Bazán/ Basán intercultural

Dedico la presente investigación a la memoria de José Anacleto Bazán; y de la patrona de Chongoyape, Santa Catalina de Siena.
En el Antiguo Testamento, mis antepasados se dedicaban a la ganadería. Basán se menciona 55 veces:
1. Números 21,33
Después volvieron en dirección de Basán, pero Og, el rey de Basán, salió con todo su ejército a pelear contra ellos en Edrei.
2. Números 32,33
Y así, a las tribus de Gad y Rubén, y a la media tribu de Manasés -hijo de José-, Moisés les dio los territorios de Sijón, rey amorreo, y de Og, rey de Basán, con las ciudades que les pertenecían y los campos que las rodeaban.
3. Deuteronomio 1,3-4
El día primero del mes undécimo, en el año cuarenta, después de haber derrotado Moisés a Sijón, rey de los amorreos, que vivía en Jesbón, y a Og, rey de Basán, que vivía en Astarot, en la región de Edrei, Moisés comunicó a los israelitas todas las cosas que el Señor le había ordenado que ellos cumplieran.
4. Deuteronomio 3,1
Después tomamos otro camino, y nos dirigimos a Basán. Pero Og, el rey de este país, salió con todo su ejército para pelear contra nosotros en Edrei.
5. Deuteronomio 3, 3-4
Efectivamente, el Señor, nuestro Dios, puso también en nuestras manos a Og, rey de Basán, con todo su ejército, y lo derrotamos hasta tal punto que no le quedó ni un solo sobreviviente. También conquistamos todas sus ciudades; no hubo ni una sola que no tomáramos. Fueron en total sesenta ciudades, es decir, todas las de la región de Argob, del reino de Og, en Basán.
6. Deuteronomio 3,10-11
Todas las ciudades de la meseta, todo Galaad y Basán, hasta Salcá y Edrei, ciudades que pertenecían al reino de Og, en Basán, cayeron en nuestras manos. En cuanto a Og, rey de Basán, él era el único sobreviviente de la raza de los gigantes, como puede apreciarse en su sarcófago, que todavía se encuentra en Rabat de los amonitas: es de basalto, mide cuatro metros y medio de largo por cuatro de ancho, según la medida común.
7. Deuteronomio 3,13
La parte restante de Galaad, toda la región de Basán que había pertenecido al reino de Og, y toda la región de Argob, conocida como la tierra de los refaítas, se las cedí a la media tribu de Manasés.
8. Deuteronomio 3,14
Jaír, descendiente de Manasés, se apoderó de la región de Argob hasta el límite de los territorios de Guesur y Maacá, y puso su propio nombre a Basán, llamándole Jaír, que es el nombre que todavía tiene.
9. Deuteronomio 4, 43
Estas ciudades fueron: Béser, en la meseta del desierto, para la tribu de Rubén; Ramot, en Galaad, para la tribu de Gad; y Golán, en Basán, para la media tribu de Manasés.
10. Deuteronomio 4, 47
Los israelitas ocuparon su territorio y el del rey Og de Basán, dos reyes amorreos que vivían al este del Jordán.
11. Deuteronomio 29, 6
Cuando llegamos a esta región, salieron a atacarnos Sijón, rey de Jesbón, y Og, rey de Basán; pero los derrotamos.
12. Deuteronomio 32, 14
De sus ganados tuvieron leche y cuajada, y comieron lo mejor de los corderos y de los carneros; con toros de Basán y con cabritos; comieron el mejor grano de trigo y bebieron el vino, la sangre de las uvas.
13. Deuteronomio 33,22
Acerca de Dan dijo: “Dan es un cachorro de león que salta desde Basán”.
14. Josué 9, 10
Y lo que hizo a los dos reyes amorreos al otro lado del río Jordán: Sijón de Jesbón y Og de Basán, que residía en Astarot.
15. Josué 12, 4
Og, rey de Basán, uno de los últimos refaítas, que vivía en Astarot y en Edrei.
16. Josué 12, 5
Su dominio se extendía desde el monte Hermón, en Salcá, y desde toda la región de Basán, hasta la frontera de Guesur y de Maacá, y hasta la otra mitad de Galaad, que era de Sijón, el rey de Jesbón.
17. Josué 13, 12
Incluyendo los dominios de Og, rey de Basán, que había gobernado en Astarot y Edrei, y que era el último de los refaítas, a los que Moisés había vencido y despojado del lugar.
18. Josué 13, 30-31
Les tocó todo lo que antes había sido de Og, rey de Basán, es decir, todo Basán desde Majanaim, con las sesenta poblaciones que pertenecen a Jaír. La mitad de Galaad, Astarot y Edrei, ciudades del reino de Og en Basán, pasaron a los clanes de los hijos de Maquir, hijo de Manasés.
19. Josué 17, 1
Este es el territorio que le tocó a la tribu de Manasés, el primogénito de José. A Maquir, hombre de guerra, que era el primogénito de Manasés y padre de Galaad, le tocó el territorio de Galaad y de Basán, al este del Jordán.
20. Josué 17, 5
De esta manera la tribu de Manasés recibió diez partes, además de los territorios de Galaad y Basán, que están al este del Jordán, ya que las hijas de Manasés recibieron una herencia entre sus hijos.
21. Josué 20, 8
Al otro lado del Jordán, en la meseta del desierto al este de Jericó, escogieron a Béser, de la tribu de Rubén; en la región de Galaad escogieron a Ramot, de la tribu de Gad; y en la región de Basán escogieron a Golán, de la tribu de Manasés.
22. Josué 21, 6
Después de esto, a los clanes levitas que descendían de Gersón les tocaron en suerte trece ciudades, que eran de las tribus de Isacar, de Aser, de Neftalí y de la media tribu de Manasés que está en Basán.
23. Josué 21, 27
A los levitas descendientes de Gersón les dieron dos ciudades, que eran de la media tribu de Manasés, con sus propios campos de pastoreo: Golán, que estaba en Basán, para que sirviera como ciudad de refugio, y Astarot.
24. Josué 22,7-8
A una mitad de la tribu de Manasés, Moisés le había dado tierras en la región de Basán. A la otra mitad de la tribu de Manasés, Josué le dio tierras entre los israelitas al oeste del Jordán, y a los primeros los bendijo y los mandó de regreso.
25. 1 Reyes 4, 13
Ben-guéber, en Ramot de Galaad, que tenía a su cargo las aldeas de Galaad, que pertenecían a Jaír, hijo de Manasés, y también la región de Argob, que estaba en Basán, donde había sesenta grandes ciudades con murallas y cerrojos de bronce.
26. 1 Reyes 4, 19
Guéber, hijo de Urí, en la región de Gad, país de Sihón, rey de los amorreos, y de Og, rey de Basán. Había, además, un intendente general sobre todo el país de Judá.
27. 2 Reyes 10, 33
Desde el este del Jordán, por toda la región de Galaad, Gad, Rubén y Manasés; y desde Aroer, que está junto al arroyo Arnón, incluyendo Galaad y Basán.
28. 1 Crónicas 5, 11
Los descendientes de Gad que vivieron frente a los rubenitas, en la región de Basán, hasta la ciudad de Salcá. Joel fue el primero que se estableció en Basán; Sefán, el segundo; luego lo hicieron Janai y Safat.
29. 1 Crónicas 5, 16
Todos ellos vivieron en Galaad, en Basán y en sus aldeas; y en los campos de pastoreo de Sarón, hasta sus confines.
30. 1 Crónicas 5, 23
Los descendientes de la media tribu de Manasés vivieron en la región que se extiende desde Basán hasta Baal Hermón, Senir y el monte Hermón, pues eran muchos.
31. 1 Crónicas 6, 47
A los descendientes de Gersón, según el número de sus clanes, les dieron trece ciudades de las tribus de Isacar, Aser y Neftalí, y de la tribu de Manasés que se había establecido en Basán.
32. 1 Crónicas 6, 56
Y a los descendientes de Gersón, según el número de sus clanes, se les dio: de la mitad de la tribu de Manasés; Golán, en Basán, y Astarot, con sus respectivos campos de pastoreo.
33. Nehemías 9, 22
Les entregaste reinos y naciones, y se los repartiste como zona fronteriza, y ellos tomaron posesión de Jesbón, país del rey Sijón, y de Basán, país del rey Og.
34. Salmos 22, 13
Mis enemigos me han rodeado como toros, como bravos toros de Basán;
35. Salmos 68, 16
¡Montañas divinas, montañas de Basán, montañas escarpadas, montañas de Basán!
36. Salmos 68, 23
El Señor ha dicho: “Los traeré de Basán; los traeré desde los abismos del mar”.
37. Salmos 135, 11
…a Sijón, el rey amorreo; a Og, el rey de Basán, y a todos los reyes de Canaán.
38. Salmos 136, 20
…y a Og, el rey de Basán, ¡porque su amor es eterno!
39. Isaías 2, 13
…contra todos los que se creen cedros del Líbano, altos y elevados, o robles de Basán;
40. Isaías 33, 9
La tierra está de luto y triste, el Líbano se marchita avergonzado, el valle de Sarón se ha convertido en un desierto, el Basán y el monte Carmelo se deshojan.
41. Jeremías 22, 20
“¡Judá, sube al monte Líbano y grita! ¡Levanta la voz en las montañas de Basán! ¡Grita desde las colinas de Abarím, pues todos tus amantes han sido destrozados!
42. Jeremías 50, 19
Haré que Israel vuelva a su pastizal; y como una oveja, tendrá pastos abundantes en el Carmelo, y en Basán, en la región montañosa de Efraín y en Galaad.
43. Ezequiel 27, 6
Con robles de Basán hicieron tus remos. Tu cubierta, de cipreses traídos de las costas de Quitím e incrustados de marfil.
44. Ezequiel 39, 18
…comerán la carne de los soldados y beberán la sangre de los gobernantes de la tierra, como si fuera de carneros, corderos, chivos y toros, engordados en Basán.
45. Amós 4, 1
Escuchad esto, vacas de Basán, flor y nata de Samaría, que oprimís a los pobres, maltratáis a los necesitados y ordenáis a vuestros maridos que os traigan vino para beber.
46. Miqueas 7, 14
¡Cuida, Señor, de tu pueblo, de las ovejas de tu propiedad, que están solas en el bosque, rodeadas de fértiles tierras! Llévalas, como en tiempos pasados, a los pastos de Basán y Galaad.
47. Nahúm 1, 4
Amenaza al mar, y lo seca; hace que se sequen todos los ríos. Los campos de Basán y el monte Carmelo languidecen, y se marchita el verdor del Líbano.
48. Zacarías 11, 2
¡Llora, ciprés, porque cayó el cedro, porque aquellos árboles hermosos han quedado destruidos! ¡Gemid, encinas de Basán, porque el bosque espeso ha sido derribado!

Ávaro de Bazán

Caminando por el desierto hasta llegar a un oasis
Los Bazán recorrieron el norte de África, hasta cruzar el Mediterráneo frente a las costas de Andalucía; y atravesaron el océano Atlántico para llegar a un nuevo continente, el virreinato de Nueva Castilla. Cuando viajé por primera vez a Europa en 1999, la aeronave de Iberia que me trasladó de Lima a Madrid en doce horas, llevaba el nombre de Emilia Pardo Bazán, la insigne escritora española. En esa oportunidad visitando la plaza de la Villa, junto a la plaza Mayor, conocí el monumento levantado en honor al marques de Santa Cruz, Álvaro de Bazán (1526- 1588), a quien Lope de Vega le dedicó los siguientes versos: El fiero turco en Lepanto; / en la Tercera el francés; / y en todo mar el inglés, / tuvieron de verme espanto. / Rey servido y patria honrada / dirán mejor quién he sido / por la Cruz de mi apellido / y por la cruz de mi espada.
Mi abuelo
Mi abuelo Anacleto Bazán, llevaba ese nombre en honor a San Anacleto o Cleto, tercer Papa después de Pedro y Lino. El apóstol Pedro conoció a Anacleto en Roma, lo bautizó y ordenó presbítero de la Iglesia.
Junto con Lino, Anacleto era uno de los principales discípulos y colaboradores del apóstol Pedro. Ambos jóvenes sacerdotes iban aprendiendo también a ser buenos y santos pastores. Después del martirio de Pedro, Lino fue elegido obispo de Roma, quién luego de doce años a la cabeza de la Iglesia, también pagó con su sangre la fidelidad al Señor.
En estos tiempos tan difíciles para la Iglesia, fue designado Anacleto como segundo sucesor de Pedro, quién gozaba entre sus hermanos de una merecida fama de santidad. Ya en la Sede de Pedro, se dedicó a socorrer con limosnas a los necesitados y a alentar con cartas a las comunidades perseguidas.
El emperador Domiciano, estaba furioso por el decaimiento del culto a los dioses paganos y viendo en ello un peligro para el Imperio, desencadenó la persecución contra los causantes de esta amenaza: los cristianos; quienes por miles decidieron entregar la vida antes que renunciar a su fe.
El pastor no podía ser menos que las ovejas. San Anacleto luego de ser arrestado, sufrió el martirio en Roma el día 26 de abril del año 90. Su cuerpo se conserva en la Iglesia de San Pedro en el Vaticano.

Puntuación: 4.99 / Votos: 2834

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*