Buen Pastor

[Visto: 3056 veces]

Por Antonio Elduayen Jiménez CM
Hay dos parábolas que retratan a Jesús de cuerpo entero: la del Buen Samaritano (Lc 10, 25-37) y la del Buen Pastor (Jn 10, 1-30). La del Buen Pastor, la iglesia la propone siempre en el 4º domingo de Pascua, celebrando en él la Jornada Mundial de Oración por la Vocaciones. Para que el Señor suscite en su iglesia suficientes y santos sacerdotes, que, como Jesús, sean para su pueblo Buenos Pastores. Obviamente, pedimos también para que siga suscitando religiosos y religiosas, laicos y laicas comprometidos, papás y mamás, que, desde su estado y situación, sepan ser buenos pastores. Pero hoy oramos especialmente por el aumento de las vocaciones al sacerdocio y por la fidelidad y la santidad del medio millón de sacerdotes que ya lo son, algunos de los cuales ustedes conocen.
¿Qué hacer para ser Buenos Pastores? La respuesta nos la da el evangelio de hoy (Jn 10, 27-30), pese a ser sólo cuatro versículos del rico capítulo 10 que Juan dedica a Jesús como Buen Pastor. “Mis ovejas escuchan mi voz y yo las conozco”, dice Jesús (Jn 10, 27). Cercanía, familiaridad, amor, comunicación, son la condición elemental de la relación pastor oveja (sacerdote-fiel, padre-hijo): El pastor conoce a sus ovejas y las llama por su nombre, es decir, las conoce para saber cómo tratarlas en un trato personalizado, y las llama para darles seguridad, inspirarles confianza y hacer que le sigan a gusto. Fuera de la familia y los amigos, ¿cuántos pobres conocemos nosotros por su nombre y los llamamos para saber de su situación?
Ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna (Jn 10, 28). Siguen a Jesús porque emana de Él una fuerza que las atrae (Jn 12,32) y porque las lleva a prados abundantes y tranquilos, regresándolas, después, sanas y salvas a su redil. Buen pastor no es sólo el que tiene buen corazón y buen trato sino el que conoce bien su oficio. El que sabe mantener unidas y seguras las ovejas, formar grupos con ellas y hacerlas crecer como grupo y en número y calidad. Es el caso de Jesús y de los buenos pastores (pastoralistas), que no evangelizan por evangelizar sino para formar grupos (crear comunidades). Sólo así se crea la iglesia que es red de comunidades.
Nunca perecerán y nadie las arrebatará jamás de mi mano, que es la mano del Padre, porque el Padre Dios y yo somos una sola cosa (Jn 10, 30). Tremendas afirmaciones las que hace Jesús, Buen Pastor. Esta última -Dios y yo somos una misma cosa-, le costaría la vida, porque siendo hombre se hacía pasar por Dios. Tal fue la acusación que le hicieron (Jn 10, 33) y por la que en definitiva lo condenaron (Mc 14,62). Les invito a memorizar el texto de Juan 10,30 y a leer el comentario hecho por Jesús mismo (Jn 7, 47-58).

Cristo morado

Jesucristo intercultural
Nadie pensó que la ley N° 29602 que declara al Señor de los Milagros patrono de la espiritualidad religiosa católica del Perú y símbolo de religiosidad y sentimiento popular que se publicó el 18 de octubre del 2010, daría qué hablar.
Y es que el ciudadano Lucero Robert Tailor Moreno Cabanillas realizó una demanda de amparo, quien cuestionaba que, por ley, se declare al Señor de los Milagros como Patrono del Perú.
Por su parte, el Tribunal Constitucional (TC) declaró infundada la demanda de amparo interpuesta, desestimando su pedido al no haberse acreditado que dicha denominación constituya una amenaza a su libertad religiosa.
La demanda se presentó contra el presidente del Consejo de Ministros y del Congreso de la República, y en ella se solicitaba que se ordene a la Presidencia del Consejo de Ministros que retire el proyecto de ley, presentado por el Poder Ejecutivo, para declarar al Señor de los Milagros como Patrono del Perú.
El ciudadano profesa la fe cristiana evangélica y, a su juicio, el proyecto de ley presentado por el Poder Ejecutivo contravenía el texto constitucional conforme al cual el Estado peruano no es un Estado confesional y existe separación entre las confesiones religiosas y el Estado.
El TC destaca, en su sentencia, que una declaración de este tipo no perjudica la laicidad del Estado porque se trata de un símbolo “en el que no domina su significación religiosa sino su carácter cultural”.
Además, señala que la tradición del Señor de los Milagros, si bien tiene origen religioso, actualmente constituye una expresión cultural que se encuentra enraizada en la sociedad peruana.
Una prueba de ello, añadió, es que su festividad haya sido declarada Patrimonio Cultural de la Nación por el Instituto Nacional de Cultura.
Fuente: Agencia de Noticias Andina.

Puntuación: 4.98 / Votos: 340

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *