Misericordia bendita

[Visto: 164 veces]

Evangelio según San Mateo 5,1-12.
Al ver a la multitud, Jesús subió a la montaña, se sentó, y sus discípulos se acercaron a él.
Entonces tomó la palabra y comenzó a enseñarles, diciendo:
Felices los que tienen alma de pobres, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos.
Felices los pacientes, porque recibirán la tierra en herencia.
Felices los afligidos, porque serán consolados.
Felices los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados.
Felices los misericordiosos, porque obtendrán misericordia.
Felices los que tienen el corazón puro, porque verán a Dios.
Felices los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios.
Felices los que son perseguidos por practicar la justicia, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos.
Felices ustedes, cuando sean insultados y perseguidos, y cuando se los calumnie en toda forma a causa de mí.
Alégrense y regocíjense entonces, porque ustedes tendrán una gran recompensa en el cielo; de la misma manera persiguieron a los profetas que los precedieron“.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

En Abril de 1986, dos hombres canosos se saludan afectuosamente en el Aeropuerto Internacional de Tokio. Ambos tenían lágrimas en los ojos. Uno era Estadounidense (Eli Ponich) y el otro Japonés (Skira Ishibashi). La última vez que los dos hombres se vieron fue cuarenta años antes, como enemigos en una cueva de Okinawa. En aquel momento, el Estadounidense, sargento, llevaba en brazos a un niño Japonés de cinco años. El niño había recibido un disparo en ambas piernas. El otro hombre era uno de los dos francotiradores japoneses escondidos en un rincón oscuro de la misma cueva. De repente, saltaron de su escondite, apuntaron con sus rifles al americano y se prepararon para disparar. Él no podía hacer nada. Se limitó a poner al niño de cinco años en el suelo, sacó su cantimplora y empezó a lavarle las heridas. Pensó que si tenía que morir, qué mejor manera de hacerlo que realizando un acto de misericordia. Los dos francotiradores observaron asombrados y bajaron lentamente sus fusiles. Minutos después, el estadounidense hizo algo que el otro nunca olvidó. Cogió al niño en brazos, se levantó, se inclinó en señal de gratitud ante los dos japoneses y se lo llevó al hospital de campaña americano. A través de una carta a un periódico de Tokio, los dos hombres se unieron.*
Esta historia me vino a la mente al reflexionar sobre el evangelio de este fin de semana (Mateo 5:1-12a). En realidad, con las Bienaventuranzas hay “combustible” suficiente para nueve homilías. Pero, como muestra mi relato, la virtud de la misericordia fue la que más me atrajo, quizá por nuestro reciente “Año de la Misericordia“. “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos serán misericordiados“. Cada uno de los hombres de mi historia mostró misericordia, la misericordia del soldado estadounidense hacia el niño japonés herido, y la misericordia de los francotiradores japoneses hacia el estadounidense. De hecho, ¡la misericordia “engendra” misericordia!
Las Bienaventuranzas son como una hoja de ruta hacia la santidad. Jesús nos anima a mostrar estas cualidades, que dan testimonio de que le seguimos. Él vivió estas virtudes, y con su gracia están a nuestro alcance. Estoy seguro de que, para cada uno de nosotros, una Bienaventuranza capta nuestra atención más que otra. Quizá sea una virtud que ya “dominamos”, o quizá sea una virtud con la que luchamos.
En nuestra Primera Lectura del Libro del Profeta Sofonías (2:3, 3:12-13) nos llama a ser el pueblo de Dios. Así debemos ser: humildes y obedientes. La verdadera humildad consiste en reconocer que Dios es la fuente de todo lo que tenemos y somos. Esto nos lleva a la obediencia a Dios, reconociendo que Él tiene un plan para nosotros, y hacer su voluntad no sólo puede traer su reino, sino que nos trae felicidad y santidad.
En nuestra Segunda Lectura de la Primera Carta de Pablo a los Corintios (1,26-31), San Pablo nos dice que, como Sofonías, Dios tiene un plan para su pueblo. Nos recuerda que hemos llegado a ser lo que somos gracias a la gracia de Dios. Esa fue la experiencia de san Pablo y, si reflexionamos, veremos que también es la nuestra. Debemos tener un orgullo cristiano equilibrado, no “enseñoreándonos” de los demás, sino utilizando bien nuestro tiempo, talentos y tesoros, y dando crédito a Dios que actúa en nosotros. Esto nos lleva a “jactarnos del Señor”, y a dar testimonio de sus gracias y bendiciones.
A veces utilizamos indistintamente las palabras “misericordia” y “perdón”. Sin embargo, después de investigar un poco, descubrí que la misericordia es mucho más que el perdón. La misericordia es un don que Dios concede gratuitamente por amor, y supera la contrición del pecador. Podemos incluso llegar a decir que la misericordia es una sorpresa, debido a la indignidad de la persona. Vemos esta misericordia revelada en el padre del Hijo Pródigo. El hijo llegó a pedir volver a la casa como criado, pero el padre no quiso oír nada: era su hijo y había vuelto a la vida. El padre fue misericordioso, fue más allá del perdón. Por eso el Papa Francisco nos invitó, durante el reciente “Año de la Misericordia”, a “ser misericordiosos como el Padre es misericordioso”. Así como Dios ha sido misericordioso con nosotros, nosotros debemos ser misericordiosos con los demás. Es como si el cociente del perdón fuera 2+2+4, mientras que la misericordia proclama 2+2=5. No tiene sentido, no es lógico, pero -gracias a Dios- ése es el amor y la misericordia que Dios tiene con nosotros.
Estamos llamados a traducir esta misericordia en nuestra vida cotidiana. Hemos de ir más allá del perdón, aceptando la contrición y la disculpa del otro, para llegar a la misericordia, sorprendiéndolo por nuestra disposición y afecto al reconciliarnos con él. Desgraciadamente, a veces, en nuestra condición humana, podemos ser tacaños en el perdón, guardar rencor y no soltar. Nuestra misericordia les asegurará el nuevo amor y comprensión que existe entre nosotros. ¿No es eso lo que todos queremos y esperamos? Podemos “devolver el favor” mostrando misericordia a los demás. Tal vez podamos pensar en ocasiones en las que se nos ha mostrado misericordia, y el perdón y la aceptación de alguien fueron más allá de lo que imaginábamos, y eso fue un puro regalo. ¡Qué alivio son esos momentos! A menudo no se olvidan fácilmente, porque pueden “surgir de la nada” y cogernos por sorpresa, quizá porque nos sentimos indignos del amor y el perdón del otro. El amor y la misericordia de Dios no tienen límites, y nos los ofrece cuando ve que nuestros corazones y nuestras mentes se vuelven hacia Él con humildad y contrición.
En la obra de Shakespeare El Mercader de Venecia se dice: “La misericordia es doblemente bendita: bendice a quien la da y a quien la recibe”. ¡Qué verdad! Así como damos esa nueva vida a otro por nuestra comprensión y reconciliación, también nos liberamos del rencor y la negatividad, para ser bendecidos por Dios al compartir su don incondicional de misericordia.
Esta semana los invito a mirar estas Bienaventuranzas, y a reflexionar sobre vuestra propia experiencia de dar y recibir misericordia, y a tomarla como algo que hay que celebrar, como el encuentro entre los soldados Americanos y Japoneses mucho después de que hubiera terminado la Segunda Guerra Mundial.
*Este relato introductorio está tomado de Homilías dominicales ilustradas, Año A, Serie II, de Mark Link, S.J. Tabor Publishing, Allen Texas. Página 55.

Puntuación: 5 / Votos: 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *