Hasta el viento y el mar le obedecen

[Visto: 448 veces]

Evangelio según San Marcos 4,35-41.
Al atardecer de ese mismo día, les dijo: “Crucemos a la otra orilla”.
Ellos, dejando a la multitud, lo llevaron a la barca, así como estaba. Había otras barcas junto a la suya.
Entonces se desató un fuerte vendaval, y las olas entraban en la barca, que se iba llenando de agua.
Jesús estaba en la popa, durmiendo sobre el cabezal.
Lo despertaron y le dijeron: “¡Maestro! ¿No te importa que nos ahoguemos?”. Despertándose, él increpó al viento y dijo al mar: “¡Silencio! ¡Cállate!”. El viento se aplacó y sobrevino una gran calma.
Después les dijo: “¿Por qué tienen miedo? ¿Cómo no tienen fe?”.
Entonces quedaron atemorizados y se decían unos a otros: “¿Quién es este, que hasta el viento y el mar le obedecen?”.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Hay un poema que encontré, que puede ayudarnos a entender los misterios que enfrentamos en la vida:
“En un viejo y pintoresco ático,
mientras las gotas de lluvia caían,
me senté a hojear un viejo libro escolar:
polvoriento, andrajoso y marrón.
Llegué a una página que estaba doblada.
Y en ella estaba escrito con letra infantil:
“La maestra dice que dejemos esto por ahora,
es difícil de entender”.
Desplegué la página y leí.
Luego asentí con la cabeza y dije,
“El profesor tenía razón, ahora lo entiendo”.
Hay muchas páginas en el libro de la vida
que son difíciles de entender.
Lo único que podemos hacer es doblarlas y escribir:
“El maestro dice que dejemos esto por ahora,
es difícil de entender”.
Luego, algún día – tal vez en el cielo –
volveremos a desdoblar las páginas,
las leeremos y diremos,
“El maestro tenía razón, ahora lo entiendo”.
Pensé en este poema en relación con nuestro evangelio de este fin de semana (Marcos 4:35-41). También aquí los discípulos no entendían. Habían sido testigos de un acto verdaderamente milagroso: Jesús calmó la tormenta que amenazaba sus vidas en su barca en el mar de Galilea. A pesar de que las palabras de Jesús les solucionaron su dilema, aquí hubo otro caso en el que no entendieron. La revelación de su poder les produjo no sólo asombro y maravilla, sino más preguntas (sin respuestas). Era natural que dijeran: “¿Quién puede ser? Hasta el viento y el mar le obedecen”. Afortunadamente, al igual que en el poema, la comprensión llegó – ¡con el tiempo!
En nuestra Primera Lectura, del Libro del Profeta Job (38: 1, 8-11), nos encontramos con otra tempestad y otra alma preocupada: ¡Job! Una vez más, las “orgullosas olas… se rompieron”, y se restableció la calma. Dios había revelado su poder y su fuerza una vez más, y Job empezó a comprender y a tener una fe más profunda en este Dios misterioso que estaba con él, en los buenos y en los malos momentos.
En nuestra Segunda Lectura, de la Segunda Carta de San Pablo a los Corintios (5,14-17) se revela el poder de Dios. San Pablo, que experimentó de forma tan dramática la acción salvadora de Jesús en su vida, relató a la gente que ese mismo amor era el suyo, y que Jesús viviría en ellos. Ya no viviríamos para nosotros mismos, sino para el que murió y resucitó por nosotros”. Este es el don de Dios para nosotros, vivir en unión con su Hijo, al conformar nuestras vidas a la suya mediante nuestra obediencia y seguimiento fiel de su camino, y abrazando su verdad. Somos esa nueva creación, y “la vieja creación se ha ido, y ahora está aquí la nueva”.
En nuestra condición humana tal vez sintamos o digamos: “Maestro, ¿no te importa?”. Puede que estemos viviendo una lucha, un problema, un dilema, algunos más importantes que otros, pero aun así algo que ocupa nuestro tiempo y energía, y que nos hace sentir como uno de esos discípulos en la barca, zarandeados por las olas y el viento que parecen estar fuera de nuestro control. Las lecturas de hoy nos muestran que, efectivamente, el Maestro se preocupa, y está con nosotros, y calmará esas olas y ese viento, en la medida en que se lo permitamos. Necesitamos la confianza de Job. Necesitamos esa perspicacia de Pablo para reconocer la nueva vida que poseemos en Cristo. En nuestro mundo, cada vez más secular, habrá detractores que nos digan “¡Estás solo!”. “¡No esperes un milagro!” ¿No es así? Afortunadamente, nuestra propia experiencia nos dice que el Maestro sí se preocupa, y que está con nosotros. Cuando miramos a nuestro pasado, estoy seguro de que todos podemos relacionarnos con momentos en los que nos sentimos zarandeados por las olas y el viento, pensando que las cosas nunca cambiarían, que no había solución, que estábamos condenados. Sin embargo, de alguna manera la gracia de Dios se abrió paso, aunque a veces no hayamos dado todo de nosotros para lograrlo. A veces, Dios actúa a pesar de nosotros, más que gracias a nosotros. Los vientos se calmaron. Las olas se calmaron. Llegamos a salvo a nuestro puerto. No todo estaba perdido. Esa es la gracia de Dios, que hace realidad la presencia de Jesús con nosotros en nuestra “barca”. Él revelará su poder, y tendremos asombro y maravilla, si lo invocamos, cooperamos con su gracia, y le permitimos trabajar en y a través de nosotros.
Como el niño que escribía en el cuaderno, sin entender, nosotros también podemos no entender siempre los misterios que se nos presentan. Algunos de nosotros podemos tener más páginas “dobladas” que otros, habiendo enfrentado más tormentas que otros. Esperemos que, a través de nuestra propia reflexión y de la gracia de Dios, “entendamos” antes de llegar al cielo, para poder ayudar a otros aquí a “doblar” una página por un tiempo, y a buscar la comprensión, y al volverse al Señor Jesús, encontrarla.
*Esta historia introductoria está tomada de Homilías dominicales ilustradas, Año B, Serie II, por Mark Link, S.J. Tabor Publishing, Allen Texas. Página 76.

Puntuación: 5 / Votos: 35

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *