Vino y agua

[Visto: 187 veces]

Resultado de imagen para San Juan 2,1-11

Evangelio según San Juan 2,1-11.
Tres días después se celebraron unas bodas en Caná de Galilea, y la madre de Jesús estaba allí.
Jesús también fue invitado con sus discípulos.
Y como faltaba vino, la madre de Jesús le dijo: “No tienen vino”.
Jesús le respondió: “Mujer, ¿qué tenemos que ver nosotros? Mi hora no ha llegado todavía”.
Pero su madre dijo a los sirvientes: “Hagan todo lo que él les diga”.
Había allí seis tinajas de piedra destinadas a los ritos de purificación de los judíos, que contenían unos cien litros cada una.
Jesús dijo a los sirvientes: “Llenen de agua estas tinajas”. Y las llenaron hasta el borde.
“Saquen ahora, agregó Jesús, y lleven al encargado del banquete”. Así lo hicieron.
El encargado probó el agua cambiada en vino y como ignoraba su origen, aunque lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua, llamó al esposo y le dijo: “Siempre se sirve primero el buen vino y cuando todos han bebido bien, se trae el de inferior calidad. Tú, en cambio, has guardado el buen vino hasta este momento”.
Este fue el primero de los signos de Jesús, y lo hizo en Caná de Galilea. Así manifestó su gloria, y sus discípulos creyeron en él.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Tal vez usted ha tenido la experiencia, como yo, de tener que reunir una pieza de muebles, o algún otro artículo, siguiendo instrucciones detalladas y a menudo confusas. ¡No hay nada peor que terminar el proyecto sólo para encontrar algunas piezas a la izquierda! Aprendemos a una edad muy temprana como seguir las instrucciones, para hacer lo que se nos dice. En casa, y luego en la escuela, aprendemos a seguir las instrucciones. Por difícil que sea a veces, aprendemos a escuchar y seguir las instrucciones. Esto no es fácil de hacer en ninguna etapa de la vida. Puedo recordar, cuando estaba estudiando para mis maestros en teología, escribimos un examen y después entre nosotros, los estudiantes hablamos de ello. Uno de nuestros compañeros de clase se quejó de que el examen era demasiado largo, que no tenía tiempo para hacer justicia a las cinco preguntas. Dijimos: “¿cinco preguntas? ¿No leíste las instrucciones? ¡Sólo tenías que responder a tres de los cinco!”. No importa de qué edad somos, o nuestra posición en la vida, tenemos que seguir las instrucciones.
Esto es lo que pensé cuando leí por primera vez el evangelio de hoy (Juan 2:1-11). La Santísima Virgen María le dice a los servidores en la fiesta de la boda en Caná: “haz lo que te diga”, y, como los fieles sirvientes ellos fueron, hicieron lo que Jesús les dijo, llenando los seis frascos con agua. Estoy seguro de que no entienden este comando, como la limpieza ritual que tuvo lugar cuando cada huésped llegó: el lavado de sus pies, y de sus manos y antebrazos hasta el codo. Había pasado mucho tiempo y no se requería más agua. No tenían ni idea de lo que iba a pasar, pero eran testigos de este primer milagro de Jesús: transformando el agua en vino.
Quién mejor que María para decir a los servidores: “haz lo que te diga”, ya que ella había seguido fielmente las instrucciones del ángel Gabriel para hacer la voluntad del padre. Porque ella podría decir, con todo su corazón: “yo soy la criada del Señor, que se haga a mí de acuerdo a tu palabra”, ella podría fácilmente decir, “haz lo que te diga”. Ella había pagado el precio de ser obediente. Ella había hecho lo que Dios pidió, y ahora ella podría llevar a otros a hacer lo que les pidió. María no trajo la atención ni la gloria sobre sí misma, más bien ella siempre apuntaba a la gente hacia su hijo. Ella, como Juan el Bautista, se hizo a un lado para permitir que otros vengan a Jesús.
Qué significa para nosotros hacer lo que Jesús nos dice? Si seguimos las instrucciones de Jesús: sus enseñanzas, el ejemplo de su vida, su sufrimiento, muerte y resurrección; descubrimos que él tiene el poder de transformar (como él hizo el agua en vino) si hacemos lo que él nos dice. Jesús nos invita, nos llama, y nos suplica, para hacer lo que nos dice. Esto no siempre es fácil, porque seguir a Jesús significa dejar atrás nuestra forma de pensar, sentir y actuar para abrazar una nueva forma de pensar, sentir y actuar -lo que Jesús nos ordena hacer-. Al igual que no es fácil seguir las instrucciones de cómo juntar un centro de entretenimiento o programar un nuevo gadget, no es fácil seguir las instrucciones de Jesús. En nuestra condición humana, creemos que lo sabemos mejor. A pesar de que podemos reconocer que lo que estamos haciendo no está bien, nos resistimos al cambio, y la admisión de que no siempre sabemos lo que estamos haciendo. Necesitamos humildad para abrazar el camino de Jesús y hacer lo que nos dice.
Nuestra primera lectura del libro del profeta Isaías (62:1-5) nos habla del fruto de ese cambio, esa transformación. Porque la gente se había vuelto a él, Dios ya no los llamaba “abandonados” o “desolados”, sino “mi delicia” y “abrazado”. mientras seguimos el camino de Cristo -sus instrucciones- también estamos en Él.
En la segunda lectura, la primera carta de San Pablo a los Corintios (12:4-11) nos habla de los múltiples dones del Espíritu Santo. Dios trabaja de manera única en todos y cada uno de nosotros: si estamos dispuestos a abrirnos nosotros mismos, si estamos dispuestos a ser transformados por él (como el agua en el vino). Esta transformación no puede llevarse a cabo sin nuestra cooperación, nuestra plena entrega de nosotros mismos a Cristo. Dios respeta nuestra libre voluntad de decir “no”, pero cuando decimos “sí”, la forma en que la Santísima Virgen María le dijo ” sí” a él, puede hacer milagros. Nos puede transformar, si estamos dispuestos a hacer lo que nos diga.
Hoy vamos a hacer un compromiso, un compromiso serio: a Dios, a nosotros mismos, y a la gente en nuestras vidas: que haremos lo que Jesús nos diga. No es imposible, pero nos va a llamar a depender de su gracia salvadora para que lo traiga: para abrir nuestros oídos, nuestros corazones y nuestras vidas para seguir sus instrucciones, para aprender sus caminos más profundamente, y para vivir más profundamente la vida Él nos da.

Puntuación: 5 / Votos: 14

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *