Tercer domingo de Cuaresma 2024

[Visto: 1098 veces]

Evangelio según San Juan 2,13-25.
Se acercaba la Pascua de los judíos. Jesús subió a Jerusalén y encontró en el Templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas y a los cambistas sentados delante de sus mesas.
Hizo un látigo de cuerdas y los echó a todos del Templo, junto con sus ovejas y sus bueyes; desparramó las monedas de los cambistas, derribó sus mesas y dijo a los vendedores de palomas: “Saquen esto de aquí y no hagan de la casa de mi Padre una casa de comercio“.
Y sus discípulos recordaron las palabras de la Escritura: El celo por tu Casa me consumirá.
Entonces los judíos le preguntaron: “¿Qué signo nos das para obrar así?“.
Jesús les respondió: “Destruyan este templo y en tres días lo volveré a levantar“.
Los judíos le dijeron: “Han sido necesarios cuarenta y seis años para construir este Templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?“.
Pero él se refería al templo de su cuerpo.
Por eso, cuando Jesús resucitó, sus discípulos recordaron que él había dicho esto, y creyeron en la Escritura y en la palabra que había pronunciado.
Mientras estaba en Jerusalén, durante la fiesta de Pascua, muchos creyeron en su Nombre al ver los signos que realizaba.
Pero Jesús no se fiaba de ellos, porque los conocía a todos y no necesitaba que lo informaran acerca de nadie: él sabía lo que hay en el interior del hombre.

Homilía del Padre Paul Voisin CR de la Congregación de la Resurrección:

Normalmente mi oficina está bien ordenada. Sin embargo, hace algunos años, mientras servía en las Bermudas, encontré que a veces los papeles empiezan a acumularse en mi escritorio, luego en mi sofá, y luego debajo del sofá. Ha habido momentos en los que se ha puesto tan mal que saco una maleta y apilé los papeles en la maleta y luego empiezo a archivarlos. Probablemente a la mayoría de nosotros nos gusta y apreciamos el orden, aunque no sea fácil de mantener. No sé cómo lidias con este mismo dilema.
Dios creó el mundo con un cierto orden, y con un cierto propósito. En el Libro del Génesis, escuchamos hablar de la creación del mundo, pero en los siguientes capítulos –uno tras otro– parece que el orden comienza a romperse y el pecado y el caos aumentan. Esto llevó a la muerte y la destrucción.
En el evangelio de hoy (Juan 2:13-25) Jesús trata de restaurar el orden en el Templo, el Santo de los Santos. En las zonas alrededor del Templo había comenzado una venta de animales utilizados para sacrificar. Jesús declara: “Saca estos de aquí, y deja de hacer de la casa de mi Padre un mercado. Esta no era la intención de Dios. Este no era el orden que Dios estableció. Pero dejado a sus propios designios, el hombre había alterado el plan de Dios, y Jesús se dispuso a restablecerlo. Su celo e ira sorprendió a sus seguidores y a la gente allí, y probablemente a nosotros también. En el evangelio de Juan, esto viene al comienzo del ministerio de Jesús, una declaración inicial de su papel como Mesías, e incluso profecías veladas de su muerte y resurrección.
En nuestra primera lectura del Libro del Éxodo (20:1-3, 7-8, 12-17) vemos a Dios dando los diez mandamientos al pueblo elegido. En su estancia en el desierto, el caos y el pecado eran una amenaza constante, y cuando Moisés los dejó para escalar el Monte Sinaí, se volvieron más vulnerables que nunca. Pecaron, y construyeron un ternero de oro a los dioses paganos, en caso de que su propio Dios no viniera por ellos. Mientras tanto Moisés está en comunión con Dios en la montaña. Mientras desciende la montaña, ve el caos y la confusión en la gente. ¡Más que nunca, necesitaban los diez mandamientos! Estos diez mandamientos fueron dados para restaurar el orden que se había perdido por el pecado. Los Diez Mandamientos todavía tienen un papel que desempeñar en liderarnos y guiarnos hoy. Jesús no los hizo a un lado, sino que los honró como la revelación de su Padre. Estas serían las señales a lo largo del camino para que el pueblo elegido por Dios los lleve a la unión con Dios y a la armonía unos con otros. Estos corregirían las faltas y fallas de los elegidos. Estas se convertirían, como nos dice el Salmista (19) en “las palabras de la vida eterna. Siguiendo los Diez Mandamientos en su plenitud, se convertirían en santos, como Dios es santo.
En el nuevo Catecismo de la Iglesia Católica, encontramos tremendos Capítulos sobre los Diez Mandamientos. Demasiado a menudo los miramos de una manera minimalista. Por ejemplo, con el quinto mandamiento, ‘No matarás’, la mayoría de la gente diría que ni siquiera lo miran ni lo tienen en cuenta. Pero cuando lees el capítulo del quinto mandamiento aborda realidades modernas como: respeto por la vida, escándalo, respeto por la salud, investigación científica, paz y guerra. Así, el Catecismo muestra la amplitud de los Mandamientos y debe hacernos darnos cuenta del llamado de Dios para ordenar nuestras vidas en el respeto a nuestras vidas y la de los demás. El quinto mandamiento no es sólo sobre armas y cuchillos, sino sobre la forma en que nos tratamos unos a otros como hijos de Dios.
Nuestro desafío, especialmente durante esta temporada de Cuaresma, es reordenar nuestras vidas de acuerdo a la voluntad y la intención del Padre. Así como Jesús estaba decidido en su seguimiento de la voluntad del Padre, nosotros también -como hijos del Padre, hermanos y hermanas de Jesús, e iluminados por el Espíritu Santo- debemos ser únicos en descubrir y hacer la voluntad del Padre. Esta temporada de gracia es un momento para que nos deshagamos de los vendedores y comerciantes en nuestras vidas, no con un látigo, sino con la oración y un reordenamiento de nuestras prioridades. Tal vez la pandemia nos haya ayudado a descubrir lo que es realmente importante, y facilitará la identificación de lo que tenemos que desechar. Sin estos obstáculos, dentro de nosotros y alrededor de nosotros, nos encontraremos en mayor paz con Dios, más fieles a la voluntad de Dios, y estaremos en mayor armonía unos con otros.
La renovación de nuestras vidas puede no ser tan dramática como aquel día en el Templo de Jerusalén cuando Jesús echó a los comerciantes y cambiadores, pero será un nuevo comienzo para nosotros. Si tomamos en serio nuestro viaje Cuaresma, nos encontraremos cambiados y renovados. Dios restaurará su orden en nuestras vidas, y Él verdaderamente “reinará” en nuestras vidas como Rey y Salvador. Nuestro testimonio de vida servirá como un imán para que otros reconozcan la importancia de la conversión y la renovación, y la bendición y gracia de una vida bien ordenada según la voluntad del Creador.

Abancay: la vida religiosa en los Andes

PUCP y Revista Teológica Limense son fuentes de inspiración

Por Josep-Ignasi Saranyana Closa.
En 1917, había nacido la Pontificia Universidad Católica del Perú, fundada por el sacerdote francés, Jorge Dintilhac, provincial de la congregación de los Sagrados Corazones. Lima contaba entonces sólo con la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, que en aquellos años era la Universidad por excelencia de la elite mesocrática y aristocrática limeña, imbuida del positivismo liberal de inicios de siglo XX. La Católica pretendía brindar a los estudiantes una sólida formación profesional y cristiana, frente a la radicalización ideológica que primaba en San Marcos.
Capilla de Tamburco. Fotografía de Hiram Bingham
La Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima, institución independiente de la Universidad Católica, inició su andadura en 1935, separándose de la Universidad de San Marcos en esa fecha. En 1967 comenzó una publicación periódica teológica que, desde 1973, adoptó el nombre de Revista Teológica Limense.

Conferencia Episcopal Peruana

Por Dr. José Antonio Benito R.– Perú Católico.
La Conferencia Episcopal Peruana se estableció en 1957 bajo la presidencia del Arzobispo de Lima, Juan Landázuri Ricketts OFM, quien recibió el 31 julio la aprobación pontificia de los estatutos. Fue acompañado por los secretarios Luciano Metzinger y Augusto Vargas Alzamora por el dilatado espacio de tiempo de 33 años (1988). Le sucede Monseñor Ricardo Durand Flórez SJ, ayudado en la secretaría por Augusto Vargas Alzamora SJ y Miguel Cabrejos Vidarte OFM. De 1992 a 1993 Monseñor José Dammert Bellido y Monseñor Miguel Cabrejos Vidarte OFM. De 1993 a 1999 el Cardenal Augusto Vargas Alzamora SJ con Monseñor Miguel Irizar Campos CP y Monseñor Luis Bambarén Gastelumendi SJ. De 1999 al 2006, Monseñor Luis Bambarén Gastelumendi SJ con Monseñor Miguel Irizar Campos CP y Monseñor Juan José Larrañeta Olleta OP. Del 2006 al 2012 Monseñor Miguel Cabrejos Vidarte OFM con Monseñor Juan José Larrañeta Olleta OP y Monseñor Lino Panizza Richero OFM Cap. Del 2012 al 2017 Monseñor Salvador Piñeiro García-Calderón acompañado de Monseñor Lino Panizza Richero OFM Cap, Monseñor Fortunato Pablo Urcey OAR y Monseñor Norberto Strotmann Hoppe MSC. Del 2018 al 2021 Monseñor Héctor Miguel Cabrejos Vidarte con Monseñor Norberto Strotmann Hoppe MSC.
La CEP se reúne al menos una vez al año y, aparte de la Asamblea Plenaria, está representada por el Consejo Permanente. Cabe señalar que la CEP no es una instancia jerárquica, sino de coordinación. Sus acuerdos y documentos no obligan a los obispos que la integran, salvo cuando el Reglamento lo estipula así. La Conferencia Episcopal Peruana consta de 25 Comisiones Episcopales y Organismos. El obispo Presidente de la Conferencia Episcopal o episcopado no “manda” a los demás obispos; por lo tanto no puede ser considerado como “Jefe de la Iglesia peruana”; el que sí es “jefe” de esa Iglesia local es cada Obispo en su diócesis.
La sola enumeración de sus comisiones (catequesis y pastoral bíblica, educación, cultura y bienes culturales, clero y vocaciones, familia-infancia y vida, medios de comunicación, liturgia, CEAS y movilidad humana, laicos y juventud, misiones y pastoral indígena, vida consagrada…), así como el responsable compromiso frente a desafíos como la covid-19 (Respira Perú, Resucita Perú) nos habla del generoso y efectivo aporte a la sociedad peruana.
Como toda razón, San Pío X pudo escribir a los obispos del Perú, el 13 de septiembre de 1910: “Si entre las provincias eclesiásticas de América hay alguna que deba aventajarse y resplandecer ante Dios y ante los hombres con los fulgores de la perfección evangélica, seguramente es la Iglesia Peruana, por ser una de las más antiguas de toda la América, por contar entre sus hijos tantos valores ilustres en santidad, y por haber sido desde sus principios cultivada y fecundizada con los trabajos apostólicos del gran Santo Toribio”.

Puntuación: 5 / Votos: 40

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *