Mesías

[Visto: 84 veces]

Evangelio según San Marcos 8,27-35.
Jesús salió con sus discípulos hacia los poblados de Cesarea de Filipo, y en el camino les preguntó: “¿Quién dice la gente que soy yo?”.
Ellos le respondieron: “Algunos dicen que eres Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, alguno de los profetas”.
“Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?”. Pedro respondió: “Tú eres el Mesías”.
Jesús les ordenó terminantemente que no dijeran nada acerca de él.
Y comenzó a enseñarles que el Hijo del hombre debía sufrir mucho y ser rechazado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas; que debía ser condenado a muerte y resucitar después de tres días; y les hablaba de esto con toda claridad. Pedro, llevándolo aparte, comenzó a reprenderlo.
Pero Jesús, dándose vuelta y mirando a sus discípulos, lo reprendió, diciendo: “¡Retírate, ve detrás de mí, Satanás! Porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres”.
Entonces Jesús, llamando a la multitud, junto con sus discípulos, les dijo: “El que quiera venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga.
Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; y el que pierda su vida por mí y por la Buena Noticia, la salvará.

Cien años llevando la alegría de la cruz al mundo entero

“Hermanas, qué gozo, que alegría ver que al cabo de 100 años, la congregación sigue pujante, unida, en ese mismo carisma, trabajando con obediencia y humildad, iluminando y llevando la alegría de la cruz en una congregación que nació en Lima pero que trabaja en el mundo entero”. Con estas palabras el Cardenal Juan Luis Cipriani, Arzobispo de Lima y Primado del Perú, saludó a la Congregación Canonesas de la Cruz al iniciar su año jubilar de fundación, en la homilía del viernes 14 de septiembre del 2018.
140918c_apertura_año_jubilar_canonesas_de_la_cruz

Teresa de la Cruz

Recordó la vida de la fundadora de las Canonesas de la Cruz, Teresa de la Cruz, resaltando el gran desprendimiento que tuvo al dejar todo lo que tenía por seguir al Señor.
“No olvidemos, la madre Teresa dejó las riquezas, fue muy generosa con todo su patrimonio, fue muy generosa dejando todo lo que el mundo le ofrecía a su familia, a ella; dejó todo y se abrazó a la cruz. Muchas veces nosotros no hemos tenido que dejar casi nada, ella tuvo que dejar mucho, tuvo que desprenderse. El Señor nos pide a todos que nos desprendamos, nos dice que nos da todo. Esa pobreza llevó a la madre fundadora a un nivel, a una fuerza, que ustedes, sus hijas, tienen la responsabilidad de continuar”.
140918d_apertura_año_jubilar_canonesas_de_la_cruz

Sean buenas hijas ofreciendo por su Madre

En otro momento, tomando el mensaje de las lecturas, el Cardenal Cipriani, pidió a todas las religiosas ofrecer todo lo que les cuesta por la beatificación de la Madre Teresa, siguiendo el camino de la cruz.
“Nosotros podemos pedirle al Señor, qué señal más clara de predilección, esa escuela de la cruz, esa mirada de la cruz, ese amor por la cruz, esa alegría de la cruz, esa fortaleza de la cruz, esa certeza de que si quieres saber si el Señor está cerca, no huyas de la cruz”.
“Ustedes que han recibido este tesoro de ser Canonesas de la Cruz, vayan por el mundo cantando el gozo del Señor en la cruz, en esas tareas que la Madre quiso de manera especial para ustedes en la catequesis y en la liturgia. Cómo no agradecerles el trabajo que hacen aquí en la Catedral, con tanta sencillez se encargan de la liturgia en la Basílica Catedral y en otros lugares, que sea un canto de alabanza a Dios”.
140918b_apertura_año_jubilar_canonesas_de_la_cruz

Jóvenes, sean atletas de Jesús

Finalmente, dirigiéndose a los jóvenes presentes de los distintos colegios donde trabajan las hermanas Canonesas de la Cruz, les invitó a estar cerca a Jesús entrenándose en la oración.
“Ustedes queridos jóvenes prepárense a una vida gozosa, pero con Jesús en la cruz. Esas banderas que tienen de sus colegios, que sean un estandarte en la cruz, llevándola con gozo, con orgullo. Cuando te cueste el estudio o cuando te cueste obedecer a los papás, o te cuesta el esfuerzo diario de ser buena persona, como todos los atletas hay que prepararse, hay que entrenarse con la oración”.
Concelebraron en la Santa Misa el Nuncio Apostólico, Monseñor Nicola Girasoli; los obispos auxiliares de Lima, Monseñor Adriano Tomasi y Monseñor Raúl Chau; el obispo de Sicuani, Monseñor Pedro Bustamante; así como sacerdotes invitados.
También estuvieron presentes la Madre General de la Congregación de las Canonesas de la Cruz, Hermana Sara Merino Trelles, el consejo general, hermanas, colegios y todos los que forman parte de esta gran familia eclesial. En la celebración eucarística también realizaron su renovación de votos las hermanas que cumplieron Bodas de Diamante, Bodas de Oro y Bodas de Plata.
Fuente: www.arzobispadodelima.org

Puntuación: 5 / Votos: 41

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*