocimiento de la dignidad del otro y los correspondientes derechos que de ello se derivan tienen, por tanto, un contenido concreto y objetivo, basado en la naturaleza humana común Sin esa referencia objetiva, el concepto de dignidad queda sometido de hecho a las más diversas arbitrariedades, así como a los intereses de poder.

La estructura relacional de la persona humana

26. La dignidad de la persona humana, a la luz del carácter relacional de la persona, ayuda también a superar la perspectiva reductiva de una libertad autorreferencial e individualista, que pretende crear los propios valores prescindiendo de las normas objetivas del bien y de la relación con los demás seres vivos. Cada vez más, de hecho, se corre el riesgo de restringir la dignidad humana a la capacidad de decidir discrecionalmente sobre uno mismo y sobre su propio destino, independientemente del de los demás, sin tener en cuenta la pertenencia a la comunidad humana. En esta concepción tan errónea de la libertad, los deberes y los derechos no pueden reconocerse mutuamente para que cuidemos unos de otros. En realidad, como recuerda san Juan Pablo II, la libertad es puesta “al servicio de la persona y de su realización mediante el don de sí misma y la acogida del otro. Sin embargo, cuando la libertad es absolutizada en clave individualista, se vacía de su contenido original y se contradice en su misma vocación y dignidad”.[42]
27. Así pues, la dignidad del ser humano incluye también la capacidad, inherente a la propia naturaleza humana, de asumir obligaciones hacia los otros.
28. La diferencia entre el ser humano y el resto de los otros seres vivos, que resalta gracias al concepto de dignidad, no debe hacernos olvidar la bondad de los demás seres creados, que existen no sólo en función del ser humano, sino también con un valor propio y, por tanto, como dones que le han sido confiados para que custodiados y cultivados. Así, mientras se reserva al ser humano el concepto de dignidad, se debe afirmar al mismo tiempo la bondad creatural del resto del cosmos. Como subrayaba el Papa Francisco: “Precisamente por su dignidad única y por estar dotado de inteligencia, el ser humano está llamado a respetar lo creado con sus leyes internas […]: “Toda criatura posee su bondad y su perfección propias […] Las distintas criaturas, queridas en su ser propio, reflejan, cada una a su manera, un rayo de la sabiduría y de la bondad infinitas de Dios. Por esto, el hombre debe respetar la bondad propia de cada criatura para evitar un uso desordenado de las cosas””.[43] Todavía más, “hoy nos vemos obligados a reconocer que sólo es posible sostener un “antropocentrismo situado”. Es decir, reconocer que la vida humana es incomprensible e insostenible sin las demás criaturas”.[44] Desde esta perspectiva, “no es irrelevante para nosotros que desaparezcan tantas especies, que la crisis climática ponga en riesgo la vida de tantos seres”.[45] Pertenece, de hecho, a la dignidad del hombre el cuidado del ambiente, teniendo en cuenta en particular aquella ecología humana que preserva su misma existencia.

La liberación del ser humano de condicionamientos morales y sociales

29. Estos requisitos previos básicos, por muy necesarios que sean, no bastan para garantizar el crecimiento de una persona en coherencia con su dignidad. Aun cuando “Dios ha creado al hombre racional confiriéndole la dignidad de una persona dotada de la iniciativa y del dominio de sus actos” en vista del bien, el libre albedrío con frecuencia prefiere el mal al bien. Por eso la libertad humana necesita a su vez ser liberada. En la carta a los Gálatas, “para la libertad nos ha liberado Cristo” (Gal 5, 1), san Pablo recuerda la tarea propia de cada cristiano, sobre cuyos hombros descansa una responsabilidad de liberación que se extiende al mundo entero (cf. Rm 8,19ss). Se trata de una liberación que, desde el corazón de cada persona está llamada a difundirse y a manifestar su fuerza humanizadora en todas las relaciones.
30. La libertad es un don maravilloso de Dios. Incluso cuando nos atrae con su gracia, Dios lo hace de tal manera que nuestra libertad nunca se ve violentada. Por eso, sería un grave error pensar que, lejos de Dios y de su ayuda, podemos ser más libres y, en consecuencia, sentirnos más dignos. Desvinculada de su Creador, nuestra libertad sólo puede debilitarse y oscurecerse. Lo mismo ocurre si la libertad se imagina como independiente de cualquier referencia que no sea ella misma y se percibe como una amenaza cualquier relación con una verdad precedente.
Como consecuencia, también fracasará el respeto por la libertad y la dignidad de los demás. Así lo explicó el Papa Benedicto XVI: “una voluntad que se cree radicalmente incapaz de buscar la verdad y el bien no tiene razones objetivas y motivos para obrar, sino aquellos que provienen de sus intereses momentáneos y pasajeros; no tiene una “identidad” que custodiar y construir a través de las opciones verdaderamente libres y conscientes. No puede, pues, reclamar el respeto por parte de otras “voluntades”, que también están desconectadas de su ser más profundo, y que pueden hacer prevalecer otras “razones” o incluso ninguna “razón”. La ilusión de encontrar en el relativismo moral la clave para una pacífica convivencia, es en realidad el origen de la división y negación de la dignidad de los seres humanos”.[47]
31. Además, no sería realista afirmar una libertad abstracta, libre de cualquier condicionamiento, contexto o límite. Por el contrario, “el recto ejercicio de la libertad personal exige unas determinadas condiciones de orden económico, social, jurídico, político y cultural”[48], que a menudo no se cumplen. En este sentido, podemos decir que unos son más “libres” que otros. El Papa Francisco se ha detenido especialmente en este punto: “algunos nacen en familias de buena posición económica, reciben buena educación, crecen bien alimentados, o poseen naturalmente capacidades destacadas. Ellos seguramente no necesitarán un Estado activo y sólo reclamarán libertad.
Pero evidentemente no cabe la misma regla para una persona con discapacidad, para alguien que nació en un hogar extremadamente pobre, para alguien que creció con una educación de baja calidad y con escasas posibilidades de curar adecuadamente sus enfermedades. Si la sociedad se rige primariamente por los criterios de la libertad de mercado y de la eficiencia, no hay lugar para ellos, y la fraternidad será una expresión romántica más”.[49]
Por lo tanto, es indispensable comprender que “la liberación de las injusticias promueve la libertad y la dignidad humana”[50] en todos los niveles y relaciones de las acciones humanas. Para que sea posible una auténtica libertad “tenemos que volver a llevar la dignidad humana al centro y que sobre ese pilar se construyan las estructuras sociales alternativas que necesitamos”.[51] Análogamente, la libertad se ve frecuentemente oscurecida por numerosos condicionamientos psicológicos, históricos, sociales, educativos y culturales. La libertad real e histórica siempre necesita ser “liberada”. Y se deberá, también, reafirmar el derecho fundamental a la libertad religiosa.
32. Al mismo tiempo, es evidente que la historia de la humanidad muestra un progreso en la comprensión de la dignidad y la libertad de las personas, no sin sombras y peligros de involución. Testigo de ello es la creciente aspiración – también por influencia cristiana, que sigue siendo fermento incluso en una sociedad cada vez más secularizada – a erradicar el racismo, la esclavitud y la marginación de mujeres, niños, enfermos y personas con discapacidad. Pero este arduo camino dista mucho de haber terminado.

4. Algunas violaciones graves de la dignidad humana

33. A la luz de las reflexiones hechas hasta ahora sobre la centralidad de la dignidad humana, esta última sección de la Declaración aborda algunas violaciones concretas y graves de la misma. Lo hace con el espíritu propio del magisterio de la Iglesia, que ha encontrado su expresión plena en el magisterio de los últimos Pontífices, como ya se ha recordado. Por ejemplo el Papa Francisco, por una parte, no se cansa de pedir el respeto de la dignidad humana: “todo ser humano tiene derecho a vivir con dignidad y a desarrollarse integralmente, y ese derecho básico no puede ser negado por ningún país. Lo tiene aunque sea poco eficiente, aunque haya nacido o crecido con limitaciones.
Porque eso no menoscaba su inmensa dignidad como persona humana, que no se fundamenta en las circunstancias sino en el valor de su ser. Cuando este principio elemental no queda a salvo, no hay futuro ni para la fraternidad ni para la sobrevivencia de la humanidad”.[52] Por otra parte, no deja nunca de señalar a todos las violaciones concretas de la dignidad humana en nuestro tiempo, llamando a todos y cada uno a una sacudida de responsabilidad y de compromiso activo.
34. Queriendo señalar algunas de las muchas violaciones de la dignidad humana en nuestro mundo contemporáneo, podemos recordar lo que el Concilio Vaticano II enseñó a este respecto. Hay que reconocer que se opone a la dignidad humana “cuanto atenta contra la vida – homicidios de cualquier clase, genocidios, aborto, eutanasia y el mismo suicidio deliberado”.[53] Atenta además contra nuestra dignidad “cuanto viola la integridad de la persona humana, como, por ejemplo, las mutilaciones, las torturas morales o físicas, los conatos sistemáticos para dominar la mente ajena”.[54] Y finalmente “cuanto ofende a la dignidad humana, como son las condiciones infrahumanas de vida, las detenciones arbitrarias, las deportaciones, la esclavitud, la prostitución, la trata de blancas y de jóvenes; o las condiciones laborales degradantes, que reducen al operario al rango de mero instrumento de lucro, sin respeto a la libertad y a la responsabilidad de la persona humana”.[55]
Será necesario también mencionar aquí el tema de la pena de muerte:[56] también esta última viola la dignidad inalienable de toda persona humana más allá de cualquier circunstancia. Por el contrario, hay que reconocer que “el firme rechazo de la pena de muerte muestra hasta qué punto es posible reconocer la inalienable dignidad de todo ser humano y aceptar que tenga un lugar en este universo. Ya que, si no se lo niego al peor de los criminales, no se lo negaré a nadie, daré a todos la posibilidad de compartir conmigo este planeta a pesar de lo que pueda separarnos”.[57] También parece oportuno reiterar la dignidad de las personas encarceladas, que a menudo se ven obligadas a vivir en condiciones indignas, y que la práctica de la tortura atenta contra la dignidad de todo ser humano más allá de todo límite, incluso si alguien es culpable de delitos graves.
35. Sin pretender ser exhaustivos, a continuación llamamos la atención sobre algunas violaciones graves de la dignidad humana que son de especial actualidad.

El drama de la pobreza

36. Uno de los fenómenos que más contribuye a negar la dignidad de tantos seres humanos es la pobreza extrema, ligada a la desigual distribución de la riqueza. Como ya fue subrayado por san Juan Pablo II, “una de las mayores injusticias del mundo contemporáneo consiste precisamente en esto: en que son relativamente pocos los que poseen mucho, y muchos los que no poseen casi nada. Es la injusticia de la mala distribución de los bienes y servicios destinados originariamente a todos.”.[58] Además, sería ilusorio hacer una distinción superficial entre “Países ricos” y “Países pobres”.
Benedicto XVI ya reconoció, de hecho, que “la riqueza mundial crece en términos absolutos, pero aumentan también las desigualdades. En los países ricos, nuevas categorías sociales se empobrecen y nacen nuevas pobrezas. En las zonas más pobres, algunos grupos gozan de un tipo de superdesarrollo derrochador y consumista, que contrasta de modo inaceptable con situaciones persistentes de miseria deshumanizadora. Se sigue produciendo “el escándalo de las disparidades hirientes””,[59] donde la dignidad de los pobres es doblemente negada, tanto por la falta de recursos disponibles para satisfacer sus necesidades básicas, como por la indiferencia con que son tratados por quienes viven junto a ellos.
37. Por tanto, con el Papa Francisco hay que concluir que “aumentó la riqueza, pero con inequidad, y así lo que ocurre es que “nacen nuevas pobrezas”. Cuando dicen que el mundo moderno redujo la pobreza, lo hacen midiéndola con criterios de otras épocas no comparables con la realidad actual”.[60] Como resultado, la pobreza se extiende “de múltiples maneras, como en la obsesión por reducir los costos laborales, que no advierte las graves consecuencias que esto ocasiona, porque el desempleo que se produce tiene como efecto directo expandir las fronteras de la pobreza”.[61] Entre estos “destructores efectos del Imperio del dinero”,[62] se debe reconocer che “no existe peor pobreza que aquella que priva del trabajo y de la dignidad del trabajo”.[63] Si algunos nacen en un país o en una familia donde tienen menos oportunidades de desarrollo, hay que reconocer que eso está reñido con su dignidad, que es exactamente la misma que la de quienes nacen en una familia o en un país ricos. Todos somos responsables, aunque en diversos grados, de esta flagrante desigualdad.

La guerra

38. Otra tragedia que niega la dignidad humana es la que provoca la guerra, hoy como en todos los tiempos: “guerras, atentados, persecuciones por motivos raciales o religiosos, y tantas afrentas contra la dignidad humana […] van “multiplicándose dolorosamente en muchas regiones del mundo, hasta asumir las formas de la que podría llamar una ‘tercera guerra mundial en etapas’””.[64] Con su estela de destrucción y dolor, la guerra atenta contra la dignidad humana a corto y largo plazo: “incluso reafirmando el derecho inalienable a la legítima defensa, así como la responsabilidad de proteger aquellos cuya existencia está amenazada, debemos admitir que la guerra siempre es una “derrota de la humanidad”.
Ninguna guerra vale las lágrimas de una madre que ha visto a su hijo mutilado o muerto; ninguna guerra vale la pérdida de la vida, aunque sea de una sola persona humana, ser sagrado, creado a imagen y semejanza del Creador; ninguna guerra vale el envenenamiento de nuestra Casa Común; y ninguna guerra vale la desesperación de los que están obligados a dejar su patria y son privados, de un momento a otro, de su casa y de todos los vínculos familiares, de amistad, sociales y culturales que se han construido, a veces a través de generaciones”.[65] Todas las guerras, por el mero hecho de contradecir la dignidad humana, son “conflictos que no resolverán los problemas, sino que los aumentarán”.[66] Esto es aún más grave en nuestra época, en la que se ha convertido en normal que, fuera del campo de batalla, mueran tantos civiles inocentes.
39. En consecuencia, aún hoy la Iglesia no puede dejar de hacer suyas las palabras de los Pontífices, repitiendo con san Pablo VI: “¡Nunca jamás guerra! ¡Nunca jamás guerra!”,[67] y pidiendo, junto a san Juan Pablo II, “a todos en nombre de Dios y en nombre del hombre: ¡no matéis! ¡No preparéis a los hombres destrucciones y exterminio! ¡Pensad en vuestros hermanos que sufren hambre y miseria! ¡Respetad la dignidad y la libertad de cada uno!”.[68] Precisamente en nuestro tiempo, éste es el grito de la Iglesia y de toda la humanidad. Por último, el Papa Francisco subraya que “no podemos pensar en la guerra como solución, debido a que los riesgos probablemente siempre serán superiores a la hipotética utilidad que se le atribuya. Ante esta realidad, hoy es muy difícil sostener los criterios racionales madurados en otros siglos para hablar de una posible “guerra justa”. ¡Nunca más la guerra!”.[69] Como la humanidad vuelve a caer a menudo en los mismos errores del pasado, “para construir la paz es necesario salir de la lógica de la legitimidad de la guerra”.[70] La íntima relación que existe entre fe y dignidad humana hace contradictorio que se fundamente la guerra sobre convicciones religiosas: “quien invoca el nombre de Dios para justificar el terrorismo, la violencia y la guerra, no sigue el camino de Dios: la guerra en nombre de la religión es una guerra contra la religión misma”.[71]

El trabajo de los emigrantes

40. Los emigrantes están entre las primeras victimas de las múltiples formas de pobreza. No es solo que su dignidad viene negada en sus países,[72] sino que su misma vida es puesta en riesgo porque no tienen los medios para crear una familia, para trabajar o para alimentarse.[73] Una vez llegados a los países que deberían poder recibirlos, “no son considerados suficientemente dignos para participar en la vida social como cualquier otro, y se olvida que tienen la misma dignidad intrínseca de cualquier persona.
[…] Nunca se dirá que no son humanos pero, en la práctica, con las decisiones y el modo de tratarlos, se expresa que se los considera menos valiosos, menos importantes, menos humanos”.[74] Por tanto, es siempre urgente recordar que “todo emigrante es una persona humana que, en cuanto tal, posee derechos fundamentales inalienables que han de ser respetados por todos y en cualquier situación”.[75] Su acogida es una forma importante y significativa de defender “la inalienable dignidad de cada persona humana más allá de su origen, color o religión”.[76]

La trata de personas

41. La trata de personas también debe considerarse una grave violación de la dignidad humana.[77] Esto no constituye una novedad, pero su desarrollo adquiere dimensiones trágicas que están a la vista de todos, por lo que el Papa Francisco lo ha denunciado en términos particularmente enérgicos: “reafirmo que la “trata de personas” es una actividad innoble, una vergüenza para nuestras sociedades que se consideran civilizadas. ¡Explotadores y clientes a todos los niveles deberían hacer un serio examen de conciencia ante sí mismos y ante Dios! La Iglesia renueva hoy su fuerte llamamiento para que se defienda siempre la dignidad y la centralidad de toda persona, en el respeto de los derechos fundamentales, como destaca su doctrina social, y pide que los derechos se extiendan realmente allí donde no se los reconoce a millones de hombres y mujeres en todos los continentes. En un mundo en el que se habla mucho de derechos, ¡cuántas veces se ultraja de hecho la dignidad humana! En un mundo donde se habla tanto de derechos, parece que el dinero es el único que los tiene. Queridos hermanos y hermanas, vivimos en un mundo donde manda el dinero. Vivimos en un mundo, en una cultura donde reina el fetichismo del dinero”.[78]
42. Por estos motivos, la Iglesia y la humanidad no deben abandonar la lucha contra fenómenos como el “comercio de órganos y tejidos humanos, explotación sexual de niños y niñas, trabajo esclavo, incluyendo la prostitución, tráfico de drogas y de armas, terrorismo y crimen internacional organizado. Es tal la magnitud de estas situaciones y el grado de vidas inocentes que va cobrando, que hemos de evitar toda tentación de caer en un nominalismo declaracionista con efecto tranquilizador en las conciencias. Debemos cuidar que nuestras instituciones sean realmente efectivas en la lucha contra todos estos flagelos”.[79] Ante formas tan diversas y brutales de negación de la dignidad humana, es necesario ser cada vez más conscientes de que “la trata de personas es un crimen contra la humanidad”.[80] Niega en sustancia la dignidad humana al menos de dos formas: “desfigura la humanidad de la víctima, ofendiendo su libertad y su dignidad. Pero, al mismo tiempo, deshumaniza a quienes la llevan a cabo”.[81]

Los abusos sexuales

43. La profunda dignidad inherente al ser humano en su totalidad de mente y cuerpo nos permite comprender también por qué todo abuso sexual deja profundas cicatrices en el corazón de quienes lo sufren: éstos están, de hecho, heridos en su dignidad humana. Se trata de “sufrimientos que pueden llegar a durar toda la vida y a los que ningún arrepentimiento puede poner remedio. Este fenómeno está muy difundido en la sociedad, afecta también a la Iglesia y representa un serio obstáculo para su misión”.[82] De ahí su inquebrantable compromiso de poner fin a cualquier tipo de abuso, empezando desde dentro.

Las violencias contra las mujeres

44. Las violencias contra las mujeres es un escándalo global, cada vez más reconocido. Aunque de palabra se reconoce la igual dignidad de la mujer, en algunos países las desigualdades entre mujeres y varones son muy graves e incluso en los países más desarrollados y democráticos la realidad social concreta atestigua que a menudo no se reconoce a la mujer la misma dignidad que al varón. El Papa Francisco subraya este hecho cuando afirma que “la organización de las sociedades en todo el mundo todavía está lejos de reflejar con claridad que las mujeres tienen exactamente la misma dignidad e idénticos derechos que los varones. Se afirma algo con las palabras, pero las decisiones y la realidad gritan otro mensaje. Es un hecho que “doblemente pobres son las mujeres que sufren situaciones de exclusión, maltrato y violencia, porque frecuentemente se encuentran con menores posibilidades de defender sus derechos””.[83]
45. Ya san Juan Pablo II reconocía que “aún queda mucho por hacer para que el ser mujer y madre no comporte una discriminación. Es urgente alcanzar en todas partes la efectiva igualdad de los derechos de la persona y por tanto igualdad de salario respecto a igualdad de trabajo, tutela de la trabajadora-madre, justas promociones en la carrera, igualdad de los esposos en el derecho de familia, reconocimiento de todo lo que va unido a los derechos y deberes del ciudadano en un régimen democrático”.[84] Las desigualdades en estos aspectos son distintas formas de violencia. También recordó que “es hora de condenar con determinación, empleando los medios legislativos apropiados de defensa, las formas de violencia sexual que con frecuencia tienen por objeto a las mujeres. En nombre del respeto de la persona no podemos además no denunciar la difundida cultura hedonística y comercial que promueve la explotación sistemática de la sexualidad, induciendo a chicas incluso de muy joven edad a caer en los ambientes de la corrupción y hacer un uso mercenario de su cuerpo”.[85] Entre las formas de violencia ejercidas contera las mujeres, ¿cómo no mencionar la coacción al aborto, que afecta tanto a la madre como al hijo, tan a menudo para satisfacer el egoísmo de los varones? ¿Y cómo no mencionar también la práctica de la poligamia que – como recuerda el Catecismo de la Iglesia Católica – es contraria a la igual dignidad de mujeres y varones y también es contraria a “al amor conyugal que es único y exclusivo”?[86]
46. Es este horizonte de violencia contra las mujeres, no se condenará nunca de forma suficiente el fenómeno del feminicidio. En este frente, el compromiso de toda la comunidad internacional debe ser sólido y concreto, como ha reiterado el Papa Francisco: “el amor a María nos tiene que ayudar a generar actitudes de reconocimiento y gratitud frente a la mujer, frente a nuestras madres y abuelas que son un bastión en la vida de nuestras ciudades. Casi siempre silenciosas llevan la vida adelante. Es el silencio y la fuerza de la esperanza. Gracias por su testimonio […] pero mirando a las madres y a las abuelas, quiero invitarlos a luchar contra una plaga que afecta a nuestro continente americano: los numerosos casos de feminicidio. Y son muchas las situaciones de violencia que quedan silenciadas detrás de tantas paredes. Los invito a luchar contra esta fuente de sufrimiento pidiendo que se promueva una legislación y una cultura de repudio a toda forma de violencia”.[87]

El aborto

47. La Iglesia no cesa de recordar que “la dignidad de todo ser humano tiene un carácter intrínseco y vale desde el momento de su concepción hasta su muerte natural. Precisamente la afirmación de tal dignidad es el presupuesto irrenunciable para la tutela de una existencia personal y social, y también la condición necesaria para que la fraternidad y la amistad social puedan realizarse en todos los pueblos de la tierra”.[88] Sobre la base de este valor intangible de la vida humana, el magisterio eclesial se ha siempre pronunciado contra el aborto. Al respecto escribe san Juan Pablo II: “entre todos los delitos que el hombre puede cometer contra la vida, el aborto procurado presenta características que lo hacen particularmente grave e ignominioso […] Hoy, sin embargo, la percepción de su gravedad se ha ido debilitando progresivamente en la conciencia de muchos. La aceptación del aborto en la mentalidad, en las costumbres y en la misma ley es señal evidente de una peligrosísima crisis del sentido moral, que es cada vez más incapaz de distinguir entre el bien y el mal, incluso cuando está en juego el derecho fundamental a la vida. Ante una situación tan grave, se requiere más que nunca el valor de mirar de frente a la verdad y de llamar a las cosas por su nombre, sin ceder a compromisos de conveniencia o a la tentación de autoengaño.
A este propósito resuena categórico el reproche del Profeta: “¡Ay, los que llaman al mal bien, y al bien mal!; que dan oscuridad por luz, y luz por oscuridad” (Is 5, 20). Precisamente en el caso del aborto se percibe la difusión de una terminología ambigua, como la de “interrupción del embarazo”, que tiende a ocultar su verdadera naturaleza y a atenuar su gravedad en la opinión pública. Quizás este mismo fenómeno lingüístico sea síntoma de un malestar de las conciencias. Pero ninguna palabra puede cambiar la realidad de las cosas: el aborto procurado es la eliminación deliberada y directa, como quiera que se realice, de un ser humano en la fase inicial de su existencia, que va de la concepción al nacimiento”.[89] Los niños que van a nacer “son los más indefensos e inocentes de todos, a quienes hoy se les quiere negar su dignidad humana en orden a hacer con ellos lo que se quiera, quitándoles la vida y promoviendo legislaciones para que nadie pueda impedirlo”.[90] Se deberá, por tanto, afirmar con total fuerza y claridad, también en nuestro tiempo, que “esta defensa de la vida por nacer está íntimamente ligada a la defensa de cualquier derecho humano. Supone la convicción de que un ser humano es siempre sagrado e inviolable, en cualquier situación y en cada etapa de su desarrollo. Es un fin en sí mismo y nunca un medio para resolver otras dificultades. Si esta convicción cae, no quedan fundamentos sólidos y permanentes para defender los derechos humanos, que siempre estarían sometidos a conveniencias circunstanciales de los poderosos de turno.
La sola razón es suficiente para reconocer el valor inviolable de cualquier vida humana, pero si además la miramos desde la fe, “toda violación de la dignidad personal del ser humano grita venganza delante de Dios y se configura como ofensa al Creador del hombre””.[91] Merece mencionarse aquí el compromiso generoso y valiente de santa Teresa de Calcuta en defensa de todo concebido.

La maternidad subrogada

48. La Iglesia, también, se posiciona en contra de la práctica de la maternidad subrogada, mediante la cual el niño, inmensamente digno, se convierte en un mero objeto. A este respecto, las palabras del Papa Francisco son de una claridad única: “el camino hacia la paz exige el respeto de la vida, de toda vida humana, empezando por la del niño no nacido en el seno materno, que no puede ser suprimida ni convertirse en un producto comercial.
En este sentido, considero deplorable la práctica de la llamada maternidad subrogada, que ofende gravemente la dignidad de la mujer y del niño; y se basa en la explotación de la situación de necesidad material de la madre. Un hijo es siempre un don y nunca el objeto de un contrato. Por ello, hago un llamamiento para que la Comunidad internacional se comprometa a prohibir universalmente esta práctica”.[92]
49. La práctica de la maternidad subrogada viola, ante todo, la dignidad del niño. En efecto, todo niño, desde el momento de su concepción, de su nacimiento, y luego al crecer como joven, convirtiéndose en adulto, posee una dignidad intangible que se expresa claramente, aunque de manera singular y diferenciada, en cada etapa de su vida. Por tanto, el niño tiene derecho, en virtud de su dignidad inalienable, a tener un origen plenamente humano y no inducido artificialmente, y a recibir el don de una vida que manifieste, al mismo tiempo, la dignidad de quien la da y de quien la recibe. El reconocimiento de la dignidad de la persona humana implica también el reconocimiento de la dignidad de la unión conyugal y de la procreación humana en todas sus dimensiones. En este sentido, el deseo legítimo de tener un hijo no puede convertirse en un “derecho al hijo” que no respete la dignidad del propio hijo como destinatario del don gratuito de la vida. [93]
50. La práctica de la maternidad subrogada viola, al mismo tiempo, la dignidad de la propia mujer que o se ve obligada a ello o decide libremente someterse. Con esta práctica, la mujer se desvincula del hijo que crece en ella y se convierte en un mero medio al servicio del beneficio o del deseo arbitrario de otros. Esto se contrapone, totalmente, con la dignidad fundamental de todo ser humano y su derecho a ser reconocido siempre por sí mismo y nunca como instrumento para otra cosa.

La eutanasia y el suicidio asistido

51. Hay un caso particular de violación de la dignidad humana, más silencioso pero que está ganando mucho terreno. Tiene la peculiaridad de utilizar un concepto erróneo de la dignidad humana para volverla contra la vida misma. Esta confusión, muy común hoy en día, sale a la luz cuando se habla de eutanasia. Por ejemplo, las leyes que reconocen la posibilidad de la eutanasia o el suicidio asistido se denominan a veces “leyes de muerte digna” (“death with dignity acts”). Está muy extendida la idea de que la eutanasia o el suicidio asistido son compatibles con el respeto a la dignidad de la persona humana. Frente a este hecho, hay que reafirmar con fuerza que el sufrimiento no hace perder al enfermo esa dignidad que le es intrínseca e inalienablemente propia, sino que puede convertirse en una oportunidad para reforzar los lazos de pertenencia mutua y tomar mayor conciencia de lo preciosa que es cada persona para el conjunto de la humanidad.
52. Ciertamente, la dignidad del enfermo, en condiciones críticas o terminales, exige que todos realicen los esfuerzos adecuados y necesarios para aliviar su sufrimiento mediante unos cuidados paliativos apropiados y evitando cualquier encarnizamiento terapéutico o intervención desproporcionada. Estos cuidados responden al “constante deber de comprender las necesidades del enfermo: necesidad de asistencia, de alivio del dolor, necesidades emotivas, afectivas y espirituales”.[94] Pero tal esfuerzo es totalmente distinto, diferente, incluso contrario a la decisión de eliminar la propia vida o la de los demás bajo el peso del sufrimiento. La vida humana, incluso en su condición dolorosa, es portadora de una dignidad que debe respetarse siempre, que no puede perderse y cuyo respeto permanece incondicional. En efecto, no hay condiciones en ausencia de las cuales la vida humana deje de ser digna y pueda, por tanto, suprimirse: “la vida tiene la misma dignidad y el mismo valor para todos y cada uno: el respeto de la vida del otro es el mismo que se debe a la propia existencia”.[95] Ayudar al suicida a quitarse la vida es, por tanto, una ofensa objetiva contra la dignidad de la persona que lo pide, aunque con ello se cumpliese su deseo: “debemos acompañar a la muerte, pero no provocar la muerte o ayudar cualquier forma de suicidio. Recuerdo que se debe privilegiar siempre el derecho al cuidado y al cuidado para todos, para que los más débiles, en particular los ancianos y los enfermos, nunca sean descartados. La vida es un derecho, no la muerte, que debe ser acogida, no suministrada. Y este principio ético concierne a todos, no solo a los cristianos o a los creyentes”.[96] Como ya se ha dicho, la dignidad de cada persona, por débil o sufriente que sea, implica a la dignidad de todos.

El descarte de las personas con discapacidad

53. Un criterio para verificar la atención real a la dignidad de cada individuo es, obviamente, la atención prestada a los más desfavorecidos. Nuestro tiempo, por desgracia, no se distingue mucho por esa atención: en verdad, se está imponiendo una cultura del descarte.[97] Para contrarrestar esta tendencia, merece especial atención y solicitud la condición de quienes se encuentran en situación de déficit físico o psíquico. Esta condición de especial vulnerabilidad,[98] tan relevante en los relatos evangélicos, cuestiona universalmente lo que significa ser una persona humana, precisamente desde un estado de deficiencia o discapacidad. La cuestión de la imperfección humana tiene también claras implicaciones desde el punto de vista sociocultural, ya que, en algunas culturas, las personas con discapacidad sufren a veces marginación, cuando no opresión, al ser tratadas como auténticos “descartados”. En realidad, todo ser humano, sea cual sea su condición de vulnerabilidad, recibe su dignidad por el hecho mismo de ser querido y amado por Dios. Por estas razones, debe fomentarse en la medida de lo posible la inclusión y la participación activa en la vida social y eclesial de todos aquellos que, de alguna manera, están marcados por la fragilidad o la discapacidad.[99]
54. En una perspectiva más amplia, se deberá recordar que la “caridad, corazón del espíritu de la política, es siempre un amor preferencial por los últimos, que está detrás de todas las acciones que se realicen a su favor los pobres […] “preocuparse de la fragilidad, de la fragilidad de los pueblos y de las personas. Cuidar la fragilidad quiere decir fuerza y ternura, lucha y fecundidad, en medio de un modelo funcionalista y privatista que conduce inexorablemente a la ‘cultura del descarte’. […] Significa hacerse cargo del presente en su situación más marginal y angustiante, y ser capaz de dotarlo de dignidad”. Así ciertamente se genera una actividad intensa, porque “hay que hacer lo que sea para salvaguardar la condición y dignidad de la persona humana””.[100]

La teoría de género

55. La Iglesia desea, ante todo, “reiterar que toda persona, independientemente de su tendencia sexual, ha de ser respetada en su dignidad y acogida con respeto, procurando evitar “todo signo de discriminación injusta”, y particularmente cualquier forma de agresión y violencia”.[101] Por ello, hay que denunciar como contrario a la dignidad humana que en algunos lugares se encarcele, torture e incluso prive del bien de la vida, a no pocas personas, únicamente por su orientación sexual.
56. Al mismo tiempo, la Iglesia destaca los decisivos elementos críticos presentes en la teoría de género. A este respecto, el Papa Francisco recordó: “el camino hacia la paz exige el respeto de los derechos humanos, según la sencilla pero clara formulación contenida en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, cuyo 75 aniversario hemos celebrado recientemente. Se trata de principios racionalmente evidentes y comúnmente aceptados. Desgraciadamente, los intentos que se han producido en las últimas décadas de introducir nuevos derechos, no del todo compatibles respecto a los definidos originalmente y no siempre aceptables, han dado lugar a colonizaciones ideológicas, entre las que ocupa un lugar central la teoría de género, que es extremadamente peligrosa porque borra las diferencias en su pretensión de igualar a todos”.[102]
57. Con respecto a la teoría de género, sobre cuya consistencia científica se debate mucho en la comunidad de expertos, la Iglesia recuerda que la vida humana, en todos sus componentes, físicos y espirituales, es un don de Dios, que debe ser acogido con gratitud y puesto al servicio del bien. Querer disponer de sí mismo, como prescribe la teoría de género, sin tener en cuenta esta verdad fundamental de la vida humana como don, no significa otra cosa que ceder a la vieja tentación de que el ser humano se convierta en Dios y entre en competencia con el verdadero Dios del amor que nos revela el Evangelio.
58. Un segundo aspecto sobre la teoría de género es que pretende negar la mayor diferencia posible entre los seres vivos: la diferencia sexual. Esta diferencia constitutiva no sólo es la mayor imaginable, sino también la más bella y la más poderosa: logra, en la pareja varón-mujer, la reciprocidad más admirable y es, por tanto, la fuente de ese milagro que nunca deja de asombrarnos que es la llegada de nuevos seres humanos al mundo.
59. En este sentido, el respeto del propio cuerpo y de aquel de los otros es esencial ante la proliferación y reivindicación de nuevos derechos que avanza la teoría de género. Esta ideología “presenta una sociedad sin diferencias de sexo, y vacía el fundamento antropológico de la familia”.[103] Por tanto, resulta inaceptable que “algunas ideologías de este tipo, que pretenden responder a ciertas aspiraciones a veces comprensibles, procuren imponerse como un pensamiento único que determine incluso la educación de los niños. No hay que ignorar que “el sexo biológico (sex) y el papel sociocultural del sexo (gender), se pueden distinguir pero no separar””.[104] Por lo tanto, debe rechazarse todo intento de ocultar la referencia a la evidente diferencia sexual entre hombres y mujeres: “no podemos separar lo que es masculino y femenino de la obra creada por Dios, que es anterior a todas nuestras decisiones y experiencias, donde hay elementos biológicos que es imposible ignorar”.[105] Sólo cuando cada persona humana puede reconocer y aceptar esta diferencia en reciprocidad es capaz de descubrirse plenamente a sí misma, su dignidad y su identidad.

El cambio de sexo

60. La dignidad del cuerpo no puede considerarse inferior a la de la persona como tal. El Catecismo de la Iglesia Católica nos invita expresamente a reconocer que “el cuerpo del hombre participa de la dignidad de la “imagen de Dios””.[106] Tal verdad merece ser recordada especialmente cuando se trata del cambio de sexo. En efecto, el ser humano está inseparablemente compuesto de cuerpo y alma, y el cuerpo es el lugar vivo donde se despliega y manifiesta la interioridad del alma, incluso a través de la red de relaciones humanas. Constituyendo el ser de la persona, alma y cuerpo participan así de esa dignidad que caracteriza a todo ser humano.[107] En este sentido, hay que recordar que el cuerpo humano participa de la dignidad de la persona, ya que está dotado de significados personales, especialmente en su condición sexual.[108] Es en el cuerpo, de hecho, donde cada persona se reconoce generada por los demás, y es a través de su cuerpo que el varón y la mujer pueden establecer una relación de amor capaz de generar a otras personas. Sobre la necesidad de respetar el orden natural de la persona humana, el Papa Francisco enseña que “lo creado nos precede y debe ser recibido como don. Al mismo tiempo, somos llamados a custodiar nuestra humanidad, y eso significa ante todo aceptarla y respetarla como ha sido creada”.[109] De ahí que toda operación de cambio de sexo, por regla general, corra el riesgo de atentar contra la dignidad única que la persona ha recibido desde el momento de la concepción. Esto no significa que se excluya la posibilidad que una persona afectada por anomalías genitales, que ya son evidentes al nacer o que se desarrollan posteriormente, pueda optar por recibir asistencia médica con el objetivo de resolver esas anomalías. En este caso, la operación no constituiría un cambio de sexo en el sentido que aquí se entiende.

La violencia digital

61. El avance de las tecnologías digitales, aunque ofrece muchas posibilidades para promover la dignidad humana, tiende cada vez más a crear un mundo en el que crecen la explotación, la exclusión y la violencia, que pueden llegar a atentar contra la dignidad de la persona humana. Basta pensar en lo fácil que es, a través de estos medios, poner en peligro la buena reputación de cualquier persona con noticias falsas y calumnias. Sobre este punto el Papa Francisco subraya que “no es sano confundir la comunicación con el mero contacto virtual. De hecho, el ambiente digital también es un territorio de soledad, manipulación, explotación y violencia, hasta llegar al caso extremo del dark web. Los medios de comunicación digitales pueden exponer al riesgo de dependencia, de aislamiento y de progresiva pérdida de contacto con la realidad concreta, obstaculizando el desarrollo de relaciones interpersonales auténticas. Nuevas formas de violencia se difunden mediante los social media, por ejemplo el ciberacoso; la web también es un canal de difusión de la pornografía y de explotación de las personas para fines sexuales o mediante el juego de azar””.[110]
Y así es como, allí donde crecen las posibilidades de conexión, ocurre paradójicamente que todo el mundo se encuentra en realidad cada vez más aislado y empobrecido de relaciones interpersonales: “en la comunicación digital se quiere mostrar todo y cada individuo se convierte en objeto de miradas que hurgan, desnudan y divulgan, frecuentemente de manera anónima. El respeto al otro se hace pedazos y, de esa manera, al mismo tiempo que lo desplazo, lo ignoro y lo mantengo lejos, sin pudor alguno puedo invadir su vida hasta el extremo”.[111] Estas tendencias representan el lado oscuro del progreso digital.
62. Desde esta perspectiva, si la tecnología ha de estar al servicio de la dignidad humana y no perjudicarla, y si ha de promover la paz en lugar de la violencia, la comunidad humana debe ser proactiva a la hora de abordar estas tendencias respetando la dignidad humana y promover el bien: “en este mundo globalizado “los medios de comunicación pueden ayudar a que nos sintamos más cercanos los unos de los otros, a que percibamos un renovado sentido de unidad de la familia humana que nos impulse a la solidaridad y al compromiso serio por una vida más digna para todos. […] Pueden ayudarnos en esta tarea, especialmente hoy, cuando las redes de la comunicación humana han alcanzado niveles de desarrollo inauditos. En particular, internet puede ofrecer mayores posibilidades de encuentro y de solidaridad entre todos; y esto es algo bueno, es un don de Dios”. Pero es necesario verificar constantemente que las actuales formas de comunicación nos orienten efectivamente al encuentro generoso, a la búsqueda sincera de la verdad íntegra, al servicio, a la cercanía con los últimos, a la tarea de construir el bien común”.[112]

Conclusión

63. En el 75 aniversario de la promulgación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948), el Papa Francisco reiteró que ese documento “es como una vía maestra, sobre la que se han dado muchos pasos adelante, pero faltan todavía tantos, y a veces, desafortunadamente, se vuelve atrás. ¡El compromiso con los derechos humanos nunca se acaba! A este respecto, estoy cerca de todos aquellos que, sin proclamas, en la vida concreta de cada día luchan y pagan en persona por defender los derechos de los que no cuentan”.[113]
64. Es en este espíritu, con esta Declaración, en el que la Iglesia exhorta ardientemente a que el respeto de la dignidad de la persona humana, más allá de toda circunstancia, se sitúe en el centro del compromiso por el bien común y de todo ordenamiento jurídico. En efecto, el respeto de la dignidad de todos y de cada uno, es la base indispensable para la existencia misma de toda sociedad que pretenda fundarse en el derecho justo y no en la fuerza del poder. Es sobre la base del reconocimiento de la dignidad humana como se sostienen los derechos humanos fundamentales, que preceden y sustentan toda convivencia civilizada.[114]
65. Cada persona individual y, al mismo tiempo, cada comunidad humana tiene, por tanto, la tarea de la realización concreta y efectiva de la dignidad humana, mientras que corresponde a los Estados no sólo protegerla, sino también garantizar las condiciones necesarias para que florezca en la promoción integral de la persona humana: “en la actividad política hay que recordar que “más allá de toda apariencia, cada uno es inmensamente sagrado y merece nuestro cariño y nuestra entrega””.[115]
66. También hoy, ante tantas violaciones de la dignidad humana, que amenazan gravemente el futuro de la humanidad, la Iglesia no cesa de alentar la promoción de la dignidad de toda persona humana, cualesquiera que sean sus cualidades físicas, psíquicas, culturales, sociales y religiosas. Lo hace con esperanza, segura de la fuerza que brota de Cristo resucitado, que ha llevado ya a su plenitud definitiva la dignidad integral de todo varón y de toda mujer. Esta certeza se convierte en un llamamiento en las palabras del Papa Francisco a cada uno de nosotros: “a cada persona de este mundo le pido que no olvide esa dignidad suya que nadie tiene derecho a quitarle”.[116]
El Sumo Pontífice Francisco, en la Audiencia concedida al suscrito Prefecto junto al Secretario para la Sección Doctrinal del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, el día de 25 marzo de 2024, ha aprobado la presente Declaración, decidida en la Sesión Ordinaria de este Dicasterio con fecha 28 de febrero de 2024, y ha ordenado su publicación.
Dado en Roma, en la sede del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, el 2 de abril de 2024, 19° aniversario de la muerte de san Juan Pablo II.

«Tu muñeca está vacía»

[Visto: 699 veces]

Por Mariella Balbi- Diario EXPRESO.
Parece la letra de un bolero, pero no lo es. Son las palabras que Wilfredo Oscorima, gobernador de Ayacucho le dijo a su colega del Cusco, Werner Salcedo, en un evento realizado en la señorial Huamanga. Luego de ello le entregó un reloj Rolex, avaluado en más de 15 mil dólares, que el cusqueño lució rápidamente. Con tan mala fortuna que la prensa le enfocó el adminículo ya en la mano, pero no el momento del lujoso préstamo.
Salcedo ha pedido disculpas a sus paisanos por tal hecho. No dice si devolvió el Rolex. Probablemente el fiscal se lo preguntará, suponemos que fue prestadito nomás. Luego de declarar ante el Fiscal de la Nación interino, Juan Carlos Villena, la Presidenta Dina Boluarte dio, tardíamente, declaraciones al país. Arguyó, al igual que Salcedo, que Oscorima le prestó, no uno si no tres relojes Rolex, disculpándose con los ciudadanos, admitiendo que fue un grave error. Luego mostró varias joyas que denominó bisutería fina. Lamentablemente no se ciñó a lo detallado en el acta fiscal, como una tarjeta de la Casa Banchero de una pulsera Bangle de 94 brillantes. No sabemos si se la prestó Oscorima o no. El gobernador regional que anda en un lujoso Mercedes Benz, gusta de los Rolex y otros lujos, nos hace recordar al finado excongresista Moisés Mamani. ‘Tonteando’ y envolviendo de manera jocosa al exministro Bruno Giuffra.
Boluarte, amante de las alhajas, se dio el gustito de andar por la vida con un Rolex. No quiso que nadie le diga: “tu muñeca está vacía”. No sabemos aún como finalizará esta tramoya tan indigesta e, insistimos perjudicial para el Perú. Falta que finalice la investigación fiscal.
Cuando la Fiscalía y la Diviac, autorizados por un juez supremo provisional, derribaron la puerta de la casa de, nada menos que de la Presidenta de la República, se armó un gran escándalo. Fue una acción exagerada y planeada en contra de Boluarte, también ocurrió porque esta demoró mucho en dar una explicación coherente. Provocó una grave perniciosa crisis política, más aún tratándose de un gobierno débil. Las inversiones, la economía se han retraído y la desconfianza en el régimen aumenta. Boluarte parece estar en otro mundo. Se van a levantar el sistema pensionario de las AFP y ella anda en su propio bolero.
La decisión judicial de allanar Palacio de Gobierno y la casa de la Presidenta con un tronco es repudiable. Terminó de malograr la imagen de nuestro país en el exterior. Una vez más aparecemos como una república bananera. Y la reunión de la APEC se realizará en Perú el próximo noviembre. Imagine que estarán pensando los suizos fabricantes del afamado Rolex. Un sainete nocivo por donde se vea. Así es la vida en los trópicos.
Sorprende que el aletargado y cuestionado fiscal de la Nación, Juan Carlos Villena no pudiera esperar la reprogramación de la cita de Boluarte. Se afirma que el juez supremo provisional fue presionado duramente por vocales supremos de tendencia caviar que tienen su feudo en la Corte Suprema. La argolla de fiscales y magistrados politizados continúa y es sumamente peligrosa para la democracia. El escándalo no terminará con una precaria declaración presidencial. La imagen de Boluarte está demolida. Ojalá volteemos la página. Le conviene al Perú.

Docente Atusparia

Dante Castro Arrasco postuló al parlamento andino en la lista de Juntos por el Perú. Es escritor, ganó el premio Casa de la Américas, sin embargo lo que llama la atención son sus creencias ideológicas, las cuales, lo colocan como un defensor de la libertad de terroristas.
Escribió en el periódico digital “Diario Internacional”, el 10 de agosto del año 2009, una columna, la cual nombró: “Otra vez el cuento de la apología terrorista” y en ella, escribe frases como: “Frente a esos esperpentos ‘democráticos’ la imagen del obrero, guerrillero y mártir Néstor Cerpa Cartolini se acrecienta. Resplandece ante los ojos de las nuevas generaciones”, y “Néstor Cerpa Cartolini cayó luchando contra una dictadura, pero los ‘demócratas’ que también se opusieron al totalitarismo fujimorista, se parcializan del lado del ex-dictador para condenar póstumamente a Cerpa. Algo incongruente e inadmisible. Pues lo decimos claramente: Cerpa es un mártir del pueblo peruano”.
Así mismo, reconoce su pertenencia al ML-19 el cual se da a entender, y de acuerdo a su escrito, que es una organización que defiende la libertad de terroristas.
En la página web Rebelión, escribió el 1 de mayo del 2005, el texto: “Rinden en Lima homenaje a los 14 guerrilleros del MRTA” En el cual da entender que se han estado realizando homenajes a los terroristas que tomaron la casa del embajador japonés durante el gobierno de Fujimori.
Extractos como: “El sábado 23 de abril se conmemoró el octavo aniversario de la caída de 14 guerrilleros del MRTA” –omite decir, como en todo el texto y otros, la palabra terrorista–; “Salvo una honrosa excepción, la izquierda legal brilló por su ausencia” –entendiéndose que reclamaba el por qué los grupos no estaban presentes en el homenaje–; «El homenaje prosiguió a su segundo destino: el cementerio Los Sauces en el distrito limeño San Juan de Lurigancho, donde descansan los restos de Rolly Rojas ‘El Árabe’» –aquí otra vez escribe el termino homenaje, del cual no puede quedar dudas. Es un homenaje terrorista–.
La pregunta es: ¿cómo puede un defensor ideológico del MRTA, postular al Parlamento Andino por un partido político y este no darse cuenta de su ideología, de lo que escribe o hace? Al parecer el filtro del partido Juntos por el Perú no funcionó.
En la edición N°33 del año 2006, de la revista Espéculo, de la Universidad Complutense de Madrid, declaró sobre el MRTA y el terrorismo: “Terrorismo es un viejo término decimonónico remozado a fines del siglo XX por el Departamento de Estado Norteamericano para proscribir y condenar a cualquier movimiento insurgente. Personalmente no lo uso, tampoco lo acepto a la hora de hacer un análisis serio de la violencia en el Perú”.
Todas estas son declaraciones de corte ideológico. Las cuales debieron haber sido tomadas en cuenta por el comité de selección de candidaturas de Juntos por el Perú. Dante Castro, es un defensor del MRTA y de la libertad de terroristas de esa organización.
Fuente: Waynakuna.blogspot.com

Segundo domingo de Pascua 2024

[Visto: 975 veces]

Evangelio según San Juan 20,19-31.
Al atardecer de ese mismo día, el primero de la semana, estando cerradas las puertas del lugar donde se encontraban los discípulos, por temor a los judíos, llegó Jesús y poniéndose en medio de ellos, les dijo: “¡La paz esté con ustedes!”.
Mientras decía esto, les mostró sus manos y su costado. Los discípulos se llenaron de alegría cuando vieron al Señor.
Jesús les dijo de nuevo: “¡La paz esté con ustedes! Como el Padre me envió a mí, yo también los envío a ustedes!“.
Al decirles esto, sopló sobre ellos y añadió: “Reciban el Espíritu Santo. Los pecados serán perdonados a los que ustedes se los perdonen, y serán retenidos a los que ustedes se los retengan“.
Tomás, uno de los Doce, de sobrenombre el Mellizo, no estaba con ellos cuando llegó Jesús.
Los otros discípulos le dijeron: “¡Hemos visto al Señor!”. El les respondió: “Si no veo la marca de los clavos en sus manos, si no pongo el dedo en el lugar de los clavos y la mano en su costado, no lo creeré”.
Ocho días más tarde, estaban de nuevo los discípulos reunidos en la casa, y estaba con ellos Tomás. Entonces apareció Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio de ellos y les dijo: “¡La paz esté con ustedes!”.
Luego dijo a Tomás: “Trae aquí tu dedo: aquí están mis manos. Acerca tu mano: Métela en mi costado. En adelante no seas incrédulo, sino hombre de fe”.
Tomas respondió: “¡Señor mío y Dios mío!”.
Jesús le dijo: “Ahora crees, porque me has visto. ¡Felices los que creen sin haber visto!”.
Jesús realizó además muchos otros signos en presencia de sus discípulos, que no se encuentran relatados en este Libro.
Estos han sido escritos para que ustedes crean que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y creyendo, tengan Vida en su Nombre.

Homilía del Padre Paul Voisin CR de la Congregación de la Resurrección:

Harry Truman fue el trigésimo tercer presidente de los Estados Unidos de América. Él era del estado de Missouri, el estado que tiene como su frase emblemática “Muéstrame“. Miembro de la Cámara de Representantes, en 1899, usó esta frase durante un debate, sin querer confiar sólo en las palabras de otro. En nuestro mundo moderno, con tanto énfasis en las pruebas científicas, esta es una actitud cada vez más común.
Estaba pensando en esta actitud de “Muéstrame” cuando leo el evangelio de hoy (Juan 20:19-31). En la temporada de Pascua los evangelios son, naturalmente, sobre las apariciones del Señor Resucitado. En el evangelio nos encontramos con Tomás, uno de los apóstoles. De este evangelio recibió el nombre “Dudando Tomás“. ¡Tal vez era de Missouri, en lugar de Palestina! Cuanto más pensaba en este pasaje, más pensaba en la relación entre los apóstoles. Después de todo, llevaban tres años juntos, siguiendo a Jesús, siendo testigos de sus milagros, y escuchando sus sabias palabras. Pero Tomás no aceptó el testimonio de otros que habían visto al Señor Resucitado. Hubiera pensado que ver su alegría habría sido lo suficientemente convincente. Hubiera pensado que se habrían sorprendido, e incluso ofendido, con esta situación si alguien no acepta un testimonio tan importante.
Nuestra Primera Lectura de los Hechos de los Apóstoles (4:32-35) nos habla más claramente sobre la vida y la relación entre los apóstoles. Ellos, en verdad, formaron una comunidad “uno en corazón y alma“. Después de la resurrección tuvieron una misión particular, compartir, como testigos de Cristo, lo que habían visto, oído y experimentado junto a Jesús. Y por la gracia del Espíritu Santo, no sólo dieron su testimonio con coraje, sino que hicieron actos milagrosos. Dieron testimonio de Jesucristo como Señor y Salvador por sus palabras, su ministerio y sus vidas.
Nuestra segunda lectura de la primera carta de Juan (5:1-6) nos habla sobre la vida de la comunidad después de la resurrección. San Juan no deja dudas de que la gracia del Espíritu Santo está con la comunidad, permitiéndoles dar testimonio a Jesucristo. El Espíritu les mantiene fieles a las enseñanzas de Jesús, “completando sus instrucciones“. Él dijo que, por la gracia del Espíritu Santo, “sus instrucciones no son difíciles“. Estas bellas palabras no sólo les animaron a seguir a Cristo, pero para compartir las buenas noticias.
Jesús dice que “Felices son aquellos que creen sin haber visto“. A diferencia de Tomás, y los otros apóstoles, no hemos “visto” al Señor resucitado con nuestros propios ojos. Pero, hemos “visto” con nuestras propias vidas y experiencias. Como Jesús hizo “muchas otras señales”, nosotros también hemos visto y experimentado “muchos otros signos” de la presencia de Dios, su amor y perdón, su sanación y su salvación. Tal vez no hemos puesto el dedo en las manos de Jesús, o puesto nuestra mano en su lado, pero hemos tocado al Señor, y el Señor nos ha tocado. Entonces, también somos llamados a dar testimonio del Señor resucitado, dependiendo del mismo Espíritu que fue dado a los apóstoles en los actos de los apóstol, y que San Juan asegura a los fieles en su Carta.
Una de las maneras en las que experimentamos al Señor Resucitado en nuestras vidas es en oración. En esta íntima comunicación con Jesús estamos iluminados con su verdad, y somos fortalecidos por su amor. Dios viene a nosotros en nuestra necesidad, como lo hizo con Tomás, y responde a nuestro “Muéstrame”. Muchas veces, en nuestra condición humana, no reconocemos esto en su momento, sino en la reflexión (esta perspectiva siempre es 20-20) reconocemos que el Señor estuvo presente y activo. Nuestra oración nos abre a la voluntad de Dios, y nos llama para dar testimonio de él.
Experimentamos la presencia del Señor en la Palabra de Dios. Su Palabra es una luz -un faro- que nos llama de la oscuridad a la luz, del pecado a la gracia, del miedo al coraje, y del odio al amor. Si realmente entramos en la Palabra de Dios no podemos evitar ser modificados, transformados, porque la Palabra toca el corazón cuando estamos sinceramente abiertos a ella. No podemos conocer a Jesús sin conocer su Palabra.
Nuestro compartir en los Sacramentos de la Iglesia son momentos en los que nos adelantamos a poner nuestros dedos en sus manos, y poner nuestra mano en el lado de Jesús. Estos encuentros con Jesús, especialmente en los Sacramentos de Reconciliación y Eucaristía, son momentos de gracia en los que Jesús nos toca con su perdón y misericordia, y cuando nos da fuerza para vivir una vida cristiana por su cuerpo y sangre.
También experimentamos la presencia del Señor Resucitado en la vida de la Comunidad. Somos llamados como pueblo a vivir en unión de Dios, y en armonía con los demás. Nos encontramos con Jesús en nuestros hermanos y hermanas, en nuestras necesidades y en nuestras luchas, en nuestras alegrías y logros, y aún en nuestros fracasos y decepciones. Jesús nos invita a levantarnos con él a una nueva vida, no sólo como individuos y familias, sino como pueblo.
¡Hemos visto al Señor! Al igual que Tomás ahora tenemos la responsabilidad de compartir nuestra experiencia de Jesús. El Espíritu Santo estará con nosotros en esta misión. Entonces nuestras vidas no reflejarán las palabras de Tomás, o la frase de Missouri, “Muéstrame”, pero nuestras vidas y nuestro testimonio mostrarán a otros que es Jesús, y que ha resucitado.

Estudio 9: Jesucristo con su Resurrección tiene la última palabra - YouTube

Crece la cantidad de católicos en el mundo, ahora somos 1,390 millones

El número global de bautizados aumentó en 2022, especialmente en África, mientras que, al igual que en el pasado, las vocaciones sacerdotales disminuyeron. Estos son los datos expresados por el Annuarium Statisticum Ecclesiae 2021 y el Anuario Pontificio 2024 editados por la Oficina Central de Estadísticas de la Iglesia.
El aumento de los católicos bautizados a nivel mundial, de los obispos en los continentes asiático y africano y de los diáconos permanentes en África, Asia y Oceanía, ante una disminución de las vocaciones sacerdotales, de los sacerdotes, de los religiosos profesos no sacerdotes y de las religiosas profesaos. Estos son los datos estadísticos que se desprenden del Annuarium Statisticum Ecclesiae 2022 y del Annuario Pontificio 2024, actualmente en distribución en las librerías, publicado por la Imprenta Vaticana y cuya labor editorial estuvo a cargo de la Oficina Central de Estadísticas de la Iglesia.
De la lectura de los datos reportados en el Anuario Pontificio se pueden obtener informaciones relativas a la vida de la Iglesia católica en el mundo, desde el 1 de diciembre de 2022 hasta el 31 de diciembre de 2023. Durante este período, se erigieron 9 nuevos obispados y 1 administración apostólica; 2 sedes episcopales fueron elevadas a sede metropolitana y 1 Vicariato Apostólico a sede episcopal.
Los datos estadísticos del Annuarium Statisticum Ecclesiae nos permiten elaborar un panorama resumido de las principales tendencias que afectan la evolución de la Iglesia católica en el mundo.
A continuación, se muestra información sobre algunos aspectos básicos de la Iglesia Católica entre 2021 y 2022:
– El número de católicos bautizados a nivel global ha aumentado, pasando de 1,376 millones en 2021 a 1,390 millones en 2022, con un aumento relativo del 1.0%. El ritmo de variación es diferente de un continente a otro: mientras, en África se produce un aumento del 3%, ya que el número de católicos aumentó, en el mismo período, de 265 a 273 millones, en Europa, en el extremo opuesto parece una situación de estabilidad (en 2021 y 2022 los católicos ascenderán a 286 millones). Situaciones intermedias son las que se registran en América y Asia, donde el crecimiento de los católicos es significativo (+0.9% y +0.6%, respectivamente), pero totalmente en sintonía con el desarrollo demográfico de estos dos continentes. Estacionariedad, en valores absolutos obviamente más bajos, también para Oceanía.
Los miembros y consultores del Dicasterio para la Comunicación recorrieron los seis pisos del Palazzo Pio, ubicado a pocos pasos de la Plaza de San Pedro. – El número de obispos durante el bienio 2021-2022 aumentó un 0.25%, pasando de 5,340 a 5,353 unidades. Este movimiento de crecimiento se encuentra en África y Asia, con variaciones relativas iguales al 2.1 y 1.4 por ciento respectivamente. La situación estable se da en América (con 2000 unidades) y en Oceanía (con 130), mientras que se produce un ligero descenso (-0.6%) en Europa (de 1,676 a 1,666 unidades).
– 2022 marca una nueva disminución en el número de sacerdotes en comparación con el año anterior, continuando así con la tendencia decreciente que ha caracterizado los años que comenzaron desde 2012. El número global de sacerdotes en el mundo en 2022, en comparación con el de 2021, sufrió una disminución de 142 unidades, pasando de 407,872 a 407,730 unidades. Si África y Asia muestran una dinámica sostenida (+3.2% y 1.6% respectivamente) y América permanece casi estacionaria, Europa, con el mayor peso sobre el total, y Oceanía, por el contrario, registran tasas de cambio negativas e iguales, del 1.7%. y 1.5 por ciento respectivamente.
– El número de diáconos permanentes sigue mostrando una importante dinámica evolutiva: el número de diáconos aumenta, en 2022, un 2% respecto a la fecha del año anterior, pasando de 49,176 a 50,150 unidades. La cifra está mejorando en todos los continentes a un ritmo significativo. En África, Asia y Oceanía, donde aún no alcanzan el 3% del total, aumentan un 1.1%, hasta alcanzar las 1,380 unidades en 2022. La cifra también mejora en zonas donde su presencia es cuantitativamente significativa. En América y Europa, donde reside el 97.3% de la población total, el número de diáconos aumentó, en el bienio considerado, un 2.1 y un 1.7 por ciento respectivamente.
– El grupo de religiosos profesos que no son sacerdotes constituye un grupo cada vez más reducido a nivel mundial: eran 49,774 unidades en 2021 y se convirtieron en 49,414 en 2022. La disminución se debe atribuir, por orden de importancia, al grupo europeo, el grupo africano y el oceánico, mientras que por el contrario en Asia estos operadores han aumentado y también en menor medida en América.
– Las religiosas profesas constituyen una población de cierta consideración: en 2022 superaron en casi un 47% el número de sacerdotes en todo el planeta y actualmente se encuentran en fuerte descenso. A nivel global, pasaron de 608,958 unidades en 2021 a 599,228 en 2022, con una caída relativa del 1.6%. Las diferencias de comportamiento se revelan al analizar las tendencias temporales de áreas territoriales individuales. África es el continente con mayor aumento de religiosas, que pasaron de 81,832 unidades en 2021 a 83,190 en 2022, con un incremento relativo del 1.7%. Le sigue la zona del Sudeste Asiático, donde los religiosos profesos pasaron de 171,756 en 2021 a 171,930 en 2022, con un aumento de apenas el 0.1%. La zona sur y centro de América muestra un descenso: de 98,081 religiosas en 2021, a 95,590 en 2022, con un descenso global del 2.5%. Finalmente, hay tres áreas continentales que comparten una marcada contracción: Oceanía (-3.6%), Europa (-3.5%) y América del Norte (-3.0%).
– Continúa la caída que caracteriza la tendencia de las vocaciones sacerdotales desde 2012: en 2022 el número de seminaristas mayores ascendió a 108,481 unidades, con una variación del -1.3% respecto a la situación del año anterior. Un análisis resumido realizado a nivel subcontinental destaca que los comportamientos locales se diferencian entre sí. En África, por ejemplo, el número de seminaristas mayores aumentó un 2.1% en el bienio examinado. En todas partes de América se ha producido una disminución de vocaciones que se materializa en una variación del -3.2%. En Asia se produce una disminución que lleva el número de seminaristas mayores en 2022 a un nivel un 1.2% inferior al de 2021. La crisis de vocaciones que afecta a Europa desde 2008 no parece detenerse: en el bienio 2021-2022, el número de seminaristas disminuyó un 6%. En Oceanía, las vocaciones sacerdotales en 2022 superan en un 1.3% a las de 2021. De los 108,481 seminaristas de todo el mundo, en 2022, el continente con mayor número de seminaristas es África con 34,541 unidades. Le siguen Asia con 31,767, América con 27,738, Europa con 14,461 y finalmente Oceanía con 974 seminaristas mayores.
Fuente: Vatican News.

Vizcarra sigue libre

[Visto: 466 veces]

La religión democrática y la clase política: el caso de Martín Vizcarra

Por Jeffrey Kihien Palza– LaAbeja.pe
Martin Vizcarra Cornejo, llegó a la presidencia del Perú después de la renuncia de Pedro Pablo Kuczynski -PPK- del cual era su vicepresidente, el 23 de marzo de 2018. PPK renunció debido a su comprobada relación laboral con la empresa Odebrecht, cuyos directivos han confesado el pago de sobornos prácticamente a todos los políticos del Perú. Vizcarra fue apoderado de Odebrecht en la obra Carretera Transoceánica. Las primeras denuncias oficiales contra Vizcarra las realizó el Congreso de la Republica del Perú en el año 2003, mediante comisión formada para indagar posibles casos de corrupción en el gobierno de Alberto Fujimori entre 1990-2000. La investigación encontró responsabilidad delictiva contra Vizcarra, el mismo que armó una licitación para adjudicar la obra del canal de Jachacuesta del Proyecto Pasto Grande, sin haber realizado estudio técnico alguno. Para la aprobación de esta licitación, la cual fue ganada por la empresa JJCAMET, el padre de Martin Vizcarra Cornejo, Cesar Vizcarra Vargas, Prefecto de Moquegua durante el primer gobierno de Alan García (1985-1990) tuvo influencia preponderante, exigiendo a funcionarios de Pasto Grande la aprobación de la licitación. El dueño de JJCamet en ese entonces era Jorge Camet, quien fue Ministro de Economía de Alberto Fujimori por más de cinco años. La empresa JJCamet es investigada desde el año 2016 por ser parte de la presunta mafia del “club de la construcción” que obtenía obras públicas sobornando a políticos y funcionarios del estado, y, por estar coludida con Odebrecht. Fernando Camet Piconne, hijo de Jorge Camet ex ministro de Fujimori, fue detenido en España en mayo del 2023 y está en espera de ser extraditado a Perú donde le espera prisión preventiva. La pregunta es: ¿Por qué PPK invito a formar plancha presidencial a Martin Vizcarra, si sabían sobre la investigación del Congreso? La respuesta es otra evidencia sobre la religión democrática y, su debilidad frente a la clase política que la mantiene y se beneficia de ella.
El ex Presidente Vizcarra y su presunto modelo de delito tienen un patrón que no ha cambiado, tal cual lo descubrió la investigación del Congreso del Perú de 2003, solicitan sobornos a cambio de adjudicación de obras públicas. En el proyecto del Túnel de Jachacuesta se justificó la licitación de la obra con un estudio técnico de la empresa ATA, cuyo propietario es el Ingeniero y compañero de universidad de Vizcarra, José Manuel Hernández, que fue Ministro de Agricultura de Agricultura de PPK 2016-2018. Ese supuesto estudio, incompleto o deficiente ocasionó que la obra cuyo presupuesto inicial era de US$17 millones, termine costando US$64 millones de 1989. Todo sospechoso. En el interrogatorio frente a la comisión investigadora del Congreso, Martin Vizcarra Cornejo incurrió en contradicciones entre lo que respondió y los documentos presentados, cometiendo el delito de falsedad genérica. Vizcarra es mentiroso. Otro patrón de conducta, es continuar trabajando con las mismas personas. José Manuel Hernández y su empresa ATA fue también supervisor de la obra del Proyecto Pasto Grande “Lomas de Ilo”, iniciada cuando Vizcarra era Gobernador Regional de Moquegua, 2011-2014, cuyo planteamiento de proyecto y ejecución es una estafa, pues se gastará más dinero en energía eléctrica para bombear el agua desde la fuente a un canal, que los beneficios de producción agrícola, y, el proyecto está muy mal ejecutado, otra estafa, han transcurrido casi ocho años desde que se inauguró la obra, y no funciona. Instalaron tubos de fibra de vidrio para llevar agua de 1400 m.s.n.m a 20 m.s.n.m, la fuerza de la pendiente del agua ocasiona que las tuberías revienten. Era de esperar.
José Manuel Hernández, a quien Vizcarra ha negado como amigo, es ahora colaborador eficaz contra Vizcarra en un juicio de soborno precisamente por la obra Lomas de Ilo y Hospital de Moquegua. Hernández ha declarado que él pidió el soborno a nombre de su amigo Vizcarra, ofició como cobrador y lo llevó a recoger el dinero con sangre, la sangre del pobre pueblo peruano que paga altísimos impuestos. La democracia no pudo detener el delito de ambos cuando fueron descubiertos por el Congreso en el 2003, por el contrario a uno lo premiaron como Ministro y el otro fue Presidente de la República del Perú. Los judas modernos no tienen remordimiento, no devuelven las 30 monedas, siempre van por más.
Vizcarra, descubierto y denunciado públicamente por su gestión en Pasto Grande el siglo pasado, continuo con su comportamiento inmoral, utilizando el mismo esquema, trabajando con su gente de confianza y comprometiéndolos en una organización criminal. Siendo Ministro de Transportes de PPK el 2016, llevó a sus esbirros de Moquegua a trabajar con Él en las ligas mayores del estado peruano, donde las comisiones de sobornos se calculan en base a miles de millones. La “Banda de los Moqueguanos”, como se les conoce, destruyó el gentilicio moqueguano. El nacido en la sureña ciudad de Moquegua, paso de ser una persona noble, educada y moralmente fiable, a ser considerado a imagen y semejanza de Vizcarra; mentiroso, aprovechador, adúltero, bufón, inmoral.
No soy entusiasta de las prisiones preventivas, porque se han convertido en una herramienta para perseguir judicialmente a los enemigos políticos de los políticos que tienen el poder de turno. También porque elimina el principio jurídico, el dogma, de la presunción de la inocencia, y, los que sufren las consecuencias son los ciudadanos comunes y corrientes, los que solo desean trabajar y vivir tranquilos sin que el estado, que son los políticos, molesten demasiado. Sin embargo, entre los procesos judiciales de políticos corruptos, al ex Presidente Vizcarra no se le mide con la misma vara que a otros, a los cuales si se les ha aplicado prisión preventiva sin motivo alguno.
El Articulo 268 del Nuevo Código Procesal Penal Peruano, estipula los motivos y circunstancias por las cuales se debería solicitar y aprobar prisión preventiva contra un ciudadano. Existen elementos de convicción de la culpabilidad de Vizcarra en el proceso Hospital de Moquegua y Lomas de Ilo. Los testigos son los que le pagaron el soborno, los mismos dueños de las empresas coimeras. También el amigo negado, dueño de ATA, José Manuel Hernández, ha delatado a Vizcarra, todos han aportado testigos que corroboran sus afirmaciones y abundantes pruebas. La pena solicitada es de 15 años de prisión por el delito de cohecho pasivo. El art 268(b) estipula es procedente prisión preventiva cuando la pena es mayor a cinco años y, el presupuesto más importante, 268(c); peligro de obstaculización y peligro de fuga.
Son de público conocimiento las conversaciones telefónicas interceptadas por la fiscalía, entre dos colaboradores muy cercanos a Martín Vizcarra Cornejo; Hugo Misad Trabuco (el Turco) ex funcionario de Provias, supuestamente colocado allí por Vizcarra para supervisar el dinero de las coimas solicitadas y, el suboficial de la Policía Nacional del Perú, Manuel Zambrano. En esas conversaciones telefónicas interceptadas en entre el 11 y 13 de enero del 2014, el policía Zambrano solicita a Misad para comprar 400 o 500 lagartitos –muñeco de tela con el cual se identifica Vizcarra- para repartir entre los leales a Vizcarra, demostrando el tamaño de la organización criminal. El policía Zambrano informa también a Misad sobre la presencia de policías de inteligencia que han llegado de Lima para vigilar al ex Presidente, cometiendo infidencia. Luego coordina con el mismo Misad, el cual responde que preguntará a Vizcarra que debiera escribir el policía Zambrano en su informe al Poder Judicial, ya que Vizcarra está en proceso y tiene que solicitar permiso al juez para salir de Lima, observando reglas de conducta. Esta conversación sería suficiente para condenar a Misad y Zambrano por tráfico de influencias, pero hasta el momento no ha sucedido absolutamente nada. Este es un indicio que los tentáculos de la organización criminal de Vizcarra tiene contactos dentro de la PNP con policías corruptos, los cuales le facilitarían fuga, obstaculizarían cualquier investigación en su contra, escondiendo pruebas o amedrentando a detractores. Motivo suficiente para detenerlo preventivamente.
A esto se suma el escandalo reciente. Cesar Figueredo Muñoz, ex candidato al Congreso por Lima en uno de los partidos políticos de Vizcarra, Somos Perú, el otro es el nuevo partido, Perú Primero, donde Figueredo es secretario general. De acuerdo a las acusaciones y declaraciones públicas de un testigo, cercana a Figueredo, con quien habría tenido una relación sentimental a cambio de trabajo en el estado, este le solicitó un video o grabación a la testigo, con el cual habría extorsionado al ex Primer Ministro de Perú Alberto Otárola, solicitando que lo nombre director de Registros Públicos a nivel nacional. Al no acceder Otárola, ese audio se filtró alterado a la prensa, ocasionando la renuncia del Ministro. La prensa sospechosamente nunca investigó sobre la veracidad y autenticidad del audio. Vizcarra puede tumbarse ministros, fiscales, ser entrevistado en la prensa nacional, organizar partidos políticos y movimientos regionales, y ahora su mano aparece en el intento de vacancia de la presidente Dina Boluarte. No tiene remordimiento alguno. Debe tener una inmensa fortuna, dinero con sangre del pueblo peruano, que moría a causa del encierro salvaje decretado por Vizcarra y sus esbirros con excusa de la pandemia, mientras ellos se frotaban las manos con las compras estatales a dedo. Me temo la democracia, como eligió la libertad de Barrabas, elegirá ahora la libertad del bufón Vizcarra, ese es el fin de sus partidos políticos.
El pueblo peruano se hace constantemente la pregunta ¿Por qué Vizcarra sigue libre si obstaculiza la justicia? Esa es la democracia. En cambio a la Presidente del Perú, Dina Boluarte le allanaron su casa en menos de tres semanas, con Vizcarra se tardaron cuatro años y, por lo mostrado en prensa, más parecía una comedia burlona, teatro negro, porque Vizcarra dijo que él solicitó el allanamiento, y mostró el escrito, burlándose del fiscal, del juez y de todo el Perú. Comunicado de la presidencia de Ecuador tras la detención de Jorge Glas.

Policía de Ecuador irrumpió en la embajada de México en Quito y detuvo al ex vicepresidente Jorge Glas

El gobierno ecuatoriano señaló que “al haberse abusado de las inmunidades y privilegios y conceder un asilo diplomático contrario al marco jurídico convencional, se ha procedido con su captura

La Policía de Ecuador irrumpió en la embajada de México en Quito, y detuvo al ex vicepresidente Jorge Glas, horas después de que el gobierno mexicano le concediera asilo político en medio de tensiones diplomáticas entre ambos países.
La información fue confirmada por la presidencia de Ecuador a través de un comunicado en sus redes sociales en el que asegura que “Jorge Glas Espinel, condenado a pena privativa de libertad por la justicia ecuatoriana, ha sido detenido esta noche y puesto a órdenes de las autoridades competentes”.
“Ningún delincuente puede ser considerado un perseguido político. Jorge Glas ha sido condenado con sentencia ecuatoriana y contaba con disposición de captura emitida por las autoridades competentes”, agrega el documento.
Para el gobierno ecuatoriano “al haberse abusado de las inmunidades y privilegios, concedidos a la misión diplomática que alberga a Jorge Glas, y conceder un asilo diplomático contrario al marco jurídico convencional, se ha procedido con su captura”.
“Ecuador enfrenta un conflicto armado no internacional, cuyas repercusiones en la democracia y paz ciudadana solo serán incrementales de continuarse o condonarse los actos que interfieren con el estado de derecho, la soberanía nacional o con temas de injerencia en asuntos internos del país”, se lee en el comunicado.
“Ecuador es un país soberano y no vamos a permitir que ningún delincuente quede en la impunidad”, añadió la Presidencia ecuatoriana.
Imágenes de medios locales mostraron el ingreso de uniformados a la legación, ubicada en el norte de Quito, y que estaba resguardada en la parte externa por policías y militares.
Roberto Canseco, jefe de la sección consular mexicana en Quito, dijo visiblemente conmocionado fuera de la embajada que “como delincuentes allanaron la embajada de México en Ecuador; esto no es posible no puede ser, es una locura”.
Poco antes de la irrupción en la sede diplomática, la canciller mexicana publicó un mensaje en X, donde insistía a Ecuador para conceder el salvoconducto a Glas para permitir su salida.
“El derecho de asilo es sagrado y estamos actuando en congruencia plena con las convenciones internacionales, otorgando asilo a Jorge Glas. Confío en que el gobierno de Ecuador disponga del salvoconducto cuanto antes”.
Un día antes, la tensión entre los dos países escaló después de que el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, hiciera unas declaraciones que Ecuador consideró “muy desafortunadas” sobre las últimas elecciones en las que ganó el mandatario ecuatoriano Daniel Noboa.
Como reacción, el gobierno ecuatoriano declaró persona non grata al embajador de México.
Fuente: Infobae.com

Cámara de Comercio, MPP y GORE

[Visto: 131 veces]

Comunicado de la Cámara de Comercio brinda reconocimiento y agradecimiento a monseñor José Antonio Eguren Anselmi SCV

Ante la pública renuncia del Arzobispo Emérito de Piura, José Antonio Eguren Anselmi SCV a la Arquidiócesis de Piura, la Cámara de Comercio y Producción de Piura emite el presente Comunicado para despedir a un hombre de fe, un sacerdote que ha sido fuente de inspiración y orientación para muchos; y para dejar constancia de nuestro más profundo reconocimiento y agradecimiento” indica la Cámara de Comercio de Piura.
Luego, en su Comunicado dirigido a la población de Piura, la Cámara de Comercio y Producción de Piura, rescata lo que considera, los aportes a favor de la Arquidiócesis de monseñor Eguren Anselmi:
Por su entrega, dedicación y vehemencia en el trabajo que día a día desplegó en beneficio de la población piurana, a lo largo de estos últimos 18 años de su episcopado en Piura y Tumbes” precisa.
Asimismo, agrega “Por su incansable labor en los tiempos extremadamente difíciles que azotó a la comunidad piurana, como fueron, los devastadores Fenómenos de El Niño, la trágica Pandemia Covid-19 y la Epidemia del Dengue; sin escatimar que trabajaba sábado, domingo, feriados, sin un horario de trabajo, atención o gestión. Consiguió proveernos de plantas de oxígeno, alimentos, medicina, insumos, equipos y otras donaciones cuando más se necesitaban en estos tiempos de penumbra“.
Anota que “Por su inmensa consagración hacia sus fieles y por sus labores en la Iglesia, sobre todo en aquellos momentos de crisis en los que nos demostró que la solidaridad es de trascendental importancia en la vida del ser humano“.
Luego precisan “Arzobispo Emérito de Piura, José Antonio Eguren Anselmi SCV su liderazgo ha fortalecido nuestra sociedad y ha fomentado un ambiente de amor y unidad en nuestra comunidad. Su trabajo incansable en proyectos de caridad y apoyo a los más necesitados ha marcado una tangible diferencia en la vida de muchas personas“.
Hoy, humildemente, le ofrecemos nuestras oraciones en todos los proyectos y nuevos desafíos que comienza. Estamos seguros de que su destino será bendecido“.
Concluyen indicando “Aunque nos entristece verlo partir, nos sentimos agradecidos por el tiempo que ha compartido con Piura. Su legado permanecerá en nuestros corazones y en la comunidad que ha contribuido a construir. Su compromiso con la fe y la comunidad piurana deja una huella imborrable en nuestros corazones“.
Cámara de Comercio y Producción de Piura
Fuente: Diario El Regional y El Tiempo de Piura.

Gobernador Luis Neyra rinde homenaje a monseñor Antonio Eguren por su legado pastoral y humanitario

En una emotiva ceremonia realizada en la Basílica Catedral de Piura, autoridades regionales, líderes religiosos y la comunidad piurana se unieron para rendir homenaje al monseñor Antonio Eguren Anselmi, quien durante casi dos décadas ejerció como arzobispo de Piura y Tumbes, marcando profundamente la vida espiritual y social de la región.
El gobernador regional de Piura, Luis Neyra León, se sumó a la congregación para expresar su gratitud y reconocimiento al legado dejado por monseñor Eguren Anselmi. “Nos ha inspirado a luchar juntos por los grandes proyectos de nuestra región. En ese sentido, nos hemos unido con los siete congresistas, los alcaldes y la sociedad civil organizada, para impulsar y concretar las iniciativas indispensables para el progreso de Piura“, manifestó la autoridad regional.
La misa, cargada de emoción y nostalgia, fue oficiada por el monseñor emérito José Antonio Eguren Anselmi, quien rememoró con afecto sus casi 18 años de servicio pastoral en la ciudad de Piura, agradeciendo a la comunidad por su inquebrantable apoyo.
Durante la ceremonia, el prelado instó a los piuranos a trabajar unidos frente a los desafíos y dirigiéndose a las autoridades presentes, les pidió luchar por proyectos trascendentales para la región, como el hospital de alta complejidad y el proyecto de agua y desagüe para los 96 asentamientos humanos, entre otros.
Mediante una carta abierta, el arzobispo de Piura, José Antonio Eguren Anselmi, se despidió de los fieles, tras renunciar a su cargoAl concluir la misa, monseñor Elías Millares se presentó como administrador temporal del Arzobispado de Piura, asumiendo el desafío con humildad y compromiso ante la designación del Nuncio Papal.
Posteriormente, en la Municipalidad Provincial de Piura se llevó a cabo una ceremonia en la que se declaró a monseñor José Antonio Eguren Anselmi como “Hijo Predilecto” y se le entregó la medalla de la ciudad, en reconocimiento a su destacada labor como administrador de la Arquidiócesis de Piura.
Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, de 68 años, deja un legado imborrable en Piura y Tumbes, siendo recordado por su incansable labor humanitaria y pastoral, que trascendió más allá de lo eclesiástico, dejando una huella indeleble en la comunidad piurana por su incansable apoyo durante momentos críticos, como el fenómeno El Niño costero, la pandemia del Covid-19, el ciclón Yaku y la epidemia del dengue.
Fuente: Oficina de Comunicaciones e Imagen Institucional- GORE Piura.Rinden homenaje a monseñor José Antonio Eguren Anselmi.

Distinguen como hijo predilecto de Piura a monseñor José Antonio Eguren Anselmi

Durante el acto protocolar, el alcalde de Piura, Gabriel Madrid Orue, hizo entrega de la medalla de la ciudad al monseñor. Esta distinción se le otorgada al monseñor Eguren por el apoyo humanitario que brindó en el fenómeno de El Niño costero del año 2017, la pandemia del COVID-19, el ciclón Yaku y la epidemia por dengue.

Por TANIA BAUTISTA CASTILLO– Diario Correo.
La Municipalidad Provincial de Piura (MPP) rindió un homenaje al monseñor José Antonio Eguren Anselmi. El pastor de la iglesia católica fue reconocido como Hijo Predilecto de la ciudad por su constante apoyo humanitario brindado en los momentos más desbastadores que vivió la región. Además, por sus 18 años como arzobispo de Piura y Tumbes.
Durante el acto protocolar, el alcalde de Piura, Gabriel Madrid Orue, hizo entrega de la medalla de la ciudad al monseñor. Esta distinción se le otorgada al monseñor Eguren por el apoyo humanitario que brindó en el fenómeno de El Niño costero del año 2017, la pandemia del COVID-19, el ciclón Yaku y la epidemia por dengue.
Nombrarlo hijo predilecto de la ciudad es solo una forma de agradecer su infinita muestra de amor por el pueblo piurano. Estoy seguro de que estas muestras de gratitud serán eternas. A donde vaya el monseñor, encontrará siempre un piurano agradecido por su labor en beneficio de Piura”, refirió el alcalde.
Así, se reconoció a Eguren Anselmi por expresión de amistad, gratitud y agradecimiento a su labor como administrador de la Arquidiócesis de Piura.
El burgomaestre también destacó la labor del monseñor Eguren por liderar los procesos de reconstrucción y las luchas constantes en la defensa de los intereses de Piura. “Eguren fue luz entre las tinieblas. Cuando Piura era asediada por diversos males, nuestro monseñor lideró los procesos de reconstrucción. Nunca se mantuvo en silencio cuando la ciudad estaba de rodillas. Jamás permitió que se atente contra los intereses de todos los piuranos. Por eso, en múltiples ocasiones, nos acompañó en las luchas por la defensa de los fueros de la provincia”, expresó Madrid Orue.
En ese sentido, el alcalde provincial reconoció la obra que deja el saliente arzobispo, tras 18 años en el episcopado en Piura y Tumbes, siempre a las enseñanzas de la Iglesia Católica y al servicio de los más pobres y necesitados. “Estamos reunidos aquí para reconocer la obra del monseñor José Antonio Eguren Anselmi, quien es, a todas luces, un gran hombre, un gran líder y, sobre todo, un gran peruano”.
A su turno, el monseñor Eguren Anselmi, visiblemente emocionado, agradeció al alcalde de Piura, por el homenaje de reconocimiento. “Gracias señor alcalde, yo le agradezco esta medalla por haberme declarado Hijo Ilustre de esta ciudad, me siento un piurano más, sinceramente se los digo. Vine Limeño y me voy piurano, los llevaré siempre en mi corazón y me tienen a disposición para cualquier cosa, además de mis oraciones, en que pudiera ayudar hacer grande a esta región, porque Piura se lo merece”, sostuvo.
Finalmente, pidió a las autoridades a estar más unidos que nunca con el objetivo de lograr los proyectos de inversión pública que Piura lo merece, como el Hospital de Alta Complejidad y el proyecto de agua y alcantarillado para los 96 asentamientos humanos de Piura, Castilla y Veintiséis de Octubre, entre otros.