Jueves Santo 2021

[Visto: 143 veces]

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Tradicionalmente, una parte importante del día en la vida de una familia es la comida compartida. Hoy, lamentablemente, parece que la comida diaria juntos se está volviendo cada vez más difícil, con todos los horarios y compromisos que dificultan encontrar tiempo para el otro. Este es un comentario triste sobre la vida familiar hoy. Estoy seguro de que todos tenemos recuerdos felices de comidas especiales compartidas con seres queridos, quizás un banquete de bodas, un cumpleaños o aniversario, una graduación o algún otro momento significativo en la vida de un individuo y una familia.
Esta noche nuestras lecturas de Sagrada Escritura hablan sobre comidas compartidas. Primero, en las Escrituras hebreas (Éxodo 12:1-8, 11-14), escuchamos sobre la primera comida de Pascua. Una y otra vez Moisés había ido al Faraón con el mismo mensaje: “Dejad ir a mi gente”, pero Faraón no lo permitió. Entonces Dios envió una serie de plagas sobre los egipcios, terminando en la muerte del primogénito. Aquellos hogares con la sangre del cordero en la puerta se les salvó esta tragedia. El ángel de la muerte ‘pasó por encima’ de sus hogares. A día de hoy esta comida, junto con sus oraciones y canciones, hace que ese momento de liberación de las personas elegidas parezca como si fuera hoy.
Jesús tomó dos elementos de esa comida de pascua -pan y vino- y los transformó en su cuerpo y sangre. San Pablo cuenta la última cena a los Corintios (1 Corintios 11:23-26). Ahora Jesús es el cordero, y su sangre es la fuente de nuestra liberación del poder de la muerte. Por su sangre hemos sido salvados.
Jesús no deja dudas, en la institución de la Eucaristía, que él está presente para nosotros. Ese pan se convierte en su cuerpo, y ese vino se convierte en su Sangre. No dice “Esto representa mi cuerpo”, o “Esto es un símbolo de mi sangre”. ¡Lo es! Es por eso que el cuerpo de Cristo que no se consume en la celebración en la mesa del Señor se mantiene en el tabernáculo, porque sigue siendo el cuerpo de Cristo.
En nuestra mesa en casa comemos, compartimos y celebramos. Sería muy triste si nuestra comida familiar se redujera a comer. Es nuestra oportunidad para compartir: nuestro día, nuestras esperanzas, nuestros logros, nuestros temores y nuestras decepciones. Es nuestro momento de celebrar que nos amamos unos a otros en nuestra familia, que estamos involucrados en la vida de los demás y que estamos comprometidos unos con otros. Alrededor de la mesa del Señor hacemos más que simplemente comer el cuerpo y la sangre de Jesús. Compartimos nuestras oraciones, que reflejan nuestra gratitud y nuestras preocupaciones. Compartimos nuestra fe en oración y canción. También celebramos que somos una familia de fe, una comunidad y que nosotros también, como nuestra propia familia, somos importantes para los demás. Nosotros, juntos, formamos el cuerpo de Cristo.
Esta Eucaristía es una importante fuente de gracia para nosotros. Aquí estamos alimentados y nutridos.
El fruto de la vida de Dios que compartimos se hace evidente en el evangelio (Juan 13:1-5). Esa gracia produce virtud dentro de nosotros. Esa gracia nos mueve hacia el servicio, viviendo en la semejanza de Jesús el Salvador. El lavado de los pies es significativo, ya que era el trabajo en el hogar del sirviente en la parte inferior del peldaño. Ese era el trabajo del chico nuevo, la función desagradable que todo el mundo estaba feliz de dejar atrás. Pero Jesús eligió a ese humilde -versionando en el humillante- servicio para dar a los apóstoles una señal concreta de su amor y la entrega de sí mismo. ¡Su escándalo en este acto no sería nada comparado con su confusión y tristeza de lo que iba a ocurrir en las próximas veinticuatro horas! Ese servicio en la cruz superaría el lavado de los pies a saltos y límites. ¡De hecho, vino a servir, no para ser servido!
Este ejemplo de Jesús el Señor nos llama al humilde servicio de los demás. A veces puede significar hacer cosas mundanas, o cosas que preferiríamos no hacer, cosas que podemos sentir que están “debajo” de nosotros. Sin embargo, ese es el precio del servicio verdadero, inspirado por Jesús: respondiendo a la necesidad de otros. Para servir necesitamos una sensibilidad para reconocer la necesidad de los demás. Cuando estamos en contacto con nuestras propias necesidades, y reconocemos cómo nuestras necesidades han sido suprimidas, por el Señor y por otros, podemos identificar y responder más fácilmente a las necesidades de los demás.
A la luz de este servicio también celebramos la institución del Sacerdocio, al servicio de Dios, y al pueblo de Dios, para llevar a Dios al pueblo, y para llevar al pueblo a Dios. Este regalo a la Iglesia del Sacerdocio continúa llevando gracia a la vida de los fieles, y llama a todos a ser buenos administradores de sus dones, para que cada uno de nosotros contribuya -a nuestra manera y según nuestro estado en la vida- a la construcción de la Iglesia, y la construcción del reino de Dios.
Esta noche celebramos la institución de la Eucaristía y la institución del Sacerdocio. Apreciemos esta comida sagrada -nuestra comida, compartiendo y celebrando- y experimentemos verdaderamente esa divina presencia del Señor cuando nos acercamos a encontrarle en su cuerpo y sangre. Que su vida abundante en nosotros nos dé la gracia de servir, como él sirvió, y de dar nuestras vidas generosamente en su nombre.

Puntuación: 5 / Votos: 40

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *