Más coca, menos café

[Visto: 131 veces]

MILES DE PRODUCTORES ABANDONAN CAFETALES Y MARCHAN A BUSCAR TRABAJO EN ZONAS DE CULTIVO DE COCA

Cooperativas y medianas empresas de café enfrentan obstáculos y sobrecostos en exportaciones a Europa
 El horizonte por cuarto año consecutivo de pérdidas en la producción del café, debido bajos precios en el mercado internacional, viene alentando la migración de miles de productores hacia zonas de cultivo de coca, en busca de trabajo que les permita sobrevivir y atender los costos de escolaridad de sus hijos.
Desde fines de diciembre, pero con mayor frecuencia en los meses de enero y febrero, centenares de productores desfilan diariamente desde Satipo, Puerto Ocopa y Rio Tambo, en la selva central, rumbo a las plantaciones de coca en la cuenca del Rio Apurimac, en busca de empleo donde los salarios diarios oscilan entre 70 y hasta 120 soles.
Similar fenómeno se da con cafetaleros del Alto Mayo, en San Martín, rumbo al sur, hacia tradicionales pueblos cocaleros del Alto Huallaga, donde el rebrote de la coca se ha incrementado en los últimos años, coincidente con reportes recientes de Naciones Unidas y de USAID.
La Junta Nacional del Café informó que Naciones Unidas reportó meses atrás una extensión de 50 mil hectáreas de coca en el 2017, mientras que en el año 2015 eran 40 mil hectáreas, representando un incremento de 22%, pero que para el 2018 USAID estimó una producción de 491 mil kilos de clorhidrato de cocaína, para lo cual se requieren cultivar 76 mil hectáreas y una cosecha de 184 mil toneladas de hoja de coca seca
“El mayor impacto se viene dando en Puno, donde hace 10 años se cultivaban 9 mil hectáreas, con una cosecha de 160 mil quintales, pero el 2018 apenas se recogieron 40 mil quintales, en 2,800 hectáreas. Lo más grave es la indiferencia de las autoridades de todos los niveles a esta crisis económica, social y de seguridad. Por esto la gente tiene abandonar los cafetales para sobrevivir en otros trabajos”, señaló Tomás Córdova, presidente de la Junta Nacional del Café (JNC).
AMENAZAS Y OBSTÁCULOS A EXPORTACIONES DE CAFÉ
Córdova señaló que durante el 2018 se han retenido liquidaciones de las ventas de café orgánico hacia Alemania, a la espera de certificaciones en laboratorios europeos de la carencia de trazas de glifosatos y otros insecticidas. “Esta es una grave amenaza a las exportaciones de nuestro café a Europa a donde se destina el 65% del café peruano. Hemos demandado al gobierno desde mediados de año adoptar medidas de urgencia, pero sin resultados de acciones de prevención”, dijo Córdova.
Informó que en recientes eventos feriales en Europa se dio cuenta del rechazo a 10 contenedores de café orgánico de Selva Central y del Nororiente, y la indefinición de ventas de otros 30 lotes que esperaban resultados de análisis. “Resulta que las exportaciones de café y cacao están en serias dificultades, y no tenemos apoyo del gobierno acciones decididas para superarlas. En la práctica estas omisiones fomentan pobreza, desocupación, y la expansión de cultivos ilícitos”, advierte Córdova.
PRODUCCION Y PRECIOS 2019
Reportes de cooperativas y empresas acopiadoras evalúan que la producción podría alcanzar una cosecha de 6 millones 500 mil quintales, un incremento de 7% en la cosecha de 6’095,396 del año pasado, recolectada en 380 mil hectáreas, de las 425 mil reportadas en el censo agropecuario del 2012, en la medida que más de 40 mil hectáreas han sido sustituidas por otros cultivos, tales como cacao, coca y banano.
En relación al valor de exportaciones seguirán por debajo de 700 millones de dólares, debido a bajos precios en el mercado internacional y obstáculos en la consolidación de contratos de venta. El año pasado el valor sumó 676 millones, por un volumen de 5 millones 656 mil quintales.
Fuente: www.juntadelcafe.org.pe

Martín Vizcarra entregó 57 puentes a su exsocio Obrainsa

Por JOSÉ M. CARMEN MORÁN- Diario EXPRESO
El presidente de la República, Martín Vizcarra, habría incurrido en el delito de conflicto de intereses durante el periodo en el que ocupó el cargo de ministro de Transportes y Comunicaciones, debido a la cantidad de contratos que concedió desde su cartera a la constructora Obrainsa, la cual llegó a ganar, a través de consorcios, obras de ingeniería civil del Estado por un valor de unos 560 millones de soles.
Así lo indicó a EXPRESO el parlamentario Mauricio Mulder (Apra), quien aseguró además que el mandatario habría incurrido en conflicto de intereses con este tipo de contratos que no solo beneficiaron a empresas vinculadas a Odebrecht, sino también a las que forman parte del “Club de la Construcción”.
“No me cabe la menor duda de que esto es conflicto de intereses, pero no solamente [Vizcarra incurrió en esta figura legal] como ministro de Transportes, sino también como Presidente, porque Obrainsa es un consorcio que está compuesto sustantivamente por empresas consorciadas con Odebrecht”, dijo.
“Además es una constructora vinculada a empresas del ‘Club de la Construcción’ que primero han tenido obras por 600 millones de soles, y después han tenido otros 600 millones, es prácticamente un monopolio”, añadió.
Mulder también criticó que el Presidente aún no haya salido a esclarecer este embrollo de forma directa, porque este tipo de revelaciones demostrarían que Vizcarra sí habría tenido conocimiento del financiamiento de Peruanos por el Kambio en la campaña presidencial del 2016, y ahora estaría devolviendo favores.
“A través de un diario oficialista, como La República, ponen una nota diciendo que ‘el Presidente no sabía de esas empresas ni del aporte de 100 mil soles que dio el Club de la Construcción’, ¿cómo es que saben eso?”, se interrogó.
“Eso demuestra que lo que dijo el señor Villacorta, que ahora es el principal dirigente del partido PpK, que Vizcarra era el jefe de la campaña y por lo tanto sí tenía conocimiento y manejo de la economía de la campaña, demuestra que ahí está el conflicto de intereses, han favorecido a empresas que han aportado en la campaña”, afirmó.
Para el aprista, es necesario que en la moción para crear una comisión que investigue al “Club de la Construcción” se incluya el caso de Obrainsa y no descartó la posibilidad de presentar una moción de vacancia si la información recopilada lo amerita.
“Ya hay una moción para investigar al ‘Club de la Construcción’, y ahí debe incluirse todo este tipo de informaciones que se están descubriendo. Hay que juntar esta investigación de Obrainsa con la de Conirsa, [la cual] también llevó al presidente a mentir, y una vez que se tengan más sólidos avances en la investigación, ya se verá [una posible vacancia]”, explicó.
¿NEGOCIACIÓN INCOMPATIBLE?
Para el exfiscal y excongresista Carlos Torres Caro este tipo de licitaciones podrían calificar como delitos de negociación incompatible y colusión, aunque eso deberán determinarlo las investigaciones que se realicen y agregó que por ahora el caso podría considerarse un conflicto moral de intereses de parte de Martín Vizcarra.
“Este tipo de hechos pueden dar pie y calificar para otros delitos, de hecho se debe iniciar la investigación por negociación incompatible y colusión, de ser el caso. No afirmo que habría conflicto de intereses en materia legal, sino algo podría haber en materia moral. Pues qué duda cabe que el mandatario debió ser más riguroso en no aceptar a dicha empresa como postora durante su ejercicio de ministro”.
“En todo caso eso debe esclarecerse después de una seria investigación y ahí se demostrará la responsabilidad o no del mandatario”, reiteró.
El también excongresista explicó que en materia de negociación incompatible, los que incurren en este delito normalmente buscan darle la apariencia legal a sus acciones, por lo que consideró importante que se investigue bajo la figura del citado delito.
“El tipo penal que sería materia de investigación, la negociación incompatible, requiere el elemento de clandestinidad, y obviamente utiliza formas legales para ocultarse. El hecho que la empresa haya cumplido los requisitos no infiere prima facie que debe descartarse una investigación; por el contrario, es vital que se haga con las garantías del debido proceso, para así establecer la existencia o no de responsabilidad”, remarcó.
Torres Caro no descartó la posibilidad de que el Congreso recurra a una posible moción de vacancia, en caso se encuentren elementos en la investigación que demuestren una intencionalidad de Vizcarra por querer favorecer a esta empresa, y emplazó al Presidente a tomar una posición transparente sobre este hecho y allanarse a cualquier investigación.
“De demostrarse el conflicto de intereses, sin duda alguna debe dar motivo a una vacancia, pues demostraría una incapacidad moral plena. El Presidente debe ser el primero en pedir una exhaustiva investigación, someterse a ella y colaborar en todo con la justicia. Esa actitud sería la que corresponde a alguien que no la debe y por ende no la teme. ¿Lo hará el Presidente? Bueno, si tiene la conciencia tranquila y tiene buenos consejeros, es lo que debe hacer de inmediato”, aseveró.

Jorge Castro: Si algo no se ha aclarado, el Congreso debe investigar

El congresista Jorge Castro (No Agrupado) asegura que estas licitaciones durante el periodo en que Martín Vizcarra fue ministro de Transportes y Comunicaciones sí podrían calificar como un conflicto de intereses de parte del hoy mandatario;  no obstante, señaló que primero se debe investigar en el Congreso de la República.
“Si es que se verifica la intencionalidad de Vizcarra en estas contrataciones, ahí habría un conflicto de intereses. Es necesario descartar cada una de estas situaciones que se han venido hablando, sobre todo en estas últimas semanas, sobre el caso del Presidente, y en ese aspecto hay que ser muy sinceros. Si hay alguna situación oscura que no se ha aclarado, se debería abrir un proceso de investigación”, sostuvo.
Castro propuso la creación de una comisión específica para indagar estas contrataciones de Obrainsa; sin embargo, señaló que si esta propuesta no procede, se podría crear un subgrupo de trabajo en la Comisión de Fiscalización.
“Una vez que estemos ya en esta nueva legislatura, es indudable que va a tener que formarse una comisión. Una cosa es el ‘Club de la Construcción’, que tiene una característica de investigación general, y otra podría ser el grupo de trabajo que se conforme para investigar de manera específica este tema, en el cual estaría comprometido el presidente de la República. En cada uno de los casos, amerita descartar cualquier tipo de situación que lo vincule con la corrupción”, argumentó.

Obrainsa, la constructora reina de los puentes

De acuerdo a la información publicada por el portal web “gatoencerrado.net”, y corroborada por nuestro medio en la página web de Provías Nacional, el primer contrato por el que se le dio la buena pro a Obrainsa, fue el “Nº 120-2016-MTC/20”, y fue por la obra “Servicio de Gestión, Mejoramiento, y Conservación Vial por Niveles de Servicio del Corredor Vial: Empalme PE-1N–Pamplona–San José–Cajatambo–Empalme PE 18”.
La buena pro se otorgó el 23 de septiembre de 2016, cuando Martín Vizcarra, su ex socio en el ‘Consorcio Colca’,  era titular de Transportes y Comunicaciones, y fue el Comité Especial, designado por la Resolución Viceministerial Nº 471-2015-MTC/02, la instancia que favoreció a Obrainsa, mientras que la firma del contrato se realizó el 30 de septiembre de 2016 por un costo de S/.142’488,707.44.
El siguiente contrato del Estado favorable a Obrainsa fue por la obra “Construcción de puentes por reemplazo en la zona Centro–Sur del país”. Cabe precisar que este proyecto estaba conformado por siete obras.
Se debe detallar que para obtener esta adjudicación, Obrainsa conformó el consorcio ‘Puentes Para el Perú”, junto con las compañías ICCGSA y la brasileña Aterpa, y fue a este grupo empresarial al que se le otorgaron las siete obras que conformaban el proyecto “Construcción de puentes por reemplazo en la zona Centro – Sur del país”.
Las siete obras fueron constatadas en los contratos “Nº 138-2016-MTC/20; Nº 139-2016-MTC/20; Nº 140-2016-MTC/20; Nº 141-2016-MTC/20; Nº 142-2016-MTC/20; Nº 143-2016-MTC/20; y Nº 144-2016-MTC/20”.
La obra 1 fue por seis puentes en Ayacucho por S/.38’181,530.32. Nos referimos a los puentes Huancano, Rumichaca I, Niñacha, Supaymayo, Suchuna y Niñobamba. Mientras que la obra 2 fue por otros seis puentes, también ubicados en Ayacucho por S/.30’982,890.14: el Rumichaca II, Pontón, Ccatumpampa, Angasmayo, Casacancha y Pontón S/N.
La obra 3 se hizo por otros seis puentes en Ica por S/.42’845,702.48, es decir los puentes Pontón Losa, Río Grande, Palpa, Viscas, Pontón Losa 2 y Pontón Marco; mientras que la obra 4 constaba de la construcción de seis puentes adicionales en Ica por S/.46’137,368.75 (Nasca, Alto Grande, Pontón Lomas, Yauca, Tanaka y Chirimiza).
La obra 5 constaba de dos puentes en Arequipa por S/.33’390,340.50, el Siguas y el de Vítor.
Finalmente, la obra 6 fue por el puente Freyre, en Arequipa, y fue un monto de por S/.21’972,823.40. Finalmente, la obra 7 fue por el puente Tarucahi, ubicado en Tacna, por S/.7’017,654.71.
La buena pro de estos contratos fueron entregadas el 7 de noviembre de 2016, y la firma de los contratos se realizó el 7 de diciembre del mismo año. El pago total por estas siete obras fue de S/.220’528,310.30.
“PUENTES REGIONALES”
La siguiente adjudicación que ganó Obrainsa fue a través del consorcio ‘Puentes Regionales’, conformado con las empresas ICCGSA, Constructora Duran y con la compañía española Promociones y Construcciones Balzola.
Este consorcio logró ganar las cuatro obras que formaban parte del proyecto “Construcción de Puentes por reemplazo en Áncash y Junín”, proyecto que tuvo un costo total de S/.183’980,033.65.
Las cuatro obras fueron establecidas en los contratos “Nº 025-2017-MTC/20; Nº 026-2017-MTC/20; Nº 027-2017-MTC/20; Nº 028-2017-MTC/20”.
La primera fue por la construcción de ocho puentes en Áncash, por S/.34’494,710.17. Los puentes fueron Yungar y otros siete puentes menores a lo largo de la carretera Conococha, Huaraz y Caraz.
Mientras que la obra 2 fue por cuatro puentes en Áncash por S/.46’164,556.31. Los puentes son Chuquicara, Tablachaca I, Tablachaca II y Quiroz.
La tercera obra constó de 10 puentes en Junín por S/.48’644,379.71, por los puentes Chupurro, Malecón Gálvez, San Miguel, Yananguito, Vilcabamba, Pamonte, Salsipuedes I, Salsipuedes II, Salsipuedes III y puente Km. 116.
Y la cuarta obra fue por siete puentes en Junín, por un monto de S/.54’676,387.56 por la construcción de los puentes Bajo Totorani, Boca Pumpuriani, Pichanaki, Sotorani, Ipoki, puente TMC Villa Kapiri y puente San Francisco.
En total, por el primer proyecto amplio, se construyeron 28 puentes, mientras que por el segundo proyecto compuesto, se realizaron 29 puentes, lo cual da el monto final de 57 puentes entregados a Obrainsa a través de diversos consorcios.
Se debe precisar que la buena pro del proyecto fue adjudicada el 1 de febrero de 2017, mientras que la firma de los contratos se realizó el 1 de marzo del mismo año.
En San Martín
Finalmente, de acuerdo al contrato “Nº 072-2017-MTC/20”, se le entregó a Obrainsa el proyecto “Saldo de Obra: Mejoramiento de la carretera Rodríguez de Mendoza-Empalme Ruta N. PE-5N (La Calzada), Tramo: Selva Alegre- Empalme Ruta N. PE-5N (La Calzada)” en la región San Martín. El costo de esta obra fue por un monto de S/. 67’986,406.40, y el contrato fue firmado el 18 de julio de 2017.

Puntuación: 5 / Votos: 42

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *