¡Ven Espíritu Santo!

[Visto: 854 veces]

Evangelio según San Juan 14,15-21.
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Si ustedes me aman, cumplirán mis mandamientos. Y yo rogaré al Padre, y él les dará otro Paráclito para que esté siempre con ustedes: el Espíritu de la Verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque no lo ve ni lo conoce. Ustedes, en cambio, lo conocen, porque él permanece con ustedes y estará en ustedes.
No los dejaré huérfanos, volveré a ustedes. Dentro de poco el mundo ya no me verá, pero ustedes sí me verán, porque yo vivo y también ustedes vivirán. Aquel día comprenderán que yo estoy en mi Padre, y que ustedes están en mí y yo en ustedes.
El que recibe mis mandamientos y los cumple, ese es el que me ama; y el que me ama será amado por mi Padre, y yo lo amaré y me manifestaré a él“.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

En 1986, un niño Indio de cinco años, Saroo, viajó en tren con sus hermanos mayores unos setenta kilómetros en los que mendigaban dinero para mantener a su pequeña familia huérfana de padre. A su corta edad se quedó dormido y, al despertarse y buscar a sus hermanos, subió a un tren pensando que estaban en él. Sin embargo, no estaban y durante semanas estuvo perdido sin remedio, quedándose finalmente en la estación de ferrocarril de Howrah hasta que lo llevaron a una residencia para niños abandonados. Semanas después fue adoptado por una familia Australiana, los Brierley, y les acompañó a Tasmania, en Australia. Tras graduarse en la universidad en 2009, empezó a utilizar imágenes por satélite en Google Earth para ver si podía seguir las vías del tren hasta las ciudades cercanas, hasta que pudo reconocer escenas de su ciudad natal. Finalmente, algunas de las vistas de Khandwa le resultaron familiares y viajó allí en 2011. Los recuerdos le inundaron y trazó un camino por las calles hasta que encontró su antigua calle, y allí, fuera de una casa, estaban sentadas tres mujeres. Al verle, una de ellas se levantó y se acercó a él, abrazándole como si fuera el hijo que había dado por perdido para siempre. Se reunió con su familia, sigue en estrecho contacto con ellos y escribió un libro sobre su experiencia, A Long Way Home (Un Largo Camino a Casa)*.
A pesar de su situación, Saroo sabía que no era huérfano. Aunque a menudo se sintiera “huérfano”, sabía que tenía una madre y hermanos, y una familia extensa, en algún lugar de la India. Pensé en esta historia real cuando leí el evangelio de este fin de semana (Juan 14:15-21), en el que Jesús nos dice que “no nos dejará huérfanos“. Al contrario, nos dice que “vendrá a nosotros“, y que cuando se haya ido “pedirá al Padre, y os dará otro Defensor para que esté siempre con vosotros“. Jesús quiere asegurarnos que no estamos solos, abandonados o huérfanos, sino que Él está siempre con nosotros. Y aún más, enviará “otro Defensor” que es el Espíritu Santo. Así, su presencia y su revelación continuarán.
Nuestra Primera Lectura, de los Hechos de los Apóstoles (8,5-8.14-17), también nos habla del Espíritu Santo. Oímos cómo Felipe proclamaba la Buena Nueva y realizaba actos milagrosos, curando a la gente y liberándola de los malos espíritus. Preparó el camino en Samaría para Pedro y Juan, que llegaron y los bautizaron en el Espíritu Santo por la imposición de manos.
En nuestra Segunda Lectura, de la Primera Carta de Pedro (3,15-18), Pedro nos anima a hacer el bien y a servir a Dios, dando testimonio de nuestra fe. Pedro nos asegura que, por nuestra fe en Jesucristo, seremos “vivificados en el Espíritu”, en unión con Jesús.
En esa lectura, Pedro dice algo que se ha proclamado cada Sexto Domingo de Pascua, pero que nunca ha tenido el mismo significado para mí que ahora, después de haber leído el libro de Matthew Kelly, Los Cuatro Signos de un Católico Dinámico. Pedro dice: “Estad siempre dispuestos a dar una explicación a todo el que os pida razón de vuestra esperanza”. En su capítulo sobre el cuarto Signo, la Evangelización, reitera que la gente merece respuestas a sus preguntas sobre la fe católica. No me refiero sólo a los no católicos que puedan tener preguntas, sino a los propios católicos que no comprenden plenamente la riqueza de nuestra fe. El obispo Fulton Sheen, que se hizo famoso por su programa semanal de radio, y luego de televisión, sobre las enseñanzas católicas desde 1930 hasta 1968, dijo una vez: “Sólo hay cien personas en el mundo que no están de acuerdo con lo que enseña la Iglesia. El resto no está de acuerdo con lo que creen que la Iglesia enseña“. Aunque estoy seguro de que hay más de “cien personas en el mundo que no están de acuerdo con lo que la Iglesia enseña“, la verdad de sus palabras es que muchos católicos creen que saben lo que la Iglesia enseña -y eso es quizás lo que les ha “apagado“- pero una vez que descubren lo que la Iglesia realmente enseña y profesa se quedan con una impresión y respuesta muy diferente. Algunos de los mensajes del Papa Francisco han tenido este mismo poder en muchas personas de toda fe, para iluminarles sobre lo que la Iglesia cree y enseña.
¿Quién va a responder a las preguntas de la gente? ¿Quién va a dar testimonio -como Felipe, Pedro y Juan- de nuestra fe en Jesús y de las enseñanzas de nuestra Iglesia? Cada uno de nosotros tiene la responsabilidad de dar testimonio de Cristo allí donde estemos y con quien estemos, en nuestros hogares, escuelas, lugares de trabajo y con nuestros amigos. Si no conocemos la respuesta, y si amamos a la Iglesia y estamos orgullosos de nuestra fe católica, encontraremos la respuesta. Aquí es donde entra el segundo Signo de un Católico Dinámico de Matthew Kelly: el estudio. No podemos limitarnos a lo que “creemos” que enseña la Iglesia, tenemos la responsabilidad de averiguarlo. Una vez más, leer y asistir a eventos diocesanos y parroquiales son grandes oportunidades para aprender más sobre nuestra fe católica y prepararnos mejor para compartirla. También hay muchos recursos en línea, pero como he mencionado en otras ocasiones, hay una gran cantidad en Internet que son como “lobos con piel de cordero“, sitios web que dicen ser “Católicos“, cuando en realidad son antiCatólicos. En lugar de edificar la fe, trabajan para socavar la Iglesia y destruir nuestra fe.
Una seguridad que tenemos de Dios, como se ve en las Escrituras hoy, es que no estamos solos, abandonados o huérfanos. Si estamos haciendo la obra de Dios, Dios está con nosotros. El Espíritu Santo está con nosotros, para inspirarnos y guiarnos, para animarnos y defendernos. Mientras buscamos respuestas, para nosotros mismos y para los demás, tenemos la gracia de Dios que nos acompaña. Al igual que Saroo sabía que tenía una familia en alguna parte, y finalmente salió a buscarla, nosotros reconocemos que tampoco somos huérfanos, y que Jesús nos ha enviado al Espíritu Santo para que esté con nosotros y nos guíe hacia Él, y hacia el Padre. Confiemos en la promesa de Jesús y abrámonos al “Abogado” que nos ha enviado, el Espíritu Santo. Cuanto más nos abramos a su gracia y a su poder, más participaremos de la vida de Dios y la compartiremos con los demás.
*Gracias Ian Nash, quien ha encontrado el libro mencionado.

Puntuación: 5 / Votos: 28

Un pensamiento en “¡Ven Espíritu Santo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *