Segundo domingo de Cuaresma 2021

[Visto: 128 veces]

Transfiguración

Evangelio según San Marcos 9,2-10.
Seis días después, Jesús tomó a Pedro, Santiago y Juan, y los llevó a ellos solos a un monte elevado. Allí se transfiguró en presencia de ellos.
Sus vestiduras se volvieron resplandecientes, tan blancas como nadie en el mundo podría blanquearlas.
Y se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús.
Pedro dijo a Jesús: “Maestro, ¡qué bien estamos aquí! Hagamos tres carpas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías”.
Pedro no sabía qué decir, porque estaban llenos de temor.
Entonces una nube los cubrió con su sombra, y salió de ella una voz: “Este es mi Hijo muy querido, escúchenlo”.
De pronto miraron a su alrededor y no vieron a nadie, sino a Jesús solo con ellos.
Mientras bajaban del monte, Jesús les prohibió contar lo que habían visto, hasta que el Hijo del hombre resucitara de entre los muertos.
Ellos cumplieron esta orden, pero se preguntaban qué significaría “resucitar de entre los muertos”.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Quizá muchos de nosotros tengamos una foto favorita de nosotros mismos, en una ocasión concreta, con personas concretas o en un momento determinado de nuestra vida. Yo tengo una foto favorita que siempre he tenido en mi habitación durante casi treinta años. Fue tomada, en mi trípode, después de llegar a Bolivia. La razón por la que me gusta la foto no es que tenga treinta años menos y unos cuantos kilos menos, sino que fue tomada en el punto de la tierra más alto que he pisado. Fui con dos miembros de nuestro equipo parroquial a nuestro pueblo más lejano, Santiago de Collana, a una hora y media de nuestra Parroquia. Mientras ellos estaban ocupados con el ministerio, yo me tomé un tiempo para subir la gran colina que hay detrás del pueblo. Era más alta de lo que pensaba, y probablemente me llevó una hora. Cuando llegué, era una vista estupenda. Por un lado, miraba hacia abajo, pasando por el pueblo, hasta el valle, y por el otro lado, hasta el majestuoso Monte Illimani, cubierto de nieve. Desde el otro lado, miraba hacia abajo, a miles de metros, hasta el valle inferior, con sus pastos fértiles y su río corriente, y luego volvía a subir por el otro lado hasta el altiplano, la alta meseta plana de más de cuatro mil metros sobre el nivel del mar. Yo miraba hacia abajo (o al menos tenía la impresión) en el altiplano, por lo que estaba a más de catorce mil pies sobre el nivel del mar. Fue una experiencia que nunca he olvidado: el asombro y la majestuosidad de las vistas.
Las montañas y los lugares altos son significativos en nuestras lecturas de este fin de semana. De hecho, las montañas y los lugares altos son significativos en la historia de la salvación. La semana pasada mencioné cómo, durante la estancia de cuarenta años de los israelitas en el desierto, Dios entregó a Moisés los Diez Mandamientos en el Monte Sinaí.
En la Primera Lectura del Libro del Génesis (22:1-2, 9a, 10-13, 15-18) Dios llama a Abraham a “una altura”. Allí debía matar a su hijo, Isaac, como Dios le había ordenado. Por supuesto, sabemos que Dios proporcionó un carnero para sustituir a Isaac.
En el evangelio (Marcos 9:2-10) Jesús lleva a Pedro, Santiago y Juan al Monte Tabor con él. Allí se transfigura gloriosamente y se les revela como el Hijo de Dios. La voz del Padre -imagina, la voz del Padre- dice: “Este es mi Hijo amado. Escuchadle”.
Las montañas y los lugares altos se consideraban lugares significativos de encuentro con Dios. En las alturas se encontraba a Dios. La semana pasada, Jesús nos llamó al desierto, y esta semana nos llama a subir a la montaña con él. Una vez más, no necesitamos un billete de avión ni un pasaporte, porque se trata de un viaje espiritual, y de un viaje interior.
Al igual que en el desierto uno está solo y aislado, también la experiencia de la montaña consiste en estar solo y aislado: estar a solas con Dios y aislado de las distracciones y el ruido de la vida cotidiana.
Al igual que Jesús se reveló a Pedro, Santiago y Juan, quiere revelarse a nosotros. La gloria del Señor es evidente en la transfiguración. Sus vestidos eran de un blanco deslumbrante. Se le ve con Moisés y Elías, que representan la Ley y los Profetas de las Escrituras Hebreas. En nuestro ajetreado día, en nuestra ajetreada vida y en nuestro ajetreado mundo no es fácil encontrar ese monte para estar a solas con Dios, con y dentro. Durante nuestro día, en nuestra casa, o en un lugar aislado, podemos y debemos separarnos de la actividad para estar en comunión con Dios. Allí, en la oración, Dios puede revelarse a nosotros y podemos experimentar su presencia. Puede que no lo veamos transfigurado, ni a Moisés y Elías, pero podemos ver en la oración -por la gracia del Espíritu Santo- más de cerca quién es nuestro Dios. Allí podemos oír la voz de Dios en nuestro corazón y en nuestro espíritu, llamándonos a “Escucharle”. A veces no podemos oírle por el estruendo del ruido que nos rodea. A veces no podemos oírle en nuestro interior por el ruido y la confusión que hay. Tenemos que “subir” a la montaña, separándonos -aunque sea por un corto período de tiempo- para estar con Dios. Él baja a nosotros -en ese lugar alto-, pero nosotros tenemos que subir para encontrarnos con él.
Durante el camino de la Cuaresma, la oración es esencial para hacer de éste un tiempo de gracia. Al responder a la llamada de Dios a la conversión, la oración es de suma importancia. Esa será la manera en que Dios nos hablará, y una de las formas -junto con nuestras acciones concretas- en que le responderemos. Nuestra Segunda Lectura de San Pablo a los Romanos (8,31b-34) nos da esperanza, pues nos asegura que somos sus elegidos, y que nos protege y guía. En efecto, “si Dios está a nuestro favor, ¿quién puede estar en contra de nosotros?”.
Tal vez una pregunta central para cada uno de nosotros, en relación con este evangelio es: ¿Queremos “escucharlo”? ¿Queremos abrirnos a la revelación de Dios, porque puede significar un cambio en nuestras vidas: en nuestras prioridades, nuestros valores y actitudes, nuestras elecciones y nuestras acciones? ¿Creemos que vale la pena “subir” a la montaña para encontrarnos con Jesús allí, o sólo nos encontraremos con él en nuestras condiciones? ¿Lo reconoceremos si nos revela su gloria?
Durante nuestro viaje de Cuaresma, somos definitivamente los conductores. Dios no puede obligarnos a subir a la montaña, a buscar ese lugar y tiempo de paz y tranquilidad. No puede obligarnos a escuchar. No puede obligarnos a responder.
Subamos a las alturas y encontrémoslo allí. Él está esperando.

San Luis Versiglia y San Calixto Caravario, misioneros en China, primeros mártires salesianos

Luis Versiglia, nacido en Oliva Gessi (Pavía) el 5 de junio de 1873, entró a los 12 años en el Oratorio de Valdocco, donde conoció a Don Bosco. Fue ordenado sacerdote en 1895. Luego de haber sido director y maestro de novicios en Genzano de Roma, en 1906 guió la primera expedición salesiana a China, realizando con ello una repetida profecía de Don Bosco. En 1918 los salesianos recibieron del Vicario apostólico de Cantón la misión de Shiu Chow. San Luis Versiglia fue nombrado Vicario Apostólico, y el 9 de enero de 1921 fue consagrado obispo. Dotó al vicariato de una sólida estructura, con un seminario, casas de formación, y proyectando él mismo varias residencias y hogares para ancianos y necesitados. Cuidó con convicción la formación de los catequistas. Escribió en sus apuntes: “El misionero que no está unido a Dios es un canal que se aparta de la fuente”.
Calixto Caravario nació en Cuirgné (Turín) el 8 de junio de 1903. Fue alumno del Oratorio de Valdocco. Ya clérigo, en 1924 partió para China como misionero. Fue enviado a Macao, y de allí por dos años a la isla de Tímor, edificando a todos con su bondad y celo apostólico. El 18 de mayo de 1929 volviendo a Shiu Chow, Monseñor Versiglia lo ordena sacerdote y le confía la misión de Linchow. En poco tiempo visita a todas las familias y se gana la simpatía de todos los niños de las escuelas.
En tanto en China la situación política se va volviendo tensa, especialmente contra los cristianos y los misioneros extranjeros. Se inician las persecuciones. En febrero de 1930, Monseñor Versiglia y Caravario viajan juntos para una visita pastoral a la diócesis de Linchow. Durante el viaje, el 25 de febrero, un grupo de piratas de ideología bolchevique detienen la barca del obispo buscando capturar tres catequistas que estaban en la barca de los misioneros. El obispo lo impide con toda su fuerza, para defender la incolumidad y la virtud de las tres jóvenes cristianas. Son golpeados con fuerza y fusilados en Thau Tseui, en el río Lin Chow. Pablo VI reconoció el martirio en 1973, pero la beatificación y luego la canonización se realizaron ya bajo Juan Pablo II. Son los dos primeros mártires salesianos.
Fuente: Salesianos de Don Bosco.

Puntuación: 5 / Votos: 34

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *