Allanar las montañas

[Visto: 117 veces]

Evangelio según San Lucas 3,1-6.
El año decimoquinto del reinado del emperador Tiberio, cuando Poncio Pilato gobernaba la Judea, siendo Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanias tetrarca de Abilene,bajo el pontificado de Anás y Caifás, Dios dirigió su palabra a Juan, hijo de Zacarías, que estaba en el desierto.
Este comenzó entonces a recorrer toda la región del río Jordán, anunciando un bautismo de conversión para el perdón de los pecados,como está escrito en el libro del profeta Isaías: Una voz grita en desierto: Preparen el camino del Señor, allanen sus senderos.
Los valles serán rellenados, las montañas y las colinas serán aplanadas. Serán enderezados los senderos sinuosos y nivelados los caminos desparejos.
Entonces, todos los hombres verán la Salvación de Dios.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

No muy lejos de La Paz, Bolivia, hay una zona semi-tropical llamada los Yungas. Aunque uno pueda pensar que sería un lugar que me hubiera gustado visitar a menudo, por el gran clima, las numerosas aves y los hermosos paisajes. Temía el camino hasta tal punto que solo fui dos veces. El camino no sólo se gira y gira, sino que también es tan angosto, con precipicios de cientos de metros a un lado, y una montaña al otro. Un año más de cuarenta personas murieron en esa carretera, conductores y pasajeros en coches y autobuses que pasaron por el límite. Encontrarse con otro vehículo en la carretera a menudo significaba que uno de los vehículos retrocediera a una parte más ancha de la carretera, por temor a que no fueran capaces de pasar por el estrecho espacio.
Esta experiencia siempre me hizo pensar en el evangelio de hoy (Lucas 3:1-6). En esas circunstancias de la carretera, hubiera sido tan bueno tener un “camino recto“. Si tan solo esos “valles” se hubieran “llenado“, esas “montañas y colinas se habrían bajado“, “los torcidos… hecho recto“, y “las formas duras se hacen suaves“. Habría sido un viaje mucho más fácil y más atractivo para mí, en lugar de las experiencias de nudillos blancos que tuve. Pero, los recursos humanos y financieros para hacerlo habrían sido prohibitivos, si no imposibles. ¡Fue un gran trabajo! Esa perspectiva nos ayuda, en nuestra condición humana, a reconocer lo difícil que puede ser para nosotros cambiar nuestros caminos, a “hacer recto el camino” hacia el Señor. Somos atraídos por el pecado, tentados y caemos en pecado. Juan el Bautista, haciéndose eco de las palabras del profeta Isaías, llamó al pueblo a este cambio de vida, sólo para ser rechazado, perseguido, encarcelado y finalmente asesinado. Cambiar dramáticamente esas carreteras sería lo ideal, un sueño, pero no posible. Siguiendo las palabras de Juan el Bautista, valdría la pena el resultado, “la salvación de Dios”, pero significa pagar un gran precio personal, ser transformado por el amor de Dios.
En nuestra primera lectura del Profeta Baruc (5:1-9) refleja la transformación que puede tener lugar a través del poder de Dios. Las “ropas de tristeza y aflicción” fueron reemplazadas por “la ropa de justicia“. Habrá libertad de “enemigos“, y compartirán “un trono real“. Las “colinas eternas se han bajado y los valles se han llenado, para hacer terreno nivelado“. Tales imágenes nos animan a saber que, con Dios, podemos hacer cambios en nuestras vidas que reflejen nuestra relación con Dios, y el esplendor y la gloria de Dios.
En nuestra Segunda Lectura de la Carta de San Pablo a los Filipenses (1:3-6, 8-11), San Pablo se llena de alegría por la respuesta del pueblo a la Palabra de Dios, y los frutos de gracia que él ve revelados en ellos. Esta “buena obra” es la obra de Dios. El poder del Señor Jesús ha traído esta nueva vida en los Filipenses, y los otros conversos que San Pablo trajo al Señor. El Señor puede transformarnos, si estamos abiertos a su voz y confiamos en su presencia, cooperando con su gracia divina. San Pablo reconoce que han “producido la cosecha de justicia que viene por Jesucristo para gloria y alabanza de Dios“. Es obra de Dios, y ningún obstáculo es demasiado grande ¡para Dios!
Esta temporada de Adviento sigue en su “infancia“. Es sólo el ocho de veintitrés días. Así que, todavía tenemos mucho tiempo durante esta temporada de gracia para “preparar el camino” para el Señor mientras nos preparamos para celebrar su nacimiento. Así como podemos dar un regalo a alguien por su cumpleaños, el mejor regalo que podemos darle a Jesús el 25 de diciembre es, usar las palabras del escritor católico Matthew Kelly, “una mejor versión de nosotros mismos“. Esto no es una imposibilidad, porque, como nuestras lecturas nos aseguran, el poder de Dios es grande, y cuando nos abrimos a abrazar más plenamente su amor y su verdad grandes cosas pueden suceder. Esos “valles” en nuestras vidas pueden llenarse, y las “montañas y colinas” pueden ser bajos. Esto nos pide un gran esfuerzo. Antes que nada, debemos identificar esos “valles”, “montañas y colinas”, esos obstáculos que nos alejan de la unión con Dios y de vivir en armonía con los demás. Tal vez, especialmente si somos viejos, no tenemos que mirar muy lejos, pero somos muy conscientes de nuestra condición humana y lo que nos impide ser la persona que queremos ser: en casa, en el trabajo, en la escuela y entre nuestros amigos. A medida que la luz de la corona de Adviento crece cada semana, la luz de Cristo debe estar creciendo en nosotros, revelándose a través de dar testimonio de Cristo por vidas de amor y servicio, mostrando compasión y buscando reconciliación.
La temporada de Navidad es una temporada de celebración y alegría, pero para algunos es un momento de angustia y depresión debido a relaciones “rotas“, situaciones sin resolver y malas decisiones. Mientras la mayoría sonríe, ríe y celebra, hay algunos entre nosotros que están tristes e incluso evitan el contacto con familiares y amigos. Se están aislando a sí mismos, en el tiempo por sentimientos de indigna, pesados por el pasado. Tal vez en esto, también, no tenemos que mirar muy lejos para identificar a alguien que conocemos que necesita ayuda humana y divina para “arreglar” esto. Puede que incluso lo experimentemos en nuestras propias vidas, y fuimos reacios a llegar a otros, y a Dios.
Yo sugeriría que nuestro proyecto, o nuestra “tarea” para el Adviento 2021 sea reflejo de la llamada de Juan el Bautista en nuestras vidas y en la de los demás. Podemos llegar a otros, y ayudarles a entender, aceptar y experimentar el amor y la verdad de Cristo. Nuestro amor puede hacer la diferencia para ayudarles a sentirse “dignos” de amor humano y divino, que son adorables y tienen el poder de amar. La verdad de Cristo podemos compartir con ellos no sólo por nuestras palabras, sino por reflejar la vida de los filipenses de los que San Pablo habló, aquellos que habían respondido a la gracia de Dios. Podemos ayudar a “llevar a completar” en ellos la obra que Dios comenzó … No subestimes tu influencia y poder. Incluso puedes, probablemente, mirar en tu propia vida y reconocer a aquellas personas que cumplieron esa misión de amor y verdad en tu propia vida. Puede que ni siquiera hayan sido conscientes, pero tú estás experimentando y viviendo el fruto de esa gracia.
Puede que estemos asustados o desanimados a aceptar esto, como cuando yo iba a los Yungas, pero si Dios nos ha llamado a ello, sabemos que esos “caminos” serán “rectos”, y los “valles”, “montañas” y “colinas” de nuestras vidas pueden ser transformados para refl ect la presencia de Cristo, y que esto sea para “gloria y alabanza de Dios”.

Puntuación: 5 / Votos: 26

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *