Santa Rosa mística

[Visto: 790 veces]

La primera santa de América fue una mujer de servicio identificada con los indios, los negros, los enfermos y los pobres

La imagen de esa mujer en trance que hablaba con los pajaritos, se flagelaba enclaustrada en su propia casa y llevaba una pesada cadena al cinto –cuya llave arrojó a un pozo para mayor dramatismo– se ha apoderado del imaginario colectivo y ha hecho de Santa Rosa un icono un tanto incómodo de nuestra religiosidad y una figura tutelar de la Lima colonial puesta en tela de juicio.
Esa imagen limítrofe se la debemos al padre Hansen, su primer biógrafo, nos advierte el sacerdote Carlos Castillo Mattasoglio, teólogo y sociólogo, cuya investigación –como la de otros estudiosos contemporáneos– nos revela a una mujer de alma efectivamente celestial, pero de muy sensata identificación con su realidad. “Al estudiar a lo largo de los años el caso de Rosa de Lima se abordaba elementos al parecer incongruentes con la fe cristiana –dice Castillo Mattasoglio–  pero cuando se entendió a Rosa como una mística, se dio algunos pasos en favor de su comprensión cabal, puesto que el místico es una suerte de sensor de Dios, es como un artista, como un músico que sólo por inspiración y por enamoramiento logra asumir su vida”. Rosa es eso, una criolla sensibilísima que desde niña manifestó una pasión por la cruz heredada de su abuela.
“Santa Rosa de Lima, miradas desde el cuarto centenario”, es un libro, un conjunto de trabajos que presentan novedosos ángulos de la vida y dimensión de la santa limeña. Esa imagen renovada de Rosa da dinamismo a un cristianismo mucho más comprometido y profundamente enraizado en la mística.
“Por primera vez, publicamos fotos de cuatro de sus escritos, son dos folios: uno, las mercedes; y el otro, la escalera al cielo. No son dibujos sino una suerte de origami, de trabajo manual adolescente. Bajo la forma de corazones, se muestra en ellos lo que para Rosa fue lo central de su camino de fe. En el primero aparecen los tres pasos fundamentales de su vida: En el primer corazón, manifiesta que Jesús le envió una lanza de acero y se escondió; en el segundo, el Niño Jesús viene a habitar en su corazón y la hace desbocarse en acciones de servicio; y en el tercero, Vuela para Dios, se encuentra con Él definitivamente. Y luego hay trece pasos, que según ella evocan experiencias que vivió guiada solo por el Señor, lo cual da pie a la excelente hipótesis de que Rosa identificó la cruz en la vida concreta de la gente”.
Nos explica el padre Castillo que “Su esposo, Jesús, es un minero cantero, indio”, como los que vio en Quives, donde pasó ocho años y en donde su padre administraba obrajes mineros luego de haber sido arcabucero, es decir policía, del virrey Toledo. Rosa es una criolla hondamente interpelada por los indios. Lo primero es su dimensión contemplativa y la segundo su dimensión activa, muy en relación a la religiosidad dominica de contemplar para luego predicar lo contemplado. Tiene momentos de intimidad profunda con Dios aunque no estaba enclaustrada puesto que ella no era monja, era una laica que se recogía en su casa para identificarse con su Señor. Durante el proceso de beatificación le preguntaron a la india Mariana (la indiecita de su edad que le asignaron para que crecieran juntas y fuera su amiga, y que era la única que la flagelaba a pedido de la misma Rosa) si era caritativa y ella dice “Claro que era muy caritativa porque se llevaba a su casa a atacados por enfermedades espantosas sin distinguir si eran indios o negros”. Y, en efecto, convirtió una sala de su casa en una suerte de hospital donde atendía a negras parturientas.
“Por ejemplo, se dice que dormía en una cama de púas, pues se trata en realidad de una suerte de rastrillo cuadrado que usaban los campesinos, que ella volteaba para poner su colchón encima”. Otro ejemplo es esa cadena que porta y que llevaban solo los indios mitayos y los esclavos negros. “La cadena que portó es significativa, pues Jesús no aparece nunca con cadenas en los evangelios, ella lo hace por identificación con los esclavos negros y los indios mitayos a quienes se las colocaban”, nos aclara Castillo.
Es el caso que esto diseñó y dibujo estos corazones y escribió en paralelo a una biografía que envió a Madrid y se perdió. Es decir, podemos tener la esperanza de que aparezca alguna vez. Allí deben estar las experiencias a las que se refiere. Cuando en Quives su madre quiere ponerla a ayudar a su padre en los obrajes, ella se niega diciéndole que “Esos metales son mentirosos porque no tienen el oro de la virtud y se producen con muchos achaques”. Porque ella veía cómo los indios debían usar el mercurio y el deterioro que les causaba. “Pues antes como ahora, no importa si se es de derecha o de izquierda, la condición sustancial del cristiano es identificarse con el pobre, con el marginado”, concluye el padre Castillo.
Fuente: Revista CARETAS.
Arzobispo de Trujillo300 misioneros a los pueblos remotos del norte de los Andes peruanos
En el ámbito de la Misión Continental, en la Arquidiócesis de Trujillo, 300 laicos de las parroquias de la costa han sido enviados a 120 pueblos de la sierra de Trujillo (la zona en los Andes), con el fin de compartir el mensaje del Evangelio de Jesucristo con los hermanos en los límites de la jurisdicción eclesiástica. Los discípulos y misioneros partieron el domingo 1 de agosto, después de una Misa y una ceremonia de envío por parte de sus respectivos párrocos. Los misioneros, jóvenes y adultos, se vienen preparando desde hace tiempo con gran entusiasmo para vivir esta experiencia de misión. Los misioneros llevan una carta de saludo firmada por el Arzobispo de Trujillo, Monseñor Miguel Cabrejos Vidarte OFM; y por el Obispo auxiliar, Monseñor Javier Travieso CMF. En la carta, dirigida en particular a los fieles de los Andes, se les pide recibir con alegría a los mensajeros de Dios y acoger con devoción el mensaje del Evangelio. La gran misión de la Arquidiócesis en la zona de los Andes del departamento de La Libertad se sitúa en el contexto del programa de la Misión Permanente de la Arquidiócesis de Trujillo. La Misión Permanente forma parte de la Misión Continental del Perú, cuyo objetivo es ir al encuentro de los fieles y anunciar la Buena Nueva del Evangelio. El departamento de La Libertad, es el único departamento del Perú que comprende las tres regiones del país: costa, sierra y selva, y se caracteriza por profundas diferencias geográficas. Algunas de las localidades andinas, en la zona de Huamachuco, por ejemplo, se encuentran a 3200 metros sobre el nivel del mar.
Fuente: Agencia Fides.
Asesino Carlos NavarroEl nombre de la rosa
Para apoderarse de 20 mil soles, Carlos Antonio Navarro Fernández (25) dio muerte al fraile puertorriqueño Linán Ruiz Morales OFM (73) y a su asistente Ananías Águila Cruz.
La investigación realizada por la Policía Nacional del Perú ha determinado que Carlos Navarro Fernández es responsable de los asesinatos. El coronel PNP César Guardia, jefe de la DIRINCRI, señaló en conferencia de prensa que las huellas dactilares de Carlos Navarro Fernández coinciden con las encontradas en el cáliz que el padre guardaba en una caja fuerte, en el segundo piso del convento de San Francisco. En ese sentido, sostuvo que el móvil del doble crimen habría sido el robo del dinero que Ruiz Morales guardaba en la caja fuerte.
Guardia informó que existe una persona que vió a Navarro Fernández saliendo del convento el día del crimen. “Esta persona ha dicho que el acusado tenía las manos ensangrentadas y que su vestimenta también tenía rastros de sangre”, añadió. El testigo ha sido interrogado en presencia del representante del Ministerio Público y del abogado del presunto asesino del padre y su asistente.
El jefe de la DIRINCRI indicó que la coartada de Navarro Fernández, señalando que el día del asesinato estuvo en Cañete, quedó desvirtuada debido a que las fotos que mostraba como prueba tenían como fecha un día anterior a los asesinatos.
El asesino fue apresado por detectives de la División de Investigación de Homicidios cuando se aprestaba a fugar a Chincha con ayuda de su hermana Magda Navarro y de su cuñado.
La detención se produjo en la casa de ella, ubicada de la primera cuadra de la calle Cerro Azul, urbanización Santa Leonor, Cañete. Se encontraba en compañía de Freddy Toribio Candela, ex decano del Colegio de Abogados de Cañete.
Carlos Navarro se convirtió en el principal sospechoso del doble asesinato porque no llegó a laborar el día que se descubrió el crimen. Además, el asesino para ser encubierto se habría refugiado en casa de su madre, la argentina Elisa Itatí Fernández.
El asesino planificó el asesinato, se ensañó con el sacerdote para asegurar su muerte y colocó videos pornográficos en la escena del crimen. Atacó en la cocina al ingeniero de sistemas Ananías Águila con la finalidad de no dejar testigos.
Se apoderó del dinero de la caja fuerte tras violentarla y en su fuga se llevó los celulares de ambos. Gracias a esos chips se pudo rastrear su ubicación.
Navarro Fernández es conocido en el mundo del hampa como “Yago” y llegó a trabajar al lado del padre Linán Ruiz recomendado por su hermano Víctor Navarro, para que cambiara “su mala vida y mal comportamiento”.
Sobre Carlos Navarro pesaba una orden de detención desde febrero del 2009. En julio del 2007, Navarro Fernández fue implicado en una extraña muerte en Imperial-Cañete, luego de ser acusado de robo agravado contra el marino César Paúl Torres Márquez.
Navarro habría discutido con Paúl por el intento de robo, pero este último terminó cayendo a un abismo y murió, con lo cual no se esclareció si se trató de un accidente o un homicidio.
Ante la duda, se amplió la denuncia al presunto autor del delito contra la vida, el cuerpo y la salud, lesiones con resultado fortuito. Es ahí donde se dispuso la detención contra Carlos Navarro, pero nunca lograron ubicarlo porque había viajado a Lima, logrando ser el asistente personal del padre Linán Ruiz OFM en el Convento de San Francisco.
La Policía Nacional sospecha que por el tiempo que trabajó Carlos Navarro junto al sacerdote franciscano, conocía del dinero que guardaba el padre Linán y que fue robado tras el crimen.
No es el único autor del doble homicidio
El cómplice cuyo nombre se mantiene en reserva sería un joven de Barrios Altos con una conducta psicótica, que transita entre la agresividad y la apatía. A pesar de que los asesinos utilizaron guantes quirúrgicos, se encontraron muestras de sangre que los incriminan.
El sacerdote asesinado Linán Ruiz OFM fundó en 1978 el Movimiento de Encuentros de Promoción Juvenil.
Según peritos de criminalística, el cuerpo del padre Linán Ruiz Morales OFM fue hallado en su dormitorio ubicado en el segundo piso con varios cortes en el cuello. Mientras que Ananías Águila (26) fue encontrado con varias puñaladas en la cocina de la iglesia, donde también funcionaba un comedor para personas más necesitadas.
“Evidentemente esto es una noticia que no esperábamos, ni encontrar los dos cuerpos. Uno de los hermanos que se levantó para hacer la oración de la mañana, fue el que descubrió primero al cuerpo del colaborador frente a la puerta de la habitación, y luego encuentra el cuerpo del padre Linán Ruiz Morales en su habitación, tendido boca abajo envuelto en sangre”, indicó a El Nuevo Día el padre Enrique Segovia OFM, viceprovincial de la Provincia Franciscana de los XII Apóstoles de Perú, entidad a la que pertenecía el sacerdote asesinado.
El padre Linán fue recordado por los fieles como un sacerdote muy querido y conocido por el trabajo que realizaba a favor de los jóvenes más necesitados.
Según informó el noticiero 90 Segundos, los delincuentes habrían ingresado por la avenida Amazonas, uno de los ingresos al claustro.
Asimismo, se dio a conocer que fue el sacerdote quien se percató que los delincuentes intentaban robar objetos de valor. Según el parte policial, el cuarto del sacerdote estaba totalmente desordenado. Además se precisa que sus dos cajas fuertes de metal estaban abiertas, lo que evidencia un robo.
El sacerdote puertorriqueño Linán Ruiz Morales (73) hizo pasar a los hombres que lo asesinaron junto a su enfermero Albany Ananías Águila Cruz, pues eran sus conocidos. De acuerdo a la Policía, los delincuentes compartieron una taza de café y vieron alguna película con él antes de apuñalar tanto al religioso como a su ayudante. Esto se desprende de las investigaciones que realiza la DIRINCRI, la cual halló videos de películas en la habitación del religioso.
El Jefe de la PNP, Miguel Hidalgo, recalcó que no fueron desconocidos los que ingresaron al local religioso, sino allegados a las víctimas.
Ruiz Morales y su ayudante fueron hallados apuñalados en la mañana del viernes en la casa retiro de la iglesia San Francisco, en la Av. Abancay 162, a 50 m del cuartel de la Unidad de Servicios Especiales (USE) de la PNP.
Los delincuentes robaron S/20,000 que eran guardados en dos cajas fuertes y que el sacerdote iba a utilizar en la compra de alimentos para unos 300 pobres, en un comedor que funciona en el jirón Amazonas.
No causa sorpresa que José Ugaz Sánchez Moreno, quién fuera abogado del reportero de Panamericana Televisión Beto Ortiz, saliera en defensa del asesino en el programa Punto Final.
Yago fue recluido en la Carceleta del Palacio de Justicia luego de que la jueza Tania Parra Bardales, acogiera la denuncia interpuesta por el Fiscal Provincial Penal Arturo Chalco, quien lo responsabiliza del doble asesinato.
La jueza Tania Parra, ante las pruebas presentadas decidió abrir instrucción con mandato de detención del principal sospechoso del hecho de sangre.
El Juez del 46º Juzgado Penal de Lima, Luis Quispe Choque, tomará la declaración instructiva a Carlos Antonio Navarro Fernández, inculpado por los delitos de robo agravado con subsecuente muerte y homicidio calificado.
Asesino busca desviar la atención
Desde el penal de Huaral, Carlos Navarro reveló que hace un tiempo el padre Linán discutió con el sacerdote ecuatoriano Jaime Palacios por la presencia de jóvenes de malvivir en el Convento.
“Yo le pasaba mucho las conversaciones de los chicos que le venían a buscar al padre Palacios y el padre (Linán Ruiz) no quería eso porque eran unas personas de malvivir, eso decía el padre”, refirió.
Asimismo, señaló que a fines del año 2008 o inicios del 2009, vio al padre Palacios en una salita de estar, en el interior del Convento, besando a un joven. Aseguró que de dicho “incidente” fue testigo Delia Ferreira, la administradora del Convento.
“Se lo conté al padre Linán, él me dijo que no contara nada y que iba a poner una cámara filmadora porque tiene que haber pruebas para sacarlo (a Jaime Palacios)”.
El 30 de setiembre, fueron citados para rendir sus declaraciones preventivas los familiares más cercanos de los occisos del hecho ocurrido en la Casa de Retiros del Convento de San Francisco.
Las declaraciones testimoniales están previstas para el 1 y 4 de octubre, incluyendo a los agentes policiales que intervinieron en este caso. Las citaciones se han dictado bajo apercibimiento de grado o fuerza en caso de inconcurrencia.
El juez Quispe Choque programó las diligencias de ratificación de pericias entre el 7 y 11 de octubre. El magistrado anotó que esta causa se desarrollará dentro de los plazos que la ley establece, respetando el debido proceso y las garantías procesales de las partes.
Las diligencias programadas por el magistrado buscan reunir las pruebas de la realización del delito, las circunstancias en las que se perpetro y los móviles; así como establecer la autoría y posible participación de terceras personas en este funesto hecho.
Comunicado de la Arquidiócesis de Lima
Ante las noticias que provienen del Arzobispado de San Juan de Puerto Rico referidas al sacerdote Linán Ruíz Morales OFM, natural de Puerto Rico y miembro de la Orden Religiosa Franciscana, lamentablemente asesinado, informamos:
1. Con fecha 15 de agosto de 2003 el Arzobispado de San Juan de Puerto Rico comunicó al Arzobispado de Lima que se había informado al Superior Provincial de la Orden Franciscana en el Perú acerca de la querella presentada contra el sacerdote Linán Ruíz Morales OFM.
2. Ante esta información recibida de Puerto Rico, el Arzobispado procedió inmediatamente por Decreto Arzobispal, de fecha 11 de septiembre de 2003, a cancelar las Licencias Ministeriales al referido sacerdote, mediante el cual se le prohibió desde entonces el ejercicio del ministerio sacerdotal en esta Arquidiócesis de Lima. Situación que inmediatamente se informó al Arzobispado de San Juan de Puerto Rico y al Superior Provincial de la Orden Franciscana de los Doce Apóstoles en Lima.
3. En la Orden Franciscana, como en las otras Instituciones Religiosas exentas, de Derecho Pontificio, los Superiores de esas Instituciones son los responsables del gobierno y del trabajo pastoral de sus miembros al interior de sus comunidades religiosas (cfr. canon 586).
4. Elevamos nuestras oraciones a Dios por el alma de este sacerdote y aclaramos la actuación de este Arzobispado en este lamentable suceso.

Crimen de cura puertorriqueño estaría vinculado con asesinato de hombre carbonizado en el río Rímac

Protocolo de necropsia confirmó que Linán Ruiz Morales recibió nueve puñaladas y su asistente, Albany Águila, recibió 16.

Según el protocolo de necropsia realizado en la Morgue Central de Lima, el sacerdote puertorriqueño Linán Ruiz Morales recibió un total de nueve cuchilladas, y su asistente Albany Águila 16. Ruiz Morales recibió cuatro puñaladas en el pecho y cinco en la espalda mientras que a Águila lo apuñalaron en varias partes del cuerpo.
Para los agentes de la División de Homicidios, los criminales habrían usado hasta tres cuchillos distintos para matar al religioso y a su ayudante. “No se puede decir con certeza que son dos los asesinos. Eso está en investigación, pero hay indicios de que pudieron ser tres. En la escena del crimen se halló tres tazas con café, las cuales serán analizadas”, manifestó un policía encargado de la investigación, según recoge Perú.21.
NO SE PUEDE DESCARTAR LA RELACIÓN
Otro dato que maneja la División de Homicidios de la PNP es la relación que podría tener la muerte del cura y de su asistente con el hallazgo de un hombre carbonizado en las laderas del río Rímac el mismo día del doble asesinato.
Cabe resaltar que la víctima tenía todo el cuerpo quemado, por lo que resulta difícil identificarla. “No podemos descartar que el tercer muerto tenga relación con el asesinato del cura. Es más, el lugar donde lo abandonan queda muy cerca del convento”, añadió una fuente policial.
Fuente: Diario El Comercio y Periódico Católico El Visitante 28 septiembre al 4 octubre 2003, página 21.

Puntuación: 5 / Votos: 50

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *