Cincuenta mil millones

[Visto: 264 veces]

Por Martha Meier Miró Quesada- Diario EXPRESO.
El llamado ‘Acuerdo de Colaboración Eficaz’ con Odebrecht era secreto inclusive para el fiscal de la Nación. De hecho, el fiscal Pedro Chávarry fue retirado al querer conocer el contenido del documento clandestino. Quienes levantaron su voz contra el acuerdo de marras fueron tildados de “blindadores”, “fujiapristas” y demás artillería propia de la izquierda y de los caviares.
El asunto era y es dañino para el Perú. No sirvió para nada y se cayó (suspendió, dicen) por decisión de la fiscalía brasileña, protegiendo a la empresa que sistematizó el robo al Perú de cincuenta mil millones de dólares, con la colaboración de su principal cómplice local, Graña y Montero y la incompetencia del equipo especial ‘Lava Jato’, cuyos fiscales José Domingo Pérez y Rafael Vela Barba aceptaron los beneficios exigidos por los ladrones; hasta seguir contratando con el Estado. Los testimonios recabados por los fiscales viajeros no podrán usarse. O sea, aquí no pasó nada.
El domingo último, en el programa Políticas de Carla García, la excongresista Rosa Bartra, presidenta de la Comisión Lava Jato, explicó que “solo había que esperar para que ese circo se cayera. Había dos ángulos de investigación: aportes de campaña y corrupción”. Y claro, los fiscales optaron por seguir la ruta de los aportes de campaña, probablemente como excusa para desatar una cacería de brujas contra los opositores de Martín Vizcarra (ex apoderado en Moquegua de Graña y Montero, y proveedor de Odebrecht para la IIRSA Sur). Así, Pérez y Barba dejaron de lado los cincuenta mil millones de soles que comprobadamente se llevó Odebrecht, GyM y otros pocos.
Bartra calificó el ‘Acuerdo’ con los brasileños como “entreguista” pues Odebrecht se declaró culpable solo en cuatro proyectos cuyas investigaciones estaban ya entonces bastante avanzadas; “pero se declaró inocente en el caso del Gasoducto Sur Peruano, GSO, el proyecto más caro y más corrupto de la historia del Perú”, comentó Bartra.
Y ocurrió después que para evitar la cárcel, José Graña M.Q., cómplice principal de Marcelito Odebrecht en Perú, buscó acogerse a la colaboración eficaz y necesitó aportar información nueva: y ¡boom! dijo que en el Gasoducto, donde fue socio, hubo corrupción. La pregunta es ¿qué hará la Fiscalía con este ladrón confeso? ¿Qué haremos sus socios decentes del Grupo El Comercio?
Ayer el periodista Juan Manuel Robles, rojito él, refiriéndose a otro tema escribió en el semanario de Hildebrandt: “Tu molestia no es rabia política: se parece más a la que sientes contra el mozo del chifa que te sirve el wantán”. Esto puede aplicarse al caso de Graña porque mientras a Castillo y a sus amigos les llueven las denuncias, justificadas sí, por unos supuestos hurtos miserables, el confeso Graña tiene centenares de millones mal habidos a buen recaudo, y la Fiscalía y los periodistas no dicen ni pío.
¿Será por no parecerse al mozo del wantán o quizá su billetera mata la indignación y compra silencios y conciencias?

Investiguen a fiscales Rafael Vela y José Domingo Pérez

Por Plinio Esquinarila- Diario EXPRESO.
Ocultaron pruebas de 14 casos de corrupción de Odebrecht, que las conocían desde marzo de 2018, antes de la firma del acuerdo de colaboración eficaz con la constructora carioca del 15 de febrero de 2019.
El equipo especial del caso Lava Jato peruano, comandado por los fiscales Rafael Vela Barba y José Domingo Pérez Gómez, tuvo acceso a la información sobre la corrupción en la Interocéanica Norte (IIRSA Norte) un año antes de la firma del acuerdo de colaboración eficaz con la constructora brasileña Odebrecht que se rubricó el 15 de febrero de 2019.
«Advertimos que la IIRSA Norte era parte de esos acuerdos ilícitos [entre Jorge Barata, superintendente de Odebrecht en el Perú, y el empresario israelí Josef Maiman] porque la cooperación suiza había enviado la información en marzo de 2018. Los fiscales han escondido esa información, no puedo utilizar otro término, la han puesto debajo del escritorio», afirmó el abogado de entonces del expresidente Alejandro Toledo, Roberto Su (‘Gestión’ 22/07/2019).
Asimismo se supo -por versiones coincidentes de Barata y Maiman- que los sobornos, en varias armadas, fueron a parar a las cuentas del hoy extraditable Toledo Manrique y ascendía a US$9.8 millones solo para la adjudicación de la citada IIRSA Norte.
Esto, al margen de los US$24.4 millones que desembolsó la transnacional del delito por los tramos 2 y 3 de la IIRSA Sur.
En el expediente de la colaboración suiza, que no le costó nada a la parte peruana, se detalla que el entonces ministro de Economía, Pedro Pablo Kuczynski, le daría la buena pro el 5 de mayo de 2005 al consorcio Eje Vial Norte, conformado por Odebrecht, Andrade Gutiérrez y la peruana Graña y Montero.
EXPRESO en su edición del 11 de marzo de 2019 hizo un reconstrucción detallada de cómo es que los citados fiscales conocían esta y más informaciones que fueron destapadas por el portal ecuatoriano La Posta y el periodista Andersson Boscán.
Y es que esta historia había empezado el 21 de marzo de 2018, cuando la Cuarta Sala Penal de Reos Libres de Lima recibe, de la Cooperación Internacional Suiza, toda la información del secreto bancario de Confiado International Corp., empresa de propiedad de Maiman, que recién se hizo pública después de la firma del acuerdo de colaboración eficaz.

Puntuación: 5 / Votos: 13

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *