La hora de la verdad

[Visto: 169 veces]

Por  – LimaGris.com
Empezó el zafarrancho. Los postes tambalean, la carpa se viene abajo, los cirqueros salen en desbandada y los policías y fiscales van detrás de ellos. Los periodistas están en su garbanzal, sacan fotos, toman notas, entrevistan a los payasos, y el pueblo al fin se entera que cuando necesitaba ser conducido por el mejor ciudadano, estuvo al mando de un papanatas que suplió sus incapacidades con mentiras. Un pobre chapucero que instruía a sus subalternos en cómo engañar al Congreso, a la Fiscalía, pero, cuando la verdad tomó cuerpo y estos se le torcieron, no supo taparles la boca para que no lo delaten. Y ahora todo el Perú lo sabe: en la peor circunstancia de su historia, tuvo al peor Presidente, rodeado de la peor gente.
Desde un principio, consciente de su falta de idoneidad para enfrentar la pandemia, el mandatario dio la orden de maquillar la realidad. Todo un ejército de burócratas se dedicó a controlar las cifras y manipular las estadísticas con el propósito de que nadie pudiera ver hacía dónde, con sus desatinos, empujaban al país. Ese fue el meollo de su estrategia. Y cada cierto tiempo, cuando sus errores saltaban a la vista, salía a buscar culpables. Le echaba la culpa a los otros, a los marginales, a aquellos a quienes el Estado nunca prestó atención. Se volvía loco cuando la gente, acuciada por el hambre, salía a las calles a vender sus baratijas. Y cuando la brutalidad policial causó la muerte de una docena de muchachos que se divertía en una discoteca, no supo qué hacer para dar vuelta a la tortilla; ordenó que les busquen antecedentes, que les hagan toda clase de pruebas a los cadáveres. En su mente obtusa solo afloró una idea: convertir a las víctimas en victimarios.
Fiel a su estilo, desechó a los científicos y se rodeó de politiqueros y fanfarrones. De esa manera, cada medida que daba, era más descabellada que la anterior. Sometió a la población a una reclusión absurda, ilógica, en la que los sanos tuvieron que encerrarse, en viviendas precarias y reducidas, con los covid positivos, y el saldo fue de familias enteras arrasadas por el virus. No hubo una sola familia, un solo barrio (claro, me refiero a los de los pobres), en que no hubiera víctimas que lamentar.
Ordenó que, de todas las provincias, las pruebas sean llevadas a un laboratorio de Lima. De esa manera, los resultados, que debían de darse en 24 horas, terminaron dándose en 8 días. En ese lapso, como era de esperar, los positivos (que aún no lo sabían) contagiaban a medio mundo. El Gobierno siempre lo supo, pero nunca descentralizó las pruebas; en su afán de manipular la información, prefirió esa práctica perversa, infame, antes que salvar vidas.
Y cuando se trató de comprar los test, sus ministros de Salud y de Economía escucharon a quienes les dijeron que las pruebas chinas eran las mejores del mundo, y desecharon a los especialistas que les advirtieron que estas no servían, que eran pura engañifa. Siguieron el ejemplo de su jefe. Así hicieron negocios. Y lo que produjeron fue el infierno. Miles y miles de peruanos murieron con resultados negativos. Murieron en sus casas, en las calles, porque, como técnicamente estaban libres del covid, los hospitales se negaban a recibirlos. Y como esos muertos no eran tomados en cuenta en las estadísticas, el Presidente salía triunfante, mostraba su sonrisa macabra por televisión y decía que todo iba bien, que estábamos venciendo a la enfermedad.
Se podría argumentar que fue producto de la pandemia, que los demás países pasaron por lo mismo, pero no fue así. Eso se pudo haber evitado. Estando de por medio vidas humanas, se debió haber hecho un estricto control de calidad. Pero se prefirió el negocio, la ganancia. Esa es la única explicación para que, al mismo tiempo, sistemáticamente, el Gobierno pusiera trabas a los científicos que procuraban pruebas y vacunas nacionales. Hicieron las cosas al revés. Hicieron lo contrario, por ejemplo, que Uruguay, donde se apostó por los científicos y, antes de que llegara el virus, ya tenían una prueba propia. No tuvieron necesidad de comprar nada. El Perú sí. Pero eso no justifica que se haya comprado pruebas inservibles y desencadenando, con ello, la mortandad. Y eso no fue gratis. Para cometer tamaña barbaridad, no basta la incompetencia; se necesita también de la corrupción. Y quienes lo hicieron, tienen que acabar con sus huesos en la cárcel.
Después vino la pitanza de los gallinazos. Los dueños de las clínicas, de las farmacias, de las plantas de oxígeno medicinal y demás mercenarios de la salud, acogotaron a la población desesperada. Un tratamiento del covid llegó a costar hasta un millón de soles (unos 300 mil dólares), una pastilla subió diez veces su precio, un balón de oxígeno que antes costaba 200 soles pasó a costar más de mil. Y todo ello con la complicidad del Gobierno. Incapaz de chocar con sus amigotes los empresarios, los funcionarios se hicieron de la vista gorda. Pero esa vuelta de ojos también tuvo un precio. Para efectos de una investigación, es preferible pensar que no fueron idiotas sino corruptos. Y que la incapacidad, la mentira y la corrupción mataron más gente que el virus.
Y luego el festín de Reactiva Perú. Una repartija inmoral, sádica, delante de los moribundos. El Gobierno regalando miles de millones de soles a sus socios los empresarios (sí, a los mismos dueños de las clínicas, las farmacias y el oxígeno que se lucraron con la pandemia), premiandolos por ser tan desalmados. Y también dándoles su alita, como se acostumbra en las mafias, a los buenos muchachos de las empresas corruptas de la construcción. Toda una orgía con el dinero de todos los peruanos, y que difícilmente será devuelto, pues el Presidente ya puso al Estado como garante. Es decir, que a la larga esa deuda será pagada por los más pobres, por aquellos que no recibieron ni un cobre, por quienes, en los distritos, en los caseríos, tuvieron que hacer colectas públicas para comprar una planta de oxígeno.
Pero todo tiene un límite, hasta la mendacidad. Y el accionar criminal, genocida del Gobierno ha sido descubierto. Los muertos empezaron a clamar dentro de sus nichos, debajo de la tierra, y los mismos delincuentes e inmorales, asfixiados por sus propias mentiras, rompieron la maraña para salir huyendo. La verdad entonces salió a la luz, y el mundo entero pudo ver el rostro horripilante, el cuerpo contrahecho de la desgracia. El Perú ha sido masacrado, arruinado, y los muertos ya deben sobrepasar los 100,000. En siete meses, ha quedado más quebrado que con la guerra con Chile, que duró cinco años. Y han fallecido más peruanos que en la guerra con Sendero Luminoso, que duró veinte. Eso no debe quedar impune. Es la impunidad, y no la delincuencia, el tobogán que conduce hacia un Estado fallido. Corresponde a los peruanos salir en auxilio del Perú. Es urgente, vital, exigir sanción para quienes condujeron al país a lo que ahora ya es inocultable: la catástrofe humanitaria.
Hace poco, Pablo Casado, líder del PP, dijo, respecto a la pandemia del covid, que solo el Perú estaba peor que España. Dijo la verdad. Pero el embajador peruano en ese país se molestó y le envió una carta manifestando su malestar. El pobre creía que aún seguía en funciones; no se dio cuenta de que el circo ya se había caído. Días después, el candidato demócrata a la presidencia de los Estados Unidos, Joe Biden, nos mostró cómo el país que peor ha manejado la crisis de la pandemia. Y ya nadie dijo nada. Claro, hubiera sido ridículo salir a decir lo contrario, pues ya todo el mundo estaba enterado de lo que había ocurrido en nuestro país. Por eso, ante los ojos de la comunidad internacional, el Perú debe levantarse, rehacerse, nombrar una Comisión de la Verdad que haga trizas la ominosa maraña de mentiras y devele todo lo sucedido durante la pandemia. Hoy más que nunca es necesario conocer la verdad. Y que se haga justicia. Solo así nuestros muertos podrán obtener paz, y nosotros, los sobrevivientes, encaminarnos con dignidad hacia el futuro.

Fiscal Reynaldo Abia solicita a Martín Vizcarra que fije fecha para brindar su testimonio por el caso Mirian Morales

El fiscal Reynaldo Abia, de la Segunda Fiscalía Provincial Corporativa Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios de Lima, solicitó al presidente de la República, Martín Vizcarra, que fije el lugar, la fecha y la hora para que brinde su testimonio por los «presuntos actos de corrupción o irregularidades en las contrataciones que habría realizado Mirian Morales», exsecretaria general de Palacio de Gobierno.
Recordemos que Abia investiga las contrataciones de Jorge y Claudia Mere Vidal, expareja y excuñada de Morales, con el Ministerio de Vivienda y el Ministerio de Transportes y Comunicaciones, respectivamente.
En el oficio en que formaliza el requerimiento a Vizcarra, el representante del Ministerio Público señala que el mandatario deberá elegir si la declaración se toma de forma presencial en su domicilio, en su despacho, o de manera virtual a través de la plataforma Google Meet.
En entrevista con Exitosa, Reynaldo Abia dijo que Vizcarra Cornejo no tiene un plazo fijo para responder ante su despacho, pero invocó que se programe «lo más pronto» posible.
«Hay una serie de delitos que todavía estamos indagando, no podemos precisar todavía las imputaciones. Incluso, hay investigaciones que tienen carácter de secreto y nosotros no podemos tocar esos hechos con el fin de que las investigaciones tengan un resultados», apuntó Abia.
Antes de ello, el dignatario había enviado una carta a la fiscal de la Nación, Zoraida Ávalos, requiriéndole que recoja su declaración en torno al caso Richard Swing.
«Solicito que recabe mi declaración o se contemple mi participación en cualquier otra diligencia, o mi aporte de algún otro tipo de información útil para los fines de la investigación. Expreso mi total disposición, en el marco de las garantías del proceso penal y el derecho fundamental al debido proceso», afirmó el jefe de Estado en el oficio.
Agregó que, si bien el artículo 117 de la Constitución Política del Perú establece que, en su calidad de presidente, la investidura presidencial implica no ser acusado durante todo el mandato, «en aras de la transparencia y el esclarecimiento de la verdad, he tomado la determinación de colaborar con las investigaciones que los representantes del Ministerio Publico hayan iniciado» sobre la irregular contratación de Swing en el Ministerio de Cultura.
Fuente: Diario EXPRESO.

Morales bajo la lupa

Editorial Diario El Comercio.
Cuando todavía nadie ha proporcionado explicaciones convincentes sobre cómo Richard Cisneros consiguió nueve contratos con el Ministerio de Cultura para realizar tareas de dudosa utilidad desde que Martín Vizcarra llegó a la presidencia, otro problema de contrataciones en el Estado en las que parecería haber existido un favorecimiento más que cuestionable roza de cerca al mandatario.
Si en el caso anterior lo que llamaba a sospecha era la circunstancia de que el personaje favorecido hubiese estado asociado al hoy presidente de la República durante la campaña electoral del 2016 (un hecho que, según el propio jefe de Estado permitió que tuviese “una participación en algún nivel del Gobierno”), esta vez la información comprometedora llega hasta el despacho presidencial, pues es la secretaria general del mismo quien ha sido señalada en un reportaje periodístico como la responsable de una serie de contrataciones que beneficiaron a la hermana de su expareja (o, si se quiere, a la tía de su hija).
La señora Mirian Morales fue, en efecto, hasta el 2017 pareja de Jorge Mere Vidal, con quien tiene una hija; y ese mismo año, mientras era funcionaria del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) contrató a la hermana de este, Claudia Teresa Mere Vidal, para que trabajara directamente con ella. En ese momento la señora Mere Vidal, que se había registrado como proveedora del Estado solo 20 días antes, no tenía título profesional (ahora es ingeniera industrial) y trabajaba como coordinadora de proyectos en un establecimiento comercial. Se le asignó un sueldo de S/4,500 para realizar encuestas por 45 días.
Meses más tarde, cuando Morales llegó a la Secretaría General del despacho presidencial, las perspectivas laborales de Mere mejoraron sensiblemente: nuevamente el MTC le extendió una orden de servicios por S/22,500 por tres meses de servicios profesionales. Su relación con el mencionado sector se prolongó hasta el 2019, pues se le pagaron S/6,750 por ofrecer capacitaciones y charlas informativas en Piura a lo largo de 27 días; y existen, asimismo, otras órdenes de servicios por 88 días y que alcanzan los S/25,500.
Entretanto, la situación de Jorge Mere Vidal, que prestaba servicios al Estado desde el 2009, también mejoraba. De haber tenido un sueldo de S/2,000, registró bajo este Gobierno pagos de entre S/15,000 y S/20,000 por órdenes de servicios por tres meses en el Programa de Agua Potable y Saneamiento para la Amazonía del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento. Mere Vidal es diseñador gráfico especializado en publicidad.
La pregunta clave en todo esto es, por supuesto, si la secretaria general del despacho presidencial tuvo algo que ver con las contrataciones de estas personas evidentemente allegadas a ella. En lo que concierne a la primera de ellas –la de Claudia Teresa Mere Vidal por el MTC a fin de que trabajase directamente a su lado–, las dudas son pocas. Y en todos los otros casos, la cercanía de Morales con el presidente Vizcarra y el poder que ese vínculo le contagia, demandan una investigación con lupa.
Resulta muy inquietante, desde ya, el hecho de que, días atrás, al ser citada por la Comisión de Fiscalización del Congreso para declarar sobre su reunión con el ya mentado Richard Cisneros, la señora Morales, ante la pregunta de si había influido para la contratación de algún familiar o amigo en entidades del Estado, respondiese: “No, en absoluto”.
De acuerdo con los hechos aquí consignados, no parece ser esta una respuesta que se ajuste a la realidad, y eso es particularmente grave no solo en la medida en que compromete a la señora Morales, sino también por la sombra que arroja sobre lo que ocurre en el entorno del presidente.
Ojalá que las distracciones y las salidas políticas altisonantes desde el Ejecutivo no sirvan para acallar investigaciones que no por incómodas se hacen menos necesarias en este momento. La fiscalía y el Parlamento tienen la palabra.

Palacio de Gobierno: Mirian Morales y los contratos de su ex pareja con el Estado

Todo comenzó con los más de 175 mil soles que el Ministerio de Cultura le pagó a Richard Swing en diversas órdenes de servicio desde el año 2018 al 2020. La ruta de las contrataciones nos fue dando más nombres de los involucrados. Hoy, no solo es Richard Swing quien se benefició de sus contactos para lograr jugosos pagos. En esta historia también aparece Mirian Morales Córdova, Secretaria General del Despacho Presidencial de Palacio de Gobierno, y en este informe te contaremos, cómo Jorge Mere Vidal, ex pareja y padre de la hija de Mirian Morales, consiguió diversas contrataciones con el Estado, a pesar de no contar con grados o títulos académicos.
¿QUIÉN ES MIRIAN MORALES?
Para entender más sobre el caso, debemos conocer su formación y el recorrido de Morales Córdova en el Estado. La señora Morales es abogada por la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), Magíster en Política y Gestión Medio Ambiental por la Universidad Carlos III de Madrid, con estudios de doctorado en Antropología. Antes de trabajar con el presidente Vizcarra, Morales Córdova ocupó diferentes puestos en diversos ministerios en el Gobierno de Ollanta Humala.
Su primer trabajo en el Estado fue en el Ministerio de Energía y Minas, donde tuvo el cargo de “Especialista en Resolución de conflictos de Gestión Social”, entre diciembre del 2010 y junio de 2012. Luego pasó a trabajar al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, bajo el cargo de “Experta en Misión. Proyecto de Prevención de Conflicto en el uso de Recursos Naturales”, de julio de 2012 a septiembre de 2014.
En agosto de 2014, Mirian Morales llega al Ministerio de Agricultura y Riego, ahí es colocada como “Coordinadora de la Unidad de Prevención de Gestión de Conflictos y Asesora de Alta Dirección” en la Autoridad Nacional del Agua, institución adscrita al MINAGRI. Puesto que ocupó hasta agosto del año 2016.
Con la llegada de PPK a la presidencia en el 2016, Martín Vizcarra se convierte en Vicepresidente del Perú y en ministro de Transportes y Comunicaciones. Otra de las personas que llega al Ministerio de Transportes en agosto de 2016, es Mirian Morales, designada por Vizcarra como Directora de Asuntos Socio Ambientales.
Presidente Martín Vizcarra y Mirian Morales. Foto: Caretas.
Con el escándalo del caso Chinchero, Martín Vizcarra se va del país y se convierte en embajador del Perú en Canadá, pero Morales Córdova permanece en su puesto hasta el 24 de marzo de 2018. En dicha fecha el exministro del MTC Bruno Giuffra Monteverde, aceptó su renuncia y horas después con la llegada de Martín Vizcarra a la presidencia del Perú, Mirian Morales se convirtió en Secretaria General del Despacho Presidencial de Palacio de Gobierno, nuevamente designada por Martín Vizcarra.
Sin duda, durante la época del Ministerio de Transportes, Morales Córdova supo ganarse la confianza del presidente Vizcarra.
LA EX PAREJA (JORGE MERE VIDAL)
La ex pareja y padre de la hija de Mirian Morales, es Jorge Mere Vidal. Curiosamente Mere Vidal no cuenta con grados o títulos académicos, como lo confirma la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (SUNEDU).
A pesar de eso, el señor Mere Vidal comienza a ser contratado por el Estado el 24 de octubre de 2013. Su primera orden de servicios fue por el monto de 6 mil soles con el Ministerio de Agricultura y Riego.
El 28 de enero de 2015 Jorge Mere, consigue una nueva orden de servicio por el monto de S/ 6 750 soles, en SERFOR, órgano adscrito al Ministerio de Agricultura y Riego. En esta oportunidad es contratado para el “Servicio de Apoyo al Archivo de SERFOR”. Recordemos que esa misma fecha Mirian Morales Córdova ocupaba el cargo de “Coordinadora de la Unidad de Prevención de Gestión de Conflictos y Asesora de Alta Dirección” en la Autoridad Nacional del Agua, institución adscrita al Ministerio de Agricultura.
Cinco meses después, Jorge Mere conseguiría otra orden de servicio con SERFOR, con la diferencia que el monto se elevó a S/10,125 soles. ¿Qué tenía que hacer esta vez? lo mismo que meses atrás: “Servicio de Apoyo en el Archivo de SERFOR”. En esta fecha Mirian Morales continuaba en su cargo en el Ministerio de Agricultura.
Tres meses después, Jorge Mere conseguiría su cuarta orden de servicio con el Gobierno. El 14 de septiembre de 2015, aparece un contrato por el monto de S/10,500 soles. Por tercera vez para las labores de “Servicio de Apoyo de Archivo” en SERFOR. ¿Quién era la Directora Ejecutiva de SERFOR en el 2015, año en que Jorge Mere conseguía las órdenes de servicio? nada menos que la actual ministra del Ambiente, Fabiola Muñoz. Ella ocupó el cargo de Directora Ejecutiva de SERFOR, entre Julio de 2014 y Octubre de 2016. Es decir, esos contratos para la ex pareja de Mirian Morales fue precisamente cuando Fabiola Muñoz y Morales Córdova trabajan en el Ministerio de Agricultura. ¿Casualidades?
Viceministra Patricia Balbuena, Lita Verástegui y ministra Fabiola Muñoz.
Como mencionamos, Fabiola Muñoz deja el cargo en octubre de 2016 en SERFOR. Pero un hecho grave sucede en su gestión como Directora Ejecutiva. Se trata de la denuncia por fraude presentada por Edgard Lázaro Alcántara, representante legal del Banco GNB Perú, en la Quinta Fiscalía Provincial Penal de Lima. Un fraude que sufrió el Banco GNB Perú, por un monto aproximado de 12 millones de soles. Dentro de los investigados en dicho caso, aparece Lita Aimé Verastegui Soto, ella se desempeñaba como Directora de la Oficina General de Recursos Humanos en SERFOR, perteneciente al Ministerio de Agricultura y Riego entre el año 2015 y 2016.
Lita Verástegui, luego fue designada por Patricia Balbuena como Directora General de la Oficina General de Recursos Humanos del Ministerio de Cultura. Luego pasó a PRONABEC del MINEDU, y finalmente terminó trabajando al lado de Patricia Balbuena en el Ministerio de Inclusión Social en plena cuarentena. ¿Por qué mencionamos a Lita Verastegui Soto? sucede que la mencionada funcionaria también fue citada para el 23 de junio por la Comisión de Fiscalización del Congreso de la República, por el caso Richard Swing.
Aquí el documento de la Quinta Fiscalía Provincial Penal de Lima.
De igual forma la actual ministra Fabiola Muñoz fue involucrada directamente por tres presuntas irregularidades, debido a la exoneración del proceso de selección para las contrataciones por un monto aproximado de un millón setecientos mil soles, tal como lo señala el informe de Auditoría N° 017-2016-2-0052.
JORGE MERE Y LOS CONTRATOS EN LA GESTIÓN DEL PRESIDENTE VIZCARRA
El 17 de mayo de 2016, 11 de julio de 2016 y el 01 de agosto de 2016, Jorge Mere Vidal consiguió tres órdenes de servicio en el Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas. El monto de cada orden de servicio fue de 2 mil soles. Pero su suerte cambiaría con Mirian Morales como Secretaria General de Palacio de Gobierno y con Martín Vizcarra como presidente de la República.
Posteriormente, Jorge Mere Vidal inició el año 2019 con pie derecho, ya que el 17 de enero consiguió una orden de servicio por el monto de 5 mil soles. En el detalle del contrato aparece “Contratación de Consultor como Asistente para Archivo del Programa de Agua Potable y Saneamiento”. Esta orden de servicio fue realizada por el Ministerio de Vivienda.
Un mes después, exactamente el 20 de febrero de 2019, la ex pareja de Mirian Morales consiguió otra orden de servicio por 5 mil soles. Nuevamente para trabajar como asistente del archivo en el Programa Nacional de Saneamiento Rural del Ministerio de Vivienda. 13 días después, Morales Córdova viajó a Canadá para una convención anual de minería.
Después de 30 días, Jorge Mere es beneficiado con una nueva orden de servicio, pero aquí comenzaría también un nuevo ascenso económico. El 21 de marzo del año 2019, el Programa Nacional de Saneamiento Rural contrató al padre de la hija de Mirian Morales por el monto de 15 mil soles por el servicio de “Encargado de Archivo para la Coordinación Administrativa Financiera”. Esa sería su tercera orden de servicio con el Ministerio de Vivienda.
Pero la ex pareja de Mirian Morales seguiría con la buena racha, ya que 70 días después, conseguiría un nuevo contrato por un monto de 20 mil soles. Tal como figura en la orden de servicio del 12 de junio de 2019. La entidad que contrata nuevamente es el Programa Nacional de Saneamiento Rural del Ministerio de Vivienda. ¿Quiénes estuvieron como ministros de Vivienda cuando Jorge Mere logró esos contratos? fueron dos funcionarios conocidos: Javier Román Piqué del Pozo y Carlos Bruce Montes de Oca. Todas las órdenes de servicio del señor Jorge Mere suman un total de S/84,375 soles.
MIRIAN MORALES EN LA COMISIÓN DE FISCALIZACIÓN DEL CONGRESO
Morales Córdova aparte de ser Secretaria General en Palacio de Gobierno, actualmente también es parte del directorio de ElectroPerú, y es conocida en el ambiente palaciego como la mano derecha del presidente Martín Vizcarra.
El viernes 26 fue citada a la Comisión de Fiscalización del Congreso de la República por el caso Richard Swing. Esta vez Morales Córdova se presentó de forma presencial y respondió aunque algo incomoda, las diversas preguntas de los congresistas que integran la Comisión de Fiscalización. Una de las preguntas fue ¿existe algún grado de afinidad con Richard “Swing” Cisneros? a lo que respondió “No me une ningún grado de parentesco ni afinidad”. Pero cuando el parlamentario y presidente la Comisión de Fiscalización Edgard Alarcón, le preguntó sobre el señor Jorge Mere Vidal, Mirian Morales confirmó que el señor Mere Vidal es el padre de su hija.
Mirian Morales en la Comisión de Fiscalización del Congreso.
La pregunta la tomó por sorpresa, porque su expresión y esos segundos en silencio antes de responder reflejaron su preocupación y nerviosismo. Otra confirmación que hizo la misma Morales Córdova, es que conoce y se reunió en Palacio de Gobierno con el señor Luis Rivera Talledo, a quien hemos denominado el Richard Swing del Ministerio de Educación.
Los personajes y las evidencias saltan a la vista. Conocer o tener relaciones con el poder de turno permite buenos beneficios económicos. No solo Richard Swing sería uno de los beneficiados; en la lista también aparece el nombre de Luis Rivera Talledo, Jorge Mere (ex pareja de Mirian Morales), Edgar Zapata Yactayo (esposo de Karem Roca Luque), Odaliz y Alejandro Paul Roca (hermanos de Karem Roca). También se confirmó que trabajan en el Estado tres hermanos de Mirian Morales. Se trata de José Antonio (PerúPetro), Mary Lucerina (DIRESA) y Luz Marina Morales Córdova (OSCE).
Declaración Jurada de Mirian Morales.
Para finalizar, otra de las personas que también consiguió órdenes de servicio en el Ministerio de Transportes fue Claudia Mere Vidal, hermana de Jorge Mere. Ella registra dos órdenes de servicio en el MTC. La primera orden tiene fecha de 20 de septiembre de 2017, por el monto de S/4,500 soles. La segunda orden de servicio es por S/22,500 soles, con fecha de 01 de octubre de 2018. El segundo contrato, ya con Martín Vizcarra como presidente del Perú.
Luego de ser cuestionado en conferencia de prensa sobre el caso Richard Swing, el presidente Martín Vizcarra mencionó: “…El cargo público tienes que ganártelo con tu conocimiento, con tu experiencia, te lo ganas solo y para eso hay los procedimientos para ingresar al sector público…”.
Lamentablemente son solo palabras. La realidad es otra.
Fuente: LimaGris.com

Puntuación: 5 / Votos: 21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *