Cuarto domingo de Adviento 2022

[Visto: 481 veces]

Evangelio según San Mateo 1,18-24.
Este fue el origen de Jesucristo: María, su madre, estaba comprometida con José y, cuando todavía no habían vivido juntos, concibió un hijo por obra del Espíritu Santo.
José, su esposo, que era un hombre justo y no quería denunciarla públicamente, resolvió abandonarla en secreto.
Mientras pensaba en esto, el Angel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: “José, hijo de David, no temas recibir a María, tu esposa, porque lo que ha sido engendrado en ella proviene del Espíritu Santo. Ella dará a luz un hijo, a quien pondrás el nombre de Jesús, porque él salvará a su Pueblo de todos sus pecados“.
Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había anunciado por el Profeta:
La Virgen concebirá y dará a luz un hijo a quien pondrán el nombre de Emanuel, que traducido significa: “Dios con nosotros“.
Al despertar, José hizo lo que el Angel del Señor le había ordenado: llevó a María a su casa.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

He tenido la oportunidad de ser el Director Espiritual en varias peregrinaciones a Europa e Israel mientras servía en Bolivia. En dos ocasiones, en 1999 y 2003, ofrecí giras de dos semanas por Ontario y Quebec, incluyendo varios santuarios, a grupos de bolivianos. Desafortunadamente, en 2003 el SARS ocurrió en Toronto -Síndrome Respiratorio Agudo Severo- lo que llevó a la cancelación de ese grupo. Se detectaron más de 360 casos, y 33 personas murieron en Ontario. Sin embargo, todavía me encontré con dos semanas de vacaciones y sin lugar a donde ir, y un sacerdote ya programado para venir y ocupar mi lugar en mi Parroquia (San Francisco, Kitchener). Afortunadamente, una llamada rápida a mi agente de viajes resolvió mi dilema. Me iba a un complejo con todo incluido en Cayo Coco, Cuba. Se hace eco de una experiencia que muchos de nosotros hemos tenido que “el hombre propone, pero Dios dispone”. En realidad, Thomas Kempis, un conocido escritor espiritual católico de principios del siglo XV acuñó esa frase en su libro La imitación de Cristo. ¡Qué cierto es!
Pensé en eso cuando leí por primera vez el evangelio (Mateo 1:18-24) de este fin de semana. De hecho, a menudo hacemos nuestros planes, pero tan fácilmente puede suceder algo que cambia completamente nuestros planes, y tal vez incluso nuestro futuro. Tal fue el caso de José en el evangelio de hoy. Él y María, como cualquier pareja joven, tenían sus planes sobre su vida juntos. Entonces, de repente, Dios interviene -primero en enviar el ángel Gabriel a María para pedirle que sea la madre del Salvador, el Ungido, el Mesías- y luego a José, en un sueño, para asegurarle que el niño que María dio en ella vientre era a través de la obra del Espíritu Santo. De repente, debido a este sueño, la vida de José cambió. Ya no pensó en abandonar a María, pensando que ella había sido infiel, sino que abrazó la misión que Dios le dio de ser su esposo y el modelo humano de paternidad para Jesús. José, como María, creyó en la fidelidad de Dios, y confió en su divino mensajero. A través de ellos la voluntad de Dios surgió y la historia de la salvación fue revelada en su plenitud a través de Jesús.
En la primera lectura del Libro del Profeta Isaías (7:10-14) Dios revela que “la virgen concebirá, y dará un hijo, y lo llamará Emmanuel”. María y José sabían estas palabras. Los habían escuchado en la sinagoga, y esperaron –como lo hicieron todas las personas elegidas– a que ese misterio fuera revelado. Y ahora, fue revelado, con ambos en el centro de este misterio que se desarrolla.
En la segunda lectura de la Carta de Pablo a los Romanos (1:1-7) San Pablo proclama su misión de proclamar a Jesús como el hombre hecho por Dios. Como judío erudito, también conocía las promesas de Dios en las Escrituras Hebreas, y después de su conversión puso toda su pasión en compartir la buena noticia. Salió con los gentiles, los paganos, para compartir con ellos la vida, el sufrimiento, la muerte, la resurrección y la ascensión de Jesucristo.
Y, ¿qué hay de nosotros? Mientras reflexionaba sobre las lecturas de esta semana pensé para mí mismo que estas lecturas nos presentan un desafío para reflexionar sobre lo abiertos que estamos a la intervención de Dios en nuestras vidas, la apertura a Dios y su misteriosa voluntad.
El secreto para que José y María respondieran fielmente a esta intervención divina era su confianza y confianza en Dios. No dudaban, sino que aceptaron lo que se les había revelado. Estaban abiertos y dispuestos a dejar atrás sus propios planes en favor de algo para “el bien mayor”, “el bien común”, la salvación de toda la humanidad.
Nuestras vidas son importantes, y sí, Dios desea intervenir en nuestras vidas, si estamos dispuestos a confiar en él, si estamos dispuestas a ser abiertos y obedientes a su revelación. La gracia de Dios está activa, pero a veces no la reconocemos. Dudo que un ángel venga a nosotros y nos revele un mensaje de Dios, como lo hizo Gabriel a María. Dudo que un sueño dramático, como el que tuvo José, sacuda nuestro mundo. Creo que Dios tiene una mejor oportunidad de intervenir en nuestras vidas cuando estamos despiertos, si estamos observando y esperando, como esta temporada santa nos llama a ser. Puede venir a nosotros en nuestra oración, buscando la voluntad de Dios. Puede venir a nosotros cuando la Palabra de Dios resuena con nuestra experiencia y nos llama más allá de nosotros mismos. Tal vez pueda ser la influencia de una persona en nuestra vida -tal vez alguien más “llena de gracia” que nosotros mismos- que Dios puede ser usada por intervenir en nuestras vidas, en nuestros planes, y en nuestras costumbres y hábitos. Ya tengamos seis, dieciséis o sesenta, Dios envía continuamente a nuestras vidas personas cuyos consejos y ejemplo nos llaman a cambiar, a ser transformados en Jesucristo. Esta es una intervención divina porque Dios usa estas oportunidades llenas de gracia para trabajar en nosotros, y a través de nosotros.
Para nuestra sorpresa -como con María y José- podemos descubrir que esta intervención de Dios, que implica riesgo, es verdaderamente enviada por el cielo, y esas intervenciones de Dios en nuestras vidas pueden no ser “justo lo que el médico ordenó”, pero puede ser algo completamente inesperado, algo que nunca incluso soñamos, pero que Dios tenía en su plan para nosotros, si estamos abiertos, confiados y seguros de que él está con nosotros y nos ayudará a cumplir su santa voluntad.
Al comenzar esta última semana de Adviento, nuestra corona está ahora ardiendo de luz. Esta luz de nuestra corona simboliza la creciente luz de Cristo en nosotros cada semana, mientras tomamos en serio nuestro viaje de Adviento. A medida que la luz crece, también la vida de Cristo en nosotros crece cada semana, para que cuando celebramos el nacimiento del Señor seamos individuos renovados, familias revitalizadas y una comunidad que refleje más fielmente la presencia de Dios dentro y entre nosotros.
Que estos últimos días de Adviento sean días de gracia en los que nosotros –al igual que José y María– reconozcamos la presencia y la intervención de Dios en nuestras vidas, y respondamos generosamente con fe y confianza, en lugar de con miedo y duda.
Padre Marek Ptak CR, Padre Roman Palma CR y Padre Dr. Marian Szablewski CR en la iglesia San Maximiliano Kolbe en Ottoway.

La Iglesia Católica de San Maximiliano Kolbe en Ottoway se ha incluido en el Registro del Patrimonio Estatal de Australia

Por Jenny Brinkworth- Thesoutherncross.org.au
Construida en 1985, la iglesia es el centro cultural y espiritual de la comunidad católica polaca. Lleva el nombre del mártir de Auschwitz, San Maximiliano Kolbe, quien ocupó el lugar de otro prisionero y dos semanas después fue ejecutado.
La iglesia contiene una serie de reliquias de San Maximiliano Kolbe, Santa Faustina Kowalska, San Juan Pablo II y San Pedro Apóstol.
“El vitral sobre la entrada principal hace referencia directa a Auschwitz, y el mosaico detrás del altar hace referencia tanto a la tragedia como a la esperanza”.
“En general, la iglesia se erige como un símbolo de las creencias culturales y espirituales de su congregación, muchos de los cuales experimentaron el horror de Auschwitz, donde más de un millón de personas perdieron la vida”.
El padre Marian, quien fue el sacerdote responsable de la construcción de la iglesia, dijo que simbolizaba el sacrificio y la devoción de los hombres que seguían a Jesucristo con sus propias cruces.
“Los fieles que miran el mosaico en la pared frontal pueden identificarse con las personas que sufren en las diferentes partes del mundo”, dijo.
“Cada sacrificio de la Santa Misa puede hacerles tomar conciencia de que no están solos sino que están conectados con el misterio pascual de la muerte y resurrección de Jesucristo.
“La comunidad polaca siente esta unión con Dios de manera particular porque su historia está llena de dolor y separación durante el tiempo de la guerra y la persecución.
“La construcción de la iglesia de San Maximiliano María Kolbe no solo tiene un aspecto conmemorativo para nuestra comunidad, sino que también es un evento muy providencial para todos los que buscan consuelo en nuestros tiempos inciertos y difíciles”.
El padre Marian dijo que cuando encontró una imagen de San Maximiliano Kolbe entre las ruinas de la Iglesia de San José quemada, le confirmó que la existencia de tal iglesia “sin duda llevaría a la comunidad multicultural de fieles en Australia a una gran conciencia. y reconocimiento a la persona que se convirtió en el nuevo santo de la Iglesia Católica”.
“Su mensaje de amor, sacrificio y perdón trae un atractivo increíble a nuestro mundo”, dijo el padre Marian.
“También estaba convencido de que Franciszek Gajowniczek, salvado por san Maximiliano Kolbe del campo de concentración de Auschwitz, será una figura cercana a los feligreses de Ottoway que hablaron con él en Roma después de la Segunda Guerra Mundial”.
“Su figura representaría para todos nosotros la idea de esperanza, paz y salvación en Jesucristo”.
Espera que el aniversario de la muerte de San Maximiliano Kolbe el 14 de agosto de 1941 y la consagración de la iglesia el 26 de enero de 1986 fueran oportunidades para celebrar la importancia patrimonial de la iglesia en el sur de Australia.
Asimismo la Congregación de la Resurrección conmemora en la celebración de la misa del 11 de noviembre, la fiesta nacional de la recuperación de la independencia de Polonia.

Puntuación: 5 / Votos: 15

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *