COVID-19

[Visto: 286 veces]

Fiasco gubernamental

Por Mariella Balbi- Político.pe
¡Se extendió la cuarentena 38 días! Nuestra curva está en el pico más alto y continuará así más de 15 días. El régimen de Martín Vizcarra enfrenta dos pandemias: la viral y la económica. En ambas, las decisiones son tan inadecuadas como inútiles.
Tenemos una justificada rebelión médica fuerte. Los galenos piden el cierre de emergencias en varias regiones del país. Un buen número está infectado debido a que atendieron a los pacientes sin el indispensable material sanitario. Loreto y Ucayali son el último círculo del infierno.
Los doctores informan también que las UCI están repletas y los hospitales colapsados con enfermos en condiciones infrahumanas. Las cifras gubernamentales de muertos han sido desmentidas por el ‘Financial Times’, que sigue el aspecto numérico de la pandemia. La danza de los respiradores mal importados y la escasez de oxígeno han provocado más fallecimientos.
Encima la corrupción campea en las compras y no se utiliza, en medio de una emergencia, a Perú Compras que permite adquirir de manera centralizada, rebajando costos y haciendo públicos los procesos. Pretender que Lambayeque, Piura, Loreto, etc. compren cada uno por su lado es una irresponsable manera de lavarse las manos.
El gobierno es muy caradura. No se inmuta. Ignora los informes de los médicos que convocó. Trae a enfermeros cubanos, que pasan como doctores, cuando tenemos cerca de 500 médicos atrapados en el trámite burocrático. El Colegio Médico ya dio una salida, pero Vizcarra y su ministro de Salud prefieren a los manejables cubanos.
No hay médicos suficientes, tampoco remedios, camas UCI, ni nada. Y Vizcarra repite hasta el cansancio que habrá 10 000 camas y 1000 UCI más. El Ejecutivo sigue negando la cruel realidad. Impuso un régimen psicotrópico de medición mezclando pruebas moleculares y serológicas. Por eso ahora vivimos en la inopia numérica. No sabemos qué es verdad o qué es mentira, depende de la cocina del Ejecutivo. Sorprende que no haya un fuerte pronunciamiento del Colegio Médico al respecto. Está avalando una irregularidad.
Muchos consideran que este régimen tiene responsabilidad jurídica por tal desmanejo y que debería ser encausado legalmente. Tienen razón. Usa mal nuestro dinero y sus pésimas decisiones incrementan el número de contagiados y muertos. Mundialmente nos toman como ejemplo del fracaso.
Hay tantos bonos y nombres de programas ineficientes que nos recuerdan el estilo del gobierno de Humala. Las listas de beneficiarios son un desastre. El promocionado ‘delivery’ llegó, básicamente a pollerías. El resto espera. Las cifras económicas son tétricas: el PBI de Perú cayó en marzo -16.3%. Chile -3.5% y Colombia -4.91%. Fina cortesía del gobierno de Vizcarra.
¿Es preferible, un médico que diga la verdad o uno que mienta? Los fallecimientos y contagios hablan más que las pruebas serológicas. El Ejecutivo busca desacreditar y pelearse con el Congreso, pero los muertos hablan. 

Encierro y desinformación

Por Martha Meier Miró Quesada- Diario EXPRESO.
El jueves el Perú se convirtió en el país con mayor contagio de Covid-19, por millón de personas; y esto basado en las dudosas cifras oficiales, bastante desinfladas en opinión de los expertos. Queda claro que el encierro obligatorio no ha frenado la pandemia ni detenido los contagios. Aquí no hay ninguna ‘meseta’ (línea plana de contagios) sino un camino al desbarrancamiento económico.
El presidente mandón que nadie eligió persiste en su error y ayer anunció que la cuarentena va hasta fines de junio, cuando lo lógico sería concentrar esfuerzos en los principales focos de infección detectados (tardíamente): mercados, transporte público, colas en las afueras de los bancos y ciertos distritos. Se debe masificar las pruebas moleculares pues las rápidas arrojan falsos negativos porque urge detectar a los miles -quizá millones- de portadores asintomáticos. La logística del Ejército debe usarse para distribuir agua y alimentos en los cinturones de pobreza que rodean las ciudades, para desmotivar la movilización de la gente.
Los diarios argentinos Clarín y La Nación y otros como el Chicago Tribune, publicaron el jueves una nota de la agencia Associated Press (AP) que revela un crudo y desoladar cuadro no difundido en nuestro país, por lo menos no hasta el jueves. Clarín la tituló ‘Al borde del colapso Coronavirus en Perú: el virus se dispara, la gente muere en sus casas y contratan a venezolanos para ir a buscar los cuerpos’, presentando, además, imágenes muy sensibles. https://www.clarin.com/mundo/coronavirus-peru-virus-dispara-gente-muere-casas-contratan-venezolanos-ir-buscar-cuerpos_0_g_bUvV6AY.html
Se ha conocido por estos medios extranjeros que centenares de personas mueren en sus casas; que un contagiado de Covid-19 se suicidó -no debe haber sido el único- tras negársele atención; otro al no conseguir cómo trasladarse a un hospital, volvió a su hogar y allí murió, sentado, mirando una pared con fotos familiares. En Lima, la funeraria Piedrángel es la encargada (¿?) de recoger a los muertos caseros y callejeros y para el macabro oficio ha contratado a venezolanos de aquellos que llegaron a estas tierras huyendo del régimen cleptómano y hambreador de Nicolás Maduro.
La estrategia vizcarrista no funciona, pero el hombre persiste en el error. En un país con 70% de informalidad es imposible lograr que millones que viven al día acaten la inmovilidad. Vale recordar que el destacado economista Hernando de Soto alertó que el confinamiento sería imposible justamente por la informalidad.
La reactivación económica, en medio de este infierno, no será fácil. Se requiere tranquilidad y gente saludable, información oportuna y transparente. Aquí, sin embargo, Vizcarra y la prostiprensa promueven la incertidumbre y la viralización del miedo. ¿Quieren destrozar la economía nacional o qué?

La buena vara de “Richard Swing”

Por – Diario Correo.
Durante la semana pasada escribí en este espacio dos columnas sobre al caso del músico Richard Cisneros Carballido, conocido en el mundo de la farándula, de los escandaletes mediáticos y en el “generoso” gobierno del presidente Martín Vizcarra, como “Richard Swing”, el hombre más suertudo desde que el actual mandatario llegó al poder, pues de julio de 2018 hasta el mes pasado, en plena pandemia, se ha llevado al bolsillo 175 mil soles de todos los peruanos.
Pensé no tratar más el asunto, pero la respuesta que el lunes último dio el propio presidente Vizcarra sobre los pagos a este sujeto que dice ser “doctor honoris causa” y que sus charlas motivacionales “son un aporte a la humanidad”, ha sido escandalosa y tácitamente ha admitido una irregularidad en el manejo de los dineros del Estado, pues nos ha dicho que como el hombre participó en la campaña de Peruanos por el Kambio (PPK), luego pasó a “trabajar” en el Estado.
¿Así de fácil es la cosa en el Perú? ¿Todos los artistas, animadores, aportantes y hasta los sobones y “piquichones” de las campañas tienen derecho luego a pasa a cobrar por la caja del Estado una vez que los políticos a los que apoyaron ganan una elección? ¿Eso nos quiere decir el mandatario sin el mayor rubor? ¿Las campañas políticas de los ganadores tenemos que pagarlas todos los peruanos? ¿Qué dicen los abogados penalistas al respecto?
Hay que tener en cuenta que el jefe de la campaña de PPK que fue amenizada por el “swing” de Cisneros Carballido, fue nada menos que el propio presidente Vizcarra, por lo que la “generosa” contratación de este personaje para dar “charlas motivacionales”, tendría su explicación en este punto que el propio mandatario no ha podido negar, pese a la evidente incomodidad que mostró cuando se le preguntó por este tema que parece crecer como una bola de nieve.
Una comisión del Congreso ha citado a la fantasmal ministra de Cultura, Sonia Guillén, para que explique esto que huelen mal, mientras el Ministerio Público ha abierto una pertinente investigación sobre este personaje al que incluso algunos periodistas tenían que recurrir para que les “gestione” una entrevista con el flamante presidente Vizcarra. Hay mucho que escarbar acá, y ojalá nada distraiga los esfuerzos por conocer la verdad de la tremenda suerte de “Richard Swing”.

El “Swing” de los cuestionamientos contra la ministra Sonia Guillén

Por César Zorrilla Flores- Diario La República.
Cultura elaboró listados de artistas para que reciban un bono económico por la emergencia, pero la Contraloría los observó, pues carecían “de filtros o mecanismos que permitan comprobar su veracidad”. Mientras, cerca de Palacio, una comunidad nativa que vive sin agua ni desagüe, registra 476 casos de coronavirus.
No son pocos los cuestionamientos que pesan sobre la ministra de Cultura, Sonia Guillén Oneeglio, y que inciden en su poco visible papel a lo largo de los más de 70 días de estado de emergencia nacional por la pandemia de coronavirus.
Sin embargo, las críticas y observaciones hacia su trabajo encontraron su punto de quiebre cuando se revelaron una serie de contratos que el Ministerio de Cultura (Mincul) había celebrado con Richard Cisneros, conocido también como Richard Swing, entre el 2018 y el 2020, para que diera “charlas motivacionales”.
A ese caso se suman otros como, por ejemplo, los reclamos y quejas de la industria editorial y demás gremios de artistas independientes, que se han sentido relegados e, incluso, hasta abandonados por el sector que debería dirigir la política cultural del país.
Y también, por otro lado, las comunidades nativas que, ante la pandemia, se han visto prácticamente desamparadas por el Mincul, como es el caso de la comunidad shipibo-konibo de Cantagallo, en la que viven hacinadas más de 500 familias sin servicio permanente de agua y desagüe.
Y pese a que el Mincul tomó algunas medidas como la elaboración de una lista de beneficiarios para bonos económicos —actores del sector cultural, es preciso subrayar—, al final, la Contraloría General de la República observó el rol pues determinó que carecía “de filtros que permitiesen comprobar su veracidad”.
El caso más relevante que compromete como responsable político a la ministra Sonia Guillén Oneeglio, tiene como protagonista a un hombre singular, un artista que posa, incluso, como se ve en una fotografía que circula por las redes sociales, con el mismo presidente de la República, Martín Vizcarra.
Richard Cisneros Carballido, conocido como Richard Swing en el mundo del espectáculo, fue contratado el pasado 24 abril para brindar “conferencias motivacionales” a los trabajadores del Mincul. ¿El fin? “[…] mejorar el rendimiento laboral, personal y social de los servidores” de dicho sector. ¿El precio? Treinta mil soles.
En total, Richard Cisneros Carballido, o Richard Swing, celebró nueve contratos con el Ministerio de Cultura, facturando al Estado peruano 175 mil 400 soles desde el 2018.
Pueblos indígenas en abandono
Mientras el 24 de abril, el Mincul celebrara con Swing su último contrato, dos días antes la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana y otras organizaciones indígenas, denunciaron al Estado peruano ante la ONU por “peligro de etnocidio”.
En abril pasado, Julio Cusurichi, presidente de la Federación Nativa del Río Madre de Dios y Afluentes, lamentó, en diálogo con La República, que no se les haya entregado a la mayoría de las 36 comunidades nativas los bonos económicos ni alimentos y medicinas.
Ante la desesperación, elaboraron mascarillas hechas con hojas de plátano como medida ante el coronavirus.
“Tenemos miedo de desaparecer, ¿hasta cuándo seremos invisibles?”, cuestionó Félix Kuaquibegue, uno de los líderes de la comunidad de El Pilar.
La crítica situación también fue expuesta por la Federación de Comunidades Nativas de Ucayali y Afluentes, que denunció que, hasta el 19 de mayo, habían fallecido 45 ciudadanos del grupo étnico shipibo-konibo a causa de la COVID-19.
“Es mucho más triste ver que en otras comunidades no hay personal médico en las postas. No hay presencia de las autoridades”, dijo Raúl Sánchez, jefe de la comunidad de San Francisco, en Ucayali, a un medio local.
En Lima, luego de reportar casos de infectados y fallecidos a causa del nuevo coronavirus dentro de la comunidad Shipibo-Konibo de Cantagallo, el Ministerio de Salud realizó 656 pruebas rápidas, de las cuales, 476 arrojaron resultados positivos para la enfermedad.
La comunidad, ubicada a 20 minutos de Palacio de Gobierno, no cuenta con servicios de luz, agua ni desagüe.
“Estamos aislados. Nos sentimos encarcelados, sin tener servicios básicos y como si estuviéramos abandonados”, lamentó Gabriel Indalicio, dirigente de Cantagallo.
Sin decretos aprobados
Luego de que surgieran cuestionamientos en torno a la gestión del sector Cultura, principalmente por no haberse pronunciado vía decretos —pese a las facultades legislativas que le había otorgado el Congreso al Ejecutivo—, el primer ministro, Vicente Zeballos, excusó la esterilidad normativa de la cartera de Guillén alegando que las iniciativas que había tenido no superaron el filtro de las comisiones internas.
En total fueron tres iniciativas, señaló Vicente Zeballos; sin embargo, todas se quedaron a medio camino, mirando de lejos la mesa del Consejo de Ministros, harto movida en los últimos dos meses.
Sin embargo, el 21 de mayo pasado se obtuvo un resultado desde Cultura: la aprobación del Decreto Supremo N° 058-2020, que contempla una asignación de 50 millones de soles para brindar apoyo económico a los actores culturales.
Frustrada cita en el Congreso y posible interpelación
El destape de los contratos entre el Ministerio de Cultura y Richard Swing provocó, como era previsible, una respuesta desde el Parlamento, que, no obstante la pandemia, no ha dejado de ejercer control político sobre el Ejecutivo.
La ministra Sonia Guillén concurrió en más de una fecha al Legislativo, específicamente a la Comisión de Cultura, que lidera el Frepap a través del congresista Alcides Rayme. Las citas, por supuesto, fueron de manera virtual.
El martes, sin embargo, se supo que la comisión citó de nuevo a la ministra de Cultura para que rindiera cuentas por, entre otros temas, los contratos de Richard Swing.
“Queremos que la ministra Guillén explique las motivaciones para contratar al señor Cisneros y entregue toda la documentación correspondiente”, explicó, en breve entrevista con este diario, el congresista Rayme.
Enterada ya de la cita, del despacho de Guillén llegó una solicitud para excusarse de acudir a la comisión parlamentaria, alegando que debía prepararse para concurrir este jueves al Pleno, para la confianza del gabinete.
Por esta circunstancia, este miércoles el grupo liderado por le congresista Rayme acordó presentar una moción de interpelación contra la ministra Guillén, que se complementa con la que ya la bancada de UPP había impulsado y que incluye, también, al primer ministro, Vicente Zeballos.
Mea culpa
En entrevista para La República, el último martes la ministra Sonia Guillén dio un descargo en torno a los contratos de Richard Swing con su sector, los cuales, afirma, no conocía.
“[…] es un tema clamorosamente desagradable. Me siento mal, tengo que decirlo […] Yo no voy a decir que este problema que hemos tenido con el señor Cisneros sea intrascendente, es un tema muy serio, muy lamentable. Me hace sentir avergonzada y en la necesidad de pedir excusas…”, reconoció la ministra Guillén.
“Una participación a nivel de Gobierno”
Tras la revelación de los contratos de Swing con el Ministerio de Cultura y su difusión en los medios de comunicación, el Gobierno acordó cancelar el vínculo contractual. Por su parte, el Ministerio Público inició una investigación sobre el caso.
Pero unos días después, le preguntaron al presidente Vizcarra sobre el caso particular y, especialmente, por Richard Swing.
El mandatario, ante la prensa, reconoció que lo había conocido durante la campaña presidencial del 2016. Sin embargo, agregó una frase que quedó en el aire:
“[…] como muchas personas él colaboraba y participaba de ello, y esa relación ha permitido que tenga una participación a nivel del Gobierno”.

Congreso de la República: Comisión de Cultura acuerda moción de interpelación contra Sonia Guillén

Unión por el Perú, Acción Popular, Alianza para el Progreso y Somos Perú apoyan interpelación a ministra de Cultura

Debido a que la ministra de Cultura, Sonia Guillén, no compareció este ante el grupo de trabajo parlamentario sobre dicho sector por el caso Richard Swing, este equipo acordó impulsar una moción de interpelación en su contra.
Recordemos que Guillén pidió una reprogramación de su citación a la Comisión de Cultura y Patrimonio del Congreso de la República, liderada por el legislador Alcides Rayme Marín (FREPAP).
Guillén fue requerida para responder por los servicios prestados por Richard Cisneros, mejor conocido como Richard Swing, al Mincul, siendo el último un discurso motivacional por unos 30 mil soles, durante plena emergencia por el coronavirus. En total, Cisneros ha recibido más de 175 mil soles de esta cartera por distintos trabajados realizados.
Además, el grupo de trabajo encabezado por Rayme Marín también solicitó la presencia de la titular de Cultura para que brinde información sobre otros contratos a 18 personas en un monto ascendente a S/187,300.
“La Comisión de Cultura acordó que, siendo temas de trascendencia y no quedando satisfechos con las excusas brindadas, impulsar una Moción de Interpelación contra la Ministra Sonia Guillén, asimismo remitir lo actuado a la Comisión de Fiscalización, para que proceda a iniciar el proceso de investigación correspondiente, por ser de su competencia”, se lee en un comunicado emitido por el equipo parlamentario.
Fuente: Diario EXPRESO.

Ministerio de Cultura: renuncia el jefe de Industrias Culturales y Artes

El Gobierno aceptó la renuncia de Félix Antonio Lossio Chávez al cargo de Director General de la Dirección General de Industrias Culturales y Artes del Ministerio de Cultura, designando en su lugar a Santiago Maurici Alfaro Rotondo.
Alfaro Rotondo es un conocido funcionario que ha trabajado de cerca con gestiones anteriores de ministros del actual gobierno. En la resolución ministerial 135-2020 de dicha cartera, se le agradece a Lossio Chávez por los servicios brindados desde julio del 2018, cuando fue designado cuatro meses después de la asunción al cargo del presidente Martín Vizcarra.
La renuncia se da luego de que se conociera sobre la contratación del cantante Richard ‘Swing’ Cisneros para brindar charlas por alrededor de S/175 mil.
Alfaro Rotondo ocupó el cargo de director de la Dirección General de Industrias Culturales y Artes del Ministerio de Cultura desde mayo del 2017, durante el régimen de Pedro Pablo Kuczynski.
Cabe mencionar que para este miércoles estaba programada la presentación de la ministra de Cultura, Sonia Guillén, ante la Comisión de Cultura del Congreso, sin embargo, volvió a ausentarse. La titular de la cartera ha anunciado que puso su cargo a disposición del presidente Martín Vizcarra Cornejo.
Fuente: Diario EXPRESO

Puntuación: 5 / Votos: 19

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *