Misterio chino

[Visto: 208 veces]

El Minsa publicará resultados de la aplicación de las vacunas Sinopharm antes de que concluya el estudio de Cayetano Heredia. La Sputnik V a punto de debutar. El caso Astete y la crisis de confianza.

Por Ricardo Uceda– Diario La República.
La empresa china Sinopharm procura cumplir los requisitos de la Dirección General de Medicamentos Insumos y Drogas (DIGEMID) para un registro condicional habilitante de su vacuna contra el coronavirus. Este tipo de licencia, que hasta el momento solo obtuvo Pfizer, le permite a un laboratorio abastecer sin haber culminado sus estudios definitivos, o de Fase III. Debe acreditar, sobre todo, resultados preliminares satisfactorios.
Sinopharm dispondría del primer requisito, un certificado de calidad idóneo. El segundo es la demostración de buenas prácticas de manufactura, cumplido, según versión extraoficial, tras una aprobatoria inspección virtual de sus instalaciones por DIGEMID, el 24 y 25 de marzo. Falta un informe demostrativo de eficacia. Sinopharm aduce que lo es en un 79.34%, pero debe ingresar un reporte calificado al MINSA. O algo equivalente, como la bendición de una afamada revista científica. Un artículo así aún no ha sido publicado.

Lo comprado

Una autorización excepcional permitió el ingreso de un millón de dosis de vacuna Sinopharm. Fue otorgada por motivos de urgencia, sin los requerimientos actuales, solo teniendo a la vista su licencia en China. Un estudio de eficacia de Emiratos Árabes Unidos, mencionado por la primera ministra Violeta Bermúdez al defender la eficacia del producto, no ha sido recibido ni analizado por la DIGEMID. Esta vacuna, aplicada a personal médico y sanitario, tiene como fecha tope de aplicación el 30 de abril.
Sinopharm firmó un acuerdo marco con el MINSA para entregar 38 millones de vacunas en 2021, aunque los 37 millones restantes solo se comprarán cuando obtenga su registro condicional. El gobierno, hasta ahora, ha suscrito cuatro contratos de compra por 48 millones de vacunas, uno de ellos correspondiente al millón de Sinopharm ya mencionado. Hay 20 millones contratadas a Pfizer, 14 millones a AstraZeneca, 13 y pico millones a Covax Facility. La novedad es que en breve el laboratorio ruso Gamaleya se sumará al grupo. Obtendrá registro condicional para vender 20 millones de dosis, adelantando unos tres millones por vía de excepcionalidad. Adicionalmente el gobierno negocia con Johnson & Johnson y Moderna.
Al final del año habrá, pues, una provisión suficiente para vacunar a los 24 millones de peruanos. El ministro de Salud, Oscar Ugarte, ha asegurado que en julio, al momento del cambio de gobierno, habrá nueve millones de vacunados y una reserva de noventa millones de vacunas para que el nuevo régimen continúe inmunizando.

Varios errores

El problema es que la mayoría de lotes llegarán en el segundo semestre del 2021, porque la administración de Martín Vizcarra no compró vacunas el año anterior. La escasez coincide con los mayores estragos de la segunda ola: alza de los contagios y las muertes, falta de oxígeno y de camas UCI. Las adquisiciones anunciadas no resolverán la crisis en el corto plazo.
Adicionalmente hay falta de confianza, en parte alimentada por errores políticos. El gobierno de Francisco Sagasti demoró en deslindar responsabilidades con la administración anterior. Ratificó a la ministra de Salud Pilar Mazzetti. No denunció la ausencia de vacunas. Cuando se supo, la primera ministra la atribuyó a la desestabilización política, o sea al Congreso. Esta tesis ha desaparecido. Tampoco fue convincente la conjura contra la excanciller Elizabeth Astete, con ministros “indignados” como el de Cultura, Alejandro Neyra. Se le atribuye haber inventado ante el Congreso: a) que anticipó a Sagasti su vacunación; b) que Bermúdez le pidió no perjudicar al presidente; y c) que este quiso mantenerla en el gabinete. Astete podría simplemente haber dicho la verdad a una comisión parlamentaria.
En un episodio anterior, Bermúdez erró al anunciar acciones legales contra la desinformación periodística, cuando, como bien apuntó el ministro de Justicia, Eduardo Vega, al gobierno le correspondía esclarecer inexactitudes. Aún no hay evidencia incontrovertible del grado de eficacia de la vacuna china como para demandar a nadie. Este tema cobra actualidad porque, pese a que el abastecimiento de vacunas ya no depende de los chinos (como lo demuestra la relación de compras antedicha) entre quienes recibieron las vacunas del primer millón hubo sobresaltos.

Informe clave

Hay por lo menos un médico vacunado con Sinopharm que ha muerto. Lo mismo que un enfermero. En varios casos reportados directamente para este informe, existen vacunados que han hecho la enfermedad. Algunos son médicos, por lo menos uno intubado. Probablemente no sea a causa de la vacuna porque esta inmunizaría después de la segunda semana de la segunda dosis, y es necesario conocer todos los detalles para obtener conclusiones, pero… ¿quién sabe? El estudio experimental que la universidad Cayetano Heredia acordó con Sinopharm está en crisis. La responsable, Coralith García, renunció, agobiada por el stress, y la organización guarda silencio, mientras sus voluntarios, conejillos de Indias, que reclaman segunda dosis, protestan en las calles. El periodista Enrique Castillo le preguntó el domingo, en Canal N, al ministro Oscar Ugarte su opinión sobre el anuncio de Sinopharm de que consideraría aplicar una tercera dosis a sus vacunados si se comprueba que las dos anteriores son insuficientes. ¿Eso no indicaría que el mismo laboratorio duda de su eficacia?
Ugarte dijo que todos los laboratorios están haciendo estudios sobre sus vacunas y que ninguno ha culminado la Fase III. Es cierto. También es verdad que el MINSA está monitoreando a todos los que recibieron el millón de vacunas de Sinopharm para determinar qué suerte corrió cada inoculado. Se conocerá en tres semanas, a fines de abril, antes de que Cayetano Heredia publique su informe. Perfecto. Entonces se aclarará el misterio.

Puntuación: 5 / Votos: 36

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *