En nombre del Padre

[Visto: 159 veces]

Evangelio según San Juan 14,23-29.
Jesús le respondió: “El que me ama será fiel a mi palabra, y mi Padre lo amará; iremos a él y habitaremos en él.
El que no me ama no es fiel a mis palabras. La palabra que ustedes oyeron no es mía, sino del Padre que me envió.
Yo les digo estas cosas mientras permanezco con ustedes.
Pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi Nombre, les enseñará todo y les recordará lo que les he dicho.»
Les dejo la paz, les doy mi paz, pero no como la da el mundo. ¡No se inquieten ni teman!
Me han oído decir: ‘Me voy y volveré a ustedes’. Si me amaran, se alegrarían de que vuelva junto al Padre, porque el Padre es más grande que yo.
Les he dicho esto antes que suceda, para que cuando se cumpla, ustedes crean.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Había una vez un rey que ofreció un premio al artista que iba a pintar la mejor foto de la paz. Muchos artistas lo intentaron. El Rey miró todas las fotos, pero sólo había dos que realmente le gustaba y tenía que elegir entre ellos. Una foto era de un lago tranquilo. El lago era un espejo perfecto, para las montañas imponentes de paz estaban a su alrededor. Tenía un cielo azul con nubes blancas esponjosas. Todos los que vieron esta foto pensaron que era una foto perfecta de la paz.
La otra foto tenía montañas también. Pero, estos eran robustas y desnudas. Arriba era un cielo enojado de la que cayó la lluvia y en que rayo se exhibiste. Al lado de la montaña cayó una cascada de espuma. Esto no se vio tranquilo en absoluto. Pero, cuando el rey miró, vio detrás de la cascada un pequeño arbusto creciendo en una grieta en la roca. En el arbusto, una madre pájaro había construido su nido. Allí, en medio de la prisa del agua enojada, se sentó la madre pájaro en su nido… Paz perfecta. ¿Qué foto crees que ganó el premio? El Rey eligió la segunda foto. “Porque -explicó el rey- la paz no significa estar en un lugar donde no hay ruido, problemas, ni trabajo duro. La paz significa estar en medio de todas esas cosas y aun así estar tranquilo en tu corazón. Ese es el verdadero significado de la paz”.
Hoy, en el Evangelio (Juan 14:23-29) Jesús nos habla de la paz. Él va a “dejar” su paz con ellos, él les “dará” su paz. Y él distingue que esta es una paz que el mundo no puede dar. Cuando me di cuenta de qué tipo de paz podría estar hablando Jesús, reconocí que a veces en el mundo y entre amigos puede haber una paz tensa o incómoda. O, incluso en nuestros propios corazones, no podemos sentir una paz ‘Real’. La verdadera paz de Cristo, creo, sólo viene de aceptar el amor y la verdad de Dios. Si podemos aceptar que somos amados por Dios, y que él está con nosotros siempre, que nos da la paz. Cuando podemos aceptar la verdad que Jesús revela sobre la vida, y sobre el sufrimiento, la muerte y la resurrección, y buscamos vivir esa verdad, entonces vamos a tener paz. Si hay una falta de amor o verdad en nuestro corazón, entre amigos, o entre naciones, la verdadera paz de Cristo no prevalecerá. Esta verdadera paz de Cristo nos permite experimentar la libertad del miedo y la duda. Es por eso que Jesús dice: “no dejes que tus corazones tengan problemas o miedo”. Si abrazamos su amor y verdad, vamos a vivir en paz y compartir esa paz con los demás.
En nuestra primera lectura de los actos de los apóstoles (15:1-2, 22-29) podríamos decir que estamos siendo testigos del primer tratado de paz cristiana. A medida que más y más gentiles vinieron a aceptar a Cristo y ser bautizados, un desacuerdo creció acerca de lo mucho que estos nuevos conversos tuvieron que seguir las costumbres y prácticas judías. Ellos escribieron que entendieron en este debate que su “Paz de la mente” había sido “perturbado” por lo que, inspirados por el Espíritu Santo, Pablo y Bernabé, unidos a Judas y Silas, fueron enviados a Jerusalén para hablar con el apóstol Pedro, así como los otros apóstoles y líderes que se reunieron allí para tomar una decisión. La gracia del Espíritu Santo prevaleció, no las voluntades humanas, y se decidió que los no judíos no tenían que aceptar las costumbres y prácticas judías, sólo las establecidos por Jesús. En amor y verdad, la paz prevaleció.
En nuestra segunda lectura del libro de Apocalipsis (21:10-14, 22-23) Jesús es revelado como la fuente de la “Luz”. Juan proclama a Jesús para ser el “Cordero”, cuya luz establece el reinado de Dios sobre el Tierra, y en los cielos. En esa luz de Cristo, buscamos la paz, basada en el amor y la verdad.
Para cada uno de nosotros la paz adquiere un significado diferente. Para una madre joven, la paz serían las pocas horas que su hijo duerme pacíficamente. Para el ejecutivo ocupado, la paz puede ser el día en que el servicio telefónico no funciona y él o ella pueden trabajar durante todo el día sin ser molestado por las llamadas telefónicas. Para los padres, al final del día, la paz podría ser la noche sin una pelea o pelea entre sus hijos.
Pero la paz no es sólo algo a nuestro alrededor, o creado o destruido por los que nos rodean, sino esa quietud tranquila y satisfacción que tenemos en nuestro propio corazón, mente y alma. Mientras que tenemos poco, o no, control sobre esas perturbaciones de la paz en nuestro medio ambiente, tenemos el control sobre la falta de paz dentro de nosotros. Esto se refleja en la historia con la que empecé la homilía: la paz en medio del ruido y la actividad, la paz en medio de la inseguridad de un frágil nido posicionado en un lugar de potencial peligro. Recuerda las palabras del rey: “la paz no significa estar en un lugar donde no hay ruido, problemas, ni trabajo duro. La paz significa estar en medio de todas esas cosas y aun así estar tranquilo en tu corazón. Ese es el verdadero significado de la paz”. Esa es la paz que Dios quiere que tengamos, una paz dependiente de lo que está dentro, viniendo de su amor y verdad.
Para mí, una de las fuentes de la paz es la seguridad de saber quiénes somos ante Dios. Puede que tengamos muchos roles, títulos y funciones diferentes, pero nuestra verdadera y básica dignidad y valor viene de ser hijos de Dios: amado, salvado, llamado, y enviado. Cuando tenemos expectativas realistas de nosotros mismos -conociendo nuestros puntos fuertes y nuestras debilidades- podemos encontrar la paz sabiendo que estamos haciendo lo mejor que podemos, estamos utilizando nuestro tiempo, talentos y tesoro a la mejor de nuestras habilidades, y estamos constantemente creciendo en nuestra auto-conciencia, nuestras relaciones con otras personas, y nuestra vida con Dios. Saber quién soy y en qué dirección voy puede traer la paz, en un mundo donde muchos están perdidos y confundidos.
La oración es un instrumento vital de la paz. Cuando oramos, no solo le decimos a Dios lo que queremos que oiga, sino que esperamos que encontremos un tiempo en silencio para escuchar lo que Dios quiere decirnos. Él puede decirnos cuán preciosos somos para él y darnos valor para continuar. Él puede querer calmar nuestros temores con la promesa de su gracia. Él puede querer darnos una buena patada para que no sintamos lástima por nosotros mismos, y para darnos cuenta de cuán bendecidos somos. Él puede querer mostrarnos cómo hemos fallado en amar lo suficiente, y darnos pena por nuestros pecados, y la gracia de hacerlo bien. Si realmente escuchamos a Dios y respondemos a las gracias y bendiciones que nos da en las oraciones, nuestra paz aumentará. Es posible que nuestros problemas no desaparezcan, que no seamos transformados durante la noche, que otras personas no cambien como nos gustaría, pero estaremos más seguros de que Dios está con nosotros, y que si estamos respondiendo a su gracia, su voluntad puede sentirse satisfecho.
No es suficiente, como seguidores de Jesús, experimentar la paz, pero también tenemos que crear paz. Ahí es donde entra el Abogado que Jesús promete, el Espíritu Santo. Si nos dirigimos sinceramente a Dios y le pedimos al Espíritu Santo que nos ayude, trabajaremos por la paz en nuestras familias, en el trabajo, en la escuela y entre nuestros amigos. Esto puede implicar aprender cuándo hablar y cuándo guardar silencio, cuándo empujar y cuándo retroceder, cuándo abrazar y cuándo alejarse. El amor y la verdad que buscamos pueden ser ilusorios en el momento en que la paz se nos haya escapado, pero oramos para que el Espíritu Santo nos brinde esa luz de Cristo y que encontremos las palabras correctas y los gestos adecuados para demostrar que no sólo los amamos, pero Dios los ama; que no entendamos, sino que Dios entiende; que no solo perdonemos, sino que Dios perdone; y que no solo estamos de su lado, sino que Dios está de su lado. Entonces, todos nuestros corazones no serán perturbados ni temerosos, y su paz reinará en nuestros corazones, en nuestros hogares y comunidades, en nuestras Iglesias y escuelas, y en todo el mundo, dando testimonio de Jesús, el Príncipe de la Paz. Entonces nuestra paz será como la del ave madre en la pintura, en medio de la confusión y el caos, la incertidumbre y el miedo.

Puntuación: 5 / Votos: 18

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *