Domingo de Resurrección 2019

[Visto: 149 veces]

Evangelio según San Juan 20,1-9.
El primer día de la semana, de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, María Magdalena fue al sepulcro y vio que la piedra había sido sacada.
Corrió al encuentro de Simón Pedro y del otro discípulo al que Jesús amaba, y les dijo: “Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto”.
Pedro y el otro discípulo salieron y fueron al sepulcro.
Corrían los dos juntos, pero el otro discípulo corrió más rápidamente que Pedro y llegó antes.
Asomándose al sepulcro, vio las vendas en el suelo, aunque no entró.
Después llegó Simón Pedro, que lo seguía, y entró en el sepulcro: vio las vendas en el suelo,
y también el sudario que había cubierto su cabeza; este no estaba con las vendas, sino enrollado en un lugar aparte.
Luego entró el otro discípulo, que había llegado antes al sepulcro: él también vio y creyó.
Todavía no habían comprendido que, según la Escritura, él debía resucitar de entre los muertos.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Tal vez te ha pasado, como a mí me ha pasado, que estás leyendo un libro y en conversación sobre el libro, y alguien te revela cómo termina, cuando no habías terminado el libro tú mismo. O, alguien te dice cómo se termina una película cuando has estado deseando ir a verla.
Pensé en eso cuando leí el evangelio (Vigilia Pascual: Mateo 28, 1-10 – Juan 20, 1-9) de este domingo de Pascua. Los discípulos de Jesús no tenían idea en el Viernes Santo de lo que les esperaba en la mañana de Pascua. A pesar de que Jesús había hablado de “levantarse de entre los muertos”, ellos no entendieron. Fue más allá de sus expectativas que Jesús resucitaría de entre los muertos. Ir a la tumba a llorar es una señal de la expectativa de que Jesús estaba en la tumba.
Para su sorpresa, encontraron cosas muy diferentes en la tumba. La piedra que cerraba la tumba había sido removida. No solo el cuerpo de Jesús no estaba allí, sino que en el evangelio de Mateo las mujeres se encuentran con un ángel en la tumba, quien les dice que Jesús “fue resucitado, tal como lo dijo”. En ese mismo evangelio, y en tantos que escucharemos durante este tiempo de Pascua, Jesús mismo se les apareció, habló con ellos e incluso comió con ellos.
Cuando fuimos a misa esta noche/hoy ya sabíamos que Jesús había resucitado de entre los muertos. Fue como con ese libro o película, cuyo final fue revelado prematuramente. Sabíamos que la historia de Jesús no terminó el Viernes Santo con su muerte en la cruz, sino que continuó hasta la gloria de la Pascua y continúa hoy en la Iglesia. Por lo tanto, no nos sorprendimos, y tal vez eso quita parte del factor WOW, o el asombro y la maravilla asociados con un momento tan importante en la historia humana.
Nuestras lecturas en la Vigilia Pascual nos brindan una historia bastante condensada de la salvación: Dios actúa continuamente en la historia humana y revela que él quiere salvarnos. Una y otra vez, Dios promete enviar un Salvador, y esta noche celebramos que cumplió esa promesa en su único hijo, Jesús.
Durante la temporada de Pascua, a partir de hoy, nuestra primera lectura será de los Hechos de los Apóstoles. Vamos a escuchar el testimonio viviente de los discípulos, ya que experimentan la presencia y la gracia del Señor resucitado. Oímos de sus actos milagrosos y de gran valentía en la proclamación de las buenas noticias de nuestra salvación en Jesús.
Aunque llegamos a la iglesia hoy sabiendo que la tumba estaba vacía y que Jesús se había levantado de los muertos, todavía estamos invitados a tener ese factor wow, que asombro y maravilla de los seguidores iniciales de Jesús. Después de todo, la gracia de la resurrección de Jesús es la misma hoy como lo fue hace dos mil años en Palestina. El paso del tiempo no ha alterado la realidad de que Jesucristo ha resucitado de entre los muertos, y que compartimos en su vida resucitado.
Una y otra vez, con las apariciones de Jesús a los discípulos, escucharemos las palabras “No tengas miedo”. Jesús ha resucitado de los muertos y ha vencido el pecado y la muerte. Aunque muchos verían la cruz de Jesús como un signo de derrota, ahora se ha convertido en su trono desde el que reina como Señor y Salvador. A través de nuestro Bautismo, compartimos esa victoria y esa nueva vida que es nuestra a través de la resurrección de Jesús de entre los muertos. El ‘nuevo fuego’ de la Vigilia de Pascua, la Bendición del Agua de Pascua (si no se celebra un Bautismo en la Vigilia) y la renovación de nuestras Promesas Bautismales nos recuerdan que somos una nueva creación, que hemos sido salvados a través de El sufrimiento, la muerte y la resurrección de Jesús, que se llama el Misterio pascual.
La virtud cristiana más asociada a la resurrección de Jesús es la esperanza. Después de todo, Jesús nos dice: “no tengas miedo”. La esperanza y el optimismo no son lo mismo. El optimismo se basa en nuestra fe en buenas intenciones humanas. Nuestra esperanza se basa en esta noche/hoy, en nuestro conocimiento, creencia y experiencia de la resurrección de Jesús de los muertos: tan improbable e imposible como puede haber parecido a los discípulos. Vivimos y experimentamos la gracia de la resurrección de Jesús aquí y ahora cuando tenemos esperanza. En un tiempo tan lleno de desesperanza, estamos llamados a ser señales de esperanza en nuestras familias, en nuestras escuelas, en nuestros lugares de trabajo, y entre nuestros amigos. Nuestra fe y confianza en Dios debe animar a otros a “no tener miedo”. En la cara de la incertidumbre, el sufrimiento, la confusión y la pérdida, estamos llamados a ser ese faro que muestra el camino a un futuro, a través de la gracia de Dios. Si tenemos miedo y estamos confundidos, tristes o con falta de paz, no estamos retratando la esperanza. Me encanta pensar en las palabras de Santa Teresa de Ávila, cuando ella dijo: “de los santos fruncidos, buen señor nos entrega”. La esperanza de la resurrección es nuestra no sólo hoy, o siempre y cuando la vela de Pascua arde intensamente en el santuario, pero todos y cada día hasta experimentamos la resurrección de los muertos que es nuestra herencia después de nuestra muerte.
Esta nueva vida, no tener miedo, y tener esperanza debería traer algunos de los factores wow que todos buscamos en la vida, nos dan asombro y asombro el domingo de Pascua. A pesar de que sabíamos antes de llegar que Jesús se había levantado de la tumba, que la tumba estaba vacía, vamos de esta iglesia para proclamar que él ha resucitado, que su nueva vida resucitado es nuestra, y que él nos ha llenado de esperanza Para enfrentar a todos y cada día con fe renovada, esperanza y amor, y para compartir la buena noticia de que ha resucitado de los muertos, y hemos resucitado con él.
Sri Lanka. Atentados en Iglesias y hoteles en día de Resurrección

Sri Lanka: 207 muertos y 469 heridos el domingo de resurrección en iglesias y hoteles

Por Manuel Cubías- www.vaticannews.va
Todas las explosiones ocurrieron hacia las 8.45 horas (2.30 GMT), en al menos tres hoteles de lujo en Colombo y también en una iglesia de la capital, otra en Katana, en el oeste del país, y la tercera en Batticaloa, en el este de la isla, informó a Efe el portavoz de la Policía de Sri Lanka, Ruwan Gunasekara.Sri lanka“Por favor, permaneced en calma y dentro de las casas. Hay muchas víctimas, incluidos extranjeros”, ha señalado en Twitter el ministro de Sri Lanka para las Reformas Económicas y la Distribución Pública, Harsha de Silva, tras visitar varios de los lugares atacados. De Silva ha informado que se ha convocado una reunión de emergencia y se ha mostrado conmocionado por lo que ha visto.Sri lanka“Escenas horribles. He visto miembros amputados esparcidos por todos lados. Equipos de emergencia están desplegados en su totalidad en todos los puntos. (…) Hemos llevado muchas víctimas al hospital, esperamos haber salvado muchas vidas”, ha relatado el ministro.
Imágenes difundidas por los medios locales muestran la magnitud de la explosión en al menos una de las iglesias, con el techo del templo semidestruido, escombros y cuerpos esparcidos mientras la gente trata de socorrerlos.
Los fieles celebraban el Domingo de Resurrección, el día más importante dentro de los ritos de la Semana Santa.La iglesia de San Antonio de Colombo es uno de los edificios más emblemáticos de los cristianos en Sri Lanka. Un santuario nacional al que suelen acudir decenas de miles de personas durante la conmemoración de la figura a la que está dedicada, San Antonio de Padua.
Por su parte, el presidente Maithriipala Sirisena realizó un llamamiento al público para que “mantenga la calma” e incidió en que no se deje influir por “la información inadecuada y los rumores” que puedan difundir las redes sociales “para generar el pánico”.
Los ataques contra minorías religiosas en la isla se han venido repitiendo en el pasado, los últimos de relevancia en 2018, cuando el Gobierno tuvo que declarar el estado de emergencia después de se produjeran enfrentamientos entre musulmanes y cingaleses budistas con dos muertos y decenas de detenidos.
En Sri Lanka la población cristiana representa el 7%, mientras que los budistas son cerca del 70%, los hinduistas son el 15 % y los musulmanes el 11 %.

Cardenal Poupard sobre Notre-Dame: “Una catástrofe para la cristiandad. Ahora la Iglesia debe superar las divisiones”

Por DOMENICO AGASSO JR- Vatican Insider
«Es una catástrofe para la cristiandad y para los fieles de todo el mundo. Nos sacude duramente. Y nos llama dejar a un lado las divisiones que están afligiendo a la Iglesia». Está desesperado el cardenal francés Paul Joseph Jean Poupard, historiador de las religiones, presidente emérito del Pontificio Consejo para la Cultura y del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso. Una figura de relieve de la Curia romana. «No logro despegar la mirada de las escenas angustiantes en la tele», dice el purpurado de 89 años desde su habitación vaticana. «Me siente aniquilado aquí por las llamas que están plegando París y destruyendo el corazón espiritual de todo el país». El «devastador» incendio en la catedral de Notre-Dame «me parece una escena de una película, es increíble. No puedo creerlo», repite insistentemente.
Después subraya: «es un drama enorme, que no se circunscribe a Francia ni a los franceses, lo es para el planeta entero». No se trata del derrumbe «de muros y piedras: se ha caído un pilar de la cultura y de la historia, la historia de la humanidad, de todos los países, desde Europa hasta América».
Vuelven a surgir en Poupard los recuerdos personales del periodo que pasó en la capital francesa: «Era rector del Instituto católico, encargo que mantuve durante diez años. Estuve muchas veces en Norte Dame, pronuncié conferencias y participé en congresos». En sus recuerdos «y en el corazón están pasando vertiginosamente las imágenes de esos momentos. Y de los miles de fieles, peregrinos, turistas que cada día admiraban con las bocas abiertas Notre-Dame».
Pero Poupard, como hombre de fe, quiere pensar también en el futuro. Inmediatamente. «Precisamente en este momento histórico tan difícil y duro para la Iglesia universal, la tragedia de Notre-Dame, lugar simbólico de la cristiandad, nos debe unir. Debe reunir en armonía a todos los cristianos». Porque las llamas de París son «algo que supera nuestras divisiones. Debe ser así».
Pensando en los fieles, Poupard sugiere: este incidente, acaso irreparable, sea cual sea la causa, «también debe hacernos reflexionar sobre nuestra existencia terrenal, recordándonos que es precaria, frágil, imprevisible. Y nos debe enseñar que hay que vivirla poniendo al centro las cosas esenciales de la vida». Empezando por la «fraternidad». Otro signo importante para el cardenal es la «solidaridad inmediata que está llegando a París de muchos países y de la gente común»: el sentimiento de «unión que se respira ayudará, por supuesto, a afrontar este momento tremendo, los daños deprimentes, y a levantarnos de esta caída tan dura».
También la Santa Sede se expresó sobre lo sucedido, comunicando en una nota oficial que se enteró «con shock y tristeza» de la «noticia sobre el terrible incendio». Y dedica un pensamiento a «los bomberos y a cuantos están haciendo lo posible para afrontar la dramática situación».

Puntuación: 5 / Votos: 31

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *