Sorteo

[Visto: 204 veces]

Por: Alonso Zambrano– ElFoco.pe
El último viernes 19 de febrero, fiscales anticorrupción y policías de la División de Investigaciones de Alta Complejidad (Diviac) intervinieron las oficinas de la Dirección General de Medicamentos Insumos y Drogas (Digemid), uno de los entes claves para entender el entramado de negociaciones del caso Vacunagate.
En la lista de 487 vacunados de manera irregular figuran cinco funcionarios de la Digemid, institución que tiene como directora general a la químico-farmacéutica Carmen Ponce Fernández. Ella no figura en la lista de personas que, en septiembre pasado, recibieron irregularmente la vacuna china. No obstante, en la Fiscalía se ha recogido el testimonio de los 5 implicados y un testigo que explican cómo fue el reparto de vacunas en la Digemid.
EL FOCO ha podido conocer que lo que hubo en Digemid fue un sorteo para determinar los nombres de quiénes se iban a poner las cinco vacunas que el Ministerio de Salud había entregado a la institución. La orden de rifar las dosis vino directamente de Ponce, y cada director de área fue el encargado de recolectar los nombres de los participantes del sorteo.
Así, la lista de “voluntarios” fue entregada a Ponce y su adjunta, Lidia Castillo Solórzano. Los nombres fueron puestos en papeles y estos se introdujeron en una bolsa, desde la cual se extrajo a los ganadores de las vacunas. Este proceso nunca fue público. Y tampoco se informó al personal de rango menor. Las invitaciones circularon por el boca a boca entre los directivos y los jefes de la Digemid. Los afortunados funcionarios que salieron sorteados fueron Cecilia Arrese, secretaria de Ponce; la directora de Productos Farmacéuticos, Sofia Salas Pumacayo; y tres funcionarios: Yuber Sucso, Yolanda Cortez y William Cortez.
Tras la revelación de la lista de vacunados, Sofia Salas presentó su carta de renuncia. Y es que se trataba, como informó el portal Sudaca, de una de las funcionarias que, justamente, autorizó el ingreso de las vacunas que fueron empleadas luego en los ensayos clínicos dirigidos por la Universidad Cayetano Heredia.
¿Quién y por qué se dispuso entregar cinco vacunas para la Digemid? El Ministerio Público todavía está haciendo las averiguaciones. Pero, lo que sí es un hecho es que Lidia Castillo, la segunda en Digemid, es hermana de Carlos Castillo Solórzano, exasesor de Pilar Mazzetti y uno de los hombres enlace que, junto con el diplomático Jorge Jarama, eran los negociadores de las vacunas con la empresa china Sinopharm.
Como se recuerda, Germán Málaga dijo ante la Comisión de Fiscalización del Congreso que Carlos Castillo era uno de las personas que conformaban la Comisión Multisectorial encargada de determinar a quiénes se distribuía la vacuna. El viernes 19 de febrero, la Procuraduría Anticorrupción solicitó ante el Ministerio Público la detención preliminar de él y otros seis implicados en el caso Vacunagate. Castillo es investigado por el delito de Negociación Incompatible, como consta en la solicitud enviada por la procuradora Yudith Villegas al Ministerio Público.
La Procuraduría Anticorrupción y la Fiscalía investigan a Castillo Solorzano y otros 6 funcionarios por el delito de negociación incompatible.
EL FOCO se comunicó con el área de prensa de la Digemid; sin embargo, desde esta se nos indicó que no habrá ningún pronunciamiento hasta el fin de las investigaciones. También nos comunicamos con Carmen Ponce, pero esta evitó brindar declaraciones. Ayer lunes, Ponce convocó a una reunión con todo el personal de Digemid. Según asistentes, la directora general de la Digemid intentó calmar las aguas y “llamar a la unidad” entre los trabajadores. Pero, cuando los trabajadores le exigieron dar explicaciones sobre el sorteo de las vacunas, Ponce optó por el silencio.

Los vacunados de Suiza Lab

Por Iván Atilano– ElFoco.pe y Salud con Lupa.
En setiembre del 2020 empezó en el Perú el ensayo clínico de la fase III de la vacuna de Sinopharm, dirigido por la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH). Esta investigación, además de la participación de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, contó con la colaboración del laboratorio Suiza Lab, que se encargó de realizar y analizar los exámenes clínicos a todas las personas que se ofrecieron como voluntarios del estudio.
El entusiasmo de Suiza Lab por participar de la trascendental investigación no fue solamente motivado por un fin altruista. Con la llegada de las vacunas de Sinopharm, los principales gerentes del laboratorio y sus familiares se aseguraron dosis, antes de que lleguen incluso al personal de salud que combate en primera línea a la COVID-19.
Gerentes, familiares y trabajadores de Suiza Lab aparecen en la lista de vacunados entregada por la UPCH al Instituto Nacional de Salud.
Dentro de la lista de personas que lograron inocularse la vacuna fuera del ensayo clínico figura la gerenta general de Suiza Lab, Claudia Gianoli Keller, quien recibió sus dosis el pasado 22 de octubre y 12 de noviembre. Gianoli fue registrada en el sistema de la UPCH como “personal del estudio”.
Los dos hijos de Gianoli también fueron vacunados: Christopher Wiegering Gianoli (35), gerente comercial de la empresa, lo hizo como “invitado”, el 28 de diciembre de 2020 y el 18 de enero de este año. Daniel Wiegering Gianoli (38), socio del laboratorio, se vacunó como “personal del estudio” el 12 de noviembre y 3 de diciembre de 2020.
Carolina Gianoli junto a su hijo Christopher Wiegering Gianoli en una foto de 2014 con jugadores de fútbol del Club Sporting Cristal. (Foto: Facebook)
Pero la suerte de los funcionarios de Suiza Lab no terminó ahí. Su gerente administrativo y apoderado legal, Sergio Orellana Marambio, se vacunó los mismos días que Gianoli, y también fue registrado como “personal del estudio”. Orellana, a la vez, llevó a vacunar a sus dos hijos: Fabrizio Orellana Aznaran (25) y Fhariddy Orellana Aznaran (24), ambos recibieron sus dosis bajo la descripción de “entorno cercano”.
El vínculo entre Claudia Gianoli, la gerente de Suiza Lab, y la UPCH no es reciente. Gianoli hizo toda su preparación profesional en las aulas de esa universidad. Gianoli se graduó como médico cirujano en 1979 y se especializó en Patología y Laboratorio Clínico en 1992. En 2014, Gianoli contó a un medio local vivió con su exesposo Carlos Wiegering en Estados Unidos hasta que se divorció y volvió al Perú con sus tres hijos.
Sergio Orellana, apoderado legal de Suiza Lab, junto a Carolina Gianoli. (Foto: Facebook)
Fue en este retorno que, en 1996, fundó Suiza Lab, uno de los laboratorios más grandes del país. Suiza Lab tiene hoy diez sedes, siete en Lima y el resto en provincias. Desde el 2003 la empresa de Gianoli es proveedora del Estado y en lo que va de la pandemia ha recibido S/479,915 por servicios como pruebas rápidas y serológicas. Según Dun&Bradstreet, proveedor de análisis de negocios, en el 2020 Suiza Lab tuvo ingresos anuales por más de US$7 millones.
Los hijos de la dueña y el gerente de Suiza Lab no fueron los únicos que se beneficiaron con la vacuna de Sinopharm. Hay dos personas vinculadas al exesposo de Gianoli, que también figuran en el padrón y tendrían nacionalidad extranjera. Se trata de Emily Linden Moses Wiegering (55) e Isabela Moses Bessa (19), ambas se vacunaron como “entorno cercano”, el 28 de diciembre de 2020 y el 18 de enero de este año.
Emily Moses Wiegering es familiar del exesposo de Claudia Gianoli, pero se desconoce hasta que grado. Junto a Moses Bessa registraron números que no son del DNI. La única información que se encuentra en internet sobre Moses Wiegering son interacciones en inglés con el diario Startribune, el periódico más grande de Minnesota, Estados Unidos.
Afiche promocional de Suiza Lab para recolectar más voluntarios para los ensayos clínicos de las vacunas de Sinopharm.
De acuerdo a voluntarios del ensayo clínico, Suiza Lab fue el encargado de analizar las pruebas de sangre, pruebas serológicas con hisopado, análisis de orina y de sangre de los participantes del estudio. No hubo un cobro por estos exámenes y los voluntarios revisaban los resultados en la página web del laboratorio a través del código que se les asignó a cada uno. Todas las pruebas fueron tomadas en la sede de las universidades.
A pesar de ello, trabajadores de Suiza Lab que no están relacionados con el quehacer de un laboratorista también aparecen en la nómina de vacunados. Ibire Hurtado Castro (35) médico general de Suiza Lab recibió la vacuna como “invitado” el 12 de noviembre y 3 de diciembre de 2020. Yemina Jordan Schwarz, jefa de Salud Ocupacional del laboratorio, también fue vacuna como “personal del estudio”.
Suiza Lab también tiene conexiones con la Marina de Guerra, que en agosto de 2020 inauguró, con presencia de la entonces ministra de Salud Pilar Mazzetti, el laboratorio de Biología Molecular del Hospital Naval. Ese laboratorio es manejado por Suiza Lab, gracias a un convenio firmado con la Marina de Guerra en febrero del año pasado.

Puntuación: 5 / Votos: 48

Un pensamiento en “Sorteo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *