Ayudando a Jesucristo

[Visto: 320 veces]

Evangelio según San Lucas 12,32-48.
No temas, pequeño Rebaño, porque el Padre de ustedes ha querido darles el Reino.
Vendan sus bienes y denlos como limosna. Háganse bolsas que no se desgasten y acumulen un tesoro inagotable en el cielo, donde no se acerca el ladrón ni destruye la polilla.
Porque allí donde tengan su tesoro, tendrán también su corazón.
Estén preparados, ceñidos y con las lámparas encendidas.
Sean como los hombres que esperan el regreso de su señor, que fue a una boda, para abrirle apenas llegue y llame a la puerta.
¡Felices los servidores a quienes el señor encuentra velando a su llegada! Les aseguro que él mismo recogerá su túnica, los hará sentar a la mesa y se pondrá a servirlo.
¡Felices ellos, si el señor llega a medianoche o antes del alba y los encuentra así!
Entiéndanlo bien: si el dueño de casa supiera a qué hora va llegar el ladrón, no dejaría perforar las paredes de su casa. Ustedes también estén preparados, porque el Hijo del hombre llegará a la hora menos pensada”.
Pedro preguntó entonces: “Señor, ¿esta parábola la dices para nosotros o para todos?“.
El Señor le dijo: “¿Cuál es el administrador fiel y previsor, a quien el Señor pondrá al frente de su personal para distribuirle la ración de trigo en el momento oportuno?
¡Feliz aquel a quien su señor, al llegar, encuentre ocupado en este trabajo!
Les aseguro que lo hará administrador de todos sus bienes.
Pero si este servidor piensa: ‘Mi señor tardará en llegar’, y se dedica a golpear a los servidores y a las sirvientas, y se pone a comer, a beber y a emborracharse,
su señor llegará el día y la hora menos pensada, lo castigará y le hará correr la misma suerte que los infieles.
El servidor que, conociendo la voluntad de su señor, no tuvo las cosas preparadas y no obró conforme a lo que él había dispuesto, recibirá un castigo severo.
Pero aquel que sin saberlo, se hizo también culpable, será castigado menos severamente. Al que se le dio mucho, se le pedirá mucho; y al que se le confió mucho, se le reclamará mucho más“.

Padre James Gibson CR se dirige a la Asamblea Provincial de EE.UU.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Hace muchos años en Canadá, cuidé una Parroquia (Santa Teresa de Ávila en Elmira, Ontario) durante tres meses donde una llave abrió todas las puertas de la Iglesia, el Salón, las Oficinas y la Rectoría. Cuando fui a Santa Teresa en las Bermudas, me dieron treinta y dos llaves. Nunca estuve seguro de qué puertas o armarios se abrieron algunos de ellos. Los tenía en cuatro anillos: las llaves que uso regularmente, para abrir las puertas de la Rectoría, la Iglesia y el Hall. Tenía otro anillo a las puertas que uso de vez en cuando, otro con las llaves de las Oficinas Diocesanas, una llave de la casa del Obispo, y finalmente otra para el coche y el garaje.
Esta montaña de llaves me hizo pensar en el evangelio de este fin de semana (Lucas 12:32-48) porque veo que la administración es el centro de su mensaje. Lo que me hizo pensar de la situación de mis llaves es que uno de los modelos de un mayordomo es la persona encargada de las llaves, encargada del cuidado de la propiedad o de la mercancía, pero la persona no es el propietario. Los bienes o los bienes no son suyos, pero sólo son el custodio durante un tiempo. Pueden estar a cargo día a día, pero solo son “cuidadores” y no el amo y propietario.
Jesús introduce la parábola del administrador imprudente y egoísta que no tomó en serio su responsabilidad hacia el amo, ni hacia las personas y las cosas que él le ha confiado. Jesús indica esta falta de responsabilidad: golpeando a sus compañeros sirvientes, perdiendo el tiempo, dejando demasiada comida y bebida. Jesús dice que el mayordomo “conocía la voluntad del maestro“, sabía lo que se suponía que tenía que hacer, pero no actuó de acuerdo con la voluntad del maestro. Dice que su castigo será mayor porque sabía lo que tenía que hacer; sabía que se le dio una gran responsabilidad; y sabía que era capaz de cumplir su misión, ¡pero eligió no hacerlo! Le habían dado tanto, pero a cambio, dio tan poco.
Al final del evangelio Jesús dice: “Mucho se requerirá de las personas a las que se ha confiado mucho, y aún más se exigirá de la persona a la que más se le ha confiado“. ¡Puede que no queramos escuchar esas palabras, porque él está hablando con cada uno de nosotros!
Somos administradores de los muchos dones y bendiciones de Dios. En nuestra condición humana tendemos a contemplar las cosas que son “nuestras” exclusivamente para nuestro propio placer y disfrute. Después de todo, todos tenemos derecho al fruto de nuestro trabajo. No hay pecado en poseer cosas. Lo que inclina la balanza, para nosotros como seguidores de Jesús, es cuando las cosas de nuestra vida toman un papel tan importante en nuestras vidas que lo espiritual es abandonado, olvidado, y los “tesoros” del reino de Dios -el amor, el perdón, la paz, la compasión, paciencia y justicia- son eclipsados por los “tesoros” en bóvedas, sobre chimeneas y detrás de un cristal. Siguiendo con este pensamiento, recientemente el Papa Francisco dijo: “Las riquezas en tu bolsillo no valen mucho cuando eres pobre de corazón“.
El evangelio nos brinda la oportunidad de reflexionar sobre lo que significa la administración para nosotros. He tenido la suerte de encontrar en tantas Parroquias personas que tienen una idea bien formada de la administración, el uso del tiempo, los talentos y el tesoro, en gratitud por todo lo que hemos sido bendecidos. Lo vemos en las actividades y programas Parroquiales: nuestros ministros litúrgicos, nuestros catequistas, los liderazgo, y otros que son generosos con su tiempo y talentos. Lo vemos en público, con gente haciendo trabajo voluntario en una multitud de servicios, y en particular aquellos que llegan a los pobres y desfavorecidos. Lo vemos en las contribuciones financieras de tantos feligreses a nuestras propias necesidades Parroquiales, de la Diócesis y de la Iglesia Universal. Todos estos se basan en las decisiones que tomamos: ser buenos administradores de lo que se nos ha confiado.
Deberíamos darnos una palmada en la espalda, pero al mismo tiempo tenemos que seguir desafiándonos a nosotros mismos para interiorizar cada vez más el llamado a la fiel administración de lo que Dios nos ha dado. Jesús les dice a los discípulos: “No tengan miedo“, y así tampoco debemos temer ni dudar de lo que el Señor puede y hará en y a través de nosotros cuando nos abrimos a su llamada a la mayordomía. Deberíamos seguir buscando maneras de hacer más en nuestra parroquia, en nuestra iglesia y en la comunidad en general. Naturalmente, este dar debe ser con alegría, no visto como una obligación o un deber, sino como una respuesta en gratitud por las gracias y bendiciones de Dios. Santa Teresa de Ávila dijo: “¡De los santos fruncidos, buen Señor líbranos!” Nuestra generosa administración debería estar llena de donaciones alegres.
Al igual que todos tenemos nuestras “llaves” de nuestro propio mundo y dominio, también todos tenemos nuestra propia responsabilidad como mayordomos. De hecho, cada uno hemos sido bendecidos y dotados tanto, y se nos ha confiado mucho. El Señor espera grandes cosas de nosotros, siendo sus fieles y llenos de fe. Mostremos “donde está nuestro corazón“.

Padre Didonè, misionero camiliano: ‘Los taiwaneses no quieren acabar como Hong Kong

Por Alessandra De Poli- PIME Asia News.
El padre Giuseppe Didonè vive en Taiwán desde hace 58 años y ha visto la evolución de la sociedad taiwanesa, decidida a no dejarse robar el futuro. La población, acostumbrada a vivir bajo amenaza, continúa su vida con tranquilidad. El mes pasado se conmemoraron los 70 años de presencia camiliana en la isla: “El gobierno aprecia mucho el trabajo de la Iglesia”, dice el sacerdote a AsiaNews.
La visita de Pelosi trajo tensión, pero ahora la vida de la gente continúa con tranquilidad”. Por lo tanto, se acabó la crisis, considera el padre Giuseppe Didonè, misionero de la orden camiliana originario la provincia italiana de Padua que vive en Taiwán desde hace 58 años.
Los taiwaneses no están tan preocupados como en Europa”, dice a AsiaNews. “Saben que China es una amenaza, pero si realmente intentara invadir la isla, también saben que están protegidos por Estados Unidos y Japón“.
Tokio afirma que cuatro de los cinco misiles balísticos disparados el otro día por las Fuerzas Armadas chinas y que cayeron dentro de la Zona Económica Exclusiva japonesa volaron primero sobre Taipei, algo que nunca antes había sucedido. Con estas intensas operaciones militares, que continuarán durante otros dos días, China está demostrando que es capaz de ocupar el espacio aéreo y marítimo sobre el que tiene pretensiones desde hace mucho tiempo. Sin embargo los analistas señalan que, en caso de una invasión, lo primero que ocurriría sería la interrrupción de las cadenas de suministro globales, generando una crisis peor que las que ya hemos presenciado con la pandemia y la guerra en Ucrania. Basta pensar que más de la mitad del comercio marítimo mundial pasó este año por del Estrecho de Taiwán.
¿Entonces sólo fue una crisis en Twitter, como afirmaron algunos? No hay que olvidar que en Hong Kong, gran ausente en el debate y los análisis de los últimos días, las cosas no salieron bien: “Beijing había propuesto a Taiwán obtener el mismo estatus que Hong Kong según la regla ‘Un país, dos sistemas’ -comenta el sacerdote-, pero los taiwaneses se negaron de inmediato. No confían en China y de ninguna manera quieren terminar como Hong Kong”.
La represión china en Hong Kong fue señalada como uno de los factores que favorecieron en 2020 la elección como presidenta de la candidata del Partido Democrático Progresista, Tsai Ing-wen. Paradójicamente el Kuomintang, el partido heredero de los nacionalistas chinos que se refugiaron en la isla en 1949, se mostró más tibio con el Dragón y después eso resultó ser fatal en las elecciones presidenciales.
La sociedad taiwanesa no quiere que le roben el futuro. “Cuando llegué aquí en 1965 la población era muy pobre”, sigue diciendo el misionero. “Hace sesenta años ayudábamos principalmente a los aborígenes”, los pueblos autóctonos que estaban en la isla de Formosa desde antes de la llegada de los chinos en el siglo XVII. “Eran el segmento más indigente, pero ahora ellos también pueden venir a la ciudad, encontrar un buen trabajo y llevar una vida digna”.
La situación de la isla de Taiwán está en suspenso. Por un lado es una provincia china que Beijing considera “rebelde“, por otro un Estado-nación con su propia moneda y su propio pasaporte. Precisamente la amenaza del Dragón es lo que ha hecho aflorar cada vez con más fuerza lo que en los últimos años se están convirtiendo en los rasgos de la identidad propia de la sociedad taiwanesa.
Una de las diferencias con China es la relación que tiene Tapei con las minorías religiosas: “La Iglesia aquí es muy respetada, nos aprecian mucho por todo el trabajo que hacemos, especialmente en el campo social”.
Al principio el Padre Didonè estuvo a cargo de la administración del hospital St. Mary’s, en Lutong, como ecónomo y subdirector. Los Clérigos regulares Ministros de los Enfermos, nombre oficial de los camilianos, también se comprometieron a fundar jardines de infancia en las parroquias, tarea que después asumió el gobierno. La principal actividad que desarrolla ahora el Padre Giuseppe Didonè es la dirección de residencias para ancianos y de asistencia a personas con discapacidades físicas y psíquicas. Todavía están vigentes muchos estigmas y los niños que tienen alguna discapacidad suelen ser abandonados al nacer. “Estaban completamente descartados, nadie los quería. En los centros camilianos reciben atención y asistencia de calidad. Algunos salen por la mañana y vuelven por la tarde, otros se quedan todo el día en la residencia”, prosigue el religioso. “Por eso la gente siente un gran respeto por la Iglesia“. Los camilianos llegaron a Taiwán en 1952 y el 14 de julio se conmemoró el 70 aniversario. “La presidenta Tsai Ing-wen vino a felicitarnos para demostrar que el gobierno aprecia realmente lo que hacemos”.

Será beato Petro Oros, sacerdote ucraniano martirizado bajo el régimen soviético

El Papa reconoce el asesinato por odio a la fe del religioso de la Eparquía greco-católica de Mukáchevo, Ucrania, asesinado en 1953 en la Unión Soviética. También reconoce las virtudes heroicas de cinco nuevos Venerables, entre ellos el Siervo de Dios Jesús Antonio Gómez Gómez, sacerdote diocesano colombiano, y el español Juan Sánchez Hernández de la Congregación de Sacerdotes Operarios Diocesanos del Corazón de Jesús.
La Oficina de Prensa de la Santa Sede informa que durante la Audiencia concedida a S.E. el Cardenal Marcello Semeraro, Prefecto del Dicasterio para las Causas de los Santos, el Sumo Pontífice autorizó al mismo Dicasterio a promulgar el Decreto relativo al martirio del Siervo de Dios Pedro Pablo Oros, sacerdote de la Eparquía de Mukáchevo en Ucrania.
Nacido el 14 de julio de 1917 en el pueblo de Biri (Hungría) en el seno de una familia profundamente cristiana en la que su padre era sacerdote greco-católico, en 1937, sintiéndose llamado a continuar la tradición familiar como sacerdote, Pedro Pablo Oros ingresó en el seminario de Uzghorod, siendo ordenado sacerdote celibatario de la eparquía greco-católica de Mukáchevo el 18 de junio de 1942. Se distinguió por su celo pastoral y su gran amor por los pobres. En 1943, debido a la guerra, hizo un curso para capellanes militares en Barca, cerca de Košice, tras lo cual volvió a su parroquia.
En 1944, este territorio de Transcarpacia fue ocupado por las tropas soviéticas del Ejército Rojo y se unió a la República Socialista Soviética de Ucrania y luego a la URSS. Con esta anexión forzada, comenzó la persecución de la Iglesia greco-católica. En 1946, Pedro Pablo fue trasladado a Bilky, en el distrito de Irshava, como párroco. A partir de 1948, se intensificaron las presiones para que se pasara a la Iglesia Ortodoxa Rusa, pero se opuso. En 1949, se prohibieron las actividades pastorales y se cerraron todas las iglesias greco-católicas. La misma eparquía greco-católica de Mukáchevo fue suprimida. Con la anexión forzada a la URSS, comenzó la persecución de la Iglesia greco-católica. En 1953, se dio la orden de arrestarlo. Trató de escapar. El 28 de agosto, fiesta de la Dormición de la Santísima Virgen María, fue detenido por un policía en la estación de ferrocarril del pueblo de Sil’ze (Unión Soviética), que lo mató. Pedro Pablo Oros era un hombre piadoso y fiel a sus compromisos sacerdotales. Su asesinato fue considerado inmediatamente como un martirio. Aunque su cuerpo permaneció oculto hasta la desintegración de la Unión Soviética, su recuerdo no se desvaneció en el corazón de los fieles, una fama que perdura hasta el día de hoy.
Fuente: Vatican News.

Puntuación: 5 / Votos: 7

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *