Populismo antiCongreso

[Visto: 364 veces]

La responsabilidad de Vizcarra en Chinchero

Por MANUEL ROMERO CARO– Diario EXPRESO.
“No seas cobarde”, le dijo Pedro Pablo Kuczynski (PPK) al entonces ministro de Transportes Martín Vizcarra cuando este personaje quería detener Chinchero. Y es que él opinaba que el proyecto estaba entrampado, que quizá era mejor detenerlo. Que el proyecto no iba a resultar (1). Es que Chinchero estuvo plagado de errores, demoras, avances y retrocesos.
Y cuando arreciaron las críticas al proyecto en el Congreso, el citado ministro suspendió el inicio de las obras. Pero cuando empezaron nuevas protestas en el Cusco a favor del aeropuerto, el hoy presidente retrocedió y se continuó con el proceso.
Luego la Contraloría inició una investigación y ahí fue cuando Vizcarra disparó la famosa frase: “No le daremos un sol a Kuntur Wasi (KW) hasta que la Contraloría concluya su informe”, palabras que le costaron el aislamiento de PPK y su entorno.
La pregunta que fluye inevitable es: ¿si Vizcarra no estaba de acuerdo ni con el proyecto ni con la Adenda, por qué aprobó la Adenda y dispuso que su viceministra Fiorella Molinelli la firmara?

ELEMENTOS DE CONVICCIÓN

Luego de dos años de investigación preliminar, la fiscal Zoila Sueno concluye la tarea y formaliza la investigación preparatoria contra Fiorella Molinelli y otras 12 personas (diversos funcionarios y asesores del MTC, MEF, Ositran y Kuntur Wasi). En lo que se refiere a la vinculación entre Vizcarra y KW, eso corresponde a la fiscal de la Nación porque el Presidente goza de inmunidad durante su mandato.
Entre los “elementos de convicción” encontrados por la fiscal Sueno, hay dos particularmente importantes. El primero de ellos se refiere a que hallaron en la laptop del gerente general de KW (incautada en un operativo de la Fiscalía) respuestas al pliego interpelatorio al entonces ministro Vizcarra.
Lo sorprendente es que estas tenían como fecha seis días antes de que Vizcarra respondiera al citado pliego en el Congreso. El segundo elemento importante está referido a una consulta que el ministro Vizcarra le formuló a la CAF sobre las discrepancias acerca del pago de intereses.
Como se recordará, en el contrato original de Chinchero el Estado no estaba obligado a aceptar las condiciones financieras obtenidas por el concesionario. En otras palabras, el Gobierno no aceptaría un financiamiento con una tasa de interés del 22%.
Es así que en una circular de enero del 2017 el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) indicaba que el cierre financiero, con 22% de interés, era perjudicial para el Estado y que no se debía de aceptar.
Lo sorprendente es que se encontrara en la laptop del gerente del concesionario dos versiones del informe de la CAF (Corporación Andina de Fomento), nada menos que 16 días antes que lo recibiera el MTC, entidad que había solicitado y pagado por el informe en mención (2).
Lo anterior obviamente abre varias interrogantes. ¿Por qué el gerente general de KW tenía en su laptop copias del informe de la CAF 16 días antes que el MTC lo recibiera? ¿Por qué la CAF no ha dicho nada sobre estos hechos? ¿Por qué PPK y su entorno defendieron a capa y espada a Chinchero a pesar de que algunos de sus ministros no estaban de acuerdo con el proyecto?

INTERÉS DESMEDIDO

Hay que recordar que la tormenta política que se desató en su momento dejó como resultado la salida de dos importantes ministros del gabinete: Alfredo Thorne del MEF y el mismo Vizcarra del MTC.
El desmedido interés del gobierno por sacar adelante Chichero no se justificaba. Más si recordamos los audios entre el contralor Alarcón, Fernando Zavala, Thorne y Vizcarra.
La Contraloría lo criticaba, Ositran -el ente fiscalizador- emitió un contundente informe afirmando que la adenda era lesiva y el ministro del sector a su cargo estaba en contra. El proyecto se paró porque KW no podía conseguir un financiamiento aceptable.
¡Y se estaba discutiendo una adenda antes que se inicie la construcción! Se llegaba al extremo que mientras la inversión en la obra era de US$520 millones, los intereses ascendían a US$587 millones.
A pesar de esta verdad maciza, el presidente Kuczynski salió a la TV, pizarra en mano, a defender la viabilidad de Chinchero con argumentos errados. Yo nunca he visto a un presidente salir a la TV a defender públicamente a un proyecto privado como Chinchero.
(1) Vizcarra, retrato de un poder en construcción, de Rafaella León.
(2) Perseguido por Chinchero, Ricardo Uceda. (LR 25.08.19).

HAY RAZONES PARA REABRIR INVESTIGACIÓN

Mucho se ha escrito acerca de cómo algunos proyectos estaban siendo copados por intereses privados. En el caso Chinchero se mencionaba la cercana amistad de PPK con uno de los socios de KW y con Sebastián Piñera, otro socio. También la hermana del primer ministro de ese entonces, Fernando Zavala, era una de las gerentes de Andino Holdings, etc. Hay razones para reabrir la investigación sobre Vizcarra, la que fuera archivada provisionalmente por el entonces fiscal de la Nación, Pablo Sánchez.

VISITAS A CONTRALORÍA

Por María Teresa García- Diario EXPRESO.
De acuerdo a lo comentado por la fuente, para nadie era un secreto en la Contraloría General de la República que existía un interés exagerado de parte del Ministerio de Transportes para que el proyecto de la construcción del Aeropuerto de Chinchero se efectuara a cualquier costo. El informante también comentó que Molinelli visitó a Alarcón hasta en cinco oportunidades durante los tres meses que duró la auditoría, y junto con sus técnicos trató de convencerlo de todas las bondades del proyecto. “Y cuando se conversaba con Martín Vizcarra, él siempre señalaba que Molinelli era una persona de su total confianza”, recordó. Es más, agregó, Alarcón le contó que el argumento de ella, como de los demás ministros que posteriormente fueron los protagonistas de un audio hecho público, era que de ese proyecto dependía que las inversiones crezcan en el país.
LLAMADA
El informante rememoró que fue pública la llamada que el entonces titular del Consejo de Ministros, Fernando Zavala, le hizo a Édgar Alarcón para preguntarle cuál era el resultado del informe de la auditoria de la adenda del Aeropuerto de Chinchero, a lo que le respondió que lo único que podía decirle es que existían resultados de tipo penal. Como se sabe, antes de la presentación de dicho informe, el entonces ministro de Transportes, Martín Vizcarra, renunció al cargo tras dejar sin efecto el contrato suscrito con un consorcio argentino-peruano Andino Investment Holding (AIH) para la construcción del nuevo aeropuerto internacional del Cusco. “El día de hoy he presentado mi renuncia”, comunicó Vizcarra a los periodistas en una presentación en el Palacio de Gobierno, en la que estuvo acompañado por el entonces presidente Pedro Pablo Kuczynski. En ese momento dijo que dejaba “esa responsabilidad a otra persona” que sea de la confianza del gobernante y aseguró que había trabajado “estos casi 10 meses con mucha responsabilidad, entrega y principalmente con honestidad”.
INTERESES
Al consultarle al informante cuáles fueron los verdaderos motivos de que se haya observado la adenda del Aeropuerto Internacional de Chinchero, contestó que esencialmente se cambiaron las condiciones de competencia que tenía el contrato inicial. “Como no se le pudo favorecer a Andina Investment con esa adenda y la resolución del contrato ha sido una decisión del Ministerio de Transportes, es decir, del Ejecutivo, con lo que se ha puesto al país en condiciones peligrosas para la economía”, dijo. Cabe recordar que el 21 de junio de 2018, AIH informó que Kuntur Wasi, consorcio que ganó la buena pro del aeropuerto de Chinchero en el 2014 y del cual forma parte junto a Corporación América, presentó una solicitud arbitral contra el Estado Peruano ante el Ciadi por la resolución del contrato de concesión del nuevo aeropuerto internacional de Chinchero, de acuerdo con un hecho de importancia remitido a la Superintendencia del Mercado de Valores (SMV). “Con fecha 13 de julio de 2017, el Estado pretendió terminar el contrato unilateralmente amparándose en la causal de interés nacional, la misma que al no haber sido fundamentada conforme a lo establecido en el contrato, no surtió efectos jurídicos. Pese a la intención del Estado de terminar el contrato, el mismo se mantuvo vigente”, informó el consorcio el 7 de febrero de 2018 en un comunicado.
RECOMENDACIÓN ADMINISTRATIVA
El 9 de septiembre de 2018, el ex contralor general Édgar Alarcón afirmó que para sacar adelante la construcción del aeropuerto de Chinchero, en el Cusco, el entonces ministro de Transportes, Martín Vizcarra, le pidió una “recomendación administrativa”. “Martín Vizcarra me pidió una recomendación administrativa para sacar adelante Chinchero. Yo me negué y [Alfredo] Thorne [exministro de Economía] se molestó“, dijo el exfuncionario a un canal de televisión. Alarcón narró que a la primera reunión en la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) fue convocado por el entonces jefe del Gabinete Ministerial, Fernando Zavala. “Me llevó a una sala más pequeña donde estaban Thorne y Vizcarra. No sabía qué me iba a reunir con ellos”, expresó.
Refirió que Thorne quiso condicionar los resultados del informe de la adenda de Chinchero y que luego de esa reunión, Zavala lo llamó en varias oportunidades. “Me sentía presionado y condicionado de que si Chinchero no salía, era perjudicial para el país”, enfatizó. “Zavala me llamó por teléfono varias veces. A tanta insistencia, le dije que el informe tenía responsabilidad penal”, dijo al mencionar que entre los principales implicados se encontraban la entonces viceministra de Transportes, Fiorella Molinelli, y el propio Vizcarra. Según el informe que Alarcón presentó cuando estaba a cargo de la Contraloría General de la República, se encuentra acreditado que Vizcarra emitió una resolución suprema para la firma de una adenda que era lesiva al Estado peruano. “Los implicados son Fiorella Molinelli y nueve implicados más (…). La más insistente con el tema de Chinchero era Fiorella Molinelli, ella era la que lideraba este grupo operativo que tenía mucho interés en que se firme este contrato”, señaló Alarcón al asegurar que hubo una “estructura” para sacarlo del cargo de contralor. De acuerdo al informe que mostró Alarcón, en la relación de funcionarios involucrados en los hechos está Martín Vizcarra. “Su participación está acreditada debido a que se aprobó a través de resolución ministerial el contrato de concesión para el diseño, financiamiento, construcción, operación y mantenimiento del nuevo aeropuerto, el mismo que se firmó incumpliendo la norma aplicable en el APP, modificándose las condiciones de competencias que se utilizaron en el proceso de promoción que llevaron la firma de dicho contrato”, indica el informe.
Transportes, Martín Vizcarra, le pidió una “recomendación administrativa”. “Martín Vizcarra me pidió una recomendación administrativa para sacar adelante Chinchero. Yo me negué y [Alfredo] Thorne [exministro de Economía] se molestó“, dijo el exfuncionario a un canal de televisión. Alarcón narró que a la primera reunión en la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) fue convocado por el entonces jefe del Gabinete Ministerial, Fernando Zavala.
“Me llevó a una sala más pequeña donde estaban Thorne y Vizcarra. No sabía qué me iba a reunir con ellos”, expresó. Refirió que Thorne quiso condicionar los resultados del informe de la adenda de Chinchero y que luego de esa reunión, Zavala lo llamó en varias oportunidades. “Me sentía presionado y condicionado de que si Chinchero no salía, era perjudicial para el país”, enfatizó.
“Zavala me llamó por teléfono varias veces. A tanta insistencia, le dije que el informe tenía responsabilidad penal”, dijo al mencionar que entre los principales implicados se encontraban la entonces viceministra de Transportes, Fiorella Molinelli, y el propio Vizcarra. Según el informe que Alarcón presentó cuando estaba a cargo de la Contraloría General de la República, se encuentra acreditado que Vizcarra emitió una resolución suprema para la firma de una adenda que era lesiva al Estado peruano.
“Los implicados son Fiorella Molinelli y nueve implicados más (…). La más insistente con el tema de Chinchero era Fiorella Molinelli, ella era la que lideraba este grupo operativo que tenía mucho interés en que se firme este contrato”, señaló Alarcón al asegurar que hubo una “estructura” para sacarlo del cargo de contralor. De acuerdo al informe que mostró Alarcón, en la relación de funcionarios involucrados en los hechos está Martín Vizcarra.
“Su participación está acreditada debido a que se aprobó a través de resolución ministerial el contrato de concesión para el diseño, financiamiento, construcción, operación y mantenimiento del nuevo aeropuerto, el mismo que se firmó incumpliendo la norma aplicable en el APP, modificándose las condiciones de competencias que se utilizaron en el proceso de promoción que llevaron la firma de dicho contrato”, indica el informe.

LOS INVESTIGADOS

Los investigados por la fiscal Zoila Sueno sobre la Adenda N° 01 al Contrato del Concesión del nuevo Aeropuerto Internacional de Chinchero, Cusco, son: Fiorella Molinelli Aristondo, Yaco Paul Rosas Romero, Gianina Beoutis Manrique, Hernán Omar Muñoz Valdivia y Camilo Nicanor Carrillo Purín en calidad de autores. Y César Antonio Balbuena Vela, Alfredo Juan Carlos Dammert Lira, Carlos Rodolfo Juan Vargas Loret de Mola y José Carlos Balta del Río en calidad de cómplices primarios del presunto delito contra la Administración Pública en la modalidad de colusión agravada.

VIZCARRA EN ACCIÓN

“Martín Vizcarra me pidió una recomendación administrativa para sacar adelante Chinchero. Yo me negué y [Alfredo] Thorne [exministro de Economía] se molestó“, dijo Édgar Alarcón en su momento a un canal de televisión.

LE GENERÓ DERECHOS

Antes de la adenda y el delito de colusión, quien se encontraba en una posición de incumplimiento era el consorcio Kuntur Wasi. El Estado tenía la posibilidad de denunciar por incumplimiento. Frente a los cuestionamientos, el Estado tuvo que anular la adenda y le generó derechos a Kuntur Wasi para demandar al Estado por US$8 millones, según Amado Enco.

COLUSIÓN AGRAVADA

El procurador anticorrupción Amado Enco señaló que la anulación de la adenda de Chinchero sería un elemento fundamental que demostraría que en la formulación de este contrato, entre el Estado y el consorcio Kuntur Wasi, los funcionarios que respaldaron esa suscripción habrían cometido el delito de colusión agravada.
“La adenda que se firmó entre el Ministerio de Transportes y Comunicaciones y el consorcio Kuntur Wasi afectaba seriamente los intereses del Estado, por cuanto el concesionario llegaba al momento de la adenda en una situación financiera inapropiada. Desde el Ministerio de Transportes y Comunicaciones allanaron el camino legal (…) Eso [la anulación del contrato] es lo que termina por consolidar la presunción de un delito de colusión agravada, porque antes de la adenda, quien se encontraba en una posición de incumplimiento era el consorcio, por lo tanto, el Estado tenía la posibilidad de demandar el incumplimiento de ese contrato”, indicó en un medio local.
Además, Enco resaltó que a diferencia de la denuncia que presentó él en marzo de 2017, con la investigación de la fiscal actual, hay dos elementos nuevos que tienen mayor relevancia en este caso, los cuales son el pago del consorcio Kuntur Wasi a una ONG de Pedro Pablo Kuczynski, así como las respuestas al pliego interpelatorio que había preparado el Congreso para el entonces ministro de Transportes, Martín Vizcarra.

Puntuación: 5 / Votos: 22

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *